¿Nos sir­ve Marx? ¿Se hun­de Espa­ña? ¿Qué orga­ni­za­ción? Tres deba­tes imprescindibles

Pre­sen­ta­ción

Han teni­do lugar en Gali­za tres char­las-deba­te sobre otras tan­tas cues­tio­nes de actua­li­dad: Las tareas de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria; ¿Espa­ña se hun­de? Una visión des­de Eus­kal Herria; y Marx y nosotras/​os. Las tres ata­ñen a cues­tio­nes cen­tra­les de la lucha revo­lu­cio­na­ria en sí mis­ma, al mar­gen de las nacio­nes y fases capi­ta­lis­tas en las que ésta se libre. Pero en el aho­ra mis­mo, en lo inme­dia­to, son tres pun­tos crí­ti­cos de deba­te en las nacio­nes opri­mi­das por el Esta­do espa­ñol y en las izquier­das de este mis­mo Esta­do, que a su vez se encuen­tra inmer­so en una cri­sis «nue­va» en la his­to­ria del modo de pro­duc­ción capitalista.

Antes de seguir con­vie­ne sen­tar las bases de apre­cia­ción de la «nue­va» cri­sis sis­té­mi­ca que ya fue­ron ade­lan­ta­dos en sus ele­men­tos cen­tra­les1. Pero la nove­dad de la cri­sis actual ha de ser estu­dia­da den­tro de la natu­ra­le­za his­tó­ri­ca del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en cuan­to «esen­cia», en el sen­ti­do de la lec­tu­ra de Hegel por Lenin2, den­tro del desa­rro­llo de sus con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas, lo que demues­tra la «posi­bi­li­dad y la nece­si­dad»3 de su estu­dio cien­tí­fi­co como momen­to de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria. En este estu­dio, la cues­tión de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca y/​o polí­ti­ca es una de las fun­da­men­ta­les por­que exi­ge un méto­do de pen­sa­mien­to que inte­gre al menos cua­tro con­tra­dic­cio­nes par­cia­les –des­cen­so del bene­fi­cio, des­pro­por­ción entre el sec­tor I y el sec­tor II, infra-con­su­mo y sobre-acu­mu­la­ción4– que, a lar­go pla­zo, se rigen por la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la cuo­ta de ganan­cia des­cu­bier­ta por Marx5.

Lue­go vol­ve­re­mos a esta ley por su impor­tan­cia filo­só­fi­ca y éti­ca, que no solo eco­nó­mi­ca; ley ten­den­cial feroz­men­te ata­ca­da por el refor­mis­mo y la bur­gue­sía des­de su pri­me­ra enun­cia­ción defi­ni­ti­va al publi­car­se en 1885 el libro III de El Capi­tal, por­que, en su con­ci­sa bre­ve­dad, sin­te­ti­za el con­cep­to de pra­xis revo­lu­cio­na­ria como la cons­cien­cia inter­vi­nien­do en las cal­de­ras de las con­tra­dic­cio­nes irre­so­lu­bles para orien­tar su sali­da hacia un sen­ti­do deter­mi­na­do o hacia su con­tra­rio: hacia el socia­lis­mo y el comu­nis­mo, o hacia el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo. Es esto lo que emer­ge de la teo­ría de la cri­sis6.

Vamos a orde­nar las tres ponen­cias en una sola con el siguien­te orden: pri­me­ro vere­mos la valía del mar­xis­mo en el momen­to actual lo que nos apor­ta; des­pués, avan­za­re­mos hacia el pro­ble­ma espa­ñol inten­tan­do usar el méto­do mar­xis­ta; y por últi­mo, nos deten­dre­mos en el pro­ble­ma orga­ni­za­ti­vo para enca­rar el pro­ble­ma espa­ñol. Lo hace­mos así por­que para ana­li­zar el segun­do, el impe­ria­lis­mo espa­ñol, y el ter­ce­ro, la nece­si­dad de orga­ni­za­cio­nes de van­guar­dia, nece­si­ta­mos de una visión pano­rá­mi­ca, his­tó­ri­ca y radi­cal, y esa solo nos la ofre­ce el méto­do mar­xis­ta. Por otra par­te tam­bién en lo esta­tal y en lo orga­ni­za­ti­vo vere­mos la actua­li­dad del méto­do marxista.

La actua­li­dad del marxismo

Debe­mos dejar de come­ter el error del indi­vi­dua­lis­mo meto­do­ló­gi­co, for­ma de inter­pre­tar la his­to­ria que for­ta­le­ce a la ideo­lo­gía bur­gue­sa en espe­cial en los deba­te teó­ri­cos, don­de exclu­si­va­men­te se con­fron­tan a indi­vi­duos des­con­tex­tua­li­za­dos, como si fue­ran púgi­les ideo­ló­gi­cos en un ring ais­la­do del mun­do. Según eso, no exis­ti­ría una per­ma­nen­te con­fron­ta­ción mun­dial entre explo­ta­do­res explo­ta­dos des­de el ori­gen del capi­ta­lis­mo e inclu­so, a otra esca­la, des­de el ori­gen de la explo­ta­ción huma­na, sino un cua­dri­lá­te­ro ideal en el que un solo púgil, Marx en soli­ta­rio por­que ni siquie­ra Engels es cita­do, ha de ven­cer uno a uno, o a varios a la vez, ideó­lo­gos del capi­tal. El indi­vi­dua­lis­mo meto­do­ló­gi­co nos abo­ca a «la lar­ga lucha por poseer a Marx»7 en la que cada corrien­te, moda inte­lec­tual o per­so­na se decla­ra como úni­co here­de­ro del revolucionario.

La reali­dad no es así. Al igual que suce­de en la his­to­ria del pen­sa­mien­to, de la cien­cia, y de la filo­so­fía dia­léc­ti­ca en con­cre­to sobre el pro­ble­ma cru­cial de la ver­dad abso­lu­ta y rela­ti­va, cuya con­quis­ta como cate­go­ría es pro­duc­to de una lar­ga his­to­ria ante­rior8, tam­bién suce­de otro tan­to con el socia­lis­mo y el mar­xis­mo. Si ambos ami­gos pudie­ron desa­rro­llar su teo­ría revo­lu­cio­na­ria fue por­que esta­ban den­tro de un amplio movi­mien­to socia­lis­ta inter­na­cio­nal del que se ali­men­ta­ban inte­lec­tual­men­te por­que les apor­ta­ba bue­na par­te de la herra­mien­ta teó­ri­ca en bru­to que ellos pulían al con­tras­tar­la con sus estu­dios de las luchas reales, y de esa inter­ac­ción media­da por rela­cio­nes orga­ni­za­ti­vas algu­nas de las veces clan­des­ti­nas sur­gían sus apor­ta­cio­nes teó­ri­cas nove­do­sas. Nun­ca hubie­ran sur­gi­do sin ellas. Des­de esta pers­pec­ti­va, el mar­xis­mo o el engel­sis­mo u otra deno­mi­na­ción, hubie­ran sur­gi­do de algún modo9 en aque­lla épo­ca por­que las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas esta­ban ya dadas. Para enten­der la actua­li­dad del mar­xis­mo y las apor­ta­cio­nes que nos hace hay que par­tir de la lar­ga corrien­te revo­lu­cio­na­ria que empie­za a tomar cuer­po teó­ri­co con­for­ma avan­za la déca­da de 1840 lle­gan­do a has­ta nues­tros días.

Bien vis­to, el gran logro de Marx y Engels con­sis­te en haber sis­te­ma­ti­za­do des­de la pers­pec­ti­va de la lucha por el comu­nis­mo lo mejor del pen­sa­mien­to humano ante­rior al que tenía acce­so, y de haber ela­bo­ra­do a par­tir de ahí un méto­do revo­lu­cio­na­rio enun­cia­do en su núcleo ele­men­tal. Dado que para expli­car este pun­to cru­cial nece­si­to un espa­cio que des­bor­da con cre­ces el lími­te de esta ponen­cia, me remi­to a dos tex­tos10.

¿Qué apor­ta­cio­nes cua­li­ta­ti­vas ela­bo­ra­ron? Ade­más de lo que el pro­pio Marx reco­no­ció como la teo­ría de tra­ba­jo abs­trac­to, la teo­ría de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, la teo­ría de la plus­va­lía y otras sobre las que no rei­vin­di­có «dere­cho de pro­pie­dad inte­lec­tual» alguno, para enten­der­nos, como la teo­ría del feti­chis­mo de la mer­can­cía, etc.; ade­más de estas, sí pode­mos decir que, en una pri­me­ra ins­tan­cia, Engels y él crea­ron tres gran­des cuer­pos teó­ri­cos: La crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca, que inte­gra la teo­ría de la plus­va­lía, de la ley del valor, etc. La crí­ti­ca del Esta­do y de la demo­cra­cia, de la polí­ti­ca y de los lími­tes del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo, que plan­tea los pro­ble­mas del paci­fis­mo par­la­men­ta­rio y elec­to­ra­lis­ta. Y la crí­ti­ca del méto­do bur­gués de pen­sa­mien­to en el sen­ti­do de que el feti­chis­mo, la ideo­lo­gía, la abs­trac­ción mer­can­cía, la alie­na­ción –expues­tos aho­ra sin pre­ci­sio­nes – , hacen que el méto­do bur­gués de inter­pre­tar la reali­dad es una par­te de la estruc­tu­ra de poder impe­ria­lis­ta. Pre­ci­sa­men­te son estas apor­ta­cio­nes11 las que mar­can el anta­go­nis­mo abso­lu­to con cual­quier vía refor­mis­ta, como se vuel­ve a com­pro­bar aho­ra mismo.

Las tres apor­ta­cio­nes se carac­te­ri­zan por dos cosas: una, por ser «abier­tas», es decir, por estar en un pro­ce­so de enri­que­ci­mien­to y auto­crí­ti­ca per­ma­nen­te en la medi­da en que la lucha de cla­ses mun­dial las con­fir­ma en su esen­cia y las mejo­ra en su for­ma. Alguien ha dicho que «la vita­li­dad de una teo­ría se prue­ba por las refu­ta­cio­nes que sufre y por las muta­cio­nes de que es capaz sin dis­gre­gar­se»12. El mar­xis­mo, como pra­xis colec­ti­va sos­te­ni­da en las peo­res con­di­cio­nes ima­gi­na­bles, demues­tra su vita­li­dad cada vez que los hechos des­mon­tan una a una las suce­si­vas crí­ti­cas que reci­be. Por ejem­plo, una demos­tra­ción incues­tio­na­ble de la vera­ci­dad his­tó­ri­ca de la ley de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les13 y de la ley de la depau­pe­ra­ción rela­ti­va y abso­lu­ta, por citar solo dos leyes ten­den­cia­les mar­xis­tas, la tene­mos en la recien­te inves­ti­ga­ción de Oxfam según la cual 62 per­so­nas acu­mu­lan la mis­ma rique­za que la mitad de la huma­ni­dad14. Pese a su des­co­no­ci­mien­to de Marx15, Piketty logra apor­tar datos mera­men­te cuan­ti­ta­ti­vos que con un méto­do refor­mis­ta16 con­fir­man, sin que­rer­lo él, las tesis marxistas.

Otro tan­to suce­de con la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble entre la pro­duc­ción social y la apro­pia­ción pri­va­da, la ten­den­cia cie­ga a la mer­can­ti­li­za­ción abso­lu­ta, el aumen­to de la com­po­si­ción orgá­ni­ca del capi­tal en detri­men­to del capi­tal varia­ble, el ascen­so del mili­ta­ris­mo y del capi­tal-dine­ro hacia la finan­cia­ri­za­ción, la inte­gra­ción de la cien­cia en el capi­tal cons­tan­te y su con­tra­dic­ción con la esen­cia revo­lu­cio­na­ria del méto­do científico-crítico…

Fijé­mo­nos en esta últi­ma cues­tión, la ideo­lo­gía bur­gue­sa pre­sen­ta a la cien­cia como un abso­lu­to vir­tuo­so, como una prác­ti­ca lim­pia y neu­tral solo entur­bia­da por la codi­cia ava­ra de empre­sa­rios y mili­ta­res soció­pa­tas sin escrú­pu­los. Inclu­so hay tex­tos en los que ni se cita el mili­ta­ris­mo y la lógi­ca capi­ta­lis­ta en el deve­nir de la cien­cia en el siglo XX, sino a lo sumo las rela­cio­nes entre cien­cia y cul­tu­ra, denun­cian­do sua­ve­men­te la pala­bre­ría pos­mo­der­nis­ta17. Sin embar­go se sabe que en uno de los cen­tros que debie­ran vigi­lar la vir­tud de la cien­cia, las ofi­ci­nas de paten­tes18, son autén­ti­cos cam­pos de bata­lla en los que se emplean todos los tru­cos sucios para bene­fi­ciar a unas empre­sas en detri­men­to de otras, y en per­jui­cio del pro­gre­so de la cien­cia libe­ra­do­ra. Otro medio «neu­tral» de vali­da­ción es la lla­ma­da cien­cio­me­tría19 que vigi­la las publi­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas con pará­me­tros positivistas.

La sub­sun­ción de la tec­no­cien­cia en el capi­tal cons­tan­te es tam­bién par­te del pro­ce­so de pro­duc­ción de ideo­lo­gía bur­gue­sa en la mis­ma diná­mi­ca capi­ta­lis­ta. La pro­duc­ción de ideo­lo­gía es refor­za­da por la buro­cra­cia aca­dé­mi­ca, pero «el mar­xis­mo no es una filo­so­fía aca­dé­mi­ca, ni un pro­duc­to cien­tí­fi­co en el sen­ti­do res­trin­gi­do y carac­te­rís­ti­co del tér­mino»20, lo que le libra de los ata­ques posi­ti­vis­tas y de la impo­ten­cia del aca­de­mi­cis­mo, del «carác­ter para­si­ta­rio de tan­ta supues­ta «inves­ti­ga­ción»»21 aca­dé­mi­ca meca­ni­cis­ta y anti dia­léc­ti­ca22. Y es que el méto­do mar­xis­ta es jus­to lo con­tra­rio de la «cien­cia social»23.

La otra carac­te­rís­ti­ca común a las tres apor­ta­cio­nes cita­das es que son la base de otras teo­rías menos desa­rro­lla­das que ambos ami­gos anun­cia­ron y de las que inclu­so ade­lan­ta­ron aspec­tos fun­da­men­ta­les para ulte­rio­res enri­que­ci­mien­tos como el femi­nis­mo socia­lis­ta ya que «Marx valo­ra­ba la nece­si­dad de la exis­ten­cia de orga­ni­za­cio­nes inde­pen­dien­tes de muje­res para defen­der sus dere­chos espe­cí­fi­cos»24; la rein­te­gra­ción de la espe­cie huma­na en la natu­ra­le­za has­ta el pun­to de teo­ri­zar que la Tie­rra no per­te­ne­ce a nadie del pre­sen­te, sino a las gene­ra­cio­nes futu­ras y que las actua­les tie­nen el deber de entre­gár­se­la en mejo­res con­di­cio­nes de como la reci­bie­ron de la gene­ra­ción pasa­da25. Y muy uni­da a esta radi­cal tesis la otra no menos radi­cal de la defen­sa de los dere­chos comu­na­les, de los dere­chos con­sue­tu­di­na­rios26 pre­ca­pi­ta­lis­tas sobre el libre y racio­nal uso por el pue­blo de los bie­nes colec­ti­vos, comu­nes, no pri­va­ti­za­dos por la cla­se dominante.

Vea­mos más ejem­plos: el estre­cha­men­te rela­cio­na­do con la pro­pie­dad colec­ti­va de los bie­nes comu­nes, la lucha por el tiem­po libre, por el tiem­po pro­pio libe­ra­do del tiem­po del capi­tal, dedi­ca­do aho­ra a esas cosas y actos peque­ños, apa­ren­te­men­te nimios e inser­vi­bles inclu­so, pero que con­ser­van en sí algo de lo que fue el tiem­po pre­ca­pi­ta­lis­ta, y de lo que es «esa par­te huma­na que no ha sido ven­di­da o que no lo ha sido total­men­te»27 por­que «el tema cen­tral de la obra de Marx es el dis­fru­te humano. La vida bue­na, para él, no es una vida domi­na­da por el tra­ba­jo, sino por el tiem­po libre. La rea­li­za­ción per­so­nal en liber­tad es una for­ma de «pro­duc­ción», sí, pero no una pro­duc­ción coac­ti­va»28.

Más ade­lan­te vol­ve­re­mos a la «vida bue­na» al estu­diar la fun­ción de la dia­léc­ti­ca en el momen­to de optar por la lucha o por la obe­dien­cia. Aho­ra, siguien­do con las apor­ta­cio­nes de Marx y Engels, resal­ta la de luchar con­tra la buro­cra­cia, la obe­dien­cia, la cre­du­li­dad y la sumi­sión al auto­ri­ta­ris­mo den­tro de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias; la cre­cien­te impor­tan­cia de las luchas de libe­ra­ción nacio­nal; la capa­ci­dad bur­gue­sa para inte­grar y alie­nar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en el capi­ta­lis­mo cen­tral, el des­pla­za­mien­to de las revo­lu­cio­nes hacia los paí­ses empo­bre­ci­dos, la ten­den­cia que va del bona­par­tis­mo al fascismo…

El desa­rro­llo de aper­tu­ras teó­ri­cas depen­de tan­to de las ense­ñan­zas prác­ti­cas de la lucha de cla­ses mun­dial como de las capa­ci­da­des crí­ti­cas y auto­crí­ti­cas de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios exis­ten­tes en su inte­rior, dicho sin­té­ti­ca­men­te, depen­de de la lucha de las masas «como un movi­mien­to des­de la prác­ti­ca, que es en sí mis­mo una for­ma de teo­ría»29. Debe­mos insis­tir en esta dia­léc­ti­ca entre la crí­ti­ca que la reali­dad hace al pen­sa­mien­to y la capa­ci­dad del pen­sa­mien­to auto­crí­ti­co para aprehen­der esa crí­ti­ca obje­ti­va: aquí, en este len­gua­je apa­ren­te­men­te hege­liano, radi­ca el secre­to del poten­cial revo­lu­cio­na­rio del mar­xis­mo en cuan­to nega­ti­vi­dad abso­lu­ta de lo real median­te la pra­xis radi­cal, la que va a la raíz de los problemas.

Depen­den, en suma, de la lucha revo­lu­cio­na­ria estra­té­gi­ca­men­te diri­gi­da hacia obje­ti­vos anta­gó­ni­cos con la civi­li­za­ción del capi­tal, lucha que pue­de resul­tar vic­to­rio­sa o ser derro­ta­da. Toda lucha estra­té­gi­ca­men­te diri­gi­da es una lucha polí­ti­ca. Cuan­do, por ejem­plo, las luchas sin­di­ca­les ais­la­das y con obje­ti­vos limi­ta­dos van coor­di­nán­do­se, acer­cán­do­se, uni­fi­can­do sus accio­nes y sus rei­vin­di­ca­cio­nes, sus obje­ti­vos últi­mos, en este deve­nir «la aso­cia­ción adquie­re carác­ter polí­ti­co»30. Y el carác­ter polí­ti­co de la aso­cia­ción, del sin­di­ca­lis­mo, de las for­mas orga­ni­za­ti­vas, es inhe­ren­te a la «lec­tu­ra polí­ti­ca» de la teo­ría mar­xis­ta, sobre todo de El Capi­tal, el tex­to más des­pres­ti­gia­do e incom­pren­di­do al acu­sár­se­le de «deter­mi­nis­mo eco­no­mi­cis­ta». Sin embar­go: la lec­tu­ra polí­ti­ca de Marx «es una lec­tu­ra que en for­ma cons­cien­te y uni­la­te­ral estruc­tu­ra su enfo­que para deter­mi­nar el sig­ni­fi­ca­do y la impor­tan­cia de cada con­cep­to para el desa­rro­llo inme­dia­to de la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es una lec­tu­ra que evi­ta toda inter­pre­ta­ción fría y toda teo­ri­za­ción abs­trac­ta para tomar los con­cep­tos solo den­tro de una tota­li­dad con­cre­ta de la lucha cuyas deter­mi­na­cio­nes desig­nan»31.

Pon­ga­mos otro ejem­plo de la lec­tu­ra polí­ti­ca y por tan­to del carác­ter polí­ti­co de la pra­xis mar­xis­ta. La masa de datos dis­po­ni­bles y la can­ti­dad de estu­dios e inves­ti­ga­cio­nes sobre la situa­ción del capi­ta­lis­mo mun­dial mues­tran que está sumi­do en un pro­fun­do estan­ca­mien­to de muy lar­ga dura­ción que, con alti­ba­jos, se remon­ta­ba a la inca­pa­ci­dad de supe­rar de mane­ra esta­ble y defi­ni­ti­va la tasa media de bene­fi­cios alcan­za­da en la déca­da de 1960. Por algu­nos momen­tos y tras un sal­va­je ata­que neo­li­be­ral sos­te­ni­do des­de la déca­da de 1970, el cen­tro impe­ria­lis­ta sí ha logra­do igua­lar aquel logro. Pero esta recu­pe­ra­ción no es una vic­to­ria defi­ni­ti­va del capi­tal que ini­cia otra nue­va fase u onda expan­si­va, sino solo un res­pi­ro fugaz en una par­te del sis­te­ma mun­dial por­que la tasa media de bene­fi­cio a nivel mun­dial ha caí­do des­de el máxi­mo del 44% en 1869 – 1870 has­ta el míni­mo del 18% en 2007 – 2013, con una tasa media que baja del 40% a poco más de 20% en las mis­mas fechas32.

El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta va per­dien­do fue­lle: entre fina­les del siglo XVIII y comien­zos del XIX, los fun­da­men­ta­les eco­no­mis­tas bur­gue­ses clá­si­cos, A. Smith y D. Ricar­do, habían intui­do esta ley ten­den­cial que empe­zó a con­fir­mar­se con las pri­me­ras series esta­dís­ti­cas fia­bles, pero no pudie­ron y tam­po­co se atre­vie­ron a pro­fun­di­zar en sus cau­sas. Tam­po­co lo inten­ta­ron sus segui­do­res, por mie­do a la repre­sión, como veremos.

Fren­te a esta ten­den­cia cons­ta­ta­da, hay dos posi­bles alter­na­ti­vas gene­ra­les: una, cerrar los ojos y creer que el capi­ta­lis­mo supe­ra­rá sus «aspec­tos nega­ti­vos» e incre­men­ta­rá eter­na­men­te la «jus­ti­cia social»; y, otra, espe­rar pasi­va­men­te a que se hun­da por sí solo bien median­te una vio­len­ta implo­sión, bien median­te una sua­ve ago­nía. Dejan­do de lado la pri­me­ra opción por irreal, cual­quier for­ma de la segun­da nos lle­va a la espe­ra pasi­va ya que el futu­ro esta­ría deter­mi­na­do al mar­gen de nues­tra volun­tad. Pero esta con­cep­ción fue com­ba­ti­da des­de sus pri­me­ros tex­tos por Marx y Engels, aun­que si des­con­tex­tua­li­za­mos algu­nos de ellos y los ais­la­mos de su obra gene­ral, pare­ce que en deter­mi­na­dos momen­tos adop­tan el meca­ni­cis­mo deter­mi­nis­ta. No es así: «Marx nun­ca pre­di­jo un derrum­be súbi­to y auto­má­ti­co del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en una cri­sis «final» debi­do a una sola «cau­sa» eco­nó­mi­ca»33.

Antes de con­ti­nuar y dada la impor­tan­cia de lo que sigue para estos deba­tes, hemos decir que si hay algo que ver­te­bra inte­rior­men­te a estas apor­ta­cio­nes y a toda la obra mar­xis­ta en gene­ral, eso es la recu­pe­ra­ción de una de las pri­me­ras acep­cio­nes del tér­mino dia­léc­ti­ca emplea­do alre­de­dor del siglo ‑VIII, nada menos que por Home­ro en la Ilía­da cuan­do un per­so­na­je cla­ve en su obra se enfren­ta a la reali­dad y tras estu­diar­la con deta­lle deci­de pasar a la acción. Según L. Sichi­ro­llo34, Home­ro se detie­ne espe­cial­men­te en el caso de Héc­tor cuan­do cabi­la si debe enfren­tar­se a Aqui­les sabien­do que tie­ne todas las pro­ba­bi­li­da­des de morir, y deci­de que «es nece­sa­rio luchar».

Pero esta ini­cial dia­léc­ti­ca grie­ga, aun sien­do muy actual en cuan­to a la nece­si­dad de la lucha, tie­ne un lado débil: está clau­su­ra­da, cerra­da, por el des­tino trá­gi­co de Héc­tor, que anu­la en últi­ma ins­tan­cia su liber­tad, com­po­nen­te deci­si­vo de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta. Tras poco más de cua­tro siglos, entre fina­les del ‑IV y comien­zos del ‑III, esta limi­ta­ción fue supe­ra­da por el epi­cu­reís­mo, filo­so­fía atea y mate­ria­lis­ta que encan­di­ló al joven Marx al optar por el cam­bio y la «dis­fun­ción»35. Así se com­pren­de que en 1865 el de Tré­ve­ris dije­ra que la lucha era su ideal de feli­ci­dad en la vida36 den­tro de una loa al prin­ci­pio de «vida bue­na»37 arri­ba vis­to. Fijé­mo­nos que se tra­ta de una defi­ni­ción éti­ca y filo­só­fi­ca, una «con­cep­ción del mun­do» en la que la feli­ci­dad es inse­pa­ra­ble de la pra­xis. Hemos supe­ra­do la dia­léc­ti­ca trá­gi­ca de Héc­tor y hemos desa­rro­lla­do la dia­léc­ti­ca crea­ti­va de Epi­cu­ro pero des­de una pers­pec­ti­va supe­rior: ante los pro­ble­mas, la opción libre y ple­na es a la vez opción cohe­ren­te con el ideal de feli­ci­dad huma­na aun­que sea cons­cien­te de que su lucha pue­de ser derro­ta­da, ven­ci­da, aca­rrean­do duras repre­sa­lias e inclu­so la muerte.

Pero la dia­léc­ti­ca es recha­za­da inclu­so por las corrien­tes mate­ria­lis­tas ya que si algo carac­te­ri­za a las corrien­tes filo­só­fi­cas que nie­gan el méto­do dia­léc­ti­co es su inca­pa­ci­dad para com­pren­der la con­tra­dic­ción. Esto ya era mani­fies­to en vida de Marx y Engels: «Des­de su naci­mien­to, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co ha de enfren­tar­se a dife­ren­tes adver­sa­rios. Todos están de acuer­do en un pun­to, explí­ci­ta­men­te o no: la con­tra­dic­ción es para ellos un sin­sen­ti­do»38. Sin embar­go, es en el des­en­vol­vi­mien­to de la con­tra­dic­ción en don­de ruge la fuer­za obje­ti­va invi­si­bi­li­za­da que hecha con­cien­cia sub­je­ti­va pue­de diri­gir el futuro.

Esta «filo­so­fía de la pra­xis» bulle en muchos tex­tos mar­xis­tas que en apa­rien­cia solo son «eco­nó­mi­cos», por ejem­plo en El Capi­tal cuan­do se deta­llan las seis con­tra­ten­den­cias39 que apli­ca la bur­gue­sía para neu­tra­li­zar y con­tra­rres­tar la ten­den­cia a la caí­da de los bene­fi­cios. Hay que decir que Marx ana­li­za minu­cio­sa­men­te seis, pero antes de hacer­lo avi­sa «que son las más gene­ra­li­za­das», es decir que las bur­gue­sías apli­can otras menos gene­ra­li­za­das que Marx no ana­li­za. Las seis estu­dia­das por él son: Una, aumen­to del gra­do de explo­ta­ción del tra­ba­jo. Dos, reduc­ción del sala­rio por deba­jo de su valor, es decir, por deba­jo del valor de la fuer­za de tra­ba­jo. Tres, aba­ra­ta­mien­to de los ele­men­tos que for­man el capi­tal cons­tan­te. Cua­tro, la super­po­bla­ción rela­ti­va. Cin­co, el comer­cio exte­rior. Y seis, el aumen­to del capital-acciones.

Si ana­li­zá­ra­mos aho­ra cómo las bur­gue­sías apli­ca­ban las seis con­tra­ten­den­cias des­cu­bri­ría­mos que hay algu­nas que enton­ces eran «meno­res» y que por eso no fue­ron deta­lla­das por Marx, pero que aho­ra son fun­da­men­ta­les40. Habla­mos, por ejem­plo, de la nue­va indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca de la mer­can­ti­li­za­ción de la cul­tu­ra, que jun­to a las indus­trias del sexo y del turis­mo, se ha con­ver­ti­do en una de las ramas eco­nó­mi­cas más ren­ta­bles; habla­mos del peso cre­cien­te de la eco­no­mía sumer­gi­da, corrup­ta, bási­ca en el capi­ta­lis­mo pero que cre­ce para faci­li­tar el aumen­to del bene­fi­cio; habla­mos de la indus­tria de la salud41 y de la bio­tec­no­lo­gía; habla­mos de los mer­ca­dos crea­dos por la revo­lu­ción infor­má­ti­ca, etc. Pero no tene­mos tiem­po para extendernos.

Lo fun­da­men­tal es que a pesar de todas las con­tra­ten­den­cias imple­men­ta­das, a pesar de los recur­sos sis­te­má­ti­cos a las gue­rras y en espe­cial a las devas­ta­do­ras gue­rras mun­dia­les, o sea al mili­ta­ris­mo en acción, el capi­ta­lis­mo no ha logra­do dete­ner la caí­da de la tasa media de bene­fi­cio a esca­la his­tó­ri­ca mun­dial. Se nos plan­tea así, de nue­vo, el anti­guo deba­te de vital y deci­si­va impor­tan­cia al que nos hemos refe­ri­do arri­ba: ¿pue­de durar «eter­na­men­te» el capi­ta­lis­mo si no lo des­trui­mos o pue­de colap­sar­se por sí mis­mo al mar­gen de la acción revo­lu­cio­na­ria, bien sea por sua­ve y tran­qui­la muer­te por ina­ni­ción, bien sea por vio­len­ta implo­sión inter­na para la que no ha sido nece­sa­rio el sacri­fi­cio heroi­co de la pra­xis revolucionaria?

La solu­ción pro­pues­ta por Marx y Engels a este pro­ble­ma es enun­cia­da en el Mani­fies­to Comu­nis­ta en 1848: hay que aca­bar con el capi­ta­lis­mo por­que, de no lograr­lo, la lucha de cla­ses pue­de lle­gar a una espe­cie de «empa­te de fuer­zas» que con­clu­ya en el exter­mi­nio mutuo de los dos ban­dos en con­flic­to42. Se ini­cia­ría así un estan­ca­mien­to o retro­ce­so en la his­to­ria pero en con­di­cio­nes durí­si­mas para la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra y explo­ta­da. Pos­te­rior­men­te, Engels vol­vió a recor­dar esta posi­bi­li­dad que sería reac­tua­li­za­da por Rosa Luxem­burg en 1915, y más con­cre­ta­da poco des­pués por Pre­obrazhens­ki y Buja­rin en 1919 median­te el dile­ma entre caos o comu­nis­mo43. No vamos a exten­der­nos en el desa­rro­llo de esta alter­na­ti­va excep­to para decir que Lenin sos­tu­vo con­tun­den­te­men­te que el capi­ta­lis­mo no des­apa­re­cía si no era median­te la revolución.

Y aquí radi­ca el meo­llo de la apor­ta­ción mar­xis­ta que con­sis­te en que «la ima­gen que emer­ge de los deta­lles de la crí­ti­ca de Marx es la de una socie­dad frag­men­ta­da y un indi­vi­duo empo­bre­ci­do. ¿Cómo es posi­ble supe­rar posi­ti­va­men­te tal esta­do de cosas? Esta es la cues­tión que sub­ya­ce al aná­li­sis de Marx. Por­que si no se tra­ta­se de dar una res­pues­ta a esa cues­tión, la mis­ma crí­ti­ca sería irre­me­dia­ble­men­te abs­trac­ta, si no es que tam­bién caren­te de sen­ti­do»44. Aquí debe­mos vol­ver a la impor­tan­cia de la dia­léc­ti­ca como méto­do que a su vez es arma45 para luchar con­tra la opre­sión. Héc­tor tenía que luchar o ren­dir­se por­que él y su pue­blo se encon­tra­ban «en el filo de la nava­ja»46, al bor­de del desastre.

Fren­te a este dile­ma y ya en el capi­ta­lis­mo, una de las reac­cio­nes más fre­cuen­tes en estos casos es la de la obe­dien­cia a la «figu­ra del Amo»47, del mie­do como reac­ción psi­co­ló­gi­ca para «librar­se de la pesa­da car­ga de la liber­tad»48 y como gene­ra­dor de igno­ran­cia pasi­va ya que «pode­mos afir­mar que el mie­do aumen­ta de mane­ra direc­ta­men­te pro­por­cio­nal al des­co­no­ci­mien­to sobre el obje­to temi­do o al des­co­no­ci­mien­to (o impo­ten­cia) ante cómo afron­tar­lo»49; otra es la cos­tum­bre de la «nor­ma­li­dad»50, tam­bién la de «extra­ñe­za»51 que es una nue­va for­ma de la alie­na­ción capi­ta­lis­ta, etc. Pero, en defi­ni­ti­va, «[…] lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el que el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huel­ga»52.

Una de las solu­cio­nes es inves­ti­gar y cri­ti­car qué se ocul­ta deba­jo de la super­fi­cie, tras la facha­da de la ideo­lo­gía domi­nan­te. Por ejem­plo cual es el ori­gen bur­gués de ele­men­tos bási­cos de pro­pa­gan­da como el mito del «capi­ta­lis­mo popu­lar», del «Esta­do del bien­es­tar», de la «cla­se media» o de la «teo­ría de la con­ver­gen­cia» entre el socia­lis­mo y el capi­ta­lis­mo53. Aun­que la socie­dad ha cam­bia­do, estos mitos tam­bién son readap­ta­dos a la nue­va situa­ción, por lo que cono­cer su his­to­ria es nece­sa­rio. Pero la mera crí­ti­ca teó­ri­ca, nece­sa­ria, exi­ge de la crí­ti­ca prác­ti­ca que impac­ta en la «dis­fun­ción» de la reali­dad, según hemos vis­to arri­ba, sola­men­te así se garan­ti­za la libe­ra­ción huma­na como «acción colec­ti­va y polí­ti­ca» en la que el méto­do dia­léc­ti­co es deci­si­vo por­que «es un pen­sa­mien­to que es tan­to situa­cio­nal (espe­cí­fi­co a una situa­ción) como refle­xi­vo (cons­cien­te de sus pro­pios pro­ce­sos de pen­sa­mien­to)»54.

Ya que se tra­ta de dis­fun­cio­nes, de alte­ra­cio­nes que rom­pen y nie­gan la nor­ma­li­dad está­ti­ca, es decir, de con­tra­dic­cio­nes inter­nas en per­ma­nen­te uni­dad y lucha entre ellas, por esto mis­mo, la dia­léc­ti­ca es el úni­co méto­do váli­do, el que hace que el mar­xis­mo sea «la menos dog­má­ti­ca y la menos for­mal de las doc­tri­nas, en cuyo mar­co de gene­ra­li­za­cio­nes resal­tan la car­ne viva y la san­gre calien­te de las luchas socia­les y de sus pasio­nes»55. Las pasio­nes de la lucha social, la san­gre y la car­ne viva, esta sub­je­ti­vi­dad que acep­ta la heroi­ci­dad de Héc­tor es par­te de la obje­ti­vi­dad de la dialéctica.

La acción de Héc­tor sigue tenien­do valor axio­ló­gi­co por­que nos recuer­da que la deci­sión libre en los momen­tos extre­mos es lo que carac­te­ri­za a la espe­cie humana:

La posi­bi­li­dad de cam­bios his­tó­ri­cos impli­ca­rá admi­tir la reali­dad de la pra­xis huma­na que supo­ne deci­sión, elec­ción y acción a nivel indi­vi­dual y colec­ti­vo, con­flu­yen­te uni­di­rec­cio­nal­men­te hacia el mis­mo fin, hacia la mis­ma meta. Esta sin­cro­ni­za­ción de la prác­ti­ca indi­vi­dual y colec­ti­va, cons­cien­te­men­te trans­for­ma­do­ra, no es pre­vi­si­ble lógi­ca­men­te. No tie­ne el esta­tus epis­te­mo­ló­gi­co de cer­te­za. Solo se pue­de estar segu­ro indi­vi­dual­men­te de la pro­pia opción, y espe­rar que los otros adop­ta­rán la mis­ma acti­tud. Hay, pues, que creer. Hay que apos­tar por el por­ve­nir. El mar­xis­mo reco­bra his­tó­ri­ca­men­te sus orí­ge­nes trá­gi­co»56.

Orí­ge­nes trá­gi­cos que en el capi­ta­lis­mo adquie­ren la for­ma y el con­te­ni­do de pra­xis revo­lu­cio­na­ria como ideal de feli­ci­dad por­que median­te ella se mejo­ran las con­di­cio­nes de vida: «La coin­ci­den­cia de la modi­fi­ca­ción de las cir­cuns­tan­cias y de la acti­vi­dad huma­na solo pue­de con­ce­bir­se y enten­der­se racio­nal­men­te como prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria […] La vida social es, en esen­cia, prác­ti­ca. Todos los mis­te­rios que des­ca­rrían la teo­ría hacia el mis­ti­cis­mo, encuen­tran su solu­ción racio­nal en la prác­ti­ca huma­na y en la com­pren­sión de esa prác­ti­ca»57.

La antro­po­ge­nia se sus­ten­ta en la prác­ti­ca, tie­ne por ello un valor onto­ló­gi­co ya que defi­ne la «iden­ti­dad» huma­na cuan­do lucha con­tra la nece­si­dad y la opre­sión, más aún cuan­do lucha para aca­bar con el feti­chis­mo de la mer­can­cía, lucha colec­ti­va y polí­ti­ca, como suje­to colec­ti­vo: «El suje­to del mar­xis­mo es un suje­to colec­ti­vo que se cons­ti­tu­ye (incor­po­ran­do las múl­ti­ples indi­vi­dua­li­da­des e iden­ti­da­des de gru­po) en la lucha con­tra su enemi­go his­tó­ri­co»58. Nues­tra antro­po­ge­nia como seres huma­nos aplas­ta­dos por la explo­ta­ción se rea­li­za solo median­te la lucha con­tra esa injusticia.

De este modo el valor axio­ló­gi­co y onto­ló­gi­co se refuer­za con el gno­seo­ló­gi­co, con el pen­sa­mien­to crí­ti­co y crea­ti­vo. Por esto Lenin tie­ne razón cuan­do escri­be que: «La con­cien­cia del hom­bre no solo refle­ja el mun­do obje­ti­vo, sino que lo crea»59, y más ade­lan­te: «Es decir, que el mun­do no satis­fa­ce al hom­bre y este deci­de cam­biar­lo por medio de su acti­vi­dad […] El «mun­do obje­ti­vo» «sigue su pro­pio camino», y la prác­ti­ca del hom­bre, fren­te a la que se halla en ese mun­do obje­ti­vo, encuen­tra «obs­tácu­los en la rea­li­za­ción» del fin, e inclu­so tro­pie­za con la «impo­si­bi­li­dad» […]»60.

La gran actua­li­dad del mar­xis­mo para noso­tros radi­ca en que nos expli­ca que vivien­do en el filo de la nava­ja, pode­mos, debe­mos y sabe­mos luchar para supe­rar la «impo­si­bi­li­dad» y los «obs­tácu­los» crean­do posi­bi­li­da­des nue­vas, nue­vas reali­da­des que no exis­tían antes pero que emer­gen como efec­to de nues­tra pra­xis, de nues­tra con­cien­cia sub­je­ti­va trans­for­ma­da en fuer­za material.

El pro­ble­ma español

61

Res­pon­dien­do a la pre­gun­ta sobre si se rom­pe Espa­ña o no, hay que decir que no va a rom­per­se, por aho­ra, por­que el Esta­do espa­ñol sigue sien­do el ins­tru­men­to deci­si­vo para ase­gu­rar el grue­so de la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal para y por el blo­que de cla­ses domi­nan­te. Con­si­de­ran­do que el sur­gi­mien­to de los Esta­dos-nación bur­gue­ses radi­ca en la dia­léc­ti­ca de la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te al con­cep­to sim­ple de capi­tal62 y que la «nación pro­le­ta­ria» se subor­di­na a la «nación bur­gue­sa» median­te for­mas trans­fi­gu­ra­das de capi­tal en cuya géne­sis se desa­rro­lla el Esta­do-nación bur­gués63, como for­ma-polí­ti­ca64 de ese capi­tal en un terri­to­rio deter­mi­na­do, por esto mis­mo, el blo­que de cla­ses domi­nan­te –y no solo la bur­gue­sía espa­ño­la– nece­si­ta y quie­re man­te­ner su Esta­do adap­tán­do­lo a las exi­gen­cias de la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor.

Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor refuer­za la tesis mar­xis­ta de la impor­tan­cia del con­cep­to sim­ple de capi­tal que Marx empleó en los Grun­dris­se para expli­car la for­ma­ción de las «ten­den­cias civi­li­za­do­ras»65, pro­ble­má­ti­ca que más ade­lan­te pro­fun­di­za­ría al estu­diar el papel de los «modos nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta», de las cul­tu­ras y tra­di­cio­nes «racia­les» y étni­cas, en «sobe­ra­nía y depen­den­cia» de los Esta­dos, etc., en las for­mas con­cre­tas que iba adqui­rien­do el capi­ta­lis­mo según esas reali­da­des his­tó­ri­cas ante­rio­res66. Otras inves­ti­ga­cio­nes tam­bién par­ten del con­cep­to sim­ple de capi­tal para seguir el desa­rro­llo de la dia­léc­ti­ca entre valor y comu­ni­dad67.

Pues bien, la mun­dia­li­za­ción de la ley del valor nos expli­ca que las bur­gue­sías débi­les tie­nen que ple­gar­se a las exi­gen­cias de sus her­ma­nas más fuer­tes. En el ter­cer capí­tu­lo sobre la teo­ría de la orga­ni­za­ción vere­mos cómo las lla­ma­das «bur­gue­sías nacio­na­les» acep­ta­ron la ocu­pa­ción nazi­fas­cis­ta para man­te­ner sus nego­cios y derro­tar al movi­mien­to obre­ro. Duran­te la lla­ma­da «cons­truc­ción euro­pea» el vasa­lla­je polí­ti­co es impues­to más por pre­sio­nes eco­nó­mi­cas que mili­ta­res, pro­ce­so que se ha inten­si­fi­ca­do des­de fina­les de los años ochen­ta y que tie­ne en el Con­sen­so de Washing­ton68 el pun­to de goz­ne que mul­ti­pli­ca la volun­ta­rio vasa­lla­je de las bur­gue­sías débi­les a las pode­ro­sas con­for­me se ace­le­ra la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capitales.

El Esta­do espa­ñol sobre­vi­vi­rá, por aho­ra, por­que en el con­tex­to mun­dial actual sigue sien­do nece­sa­rio para el impe­ria­lis­mo occi­den­tal y para el blo­que de cla­ses domi­nan­te en la penín­su­la. Pero las exi­gen­cias son aho­ra mucho más infle­xi­bles que hace un ter­cio de siglo, cuan­do el refe­rén­dum de la OTAN. Lea­mos: «La Espa­ña sin gobierno cla­ro se con­vier­te en un pro­ble­ma euro­peo»69, es decir, Euro­pa tie­ne dere­cho a inter­ve­nir en el Esta­do espa­ñol si no se lle­ga a un acuer­do entre «espa­ño­les». Bajo direc­ta coac­ción exter­na, el blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Esta­do ha de bus­car un acuer­do que satis­fa­ga las exi­gen­cias de la Unión Euro­pea. Y en la medi­da en que aumen­ta esta pre­sión exter­na y la cri­sis inter­na, el Esta­do refuer­za de algún modo la explo­ta­ción de los pue­blos que oprimen.

Antes de cen­trar­nos en el pro­ble­ma espa­ñol es con­ve­nien­te saber que un ori­gen remo­to de los pro­to Esta­dos neo­lí­ti­cos fue la orga­ni­za­ción estra­té­gi­ca de los colec­ti­vos del meso­lí­ti­co para obte­ner «terri­to­rio, comi­da, muje­res o niños»70 median­te el exter­mi­nio de otro colec­ti­vo. No pode­mos repro­du­cir aquí la lar­ga y deta­lla­da lis­ta de bie­nes de todo tipo, mate­ria­les, cul­tu­ra­les, sexua­les, que obte­nía el Anti­guo Egip­to71 con su ocu­pa­ción de Siria, Pales­ti­na y zonas ale­da­ñas. Reco­men­da­mos su lec­tu­ra72 por­que mues­tra la «iden­ti­dad» de los obje­ti­vos de la opre­sión nacio­nal y del impe­ria­lis­mo duran­te los suce­si­vos modos de pro­duc­ción basa­dos en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Uno obje­ti­vo impor­tan­te de los ata­ques del impe­rio per­sa a Gre­cia era que­dar­se con la gran can­ti­dad de escla­vos que había en las ciu­da­des-Esta­do grie­gas73. Al mar­gen de los cam­bios más o menos impor­tan­tes que dife­ren­cian a los modos de pro­duc­ción, no se pue­de negar que exis­te una iden­ti­dad patriar­cal acti­va entre estas pala­bras atri­bui­das a Gen­gis Khan, «la mayor feli­ci­dad con­sis­te en ven­cer a los enemi­gos, per­se­guir­los y aco­sar­los, des­po­jar­les de sus rique­zas, ver baña­dos en llan­to a quie­nes les son caros y abra­zar a sus viu­das e hijas»74, y el accio­nar del impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta actual.

Tenien­do esto en cuen­ta pode­mos decir que los Esta­dos obtie­nen cin­co gran­des ganan­cias de las nacio­nes explo­ta­das: una, la direc­ta­men­te eco­nó­mi­ca; dos, la geo­es­tra­té­gi­ca; tres, la ganan­cia pobla­cio­nal, de fuer­za de tra­ba­jo bara­ta y de car­ne de cañón; cua­tro, la ganan­cia polí­ti­ca, cul­tu­ral y de orgu­llo nacio­nal que cohe­sio­na a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras alre­de­dor del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de la cla­se domi­nan­te; y cin­co, las ganan­cias sexua­les en diver­sas for­mas, inclui­do el orgu­llo machis­ta. Bas­tan­tes veces esta quín­tu­ple ganan­cia es una sola, total y glo­bal, pero otras veces y depen­dien­do de cir­cuns­tan­cias entre las que des­ta­can las resis­ten­cias par­cia­les más o menos efi­ca­ces de los pue­blos opri­mi­dos algu­nos de esos bene­fi­cios del ocu­pan­te son más redu­ci­dos que otros o inclu­so han sido supri­mi­dos: todo depen­de de las luchas de las masas popu­la­res, de los pac­tos del cola­bo­ra­cio­nis­mo con las fuer­zas ocu­pan­tes, etc., e inclu­so de las fuer­zas pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias del Esta­do ocu­pan­te que le fuer­zan a sua­vi­zar su política.

Ase­gu­rar dichas ganan­cias resul­ta vital al Esta­do espa­ñol en medio de la cri­sis sis­té­mi­ca que en lo tem­po­ral dura ya ocho años75 en su for­ma pre­sen­te. Esas y otras ganan­cias le son impres­cin­di­bles para dete­ner el retro­ce­so en la esca­la jerár­qui­ca impe­ria­lis­ta ya que duran­te esta cri­sis ha des­cen­di­do del pues­to 9 al 14 en 2014, por no hablar de remon­tar pues­tos76. Por esto, nece­si­ta refor­zar su poder cen­tral, su núcleo geo­po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la bur­gue­sía esta­tal cen­tra­li­za­do en Madrid, así se expli­ca que Hacien­da favo­rez­ca a Madrid en el repar­to de las tasas de depó­si­tos ban­ca­rios dán­do­le el 30% del total del Esta­do77. Estos y otros «pri­vi­le­gios» expli­can que el PIB de Madrid haya des­cen­di­do solo un ‑4,3% entre 2008 y 2013, la mitad jus­ta de la media esta­tal del ‑8,6%78.

Ana­li­zan­do los retro­ce­sos por nacio­nes, regio­nes y auto­no­mía, vemos la cla­ra ven­ta­ja de Madrid debi­da a que con­cen­tra el poder finan­cie­ro, eco­nó­mi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral, ade­más del mili­tar, del Esta­do, algo pare­ci­do pero a menor esca­la que los «pri­vi­le­gios» de Esta­dos Uni­dos. Natu­ral­men­te los «pri­vi­le­gios» de la bur­gue­sía madri­le­ña enfa­dan a otras bur­gue­sías que ven cómo se redu­cen sus bene­fi­cios. El deba­te sobre el «Esta­do de las Auto­no­mías» res­pon­de a que Madrid gana más, o pier­de menos, que el res­to, y al hecho obvio de que Madrid quie­re refor­zar el cen­tra­lis­mo redu­cien­do las atri­bu­cio­nes de las auto­no­mías. El blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Esta­do deba­te con cre­cien­te aspe­re­za si hay o no hay que des­cen­tra­li­zar más a su Esta­do y cómo79, o si hay que centralizarlo.

Bue­na par­te de los pro­ble­mas de la posi­ble «refor­ma cons­ti­tu­cio­nal» se limi­tan a cómo reor­de­nar el repar­to entre las bur­gue­sías de la tar­ta de los bene­fi­cios de la explo­ta­ción patriar­cal, nacio­nal y de cla­se, y cómo repar­tir los cos­tos del pago de la deu­da que lue­go vere­mos. Y no fal­tan quie­nes pro­po­nen liqui­dar, des­mon­tar el Esta­do de las Auto­no­mías, cerrar el 80% de las empre­sas públi­cas, recen­tra­li­zar la edu­ca­ción y la sani­dad, eli­mi­nar la mitad de los muni­ci­pios y las dipu­tacio­nes…80

La fac­ción más pode­ro­sa de la bur­gue­sía esta­tal pre­sio­na para que exis­ta un «gobierno fuer­te» que diri­ja el diá­lo­go sobre las refor­mas nece­sa­rias pero des­de un cli­ma de cer­ti­dum­bre y esta­bi­li­dad81. El capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal, la Unión Euro­pea, la troi­ka, etc., pre­sio­nan para que se for­me un «gobierno esta­ble» lo antes posi­ble82. Sin retro­ce­der mucho, la gran ban­ca adver­tía sobre los cos­tos eco­nó­mi­cos de la incer­ti­dum­bre polí­ti­ca83. Si la bur­gue­sía es mie­do­sa por natu­ra­le­za, aún más lo son los inver­so­res. La ten­den­cia impa­ra­ble al mer­ca­do úni­co de capi­ta­les, al esti­lo yan­qui84, no hace sino aumen­tar las pre­sio­nes para que la «con­fian­za» sea un impe­ra­ti­vo categórico.

Dis­po­ner de un cen­tro eco­nó­mi­co-finan­cie­ro fuer­te en el cere­bro geo­po­lí­ti­co y mili­tar del impe­ria­lis­mo espa­ñol es deci­si­vo para una bur­gue­sía que cono­ce la cre­cien­te depen­den­cia del capi­tal extran­je­ro de la eco­no­mía espa­ño­la: Los inver­so­res no resi­den­tes en el Esta­do espa­ñol tie­nen ya en su pro­pie­dad el 43% de las empre­sas coti­za­das mien­tras que solo el 26,2% está en manos de fami­lias espa­ño­las85; o como se ha escri­to: las fir­mas extran­je­ras andan de com­pras por el Esta­do espa­ñol en el que ya el 30% de las ope­ra­cio­nes tie­nen «sello inter­na­cio­nal»86. Una bur­gue­sía esta­tal que cono­ce tam­bién los quin­ce gran­des pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos87 y polí­ti­cos a los que se enfrenta.

La pre­gun­ta sobre si «¿pode­mos pagar 1.034 billo­nes de deu­da públi­ca?», que a comien­zos de 2015 ator­men­ta­ba a la bur­gue­sía espa­ño­la88, y más cuan­do otro estu­dio un poco pos­te­rior ele­va­ba la deu­da total del Esta­do a 3.33 billo­nes de euros, o sea, suman­do la fami­liar, públi­ca y empre­sa­rial89, adquie­re toda­vía más dra­ma­tis­mo aho­ra, un año más tar­de, cuan­do las fami­lias tie­nen la menor can­ti­dad de efec­ti­vo des­de 200590, y cuan­do a comien­zos de 2014 cada per­so­na cen­sa­da ««debe» más de 20.000 euros tras seis años de res­ca­tes»91 a la ban­ca. Recor­de­mos que según los ingre­sos fis­ca­les, el Esta­do espa­ñol es el ter­ce­ro más endeu­da­do del mun­do92 con un 940%, supe­ra­do por Esta­dos Uni­dos con un 979% y Japón con un 2359%.

La deu­da públi­ca es aho­ra de 1.067.852 billo­nes de euros y «se acer­ca al 100% del PIB»93. A la vez, influ­yen­tes ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes como Gold­man Sachs, ING y Bar­clays sugie­ren pési­mos indi­ca­do­res94 para 2016. Son demo­le­do­res los datos sobre la caí­da de la eco­no­mía esta­tal y, muy en espe­cial, sobre el fra­ca­so rotun­do de la direc­ción polí­ti­ca bicé­fa­la del blo­que de cla­ses domi­nan­te95 en la últi­ma déca­da. El ale­ja­mien­to de la ban­ca espa­ño­la de Geor­ge Soros96 mues­tra la gra­ve­dad del pano­ra­ma futu­ro que de algu­na for­ma ya ha empe­za­do a ser real median­te la pér­di­da de 18.000 millo­nes de euros que ha sufri­do la ban­ca espa­ño­la en las cin­co últi­mas sema­na97, y en las dos pri­me­ras sema­nas de enero el Ibex 35 ha per­di­do más que todo lo retro­ce­di­do en 201598. Los téc­ni­cos del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal super­vi­san muy aten­ta­men­te la salud ban­ca­ria para evi­tar posi­bles erro­res gra­ves en un momen­to de alta incer­ti­dum­bre finan­cie­ra mun­dial, cuyos ban­cos han per­di­do 4 billo­nes de euros de capi­ta­li­za­ción99 solo en los pri­me­ros días de 2016, el peor pri­mer comien­zo de año que se recuer­da, incer­ti­dum­bre que gol­pea al pode­ro­so Ban­co Nacio­nal de Sui­za100 que pre­vé sufrir las peo­res pér­di­das des­de su fun­da­ción en 1907.

Quie­re esto decir que el capi­tal finan­cie­ro y sus Esta­dos-cuna no van a per­do­nar un euro a la deu­da espa­ño­la, lo máxi­mo a lo que pue­den lle­gar es a una «nego­cia­ción» diri­gi­da por ellos sobre los pla­zos y con­di­cio­nes de devo­lu­ción, como la estric­ta ser­vi­dum­bre impues­ta a Gre­cia101, pero tal vez menos cor­to­pla­cis­ta por el mayor peso del capi­ta­lis­mo espa­ñol aun­que exi­gién­do­le que prac­ti­que «más ajus­tes» cuan­to antes. Para salir de este agu­je­ro, el Esta­do espa­ñol tie­ne la urgen­te nece­si­dad de rein­dus­tria­li­zar­se. Por razo­nes his­tó­ri­cas acha­ca­bles a los fra­ca­sos de inten­to­nas de revo­lu­ción bur­gue­sa, la mayo­ría de su cla­se domi­nan­te no tie­ne, o ape­nas tie­ne, con­cien­cia de que el valor se gene­ra en el sec­tor I de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta, el de pro­duc­ción de bie­nes de pro­duc­ción, o sec­tor indus­trial para que nos enten­da­mos. El pro­ble­ma espa­ñol, o sea, Espa­ña como nación falli­da en gran par­te de su base mate­rial y sim­bó­li­ca, sur­ge de esos fracasos.

En la actua­li­dad, una par­te de la bur­gue­sía es cons­cien­te de que hay que rein­dus­tria­li­zar el Esta­do espa­ñol lo más rápi­da­men­te posi­ble para refor­zar las fuer­zas cen­trí­pe­tas y debi­li­tar las cen­trí­fu­gas, para lo que es impres­cin­di­ble la direc­ción polí­ti­co-eco­nó­mi­ca cen­tra­li­za­da por el apa­ra­to esta­tal102. El Esta­do siem­pre ha sido ele­men­tal en cual­quier modo de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas y en la pro­pie­dad patriar­cal. Seme­jan­te papel se refuer­za cuan­do par­te de los bene­fi­cios de la mino­ría domi­nan­te sur­gen de la opre­sión nacio­nal, del colo­nia­lis­mo y del impe­ria­lis­mo. A los efec­tos de este deba­te, pode­mos sin­te­ti­zar la fun­ción del Esta­do como la de ser «la máqui­na de la obe­dien­cia»103: se tra­ta de que las cla­ses, nacio­nes y colec­ti­vos explo­ta­dos obe­dez­can al Esta­do por­que las difi­cul­ta­des de la rein­dus­tria­li­za­ción son tre­men­das y exi­gen una obe­dien­cia casi maso­quis­ta. Vien­do esto es cuan­do ter­mi­na de com­pren­der­se la fun­ción de la Ley Mor­da­za y de otros ata­ques a las esca­sas liber­ta­des sobre­vi­vien­tes, ley de la que habla­re­mos al tra­tar el pro­ble­ma de la organización.

Uno de los mayo­res obs­tácu­los para esta rein­dus­tria­li­za­ción es el peque­ño tama­ño de la mayo­ría de las empre­sas en el Esta­do: en 2013 la media de tra­ba­ja­do­res por empre­sa en el Esta­do era de 4,9, menos de la mitad de Ale­ma­nia con 11,8 y Rei­no Uni­do con 8,1, con solo el 0,8 de empre­sas con más de 50 tra­ba­ja­do­res104. En 2014 un infor­me del Círcu­lo de Empre­sa­rios decía que el tama­ño medio esta­tal era de 4,6 emplea­dos, o sea que se había redu­ci­do aún más, y que lo peor era la ten­den­cia al aumen­to de las micro­em­pre­sas105 en detri­men­to de las media­nas y gran­des empre­sas. Par­tien­do de este nivel tan bajo, estu­dio­sos sos­tie­nen que si se con­cen­tra­sen y cen­tra­li­za­sen las empre­sas lle­gan­do a 5,8 tra­ba­ja­do­res por empre­sa la eco­no­mía espa­ño­la sería tan rica como la de Ita­lia106.

Nos hace­mos una idea de las difi­cul­ta­des de la rein­dus­tria­li­za­ción, y por tan­to de la dure­za que ha de apli­car el Esta­do, si tene­mos en cuen­ta que las media­nas empre­sas tie­nen entre 50 y 249 tra­ba­ja­do­res, y las gran­des 250 o más, o sea, ese 0,8% de las empre­sas en 2013 con poca tec­no­lo­gía media. Pues bien, el mode­lo idó­neo de empre­sa al que aspi­ra la alta bur­gue­sía es la de 200 tra­ba­ja­do­res con un 30% de plan­ti­lla con exper­tos digi­ta­les107. Aun así, des­de el ini­cio de la cri­sis la indus­tria ha decre­ci­do en un 30%, habien­do recu­pe­ra­do un 1,1% en 2014, si bien las sal­va­jes medi­das impues­tas por el blo­que de cla­ses domi­nan­te han logra­do que la com­pe­ti­ti­vi­dad suba del pues­to 35 al 33 de una lis­ta de 140 paí­ses108.

La rein­dus­tria­li­za­ción del Esta­do espa­ñol logra­rá algu­nos éxi­tos solo con una pro­lon­ga­da mano dura esta­tal, más el apo­yo o con­sen­ti­mien­to vigi­lan­te del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal y de los gran­des Esta­dos impe­ria­lis­tas, de modo que ter­mi­ne sien­do una indus­tria secun­da­ria, supe­di­ta­da a estos pode­res, ata­da a las res­tric­cio­nes y exi­gen­cias del mer­ca­do úni­co de capi­ta­les que avan­za imper­cep­ti­ble­men­te. Otra hipó­te­sis sería que la rein­dus­tria­li­za­ción la inten­ta­ra un Esta­do socia­lis­ta triun­fan­te tras una revo­lu­ción vic­to­rio­sa del tra­ba­jo sobre el capi­tal, pero en este caso, si real­men­te fue­ra una revo­lu­ción socia­lis­ta, enton­ces el Esta­do-nación espa­ñol des­apa­re­ce­ría como tal.

En estas con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les, con­tex­tua­les de muy lar­go alcan­ce, el blo­que de cla­ses domi­nan­tes tie­ne, empe­ro, recur­sos rela­ti­va­men­te efec­ti­vos que nos remi­ten a la inter­ac­ción de posi­bi­li­da­des que pue­den ser uti­li­za­das por el Esta­do. Gro­so modo dicho son tres: la pri­me­ra, la actua­li­za­ción de las medi­das clá­si­cas para recu­pe­rar la tasa de bene­fi­cio arri­ba expues­ta; la segun­da, la quín­tu­ple sobre ganan­cia obte­ni­da con el impe­ria­lis­mo y la explo­ta­ción nacio­nal; y, por últi­mo, el con­tex­to internacional.

La caí­da mun­dial del pre­cio del cru­do le bene­fi­cia sobre­ma­ne­ra pues­to que impor­ta el 99% del cru­do que con­su­me, lo que hace que por cada des­cen­so de un 10% del pre­cio el PIB espa­ñol suba entre el 0,1% y el 0,15%, que es mucho109. Ade­más, ayu­da a ralen­ti­zar la subi­da de los pre­cios, del IPC, lo que sua­vi­za en par­te la cares­tía de la vida aun­que aña­de el pro­ble­ma mayor de la defla­ción. La indus­tria del turis­mo es una de las gran­des bazas para recu­pe­rar la eco­no­mía: datos ofi­cia­les, y por eso mis­mo posi­ble­men­te hin­cha­dos, suge­rían que para fina­les de 2015 habrían lle­ga­do al Esta­do espa­ñol alre­de­dor de 68 millo­nes de turis­tas110, 3 millo­nes más que en 2014. El turis­mo es uno de los impul­so­res de la cons­truc­ción y de otras ramas indus­tria­les, así como del nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y la pros­ti­tu­ción, que rin­den jugo­sos bene­fi­cios: en verano de 2014 se esti­mó que la lega­li­za­ción de la dro­ga y de la pros­ti­tu­ción111 supon­dría un aumen­to de entre el 1,5% y el 3% del PIB, o sea, una recau­da­ción extra de entre 15.938 y 31.877 millo­nes de euros.

La emi­gra­ción para encon­trar tra­ba­jo en el exte­rior supo­ne tam­bién un ali­vio para la eco­no­mía, ya que ali­via la ten­sión social inter­na, la lucha de cla­ses, redu­ce la tasa ofi­cial de paro y por tan­to de la supues­ta «ayu­da» que reci­ben algu­nos des­em­plea­dos, y supo­ne una entra­da de dine­ro del exte­rior. Por razo­nes de pro­pa­gan­da e inte­rés polí­ti­co, el gobierno ocul­ta y mani­pu­la lo datos reales de la emi­gra­ción. Según estu­dios alter­na­ti­vos, en 2014 hubo 89.209 per­so­nas emi­gra­das, «con­ta­bi­li­zan­do tan solo una dece­na de paí­ses»112, lo que indi­ca que la can­ti­dad es mayor. Según una encues­ta seria, el 55% de los jóve­nes del Esta­do esta­rían dis­pues­tos a emi­grar113 si encon­tra­sen un «tra­ba­jo satisfactorio».

Una medi­da inter­na para recu­pe­rar la ganan­cia del capi­tal es la clá­si­ca de pri­va­ti­zar la edu­ca­ción y la sani­dad públi­ca con­de­nan­do al paro a docen­tes y sani­ta­rios114, o dicho de otro modo, des­de 2010 se han redu­ci­do 78 fun­cio­na­rios y emplea­dos públi­cos al día115. Otra es tole­rar la muy alta eco­no­mía sumer­gi­da116 para mul­ti­pli­car la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, sobre todo de la mujer, y los bene­fi­cios del capi­tal en detri­men­to de los gas­tos públi­cos que, en 2014, reba­sa­ba los 190.000 millo­nes de euros. No vamos a exten­der­nos en el drás­ti­co recor­te sala­rial direc­to e indi­rec­to117 que va direc­ta­men­te a los bene­fi­cios capi­ta­lis­tas, sobre todo de ese 1% más enri­que­ci­do118 que «tra­ba­ja» en la indus­tria de la salud y en el capi­tal financiero.

Sí que­re­mos resal­tar, por su impor­tan­cia, el deci­si­vo papel de la indus­tria cul­tu­ral en len­gua espa­ño­la en el for­ta­le­ci­mien­to eco­nó­mi­co del nacio­na­lis­mo esta­tal. El capi­ta­lis­mo espa­ñol obtie­ne enor­mes bene­fi­cios glo­ba­les con la indus­tria cul­tu­ral espa­ño­la. Nos encon­tra­mos aquí con una de las for­mas moder­nas más sibi­li­nas de opre­sión nacio­nal, y más efec­ti­vas en la des­na­cio­na­li­za­ción y acul­tu­ri­za­ción de pue­blos opri­mi­dos. Algu­nos de los datos sobre este ingen­te nego­cio los he expues­to en otro tex­to119 así que aho­ra solo cito los más sig­ni­fi­ca­ti­vos para los intere­ses del nacio­na­lis­mo espa­ñol: en lo más cru­do de la cri­sis en 2010 la indus­tria cul­tu­ral sos­te­nía alre­de­dor del 16% del empleo; y en 2011 ya supo­nía el 16% del PIB del Esta­do y el 9% del PIB mundial.

La indus­tria cul­tu­ral pro­du­ce mer­can­cías cada vez más alie­nan­tes, cul­tu­ri­lla en la que la vio­len­cia patriar­co-bur­gue­sa, beli­cis­ta e impe­ria­lis­ta va incre­men­tan­do las ganan­cias. El caso recien­te de la saga Star Wars es un ejem­plo a muy amplia esca­la inter­na­cio­nal. Cada vez más rápi­da­men­te, la mili­ta­ri­za­ción en todas sus for­mas con­di­cio­na la cul­tu­ri­lla alie­nan­te, bas­ta ver las series tele­vi­si­vas espa­ño­las sobre poli­cías, his­to­ria espa­ño­la, etc. El recien­te acuer­do entre Edu­ca­ción y Defen­sa para intro­du­cir el Ejér­ci­to y la ban­de­ra monár­qui­ca en el currícu­lo esco­lar120 pron­to se exten­de­rá a la indus­tria cul­tu­ral refor­zan­do el nacio­na­lis­mo español.

De igual modo, debi­do a la nece­si­dad típi­ca­men­te capi­ta­lis­ta de copar nichos pro­duc­ti­vos, aumen­tar la ofer­ta mer­can­til para ampliar ven­tas y ganan­cias, por esto mis­mo, la indus­tria cul­tu­ral espa­ño­la bien pron­to absor­be­rá aún más en su tor­be­llino comer­cial a las len­guas y cul­tu­ras no espa­ño­las. La pro­pues­ta de que las len­guas lla­ma­das eufe­mís­ti­ca­men­te «coofi­cia­les»121 sean opta­ti­vas amplía los mer­ca­dos de la indus­tria cul­tu­ral, del mis­mo modo que lo hace la pro­pues­ta del plu­ri­lin­güis­mo122 para un Esta­do con un 47% de su pobla­ción con len­guas dife­ren­tes. Deba­jo de la apa­ren­te demo­cra­cia de estas pro­pues­tas se mue­ve la nece­si­dad de exten­der el nacio­na­lis­mo espa­ñol median­te su expan­si­va indus­tria cul­tu­ral y, vice­ver­sa, aumen­tar los bene­fi­cios de la bur­gue­sía espa­ño­la indus­tria­li­zan­do su len­gua y tam­bién las len­guas «coofi­cia­les»

El colec­ti­vo Euri Ipa­rra­gi­rre, que for­ma par­te del movi­mien­to popu­lar que se está orga­ni­zan­do para denun­ciar el con­te­ni­do opre­sor de la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral Euro­pea de Donos­tia duran­te 2016, desa­rro­lla una pro­fun­da crí­ti­ca de los intere­ses patriar­ca­les, bur­gue­ses y nacio­na­lis­tas espa­ño­les que impul­san este muy ren­ta­ble «mer­ca­di­llo» de «cul­tu­ri­lla donos­tia­rra»123 den­tro de la indus­tria cul­tu­ral del impe­ria­lis­mo occi­den­tal. Des­de esta pers­pec­ti­va, y den­tro del mar­co de la domi­na­ción cul­tu­ral y de la des­na­cio­na­li­za­ción que aca­rrea, debe­mos decir que el neo­co­lo­nia­lis­mo cul­tu­ral es un arma del impe­ria­lis­mo en su con­jun­to y del espa­ñol en con­cre­to: «El colo­nia­lis­mo siem­pre impli­ca una cri­sis de iden­ti­dad para el suje­to colo­nial, atra­pa­do entre el impul­so de imi­tar al colo­ni­za­dor y el deseo de una auto­no­mía siem­pre des­pla­za­da»124.

La cri­sis de iden­ti­dad moti­va­da por el colo­nia­lis­mo cul­tu­ral es la pri­me­ra fase de una diná­mi­ca de des­truc­ción de la iden­ti­dad e impo­si­ción de otra, en nues­tro caso de la espa­ño­la. La lucha por la inde­pen­den­cia polí­ti­co-cul­tu­ral como requi­si­tos para la (re)construcción de la iden­ti­dad, de los pue­blos opri­mi­dos es, así, un ries­go inso­por­ta­ble al Esta­do. Una alta bur­gue­sía tan pode­ro­sa como la cata­lano-espa­ño­la es muy cons­cien­te de que de la nece­si­dad cie­ga que tie­ne del Esta­do espa­ñol para expan­dir median­te su ayu­da su pro­duc­ti­va indus­tria cul­tu­ral. No es casua­li­dad, ni mucho menos, que una de las trans­na­cio­na­les de la indus­tria cul­tu­ral espa­ño­la, el Gru­po Pla­ne­ta, con sede fis­cal en Bar­ce­lo­na, ame­na­za­ra en voz de su pro­pie­ta­rio, J. M. Lara, con que «si Cata­lu­ña fue­ra inde­pen­dien­te, el Gru­po Pla­ne­ta se ten­dría que ir»125.

Aumen­tar los bene­fi­cios; ir pagan­do la deu­da; rein­dus­tria­li­zar y ganar com­pe­ti­ti­vi­dad; for­ta­le­cer la nación espa­ño­la a la bra­va o rene­go­cian­do con las bur­gue­sías «regio­na­les»…, estos son los obje­ti­vos fun­da­men­ta­les del blo­que de cla­ses domi­nan­te. Para defen­der este sagra­do dere­cho cuen­ta con la ines­ti­ma­ble ayu­da de la pro­gre­sía inte­lec­tual que, por ejem­plo, escri­be sobre la «con­sul­ta» pero nie­ga el dere­cho de deci­sión «uni­la­te­ral»126. Tam­bién se avan­za en el recha­zo de un supues­to carác­ter insa­cia­ble del «ser nacio­nal» en sí mis­mo127; y has­ta en un recha­zo total, polí­ti­co y éti­co, a cual­quier pre­ten­sión de inde­pen­den­cia no espa­ño­la ya que «en Espa­ña no hay un pro­ble­ma terri­to­rial, sino un aten­ta­do sepa­ra­tis­ta con­tra el dere­cho de todos»128. Des­de lue­go que exis­ten pos­tu­ras más rea­lis­tas, no cerra­das ni mucho menos tan auto­ri­ta­rias como esta últi­ma, pero aun así con­ser­van un sen­ti­do de «uni­dad». Por ejem­plo, los esfuer­zos por com­pa­gi­nar el pro­ble­ma espa­ñol, el dere­cho a deci­dir y la crea­ción de una «nue­va Espa­ña repu­bli­ca­na» y plu­ri­na­cio­nal, «otra Espa­ña»129. Sería can­sino alar­gar­nos en el lis­ta­do de opi­nio­nes sobre este particular.

Ter­mi­nan­do con la pre­gun­ta sobre si se rom­pe el Esta­do, hay que con­cluir dicien­do que por aho­ra no, que toda­vía tie­ne por delan­te una pre­ca­ria vida pues­to que sigue sien­do fun­cio­nal al capi­ta­lis­mo. La ralen­ti­za­ción del pro­ce­so sobe­ra­nis­ta que ha insi­nua­do la media­na bur­gue­sía cata­la­na130 –la gran bur­gue­sía ya se opu­so hace tiem­po– es un ali­vio para Madrid aun­que el Gobern tie­ne aún cin­co gran­des bazas: la per­sis­ten­cia del fuer­te sen­ti­mien­to cata­li­nis­ta, sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta; las dispu­tas en Madrid; la debi­li­dad del movi­mien­to obre­ro cata­lán que care­ce de un sin­di­ca­lis­mo nacio­nal como sí exis­te en Gali­za y Eus­kal Herria; el retra­so del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta; y el toda­vía esca­so des­plie­gue repre­si­vo e inti­mi­da­to­rio del Esta­do español.

La con­ti­nui­dad del Esta­do está garan­ti­za­da ade­más por la reafir­ma­ción ofi­cial de la media­na bur­gue­sía de la CAV de «ni rup­tu­ra ni inde­pen­den­cia»131 sino que asu­me el pac­tis­mo bila­te­ral con el Esta­do y su gobierno de turno. Tam­bién está refor­za­do por el nacio­na­lis­mo de un Pode­mos que «aca­ta la cons­ti­tu­ción para cam­biar­la»132; nacio­na­lis­mo disi­mu­la­do unas veces y des­ca­ra­do otras, pero que sue­le pre­fe­rir la ambi­güe­dad, la poli­se­mia, la nebli­na ideo­ló­gi­ca133 para seguir atra­yen­do votos del cen­tro iden­ti­fi­ca­dos con la línea fuer­te de Pode­mos: la «patria plu­ri­na­cio­nal»134.

Los inde­pen­den­tis­mos de izquier­da hemos de saber que «nues­tras» bur­gue­sías nece­si­tan al Esta­do espa­ñol, que lo apo­ya­rán siem­pre a cam­bio de unas con­tra­par­ti­das cedi­das por el Esta­do. El tira y aflo­ja de las cesio­nes y con­tra­par­ti­das no será ya la ante­sa­la de una rup­tu­ra inde­pen­den­tis­ta y demo­crá­ti­co-radi­cal, sino a lo sumo un rega­teo por un sobe­ra­nis­mo más apa­ren­te que real, tal vez algo más des­cen­tra­li­za­do algu­nas cues­tio­nes admi­nis­tra­ti­vas sin ape­nas impor­tan­cia para la nue­va cen­tra­li­za­ción impues­ta por la Unión Euro­pa y el Esta­do espa­ñol, bajo la égi­da de Esta­dos Uni­dos135. En las con­di­cio­nes actua­les, esta cer­ti­dum­bre es la que jus­ti­fi­ca y exi­ge el deba­te sobre qué for­mas orga­ni­za­ti­vas debe­mos desa­rro­llar para com­ba­tir al mons­truo estatal.

La nece­si­dad de la organización

Con ante­rio­ri­dad al deba­te sobre la orga­ni­za­ción, entre­ga­mos dos ponen­cias136 que reco­gen lo cen­tral del pro­ble­ma a deba­tir. Tam­bién reco­men­da­mos la intro­duc­ción al ¿Qué hacer? de Lenin137. Pero aho­ra que­re­mos recor­dar algu­nas ideas sobre las for­mas orga­ni­za­ti­vas de las y los opri­mi­dos que nun­ca pier­den vigen­cia a pesar de los siglos trans­cu­rri­dos por­que res­pon­den a la «iden­ti­dad» que reco­rre los méto­dos de las y los opri­mi­dos para resis­tir y has­ta ven­cer a los opresores.

Pode­mos ras­trear los embrio­nes de una teo­ría de la orga­ni­za­ción en dos gran­des pen­sa­do­res de la Anti­güe­dad, casi con­tem­po­rá­neos: Sun Tzu y Tucí­di­des. Sabe­mos que las luchas socia­les de todo tipo exis­tie­ron antes que ellos138, pero solo pode­mos con­je­tu­rar sobre cómo se orga­ni­za­ban. Tucí­di­des deta­lla cómo com­ba­tían los espar­ta­nos las for­mas de orga­ni­za­ción clan­des­ti­na de las y los escla­vos de la nación hilo­ta carac­te­ri­za­da por su «ardor» y deseo de liber­tad, con sus corres­pon­dien­tes tác­ti­cas y estra­te­gias repre­si­vas des­cri­tas por Tucí­di­des139: los espar­ta­nos les pro­me­tie­ron algo pare­ci­do a lo que aho­ra lla­ma­ría­mos «mejo­ras socia­les», «garan­tías demo­crá­ti­cas», «reco­no­ci­mien­to ofi­cial», etc., pero a con­di­ción de que aban­do­na­ran la clan­des­ti­ni­dad y des­ve­la­ran sus iden­ti­da­des. Así lo hicie­ron dos­cien­tos de ellos y la situa­ción se cal­mó duran­te un tiem­po, has­ta que al poco y siem­pre de noche, murie­ron los dos­cien­tos. Tucí­di­des tam­bién insis­te en el pro­ble­ma de la vigi­lan­cia de los escla­vos para que no logra­sen huir a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad140.

La preo­cu­pa­ción obse­si­va de la cla­se escla­vis­ta por aplas­tar las resis­ten­cias de las y los escla­vos, es decir, por des­tro­zar sus orga­ni­za­cio­nes clan­des­ti­nas, nace del hecho de que «don­de quie­ra que la escla­vi­tud exis­ta, lle­va en sí el ger­men de la insu­rrec­ción; y para impe­dir­la, en Gre­cia, no bas­ta­ban solo las cade­nas y cas­ti­gos que se impo­nían a los escla­vos. Pla­tón y Aris­tó­te­les acon­se­ja­ron que se ais­la­se a los escla­vos, que no se les acos­tum­bra­se a las armas, que se toma­sen de nacio­nes, razas y len­guas dife­ren­tes, y que se les die­se buen tra­to»141.

Pero estos con­se­jos solo se toma­ban en cuen­ta des­pués de repre­sio­nes pre­ven­ti­vas de una bru­ta­li­dad extre­ma: «La fuen­te prin­ci­pal de abas­te­ci­mien­to de escla­vos era el secues­tro y la con­quis­ta […] se hizo con­ve­nien­te matar a los varo­nes adul­tos por­que, habien­do sido entre­na­dos para las armas, eran difí­ci­les de mane­jar, y con­ser­var sola­men­te a las muje­res y los niños. Esta prác­ti­ca esta­ba bien esta­ble­ci­da en el siglo V a.n.e.»142. Doc­tri­na de repre­sión pre­ven­ti­va que evi­ta­ba «males mayo­res», ate­mo­ri­za­ba de por vida a las escla­vas y des­arrai­ga­ba abso­lu­ta­men­te a niños y niñas.

Tene­mos aquí uno de los pri­me­ros ejem­plos de doc­tri­na repre­si­va glo­bal, que inte­gra el palo con la zanaho­ria, la vio­len­cia con el pre­mio. Todas las pro­pues­tas son sig­ni­fi­ca­ti­vas y actua­les en lo que toca al pro­ble­ma orga­ni­za­ti­vo de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das: evi­tar su unión e impo­ner­les la des­unión indi­vi­dua­li­za­da; des­ar­mar­las e impe­dir que apren­dan a usar armas; des­na­cio­na­li­zar­las, mez­clar­las y con­fun­dir­las; y sobor­nar­las e inte­grar­las median­te el buen tra­to. Cuan­do los inte­lec­tua­les del escla­vis­mo pro­po­nían estas tác­ti­cas era por­que las y los escla­vos se orga­ni­za­ban median­te, por y para la uni­dad; prac­ti­ca­ban el supre­mo dere­cho humano a la rebe­lión; y refor­za­ban su iden­ti­dad colec­ti­va, nacio­nal, cul­tu­ral. La pre­gun­ta es ¿siguen sien­do nece­sa­rias estas prác­ti­cas organizativas?

La dia­léc­ti­ca entre las con­tra­dic­cio­nes socia­les inter­nas y las luchas ane­xio­nis­tas exter­nas en pos de escla­vos y rique­zas, o defen­si­vas, adquie­re su sen­ti­do en las con­cep­cio­nes grie­gas sobre la gue­rra en todas sus for­mas, o sea tam­bién y sobre todo de la gue­rra de saqueo, para obte­ner escla­vos y de la gue­rra repre­si­va con­tra las resis­ten­cias de esos escla­vos, en espe­cial las rea­li­za­das en su épo­ca tar­día pri­me­ro por Pla­tón y lue­go por Aris­tó­te­les. Fue este últi­mo el que más avan­zó en la natu­ra­li­za­ción del saqueo exte­rior y en la jus­ti­fi­ca­ción natu­ral de la escla­vi­za­ción143.

Con­vie­ne recor­dar que la suble­va­ción de los escla­vos gla­dia­do­res diri­gi­da por Espar­ta­co estu­vo a pun­to de fra­ca­sar al ser dela­ta­da des­de el inte­rior, dela­ción que pue­de ins­cri­bir­se den­tro de las ense­ñan­zas de Sun Tzu escri­tas casi cua­tro siglos antes de esta­llar la rebe­lión que se trans­for­ma­ría en la Segun­da Gue­rra Ser­vil en el siglo ‑I. Lea­mos estas pala­bras dichas, según Táci­to, en el Sena­do romano en el siglo I: «En la medi­da en que nues­tros escla­vos actúen como dela­to­res, pode­mos vivir como mino­ría en medio de su masa, segu­ros mien­tras ellos teman, y, por últi­mo, si mori­mos pode­mos estar segu­ros de que sere­mos ven­ga­dos. Nues­tros ante­pa­sa­dos siem­pre sos­pe­cha­ron de los escla­vos […]»144.

La casi tres veces mile­na­ria estruc­tu­ra de poder y explo­ta­ción chi­na nos ense­ña mucho sobre estra­te­gias y tác­ti­cas de los opre­so­res para des­tro­zar las orga­ni­za­cio­nes de las y los opri­mi­dos median­te la pro­pa­gan­da, el con­ven­ci­mien­to y las gue­rras. En el ‑720 el man­da­rín Fuh-Tsien creó la doc­tri­na de la mani­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca al sos­te­ner que «la repe­ti­ción es la base del cono­ci­mien­to, inclu­so si este es fal­so»145. Sun Tzu escri­bió en el Arte de la gue­rra: «Todo el arte de la gue­rra está basa­do en el enga­ño […] Ofre­ce un señue­lo a tu enemi­go para hacer­le caer en una tram­pa […] Pon­le en aprie­tos y acó­sa­le […] Si está uni­do, diví­de­le […] Atá­ca­le don­de no est�� pre­pa­ra­do»146, o tam­bién «Impal­pa­ble e inma­te­rial, el exper­to no deja hue­llas; mis­te­rio­so como una divi­ni­dad, es inau­di­ble. Así pone al enemi­go a su mer­ced»147. Frío bis­tu­rí de gue­rra social.

Tao Hanzhang, lau­rea­do gene­ral del Ejér­ci­to Popu­lar de Chi­na, ha actua­li­za­do el tex­to Sun Tzu indi­can­do lo que, para él, sigue sien­do váli­do des­pués de apro­xi­ma­da­men­te 2.500 años: siguen sien­do váli­das sus ideas sobre el espio­na­je y el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia para cono­cer al enemi­go y des­tro­zar­lo, y tam­bién para la pro­vo­ca­ción psi­co­ló­gi­ca y polí­ti­ca hacién­do­le creer cosas que no son cier­tas para que come­ta erro­res garra­fa­les148; y tam­bién son váli­dos los méto­dos de anti­ci­pa­ción, fle­xi­bi­li­dad e ini­cia­ti­va149 por razo­nes obvias.

De hecho, todo indi­ca que Sun Tzu escri­bió el libro en el con­vul­so perío­do de los Rei­nos Com­ba­tien­tes, duran­te el cual muchos pode­res se encon­tra­ban en la nece­si­dad de con­se­guir el apo­yo de la cla­se cam­pe­si­na y de la escla­va para aumen­tar la pro­duc­ción sin la cual serían derro­ta­dos. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te lle­ga­ron a con­clu­sio­nes idén­ti­cas a las de los escla­vis­tas grie­gos repre­sen­ta­dos por Pla­tón y Aris­tó­te­les en la mis­ma épo­ca pero en la otra par­te del mun­do sobre las doc­tri­nas repre­si­vas y con­tra­in­sur­gen­tes arri­ba cita­das: des­de el ‑403 y espe­cial­men­te des­de el ‑386 las refor­mas socia­les se hicie­ron urgen­tes para redu­cir el males­tar cam­pe­sino y escla­vo, lograr su cola­bo­ra­ción con las «fami­lias pode­ro­sas» y aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del trabajo.

Las refor­mas del rei­no de Wei coin­ci­den con las tác­ti­cas grie­gas de «tra­tar bien» a las y los explo­ta­dos, con otras medi­das de la épo­ca como la pla­ni­fi­ca­ción esta­tal de pre­cios bási­cos, de alma­ce­na­je de reser­vas para otros momen­tos repar­tién­do­las a pre­cios equi­ta­ti­vos, etc., así, de esta for­ma, «la vida se man­te­nía libre de zozo­bras»150. Sin un efec­ti­vo espio­na­je, infor­ma­ción, anti­ci­pa­ción e ini­cia­ti­va como com­po­nen­tes de la doc­tri­na del Poder, es decir, de la con­tra­in­sur­gen­cia pre­ven­ti­va, no podría apli­car­se esta polí­ti­ca de Esta­do que ade­lan­ta aspec­tos de la «inte­gra­ción social» bur­gue­sa des­de el siglo XIX, por no hablar de las polí­ti­cas con­tra la men­di­ci­dad y vaga­bun­deo des­de los siglos XVI y XVI para lograr la «doci­li­dad»151 de las cla­ses machacadas.

En la mis­ma épo­ca de Aris­tó­te­les, el filó­so­fo chino Men­cio, que sí admi­tía el dere­cho del pue­blo a cas­ti­gar al rey injus­to, expli­ca­ba sin embar­go que: «Quien tra­ba­ja con la men­te gobier­na, quien tra­ba­ja con las manos es gober­na­do»152. Deja­ba cons­tan­cia así de que la divi­sión entre tra­ba­jo inte­lec­tual y tra­ba­jo manual era uno de los mejo­res medios de domi­na­ción. Vivien­do una épo­ca de luchas socia­les y repre­sio­nes físi­cas, la cla­se domi­nan­te de la repú­bli­ca roma­na deci­dió pasar a la repre­sión inte­lec­tual y en ‑181 se decre­tó la públi­ca que­ma de todos los libros con­si­de­ra­dos peli­gro­sos, y en ‑173 y ‑161 la expul­sión de Roma de todos los «pen­sa­do­res peli­gro­sos»153. El con­trol del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y de la pren­sa siem­pre ha sido un ins­tru­men­to de domi­na­ción con­tra el que las domi­na­das y domi­na­dos han orga­ni­za­do muchas alternativas.

Vea­mos solo cin­co cla­ros desa­rro­llos dis­tin­tos en sus for­mas de las estra­te­gias repre­si­vas pero idén­ti­cas en su con­te­ni­do, de las cla­ses domi­nan­tes gre­co-roma­nas y chi­nas para aplas­tar las orga­ni­za­cio­nes de sus enemi­gos: Uno, la drás­ti­ca ampu­tación y cen­su­ra que hizo el ven­di­do Vol­tai­re de la obra revo­lu­cio­na­ria de Mes­lier, el «cura rojo», que en su ancia­ni­dad, a comien­zos del siglo XVIII y en secre­to silen­cio escri­bió una demo­le­do­ra denun­cia atea de los vicios y mise­rias del poder polí­ti­co-reli­gio­so. En 1762 Vol­tai­re ampu­tó deli­be­ra­da­men­te el con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio de Mes­lier, que lla­ma­ba al pue­blo a levan­tar­se en armas154. La repre­sión era tal que en esta épo­ca debe hablar­se de «los filó­so­fos clandestinos».

Dos, la repre­sión bri­tá­ni­ca para fre­nar el desa­rro­llo de los con­te­ni­dos crí­ti­co-bur­gue­ses de las ideas de Adam Smith sobre el capi­ta­lis­mo, ame­na­zan­do a varios pro­fe­so­res de eco­no­mía para que se retrac­ta­sen de sus ideas y depor­tan­do a otro a Aus­tra­lia155 a fina­les del siglo XVIII. La anti­ci­pa­ción, fle­xi­bi­li­dad e ini­cia­ti­va repre­si­va limi­tó mucho el cono­ci­mien­to crí­ti­co del capi­ta­lis­mo indus­trial nacien­te, tran­qui­li­zan­do al poder duran­te la lar­ga gue­rra napoleónica.

Tres, «en 1848 – 1849 el esta­do bri­tá­ni­co aplas­tó el car­tis­mo con la repre­sión, tal como se expli­ca en 1848: el Esta­do bri­tá­ni­co y el movi­mien­to car­tis­ta (Cam­brid­ge 1990) de John Savi­lle. Al mis­mo tiem­po, o un poco más tar­de, las revo­lu­cio­nes de 1848 en Fran­cia, Ale­ma­nia y otros paí­ses, fue­ron derro­ta­das. Marx y Engels vol­vie­ron al exi­lio; la Liga Comu­nis­ta, la orga­ni­za­ción basa­da en el Mani­fies­to comu­nis­ta, se hun­dió polí­ti­ca­men­te. […] La Pri­me­ra Inter­na­cio­nal que­bró por­que fue per­se­gui­da des­pués de la Comu­na de París. Los proudho­nis­tas en Fran­cia, que cons­ti­tuían una par­te subs­tan­cial de ella, fue­ron aplas­ta­dos con eje­cu­cio­nes, el exi­lio y la pri­sión. Los líde­res sin­di­ca­lis­tas bri­tá­ni­cos se asus­ta­ron con la Comu­na, pero la otra cara de la meda­lla fue la Ley de Refor­ma de 1867 y la Ley Sin­di­cal de 1871 que per­mi­tió a los par­ti­dos bur­gue­ses hacer ver que ellos podrían «hacer algo para la cla­se obre­ra»» 156.

Cua­tro, el que apli­có la poli­cía ale­ma­na: el embrión del par­ti­do social­de­mó­cra­ta ale­mán esta­ba con­tro­la­do polí­ti­ca­men­te por los ser­vi­cios secre­tos de Bis­marck que habían infil­tra­do al pin­tor Eichler nada menos que en el car­go de pre­si­den­te del comi­té orga­ni­za­dor157 del pri­mer Par­ti­do Socia­lis­ta ale­mán en 1863. Este agen­te infil­tra­do pro­pa­gó la idea de que el Esta­do era un ins­tru­men­to neu­tral que podía y que­ría ayu­dar al pro­le­ta­ria­do a mejo­rar su suer­te por medio del coope­ra­ti­vis­mo y otros méto­dos, de mane­ra que la ins­tau­ra­ción de la «jus­ti­cia social» se rea­li­za­ría pací­fi­ca y normalmente.

Y cin­co, el sis­te­ma repre­si­vo ita­liano que, con varian­tes duran­te la dic­ta­du­ra fas­cis­ta de 1922 – 1945, se man­tu­vo en lo esen­cial des­de el siglo XIX con­sis­ten­te en «una mez­cla de palo y zanaho­ria, de auto­ri­ta­ris­mo dra­co­niano y mise­ri­cor­dia cris­tia­na»158. Ni Pla­tón ni Sun Tzu habían oído hablar de cris­tia­nis­mo pero esta­rían ple­na­men­te de acuer­do con esta doc­tri­na repre­si­va para derro­tar la olea­da de luchas sos­te­ni­da des­de fina­les del siglo XX. Una doc­tri­na que actua­li­za­ba a prin­ci­pios del siglo XXI diver­sas tác­ti­cas clá­si­cas como la tor­tu­ra con otras inqui­si­to­ria­les como las del «arre­pen­ti­do» y «diso­cia­do»159.

Es cier­to que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta intro­du­ce una reali­dad nue­va, cua­li­ta­ti­va, en el pro­ce­so repre­si­vo y por tan­to obli­ga a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias a que su teo­ría de la orga­ni­za­ción ten­ga en cuen­ta, al menos, dos nove­da­des his­tó­ri­cas que garan­ti­zan la per­ma­nen­te repro­duc­ción amplia­da del capi­tal: el tra­ba­jo abs­trac­to y el feti­chis­mo de la mer­can­cía, pie­zas cla­ves en la legi­ti­mi­dad de la ideo­lo­gía bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos, la demo­cra­cia y el paci­fis­mo, abs­trac­ta­men­te con­si­de­ra­dos160. Aho­ra sería lar­go desa­rro­llar­las, pero sí debe­mos decir que denun­ciar­las y luchar con­tra ellas exi­ge mul­ti­pli­car la for­ma­ción teó­ri­ca y éti­ca mar­xis­ta de la mili­tan­cia. Nos limi­ta­mos a decir que la teo­ría del feti­chis­mo «per­mi­te expli­car que, en la socie­dad capi­ta­lis­ta, la explo­ta­ción que­da camu­fla­da, apa­re­cien­do el Esta­do por enci­ma de las cla­se socia­les y como el regi­dor del plus­va­lor»161.

La social­de­mo­cra­cia euro­pea no pres­tó nin­gu­na aten­ción a la lucha con­tra al feti­chis­mo de la mer­can­cía y el tra­ba­jo abs­trac­to como par­tes vita­les de la pra­xis mar­xis­ta, lo que uni­do a otras defi­cien­cias e indi­fe­ren­cias, faci­li­tó el refor­za­mien­to del paci­fis­mo, del par­la­men­ta­ris­mo y del neo­kan­tis­mo ante­rior­men­te infec­ta­dos por el socia­lis­mo utó­pi­co. Rosa Luxem­burg, Karl Liebk­necht y con­ta­dos gru­pos mili­tan­tes lle­ga­ron a com­pren­der dema­sia­do tar­de que la teo­ría de la orga­ni­za­ción es par­te sus­tan­cial del sis­te­ma teó­ri­co mar­xis­ta como matriz de cual­quier praxis.

S. Haff­ner expli­ca que Rosa y Karl sabían que eran vigi­la­dos por fuer­zas reac­cio­na­rias, cri­mi­na­li­za­dos por una cam­pa­ña mediá­ti­ca que pedía a gri­tos su muer­te, pero aun así, no toma­ron nin­gu­na medi­da de segu­ri­dad, no se escon­die­ron, siguie­ron hacien­do vida públi­ca nor­mal has­ta su deten­ción y ase­si­na­to. Según S. Haff­ner: «Esta­ban dema­sia­do inmer­sos en su labor polí­ti­ca y perio­dís­ti­ca para per­der el tiem­po pen­san­do en su segu­ri­dad per­so­nal; tal vez inclu­so dema­sia­do con­fia­dos, ya que ambos esta­ban muy acos­tum­bra­dos a los arres­tos y a las cár­ce­les como para temer­los. Pre­ci­sa­men­te debi­do a su expe­rien­cia, segu­ra­men­te duran­te mucho tiem­po no lle­ga­ron ni a ima­gi­nar que esta vez se tra­ta­ba de su vida; Rosa Luxem­burg, de for­ma con­mo­ve­do­ra, pre­pa­ró para su «arres­to» una male­ti­ta con peque­ños obje­tos per­so­na­les de poco valor y sus libros pre­fe­ri­dos que ya la habían acom­pa­ña­do a la pri­sión en otras oca­sio­nes»162.

La ruti­na es con­se­je­ra mor­tal por­que es esen­cial­men­te anti­dia­léc­ti­ca. La terri­ble repre­sión de los comu­nis­tas espar­ta­quis­tas fue faci­li­ta­da, entre otras cau­sas, por­que no habían desa­rro­lla­do a tiem­po la teo­ría de la orga­ni­za­ción ade­cua­da a la lucha revo­lu­cio­na­ria de la Ale­ma­nia de enton­ces. En 1918, la pode­ro­sa espon­ta­nei­dad des­or­ga­ni­za­da de «los moti­nes del arroz»163 en Japón ter­mi­nó en un fra­ca­so por su des­or­ga­ni­za­ción. Otro tan­to suce­de­ría pocos años des­pués con la bru­tal masa­cre del movi­mien­to obre­ro y comu­nis­ta164 en las prin­ci­pa­les ciu­da­des indus­tria­les de Chi­na entre 1924 y 1934 en la que ade­más de la débil orga­ni­za­ción tam­bién pesó y mucha la erró­nea polí­ti­ca de III Internacional.

Es un garra­fal error teó­ri­co y estra­té­gi­co redu­cir el deba­te sobre la orga­ni­za­ción solo a los pro­ble­mas de la toma de con­cien­cia, de cómo ganar elec­cio­nes, de cómo orga­ni­zar mani­fes­ta­cio­nes, medios de pren­sa, loca­les y recur­sos eco­nó­mi­cos, etc. Nadie nie­ga la impor­tan­cia de estas cues­tio­nes, pero la teo­ría mar­xis­ta de la orga­ni­za­ción va mucho más al fon­do de los pro­ble­mas: plan­tea bási­ca­men­te la cues­tión del poder en sí mis­mo des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca lar­ga. La teo­ría de la orga­ni­za­ción es un ele­men­to más de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria y vice­ver­sa, no pue­den extraer­se lec­cio­nes de la pra­xis si en su inte­rior no está la teo­ría de la organización.

Con abso­lu­ta razón his­tó­ri­ca se debe decir que: «La expe­rien­cia clan­des­ti­na de los bol­che­vi­ques, en todo caso, y las corres­pon­dien­tes for­mas orga­ni­za­ti­vas desa­rro­lla­das en aquel perío­do, les die­ron una gran ven­ta­ja, sobre todo duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, res­pec­to a los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas de la Euro­pa occi­den­tal y cen­tral. El «opor­tu­nis­mo dis­fra­za­do» de estos últi­mos fue la cau­sa de que inclu­so mar­xis­tas «de izquier­da» como Kautsky care­cie­sen, des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co y orga­ni­za­ti­vo, de la más míni­ma pre­pa­ra­ción para empren­der el tra­ba­jo clan­des­tino indis­pen­sa­ble para una opo­si­ción con­se­cuen­te a la gue­rra impe­ria­lis­ta»165.

Esa ven­ta­ja vol­vió a con­fir­mar­se entre 1918 y 1940 en Euro­pa, y muy espe­cial­men­te des­de 1941 cuan­do los comu­nis­tas fue­ron prác­ti­ca­men­te los úni­cos capa­ci­ta­dos físi­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te para orga­ni­zar gue­rri­llas de libe­ra­ción nacio­nal con­tra la ocu­pa­ción nazi­fas­cis­ta, accio­nes de «vio­len­cia patrió­ti­ca»166 prac­ti­ca­da de múl­ti­ples for­mas según las cir­cuns­tan­cia167, pero con una cons­tan­te: «Bue­na par­te de la Euro­pa ocu­pa­da fue libe­ra­da de los nazis por las orga­ni­za­cio­nes loca­les de resis­ten­cia duran­te los dos últi­mos años de la gue­rra. Al derrum­bar­se el poder nazi, esas uni­da­des habían pasa­do de ser peque­ñas uni­da­des clan­des­ti­nas a con­ver­tir­se en gran­des movi­mien­tos de masas con millo­nes de per­so­nas, la mayo­ría domi­na­das por los comu­nis­tas»168.

Ch. Bam­bery ha estu­dia­do minu­cio­sa­men­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y en el apar­ta­do dedi­ca­do a las resis­ten­cias de los pue­blos inva­di­dos por el nazi­fas­cis­mo y el mili­ta­ris­mo japo­nés extien­de sus con­clu­sio­nes más allá del perío­do de gue­rra para entrar direc­ta­men­te en algo que aho­ra nos es urgen­te: «La expe­rien­cia de la ocu­pa­ción engen­dra resis­ten­cia, como se ha podi­do com­pro­bar repe­ti­da­men­te des­de 1945. En la Euro­pa ocu­pa­da se ini­ció pron­to […] La cola­bo­ra­ción de las cla­ses diri­gen­tes euro­peas con los nazis –o, en el mejor de los casos, con­ten­ta­das con espe­rar a que los Alia­dos les libe­ra­sen– hizo que la resis­ten­cia desa­rro­lla­ra cada vez más una diná­mi­ca revo­lu­cio­na­ria pro­pia»169. Y poco des­pués: «Debi­do a sus sóli­das rela­cio­nes con los comu­nis­tas, los movi­mien­tos de resis­ten­cia euro­pea, así como aque­llos de entre los Alia­dos que ansia­ban uti­li­zar­los en con­tra de los ale­ma­nes, des­per­ta­ban las sos­pe­chas de Lon­dres y Washing­ton»170.

Los comu­nis­tas pudie­ron ejer­ci­tar el dere­cho a la rebe­lión tan rápi­da­men­te por­que esta­ban men­ta­li­za­dos psi­co­ló­gi­ca, éti­ca y teó­ri­ca­men­te para ello, y por­que cono­cían las for­mas orga­ni­za­ti­vas ade­cua­das. La teo­ría de la orga­ni­za­ción inclu­ye como ele­men­to de nece­si­dad el lla­ma­do «fac­tor sub­je­ti­vo» en su expre­sión psi­co­ló­gi­ca más ple­na: la éti­ca del dere­cho a la rebe­lión como par­te de la teo­ría estra­té­gi­ca que expli­ca que tar­de o tem­prano las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma vol­ve­rán a poner de extre­ma actua­li­dad la cues­tión del poder, de la vio­len­cia del Esta­do y de su terro­ris­mo consustancial.

Los Alia­dos sabían a su modo que den­tro de la gue­rra con­tra el nazi­fas­cis­mo había dos gue­rras dife­ren­tes: la que libra­ba el capi­tal impe­ria­lis­ta occi­den­tal con­tra las bur­gue­sías de Ale­ma­nia, Ita­lia y Japón; y la «gue­rra popu­lar […] en tan­to que amal­ga­ma de lucha de cla­ses y de nación»171 con­tra las bur­gue­sías de sus paí­ses, sobre todo con­tra las cola­bo­ra­cio­nis­tas. Des­de 1943, más y más nazi­fas­cis­tas se daban cuen­ta de que habían per­di­do la pri­me­ra gue­rra, la inter impe­ria­lis­ta, pero que se sal­va­rían si nego­cia­ban una bue­na ren­di­ción con los Alia­dos capi­ta­lis­tas por­que sus cono­ci­mien­tos se hacían insus­ti­tui­bles para ganar la segun­da, la «gue­rra popu­lar» nacio­nal y de cla­se, y para aplas­tar a la heroi­ca y deci­si­va URSS.

Los Alia­dos apren­die­ron la lec­ción antes de aca­bar la Segun­da Gue­rra Mun­dial y ya para 1944 tenían pla­nes repre­si­vos que se pon­drían en mar­cha con­tra la «gue­rra popu­lar» nada más derro­tar al nazi­fas­cis­mo. Uno de ellos era ata­car al Ejér­ci­to Rojo inte­gran­do a tro­pas ale­ma­nas «ren­di­das» a los ejér­ci­tos alia­dos, que admi­ra­ban su pre­pa­ra­ción y sus cono­ci­mien­tos sobre la fuer­za sovié­ti­ca172. Poco des­pués idea­ron varios pla­nes para lan­zar has­ta tres­cien­tas bom­bas ató­mi­cas con­tra las cien prin­ci­pa­les ciu­da­des rusas173. No hace fal­ta decir que esas medi­das ofen­si­vas con­tra la URSS se asen­ta­ban sobre otras medi­das en la reta­guar­dia euro­pea occi­den­tal para des­ar­mar a las gue­rri­llas y des­tro­zar a los comunistas.

El con­te­ni­do anti­co­mu­nis­ta del Plan Marshall era una de ellas174, al igual que la OTAN y otros más: «La Casa Blan­ca y Dow­ning Street temían que en varios paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal, y sobre todo en Ita­lia, Fran­cia, Bél­gi­ca, Fin­lan­dia y Gre­cia, los comu­nis­tas pudie­ran alcan­zar posi­cio­nes de influen­cia en el eje­cu­ti­vo y des­truir la alian­za mili­tar OTAN des­de den­tro, des­ve­lan­do secre­tos mili­ta­res y reve­lán­do­los a la URSS. Fue en este sen­ti­do que el Pen­tá­gono jun­to con la CIA, el MI6 y la OTAN, empren­dió una gue­rra secre­ta crean­do y diri­gien­do los ejér­ci­tos stay-behing como un ins­tru­men­to para mani­pu­lar y con­tro­lar la demo­cra­cia de Euro­pa occi­den­tal des­de den­tro, des­co­no­ci­do por la pobla­ción y los Par­la­men­tos euro­peos. Esta estra­te­gia lle­vó al terror y al mie­do, así como a la «humi­lla­ción y mal­tra­to de las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas», tal y como cri­ti­có correc­ta­men­te la pren­sa euro­pea»175.

La «defen­sa de la demo­cra­cia occi­den­tal» como el mejor sis­te­ma de pro­tec­ción de la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta, fue encar­ga­da a muchos anti­guos impe­ria­lis­tas ale­ma­nes de 1914 – 1918, que lue­go se hicie­ron nazis has­ta 1945, que fue­ron reclu­ta­dos por la CIA para sus gue­rras secre­tas y des­de 1955 rein­te­gra­dos en el Ejér­ci­to de Ale­ma­nia Fede­ral con altas res­pon­sa­bi­li­da­des, que a su vez fue­ron el tram­po­lín para acce­der a los man­dos cen­tra­les de la OTAN des­de 1961. Esta es la tra­yec­to­ria vital de A. Heu­sin­ger176 que ocu­pó el pues­to de más res­pon­sa­bi­li­dad mili­tar «no civil» de la OTAN entre 1961 y su reti­ro en 1964. Miles de jue­ces, poli­cías, mili­ta­res, buró­cra­tas, perio­dis­tas, pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, maes­tros e inte­lec­tua­les, diplo­má­ti­cos, etc., por no hablar del empre­sa­ria­do casi en su con­jun­to, de ideo­lo­gía nazi­fas­cis­ta y del mili­ta­ris­mo nipón177 y cola­bo­ra­do­res con ellos en los paí­ses ocu­pa­dos, fue­ron inte­gra­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te en las múl­ti­ples ramas civi­les y mili­ta­res de la OTAN y de otros aparatos.

Que nadie crea que se han des­man­te­la­do estos y otros ser­vi­cios, orga­nis­mos, equi­pos, etc., una vez auto­di­suel­to el Pac­to de Var­so­via e implo­sio­na­da la URSS. Sim­ple­men­te se han adap­ta­do a las nue­vas nece­si­da­des del impe­ria­lis­mo occi­den­tal178. No tene­mos que recu­rrir a los ata­ques de la OTAN fue­ra de Euro­pa, bas­ta con ver su expan­sión hacia el Este, para cer­car y pre­sio­nar a Rusia, y sobre todo su papel en «la des­truc­ción de Yugos­la­via»179 entre 1990 y 2008 como base impres­cin­di­ble de Esta­dos Uni­dos para pos­te­rio­res expan­sio­nes. Pero esta es una par­te de la invo­lu­ción reac­cio­na­ria que está impo­nien­do la bur­gue­sía euro­pea, retro­ce­so rigu­ro­sa­men­te estu­dia­do y denun­cia­do por Ley­la Carri­llo por su alcan­ce glo­bal, por­que anu­lan dere­chos teni­dos como fun­da­men­ta­les has­ta aho­ra por la pro­pia ideo­lo­gía bur­gue­sa180.

Mien­tras la OTAN des­truía Yugos­la­via, des­de 2003 el fas­cis­mo hon­ra­ba públi­ca­men­te la memo­ria de Mus­so­li­ni181 cele­bran­do una con­ven­ción anual en el nor­te de Ita­lia, con la pasi­vi­dad del Esta­do. Uno más de los muchos actos de apo­lo­gía del nazi­fas­cis­mo que se rea­li­zan en la Unión Euro­pea. Pero a dife­ren­cia del fas­cis­mo de 1922 – 1945 el actual está cada vez más mun­dia­li­za­do y estre­cha­men­te conec­ta­do con los apa­ra­tos mili­ta­res esta­ta­les y pri­va­dos de los capi­ta­lis­mos impe­ria­lis­tas median­te ejér­ci­tos pri­va­dos182 lega­les que supe­ran en poder e influen­cia a los Frei­korps, Cami­sas Negras, SA y SS, Guar­dia de Hie­rro, Falan­ge, etc.

En el Esta­do espa­ñol las liber­ta­des demo­crá­ti­cas de expre­sión e infor­ma­ción183 están empeo­ran­do por ter­cer año con­se­cu­ti­vo según la inves­ti­ga­ción de FUNCIVA, que otor­ga una pun­tua­ción de 6,58 sobre 10 en el res­pe­to de las liber­ta­des. Median­te la Ley Mor­da­za184 el lla­ma­do «poder judi­cial» pier­de potes­tad sobre 3 millo­nes de infrac­cio­nes que que­dan a libre arbi­tra­rie­dad de la poli­cía185. Dicho en gene­ral, el PP ha ases­ta­do un seve­ro gol­pe repre­si­vo186 duran­te los cua­tro años de legis­la­tu­ra que aca­ba de con­cluir. Estas y otras leyes van crean­do el cal­do de cul­ti­vo ideo­ló­gi­co y polí­ti­co para anu­lar un dere­cho con­cre­to, el de huel­ga187, que si es prohi­bi­do va a obli­gar al movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal, y a la izquier­da mili­tan­te, a vol­ver a for­mas orga­ni­za­ti­vas semi­clan­des­ti­nas o clan­des­ti­nas para orga­ni­zar la lucha en el inte­rior del tra­ba­jo explo­ta­do, actua­li­zan­do anti­guos méto­dos orga­ni­za­ti­vos que pare­cían ya periclitados.

Inde­pen­dien­te­men­te de si los posi­bles acuer­dos polí­ti­cos con­clu­yan en un gobierno de cen­tro refor­mis­ta que anu­le o dero­gue muchas o algu­nas de las leyes repre­si­vas impues­tas por el PP en la ante­rior legis­la­tu­ra, al mar­gen de esto y como prin­ci­pio de pre­cau­ción, es con­ve­nien­te ade­cuar la teo­ría de la orga­ni­za­ción a las nece­si­da­des revo­lu­cio­na­rias del pre­sen­te y del pre­vi­si­ble futu­ro por­que sigue sien­do váli­da la adver­ten­cia de V. Ser­ge: «La Segu­ri­dad Polí­ti­ca debe ten­der a des­truir el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en el momen­to de su mayor acti­vi­dad y no des­viar su tra­ba­jo dedi­cán­do­se a empre­sas meno­res. De mane­ra que el prin­ci­pio es dejar desa­rro­llar­se el movi­mien­to para lue­go liqui­dar­lo mejor»188.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 21 de enero de 2016

  1. J. Beins­tein: Cam­bios deci­si­vos en el sis­te­ma glo­bal. Entre ilu­sio­nes y gue­rras deses­pe­ra­das con­tra el tiem­po, 21 de octu­bre de 2014, y Cri­sis petro­le­ra y decli­na­ción sis­té­mi­ca mun­dial, 26 de mayo de 2015, ambos en (www​.lahai​ne​.org).
  2. V. I. Lenin: «Resu­men del libro de Hegel «Cien­cia de la Lógi­ca»», Cua­der­nos filo­só­fi­cos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1986, tomo 29, pp. 112 – 145.
  3. X. Arri­za­ba­lo: Capi­ta­lis­mo y eco­no­mía mun­dial, IME, Madrid 2014. 
  4. AA.VV.: Ele­men­tos de aná­li­sis eco­nó­mi­co mar­xis­ta, Cata­ra­ta, Madrid 2002, pp. 72 – 74. 
  5. K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 197, libro III, pp. 213 – 263. 
  6. M. Roberts: La teo­ría mar­xis­ta de las cri­sis eco­nó­mi­cas en el capi­ta­lis­mo, 7 de enero de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  7. J. M. Ber­mu­do: La Filo­so­fía moder­na y su pro­yec­ción con­tem­po­rá­nea, Bar­ca­no­va, Bar­ce­lo­na 1983, pp. 267 – 360. 
  8. Z. M. Orudzhev: La dia­léc­ti­ca como sis­te­ma, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1978, p. 93. 
  9. I. Gil de San Vicen­te: Pen­sar y prac­ti­car colec­ti­va­men­te el mar­xis­mo, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2014, pp. 61 – 95. 
  10. La obra de Car­los Marx y Fede­ri­co Engels fren­te al siglo XXI, de enero de 2003, con últi­ma edi­ción digi­tal el 7 de diciem­bre de 2015 (www​.kmarx​.word​press​.com); El mar­xis­mo como teo­ría matriz, 18 de mayo de 2011 (www​.matxin​gu​nea​.org). Hay edi­ción en for­ma­to libro en Edic. Trin­che­ra, Cara­cas 2012.
  11. Bo Gus­taf­son: Mar­xis­mo y revi­sio­nis­mo, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1975, pp. 430 – 434. 
  12. D. Ben­saïd: Marx intem­pes­ti­vo, Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2003, p. 24.
  13. K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro I, pp. 647 – 649.
  14. 210 Infor­me de OXFAM, p. 4, 18 de enero de 2016 (www​.oxfa​min​ter​mon​.org).
  15. A. Booth: El Capi­tal de Pik­kety y el fan­tas­ma de la des­igual­dad, 24 de sep­tiem­bre de 2014 (www​.mar​xist​.com​.es).
  16. P. Bach: Des­igual­dad, cri­sis y uto­pía refor­mis­ta, 27 de junio de 2015 (www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com).
  17. M. Garri­do: «La filo­so­fía de la cien­cia en el siglo XX», El lega­do filo­só­fi­co y cien­tí­fi­co del siglo XX, Cáte­dra, Madrid 2005, pp. 723 – 742. 
  18. C. Sán­chez: Sui­ci­dios, espio­na­je, nepo­tis­mo… La Ofi­ci­na Euro­pea de paten­tes es un pol­vo­rín, 26 de noviem­bre de 2015 (www​.elcon​fi​den​cial​.com).
  19. C. Soriano: Cien­cia, publi­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y cien­cio­me­tría. Una apro­xi­ma­ción crí­ti­ca, 30 de enero de 2015 (www​.mar​xis​mo​cri​ti​co​.com).
  20. J. Muñoz: «Filo­so­fía de la pra­xis y teo­ría gene­ral del méto­do», Lec­tu­ras de filo­so­fía con­tem­po­rá­nea, Mate­ria­les, Bar­ce­lo­na 1978, p. 177.
  21. J. Muñoz: «Filo­so­fía de la pra­xis y teo­ría gene­ral del méto­do», Lec­tu­ras de filo­so­fía con­tem­po­rá­nea, Mate­ria­les, Bar­ce­lo­na 1978, p. 180.
  22. D. Har­vey: Guía de El Capi­tal de Marx, libro I, Akal, Madrid 2014, p. 20.
  23. I. Gil de San Vicen­te: Mar­xis­mo vs socio­lo­gía. Las cien­cias socia­les como ins­tru­men­to del impe­ria­lis­mo, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2012.
  24. P. Chat­to­padh­yay: «El tra­ba­jo de la mujer en el capi­ta­lis­mo y Marx», Marx Aho­ra, nº 12/​2001, p. 75.
  25. K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, pp. 719 – 720.
  26. K. Marx: «Los Deba­tes sobre la Ley acer­ca del Robo de Leña», En Defen­sa de la liber­tad, Los artícu­los de la Gace­ta Rena­na 1842 – 1843, Fer­nan­do Torres Edi­tor, Valen­cia 1983, p. 213.
  27. E. Bloch: El prin­ci­pio espe­ran­za, Agui­lar, Madrid 1979, tomo II, p. 494 y ss. 
  28. T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2012, p. 127.
  29. R. Duna­yevs­ka­ya: El poder de la nega­ti­vi­dad. Escri­tos sobre la dia­léc­ti­ca en Hegel y Marx, Edit. Biblos, Bue­nos Aires 2010, p. 306. 
  30. K. Marx: Mise­ria de la filo­so­fía, Agui­lar, Madrid 1973, pp. 242 – 243.
  31. H. Clea­ver: Una lec­tu­ra polí­ti­ca de El Capi­tal, FCE, 1985, pp. 71 – 72.
  32. I. Gil de San Vicen­te: Borra­dor sobre ten­den­cias capi­ta­lis­tas, 3 de octu­bre de 2015 (www​.matxin​gu​nea​.org).
  33. E. Man­del: El Capi­tal, Cien años de con­tro­ver­sias en torno a la obra de Karl Marx, Siglo XXI, Méxi­co 1985, p. 81.
  34. L. Sichi­ro­llo: Dia­léc­ti­ca, Labor, Bar­ce­lo­na 1976, p. 21. 
  35. F. Mar­kov­kits: Marx en el jar­dín de Epi­cu­ro, Madrá­go­ra, Bar­ce­lo­na 1975, pp. 115 – 120.
  36. J. Elleins­tein: Marx, su vida, su obra, Argos Ver­ga­ra, Bar­ce­lo­na 1985, pp. 285 – 286.
  37. I. Gil de San Vicen­te: La éti­ca mar­xis­ta como crí­ti­ca radi­cal de la éti­ca bur­gue­sa. 29 de sep­tiem­bre de 2002 (www​.matxin​gu​nea​.org).
  38. P. Char­bon­nat: His­to­ria de las filo­so­fías mate­ria­lis­tas, Biblio­te­ca Buri­dán, Bar­ce­lo­na 2010, p. 450. 
  39. K. Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1973, libro III, pp. 232 – 239.
  40. I. Gil de San Vicen­te: Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, 18 de enero de 2016 (www​.boltxe​.eus).
  41. Lob­bies sani­ta­rios, corrup­ción y opa­ci­dad: el des­man­te­la­mien­to de la sani­dad madri­le­ña. 26 de noviem­bre de 2015 (www​.ela​sal​mon​con​tra​co​rrien​te​.es), y C. Cruz Rojo, «La salud, nece­si­dad de los pue­blos», Dere­chos Huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va. Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 284 – 427.
  42. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p. 111. 
  43. Buja­rin y Pre­obrazhens­ki: ABC del Comu­nis­mo, Fon­ta­ma­ra, Bar­ce­lo­na 1977, pp. 134 – 136.
  44. I. Més­zá­ros: La teo­ría de la ena­je­na­ción en Marx, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2005, p. 172.
  45. I. Gil de San Vicen­te: La dia­léc­ti­ca como arma, méto­do, con­cep­ción y arte, 4 de octu­bre de 2007 (www​.rebe​lion​.org).
  46. A. Woods: 2016: Un mun­do en el filo de la nava­ja, 6 de enero de 2016 (www​.lucha​de​cla​ses​.org).
  47. D. Sibony: «De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca», Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va, Arman­do Ver­di­glio­ne, Edit. Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1976, p. 108.
  48. E. Fromm: El mie­do a la liber­tad, Pla­ne­ta-Agos­ti­ni, Bar­ce­lo­na 1985, p. 176.
  49. J. Bal­boa: Entre el mie­do y la vio­len­cia. Estra­te­gia de terror y de repre­sión para el con­trol social, 6 de junio de 2006 (www​.lahai​ne​.org).
  50. G. Jer­vis: Manual crí­ti­co de psi­quia­tría, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na, p. 207.
  51. C. Gur­mén­dez, La alie­na­ción huma­na. Edit. Ayu­so, Madrid 1973, pp. 105 – 115.
  52. W. Reich: Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo, Edit. Ayu­so, Madrid 1972, p. 32. 
  53. AA.VV.: Tras la facha­da de las teo­rías bur­gue­sas, Orbe, La Haba­na 1975. 
  54. F. Jame­son: «Aná­li­sis ideo­ló­gi­co: Un manual», Valen­cias de la dia­léc­ti­ca, Edit. Tier­na Caden­cia, Bue­nos Aires 2013, p. 367.
  55. L. Trotsky: «¡No fas­ti­die usted más!», Per­fi­les polí­ti­cos, Edit. Ayu­so, Madrid 1981, p. 130. 
  56. P. Moli­na: Mar­xis­mo como tra­ge­dia, Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, 1992, p. 273.
  57. K. Marx: Tesis sobre Feuer­bach, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, pp. 8 – 9.
  58. N. Kohan: «La heren­cia del feti­chis­mo y el desa­fío de la hege­mo­nía en tiem­pos de rebe­lión», Con san­gre en las venas, Ocean Sur, Bogo­tá 2007, p. 100.
  59. V. I. Lenin: «Resu­men del libro de Hegel «Cien­cia de la Lógi­ca»», Cua­der­nos filo­só­fi­cos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1986, tomo 29, p. 191.
  60. V. I. Lenin: «Resu­men del libro de Hegel «Cien­cia de la Lógi­ca»», Cua­der­nos filo­só­fi­cos, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1986, tomo 29, pp. 192 – 193. 
  61. A. Ara­na: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997.
  62. L. Már­mo­ra: El con­cep­to socia­lis­ta de nación, PyP, Méxi­co, 1986, nº 96, pp. 98 – 101.
  63. J. Vera­za: Lucha por la Nación en la Glo­ba­li­za­ción. ¿Quién en la lucha? y ¿Por qué tipo de nación?, Para­dig­mas y Uto­pías, Edit. Íta­ca, Méxi­co 2005, pp. 45 – 48. 
  64. A. C. Diners­tein: «Reco­bran­do la mate­ria­li­dad: el des­em­pleo y la sub­je­ti­vi­dad invi­si­ble del tra­ba­jo», El tra­ba­jo en deba­te, Edit. Herra­mien­ta, Bue­nos Aires 2009, pp, 243 – 268.
  65. K. Marx: Grun­dris­se, Ele­men­tos fun­da­men­ta­les para la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca (Borra­dor) 1857 – 1858), Siglo XXI, Madrid 1976, tomo I, pp. 367 y ss.
  66. K.Marx: El Capi­tal, FCE, Méxi­co 1971, libro III, pp. 322 – 323, y 731 – 735.
  67. A. Gar­cía-Line­ra: For­ma valor y for­ma comu­ni­dad, Clac­so, Mue­la del dia­blo y Comu­na, La Paz, Boli­via 2009, pp. 203 – 230. 
  68. I. Gil de San Vicen­te: Eus­kal Herria nece­si­ta la inde­pen­den­cia socia­lis­ta, 18 de enero de 2016 (www​.boltxe​.eus).
  69. E. Julia­na: 17 de enero de 2016 (www​.lavan​guar​dia​.com).
  70. N. Domín­guez: Una masa­cre de hace 10.000 años habla de los orí­ge­nes de la gue­rra, 20 de enero de 2016 (www.elpaís.com).
  71. AA.VV.: Los impe­rios del anti­guo orien­te II, Siglo XXI, Madrid 1992, pp. 158 – 161.
  72. I. Gil de San Vicen­te: ¿Por qué luchan los pue­blos?, 29 de junio de 2006, p. 47 (www​.matxin​gue​na​.org).
  73. G. Thom­son: Los pri­me­ros filó­so­fos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2009, p. 183.
  74. L. Mon­tross: His­to­ria de las gue­rras, Edit. Jano, Bar­ce­lo­na 1963, p. 102.
  75. J. Chin­go: «A ocho años del comien­zo de la cri­sis mun­dial», Estra­te­gia Inter­na­cio­nal, nº 29, enero de 2016, pp. 203 – 213.
  76. 8 de octu­bre de 2014 (www​.elpais​.com).
  77. 1 de enero de 2016 (www​.eldia​rio​.es).
  78. 24 de diciem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  79. I. Mazo: El Esta­do auto­nó­mi­co y la teo­ría de la orga­ni­za­ción, 14 de enero de 2016 (www​.cin​co​dias​.com).
  80. R. Cen­teno: ¿Y cómo se arre­gla Espa­ña?, 11 de enero de 2016 (www​.elcon​fi​den​cial​.com).
  81. Edi­to­rial, Diá­lo­go, esta­bi­li­dad, refor­mas y cer­ti­dum­bre, 13 de enero de 2016 (www​.cin​co​dias​.com).
  82. 15 de enero de 2016 (www​.abc​.es).
  83. R. Pas­cual: BBVA ase­gu­ra que la incer­ti­dum­bre polí­ti­ca ya afec­ta a la eco­no­mía, 8 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  84. N. Unmack: Hacia el mer­ca­do úni­co de capi­ta­les, 1 de octu­bre de 2015 (www​.cin​co​dias​.com).
  85. D. Fer­nán­dez: Las accio­nes espa­ño­las en manos extran­je­ras están en récord his­tó­ri­co, 23 de junio de 2015 (www​.elpais​.com).
  86. 16 de agos­to de 2015 (www​.eldia​rio​.es).
  87. S. Pérez Ramos: Quin­ce evi­den­cias eco­nó­mi­cas que no se pue­den olvi­dar, 18 de diciem­bre de 2015 (www​.publi​co​.es).
  88. 19 de febre­ro de 2015 (www​.elblog​sal​mon​.com).
  89. 5 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.elcon​fi​den​cial​.com).
  90. 15 de enero de 2016 (www​.elpais​.com).
  91. 14 de mar­zo de 2014 (www​.dia​go​nal​.com).
  92. 9 de enero de 2016 (www​.gurus​blog​.com).
  93. 15 de enero de 2016 (www​.abc​.es).
  94. 10 de enero de 2016 (www​.expan​sion​.com).
  95. R. Cen­teno: Diez años de PSOE/​PP: Ibex ‑14%, Dax +92%, 4 de enero de 2016 (www​.elcon​fi​den​cial​.com).
  96. 10 de enero de 2016 (www​.elmun​do​.es).
  97. 10 de enero de 2016 (www​.expan​sion​.com).
  98. 15 de enero de 2016 (www​.publi​co​.es).
  99. 8 de enero de 2016 (www​.elpais​.com)
  100. 8 de enero de 2016 (www​.lavan​guar​dia​.com)
  101. M. Gol­den­berg y N. Vano­li: Gre­cia, ser­vi­dum­bre de la deu­da o el óxi, 30 de diciem­bre de 2015 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  102. J. M. de la Viña: Rein­dus­tria­li­zar Espa­ña, un pro­yec­to de Esta­do, 8 de enero de 2016 (www​.elcon​fi​den​cial​.com).
  103. P. P. Por­ti­na­ro: Esta­do, Cla­ves, Bue­nos Aires 2003, pp. 86 – 90.
  104. 9 de noviem­bre de 2013 (www​.abc​.es).
  105. 7 de agos­to de 2015 (www​.cin​co​dias​.com).
  106. 26 de noviem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  107. Alier­ta: No somos cons­cien­tes del cam­bo que se va a pro­du­cir, 15 de enero de 2016 (www​.expan​sion​.com).
  108. 20 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  109. 16 de enero de 2015 (www​.elpais​.com).
  110. 15 de sep­tiem­bre de 2015 (www​.abc​.es).
  111. 13 de junio de 2014 (www​.ran​kia​.com).
  112. Marea Gra­na­te: El Gobierno mini­mi­za deli­be­ra­da­men­te los datos de la emi­gra­ción espa­ño­la, 15 de junio de 2015 (www​.marea​gra​na​te​.org).
  113. 17 de enero de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  114. J. Cal­de­rón: Cada vez menos docen­tes y sani­ta­rios, 6 de enero de 2016 (www​.laiz​quier​da​dia​rio​.com).
  115. 15 de enero de 2016 (www​.expan​sion​.com).
  116. I. Gar­cía Igle­sias: Espa­ña dupli­ca en eco­no­mía sumer­gi­da a Fran­cia y Rei­no Uni­do, 26 de noviem­bre de 2014 (www​.cin​co​dias​.com).
  117. J. Doz: El escan­da­lo­so caso de la des­igual­dad en Espa­ña: el papel de los sala­rios, 8 de enero de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  118. 15 de enero de 2016 (www​.eldia​rio​.es).
  119. I. Gil de San Vicen­te: «El pro­ble­ma espa­ñol y el nacio­na­lis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña», El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol. Crí­ti­ca de una his­to­ria de domi­na­ción, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 15 – 42. Exis­te ver­sión en la red, del 4 de diciem­bre de 2015 (www​.boltxe​.eus).
  120. 4 de diciem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  121. A. J. Mora y J. J. Mateo: Ciu­da­da­nos plan­tea en Anda­lu­cía el estu­dio del cata­lán, eus­ke­ra y galle­go, 15 de enero de 2016 (www​.elpais​.com).
  122. X. Vidal-Folch: Espan­ya, Espai­nia, Espa­ña, 8 de diciem­bre de 2015 (www​.elpais​.com).
  123. Euri Ipa­rra­gi­rre: Herri Kul­tu­ra I, 10 de noviem­bre de 2015; Herri Kul­tu­ra II, 10 de diciem­bre de 2015 (www​.boltxe​.info).
  124. A. López: Holly­wood, Nues­tra Amé­ri­ca y los lati­nos, Edi­cio­nes Unión, La Haba­na, 2012, p. 91.
  125. 28 de sep­tiem­bre de 2012 (www​.lavan​guar​dia​.com).
  126. O. Sán­chez Muñoz: Con­sul­ta, sí. Dere­cho a deci­dir uni­la­te­ral­men­te, 7 de enero de 2016 (www​.publi​co​.es).
  127. I. Zube­ro: La inso­por­ta­ble insa­cia­bi­li­dad del ser nacio­nal, 6 de enero de 2016 (www​.eldia​rio​.es).
  128. F. Sava­ter: Ni pode­mos ni debe­mos, 7 de enero de 2016 (www​.elpais​.com).
  129. V. Nava­rro: La rede­fi­ni­ción de Espa­ña, 17 de diciem­bre de 2015; ¿Qué hay detrás de la defen­sa de la uni­dad de Espa­ña?, 30 de diciem­bre de 2015 (www​.publi​co​.es).
  130. Los líde­res cata­la­nes admi­ten que la sece­sión pue­de supe­rar los 18 meses, 18 de enero de 2016 (www​.elpais​.com).
  131. 12 de enero de 2016 (www​.gara​.eus).
  132. 13 de enero de 2016 (www​.elpais​.com).
  133. I. Erre­jón: Abrien­do bre­cha: apun­tes estra­té­gi­cos tras las elec­cio­nes gene­ra­les, 11 de enero de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  134. M. Mar­tí­nez Romano: Cons­tru­yen­do una patria plu­ri­na­cio­nal, 18 de enero de 2016 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  135. E. Llo­pis: La «inte­gra­ción» euro­pea, bajo la égi­da de EEUU y el FMI, 4 de enero de 2016 (www​.rebe​lion​.org).
  136. I. Gil de San Vicen­te: ¿Por qué y cómo debe­mos orga­ni­zar­nos?, 29 mayo de 2011; ¿Para qué y cómo debe­mos orga­ni­zar­nos?, 26 de junio de 2011, ambas en (www​.matxin​gu​nea​.org). El colec­ti­vo Borro­ka garaia da vol­vió a publi­car en su pági­na web las dos ponen­cias más una bre­ve pre­sen­ta­ción, en el tex­to titu­la­do Orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, del 28 de enero de 2013. 
  137. I. Gil de San Vicen­te: ¿Por qué edi­tar el «¿Qué hacer?» en Eus­kal Herria?, 24 de junio de 2014 (www​.matxin​gu​nea​.org) y en for­ma­to libro en Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2014.
  138. AA.VV.: Días rebel­des. Cró­ni­cas de insu­mi­sión, Octae­dro, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 10 – 19.
  139. Tucí­di­des: His­to­ria de la gue­rra del Pelo­po­ne­so, Akal, Madrid 1989, p. 310.
  140. Tucí­di­des: His­to­ria de la gue­rra del Pelo­po­ne­so, Akal, Madrid 1989, p. 485.
  141. José Anto­nio Saco: His­to­ria de la escla­vi­tud, Biblio­te­ca Júcar, Madrid 1974, p. 41 – 42.
  142. G. Thom­son: Los pri­me­ros filó­so­fos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2009. p. 18.
  143. J. Ama­deo y G. Rojas: «La cate­go­ría de «gue­rra» en el pen­sa­mien­to pla­tó­ni­co-aris­to­té­li­co», La Filo­so­fía Polí­ti­ca Clá­si­ca. De la Anti­güe­dad al Rena­ci­mien­to, A. Borón (compd) Clac­so, Argen­ti­na 2003, pp. 269 – 274.
  144. K. Hop­kins: Con­quis­ta­do­res y escla­vos, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1981, p. 150.
  145. E. Ferrer Rodrí­guez: De la lucha de cla­ses a la lucha de fra­ses, Tau­rus, Méxi­co 1995, p. 26.
  146. Sun Tzu: El arte de la gue­rra, Fun­da­men­tos, Madrid 1974, pp. 49 – 53.
  147. Sun Tzu: El arte de la gue­rra, Fun­da­men­tos, Madrid 1974, p. 90. 
  148. Tao Hanzhang, El Arte de la Gue­rra de Sun Tzu, Alto­rrey, Bue­nos Aires, 1997, pp. 59 – 62.
  149. Tao Hanzhang: El Arte de la Gue­rra de Sun Tzu, Alto­rrey, Bue­nos Aires 1997, pp. 49 – 57.
  150. Bai Shou­yi et alii: Bre­ve his­to­ria de Chi­na, Edi­cio­nes en len­guas extran­je­ras, Bei­jing 1984, pp. 92 – 93.
  151. A. de Swaan: A car­go del Esta­do, Poma­res-Corre­dor, Bar­ce­lo­na 1992, pp. 25 – 67. 
  152. Bai Shou­yi et alii: Bre­ve his­to­ria de Chi­na, Len­guas Extran­je­ras, Bei­jing 1984, p. 114. 
  153. J. L. Mur­ga: Rebel­des a la repú­bli­ca, Ariel, Bar­ce­lo­na 1979, pp. 121 – 122.
  154. J. M. Ber­mu­do: La Filo­so­fía moder­na y su pro­yec­ción con­tem­po­rá­nea, Bar­ca­no­va, Bar­ce­lo­na 1983, pp. 144 – 147.
  155. N. David­son: Trans­for­mar el mun­do, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 145 – 146.
  156. M. Mac­nair: Las lec­cio­nes de Erfurt: la Segun­da Inter­na­cio­nal ¿se basó en «par­ti­dos de toda la cla­se»?, 13 de octu­bre de 2013 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  157. J. Droz: «Los orí­ge­nes de la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Des­tino, Bar­ce­lo­na 1976, tomo 1, p. 481.
  158. A. Ste­lla: Días de sue­ño y plo­mo. Vivir la insu­rrec­ción en la Ita­lia de los 70, Virus, Bar­ce­lo­na 2015, p. 173.
  159. A. Ste­lla: Días de sue­ño y plo­mo. Vivir la insu­rrec­ción en la Ita­lia de los 70, Virus, Bar­ce­lo­na 2015, p. 160.
  160. C. Cruz Rojo e I. Gil de San Vicen­te: Dere­chos Huma­nos, arma de des­truc­ción masi­va, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 105 – 154.
  161. AA.VV.: Ele­men­tos de aná­li­sis eco­nó­mi­co mar­xis­ta, Cata­ra­ta, Madrid 2002, p. 27. 
  162. S. Haff­ner: La revo­lu­ción ale­ma­na de 1918 – 1919, Inedi­taE­di­to­res, Bar­ce­lo­na 2005. p, 161.
  163. J. P. Vilai­ne: «Los moti­nes del arroz», Días rebel­des, Octae­dro, Bar­ce­lo­na 2009, pp. 198 – 201.
  164. J. Ches­naux: «El socia­lis­mo en Extre­mo Orien­te: el naci­mien­to de la Chi­na comu­nis­ta», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Des­tino, Bar­ce­lo­na 1982, tomo III – De 1918 a 1945, pp. 144 – 148.
  165. M. Jhons­to­ne: «Un ins­tru­men­to polí­ti­co de nue­vo tipo: el par­ti­do leni­nis­ta de van­guar­dia», His­to­ria del mar­xis­mo, Bru­gue­ra, 1983, t. 7 (I), p. 435.
  166. R. Miller: «La Resis­ten­cia I», La Segun­da Gue­rra Mun­dial, Time Life Folio, Bar­ce­lo­na 1996, p. 18.
  167. G. Kol­ko: El siglo de las gue­rras. Polí­ti­ca, con­flic­tos y socie­dad des­de 1914, Pai­dós, Bar­ce­lo­na 2004, p. 214.
  168. N. Faulk­ner: De los nean­der­ta­les a los neo­li­be­ra­les, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2014, p. 395.
  169. Ch. Bam­bury: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, p. 263. 
  170. Ch. Bam­bury: His­to­ria mar­xis­ta de la segun­da gue­rra mun­dial, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2015, p. 266.
  171. D. Glucks­rein, La otra his­to­ria de la segun­da gue­rra mun­dial. Ariel, Bar­ce­lo­na 2013, p. 245.
  172. J. R. Pau­wels, El mito de la gue­rra bue­na. Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia, 2002, pp. 163 – 176.
  173. J. Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, p. 47.
  174. D. H. Ald­croft: La eco­no­mía euro­pea 1914 – 2012, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2013, p. 217. 
  175. Danie­le Gan­ser: Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN, El Vie­jo Topo, Bar­ce­lo­na 2010, p. 336.
  176. M. de Ayu­so: Adolf Heu­sin­ger: la his­to­ria del gene­ral nazi que aca­bó diri­gien­do la OTAN, 10 de enero de 2016 (www​.elmun​do​.es).
  177. J. Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio. Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 25 – 32. 
  178. I. Gil de San Vicen­te: ¿Aca­bar con la OTAN median­te elec­cio­nes euro­peas?, 11 de abril de 2014 (www​.matxin​gu​nea​.org).
  179. J. Fon­ta­na: Por el bien del impe­rio, Pasado&Presente, Bar­ce­lo­na 2013, pp. 794 – 803. 
  180. L. Carri­llo Ramí­rez: La Unión Euro­pea y los dere­chos huma­nos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2010, pp. 138 – 139.
  181. A. Ste­lla: Días de sue­ño y plo­mo. Vivir la insu­rrec­ción en la Ita­lia de los 70, Virus, Bar­ce­lo­na 2015, p. 177.
  182. P. Phi­llips: El fas­cis­mo del siglo 21: Empre­sas mili­ta­res pri­va­das sir­ven a la cla­se capi­ta­lis­ta trans­na­cio­nal, 22 de octu­bre de 2015 (www​.elcla​rin​.cl).
  183. 30 de diciem­bre de 2015 (www​.kao​sen​la​red​.net).
  184. I. Gil de San Vicen­te: Con­tra el endu­re­ci­mien­to de la Ley Mor­da­za, 3 de julio de 2015 (www​.matxin​gu​nea​.org).
  185. 27 de junio de 2015 (www​.elpais​.com).
  186. E. Muriel, En esta legis­la­tu­ra ha habi­do un pun­to de infle­xión gra­ve en el plano repre­si­vo, 26 de diciem­bre de 2015 (www​.lama​rea​.com) .
  187. CCOO, Rei­no de Espa­ña, el dere­cho de huel­ga en el ban­qui­llo, 16 de enero de 2016 (www​.sin​per​mi​so​.info).
  188. V. Ser­ge, Lo que todo revo­lu­cio­na­rio debe saber sobre la repre­sión, ERA, Méxi­co 1973, p. 21. Hay edi­ción de Boltxe Libua­ruak, Bil­bo, de 2013, y está dis­po­ni­ble en la red.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *