Elkar­tzen exi­ge unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos y que repar­tan la rique­za como ins­tru­men­to para poner freno al mode­lo pre­ca­rio que des­de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes se nos impone

Los pre­su­pues­tos, un ins­tru­men­to de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca a favor del capitalismo

Los pre­su­pues­tos son un ins­tru­men­to cla­ve para repar­tir la rique­za y garan­ti­zar a todas las per­so­nas los míni­mos mate­ria­les nece­sa­rios para vivir con dig­ni­dad. No pode­mos dejar en manos del poder capi­ta­lis­ta y sus par­ti­dos del régi­men las deci­sio­nes en mate­ria pre­su­pues­ta­ria. Tene­mos que tomar la ini­cia­ti­va y ser cons­cien­tes de que hablar de pre­su­pues­tos es hablar de cómo recau­da­mos, en qué gas­ta­mos lo recau­da­do y quién deci­de cómo se lle­va a cabo este pro­ce­so. No esta­mos hablan­do sólo de gastos.

Las per­so­nas y colec­ti­vos socia­les debe­mos poder apor­tar, ela­bo­rar y deci­dir cuá­les son las nece­si­da­des y las prio­ri­da­des, de dón­de y cómo con­se­guir los ingre­sos y qué tipo de gas­tos hay que rea­li­zar y cuá­les no. Hay que cons­truir des­de aba­jo y las per­so­nas debe­mos ser pro­ta­go­nis­tas acti­vas, par­ti­ci­pan­do, deci­dien­do y crean­do un con­tra­po­der popu­lar. Por eso, exi­gi­mos un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo desa­rro­lla­do des­de aba­jo para rea­li­zar unos pre­su­pues­tos socia­les. Pre­su­pues­tos hechos por el pue­blo y para el pue­blo. Sobra dine­ro para cubrir las nece­si­da­des mate­ria­les bási­cas de las per­so­nas y hay otra for­ma de ingre­sar y repar­tir la rique­za gene­ra­da entre todas. Se tra­ta de poner la eco­no­mía al ser­vi­cio de la mayo­ría de la pobla­ción y demo­cra­ti­zar­la, ser par­tí­ci­pes y pro­ta­go­nis­tas acti­vas en las deci­sio­nes y su plasmación.

Los mis­mos que nos han traí­do a esta situa­ción quie­ren seguir vivien­do a cos­ta de nues­tra mise­ria. Los ges­to­res polí­ti­cos del régi­men capi­ta­lis­ta siguen apos­tan­do por un mode­lo some­ti­do a los intere­ses de sus amos (los ban­que­ros, las cons­truc­to­ras, las mul­ti­na­cio­na­les…). Siguen hacien­do nego­cio a cos­ta de los dere­chos de las per­so­nas y con­ti­núan con los recor­tes socia­les. No exis­te volun­tad de que paguen más quie­nes más tie­nen y así poder empe­zar a repar­tir la rique­za. Pre­fie­ren decir que no hay dine­ro y seguir ata­can­do las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res populares.

Año tras año vemos como las ren­tas más bajas siguen sopor­tan­do el mayor peso de los impues­tos. La cri­sis es una excu­sa para seguir pro­fun­di­zan­do en los ras­gos bási­cos de la regre­si­va estruc­tu­ra impo­si­ti­va del capi­tal. Los impues­tos indi­rec­tos, que no tie­nen ele­men­tos de pro­gre­si­vi­dad, siguen aumen­tan­do (53,4% en 2016, fren­te al 46% pre­su­pues­ta­do en 2008), de modo que el mayor peso sigue reca­yen­do sobre las espal­das de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res. La pre­sión fis­cal sigue sien­do una de las más bajas de Euro­pa lo que se resu­me en una baja­da en la recau­da­ción. A esto hay que aña­dir­le el aumen­to del frau­de fis­cal, que supe­ra­ría los 10.000 millo­nes de euros, per­fec­to ejem­plo de la impu­ni­dad de la que gozan las gran­des fortunas.

Aun tenien­do menos ingre­sos segui­mos pagan­do el cupo y el con­ve­nio. Cada vez paga­mos más a Madrid por su endeu­da­mien­to (gas­tos mili­ta­res, tras­fe­ren­cias no asu­mi­das, gran­des infra­es­truc­tu­ras…). En total, para 2016, Madrid es acree­do­ra de un cupo líqui­do pro­vi­sio­nal de 1.746,97 millo­nes de euros, mien­tras que en 2015, Hego Eus­kal Herria tras­va­só a Madrid 1.738,07 millo­nes de euros en con­cep­to de cupo.

Si a las con­ti­nuas pri­va­ti­za­cio­nes, tras­va­ses de dine­ro públi­co a la ini­cia­ti­va pri­va­da y recor­tes en todos los ámbi­tos, le suma­mos el incre­men­to expo­nen­cial del des­em­pleo, tene­mos la ima­gen cla­ra del aban­dono que sufren las cla­ses popu­la­res, des­de el prin­ci­pal ins­tru­men­to de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca: EL PRESUPUESTO, ele­men­to cla­ve para redis­tri­buir ren­ta social palian­do los nega­ti­vos efec­tos del «mer­ca­do» o lo que es lo mis­mo, del «capi­ta­lis­mo depredador».

Las nece­si­da­des van a seguir aumen­tan­do como con­se­cuen­cia de las cada vez peo­res con­di­cio­nes labo­ra­les (pre­ca­rie­dad, paro, fle­xi­bi­li­za­ción, baja­da de suel­dos, pen­sio­nes raquí­ti­cas…). Aumen­tan las enfer­me­da­des y muer­tes liga­das a esta situa­ción. La salud y la edu­ca­ción se están pri­va­ti­zan­do por medio de la degra­da­ción del sec­tor públi­co. La vivien­da sigue sien­do un dere­cho dene­ga­do con el que cons­truc­to­ras y ban­cos siguen hacien­do nego­cio (explo­ta­ción, sub­ven­cio­nes, des­gra­va­cio­nes fis­ca­les, leyes anti­so­cia­les…). Las pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios socia­les se recor­tan, pri­va­ti­zan y se endu­re­cen las con­di­cio­nes de acce­so. Endeu­da­mien­to masi­vo, tan­to públi­co como pri­va­do, y ries­go de «quie­bra finan­cie­ra» del sec­tor públi­co vasco.

Sin embar­go las obras faraó­ni­cas (TAV, Super­puer­tos, Super­sur…) se man­tie­nen para seguir lle­nan­do los bol­si­llos de los de siem­pre. Un ejem­plo demo­le­dor, el valor total pre­su­pues­ta­do y com­pro­me­ti­do para el TAV entre 2010 y 2018 ascien­de en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa a 2.570,47 millo­nes, si se com­pa­ran estos 2.570 millo­nes con los 108,9 des­ti­na­dos en 2016 a toda la Vice­con­se­je­ría de vivien­da, vemos que el TAV se lle­va un impor­te (en 8 años) igual al pre­su­pues­to de vivien­da de 25 años. Así se expli­ca que en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa (no tene­mos datos para Nafa­rroa) el 1,67% de la pobla­ción con­tro­le el 44,78% de la rique­za, mien­tras que el 8% sobre­vi­ve con ingre­sos infe­rio­res a 500 euros al mes, y el 36,33% se situa­ba por deba­jo del Umbral de pobre­za (37,5% del PIB per cápi­ta). Aun­que tal vez el dato más alar­man­te es que el 30% de per­so­nas en edad acti­va (16−64 años) está en situa­ción de pobre­za absoluta.

Los pre­su­pues­tos 2016, son papel moja­do, siguen sin res­pon­der a los obje­ti­vos que pro­cla­man los par­ti­dos en el gobierno

El cre­cien­te peso de la deu­da está hipo­te­can­do el ver­da­de­ro gas­to social de toda la déca­da que vie­ne, don­de la recau­da­ción será absor­bi­da casi en exclu­si­va por el Cupo, el pago de la deu­da y el pro­pio man­te­ni­mien­to buro­crá­ti­co del sec­tor públi­co. Ya hemos comen­ta­do que para el 2016, Madrid reci­bi­rá más de mil millo­nes de euros en con­cep­to de cupo y con­cier­to a lo que hay que sumar­le el endeu­da­mien­to masi­vo que esta­mos sufrien­do. La deu­da públi­ca en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa se ha mul­ti­pli­ca­do por 12 en los últi­mos sie­te años de cri­sis. La car­ga finan­cie­ra de la deu­da para 2016 ascen­de­rá en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa a 1.170,13 millo­nes de euros de los cua­les 892 millo­nes corres­pon­de­rán a reem­bol­so de prin­ci­pal y 278,13 millo­nes al pago de intere­ses. En solo los dos últi­mos años la car­ga finan­cie­ra ha aumen­ta­do el 43,6% dado que en 2014 el cos­te fue de 815 millo­nes de euros. Las par­ti­das des­ti­na­das a los dife­ren­tes depar­ta­men­tos como edu­ca­ción, sani­dad o vivien­da con­ti­núan sien­do afec­ta­das por recor­tes en perio­do de cri­sis. Por ejem­plo en 2016 el gas­to total en la Vice­con­se­je­ría de Vivien­da (inclui­dos todos los gas­tos de per­so­nal y fun­cio­na­mien­to de la Admi­nis­tra­ción Públi­ca) es de 108,91 millo­nes de euros, cuan­do en 2008 fue de 204,33 millo­nes (a pre­cios cons­tan­tes de 2016 serían 224 millo­nes). Entre 2008 – 2016 el gas­to en vivien­da ha des­cen­di­do en tér­mi­nos reales un 51%.

El gas­to en Sani­dad repre­sen­ta la par­ti­da más ele­va­da de gas­to de los pre­su­pues­tos. En Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, el gas­to en 2016 ascien­de a 3.421,97 millo­nes de euros, supo­nien­do un des­cen­so del gas­to real de un 2,2% en el perio­do 2008 – 2016.

La cla­se polí­ti­ca tie­ne tan poca ver­güen­za que ya ni siquie­ra cum­plen lo que dicen. Esta­mos asis­tien­do a decre­tos a gol­pe de ley, recor­tes anua­les, ajus­tes pre­su­pues­ta­rios de lo pre­via­men­te recor­ta­do con lo cual, los pre­su­pues­tos como docu­men­to, han per­di­do toda su vali­dez jurí­di­ca, se han con­ver­ti­do en papel moja­do. Des­de los dife­ren­tes gobier­nos se nos dice que los pre­su­pues­tos son los más socia­les posi­bles, cuan­do la reali­dad nos mues­tra que la ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción del gas­to social direc­to rea­li­za­do por las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas vas­cas se va hun­dien­do pau­la­ti­na­men­te. Empe­za­rán como siem­pre dicien­do cosas como que el 70% del pre­su­pues­to se dedi­ca a gas­to social, que no hay más dine­ro y que lle­ga­rán mejo­res tiem­pos. Mien­ten, enga­ñan y mani­pu­lan con sus medios de comu­ni­ca­ción. Inclu­yen­do como gas­to pre­su­pues­ta­rio tan­to los gas­tos fis­ca­les como la ap
orta­ción del cupo (líqui­do), la ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción del gas­to social direc­to rea­li­za­do en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa en 2016, repre­sen­ta solo el 42%. De hecho si com­pa­ra­mos las cifras de gas­to de toda la par­ti­da de pro­tec­ción social (RGI, PCV, depen­den­cia…) con el PIB, vemos que en Hego Eus­kal Herria se gas­tan entre su pro­pia «ciu­da­da­nía» mucho menos del famo­so 0,7 del PIB que en otros paí­ses se gas­tan en «ayu­da al ter­cer mundo».

Para hacer fren­te a la pre­ca­ri­za­ción solo nos que­da la orga­ni­za­ción y la lucha

Solo nos que­da decir con rotun­di­dad que:

No se van a con­fec­cio­nar unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos. Pri­me­ro por­que el deba­te y las posi­bles enmien­das se hacen sola­men­te en una par­te del pre­su­pues­to: el pre­su­pues­to de gas­tos. Y esto es cru­cial ya que es el capí­tu­lo de ingre­sos el que deter­mi­na el gas­to pre­su­pues­ta­rio posi­ble. Y lue­go por­que tan­to la pobla­ción como los dife­ren­tes agen­tes socia­les no pode­mos par­ti­ci­par ni en la ela­bo­ra­ción ni en la dis­cu­sión del docu­men­to presupuestario.

No se va a repar­tir la rique­za de una mane­ra más equi­li­bra­da, debi­do al tratamiento

de favor con­ce­di­do a las ren­tas de capi­tal, a las de alqui­le­res, a los bene­fi­cios empre­sa­ria­les y al frau­de fis­cal y a la esca­sa volun­tad de gas­to en polí­ti­cas socia­les. De hecho en los pre­su­pues­tos de 2014, 2015 y 2016 se ha recor­ta­do en un 7% cada año (21% en total) la cuan­tía de la RGI, per­cep­ción esta, muy ale­ja­da del Umbral de la Pobre­za que defen­de­mos (37,5% del PIB per cápita).

No se van a garan­ti­zar los dere­chos socia­les bási­cos [dere­cho a vivien­da y unos ingre­sos supe­rio­res al umbral de la pobre­za (cal­cu­la­do como el 37,5% del PIB per cápi­ta de un terri­to­rio)] y no se van a garan­ti­zar unos ser­vi­cios socia­les públi­cos y de cali­dad.

Ante esta situa­ción, urge demo­cra­ti­zar la eco­no­mía para poner freno a la pre­ca­ri­za­ción social que esta­mos pade­cien­do. Urge ir dan­do pasos en la trans­for­ma­ción social e ir mate­ria­li­zan­do un nue­vo sis­te­ma eco­nó­mi­co en bene­fi­cio de la mayo­ría de la población.

Por todo ello exi­gi­mos la par­ti­ci­pa­ción en la ela­bo­ra­ción y toma de deci­sión de los pre­su­pues­tos, para que res­pon­dan a las ver­da­de­ras nece­si­da­des de las per­so­nas. Tene­mos que orga­ni­zar­nos, luchar y recor­dar­les que nues­tros dere­chos ni se nego­cian ni se pac­tan, se res­pe­tan y se ponen los medios para garan­ti­zar­los. Hace­mos un lla­ma­mien­to a toda la pobla­ción a orga­ni­zar­se, salir a la calle, movi­li­zar­se y luchar por unos pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos que repar­tan la riqueza.

¡LUCHA POR TUS DERECHOS SOCIALES! ¡HAZ FRENTE A LA PRECARIEDAD!

¡TRANSFORMA LA SOCIEDAD!

En Eus­kal Herria, 2015-12-22

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.