¿Debiera ser Sortu marxista?

Nues­tro colec­ti­vo lle­va varios años ana­li­zan­do crí­ti­ca­men­te la deri­va refor­mis­ta de una par­te de la Izquier­da Aber­tza­le. Nadie pue­de acu­sar­nos de no argu­men­tar nues­tras adver­ten­cias y crí­ti­cas: muy pro­ba­ble­men­te sea­mos el úni­co colec­ti­vo que lo esta­mos rea­li­zan­do sis­te­má­ti­ca­men­te casi des­de el ini­cio del des­li­za­mien­to hacia la nada de sec­to­res inde­pen­den­tis­tas. Hemos prio­ri­za­do la crí­ti­ca teó­ri­ca más que la pro­pues­ta estric­ta­men­te prac­ti­cis­ta por cua­tro razo­nes de peso:

Una, la his­to­ria con­fir­ma una y mil veces que sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, que a lo sumo hay un deam­bu­lar des­orien­ta­do, zig­za­guean­te, hacia la inte­gra­ción en el sis­te­ma al que se com­ba­te. El giro hacia la «nor­ma­li­za­ción social» sue­le empe­zar de mane­ra tenue, sua­ve, ape­nas per­cep­ti­ble excep­to para quie­nes ana­li­zan la reali­dad fiján­do­se en los suti­les deta­lles teó­ri­cos y prác­ti­cos. Y siem­pre empie­za ocul­tán­do­lo a la mili­tan­cia. Alguien dijo que el dia­blo se escon­de en los deta­lles. Otra per­so­na insis­tió en que en los insig­ni­fi­can­tes mati­ces se escon­de la semi­lla de desa­rro­llos pos­te­rio­res. Como en todo, la base teó­ri­ca adqui­ri­da te per­mi­te fijar la aten­ción en esos indi­cios invi­si­bles para quie­nes des­pre­cian el cono­ci­mien­to teó­ri­co. La teo­ría te avi­sa, te aho­rra tiem­po y te evi­ta erro­res.

Dos, en las con­di­cio­nes de 2008 en ade­lan­te el cli­ma ideo­ló­gi­co domi­nan­te en la Izquier­da Aber­tza­le toda­vía no era cons­cien­te de la mag­ni­tud de los cam­bios mun­dia­les que se esta­ban pre­ci­pi­tan­do des­de hacía dos déca­das. No son cam­bios mera­men­te polí­ti­cos sino que afec­tan a la diná­mi­ca del capi­tal por­que crean nue­vas for­mas y algu­nos con­te­ni­dos nue­vos. Los docu­men­tos ofi­cia­les de la Izquier­da Aber­tza­le, inclui­da esta últi­ma pro­pues­ta de Sor­tu, han per­ma­ne­ci­do cie­gos, sor­dos y mudos ante tales cam­bios, como hemos demos­tra­do al ana­li­zar el docu­men­to de EH Bil­duDenon Herria. Inclu­so des­de antes de 2008 ha pri­ma­do y pri­ma el poli­ti­cis­mo super­fi­cial. El últi­mo docu­men­to de Sor­tu, del que aquí entre­sa­ca­mos el párra­fo defi­ni­ti­vo, el que lo sin­te­ti­za todo, repi­te los tópi­cos al uso del neo refor­mis­mo y, como vere­mos, pone la guin­da en la «sopa ecléc­ti­ca» a no ser que en el deba­te se gire espec­ta­cu­lar­men­te hacia la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, posi­bi­li­dad tan remo­ta que la des­car­ta­mos.

Tres, la des­car­ta­mos por­que la his­to­ria de la lucha teó­ri­ca mues­tra que la ideo­lo­gía bur­gue­sa –una en esen­cia y múl­ti­ple en sus for­mas–, recu­pe­ra rápi­da­men­te los espa­cios per­di­dos ante la con­cien­cia crí­ti­ca cuan­do se debi­li­ta y des­apa­re­ce la lucha teó­ri­ca. Mien­tras que el capi­ta­lis­mo se embru­te­ce y se afi­na y per­fec­cio­na, a la vez, des­apa­re­ce la lucha teó­ri­ca aber­tza­le, tan­to más nece­sa­ria cuan­do que es la de un pue­blo tra­ba­ja­dor nacio­nal­men­te opri­mi­do. ¿Qué es la lucha teó­ri­ca? Sim­ple­men­te es decir la ver­dad y argu­men­tar­la, como vere­mos lue­go. Sin esta lucha per­ma­nen­te la ideo­lo­gía bur­gue­sa recu­pe­ra el poder alie­na­dor que tuvo. La impor­tan­cia de la lucha teó­ri­ca se mul­ti­pli­ca en los perio­dos de cri­sis, de trans­for­ma­cio­nes socia­les demo­le­do­ras inten­sas y pro­fun­das, como el actual, y más aún cuan­do esos cam­bios supe­ran y nie­gan los sim­plis­mos de la «izquier­da» des­bor­da­da por los acon­te­ci­mien­tos.

Y cua­tro, en los últi­mos lus­tros se han con­ju­ga­do los cam­bios socia­les, la repre­sión adap­ta­da y mejo­ra­da, la deri­va refor­mis­ta y el apa­gón teó­ri­co. Son dema­sia­dos gol­pes en poco tiem­po. La psi­co­lo­gía huma­na tien­de a bus­car dosis de segu­ri­dad emo­cio­nal y una guía cuan­do, des­orien­ta­da, es sacu­di­da por terre­mo­tos socia­les, refe­ren­cia­les y emo­ti­vos, como le ha ocu­rri­do y ocu­rre a bue­na par­te de la mili­tan­cia aber­tza­le. En ausen­cia de res­pues­tas cla­ras y pro­pues­tas pre­ci­sas que emer­gen des­de el inte­rior de las masas gra­cias a la lucha teó­ri­ca de sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, bajo pre­sio­nes así, la psi­co­lo­gía huma­na tien­de a acep­tar sin gran­des refle­xio­nes las gran­di­lo­cuen­tes vague­da­des del refor­mis­mo que aún no ha apa­re­ci­do abier­ta­men­te como tal, que aún con­ser­va algu­na legi­ti­mi­dad de su pasa­do de glo­ria revo­lu­cio­na­ria. Lo emo­cio­nal, la afec­ti­vi­dad, el mun­do sub­je­ti­vo se vuel­ven una rémo­ra y se aga­rran a lo inmó­vil cuan­do solo reci­ben una úni­ca pro­pues­ta ambi­gua e impre­ci­sa y por ello capaz de lle­nar los vacíos fun­da­men­ta­les duran­te un tiem­po. Es así como se com­pren­de que se des­in­flen muchos cien­tos de mili­tan­tes ave­za­dos y for­ma­dos duran­te años de lucha heroi­ca, con gran­des logros en su haber.

Las cua­tro razo­nes bási­cas expues­tas nos lle­va­ron a prio­ri­zar la lucha teó­ri­ca, sabien­do ade­más que den­tro de la par­te ofi­cial de la Izquier­da Aber­tza­le se encres­pa­ban las dis­cu­sio­nes al esfu­mar­se las pro­me­sas que jus­ti­fi­ca­ban tan­tas deja­cio­nes y aban­do­nos, que fue­ra de esa ofi­cia­li­dad otros colec­ti­vos se auto­or­ga­ni­za­ban para, con mayor o menor acier­to, crear nue­vas orga­ni­za­cio­nes, y que varias movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes esta­ban en una refle­xión pro­pia o iban a abrir deba­tes con­gre­sua­les. Los hechos nos han dado la razón por nues­tra insis­ten­cia en la lucha teó­ri­ca en su sen­ti­do estric­to y nos ense­ñan, nos con­fir­man, que ha lle­ga­do el momen­to de abrir nues­tras apor­ta­cio­nes al pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, como ya había­mos avi­sa­do al final de nues­tra últi­ma entre­ga dedi­ca­da alLenin Egu­na median­te la actua­li­za­ción de lasTesis de abril.

En efec­to, si has­ta aho­ra el deba­te sobre la for­ma orga­ni­za­ti­va revo­lo­tea­ba por entre todos nues­tros comen­ta­rios y apor­ta­cio­nes, ha lle­ga­do el momen­to de incluir­lo como un com­po­nen­te deci­si­vo en cual­quier docu­men­to: por un lado, por­que la posi­ción de Sor­tu es ya públi­ca y, por otro lado, por­que tam­bién des­de la izquier­da se dan pasos en esa direc­ción fun­da­men­tal.

En el pun­to 10 del cua­derno de lasBases Ideo­ló­gi­cas que Sor­tu ha pre­sen­ta­do como tex­to a dis­cu­tir en un deba­te ya zan­ja­do con ante­la­ción en las cues­tio­nes deci­si­vas, apa­re­ce esta pro­pues­ta que muy pro­ba­ble­men­te será acep­ta­da:

Sor­tu reco­ge las expe­rien­cias teó­ri­co-prác­ti­cas de la izquier­da y de los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal de todo el mun­do y cuen­ta con el mar­xis­mo como uno de los prin­ci­pa­les méto­dos de aná­li­sis de la reali­dad social, eso sí, ade­cuán­do­lo a las con­di­cio­nes de Eus­kal Herria, por­que lo que Sor­tu per­si­gue es la cons­truc­ción del socia­lis­mo, no la fide­li­dad al dog­ma.

Es reve­la­dor que una de las pri­me­ras refe­ren­cias explí­ci­tas al mar­xis­mo, si no la pri­me­ra, a lo lar­go de los docu­men­tos ofi­cia­les des­de hace varios años haya sido aho­ra para redu­cir­lo a un sim­ple «méto­do de aná­li­sis», muy impor­tan­te, eso se dice, pero nada más que un méto­do de aná­li­sis como otros más. Alguien mal­pen­sa­do podría ima­gi­nar que se tra­ta de una con­ce­sión ver­bal a sec­to­res mili­tan­tes cabrea­dos, como podría ser el caso del pun­to 17: «Sor­tu con­si­de­ra un prin­ci­pio irre­nun­cia­ble el dere­cho a la rebe­lión con­tra toda for­ma de opre­sión, domi­na­ción y auto­ri­ta­ris­mo». Pero lo fun­da­men­tal no radi­ca en las sos­pe­chas, sino en la fal­se­dad de la fra­se que redu­ce el mar­xis­mo a un méto­do de aná­li­sis y en las con­tra­dic­cio­nes inso­lu­bles que apa­re­cen cuan­do se asu­me el dere­cho a la rebe­lión pero no se asu­me simul­tá­nea­men­te la pra­xis mar­xis­ta en su cohe­ren­te radi­ca­li­dad.

Así redac­ta­do el pun­to 10, hay que decir que el mar­xis­mo NO es un méto­do de aná­li­sis como los res­tan­tes. El hecho de que des­pués de hablar de socia­lis­mo, etc., duran­te más de sesen­ta años de his­to­ria de la Izquier­da Aber­tza­le solo pue­da decir­se que el mar­xis­mo en un «méto­do de aná­li­sis», esta escue­ta fra­se mues­tra la sima sin fon­do a la que han tira­do la lucha teó­ri­ca y el baga­je crí­ti­co alma­ce­na­do en más de medio siglo.

Ya en 1845 y con el len­gua­je al uso en la joven izquier­da euro­pea, que­dó cla­ro que de lo que se tra­ta­ba no era solo «inter­pre­tar» el mun­do, sino «trans­for­mar­lo», es decir, que no bas­ta­ba con usar un «méto­do de aná­li­sis» del mun­do sino que había que empe­zar a revo­lu­cio­nar­lo. Sor­tu se ha ancla­do en ha «inter­pre­ta­ción», en el «aná­li­sis». Se nos con­tes­ta­rá que Sor­tu y EH Bil­du asu­men la nece­si­dad de la «trans­for­ma­ción social», que esa expre­sión se repi­te insis­ten­te­men­te en los docu­men­tos. Es cier­to: el con­cep­to de «revo­lu­ción socia­lis­ta» ha sido sacri­fi­ca­do en aras del de «trans­for­ma­ción social», lo que supo­ne un retro­ce­so cua­li­ta­ti­vo hacia el refor­mis­mo.

Todas y todos debié­ra­mos saber qué sig­ni­fi­ca en lo esen­cial el con­cep­to de «revo­lu­ción socia­lis­ta»: el poder en manos del pue­blo en armas orga­ni­za­do en demo­cra­cia con­se­jis­ta como base de la Comu­na o Esta­do obre­ro, que socia­li­za las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ins­ta­la el plan eco­nó­mi­co y ace­le­ra en lo posi­ble la extin­ción his­tó­ri­ca de la ley del valor. Pero ¿qué sig­ni­fi­ca la «trans­for­ma­ción social»? Si ojea­mos dic­cio­na­rios vemos que sig­ni­fi­ca «hacer que algo cam­bie o sea dis­tin­to, pero sin alte­rar total­men­te todas sus carac­te­rís­ti­cas esen­cia­les», o «hacer cam­biar de for­ma a una per­so­na o a una cosa». Vemos que la trans­for­ma­ción se limi­ta a la for­ma, a lo externo, no a la esen­cia inter­na.

Un ter­cer dic­cio­na­rio sos­tie­ne lo ante­rior y nos remi­te a «trans­mu­tar»: «Con­ver­tir una cosa en otra», una defi­ni­ción ambi­gua en extre­mo si lo com­pa­ra­mos con muy pre­ci­so de «tran­subs­tan­cia­ción»: «Con­ver­tir total­men­te una subs­tan­cia en otra». Pero nin­gún dic­cio­na­rio de los que hemos con­sul­ta­do rela­cio­na «trans­for­mar» con «tran­subs­tan­ciar» por­que la pri­me­ra ata­ñe al cam­bio de for­ma, a la re-for­ma, y la segun­da al cam­bio de subs­tan­cia, de cua­li­dad, de esen­cia, etc., a la revo­lu­ción. Las cate­go­rías filo­só­fi­cas nos dicen que la dia­léc­ti­ca entre con­te­ni­do y con­ti­nen­te, esen­cia y for­ma, subs­tan­cia y apa­rien­cia, etc., se influ­yen mutua­men­te, no pudien­do exis­tir una sin otra, alter­nán­do­se los pape­les según los momen­tos del pro­ce­so del que se tra­te, pero que en defi­ni­ti­va, mien­tras exis­te el mis­mo pro­ce­so, lo deci­si­vo es el con­te­ni­do, la esen­cia, la subs­tan­cia… que son las que iden­ti­fi­can la cua­li­dad per­ma­nen­te del pro­ble­ma que tra­ta­mos.

No son dis­cu­sio­nes bizan­ti­nas sino de méto­do racio­nal de pen­sa­mien­to. Trans­for­mar no es revo­lu­cio­nar, esto lo sabía muy bien Com­te, el fun­da­dor de la socio­lo­gía como «cien­cia social» anti­so­cia­lis­ta. Trans­for­mar es cam­biar de for­ma pero no de subs­tan­cia; la segun­da en cam­biar cua­li­ta­ti­va­men­te la esen­cia de una reali­dad tran­subs­tan­cián­do­la en otra. La subs­tan­cia del capi­ta­lis­mo es la explo­ta­ción social para aumen­tar la pro­pie­dad bur­gue­sa de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. La subs­tan­cia del socia­lis­mo es la des­apa­ri­ción del sis­te­ma sala­rial y de la pro­pie­dad pri­va­da. La subs­tan­cia de la «trans­for­ma­ción social» es la de re-for­mar aspec­tos de la pro­pie­dad pri­va­da. Dicho de otro modo: revo­lu­cio­nar la opre­sión nacio­nal es obte­ner la inde­pen­den­cia; trans­for­mar la opre­sión nacio­nal es sua­vi­zar­la median­te refor­mas otor­ga­das por los Esta­dos espa­ñol y fran­cés.

El mar­xis­mo NO es un méto­do de aná­li­sis: es una guía para la revo­lu­ción que debe apli­car­se según las con­di­cio­nes con­cre­tas de cada pue­blo. La dife­ren­cia entre el sim­ple méto­do de aná­li­sis y la guía revo­lu­cio­na­ria, expues­tas en ais­la­do, sepa­ra­das entre sí, radi­ca en que el méto­do de aná­li­sis no tie­ne por qué exi­gir e inte­grar­se en la acción, en la guía prác­ti­ca, mien­tras que esta segun­da sí debe inte­grar al aná­li­sis como par­te del pro­ce­so: habla­mos de la pra­xis, de la dia­léc­ti­ca entre aná­li­sis de las par­tes y de la sín­te­sis en la lucha. Aná­li­sis hay muchos, tan­tos como refor­mis­tas y dema­go­gos sean o no de la cas­ta inte­lec­tual: sín­te­sis prác­ti­cas hay pocas por­que la pra­xis, ade­más de peli­gro­sa, exi­ge la dia­léc­ti­ca entre acción revo­lu­cio­na­ria y teo­ría revo­lu­cio­na­ria.

El mar­xis­mo SÍ tie­ne un méto­do de aná­li­sis que, para este deba­te, pode­mos decir que es el com­pues­to por la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria, o si se quie­re por el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­co. Pero ese méto­do es par­te de la tota­li­dad que le englo­ba. Es una par­te esen­cial sin la que el mar­xis­mo per­de­ría su esen­cia, un méto­do que expli­ca el poder teó­ri­co del mar­xis­mo, pero que no lo ago­ta por­que, al final, lo deci­si­vo es el cri­te­rio de la prác­ti­ca, el resul­ta­do de la acción, la que vali­da par­cial o total­men­te al méto­do, o lo nie­ga. El méto­do dia­léc­ti­co no pue­de apren­der­se de memo­ria, los manua­les solo pue­den expli­car­lo super­fi­cial­men­te por­que debe estu­diar­se en la acción, en la lucha inter­na de la opre­sión que que­re­mos des­truir y del poder que que­re­mos cons­truir.

La for­ma­ción en el méto­do de aná­li­sis que SÍ tie­ne el mar­xis­mo, sin embar­go, es nece­sa­ria, es impres­cin­di­ble por­que median­te la con­tras­ta­ción abier­ta de la pra­xis colec­ti­va, median­te la expli­ca­ción de los rudi­men­tos de la dia­léc­ti­ca faci­li­ta mucho la mejo­ra de la mili­tan­cia prác­ti­ca y teó­ri­ca. Hay que tener en cuen­ta que el méto­do dia­léc­ti­co mate­ria­lis­ta no se pare­ce en nada a la ideo­lo­gía bur­gue­sa y a su for­ma de ver e inter­pre­tar lo que suce­de: es jus­to su con­tra­rio. Son dos méto­dos his­tó­ri­ca­men­te con­tra­rios: la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta nos remon­ta a las pri­me­ras resis­ten­cias inte­lec­tua­les y arma­das de las cla­ses, sexos y pue­blos explo­ta­dos, mien­tras que la ideo­lo­gía bur­gue­sa se remi­te a la con­tra­rre­vo­lu­ción pla­tó­ni­ca. El capi­ta­lis­mo ha aña­di­do com­po­nen­tes nue­vos a la irre­con­ci­lia­bi­li­dad entre ambos méto­dos gene­ra­les.

Fijé­mo­nos en otra cons­tan­te his­tó­ri­ca que tam­bién se está vivien­do en la Izquier­da Aber­tza­le: mien­tras que cues­ta mucho tiem­po for­mar bue­nas y bue­nos mili­tan­tes, nece­si­tán­do­se un esfuer­zo con­ti­nua­do de lucha teó­ri­ca para man­te­ner su capa­ci­dad crí­ti­ca, por el con­tra­rio el poder bur­gués nece­si­ta mucho menos tiem­po para ino­cu­lar el virus refor­mis­ta cuan­do la izquier­da ha debi­li­ta­do la per­ma­nen­te for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca y menos aun cuan­do la ha aban­do­na­do. Enton­ces, en ese desier­to, la mili­tan­cia solo tie­ne el recur­so de su pro­pia ini­cia­ti­va en la for­ma­ción y del estu­dio en los movi­mien­tos popu­la­res, en gru­pos y colec­ti­vos sabe­do­res de la impor­tan­cia de la teo­ría mar­xis­ta.

Debe­mos pasar a la siguien­te cues­tión: ¿cómo estu­diar con­cre­ta­men­te la reali­dad vas­ca si duran­te los últi­mos años se ha aban­do­na­do la for­ma­ción teó­ri­ca mar­xis­ta? Una espe­cie de res­pues­ta críp­ti­ca, eso­té­ri­ca y her­mé­ti­ca, la pode­mos intuir en el pun­to 10 arri­ba cita­do: median­te el empleo de otros «méto­dos de aná­li­sis». ¿Cuá­les? No se citan, no se nos dice si, por ejem­plo, es median­te la socio­lo­gía del con­flic­to, o la com­pren­si­va webe­ria­na, o la teo­ría de los jue­gos, o la del inter­ac­cio­nis­mo sim­bó­li­co, o la del estruc­tu­ral-fun­cio­na­lis­mo, o la de las tesis de Bour­dieu, o de la Escue­la de Frank­furt, o la haber­ma­sia­na, o la de Laclau, o la teo­ría de los sis­te­mas de Luh­mann… ¿O será la de la etno­me­to­do­lo­gía? ¿Nin­gu­na de estas?

¿No serán las escue­las de la eco­no­mía clá­si­ca o neo­clá­si­ca con su fie­re­za mar­gi­na­lis­ta…? ¿O los abun­dan­tes key­ne­sia­nis­mos? ¿O las de la |socie­dad pos­t­in­dus­trial», de «ser­vi­cios» y de «ocio», de la «eco­no­mía de la inte­li­gen­cia», de la «eco­no­mía inma­te­rial», o la «eco­no­mía social y coope­ra­ti­va» decha­do de con­cor­dia pací­fi­ca entre lobos y cor­de­ros? ¿Serán los méto­dos de aná­li­sis que «demues­tran» la extin­ción de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor, pero no dicen nada de si exis­te o no la bur­gue­sía? ¿O será el «ciu­da­da­nis­mo», la «gen­te»? ¿O aca­so será el méto­do que emplea el dia­rioGara-Naiz para no cri­ti­car nun­ca al impe­ria­lis­mo y a su indus­tria cul­tu­ral? Tam­po­co se nos dice. ¿Enton­ces?

Pare­ce que la mili­tan­cia de Sor­tu no tie­ne dere­cho a saber qué méto­dos de aná­li­sis dife­ren­tes al mar­xis­ta emplea su direc­ción, del mis­mo modo que tam­po­co tubo dere­cho a cono­cer el resul­ta­do últi­mo del deba­te Zutik Eus­kal Herria, esca­mo­tea­do para la mayo­ría. Sí tie­ne dere­cho a leer que la erró­nea tesis de que el mar­xis­mo es uno más entre otros méto­dos, muy impor­tan­te, pero solo eso. Pero es una tesis fal­sa por­que la dife­ren­cia de todos los demás méto­dos y el mar­xis­ta radi­ca en algo esen­cial: esos méto­dos no están pen­sa­dos para com­ba­tir al capi­ta­lis­mo des­de una estra­te­gia orien­ta­da al comu­nis­mo.

Dejan­do aho­ra al mar­gen a Pie­rre Bour­dieu por razo­nes de espa­cio, estos méto­dos de aná­li­sis socio­ló­gi­co, eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral, etc., evi­tan en mayor o menor gra­do posi­cio­nar­se con­tra el capi­ta­lis­mo, o lo defien­den sutil o bur­da­men­te. Con mati­ces, tie­nen ele­men­tos neo­kan­tia­nos, estruc­tu­ra­lis­tas, posi­ti­vis­tas…, y, en lo eco­nó­mi­co, recha­zan la teo­ría de la plus­va­lía, la impor­tan­cia cen­tral de la pro­duc­ción, de la ley del valor, etc., cen­trán­do­se en el nivel de la cir­cu­la­ción de la mer­can­cía, en las tesis psi­co­lo­gi­cis­tas de la pre­fe­ren­cia sub­je­ti­va, en el eso­te­ris­mo de la mano invi­si­ble del mer­can­do igno­ran­do que ocul­ta el puño de ace­ro de la OTAN y del poder impe­ria­lis­ta…

Al mar­gen de sus dife­ren­cias, estos y otros méto­dos coin­ci­den en la creen­cia de que a pesar de las «fluc­tua­cio­nes y des­equi­li­brios» de la socie­dad, al final esta siem­pre recu­pe­ra su equi­li­brio armó­ni­co pro­lon­ga­do. Los con­flic­tos y ten­sio­nes pasa­je­ros ter­mi­nan sien­do fun­cio­na­les al sis­te­ma por­que éste dis­po­ne de fuer­zas que tien­den al equi­li­brio, a la armo­nía bajo la pre­sión de las leyes del mer­ca­do que nece­si­ta e impo­ne la «nor­ma­li­dad»: de este modo que reins­tau­ran el pro­gre­so. El evo­lu­cio­nis­mo len­to, gra­dua­lis­ta, sin sobre­sal­tos, equi­li­bra­do y cen­tra­do entre los extre­mos, es otra cons­tan­te de la ideo­lo­gía bur­gue­sa que ver­te­bra a estos méto­dos.

El evo­lu­cio­nis­mo cree que han des­apa­re­ci­do para siem­pre las con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas, sub­sis­tien­do las dife­ren­cias for­ma­les reso­lu­bles median­te acuer­dos y nego­cia­cio­nes. Arkaitz Rodrí­guez asu­me de pleno esta con­cep­ción al hacer suyas las ideas aris­to­té­li­cas del equi­li­brio como vir­tud (DeiaDeia, 13 de diciem­bre de 2016) esen­cial­men­te idén­ti­ca al lema de la extin­ta UCD: «la razón está en el cen­tro». Arkaitz Rodrí­guez reco­no­ce que el equi­li­brio gene­ra con­tra­dic­cio­nes, pero que deben y pue­den resol­ver­se median­te «mucha peda­go­gía». Yen­do al núcleo del pro­ble­ma: lo que dice este diri­gen­te es lo mis­mo que la teo­ría de la Acción Comu­ni­ca­ti­va de Haber­mas y, por no exten­der­nos en las peque­ñi­tas dife­ren­cias que les dis­tin­guen, la teo­ría del Con­flic­to Social de Daren­dorf que vie­ne des­de el bur­gués Hob­bes, para refor­zar­se con Tou­rai­ne, Gid­dens y otros.

na de las mane­ras más estram­bó­ti­cas de inten­tar cam­biar­nos la lie­bre revo­lu­cio­na­ria por el gato evo­lu­cio­nis­ta es el mito de «revo­lu­ción tran­qui­la» idea­do por el refor­mis­mo del Fren­te Amplio uru­gua­yo para ocul­tar su proim­pe­ria­lis­mo; otra for­ma más bur­da inclu­so es la de Syri­za y la de Pode­mos. Disi­mu­lán­do­se tras la dema­go­gia de la defen­sa de los «dere­chos ciu­da­da­nos», la «revo­lu­ción tran­qui­la» y/​o «demo­crá­ti­ca», la «movi­li­za­ción demo­crá­ti­ca», etc., es decir, varia­bles sobre el mis­mo tema, siem­pre elu­den lo con­cre­to refu­gián­do­se en lo abs­trac­to, en lo ambi­guo, en los famo­sos «sig­ni­fi­can­tes vacíos» que pue­den ser relle­na­dos con los intere­ses capi­ta­lis­tas en Uru­guay, con los de la Troi­ka en Ate­nas y con los de la «patria de la gen­te» en el Esta­do espa­ñol. ¿Y en Eus­kal Herria?

Estos méto­dos se adap­tan como ani­llo ideo­ló­gi­co al dedo de las cla­ses medias empo­bre­ci­das por la cri­sis y des­pre­cia­das por la alta bur­gue­sía. Sobre todo son muy del agra­do de la cas­ta inte­lec­tual asa­la­ria­da en empre­sas pri­va­da o públi­ca, de las y los aca­dé­mi­cos y pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios que se creen supe­rio­res al res­to por­que embe­lle­cen con mil colo­res los dog­mas del poder. Odian la ley de la dia­léc­ti­ca de la uni­dad y lucha de con­tra­rios, la tachan de meta­fí­si­ca, por­que el méto­do dia­léc­ti­co les enfren­ta a la dis­yun­ti­va callar o rebe­lar­se, y el suel­do man­da. Recha­zan la dia­léc­ti­ca entre evo­lu­ción y revo­lu­ción aupan­do la pri­mea al altar del úni­co dios y con­de­nan­do la segun­da al infierno eterno: borran­do has­ta su nom­bre de los docu­men­tos por­que, para­fra­sean­do a la Biblia, se les pue­de apli­car aque­llo de «no ado­ra­rás a otro dios que la evo­lu­ción», o lo máxi­mo al dios de la «revo­lu­ción tran­qui­la», expre­sión al gus­to del expre­si­den­te uru­gua­yo Muji­ka que loó al rey emé­ri­to espa­ñol y se ple­gó a los intere­ses de su bur­gue­sía y de Esta­dos Uni­dos, pero que, en con­tra­par­ti­da, dis­fru­tó de los hono­res de EITB y deGara-Naiz.

La direc­ción pro­vi­sio­nal de Sor­tu dice que el socia­lis­mo vas­co ha de cons­truir­se con unos méto­dos que no espe­ci­fi­ca en abso­lu­to, excep­to al mar­xis­ta que es indi­rec­ta y disi­mu­la­da­men­te defi­ni­do como «dog­má­ti­co». No dice, insis­ti­mos en este silen­cio, qué méto­dos deben emplear­se o cua­les mane­ja ya en sus deba­tes al mar­gen de la mili­tan­cia, pero una sim­ple lec­tu­ra de los docu­men­tos y decla­ra­cio­nes en pren­sa nos des­cu­bren que muy pro­ba­ble­men­te sean algu­nos de los aquí expues­tos. Vol­ve­mos a hacer la pre­gun­ta ante­rior: ¿no tie­ne dere­cho la mili­tan­cia a saber qué méto­dos de estu­dio de la reali­dad emplea su direc­ción? ¿Debe­mos espe­rar a que se acla­re este silen­cio en el deba­te que se está rea­li­zan­do? ¿Y mien­tras tan­to, con qué méto­dos se ha cons­trui­do la línea actual?

Con­vie­ne saber que el ori­gen his­tó­ri­co de los méto­dos expues­tos pro­vie­ne en su for­ma ideo­ló­gi­ca remo­ta de la con­tra­rre­vo­lu­ción pla­tó­ni­ca, como hemos dicho arri­ba. En su con­te­ni­do actual, pro­vie­nen de la ideo­lo­gía demo­crá­ti­co-bur­gue­sa del siglo XVI y sobre todo XVII, lle­gan­do a su cri­sis de ago­ta­mien­to a fina­les del XVIII y comien­zos del XIX, cuan­do fue refor­za­da y/​o sus­ti­tui­da según las varian­tes por el posi­ti­vis­mo neo­kan­tiano de la socio­lo­gía como «cien­cia neu­tral». El sum­mum filo­só­fi­co de esta corrien­te es el kan­tis­mo, que detu­vo su desa­rro­llo ante la cru­de­za obje­ti­va inevi­ta­ble de tres revo­lu­cio­nes deci­si­vas: la nor­te­ame­ri­ca­na, la fran­ce­sa y la hai­tia­na. Una mues­tra per­fec­ta de la ver­sión pro­gre­sis­ta de estos méto­dos es el docu­men­to de EH Bil­duDenon Herria. La tesis, que no teo­ría, del par­ti­do-movi­mien­to de Sor­tu per­te­ne­ce tam­bién a esta corrien­te, como expon­dre­mos en tex­tos pos­te­rio­res.

A estas altu­ras de biblio­gra­fía e his­to­rio­gra­fía acce­si­ble muy fácil­men­te, es un sar­cas­mo o peor, mues­tra de igno­ran­cia supi­na y malé­vo­la, insi­nuar que el mar­xis­mo es dog­má­ti­co, y más aún hacer­lo des­de una base inter­pre­ta­ti­va como la que hemos vis­to a par­tir de los docu­men­tos ofi­cia­les, artícu­los –hemos cita­do uno solo de la masa enor­me dis­po­ni­ble– y otras decla­ra­cio­nes en pren­sa. ¿Esta­mos ante una reedi­ción más sua­ve de las tác­ti­cas de des­pre­cio, des­pres­ti­gio, insul­to y mar­gi­na­ción de los sec­to­res mili­tan­tes que no comul­gan con rue­das de molino, como los emplea­dos has­ta muy recien­te­men­te? El tiem­po lo dirá.

Hegel tie­ne razón cuan­do dice que el dog­ma con­sis­te bási­ca­men­te en anu­lar una de las dos con­tra­dic­cio­nes uni­das en su lucha per­ma­nen­te, abso­lu­ti­zan­do una de ellas y negan­do arbi­tra­ria­men­te la otra. Rota esta dia­léc­ti­ca de la lucha inter­na a toda ver­dad, lucha inter­na a par­tir de la que se enri­que­ce, la ver­dad se tran­subs­tan­cia en dog­ma. Todo en pen­sa­mien­to racio­nal humano con­fir­ma este prin­ci­pio dia­léc­ti­co. Hegel está en lo cier­to, Kant está en lo erró­neo: el dog­ma ver­te­bra la línea ofi­cial de la Izquier­da Aber­tza­le. La úni­ca solu­ción posi­ble para Sor­tu es hacer­se mar­xis­ta.

Petri Reka­ba­rren

13 de diciem­bre de 2016

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

5 Responses

    1. Yo soy pue­blo tra­ba­ja­dor y no nece­si­to que me lo expli­quen otra vez. Lo he enten­di­do a la pri­me­ra. Exac­ta­men­te igual que lo enten­día­mos cuan­do eran Brouard, Zilua­ga o Goros­tia­ga, entre [email protected] [email protected], quie­nes redac­ta­ban la docu­men­ta­ción hacia la mili­tan­cia. A lo mejor si [email protected] Ote­gis, Bei­tia­la­rran­bei­tias o Arraitzs de turno, entre [email protected] [email protected], no se hubie­sen dedi­ca­do estos últi­mos años a socia­li­zar teo­ría socia­lis­ta de la seño­ri­ta pepis entre la poca mili­tan­cia que que­da en la ofi­cia­li­dad, igual [email protected] aho­ra no soli­ci­ta­ríais "expli­ca­cio­nes". Y te inclu­yo a ti en este últi­mo gru­po por que aun­que hablas en ter­ce­ra per­so­na, me ima­gino que tam­bién te inclui­rás den­tro del con­cep­to de "pue­blo tra­ba­ja­dor"; a no ser que te hayas auto­ins­ta­la­do en ese sec­tor social de la izquier­da aber­tza­le que habi­li­ta su dog­ma como úni­co e infa­li­ble, con­de­nan­do a la hogue­ra a here­jes y "no disi­den­tes".

  1. SORTU que sea lo que le ven­ga en gana. Y EH Bil­du tam­bién. Ya se pega­rán la gran hos­tia con­tra el muro. Y los mar­xis­tas a recom­po­ner a la Izquier­da aber­tza­le. Ani­mo y a la pelea. De todos ellos los úni­cos que están dan­do prue­vas de algo posi­ti­vo son Her­nai y Lab.

  2. Un artícu­lo bueno sal­vo un deta­lle. Des­de mi humil­de e igno­ran­te opi­nión.
    No creo que haya un camino úni­co mar­ca­do al socia­lis­mo. Siem­pre se ha remar­ca­do que hay que ana­li­zar las cir­cuns­tan­cias de cada momen­to y cada loca­li­za­ción.
    Esta par­te "Todas y todos debié­ra­mos saber qué sig­ni­fi­ca en lo esen­cial el con­cep­to
    de «revo­lu­ción socia­lis­ta»: el poder en manos del pue­blo en armas
    orga­ni­za­do en demo­cra­cia con­se­jis­ta como base de la Comu­na o Esta­do
    obre­ro, que socia­li­za las fuer­zas pro­duc­ti­vas, ins­ta­la el plan eco­nó­mi­co
    y ace­le­ra en lo posi­ble la extin­ción his­tó­ri­ca de la ley del valor" creo que es exce­si­va. El con­cep­to de "revo­lu­ción socia­lis­ta" pue­de que este muy deli­mi­ta­do en esta fra­se y algo con lo que no apro­xi­mas a casi nadie.
    De la mis­ma anera que unas per­so­nas lle­va­ban años sin nom­brar mar­xis­mo y lo ha hecho para ale­jar­lo de la izquier­da aber­tza­le, otras per­so­nas o debe­rían uti­li­zar­lo para sepa­rar­nos del pue­blo.
    El res­to se acer­ca al sen­ti­mien­to de bas­tan­te gen­te.

  3. Espai­nie­raz zein fran­tse­se­raz EZIN DA Eus­kal Herria aska­tu ez erai­ki. Hori iku­si nahi ez due­nak segi deza­la tema­ti inpe­ria­lis­mo zapal­tzai­leen erda­ran.

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: