Elkar­tzen exi­ge unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos y que repar­tan la rique­za como ins­tru­men­to para poner freno al mode­lo pre­ca­rio que des­de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes se nos impo­ne

Los pre­su­pues­tos, un ins­tru­men­to de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca a favor del capi­ta­lis­mo

Los pre­su­pues­tos son un ins­tru­men­to cla­ve para repar­tir la rique­za y garan­ti­zar a todas las per­so­nas los míni­mos mate­ria­les nece­sa­rios para vivir con dig­ni­dad. No pode­mos dejar en manos del poder capi­ta­lis­ta y sus par­ti­dos del régi­men las deci­sio­nes en mate­ria pre­su­pues­ta­ria. Tene­mos que tomar la ini­cia­ti­va y ser cons­cien­tes de que hablar de pre­su­pues­tos es hablar de cómo recau­da­mos, en qué gas­ta­mos lo recau­da­do y quién deci­de cómo se lle­va a cabo este pro­ce­so. No esta­mos hablan­do sólo de gas­tos.

Las per­so­nas y colec­ti­vos socia­les debe­mos poder apor­tar, ela­bo­rar y deci­dir cuá­les son las nece­si­da­des y las prio­ri­da­des, de dón­de y cómo con­se­guir los ingre­sos y qué tipo de gas­tos hay que rea­li­zar y cuá­les no. Hay que cons­truir des­de aba­jo y las per­so­nas debe­mos ser pro­ta­go­nis­tas acti­vas, par­ti­ci­pan­do, deci­dien­do y crean­do un con­tra­po­der popu­lar. Por eso, exi­gi­mos un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo desa­rro­lla­do des­de aba­jo para rea­li­zar unos pre­su­pues­tos socia­les. Pre­su­pues­tos hechos por el pue­blo y para el pue­blo. Sobra dine­ro para cubrir las nece­si­da­des mate­ria­les bási­cas de las per­so­nas y hay otra for­ma de ingre­sar y repar­tir la rique­za gene­ra­da entre todas. Se tra­ta de poner la eco­no­mía al ser­vi­cio de la mayo­ría de la pobla­ción y demo­cra­ti­zar­la, ser par­tí­ci­pes y pro­ta­go­nis­tas acti­vas en las deci­sio­nes y su plas­ma­ción.

Los mis­mos que nos han traí­do a esta situa­ción quie­ren seguir vivien­do a cos­ta de nues­tra mise­ria. Los ges­to­res polí­ti­cos del régi­men capi­ta­lis­ta siguen apos­tan­do por un mode­lo some­ti­do a los intere­ses de sus amos (los ban­que­ros, las cons­truc­to­ras, las mul­ti­na­cio­na­les…). Siguen hacien­do nego­cio a cos­ta de los dere­chos de las per­so­nas y con­ti­núan con los recor­tes socia­les. No exis­te volun­tad de que paguen más quie­nes más tie­nen y así poder empe­zar a repar­tir la rique­za. Pre­fie­ren decir que no hay dine­ro y seguir ata­can­do las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res.

Año tras año vemos como las ren­tas más bajas siguen sopor­tan­do el mayor peso de los impues­tos. La cri­sis es una excu­sa para seguir pro­fun­di­zan­do en los ras­gos bási­cos de la regre­si­va estruc­tu­ra impo­si­ti­va del capi­tal. Los impues­tos indi­rec­tos, que no tie­nen ele­men­tos de pro­gre­si­vi­dad, siguen aumen­tan­do (53,4% en 2016, fren­te al 46% pre­su­pues­ta­do en 2008), de modo que el mayor peso sigue reca­yen­do sobre las espal­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res. La pre­sión fis­cal sigue sien­do una de las más bajas de Euro­pa lo que se resu­me en una baja­da en la recau­da­ción. A esto hay que aña­dir­le el aumen­to del frau­de fis­cal, que supe­ra­ría los 10.000 millo­nes de euros, per­fec­to ejem­plo de la impu­ni­dad de la que gozan las gran­des for­tu­nas.

Aun tenien­do menos ingre­sos segui­mos pagan­do el cupo y el con­ve­nio. Cada vez paga­mos más a Madrid por su endeu­da­mien­to (gas­tos mili­ta­res, tras­fe­ren­cias no asu­mi­das, gran­des infra­es­truc­tu­ras…). En total, para 2016, Madrid es acree­do­ra de un cupo líqui­do pro­vi­sio­nal de 1.746,97 millo­nes de euros, mien­tras que en 2015, Hego Eus­kal Herria tras­va­só a Madrid 1.738,07 millo­nes de euros en con­cep­to de cupo.

Si a las con­ti­nuas pri­va­ti­za­cio­nes, tras­va­ses de dine­ro públi­co a la ini­cia­ti­va pri­va­da y recor­tes en todos los ámbi­tos, le suma­mos el incre­men­to expo­nen­cial del des­em­pleo, tene­mos la ima­gen cla­ra del aban­dono que sufren las cla­ses popu­la­res, des­de el prin­ci­pal ins­tru­men­to de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca: EL PRESUPUESTO, ele­men­to cla­ve para redis­tri­buir ren­ta social palian­do los nega­ti­vos efec­tos del «mer­ca­do» o lo que es lo mis­mo, del «capi­ta­lis­mo depre­da­dor».

Las nece­si­da­des van a seguir aumen­tan­do como con­se­cuen­cia de las cada vez peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les (pre­ca­rie­dad, paro, fle­xi­bi­li­za­ción, baja­da de suel­dos, pen­sio­nes raquí­ti­cas…). Aumen­tan las enfer­me­da­des y muer­tes liga­das a esta situa­ción. La salud y la edu­ca­ción se están pri­va­ti­zan­do por medio de la degra­da­ción del sec­tor públi­co. La vivien­da sigue sien­do un dere­cho dene­ga­do con el que cons­truc­to­ras y ban­cos siguen hacien­do nego­cio (explo­ta­ción, sub­ven­cio­nes, des­gra­va­cio­nes fis­ca­les, leyes anti­so­cia­les…). Las pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios socia­les se recor­tan, pri­va­ti­zan y se endu­re­cen las con­di­cio­nes de acce­so. Endeu­da­mien­to masi­vo, tan­to públi­co como pri­va­do, y ries­go de «quie­bra finan­cie­ra» del sec­tor públi­co vas­co.

Sin embar­go las obras faraó­ni­cas (TAV, Super­puer­tos, Super­sur…) se man­tie­nen para seguir lle­nan­do los bol­si­llos de los de siem­pre. Un ejem­plo demo­le­dor, el valor total pre­su­pues­ta­do y com­pro­me­ti­do para el TAV entre 2010 y 2018 ascien­de en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa a 2.570,47 millo­nes, si se com­pa­ran estos 2.570 millo­nes con los 108,9 des­ti­na­dos en 2016 a toda la Vice­con­se­je­ría de vivien­da, vemos que el TAV se lle­va un impor­te (en 8 años) igual al pre­su­pues­to de vivien­da de 25 años. Así se expli­ca que en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa (no tene­mos datos para Nafa­rroa) el 1,67% de la pobla­ción con­tro­le el 44,78% de la rique­za, mien­tras que el 8% sobre­vi­ve con ingre­sos infe­rio­res a 500 euros al mes, y el 36,33% se situa­ba por deba­jo del Umbral de pobre­za (37,5% del PIB per cápi­ta). Aun­que tal vez el dato más alar­man­te es que el 30% de per­so­nas en edad acti­va (16−64 años) está en situa­ción de pobre­za abso­lu­ta.

Los pre­su­pues­tos 2016, son papel moja­do, siguen sin res­pon­der a los obje­ti­vos que pro­cla­man los par­ti­dos en el gobierno

El cre­cien­te peso de la deu­da está hipo­te­can­do el ver­da­de­ro gas­to social de toda la déca­da que vie­ne, don­de la recau­da­ción será absor­bi­da casi en exclu­si­va por el Cupo, el pago de la deu­da y el pro­pio man­te­ni­mien­to buro­crá­ti­co del sec­tor públi­co. Ya hemos comen­ta­do que para el 2016, Madrid reci­bi­rá más de mil millo­nes de euros en con­cep­to de cupo y con­cier­to a lo que hay que sumar­le el endeu­da­mien­to masi­vo que esta­mos sufrien­do. La deu­da públi­ca en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa se ha mul­ti­pli­ca­do por 12 en los últi­mos sie­te años de cri­sis. La car­ga finan­cie­ra de la deu­da para 2016 ascen­de­rá en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa a 1.170,13 millo­nes de euros de los cua­les 892 millo­nes corres­pon­de­rán a reem­bol­so de prin­ci­pal y 278,13 millo­nes al pago de intere­ses. En solo los dos últi­mos años la car­ga finan­cie­ra ha aumen­ta­do el 43,6% dado que en 2014 el cos­te fue de 815 millo­nes de euros. Las par­ti­das des­ti­na­das a los dife­ren­tes depar­ta­men­tos como edu­ca­ción, sani­dad o vivien­da con­ti­núan sien­do afec­ta­das por recor­tes en perio­do de cri­sis. Por ejem­plo en 2016 el gas­to total en la Vice­con­se­je­ría de Vivien­da (inclui­dos todos los gas­tos de per­so­nal y fun­cio­na­mien­to de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca) es de 108,91 millo­nes de euros, cuan­do en 2008 fue de 204,33 millo­nes (a pre­cios cons­tan­tes de 2016 serían 224 millo­nes). Entre 2008 – 2016 el gas­to en vivien­da ha des­cen­di­do en tér­mi­nos reales un 51%.

El gas­to en Sani­dad repre­sen­ta la par­ti­da más ele­va­da de gas­to de los pre­su­pues­tos. En Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, el gas­to en 2016 ascien­de a 3.421,97 millo­nes de euros, supo­nien­do un des­cen­so del gas­to real de un 2,2% en el perio­do 2008 – 2016.

La cla­se polí­ti­ca tie­ne tan poca ver­güen­za que ya ni siquie­ra cum­plen lo que dicen. Esta­mos asis­tien­do a decre­tos a gol­pe de ley, recor­tes anua­les, ajus­tes pre­su­pues­ta­rios de lo pre­via­men­te recor­ta­do con lo cual, los pre­su­pues­tos como docu­men­to, han per­di­do toda su vali­dez jurí­di­ca, se han con­ver­ti­do en papel moja­do. Des­de los dife­ren­tes gobier­nos se nos dice que los pre­su­pues­tos son los más socia­les posi­bles, cuan­do la reali­dad nos mues­tra que la ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción del gas­to social direc­to rea­li­za­do por las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas vas­cas se va hun­dien­do pau­la­ti­na­men­te. Empe­za­rán como siem­pre dicien­do cosas como que el 70% del pre­su­pues­to se dedi­ca a gas­to social, que no hay más dine­ro y que lle­ga­rán mejo­res tiem­pos. Mien­ten, enga­ñan y mani­pu­lan con sus medios de comu­ni­ca­ción. Inclu­yen­do como gas­to pre­su­pues­ta­rio tan­to los gas­tos fis­ca­les como la ap
orta­ción del cupo (líqui­do), la ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción del gas­to social direc­to rea­li­za­do en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa en 2016, repre­sen­ta solo el 42%. De hecho si com­pa­ra­mos las cifras de gas­to de toda la par­ti­da de pro­tec­ción social (RGI, PCV, depen­den­cia…) con el PIB, vemos que en Hego Eus­kal Herria se gas­tan entre su pro­pia «ciu­da­da­nía» mucho menos del famo­so 0,7 del PIB que en otros paí­ses se gas­tan en «ayu­da al ter­cer mun­do».

Para hacer fren­te a la pre­ca­ri­za­ción solo nos que­da la orga­ni­za­ción y la lucha

Solo nos que­da decir con rotun­di­dad que:

No se van a con­fec­cio­nar unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos. Pri­me­ro por­que el deba­te y las posi­bles enmien­das se hacen sola­men­te en una par­te del pre­su­pues­to: el pre­su­pues­to de gas­tos. Y esto es cru­cial ya que es el capí­tu­lo de ingre­sos el que deter­mi­na el gas­to pre­su­pues­ta­rio posi­ble. Y lue­go por­que tan­to la pobla­ción como los dife­ren­tes agen­tes socia­les no pode­mos par­ti­ci­par ni en la ela­bo­ra­ción ni en la dis­cu­sión del docu­men­to pre­su­pues­ta­rio.

No se va a repar­tir la rique­za de una mane­ra más equi­li­bra­da, debi­do al tra­ta­mien­to

de favor con­ce­di­do a las ren­tas de capi­tal, a las de alqui­le­res, a los bene­fi­cios empre­sa­ria­les y al frau­de fis­cal y a la esca­sa volun­tad de gas­to en polí­ti­cas socia­les. De hecho en los pre­su­pues­tos de 2014, 2015 y 2016 se ha recor­ta­do en un 7% cada año (21% en total) la cuan­tía de la RGI, per­cep­ción esta, muy ale­ja­da del Umbral de la Pobre­za que defen­de­mos (37,5% del PIB per cápi­ta).

No se van a garan­ti­zar los dere­chos socia­les bási­cos [dere­cho a vivien­da y unos ingre­sos supe­rio­res al umbral de la pobre­za (cal­cu­la­do como el 37,5% del PIB per cápi­ta de un terri­to­rio)] y no se van a garan­ti­zar unos ser­vi­cios socia­les públi­cos y de cali­dad.

Ante esta situa­ción, urge demo­cra­ti­zar la eco­no­mía para poner freno a la pre­ca­ri­za­ción social que esta­mos pade­cien­do. Urge ir dan­do pasos en la trans­for­ma­ción social e ir mate­ria­li­zan­do un nue­vo sis­te­ma eco­nó­mi­co en bene­fi­cio de la mayo­ría de la pobla­ción.

Por todo ello exi­gi­mos la par­ti­ci­pa­ción en la ela­bo­ra­ción y toma de deci­sión de los pre­su­pues­tos, para que res­pon­dan a las ver­da­de­ras nece­si­da­des de las per­so­nas. Tene­mos que orga­ni­zar­nos, luchar y recor­dar­les que nues­tros dere­chos ni se nego­cian ni se pac­tan, se res­pe­tan y se ponen los medios para garan­ti­zar­los. Hace­mos un lla­ma­mien­to a toda la pobla­ción a orga­ni­zar­se, salir a la calle, movi­li­zar­se y luchar por unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos que repar­tan la rique­za.

¡LUCHA POR TUS DERECHOS SOCIALES! ¡HAZ FRENTE A LA PRECARIEDAD!

¡TRANSFORMA LA SOCIEDAD!

En Eus­kal Herria, 2015-12-22

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *