De la escuela a la política

Esta maña­na, me ha lle­ga­do a la men­te, con cla­ri­dad meri­dia­na, el hecho acon­te­ci­do hace casi 70 años en las escue­las de «Vito­ri­cha» de Lutxa­na Bara­kal­do.

Fueron construidas en la época de la República. Se trataba de ocho aulas, cuatro de niñas y otras cuatro para niños… aparte del parvulario.

En el segundo curso, en matemáticas, nos planteaban ya problemas que podían conjuntar distintas operaciones, por lo menos las cuatro fundamentales.

El profesor, don Vitorino, después de dictarnos cada problema a resolver, nos hacía siempre la misma y severa advertencia:

—Este pro­ble­ma no es de los sumar ni de res­tar ni de mul­ti­pli­car ni de divi­dir. Pue­de ser de las cua­tro ope­ra­cio­nes mate­má­ti­cas. Os advier­to –pro­se­guía– no empe­zar nin­gu­na ope­ra­ción mate­má­ti­ca sin haber leí­do antes el pro­ble­ma ente­ro.

La consigna, repetida mil veces, no era impedimento, cortapisa ni valladar, para que más de la mitad de la clase, se limitara a «solucionar» el problema, sumando o restando las dos primeras, o las dos últimas cifras del enunciado del problema.

Debe tratarse de algún complejo residual el que me ha llevado, a identificar la manera de solucionar infantilmente los problemas de las matemáticas de hace casi 70 años, en Vitoricha, a la forma de resolver las dificultades y conflictos de la política actual, en el 2018. O tal vez ha sido al leer en Novethic’Info que «el uno por ciento de los más ricos concentran el 82 por ciento de la riquezas mundiales».

¡Menuda novedad! Más claro y evidente sería decir <em>la totalidad de las riquezas</em>, en lugar de hablar de porcentajes.

Aparte de las cifras económicas y la forma enredada de presentarlas, mantengo que, la gran mayoría de las fuerzas económicas, grupos políticos, y periodistas, cuando nos hablan, informan o aconsejan, es que piensan, viven y actúan en base a un solo y último pensamiento o acontecimiento… Como si se tratara de algo totalmente nuevo y único en el mundo y en la historia.

¿Existe un 10 por ciento de grupos o partidos políticos que tengan definido y luchen conjuntamente por la casi totalidad, por el conjunto de los problemas más graves, no ya del mundo, algo casi totalmente incomprensible, sino de su pequeño grupo humano al que pertenecen?

Vuelvo a la escuela de Vitoricha, donde también nos enseñaron el <em>yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos</em>, pero que en el camino de la vida, nos los han reducido al <em>yo, mí, me, conmigo</em>, haciendo que nos importe muy poco lo que sucede en nuestro entorno, aún el más cercano. Nos ha invadido la ceguera humana, enfermedad que no se resuelve con la oftalmología, sino con el cerebro y voluntad.

Y ahora Jon Kepa, no puedo sino copiar algunas de tus frases,… porque me parecen de una riqueza humana insuperable si queremos salir… ¿por lo menos en Euskal Herria? de la miseria humana en la que vivimos… tanto social como política:

Las cosas no se pue­den ver por sepa­ra­do, cuan­do sabe­mos que ellas se con­ju­gan con otras, for­man par­te de algo más gran­de; y la mane­ra de afron­tar­las tie­ne que ser des­de un pun­to de vis­ta amplio.

Así pues la soli­da­ri­dad es hipó­cri­ta y fal­sa cuan­do no es com­ple­ta, cuan­do se con­vier­te en algo obli­ga­do, por el poder, en algo que «que­da bien».

Y ¿aca­so nece­si­ta­mos este tipo de soli­da­ri­da­des? La soli­da­ri­dad limi­ta­da ¿vale para algo?

Como toda la vida, la soli­da­ri­dad tie­ne mati­ces y nive­les, y no todo sir­ve.

Cuan­do los temas se inten­tan des­li­gar unos de otros, nos encon­tra­mos con ini­cia­ti­vas esté­ri­les, limi­ta­das, y por lo tan­to inefi­ca­ces. Esta es, des­gra­cia­da­men­te, la tác­ti­ca que his­tó­ri­ca­men­te usan los refor­mis­tas, los opor­tu­nis­tas y los social­de­mó­cra­tas para solu­cio­nar lo que ellos ven como «úni­cos pro­ble­mas»

Los problemas sociales, económicos y políticos, o se les analiza y se deciden en todos sus aspectos, o de lo contrario, se les considera de forma completamente ridícula e ineficaz; y la lucha contra ellos, es totalmente inhumana, y beneficiosa únicamente para la minoría dominante.

Políticos antiguos, mil ¿para qué citarlos? al igual que los nuevos ¿para qué nombrarlos?, se definen sola y únicamente por su interés enfermizo por la toma del poder. Siempre con el disimulo y la justificación, de que exclusivamente desde el poder se pueden cambiar las cosas. Y ¿acaso no es cierto, que se cambian a peor?

Veamos un sencillo ejemplo de una entrevista, editada en la prensa, a un cargo político. Pregunta: <em>¿Qué tal en el nuevo cargo? ¿Cómo respira EH Bildu?</em> Respuesta: <em>Acomodándome…</em>

Lo que no sabemos es cuánto tiempo necesita para acomodarse. No suele ser mucho.

Lo difícil es ver todos los problemas de la gente, y juntarnos con ellos para resolverlos; luchar. No iniciar acciones aisladas, sin presentar y comprender todos los problemas del pueblo.

No solucionamos los problemas de nuestros presos políticos, diciéndoles que se confiesen, como nos obligaban de niños para la primera comunión…. Y recuerdo que ni siquiera para poder comulgar nos obligaba la Iglesia a delatar a los demás… cosa que ellos hacen ahora con el gobierno en el poder.

En eso se han convertido nuestros pretendidos representantes políticos. Sabios e intransigentes en sus decisiones, pero sin actuar ni colaborar de forma decidida por la justicia social. Y lo que me parece más aberrante, se pliegan al poder político del reino llegando a despreciar olímpicamente la exigencia del cumplimiento de la justicia internacional. Destruyen los derechos de nuestros presos políticos, sí, políticos, abandonando la defensa de sus derechos a sus propias vidas encarceladas.

Se han quedado con el yo, mí, me,… Y hasta el <em>conmigo</em> lo han abandonado.

<em>Fermin Gongeta</em>

24 de febrero de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: