La fun­ción XXIV

A pro­pó­si­to del libro Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, de Con­cep­ción Cruz Rojo e Iña­ki Gil de San Vicente

En su Mor­fo­lo­gía del cuen­to, Vla­di­mir Propp lle­va a cabo un minu­cio­so aná­li­sis estruc­tu­ral de los cuen­tos mara­vi­llo­sos tra­di­cio­na­les, a par­tir de la idea pio­ne­ra de que no son los temas ni los per­so­na­jes con­cre­tos lo más rele­van­te de los cuen­tos, sino las fun­cio­nes que cum­plen dichos per­so­na­jes; fun­cio­nes que se repi­ten en todos los cuen­tos y siem­pre en el mis­mo orden, y de las que Propp iden­ti­fi­có trein­ta y una.

En la medi­da en que esos «peque­ños mitos», como los deno­mi­nó Lévi-Strauss, que son los cuen­tos mara­vi­llo­sos refle­jan aspi­ra­cio­nes y con­flic­tos bási­cos, no es extra­ño que las prin­ci­pa­les fun­cio­nes seña­la­das por Propp apa­rez­can de for­ma recu­rren­te en todo tipo de rela­tos, tan­to fic­ti­cios como verí­di­cos, y muy con­cre­ta­men­te en ese gran rela­to que es la his­to­ria de las socie­da­des huma­nas, que en últi­ma ins­tan­cia es, como seña­lan Marx y Engels ya en el pri­mer párra­fo del Mani­fies­to Comu­nis­ta, una his­to­ria de luchas de cla­ses. Y en este sen­ti­do resul­ta espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va la Fun­ción XXIV de la cla­si­fi­ca­ción de Propp, deno­mi­na­da Pre­ten­sio­nes enga­ño­sas: «Un fal­so héroe rei­vin­di­ca para sí pre­ten­sio­nes enga­ño­sas», atri­bu­yén­do­se los méri­tos del ver­da­de­ro héroe e inten­tan­do some­ter­lo, des­pres­ti­giar­lo o destruirlo.

El fal­so héroe de los cuen­tos mara­vi­llo­sos se pro­lon­ga en el Dop­pel­gan­ger de la lite­ra­tu­ra román­ti­ca ‑el doble oscu­ro, el geme­lo mal­va­do que usur­pa el lugar del pro­ta­go­nis­ta y bus­ca su ruina‑, que reapa­re­ce con fuer­za en la cien­cia fic­ción terro­rí­fi­ca y catas­tro­fis­ta: clo­nes, repli­can­tes, androi­des, alie­ní­ge­nas meta­mor­fo­sea­dos en huma­nos… Del mis­mo modo que la cri­sis de Wall Street pro­pi­ció el auge del cine de terror de la Uni­ver­sal y el cli­ma de des­aso­sie­go de la Ale­ma­nia pre­na­zi fue el cal­do de cul­ti­vo del cine expre­sio­nis­ta, la actual cri­sis eco­nó­mi­ca expli­ca la extra­or­di­na­ria popu­la­ri­dad de sím­bo­los como el zom­bi, el robot exter­mi­na­dor o el simio sub­ver­si­vo, que expre­san la rebe­lión de la natu­ra­le­za y de la tec­no­lo­gía, así como el des­ce­re­bra­mien­to y el cani­ba­lis­mo de una huma­ni­dad abo­ca­da a la autodestrucción.

Pero el ver­da­de­ro terror y la ver­da­de­ra catás­tro­fe, de los que el cine fan­tás­ti­co solo es un páli­do refle­jo, resi­den en la apro­pia­ción de los logros de la huma­ni­dad por par­te de las cla­ses domi­nan­tes y su per­ver­sa con­ver­sión en ins­tru­men­tos de opre­sión. El fal­so héroe de las his­to­rias reales es la moral bur­gue­sa, y ese es el tema cen­tral de Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, de Con­cep­ción Cruz Rojo e Iña­ki Gil de San Vicen­te, recien­te­men­te publi­ca­do por Boltxe. En este sen­ti­do, el libro está estre­cha­men­te rela­cio­na­do con otro títu­lo recien­te de Gil de San Vicen­te: Mar­xis­mo vs. Socio­lo­gía: las cien­cias socia­les como ins­tru­men­to del impe­ria­lis­mo, en el que des­de el mis­mo títu­lo se deja cla­ro que de lo que se tra­ta es de con­tra­po­ner el aná­li­sis revo­lu­cio­na­rio al alie­nan­te «cuen­to de hadas» burgués.

Como seña­la Patri­zia Muñoz en el pró­lo­go de Mar­xis­mo vs. Socio­lo­gía, mien­tras que la socio­lo­gía bur­gue­sa se revis­te de una pre­ten­sión de obje­ti­vi­dad que por sí mis­ma sitúa su dis­cur­so tan lejos de la cien­cia como cer­ca de la ideo­lo­gía, el mar­xis­mo decla­ra abier­ta­men­te des­de dón­de y para qué lle­va a cabo su refle­xión teó­ri­ca, enrai­za­da en la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria y com­pro­me­ti­da con ella «has­ta man­char­se». Y la mis­ma volun­tad de mirar no solo para ver la reali­dad sino, sobre todo, para trans­for­mar­la, pre­si­de las pági­nas de Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va, cuyo prin­ci­pal méri­to con­sis­te en mos­trar, apo­yán­do­se en un rigu­ro­so reco­rri­do his­tó­ri­co, cómo el tri­no­mio pro­pie­dad-Esta­do-vio­len­cia gene­ra un deter­mi­na­do con­cep­to de dere­cho, que se con­cre­ta tan­to en unas leyes como en un supues­to «Esta­do de dere­cho» y una defi­ni­ción-aco­ta­ción de los dere­chos huma­nos. Y ese trí­fi­do dere­cho bur­gués es, ante todo y más allá de las abs­trac­cio­nes al uso, un dis­cur­so jus­ti­fi­ca­dor del dere­cho de pro­pie­dad, con lo que el círcu­lo ‑vicio­so- se cie­rra y vuel­ve al ori­gen: una pro­pie­dad pri­va­da (de las tie­rras, los recur­sos natu­ra­les y los gran­des medios de pro­duc­ción) basa­da en la opre­sión de las mayo­rías des­po­seí­das y los pue­blos sometidos.

Por eso cual­quier pro­yec­to o dis­cur­so polí­ti­co que no impug­ne sin amba­ges el dere­cho y los dere­chos bur­gue­ses es, en el mejor de los casos, fútil, lo que hace que resul­te muy preo­cu­pan­te la deri­va con­ci­lia­do­ra e inter­cla­sis­ta de algu­nas orga­ni­za­cio­nes de izquier­das. Como seña­la Gil de San Vicen­te en la intro­duc­ción de la par­te I de Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va:

Aho­ra mis­mo en Eus­kal Herria y en los Paï­sos Cata­lans, y cada vez más en Gali­za, se deba­te con más ahín­co sobre cómo avan­zar hacia un Esta­do pro­pio. No hay duda de que la con­quis­ta de los dere­chos huma­nos con­cre­tos es inse­pa­ra­ble de la inde­pen­den­cia esta­tal, y más aún en el gra­do ya irre­ver­si­ble de cen­tra­li­za­ción del poder de cla­se en la Unión Euro­pea y en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Hoy defen­der los dere­chos huma­nos pro­gre­sis­tas, revo­lu­cio­na­rios, es luchar por la inde­pen­den­cia nacio­nal de cla­se de los pue­blos tra­ba­ja­do­res, mien­tras que defen­der los dere­chos bur­gue­ses es defen­der la Unión Euro­pea y el impe­ria­lis­mo. Pero es en la his­tó­ri­ca­men­te deci­si­va cues­tión de la pro­pie­dad de la tie­rra des­de las pri­me­ras ciu­da­des-Esta­do sume­rias don­de se des­cu­bre la abso­lu­ta fatui­dad del dis­cur­so que se rea­li­za en la gran mayo­ría de tex­tos de la izquier­da abertzale.

Con­vie­ne acla­rar que Dere­chos huma­nos como arma de des­truc­ción masi­va no es un libro escri­to a cua­tro manos. La par­te I, fir­ma­da por Gil de San Vicen­te, se titu­la sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te Dere­cho bur­gués y dere­cho socia­lis­ta antes del comu­nis­mo, y la par­te II, de Cruz Rojo, La salud: una nece­si­dad de los pue­blos, de cuyos seis capí­tu­los mere­ce espe­cial men­ción el quin­to: «Salud y repre­sión patriar­cal», en el que, entre otras cosas, la auto­ra esta­ble­ce un acer­ta­do para­le­lis­mo entre dos típi­cas for­mas de demonización:

La acu­sa­ción de “bru­je­ría” cum­plió una fun­ción simi­lar a los cas­ti­gos actua­les por “terro­ris­mo”, e inclu­so la pro­pia acep­ción de la pala­bra es amplia y con­fu­sa en su sig­ni­fi­ca­do pre­ci­sa­men­te por­que la acep­ción más exten­di­da es erró­nea: ni las muje­res libe­ra­das de aque­llos siglos eran bru­jas ni los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios son terro­ris­tas. El terror, el ver­da­de­ro terro­ris­mo son las prác­ti­cas de eli­mi­na­ción selec­ti­va, ocul­tas y muy efec­ti­vas, las gra­ves matan­zas y las tor­tu­ras del poder esta­ble­ci­do des­de los Esta­dos más anti­guos has­ta el impe­ria­lis­mo actual.

Par­tien­do de refe­ren­tes como El ori­gen de la fami­lia, la pro­pie­dad pri­va­da y el Esta­do de Engels y de El ori­gen del patriar­ca­do de Ger­da Ler­ner, Cruz Rojo lle­va a cabo un aná­li­sis para­le­lo al de Gil de San Vicen­te, aun­que cir­cuns­cri­to de for­ma muy con­cre­ta al ámbi­to sani­ta­rio, lo que hace que ambos tex­tos, si bien inde­pen­dien­tes, se com­ple­men­ten y refuer­cen mutua­men­te en un libro que en estos momen­tos, dada la insis­ten­cia e hipo­cre­sía con que el poder agi­ta el fan­to­che de los dere­chos huma­nos bur­gue­ses para jus­ti­fi­car las mayo­res atro­ci­da­des, resul­ta, más que opor­tuno, impres­cin­di­ble. Aun­que no se pue­de dejar de seña­lar que un libro sobre dere­chos huma­nos escri­to des­de una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria no debe­ría elu­dir la cues­tión, inse­pa­ra­ble, de los dere­chos de los demás animales.

Car­lo Frabetti

2 de noviem­bre de 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *