La Segun­da Ley de la Ter­mo­di­ná­mi­ca y la pro­pie­dad del pueblo

Es pre­ci­so reco­no­cer que las cien­cias natu­ra­les han ido crean­do con­cep­tos en los últi­mos dos siglos que se han ale­ja­do del saber común, el que todos los ciu­da­da­nos con algu­na cul­tu­ra sus­ten­tan en cual­quier país. A los estu­dian­tes de pre­uni­ver­si­ta­rio casi siem­pre les resul­ta extra­ño y difí­cil de racio­na­li­zar el con­cep­to de entro­pía. Al final se con­for­man con que el pro­fe­sor les diga: entién­dan­lo como una medi­da del des­or­den. A par­tir de ahí, has­ta los padres le pue­den decir a la alum­na o el alumno: ¡qué entro­pía tie­nes en tus pape­les!, para denos­tar su caos docu­men­ta­rio. La entro­pía y la Segun­da Ley de la Ter­mo­di­ná­mi­ca no son con­cep­tos de fácil popu­la­ri­za­ción, a pesar de su enor­me impor­tan­cia para nues­tra vida en el mun­do actual.

En reali­dad la entro­pía solo en algu­na medi­da se pue­de igua­lar al des­or­den. A lo que si se pue­de hacer bas­tan­te pare­ci­do es a la diver­si­dad. Una de las for­mas de expre­sar la famo­sa Segun­da Ley de la Ter­mo­di­ná­mi­ca es que cual­quier pro­ce­so natu­ral espon­tá­neo aumen­ta la entro­pía del sis­te­ma. Y es que lo que deno­mi­na­mos como la entro­pía de cual­quier sis­te­ma mate­rial depen­de de la can­ti­dad de esta­dos posi­bles en el que pue­de o tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de exis­tir. Quie­re decir que si un pro­ce­so es espon­tá­neo, o sea, que ocu­rre sin rea­li­zar tra­ba­jo externo alguno sobre él que lo faci­li­te, su evo­lu­ción mar­cha siem­pre en la direc­ción de aumen­tar sus pro­ba­bi­li­da­des de exis­ten­cia y esta­bi­li­dad. Y eso impli­ca que ten­ga que emplear la míni­ma ener­gía para seguir evo­lu­cio­nan­do y aumen­tan­do sus dife­ren­tes for­mas de exis­tir establemente.

Exis­ten muchos ejem­plos que podrían ilus­trar esta lógi­ca natu­ral con hechos de la vida dia­ria. Siem­pre bus­ca­mos la para­da de ómni­bus por don­de pasan más rutas que nos lle­van a un des­tino, logran­do así con la diver­si­dad una mayor pro­ba­bi­li­dad de lle­gar lo antes posi­ble. Tam­bién, un char­co de agua se eva­po­ra espon­tá­nea­men­te, y entre los fac­to­res que influ­yen en esto está que una molé­cu­la de agua como vapor es más libre, tie­ne más tra­yec­to­rias posi­bles y has­ta se aso­cia más varia­da­men­te con otras que cuan­do está rela­cio­na­da con sus veci­nas en una masa líquida.

La diver­si­dad es más pro­ba­ble y esta­ble que la uni­for­mi­dad, al menos en la natu­ra­le­za. ¿Lo será tam­bién en la vida social y pro­duc­ti­va de un país?

Es jus­to plan­tear­se que la pro­pie­dad que se ejer­za sobre un sis­te­ma de pro­duc­ción de valor, que pue­de ser una empre­sa, debe­ría ser esen­cial­men­te colec­ti­va, de toda la socie­dad. Esto evi­ta que la rique­za se con­cen­tre en unos pocos que enton­ces pue­dan deter­mi­nar la polí­ti­ca de un país para su con­ve­nien­cia. La pro­pie­dad colec­ti­va sobre los medios fun­da­men­ta­les de pro­duc­ción de valor hace enton­ces muy impor­tan­te que la estruc­tu­ra y las inter­re­la­cio­nes entre los pro­ce­sos de esas empre­sas sean dise­ña­dos para que rin­dan lo máxi­mo a sus due­ños, que son todos los ciu­da­da­nos. Esto es tam­bién es váli­do para cual­quier orga­ni­za­ción públi­ca impor­tan­te. Una refe­ren­cia a los acto­res, repre­sen­tan­tes de la socie­dad, que deben rea­li­zar tal tarea impli­ca­ría otro esce­na­rio y otras argu­men­ta­cio­nes, fue­ra del alcan­ce de esta bre­ve nota.

Pero cabe pre­gun­tar­nos, ¿es solo la uni­for­mi­dad y el inmo­vi­lis­mo lo que da esta­bi­li­dad a las ins­ti­tu­cio­nes que per­te­ne­cen al pue­blo? Las ten­den­cias admi­nis­tra­ti­vas comu­nes con­du­cen a que todo el que pro­duz­ca algo espe­cí­fi­co, diga­mos tuer­cas, en un esta­do socia­lis­ta, debe estar bajo un mis­mo man­do, ver­ti­cal. Esto da lugar a una Empre­sa Nacio­nal de Tuer­cas u otra Empre­sa Muni­ci­pal de Piz­ze­rias. Tam­bién pue­de ocu­rrir que todos los obje­tos cul­tu­ra­les y patri­mo­nia­les de una pro­vin­cia se deci­da colo­car­los en un solo museo de la capi­tal pro­vin­cial. Son muchos los argu­men­tos de racio­na­li­dad eco­nó­mi­ca y aho­rro que pue­den jus­ti­fi­car esas estruc­tu­ras. Gene­ral­men­te, las situa­cio­nes excep­cio­na­les obli­gan a tales cen­tra­li­za­cio­nes y uni­for­mi­da­des para lograr el éxi­to. Se cuen­ta que Fidel lle­gó a nece­si­tar con­tro­lar cen­tral­men­te el núme­ro de pro­yec­ti­les de cada com­ba­tien­te en algún momen­to crí­ti­co de la gue­rri­lla en la Sie­rra Maes­tra. La his­to­ria ense­ña que tan­to la Unión Sovié­ti­ca como los Esta­dos Uni­dos con­cen­tra­ron en el gobierno las deci­sio­nes de la pro­duc­ción en la indus­tria de la gue­rra duran­te la últi­ma con­fla­gra­ción mun­dial. En todos estos casos extre­mos se tuvo éxi­to gra­cias a estas medidas.

Sin embar­go, la expe­rien­cia mues­tra que en situa­cio­nes de des­en­vol­vi­mien­to nor­mal de una socie­dad, aún con res­tric­cio­nes exter­nas, la uni­for­mi­dad y la cen­tra­li­za­ción pue­den con­du­cir al inmo­vi­lis­mo, al estan­ca­mien­to, a la corrup­ción y al fra­ca­so. Un caso para­dig­má­ti­co ocu­rrió en los Esta­dos Uni­dos al final del siglo XIX y prin­ci­pios del XX. La Stan­dard Oil Co. se había con­ver­ti­do en el pri­mer gran mono­po­lio de pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de por­ta­do­res de ener­gía, apa­ren­te y mediá­ti­ca­men­te muy exi­to­so. Su cre­ci­mien­to y absor­ción de acti­vi­da­des de empre­sas meno­res fue tal que para muchos se situó abier­ta­men­te por enci­ma de la ley e impi­dió que las ini­cia­ti­vas inno­va­do­ras de otras peque­ñas empre­sas pro­gre­sa­ran. En el pro­ce­so que con­du­jo a la Cor­te Supre­ma de los EEUU a frac­cio­nar este mono­po­lio en 1911 apa­re­cie­ron inclu­so ale­ga­cio­nes de gra­ves hechos de corrupción.

En la Unión Sovié­ti­ca ocu­rrió que el aca­dé­mi­co Tro­fim Lysen­ko desa­rro­lló en los años 30 del siglo XX cier­tas teo­rías, de com­pro­ba­ción incier­ta y pseu­do­cien­tí­fi­ca, para la pro­duc­ción agrí­co­la que con­du­je­ron a una con­cep­ción de la heren­cia adqui­ri­da del ambien­te en los sis­te­mas vivos. Estas fue­ron extra­po­la­das cen­tral y polí­ti­ca­men­te como supues­tas leyes mate­ria­lis­tas de la natu­ra­le­za, con­tra­pues­tas a las idea­lis­tas de Men­del, en boga enton­ces en la cien­cia moder­na. La tris­te his­to­ria de estos even­tos y de la cen­tra­li­za­ción del sis­te­ma cien­tí­fi­co de Lysen­ko no cabe en estas líneas. Solo refe­ri­re­mos que le cos­ta­ron a la Unión Sovié­ti­ca que­dar a la zaga abso­lu­ta en el desa­rro­llo de la bio­lo­gía en los años en los que la huma­ni­dad des­cu­brió y desa­rro­lló los prin­ci­pa­les cono­ci­mien­tos actua­les acer­ca del ori­gen mole­cu­lar de la vida. El uso del saber cien­tí­fi­co en este cam­po ha per­mi­ti­do que en este mun­do con­vi­van hoy más de sie­te mil millo­nes de habitantes.

Vis­tos estos razo­na­mien­tos, sería exce­len­te desa­rro­llar ideas acer­ca de si las orga­ni­za­cio­nes socia­lis­tas, pro­pie­dad de todo el pue­blo, deben seguir o no, con o sin excep­cio­nes, una de estas alter­na­ti­vas. Por una par­te la cen­tra­li­za­do­ra y uni­for­me, como demues­tra el éxi­to en situa­cio­nes excep­cio­na­les, y por otra la diver­sa y com­pe­ti­ti­va como fór­mu­la de esta­bi­li­dad y pro­gre­so, igual que fun­cio­na en la natu­ra­le­za la Segun­da Ley de la Ter­mo­di­ná­mi­ca. Lo úni­co que debe­ría estar exclui­do es creer­nos que una sola de esas fór­mu­las, la uni­for­me y cen­tra­li­za­da o la diver­sa y com­pe­ti­ti­va, es la úni­ca que debe­mos tomar. Sería como negar­nos a pro­gre­sar y des­ti­nar­nos al fracaso.

Luis A. Mon­te­ro Cabrera

9 de mayo de 2016

Fuen­te: Cuba­de­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *