El machis­mo contraataca

Pues sí, exis­te una sen­sa­ción muy exten­di­da en las filas femi­nis­tas, y tam­bién en otras filas ami­gas, de que nos encon­tra­mos aho­ra ante un nue­vo tipo de machis­mo con­tra las muje­res en gene­ral y las femi­nis­tas en par­ti­cu­lar. Machis­mo el de siem­pre, para qué nos vamos a enga­ñar. Nue­vo tipo, en el sen­ti­do de que la domi­na­ción mas­cu­li­na se va adap­tan­do a los cam­bios y, que­rien­do apa­re­cer como “igua­li­ta­ris­ta”, cuan­do, en reali­dad, arre­me­te de for­ma bru­tal con­tra las orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, las femi­nis­tas y sus plan­tea­mien­tos y luchas. Tam­bién con­tra las muje­res que pre­ten­den sepa­rar­se del rol asig­na­do. Se sitúa, de for­ma muy gene­ral, en el ima­gi­na­rio, en el mun­do de la repre­sen­ta­ción, sobre todo ver­bal. En el ámbi­to de la vio­len­cia sim­bó­li­ca ocu­pan un papel prin­ci­pal. Será coar­ta­da para las agre­sio­nes con­cre­tas, para los ase­si­na­tos sexis­tas. (Por cier­to, bati­mos record este mes de enero, y eso que solo se cuen­tan los que la ley deno­mi­na vio­len­cia de géne­ro, de mari­dos o ex-maridos.)

Hay quien dice que, con­se­gui­dos algu­nos logros para las muje­res, no muchos, en la estre­cha lucha por la igual­dad, el patriar­ca­do se revuel­ve. Enton­ces los hom­bres más bene­fi­cia­dos por él reac­cio­nan con­tra las muje­res con­cre­tas. Tam­bién reac­cio­nan cuan­do se plan­tean rei­vin­di­ca­cio­nes que sobre­pa­san lo polí­ti­ca­men­te correc­to de lo acep­ta­do en los pará­me­tros del femi­nis­mo liberal.

Están apa­re­cien­do nue­vos espa­cios de ata­que fron­tal. Las ter­tu­lias de la caver­na más ultra, es uno de los más visi­bles. Diver­sas mani­fes­ta­cio­nes en los cam­pos de fút­bol (se entien­de de los gran­des equi­pos, esos que son tele­vi­sa­dos y retrans­mi­ti­dos a todas horas, y sus pro­ta­go­nis­tas fut­bo­le­ros juga­do­res que están hiper-repre­sen­ta­dos en los infor­ma­ti­vos y en las ter­tu­lias del “cora­zón”). Comen­ta­rios de barra libre en medios digi­ta­les, a raíz de deter­mi­na­dos artícu­los. Las redes socia­les, por supues­to: el comen­ta­rio espon­tá­neo del típi­co con­ce­jal muy con­ser­va­dor que toda­vía no ha apro­ba­do los cur­si­llos de coaching, o sea, de apren­da usted a hablar bien en público.

Son espa­cios que están ver­ba­li­zan­do de for­ma cons­tan­te su idea­rio ante cual­quier inci­den­cia de actua­li­dad. A veces tie­nen que ver direc­ta­men­te con el femi­nis­mo, o con casos de muje­res con­cre­tas. Otras, ni siquie­ra eso, uti­li­zan el insul­to y la agre­sión ver­bal con­tra una mujer para humi­llar el pre­ten­di­do enemi­go, o con­tra­rio, o rival. En otras oca­sio­nes aco­rra­lan ver­bal y físi­ca­men­te a muje­res que tras­pa­san las fron­te­ras impues­tas en los espa­cios, reales e ima­gi­na­rios. Entra aquí todo el espa­cio públi­co fes­ti­vo, tra­di­cio­nal­men­te prohi­bi­do a las muje­res, o siquie­ra limi­ta­do su uso o pre­de­ter­mi­na­do a lo que pue­den hacer. Resul­ta que si bai­las en la mutil dan­tza (bai­le de hom­bres), ya te pue­den lla­mar impu­ne­men­te puta.

Casos con­cre­tos

Uno de los fenó­me­nos que más nos han lla­ma­do la aten­ción, segu­ra­men­te por des­co­no­ci­mien­to del terreno en este aspec­to, es el los esta­dios de fút­bol y las actua­cio­nes de las res­pec­ti­vas “hin­cha­das” de uno y otro ban­do. Por supues­to que son muy cono­ci­das las actua­cio­nes de las ban­das fut­bo­le­ras y los enfren­ta­mien­tos entre ban­das encon­tra­das. Hace dos días aquí mis­mo, en esta siem­pre asom­bra­da Iru­ñea, debi­do a las des­pro­po­si­ta­das actua­cio­nes de la Auto­ri­dad, un juez de lo penal ha dete­ni­do a una vein­te­na de jóve­nes de “Indar-gorri” (fuer­za roja), que repre­sen­ta la afi­ción Osa­su­nis­ta. Nada menos que les pre­ten­de empu­rar por “per­te­nen­cia a ban­da cri­mi­nal”, ya que pare­ce que se citan –o tenían inten­ción de citar­se- con otras ban­das para pegar­se cual­quier día de éstos por moti­vos que, supon­go, son de altas razo­nes de esta­do fut­bo­lís­ti­cas. Es decir, son cono­ci­das sus actua­cio­nes por par­te de los jue­ces loca­les y de las poli­cías de todo signo. En otras ciu­da­des tie­nen estos gru­pos en su haber agre­sio­nes más gra­ves. Tam­bién algu­nos se han des­ta­ca­do por su vio­len­cia de carác­ter polí­ti­co ultra­de­re­chis­ta y en más de una oca­sión han ape­drea­do, por ejem­plo, un auto­bús de fami­lia­res de pre­sas y pre­sos vas­cos a su paso por Madrid.

A lo que vamos en este caso. En un cam­po de fút­bol, la hin­cha­da del equi­po del Betis, ani­ma a un juga­dor de su equi­po que está pro­ce­sa­do por gol­pear y ame­na­zar a su ex-pare­ja, con peti­ción de más de dos años de pri­sión, con la siguien­te fra­se del manual del hin­cha machis­ta: Rubén Cas­tro alé, Ruben Cas­tro alé, no fue tu cul­pa, era una puta, lo hicis­te bien.

Tam­bién en otro cam­po de fút­bol, cata­lán en este caso, en el derby Espa­ñol-Bar­ce­lo­na, se exhi­bió una pan­car­ta para humi­llar al enemi­go fut­bo­lís­ti­co, en este caso Piqué, del Bar­ce­lo­na, don­de se leía: Sha­ki­ra es de todos. Otro caso de manual machis­ta del enemi­go que uti­li­za a las muje­res como botín de gue­rra. Éste es el men­sa­je que el mun­do fut­bo­lís­ti­co man­da a millo­nes de afi­cio­na­dos y espec­ta­do­res y espec­ta­do­ras. Se tra­ta de una des­ca­li­fi­ca­ción con­tra el enemi­go o el rival, y no lo es por su buen o mal hacer en el depor­te del que se tra­ta. Ni siquie­ra por su mal o bien hacer en su actua­ción mone­ta­ria-tri­bu­ta­ria-finan­cie­ra-penal, dados los abun­dan­tes casos de corrup­ción y defrau­da­ción en el sec­tor y las ampo­llas que levan­tan los mis­mos. No, el insul­to, la humi­lla­ción, la veja­ción, la agre­sión ver­bal, inclu­so la ame­na­za vela­da, va dedi­ca­da al rol que se le quie­re impo­ner en el ima­gi­na­rio a la mujer. Así desig­na­da, como de todos, pue­de ser veja­da, lo que en la ideo­lo­gía patriar­cal de hom­bres-amos de las muje­res, es la máxi­ma agre­sión para ellos. Lo que a ella le pase, no se con­si­de­ra. Se está tra­tan­do de insul­tar al varón.

Que sepa­mos no se ha cerra­do nin­guno de los dos cam­pos de fút­bol. El segun­do caso pare­ce que está sien­do inves­ti­ga­do. Recor­de­mos úni­ca­men­te, que el pri­me­ro rela­ta­do es ya del año pasa­do y la agre­di­da y veja­da es una mujer, fren­te a un ensal­za­do y vito­rea­do pro­ce­sa­do por agre­sio­nes machis­tas. No es lo mismo.

Hoy mis­mo he leí­do que la gran pita­da a la monar­quía espa­ño­la en el par­ti­do Bar­ce­lo­na-Atlethic de Bil­bao, va a pasar por la Audien­cia Nacio­nal. O sea, que cuan­do habla­mos de impu­ni­dad fren­te a las agre­sio­nes sexis­tas, no esta­mos hablan­do de fal­ta de medios para inves­ti­gar, fal­ta de cono­ci­mien­to, fal­ta de denun­cia, amon­to­na­mien­to de labo­res, por­que para los otros casos vis­tos sí que hay medios y muchos, y sí que se actúa y de for­ma expe­di­ti­va. Así que ten­drán que dar­nos expli­ca­cio­nes de por qué en estos casos no se con­si­de­ra opor­tuno inves­ti­gar y san­cio­nar. ¿Para cuán­do un cie­rre de un esta­dio por estas causas?

El otro capí­tu­lo de agre­sio­nes ver­ba­les con­tra muje­res, que pare­ce que está cobran­do mucha actua­li­dad, está resul­tan­do ser el de las ter­tu­lias de la caver­na de la ultra­de­re­cha espa­ño­la­za. Situa­dos sus enemi­gos prin­ci­pa­les en los par­ti­dos o fuer­zas nacio­na­lis­tas-sepa­ra­tis­tas-sece­sio­nis­tas, sobre todo cata­la­nas y vas­cas, los ata­ques a las repre­sen­tan­tes polí­ti­cas de estos par­ti­dos y for­ma­cio­nes, no cesa. Una vez más no es por su ideo­lo­gía polí­ti­ca, o por su queha­cer en este mun­do, sino por ser muje­res no ajus­ta­das al rol pre­ten­di­do. En el últi­mo perío­do han sido las mili­tan­tes de las CUP, repre­sen­tan­tes en el Par­la­men­to cata­lán, a quie­nes se les ha insul­ta­do y veja­do de todas las for­mas ver­ba­les machis­tas posi­bles. Todo lo que se dice tie­ne que ver con su for­ma de ser mujer o apa­re­cer como tal: fea, vie­ja gor­da, mal folla­da, les­bia­na, el cor­te de pelo… Y esto dicho y trans­mi­ti­do por medios de comu­ni­ca­ción de masi­vas audien­cias, sin que sobre ellos cai­ga ni siquie­ra una bron­qui­lla de la Auto­ri­dad. Otra vez la impu­ni­dad. Otra vea la impu­ni­dad ses­ga­da, pues ya cono­ce­mos otros “twi­ter” que han teni­do que res­pon­der ante los juzgados.

Fren­te a esto, la con­de­na uná­ni­me de esta lacra que agre­de a miles de muje­res, que es la vio­len­cia machis­ta, por par­te de todas las repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas en las ins­ti­tu­cio­nes, las cele­bra­cio­nes de 25 de noviem­bre con repre­sen­ta­ción de todas las fuer­zas polí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les,.… y demás pos­tu­reos polí­ti­cos de alta uni­dad y uná­ni­me recha­zo, sim­ple­men­te, no es de reci­bo. No nos las creemos.

Esta­mos explo­ran­do y rea­li­zan­do ya res­pues­tas con­cre­tas, des­de el movi­mien­to femi­nis­ta. Se tra­ta de esas res­pues­tas que no van a dejar pasar ni una sola agre­sión con­tra las muje­res; tam­bién las agre­sio­nes ver­ba­les, las ame­na­zas, los chan­ta­jes, los insul­tos sexis­tas. Máxi­me cuan­do se rea­li­zan escu­dán­do­se en el gru­po y la cua­dri­lla y se trans­mi­te en vivo y en direc­to. Tene­mos que rear­mar nues­tra auto­de­fen­sa, indi­vi­dual y colec­ti­va. Y tene­mos que pre­pa­rar­nos, para con­tes­tar cuan­do nos cri­mi­na­li­cen por estas res­pues­tas. En Eus­kal Herria nos esta­mos ponien­do a ello: el pró­xi­mo día 9 de abril cele­bra­re­mos la gran mani­fes­ta­ción en Gas­teiz: Vues­tras vio­len­cias, ten­drán res­pues­ta.

Bego­ña Zabala

7 de febre­ro de 2016

Fuen­te: sin­per­mi­so

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.