«El inter­na­cio­na­lis­mo de Marx no era abs­trac­to sino muy con­cre­to»: Entre­vis­ta con Kevin B. Ander­son

Con la ama­ble auto­ri­za­ción de la revis­ta Con­tre­temps

Kevin B. Ander­son impar­te socio­lo­gía, cien­cia polí­ti­ca y estu­dios femi­nis­tas en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en San­ta Bár­ba­ra. Es miem­bro de la aso­cia­ción mar­xis­ta-huma­nis­ta inter­na­cio­nal(http://​www​.inter​na​tio​nal​mar​xisthu​ma​nist​.org) – que se ins­pi­ra sobre todo en los escri­tos de Raya Duna­yevs­ka­ya – y cola­bo­ra con la Marx-Engels Gesam­taus­ga­be. Espe­cia­lis­ta en Marx y en Hegel así como en el huma­nis­mo mar­xis­ta y en la Escue­la de Fránc­fort, K. B. Ander­son tra­ba­ja sobre las rela­cio­nes entre cla­ses, razas, géne­ros y sexua­li­da­des. Tra­du­ci­do a varias len­guas, su obra Marx at the Mar­gins: On Natio­na­lism, Eth­ni­city, and Non-Wes­tern Socie­ties [Marx en los már­ge­nes– Obra no tra­du­ci­da al espa­ñol], publi­ca­do en 2015, tra­ta de la etni­ci­dad, de las nacio­nes y de las socie­da­des no-occi­den­ta­les. «Con este libro K. A. Ander­son se impo­ne en el futu­ro como uno de los mejo­res espe­cia­lis­tas en Marx sobre la deli­ca­da cues­tión de los pue­blos no euro­peos» (*)

(*): Cf. Jean-Numa Ducan­ge, Marx au-delà de l’Europe. À pro­pos d’un ouvra­ge de Kevin Ander­son [Marx más allá de Euro­pa. Sobre una obra de Kevin Ander­son],Con­tre­temps, n° 15.

Con­tre­temps : ¿En qué con­tex­to aca­dé­mi­co y polí­ti­co deci­dió usted escri­bir Marx en los már­ge­nes?

Kevin Ander­son: Como casi siem­pre, el con­tex­to polí­ti­co era bas­tan­te con­ser­va­dor, pero no menos con­ser­va­dor que hace vein­te años. Des­pués de Seattle y la recien­te cri­sis eco­nó­mi­ca, la gen­te es un poco más crí­ti­ca con el sis­te­ma. En Esta­dos Uni­dos se pro­nun­cia la pala­bra “capi­ta­lis­mo” de vez en cuan­do, en el movi­mien­to Occupy se tomó con­cien­cia del impac­to de las rebe­lio­nes ára­bes, sobre todo en Egip­to. En el perio­do ante­rior a estas revuel­tas, pero sobre todo des­pués de Seattle y la cri­sis eco­nó­mi­ca [el libro apa­re­ció en Uni­ver­sity Of Chica­go Press en mayo de 2010. N. d. T.], la reac­ción a mi libro fue más impor­tan­te de lo pre­vis­to: apa­re­cie­ron más de 40 rese­ñas, de las cua­les 30 en inglés y 10 en otras len­guas. Sus­ci­tó gran inte­rés, de modo que se anun­cia una segun­da edi­ción para el año que vie­ne. En refe­ren­cia al con­tex­to aca­dé­mi­co, está cla­ro que duran­te los trein­ta últi­mos años el mar­xis­mo ha esta­do en retro­ce­so, y los inves­ti­ga­do­res se inte­re­sa­ron más por auto­res como Michel Fou­cault, Edward Said y otros. Ade­más, los efec­tos de la des­acre­di­ta­ción del mar­xis­mo y del socia­lis­mo des­pués de la caí­da del muro de Ber­lín pesan mucho. Los años 90 han sido muy hos­ti­les para el mar­xis­mo. Richard Rorty, un gran filó­so­fo ame­ri­cano, escri­bió en 1992 que nadie, nin­gún inte­lec­tual serio, cree ya en una gran teo­ría de los pro­ble­mas: hay pro­ble­mas, sí, pero no pue­den impu­tar­se al capi­ta­lis­mo ni a un sis­te­ma. Nadie cree ya en eso. Ni Haber­mas ni tam­po­co Fou­cault. Y dijo tam­bién, cal­cu­lan­do cui­da­do­sa­men­te sus pala­bras, y es un hom­bre de izquier­das, que para crear valor y rique­za hace fal­ta gen­te como Donald Trump. A mí esto no me gus­ta pero es la reali­dad. Dos años más tar­de tuvo lugar la revuel­ta Zapa­tis­ta, des­pués la bata­lla de Seattle y el libro de Hardt y Negri Impe­rio. Es un libro muy impor­tan­te – aun­que yo no esté de acuer­do con el con­jun­to de su con­te­ni­do – por­que pone en el cen­tro del aná­li­sis el pro­ble­ma del capi­ta­lis­mo y de las cla­ses socia­les. El libro cri­ti­ca eso que noso­tros lla­ma­mos la polí­ti­ca de la iden­ti­dad. Los auto­res seña­lan que el capi­ta­lis­mo ame­ri­cano es muy hábil: hay un emba­ja­dor negro en Kenia, Coca-Cola tie­ne eje­cu­ti­vos negros y pare­ce que fun­cio­na, pero es siem­pre capi­ta­lis­mo, es siem­pre un sis­te­ma jerár­qui­co y estruc­tu­ra­do por pode­res. Des­de hace diez años se per­ci­be una mejo­ra y un inte­rés cada vez mayor por Marx y otros pen­sa­do­res de izquier­da como Rosa Luxem­bur­go; sobre todo entre los jóve­nes inte­lec­tua­les. Hace mes y medio asis­tí en la New York Uni­ver­sity a una con­fe­ren­cia de His­to­ri­cal Mate­ria­lism y había más de 200 par­ti­ci­pan­tes, la gran mayo­ría meno­res de 35 años. Eran sobre todo estu­dian­tes, jóve­nes docen­tes que están inves­ti­gan­do sobre his­to­ria, socio­lo­gía y filo­so­fía mar­xis­tas.

CT: ¿Cuá­les son las ideas cen­tra­les de su libro?

KA: Es, por una par­te, un libro sobre Marx, el colo­nia­lis­mo y las socie­da­des no-occi­den­ta­les en Asia, Áfri­ca, Rusia y Euro­pa del Este. Por otro lado, se tra­ta de un aná­li­sis de lo que Marx escri­be sobre la raza, la etni­ci­dad y las cla­ses en los paí­ses más indus­tria­li­za­dos como Esta­dos Uni­dos e Ingla­te­rra: la cues­tión de los negros en EE UU y la cues­tión de los tra­ba­ja­do­res irlan­de­ses en Ingla­te­rra, por ejem­plo en Man­ches­ter. Duran­te dece­nios Marx ha sido cri­ti­ca­do por no haber com­pren­di­do el pro­ble­ma del colo­nia­lis­mo. No sólo Edward Said, otros pen­sa­do­res libe­ra­les tam­bién han seña­la­do duran­te déca­das que en sus artícu­los sobre la India de 1853, Marx apo­ya prác­ti­ca­men­te el colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co como un fenó­meno pro­gre­sis­ta. Marx dice que la ingle­sa es una civi­li­za­ción supe­rior y que la civi­li­za­ción es una eta­pa en el desa­rro­llo dia­léc­ti­co. Pero los inte­lec­tua­les mar­xis­tas espe­cia­li­za­dos en este tema, en la India, por ejem­plo (se han publi­ca­do cen­te­na­res de artícu­los sobre este pro­ble­ma), com­pren­den que el asun­to es mucho más com­pli­ca­do. En 1857 Marx cam­bió pro­fun­da­men­te de opi­nión y apo­yó las revuel­tas anti­im­pe­ria­lis­tas de aquel tiem­po, como la rebe­lión de los Cipa­yos en la India y la de los chi­nos en la Segun­da Gue­rra del Opio que les impu­sie­ron los bri­tá­ni­cos. Yo he segui­do aten­ta­men­te este desa­rro­llo por­que estu­ve tra­ba­jan­do en la MEGA, la Marx-Engels-Gesam­taus­ga­be, y adqui­rí mi for­ma­ción mar­xis­ta de la mano de Raya Dunaevs­ka­ya, que había escri­to sobre Marx y las rela­cio­nes socia­les de raza duran­te la déca­da de 1940. Al final de su vida, Marx escri­bió los Cua­der­nos etno­ló­gi­cos, en los cua­les toma notas sobre la India, Arge­lia, Suda­mé­ri­ca, Sri Lan­ka, Indo­ne­sia y otros paí­ses más, y ade­más lee a los gran­des antro­pó­lo­gos de su épo­ca, sobre todo a Lewis Henry Mor­gan. Tam­bién escri­be sobre el pro­ble­ma de la raza y la fami­lia. Es muy intere­san­te por­que duran­te los años 1920 el gran espe­cia­lis­ta Ria­za­nov publi­ca las obras com­ple­tas de Marx, que inme­dia­ta­men­te se publi­can en Ale­ma­nia. Uno de los mejo­res inves­ti­ga­do­res de Marx, el his­to­ria­dor ale­mán Hans-Peter Hars­tick, expli­ca en 1977 que «los ojos de Marx se des­vían del mun­do euro­peo. […] para fijar­se en Asia, Amé­ri­ca lati­na y Áfri­ca del nor­te». Al final de su vida Marx comien­za efec­ti­va­men­te a apren­der ruso, lee los tex­tos antro­po­ló­gi­cos en ruso sobre la India y Amé­ri­ca lati­na y los tra­du­ce al ale­mán.

CT: Sin embar­go, a menu­do los detrac­to­res de Marx, y no sólo ellos, le atri­bu­yen una visión lineal de la his­to­ria, una pers­pec­ti­va euro­cén­tri­ca. Su libro vie­ne a cues­tio­nar la idea de que Marx sea un pen­sa­dor deter­mi­nis­ta, euro­cén­tri­co. ¿Se pue­den defi­nir eta­pas en el desa­rro­llo inte­lec­tual de Marx?

K.A: Hay que decir de entra­da que exis­te una con­ti­nui­dad en cier­tas cues­tio­nes, como la de la eman­ci­pa­ción de los irlan­de­ses o los pola­cos, a los que Marx y Engels siem­pre apo­ya­ron. Inclu­so en elMani­fies­to Comu­nis­ta, aun cuan­do se cita a menu­do la fra­se «los obre­ros no tie­nen patria»,(sino que tie­nen una cla­se), al final los auto­res del Mani­fies­to insis­ten en el hecho de que los comu­nis­tas apo­yan la eman­ci­pa­ción nacio­nal de Polo­nia. Es un prin­ci­pio de los comu­nis­tas: si se es comu­nis­ta hay que apo­yar la eman­ci­pa­ción nacio­nal de Polo­nia, todas las nacio­nes tie­nen el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y a la eman­ci­pa­ción nacio­nal. Marx y Engels apo­yan asi­mis­mo a los ita­lia­nos del nor­te bajo ocu­pa­ción aus­tría­ca. Aho­ra bien, en cuan­to al colo­nia­lis­mo la situa­ción es dife­ren­te. Ini­cial­men­te, en sus escri­tos, Marx sos­tie­ne la idea de que hay que salu­dar los aspec­tos posi­ti­vos del capi­ta­lis­mo, lo pode­mos ver en las cin­co pri­me­ras pági­nas del Mani­fies­to Comu­nis­ta: el capi­ta­lis­mo crea rique­za, libe­ra el poten­cial de los seres huma­nos de una mane­ra nue­va, des­tru­ye las jerar­quías feu­da­les, etc. Lo mis­mo dice res­pec­to a la India: el capi­ta­lis­mo va a minar el sis­te­ma de cas­tas, las anti­guas jerar­quías, trae el ferro­ca­rril y la indus­tria moder­na. Es terri­ble y mucha gen­te lo sufre, pero en resu­mi­das cuen­tas es el pro­gre­so. En opo­si­ción a los pro­tec­cio­nis­tas, Marx expli­ca en el Dis­cur­so sobre la cues­tión del libre­cam­bio de 1848 que hay que dejar hacer al capi­ta­lis­mo para barrer todas las anti­guas jerar­quías y pode­ríos. En los paí­ses capi­ta­lis­tas tam­bién hay opre­sión cau­sa­da por el capi­ta­lis­mo, por ejem­plo las cri­sis recu­rren­tes cada diez años, que ponen en cues­tión todo el sis­te­ma: por­que, en pri­mer lugar, este sis­te­ma no satis­fa­ce las nece­si­da­des de la pobla­ción y, en segun­do lugar, el capi­ta­lis­mo engen­dra el pro­le­ta­ria­do, que es ena­je­na­do en su tra­ba­jo. Dice Marx que el tra­ba­jo se hace mecá­ni­co y repe­ti­ti­vo y el pro­le­ta­ria­do sale empo­bre­ci­do. De modo que el capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma limi­ta­do a cau­sa de las cri­sis, cada vez más vio­len­tas y el pro­le­ta­ria­do cada vez más nume­ro­so y más enfu­re­ci­do a cau­sa de este sis­te­ma, comien­za a orga­ni­zar­se en sin­di­ca­tos y par­ti­dos polí­ti­cos. En cuan­to a India y Chi­na, los pri­me­ros escri­tos de Marx no son dia­léc­ti­cos pues no hay con­tra­dic­cio­nes. Los bri­tá­ni­cos lle­gan a la India y traen el pro­gre­so. Hay resis­ten­cias pero para Marx son reac­cio­na­rias. Esta visión cam­bia­rá más tar­de.

CT : En The poli­tics of com­bi­ned and une­ven deve­lop­ment: the theory of per­ma­nent revo­lu­tion (Hay­mar­ket, 2010)), Michael Löwy seña­la que el tér­mino revo­lu­ción per­ma­nen­te emplea­do por Marx por pri­me­ra vez en La cues­tión judía de 1844, fue uti­li­za­do sobre todo para ana­li­zar acon­te­ci­mien­tos euro­peos como el gol­pe de Esta­do espa­ñol de 1856. Sin embar­go, en la medi­da en que los deba­tes sobre la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria dis­mi­nu­ye­ron, la cues­tión de la revo­lu­ción per­ma­nen­te pasó a segun­do plano. Vuel­ve a apa­re­cer unos 20 años más tar­de cuan­do Marx ana­li­za las rela­cio­nes socia­les en Rusia ¿Cómo expli­ca usted el cre­cien­te inte­rés de Marx por las socie­da­des no occi­den­ta­les?

KA: Exis­te un gran ensa­yo sobre la revo­lu­ción per­ma­nen­te escri­to en 1850, al final de la secuen­cia revo­lu­cio­na­ria de 1848. Marx dice que la revo­lu­ción está en retro­ce­so, que la pró­xi­ma revo­lu­ción ya no será sólo demo­crá­ti­ca, sino una revo­lu­ción per­ma­nen­te que tie­ne que cam­biar las rela­cio­nes de cla­se y eco­nó­mi­cas y no sólo las rela­cio­nes polí­ti­cas. ¿Por qué? Exis­ten razo­nes tan­to inte­lec­tua­les como polí­ti­cas. Pode­mos encon­trar dos perio­dos en los que Marx se intere­sa por las socie­da­des no occi­den­ta­les: el pri­me­ro es en los años 1850, des­pués del fra­ca­so de la revo­lu­ción de 1848. Era un perio­do reac­cio­na­rio en Euro­pa, así que orien­ta su inte­rés hacia otras par­tes del mun­do. Se hace perio­dis­ta para el Tri­bu­ne, lo que supo­ne abor­dar no sola­men­te temas euro­peos sino tam­bién inter­na­cio­na­les, apar­te de Esta­dos Uni­dos. Des­ta­ca la revuel­ta de los Tai­pings en los años 1850 y más tar­de en El Capi­tal dice que en Chi­na las cosas se están movien­do de ver­dad. Así que duran­te esos años escri­be cen­te­na­res de pági­nas con notas sobre la India, Chi­na y otros paí­ses como Indo­ne­sia. Duran­te el segun­do perio­do ocu­rre algo pare­ci­do; son los años 1870, des­pués de la derro­ta de la Comu­na de París. La publi­ca­ción del pri­mer libro de El Capi­tal en Ale­ma­nia había sido un éxi­to, pero un éxi­to limi­ta­do al movi­mien­to obre­ro. Marx hubie­ra que­ri­do un éxi­to como el de Dar­win, que gene­ra­se una gran dis­cu­sión, pero ésta ape­nas tuvo lugar. Sin embar­go, en Rusia se des­en­ca­de­nó una gran dis­cu­sión en la que par­ti­ci­pa­ron todas las gran­des revis­tas y todos los inte­lec­tua­les. La pri­me­ra tra­duc­ción de El Capi­tal en len­gua extran­je­ra fue la ver­sión rusa de 1872; mien­tras que la ver­sión ingle­sa vio la luz en 1887, ya des­pués de la muer­te de Marx; y la fran­ce­sa se había ter­mi­na­do en 1875. Marx empie­za a apren­der el ruso y se intere­sa en otras par­tes geo­grá­fi­cas del mun­do en las que con­si­de­ró que la situa­ción polí­ti­ca pudie­ra evo­lu­cio­nar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En Rusia no sólo había inte­lec­tua­les, eran los tiem­pos del movi­mien­to popu­lis­ta y un zar había sido ase­si­na­do por los revo­lu­cio­na­rios. En la nove­la Ger­mi­nal de Zola el revo­lu­cio­na­rio ruso es una figu­ra muy impre­sio­nan­te por­que se hace volar con su dina­mi­ta y todo sal­ta alre­de­dor. Un revo­lu­cio­na­rio ruso hace todo por des­truir el sis­te­ma, arries­ga inclu­so su vida, y los revo­lu­cio­na­rios rusos empie­zan a escri­bir­se mucho con Marx. Por ejem­plo, Marx dia­lo­ga con el señor Kova­levsky, un antro­pó­lo­go ruso que le rega­ló un ejem­plar del libro La Socie­dad arcai­ca de Lewis Henry Mor­gan – un estu­dio sobre la fami­lia, la socie­dad, los indí­ge­nas. Marx redac­ta sus notas sobre este estu­dio y Engels escri­be El ori­gen de la fami­lia, de la pro­pie­dad y del Esta­dosobre esta base. Mi men­to­ra inte­lec­tual, Raya Dunaevs­ka­ya, escri­bió que, pues­to que Marx había hecho sus inves­ti­ga­cio­nes sobre la agri­cul­tu­ra en Esta­dos Uni­dos, tal vez Marx hubie­ra cen­tra­do los libros 2 y 3 de El Capi­tal en Rusia y Amé­ri­ca. Duran­te los años 1870 Marx empren­de inves­ti­ga­cio­nes sobre la agri­cul­tu­ra en Rusia, Irlan­da y Amé­ri­ca en las que ana­li­za las trans­for­ma­cio­nes de la pro­pie­dad de la tie­rra, las cos­tum­bres de la gen­te, la fami­lia, el pue­blo y las rela­cio­nes de géne­ro. Todo ello le intere­sa muc
ho, y has­ta lee libros sobre los hom­bres de las caver­nas, cuya exis­ten­cia aca­ba­ba de ser des­cu­bier­ta en los años 1870. Tam­bién redac­ta cua­der­nos sobre mate­má­ti­cas; y gran par­te de
las cien­cias puras y socia­les ocu­pa­ron los últi­mos años de su vida. Por aque­llos años habla de Rusia como poten­cial pun­to de par­ti­da de la revo­lu­ción mun­dial por­que ya exis­te un comu­nis­mo pri­mi­ti­vo en las aldeas rusas, don­de se repar­te la tie­rra de mane­ra colec­ti­va. Al con­tra­rio que en Euro­pa occi­den­tal, no exis­te la pro­pie­dad par­ce­la­ria y regu­lar­men­te, pasa­dos unos años, se con­vo­ca­ba una reu­nión para reor­ga­ni­zar el repar­to de tie­rras en fun­ción del tama­ño de las fami­lias, con el fin de que las tie­rras se corres­pon­die­ran con la reali­dad de la pobla­ción. Cuan­do Marx era joven escri­bió que en la base del des­po­tis­mo esta­ba un comu­nis­mo bas­tan­te con­ser­va­dor y que la dis­ci­pli­na colec­ti­va era muy dura. Inclu­so en Esta­dos Uni­dos, en el cuer­po de mari­nes, don­de rei­na la mayor dis­ci­pli­na, todo el gru­po es cas­ti­ga­do por el esca­so ren­di­mien­to de un solo indi­vi­duo, con el fin pre­ci­sa­men­te de ani­mar a los otros a ayu­dar al com­pa­ñe­ro y así actuar mejor colec­ti­va­men­te. Es en cier­to modo comu­nis­mo, y Marx no idea­li­za el comu­nis­mo. La posi­ción de la mujer en Rusia era muy baja en la jerar­quía social, pero com­prue­ba que las comu­nas están en rebe­lión median­te la agi­ta­ción de popu­lis­tas e inte­lec­tua­les y que hay posi­bi­li­dad para una gran revo­lu­ción agra­ria en Rusia. Con estas comu­nas podría even­tual­men­te ser posi­ble sal­tar­se la eta­pa capi­ta­lis­ta y lle­gar direc­ta­men­te al socia­lis­mo si los revo­lu­cio­na­rios rusos se ponen en con­tac­to con el movi­mien­to obre­ro de Euro­pa occi­den­tal. Si ambos van de la mano, están dadas las con­di­cio­nes para una revo­lu­ción. Yo creo, al igual que otros inves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan en las notas de Marx del final de su vida, que él con­si­de­ra­ba que en las socie­da­des en la India o en Amé­ri­ca lati­na la pro­pie­dad y las rela­cio­nes socia­les de los pobla­dos esta­ban orga­ni­za­das de modo que cons­ti­tuían el pun­to de par­ti­da para las revo­lu­cio­nes no occi­den­ta­les. Auto­res como Adolphe Thiers o el juris­ta bri­tá­ni­co Henry Sum­mer Mai­ne, que tra­ba­jó en la admi­nis­tra­ción colo­nial en la India, sos­te­nían que hay que extir­par la pro­pie­dad comu­nal, que es algo malo, que blo­quea el pro­gre­so y que es un peli­gro para la revo­lu­ción. En la medi­da en que el capi­ta­lis­mo se glo­ba­li­za, el aná­li­sis de Marx sobre las posi­bi­li­da­des de un nue­vo suje­to revo­lu­cio­na­rio tam­bién se glo­ba­li­za.

CT: En su libro lla­ma usted la aten­ción sobre dos aspec­tos a menu­do mar­gi­na­dos en la lec­tu­ra de Marx. El mis­mo Marx evo­lu­cio­nó en el trans­cur­so de su vida hacia una visión mul­ti­li­neal del desa­rro­llo de las rela­cio­nes socia­les. ¿Qué nos dice Marx en los már­ge­nes sobre la mane­ra de leer a Marx?

KA: Yo estoy de acuer­do con Fou­cault cuan­do en su Qu’est- ce qu’un auteur? dice que se crea un autor, que se habla de las gran­des obras de un gran autor, pero inclu­so los mis­mos gran­des auto­res han redac­ta­do libros menos intere­san­tes. Se dice que un autor corres­pon­de a sus obras prin­ci­pa­les y se le dis­tan­cia de otras obras suyas menos intere­san­tes. En la biblio­te­ca públi­ca de Nue­va York, antes de la cata­lo­ga­ción numé­ri­ca [CDU], para encon­trar a Marx en el catá­lo­go había que ir pri­me­ro a ‘eco­no­mía’ y des­pués a ‘Marx’. Se con­si­de­ra­ba a Marx como eco­no­mis­ta, inclu­so por par­te de los mar­xis­tas. Engels mis­mo se pre­gun­ta­ba deso­la­do por qué Marx no había ter­mi­na­do El Capi­tal. Para Althus­ser no hay más que El Mani­fies­to comu­nis­taEl Capi­tal, pero Marx no es mar­xis­ta en 1844; cuan­do escri­be sobre la alie­na­ción, sobre la dia­léc­ti­ca de Hegel en tér­mi­nos posi­ti­vos, en cier­to sen­ti­do no era Marx. En esta línea, Eugè­ne Geno­ve­se, un his­to­ria­dor mar­xis­ta y anti­guo pre­si­den­te de la Orga­ni­za­tion of Ame­ri­can His­to­rians, espe­cia­lis­ta en escla­vi­tud, sub­ra­ya que los escri­tos de Marx sobre la gue­rra civil en Esta­dos Uni­dos no son mar­xis­tas. En estos escri­tos Marx sería más bien libe­ral por­que su opo­si­ción emo­cio­nal a la escla­vi­tud habría con­di­cio­na­do su con­cep­ción sobre la mis­ma. Aho­ra bien, yo creo que hay que releer a Marx en cada épo­ca ya que él es un escri­tor muy sutil, un ade­lan­ta­do en rela­ción con su épo­ca. Sar­tre dijo que no se pue­de supe­rar a Marx mien­tras se siga vivien­do bajo el capi­ta­lis­mo. En mi libro tra­to de releer a Marx rela­cio­nán­do­lo con cues­tio­nes de hoy. Cuan­do se hace así se encuen­tra uno con muchas cosas: en el joven Marx no se encuen­tran muchos ele­men­tos sobre la mun­dia­li­za­ción o las socie­da­des no occi­den­ta­les pero sí pasa­jes muy intere­san­tes sobre el géne­ro, por ejem­plo en Los manus­cri­tos de 1844, en La sagra­da fami­lia y en La ideo­lo­gía ale­ma­na. Una de mis alum­nas, Heather Brown, aca­ba de escri­bir un libro titu­la­doMarx on Gen­der and the Family, en cier­to modo para­le­lo a mi libro. Comien­za por las obras del joven Marx y ter­mi­na con los Cua­der­nos redac­ta­dos poco antes de su muer­te. Es un tema cen­tral para Marx. Muchas notas suyas sobre las socie­da­des no occi­den­ta­les y sobre la Roma anti­gua abor­dan la fami­lia y el géne­ro. En la Anti­güe­dad, por ejem­plo, la fami­lia incluía a los escla­vos así que la fami­lia desig­na­ba todo el hogar.

CT: ¿Duran­te el perio­do del Marx “madu­ro”, que según su libro va de 1872 a 1883, cree usted que Marx una mayor impor­tan­cia a los indi­vi­duos, a las luchas, en detri­men­to de las estruc­tu­ras? Marx con­si­de­ra que la cla­se obre­ra en Euro­pa no es el úni­co suje­to revo­lu­cio­na­rio y que la revuel­ta en Irlan­da pue­de tam­bién derro­car al capi­ta­lis­mo o que socie­da­des rura­les como las de Rusia, pue­den ser el pun­to de par­ti­da de un desa­rro­llo comu­nis­ta en Euro­pa.

KA: No, yo no creo que su posi­ción cam­bie, por­que Marx siem­pre tie­ne pre­sen­te la rela­ción entre el indi­vi­duo y las estruc­tu­ras. El pro­le­ta­ria­do pier­de su indi­vi­dua­li­dad, está casi aplas­ta­do por el capi­tal. En el comu­nis­mo el pro­le­ta­rio va a encon­trar su indi­vi­dua­li­dad, en el sen­ti­do de indi­vi­duo crea­dor ver­da­de­ra­men­te humano. Se pue­den encon­trar estas ideas en El Capi­tal. El obrero/​la obre­ra es deshumanizado/​a por el capi­ta­lis­mo y se hace mucho más cos­mo­po­li­ta, ya no quie­re vol­ver al pue­blo, ya es urba­ni­ta. Su huma­ni­dad se ha desa­rro­lla­do pero al mis­mo tiem­po tam­bién se ha alie­na­do. Hay un pasa­je en El Capi­tal en el que el/​la obrero/​a dice: «yo he tra­ba­ja­do en seis paí­ses y en diez pues­tos dis­tin­tos, soy fle­xi­ble», y Marx comen­ta que el capi­ta­lis­mo ha crea­do hom­bres uni­ver­sa­les pero muy des­hu­ma­ni­za­dos. Marx con­ti­núa apo­yan­do las luchas democr
áti­cas; en uno de sus dis­cur­sos de 1881 se diri­ge a los pola­cos y les habla de la revo­lu­ción que vie­ne y de la pro­pie­dad comu­nal en Polo­nia. Estos escri­tos sobre el indi­vi­duo y la socie­dad son pro­ba­ble­men­te los más explí­ci­tos. En mi opi­nión, él no cam­bia sus con­cep­cio­nes filo­só­fi­cas y meto­do­ló­gi­cas más pro­fun­das, su
Wel­tans­chauung (visión del mun­do) no cam­bia ver­da­de­ra­men­te entre 1844 y 1883, al con­tra­rio que sus posi­cio­na­mien­tos sobre cues­tio­nes pre­ci­sas como la India o Irlan­da. Su apa­ra­to con­cep­tual sobre la plus­va­lía, el tra­ba­jo abs­trac­to y con­cre­to, no cam­bia, inclu­so si no tie­ne aún con­cep­cio­nes muy pre­ci­sas al res­pec­to. Ya dis­po­ne de la base que le lle­va­rá a estas con­cep­cio­nes. Engels dice de su encuen­tro con Marx en el verano de 1844: «Marx me con­tó casi todo lo que fue desa­rro­llan­do más tar­de».

CT: Marx com­pa­ró la situa­ción de los irlan­de­ses en Gran Bre­ta­ña con la de los negros en Esta­dos Uni­dos. Al mis­mo tiem­po, ofre­ce una crí­ti­ca de las for­mas res­tric­ti­vas del nacio­na­lis­mo, sobre todo las de las ver­sio­nes irlan­de­sas que se refu­gia­ron en iden­ti­da­des reli­gio­sas o que que­da­ron al mar­gen del pue­blo bri­tá­ni­co. ¿Median­te qué fac­to­res pudo Marx dis­tin­guir entre un nacio­na­lis­mo sus­cep­ti­ble de con­tri­buir al derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo y las for­mas res­tric­ti­vas, con­ser­va­do­ras, del nacio­na­lis­mo? ¿Qué nos dice Marx de la dia­léc­ti­ca entre las rela­cio­nes socia­les de cla­se y de raza?

KA: Para Marx uno de los hilos rojos es saber si en un movi­mien­to se pue­den abor­dar las cues­tio­nes de cla­se. Por ejem­plo, en Polo­nia muchos habla­ban de la eman­ci­pa­ción nacio­nal, pero Marx y Engels apo­ya­ban a los que en Polo­nia que­rían tam­bién cam­biar las rela­cio­nes en la pro­pie­dad de la tie­rra y libe­rar al cam­pe­si­na­do. En Irlan­da, por los años 1860, Marx se intere­sa par­ti­cu­lar­men­te por el movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal de los fenia­nos por­que era un movi­mien­to agra­rio, sin igle­sias, que ata­ca­ba tan­to a los terra­te­nien­tes irlan­de­ses como a los cató­li­cos. Era un movi­mien­to cam­pe­sino más popu­lis­ta que socia­lis­ta. Marx apo­ya el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de las nacio­nes, enton­ces ¿por qué no apo­ya­ba al Sur en Esta­dos Uni­dos? No lo apo­ya por­que exa­mi­nan­do el con­te­ni­do social y polí­ti­co de este movi­mien­to ve que es muy reac­cio­na­rio. Al prin­ci­pio el Nor­te no está muy ade­lan­ta­do ya que no abor­da la escla­vi­tud, pero insis­te en la uni­dad nacio­nal ya que el Nor­te, pien­sa sobre todo en los Esta­dos fron­te­ri­zos como Ken­tucky, Ten­nes­see y Mary­land que tie­nen escla­vos pero que apo­yan la cau­sa nor­te­ña. El Sur redac­tó una nue­va cons­ti­tu­ción que pro­cla­ma­ba el dere­cho al escla­vis­mo, lo con­si­de­ra­ba un dere­cho humano. Por cier­to, los impe­ria­lis­tas bri­tá­ni­cos cri­ti­ca­ban como una locu­ra la idea del repu­bli­ca­nis­mo, ya que no habría dado resul­ta­dos serios ni en Fran­cia ni en Esta­dos Uni­dos. Al mis­mo tiem­po, algu­nos pro­po­nían elu­dir el blo­queo del Nor­te e ir a bus­car algo­dón al Sur con el pre­tex­to de la liber­tad de comer­cio. Sin embar­go, esto hubie­ra sig­ni­fi­ca­do una decla­ra­ción de gue­rra con­tra el Nor­te. Pues bien, un día el Nor­te inter­cep­tó un bar­co bri­tá­ni­co con dos diplo­má­ti­cos del Sur a bor­do que via­ja­ban a Lon­dres, así que detu­vie­ron a la tri­pu­la­ción. Ima­gí­nen­se, por ejem­plo, que los ira­níes detie­nen un bar­co ame­ri­cano en el océano Índi­co y arres­tan a diplo­má­ti­cos ame­ri­ca­nos a bor­do. Aque­llo fue como un acto de gue­rra por par­te de Esta­dos Uni­dos, pero el apo­yo al Nor­te por par­te de los obre­ros ingle­ses y de muchos inte­lec­tua­les fue tan gran­de que los “jin­goís­tas” [equi­va­len­te inglés de los ‘chau­vi­nis­tas” fran­ce­ses] bri­tá­ni­cos no fue­ron capa­ces de impo­ner­se. Esta­dos Uni­dos era una socie­dad revo­lu­cio­na­ria, no en el sen­ti­do pro­le­ta­rio, pero revo­lu­cio­na­ria y demo­crá­ti­ca. Los años 1870 cono­cie­ron la inten­si­fi­ca­ción de esta radi­ca­li­dad con ideas socia­lis­tas. Algu­nos de los más gran­des abo­li­cio­nis­tas fue­ron miem­bros de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal.

CT: Marx vin­cu­la la ten­den­cia uni­ver­sa­li­zan­te del capi­ta­lis­mo con las par­ti­cu­la­ri­da­des de las socie­da­des, por ejem­plo, de las socie­da­des no occi­den­ta­les. Usted sub­ra­ya que Marx cri­ti­ca­ba seve­ra­men­te a los demó­cra­tas de Fran­cia y de Euro­pa occi­den­tal por­que real­men­te no apo­ya­ron a los pola­cos en su lucha. ¿Qué ense­ñan­zas nos ofre­ce Marx sobre el inter­na­cio­na­lis­mo y el víncu­lo entre inter­na­cio­na­lis­mo y la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal?

KA: Marx, según la tra­di­ción euro­pea, era un inter­na­cio­na­lis­ta; tam­bién vemos eso en Dan­te: «el mun­do es mi patria». Su inter­na­cio­na­lis­mo no era abs­trac­to sino muy con­cre­to. Hay nacio­nes y gobier­nos reac­cio­na­rios y hay otros que son muy reac­cio­na­rios, como por ejem­plo Rusia. Enton­ces cuan­do Ingla­te­rra y Fran­cia están en gue­rra con­tra Rusia en Cri­mea ¿qué dice Marx? ¿qué dicen los socia­lis­tas? Marx dice que Napo­león quie­re dar la impre­sión de estar com­ba­tien­do el des­po­tis­mo ruso, pero en reali­dad no es eso lo que bus­ca; es una gue­rra falaz. El inter­na­cio­na­lis­mo de Marx y Engels es siem­pre muy con­cre­to. Ini­cial­men­te ellos apo­yan a los ale­ma­nes en la gue­rra fran­co-pru­sia­na. Engels redac­ta unos escri­tos casi nacio­na­lis­tas. Aho­ra bien, la situa­ción cam­bia con la Comu­na de París: Rusia era con­si­de­ra­da como el país más reac­cio­na­rio, pero el bona­par­tis­mo era con­si­de­ra­do como más peli­gro­so ¿Por qué? Por­que ade­más de ser reac­cio­na­rio se mez­cla­ba con el movi­mien­to obre­ro y demo­crá­ti­co. El mis­mo Napo­león III apo­ya­ba a algu­nos revo­lu­cio­na­rios rusos, lo que era muy peli­gro­so. Por eso su caí­da es impor­tan­te. Marx y Engels toma­ron pues siem­pre posi­ción según las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas, como en el caso de Irlan­da o res­pec­to al Nor­te en Esta­dos Uni­dos. Pero no man­tu­vie­ron su apo­yo a los movi­mien­tos en Euro­pa del Este con­tra los oto­ma­nos por­que pen­sa­ban que estos movi­mien­tos eran mane­ja­dos por Mos­cú. El panes­la­vis­mo era una polí­ti­ca reac­cio­na­ria y peli­gro­sa, aun­que en reali­dad estas obser­va­cio­nes son exa­ge­ra­das. Putin está jugan­do este mis­mo jue­go con su mun­do orto­do­xo cuan­do dice que el mun­do esla­vo no acep­ta la homo­se­xua­li­dad; es muy con­ser­va­dor y al mis­mo tiem­po abo­ga por com­ba­tir la hege­mo­nía de Esta­dos Uni­dos y apo­ya a los revan­chis­tas en la comu­ni­dad rusa de Leto­nia. Lo mez­cla todo.

Marx habla tres len­guas: inglés, fran­cés y ale­mán. Se dice que una ter­ce­ra par­te de sus escri­tos están en inglés, pero muchos de sus tex­tos más impor­tan­tes están en fran­cés: La mise­ria de la filo­so­fía, sus car­tas sobre Rusia a final de su vida y sus escri­tos sobre Polo­nia. Así pues, el inter­na­cio­na­lis­mo es un prin­ci­pio gene­ral que se pue­de ver en la estruc­tu­ra de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal. Fue en la Segun­da Inter­na­cio­nal cuan­do se lle­gó a la idea de que cada país debía tener su pro­pia orga­ni­za­ción. En la Pri­me­ra cada país tenía su secre­ta­rio, pero el Con­se­jo gene­ral en Lon­dres toma­ba las deci­sio­nes por toda la orga­ni­za­ción. Baku­nin no esta­ba de acuer­do por­que que­ría más des­cen­tra­li­za­ción. Pero Marx que­ría, por ejem­plo, que los bri­tá­ni­cos escu­cha­sen lo que decían los otros sobre la cues­tión de Irlan­da. Los sin­di­ca­lis­tas bri­tá­ni­cos apo­ya­ban a los irlan­de­ses pero no tan­to como Marx que­ría. Un día hubo un gran deba­te – El Lon­don Timesescri­bía artícu­los sobre cada una de las reunio­nes del Con­se­jo inter­na­cio­nal – y un ale­mán (o un sui­zo, no sé) le dice a los ingle­ses: “todos incon­di­cio­nal­men­te apo­ya­mos la inde­pen­den­cia de Polo­nia, hay que hacer lo mis­mo con los irlan­de­ses. No pode­mos hacer dis­tin­cio­nes entre las nacio­nes”. Todos los ingle­ses pro­gre­sis
tas apo­ya­ban a Polo­nia, era una de las gran­des cau­sas del siglo XIX. De algu­na mane­ra la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal esta­ba más cen­tra­li­za­da que la Ter­ce­ra. No es un mode­lo de orga­ni­za­ción para nues­tro tiem­po, pero las ideas de orga­ni­za­ción de Marx siguen sien­do intere­san­tes. Marx no con­tro­la la Inter­na­cio­nal, tenía mucha influen­cia, sí, pero tam­bién esta­ban los proudho­nia­nos y los anar­quis­tas. Cuan­do habla­mos de inter­na­cio­na­lis­mo en el movi­mien­to social y polí­ti­co hay que tener pre­sen­tes gran­des con­gre­sos como por ejem­plo el de hace unos meses en Túnez
. Ahí se ve cómo las orga­ni­za­cio­nes tie­nen polí­ti­cas dife­ren­tes. Entre los dele­ga­dos ára­bes, por ejem­plo, que son anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti-fun­da­men­ta­lis­tas, muchos apo­yan a Assad o dicen que no es tan malo como se pien­sa. Hay que nego­ciar en torno a estas dife­ren­cias pero sin sacri­fi­car el prin­ci­pio ¿Cómo hacer­lo? En el mani­fies­to de la Inter­na­cio­nal se deba­tió cada pala­bra; Marx escri­be en rela­ción con la Pri­me­ra reu­nión de la Inter­na­cio­nal que tuvo que hacer con­ce­sio­nes, pero no con­ce­sio­nes de prin­ci­pio. Los esta­tu­tos de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal sub­ra­yan sobre todo que era posi­ble adhe­rir­se a ella “sin dis­tin­ción de color, de cre­do o de nacio­na­li­dad”, y hom­bres de color como Paul Lafar­gue se reu­nían con los obre­ros de Lon­dres.

CT: La dia­léc­ti­ca entre las rela­cio­nes socia­les de cla­se y las rela­cio­nes socia­les de raza: en el últi­mo párra­fo de sus con­clu­sio­nes usted dice que los escri­tos de Marx sobre las etnias pue­den ayu­dar­nos a com­pren­der los acon­te­ci­mien­tos de 2005 en los barrios [de Fran­cia] ¿Qué pode­mos extraer de los escri­tos de Marx sobre las rela­cio­nes entre cla­se y raza?

KA: Exis­te un pro­le­ta­ria­do uni­ver­sal, pero no se tra­ta de una uni­ver­sa­li­dad abs­trac­ta. Esta idea de una uni­ver­sa­li­dad abs­trac­ta era una idea fal­sa que el mis­mo Hegel com­ba­tió dia­léc­ti­ca­men­te con­tra Sche­lling. Hegel decía que para Sche­lling duran­te la noche todas las vacas son negras, sin dis­tin­ción. En cuan­to a este uni­ver­sal abs­trac­to, Hegel sub­ra­ya que el uni­ver­sal debe par­ti­cu­la­ri­zar­se y es por ello que Hegel habla del espí­ri­tu del mun­do pen­san­do por ejem­plo en Napo­león, Ale­jan­dro o Julio César. Estos hom­bres por­ta­ban las ideas uni­ver­sa­les de su épo­ca y las ponían en prác­ti­ca. Para Hegel, la idea, el abso­lu­to, debe siem­pre con­cre­tar­se en una reli­gión, en una filo­so­fía, inclu­so en un indi­vi­duo. Para Marx los pro­le­ta­rios del mun­do tie­nen su pro­pia his­to­ria, sus pro­pias divi­sio­nes, sus pre­jui­cios, expe­rien­cias y posi­bi­li­da­des. En tres oca­sio­nes abor­da Marx la cues­tión del racis­mo: entre los irlan­de­ses y los bri­tá­ni­cos por­que los irlan­de­ses eran un sub­pro­le­ta­ria­do al que los tra­ba­ja­do­res ingle­ses temían por razo­nes de empleo; en Esta­dos Uni­dos los tra­ba­ja­do­res blan­cos son libres, no son escla­vos y tie­nen dere­cho de voto; en ter­cer lugar, con la ple­be roma­na: hay revuel­tas ple­be­yas al mis­mo tiem­po que revuel­tas de escla­vos en Asia menor, pero ambos movi­mien­tos no están mez­cla­dos. En este pun­to Marx comen­ta que la ple­be roma­na tuvo la mis­ma acti­tud que los blan­cos del Sur en Esta­dos Uni­dos para con los escla­vos. No dice que se tra­te de razas dife­ren­tes, pero esa con­di­ción de escla­vo, esa con­di­ción de inmi­gran­te o hijo de inmi­gran­te, de no tener la ciu­da­da­nía, es una con­di­ción social. Estos tres momen­tos, el ple­be­yo romano, el tra­ba­ja­dor blan­co del Sur y los pro­le­ta­rios ingle­ses, son tres ejem­plos de esta acti­tud de supe­rio­ri­dad, de con­des­cen­den­cia, que tan pro­ble­má­ti­ca es para las luchas socia­les.

CT: Sub­ra­ya usted que Marx se intere­sa por las for­mas de orga­ni­za­ción en los pue­blos de la India, de Chi­na o de Rusia, y al mis­mo tiem­po se atri­bu­ye a menu­do a Marx una visión deter­mi­nis­ta, eco­no­mi­cis­ta, liga­da sobre todo al pre­fa­cio de la Con­tri­bu­ción a la eco­no­mía polí­ti­ca, don­de se insis­te en el hecho de que “las fuer­zas pro­duc­ti­vas mate­ria­les de la socie­dad entran en con­tra­dic­ción con las rela­cio­nes de pro­duc­ción exis­ten­tes. […] Enton­ces se abre una épo­ca de revo­lu­ción social”. En los escri­tos de Marx sobre las socie­da­des no occi­den­ta­les se encuen­tran otras con­di­cio­nes pre­vias ¿Cómo expli­ca usted que esta visión eco­no­mi­cis­ta que se atri­bu­ye a Marx siga sien­do aun hoy tan per­sis­ten­te cuan­do Marx tie­ne un aná­li­sis de las rela­cio­nes socia­les mucho más fino?

KA: Se crea una doc­tri­na mar­xis­ta post-Marx. La Segun­da Inter­na­cio­nal creó el mar­xis­mo y, al mis­mo tiem­po, pen­sa­do­res tan ori­gi­na­les como Rosa Luxem­burg, Lenin o Trotsky estu­vie­ron mar­ca­dos por ello. Por ejem­plo, cuan­do leen los escri­tos de Marx sobre el comu­nis­mo pri­mi­ti­vo, eso no les intere­sa en tan­to que fuen­te de suje­tos revo­lu­cio­na­rios. Luxem­burg tam­bién escri­be sobre la comu­ni­dad agrí­co­la, había leí­do a Kova­levsky, pero su Intro­duc­ción a la eco­no­mía polí­ti­ca – muy intere­san­te – está mar­ca­da por un cier­to esque­ma­tis­mo según el cual la comu­ni­dad agrí­co­la debe aca­bar­se por­que esa es la mar­cha de la his­to­ria. Ella nun­ca esgri­mió argu­men­tos deter­mi­nis­tas; como jus­ta­men­te seña­la Michäel Löwy, Luxem­burg rom­pió con la con­cep­ción de pro­gre­so de la Segun­da Inter­na­cio­nal en sus escri­tos sobre la Pri­me­ra Gue­rra mun­dial, por ejem­plo, cuan­do ella habla de “socia­lis­mo o bar­ba­rie” (otros como Kautsky uti­li­za­ron tam­bién esta fór­mu­la, inclu­so Marx va en esta direc­ción en el Mani­fies­to comu­nis­ta cuan­do habla de “la des­truc­ción de las dos cla­ses en lucha”). De modo que Luxem­burg dice en El Folle­to Junius que la bar­ba­rie es un fin posi­ble del capi­ta­lis­mo moderno. Aho­ra bien, ahí per­sis­te un esque­ma­tis­mo; ella no había estu­dia­do direc­ta­men­te a Hegel. Al con­tra­rio, Marx escri­be, por poner un ejem­plo, en una car­ta a Engels fecha­da en 1858, que «los indios son nues­tros mejo­res alia­dos» y que había vuel­to a leer La cien­cia de la lógi­ca, lo que le dio ganas de escri­bir un ensa­yo sobre la dia­léc­ti­ca de Hegel. Marx leía regu­lar­men­te los gran­des escri­tos dia­léc­ti­cos para refres­car su mane­ra de pen­sar pero muchos mar­xis­tas no han hecho lo mis­mo. Pen­sar dia­léc­ti­ca­men­te es un esfuer­zo que debe sos­te­ner­se a lo lar­go de toda la vida. Hay que nadar en la dia­léc­ti­ca. Por supues­to que tene­mos a Marx, pero tam­po­co él pudo abor­dar algu­nos pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos. Marx no escri­bió nada sobre la homo­se­xua­li­dad – excep­to algu­nas notas bas­tan­te hete­ro­nor­ma­ti­vas – y hoy, sin embar­go, dis­cu­ti­mos sobre sexua­li­dad y géne­ro. Pen­sa­do­res como Fou­cault redac­ta­ron obras muy ori­gi­na­les sobre la sexua­li­dad y la homo­se­xua­li­dad. Even­tual­men­te se pue­den inte­grar aspec­tos de este pen­sa­mien­to en el mar­xis­mo. Nos hace fal­ta un aná­li­sis mar­xis­ta del géne­ro, de la eco­lo­gía – Marx los abor­dó y Michael Löwy y Joel Kovel no han deja­do de sub­ra­yar­lo. The Enemy of Natu­rede Kovel está fuer­te­men­te influen­cia­do por Marx, los mar­xis­tas y prin­ci­pal­men­te por la Escue­la de Fránc­fort. Hay for­mas de nacio­na­lis­mo que son pro­gre­sis­tas y revo­lu­cio­na­rias, hay reli­gio­nes y nacio­na­lis­mos muy reac­cio­na­rios; nues­tra tarea es dis­tin­guir­los con el fin de saber con quién se pue­de tra­ba­jar polí­ti­ca­men­te. Muchos libros de socio­lo­gía abor­dan el géne­ro, el trans­gé­ne­ro, el racis­mo y el colo­nia­lis­mo,
pero no en fun­ción de un esque­ma de aná­li­sis mar­xis­ta. Hay que leer esos libros des­de un pun­to de vis­ta mar­xis­ta, dia­léc­ti­co.

Decla­ra­cio­nes reco­gi­das por Ben­ja­min Birn­baum

Tra­duc­ción para Mar­xis­mo Crí­ti­co de  J.Mª Fdez. Cria­do

Fuen­te: https://​entre​les​lig​ne​sen​tre​les​mots​.word​press​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *