El machis­mo contraataca

Pues sí, exis­te una sen­sa­ción muy exten­di­da en las filas femi­nis­tas, y tam­bién en otras filas ami­gas, de que nos encon­tra­mos aho­ra ante un nue­vo tipo de machis­mo con­tra las muje­res en gene­ral y las femi­nis­tas en par­ti­cu­lar. Machis­mo el de siem­pre, para qué nos vamos a enga­ñar. Nue­vo tipo, en el sen­ti­do de que la domi­na­ción mas­cu­li­na se va adap­tan­do a los cam­bios y, que­rien­do apa­re­cer como “igua­li­ta­ris­ta”, cuan­do, en reali­dad, arre­me­te de for­ma bru­tal con­tra las orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas, las femi­nis­tas y sus plan­tea­mien­tos y luchas. Tam­bién con­tra las muje­res que pre­ten­den sepa­rar­se del rol asig­na­do. Se sitúa, de for­ma muy gene­ral, en el ima­gi­na­rio, en el mun­do de la repre­sen­ta­ción, sobre todo ver­bal. En el ámbi­to de la vio­len­cia sim­bó­li­ca ocu­pan un papel prin­ci­pal. Será coar­ta­da para las agre­sio­nes con­cre­tas, para los ase­si­na­tos sexis­tas. (Por cier­to, bati­mos record este mes de enero, y eso que solo se cuen­tan los que la ley deno­mi­na vio­len­cia de géne­ro, de mari­dos o ex-maridos.)

Hay quien dice que, con­se­gui­dos algu­nos logros para las muje­res, no muchos, en la estre­cha lucha por la igual­dad, el patriar­ca­do se revuel­ve. Enton­ces los hom­bres más bene­fi­cia­dos por él reac­cio­nan con­tra las muje­res con­cre­tas. Tam­bién reac­cio­nan cuan­do se plan­tean rei­vin­di­ca­cio­nes que sobre­pa­san lo polí­ti­ca­men­te correc­to de lo acep­ta­do en los pará­me­tros del femi­nis­mo liberal.

Están apa­re­cien­do nue­vos espa­cios de ata­que fron­tal. Las ter­tu­lias de la caver­na más ultra, es uno de los más visi­bles. Diver­sas mani­fes­ta­cio­nes en los cam­pos de fút­bol (se entien­de de los gran­des equi­pos, esos que son tele­vi­sa­dos y retrans­mi­ti­dos a todas horas, y sus pro­ta­go­nis­tas fut­bo­le­ros juga­do­res que están hiper-repre­sen­ta­dos en los infor­ma­ti­vos y en las ter­tu­lias del “cora­zón”). Comen­ta­rios de barra libre en medios digi­ta­les, a raíz de deter­mi­na­dos artícu­los. Las redes socia­les, por supues­to: el comen­ta­rio espon­tá­neo del típi­co con­ce­jal muy con­ser­va­dor que toda­vía no ha apro­ba­do los cur­si­llos de coaching, o sea, de apren­da usted a hablar bien en público.

Son espa­cios que están ver­ba­li­zan­do de for­ma cons­tan­te su idea­rio ante cual­quier inci­den­cia de actua­li­dad. A veces tie­nen que ver direc­ta­men­te con el femi­nis­mo, o con casos de muje­res con­cre­tas. Otras, ni siquie­ra eso, uti­li­zan el insul­to y la agre­sión ver­bal con­tra una mujer para humi­llar el pre­ten­di­do enemi­go, o con­tra­rio, o rival. En otras oca­sio­nes aco­rra­lan ver­bal y físi­ca­men­te a muje­res que tras­pa­san las fron­te­ras impues­tas en los espa­cios, reales e ima­gi­na­rios. Entra aquí todo el espa­cio públi­co fes­ti­vo, tra­di­cio­nal­men­te prohi­bi­do a las muje­res, o siquie­ra limi­ta­do su uso o pre­de­ter­mi­na­do a lo que pue­den hacer. Resul­ta que si bai­las en la mutil dan­tza (bai­le de hom­bres), ya te pue­den lla­mar impu­ne­men­te puta.

Casos con­cre­tos

Uno de los fenó­me­nos que más nos han lla­ma­do la aten­ción, segu­ra­men­te por des­co­no­ci­mien­to del terreno en este aspec­to, es el los esta­dios de fút­bol y las actua­cio­nes de las res­pec­ti­vas “hin­cha­das” de uno y otro ban­do. Por supues­to que son muy cono­ci­das las actua­cio­nes de las ban­das fut­bo­le­ras y los enfren­ta­mien­tos entre ban­das encon­tra­das. Hace dos días aquí mis­mo, en esta siem­pre asom­bra­da Iru­ñea, debi­do a las des­pro­po­si­ta­das actua­cio­nes de la Auto­ri­dad, un juez de lo penal ha dete­ni­do a una vein­te­na de jóve­nes de “Indar-gorri” (fuer­za roja), que repre­sen­ta la afi­ción Osa­su­nis­ta. Nada menos que les pre­ten­de empu­rar por “per­te­nen­cia a ban­da cri­mi­nal”, ya que pare­ce que se citan –o tenían inten­ción de citar­se- con otras ban­das para pegar­se cual­quier día de éstos por moti­vos que, supon­go, son de altas razo­nes de esta­do fut­bo­lís­ti­cas. Es decir, son cono­ci­das sus actua­cio­nes por par­te de los jue­ces loca­les y de las poli­cías de todo signo. En otras ciu­da­des tie­nen estos gru­pos en su haber agre­sio­nes más gra­ves. Tam­bién algu­nos se han des­ta­ca­do por su vio­len­cia de carác­ter polí­ti­co ultra­de­re­chis­ta y en más de una oca­sión han ape­drea­do, por ejem­plo, un auto­bús de fami­lia­res de pre­sas y pre­sos vas­cos a su paso por Madrid.

A lo que vamos en este caso. En un cam­po de fút­bol, la hin­cha­da del equi­po del Betis, ani­ma a un juga­dor de su equi­po que está pro­ce­sa­do por gol­pear y ame­na­zar a su ex-pare­ja, con peti­ción de más de dos años de pri­sión, con la siguien­te fra­se del manual del hin­cha machis­ta: Rubén Cas­tro alé, Ruben Cas­tro alé, no fue tu cul­pa, era una puta, lo hicis­te bien.

Tam­bién en otro cam­po de fút­bol, cata­lán en este caso, en el derby Espa­ñol-Bar­ce­lo­na, se exhi­bió una pan­car­ta para humi­llar al enemi­go fut­bo­lís­ti­co, en este caso Piqué, del Bar­ce­lo­na, don­de se leía: Sha­ki­ra es de todos. Otro caso de manual machis­ta del enemi­go que uti­li­za a las muje­res como botín de gue­rra. Éste es el men­sa­je que el mun­do fut­bo­lís­ti­co man­da a millo­nes de afi­cio­na­dos y espec­ta­do­res y espec­ta­do­ras. Se tra­ta de una des­ca­li­fi­ca­ción con­tra el enemi­go o el rival, y no lo es por su buen o mal hacer en el depor­te del que se tra­ta. Ni siquie­ra por su mal o bien hacer en su actua­ción mone­ta­ria-tri­bu­ta­ria-finan­cie­ra-penal, dados los abun­dan­tes casos de corrup­ción y defrau­da­ción en el sec­tor y las ampo­llas que levan­tan los mis­mos. No, el insul­to, la humi­lla­ción, la veja­ción, la agre­sión ver­bal, inclu­so la ame­na­za vela­da, va dedi­ca­da al rol que se le quie­re impo­ner en el ima­gi­na­rio a la mujer. Así desig­na­da, como de todos, pue­de ser veja­da, lo que en la ideo­lo­gía patriar­cal de hom­bres-amos de las muje­res, es la máxi­ma agre­sión para ellos. Lo que a ella le pase, no se con­si­de­ra. Se está tra­tan­do de insul­tar al varón.

Que sepa­mos no se ha cerra­do nin­guno de los dos cam­pos de fút­bol. El segun­do caso pare­ce que está sien­do inves­ti­ga­do. Recor­de­mos úni­ca­men­te, que el pri­me­ro rela­ta­do es ya del año pasa­do y la agre­di­da y veja­da es una mujer, fren­te a un ensal­za­do y vito­rea­do pro­ce­sa­do por agre­sio­nes machis­tas. No es lo mismo.

Hoy mis­mo he leí­do que la gran pita­da a la monar­quía espa­ño­la en el par­ti­do Bar­ce­lo­na-Atlethic de Bil­bao, va a pasar por la Audien­cia Nacio­nal. O sea, que cuan­do habla­mos de impu­ni­dad fren­te a las agre­sio­nes sexis­tas, no esta­mos hablan­do de fal­ta de medios para inves­ti­gar, fal­ta de cono­ci­mien­to, fal­ta de denun­cia, amon­to­na­mien­to de labo­res, por­que para los otros casos vis­tos sí que hay medios y muchos, y sí que se actúa y de for­ma expe­di­ti­va. Así que ten­drán que dar­nos expli­ca­cio­nes de por qué en estos casos no se con­si­de­ra opor­tuno inves­ti­gar y san­cio­nar. ¿Para cuán­do un cie­rre de un esta­dio por estas causas?

El otro capí­tu­lo de agre­sio­nes ver­ba­les con­tra muje­res, que pare­ce que está cobran­do mucha actua­li­dad, está resul­tan­do ser el de las ter­tu­lias de la caver­na de la ultra­de­re­cha espa­ño­la­za. Situa­dos sus enemi­gos prin­ci­pa­les en los par­ti­dos o fuer­zas nacio­na­lis­tas-sepa­ra­tis­tas-sece­sio­nis­tas, sobre todo cata­la­nas y vas­cas, los ata­ques a las repre­sen­tan­tes polí­ti­cas de estos par­ti­dos y for­ma­cio­nes, no cesa. Una vez más no es por su ideo­lo­gía polí­ti­ca, o por su queha­cer en este mun­do, sino por ser muje­res no ajus­ta­das al rol pre­ten­di­do. En el últi­mo perío­do han sido las mili­tan­tes de las CUP, repre­sen­tan­tes en el Par­la­men­to cata­lán, a quie­nes se les ha insul­ta­do y veja­do de todas las for­mas ver­ba­les machis­tas posi­bles. Todo lo que se dice tie­ne que ver con su for­ma de ser mujer o apa­re­cer como tal: fea, vie­ja gor­da, mal folla­da, les­bia­na, el cor­te de pelo… Y esto dicho y trans­mi­ti­do por medios de comu­ni­ca­ción de masi­vas audien­cias, sin que sobre ellos cai­ga ni siquie­ra una bron­qui­lla de la Auto­ri­dad. Otra vez la impu­ni­dad. Otra vea la impu­ni­dad ses­ga­da, pues ya cono­ce­mos otros “twi­ter” que han teni­do que res­pon­der ante los juzgados.

Fren­te a esto, la con­de­na uná­ni­me de esta lacra que agre­de a miles de muje­res, que es la vio­len­cia machis­ta, por par­te de todas las repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas en las ins­ti­tu­cio­nes, las cele­bra­cio­nes de 25 de noviem­bre con repre­sen­ta­ción de todas las fuer­zas polí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les,.… y demás pos­tu­reos polí­ti­cos de alta uni­dad y uná­ni­me recha­zo, sim­ple­men­te, no es de reci­bo. No nos las creemos.

Esta­mos explo­ran­do y rea­li­zan­do ya res­pues­tas con­cre­tas, des­de el movi­mien­to femi­nis­ta. Se tra­ta de esas res­pues­tas que no van a dejar pasar ni una sola agre­sión con­tra las muje­res; tam­bién las agre­sio­nes ver­ba­les, las ame­na­zas, los chan­ta­jes, los insul­tos sexis­tas. Máxi­me cuan­do se rea­li­zan escu­dán­do­se en el gru­po y la cua­dri­lla y se trans­mi­te en vivo y en direc­to. Tene­mos que rear­mar nues­tra auto­de­fen­sa, indi­vi­dual y colec­ti­va. Y tene­mos que pre­pa­rar­nos, para con­tes­tar cuan­do nos cri­mi­na­li­cen por estas res­pues­tas. En Eus­kal Herria nos esta­mos ponien­do a ello: el pró­xi­mo día 9 de abril cele­bra­re­mos la gran mani­fes­ta­ción en Gas­teiz: Vues­tras vio­len­cias, ten­drán res­pues­ta.

Bego­ña Zabala

7 de febre­ro de 2016

Fuen­te: sin­per­mi­so

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *