27S Cata­lun­ya: Comu­ni­ca­do Enda­vant, Entre­vis­ta CUP, Car­ta del caba­llo de troya

via Boro­ka Garaia

Home
cat
Enda­vant
Este pró­xi­mo 27 de sep­tiem­bre hay con­vo­ca­das unas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en Cata­lun­ya. Des­pués de cin­co años de movi­li­za­cio­nes en la calle con­tra la nega­ción anti­de­mo­crá­ti­ca del esta­do espa­ñol y con­tra la ofen­si­va capi­ta­lis­ta, estas elec­cio­nes se pre­sen­tan como un cru­ce entre la posi­bi­li­dad de des­bor­dar al esta­do espa­ñol o dar paso a un cie­rre por arri­ba de las espe­ran­zas de cambio.
Enda­vant y todo el con­jun­to de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta esta­mos tra­ba­jan­do para que la CUP obten­ga unos mag­ní­fi­cos resul­ta­dos que per­mi­tan poner a todo el sis­te­ma en cues­tión. Unos resul­ta­dos que des­en­mas­ca­ren aun más el carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co del espa­ño­lis­mo. Unos resul­ta­dos que sitúen a las cla­ses diri­gen­tes del Prin­ci­pa­do ali­nea­das detrás de Con­ver­gen­cia ante el dile­ma de obe­de­cer sus intere­ses u obe­de­cer el man­da­to popu­lar. Unos resul­ta­dos que per­mi­tan seguir man­te­nien­do en alto las pro­pues­tas de rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo y la Unión Euro­pea, ante el pro­gra­ma de refor­mas del sis­te­ma pro­pues­to por Podemos.
Des­de Ende­vant con­me­mo­ra­mos el pasa­do Once de Sep­tiem­bre con el lema “Las bata­llas se ganan en la calle”. Cree­mos fir­me­men­te que cual­quier res­qui­cio de rup­tu­ra que pue­dan apor­tar los resul­ta­dos de este 27 de sep­tiem­bre no se abri­rá del todo si no se bata­lla des­de la calle. Es por ello que en el mani­fies­to del Once de Sep­tiem­bre pro­pu­si­mos cua­tro líneas de tra­ba­jo para la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, que reiteramos:
– Reem­pren­der la agi­ta­ción y la exten­sión del dis­cur­so sobre la inde­pen­den­cia para cam­biar­lo todo y com­ba­tir cual­quier inten­to de nue­vo pac­to constitucional.
– Recu­pe­rar la ini­cia­ti­va en las movi­li­za­cio­nes socia­les, denun­cian­do el secues­tro de la sobe­ra­nía popu­lar por par­te de los esta­dos espa­ñol y fran­cés, la UE y las ins­ti­tu­cio­nes del capitalismo.
– Empe­zar a rete­jer todo el tra­ba­jo de base, tan­to des­de el teji­do aso­cia­ti­vo como des­de las ins­ti­tu­cio­nes loca­les, en una Asam­blea Muni­ci­pa­lis­ta los Paí­ses Cata­la­nes que sea el embrión de una ins­ti­tu­ción de poder popular.
– Avan­zar en la ela­bo­ra­ción de un pro­gra­ma polí­ti­co de rup­tu­ra a todos los Paí­ses Cata­la­nes y difun­dir­lo masi­va­men­te entre las cla­ses populares.
Por todo ello, hace­mos un lla­ma­mien­to a tra­ba­jar para con­se­guir el máxi­mo de votos y apo­yos para la CUP, y a con­ti­nuar tra­ba­jan­do el 28 de sep­tiem­bre en la cons­truc­ción de la Uni­dad Popu­lar en todos los frentes.
Inde­pen­den­cia, socia­lis­mo y feminismo.
Paí­ses Cata­la­nes, 23 de sep­tiem­bre de 2015
— — — -

Sin des­obe­dien­cia no habrá rup­tu­ra con el esta­do ni rup­tu­ra con el actual sis­te­ma económico

La cam­pa­ña elec­to­ral cata­la­na va lle­gan­do a su fin, en unas elec­cio­nes mar­ca­das por el carac­ter ple­bis­ci­ta­rio de las mis­mas y el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta. Duran­te estas dos sema­nas hemos sido tes­ti­gos de ame­na­zas de los pode­res eco­nó­mi­cos, de los ban­cos, de algu­nos empre­sa­rios, de decla­ra­cio­nes de dis­tin­tos cabe­zas de esta­do… Una cam­pa­ña elec­to­ral que ha sido obser­va­da des­de todo el esta­do y tam­bién des­de el ámbi­to inter­na­cio­nal y don­de ha que­da­do cla­ro que el régi­men está ner­vio­so. Ha que­da­do cla­ro que al régi­men del 78 no le gus­ta un pelo el dere­cho a deci­dir y que los par­ti­dos del sis­te­ma quie­ren que no cam­bie nada. Por su par­te, la bur­gue­sía cata­la­na bus­ca un mero cam­bio ins­ti­tu­cio­nal, sin tocar el sis­te­ma económico.
En el otro lado las CUP y las orga­ni­za­cio­nes de la Esque­rra inde­pen­den­tis­ta piden inde­pen­den­cia para cam­biar­lo todo. Des­de La Hai­ne hemos char­la­do sobre el pro­ce­so y esta impor­tan­te cita elec­to­ral del 27S con Isa­bel Vallet, mili­tan­te de Enda­vant y dipu­tada por las CUP en el Par­la­ment Cata­lán en esta últi­ma legis­la­tu­ra, y con Anna Gabriel, núme­ro de dos de la lis­ta de la CUP-Cri­da Cons­ti­tuient por Barcelona.
La Hai­ne.- Ya hace unos cuan­tos años que las CUP estáis pre­sen­tes en los ayun­ta­mien­tos, y des­de Noviem­bre del 2012 habéis teni­do pre­sen­cia tam­bién en el Par­la­ment de Cata­lun­ya ¿Cómo ha sido ese sal­to al Par­la­ment y el cre­ci­mien­to que han expe­ri­men­ta­do las CUP en estos tres años?
Isa­bel Vallet.- Para hacer un aná­li­sis com­ple­to de las Can­di­da­tu­ras de Uni­dad Popu­lar y de su cre­ci­mien­to nos tene­mos que recu­rrir a la his­to­ria de la Izquier­da inde­pen­den­tis­ta y sobre todo al Pro­ce­so de Vina­roz en el 92, cuan­do la izquier­da inde­pen­den­tis­ta deci­de optar por la lucha ins­ti­tu­cio­nal como un com­ple­men­to de su acti­vi­dad, con los ejes de la libe­ra­ción nacio­nal, de cla­se y de las muje­res, y en el ámbi­to terri­to­rial ente­ro de los Paï­sos Cata­lans. Allá se opta por un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do des­de los muni­ci­pios y sobre todo basán­do­nos en la idea de no gene­rar pro­yec­tos ins­ti­tu­cio­na­les don­de no había movi­mien­to, prio­ri­zan­do el cre­ci­mien­to de la red de casa­les y ate­neos, de la agi­ta­ción, de la lucha en la calle y el cre­ci­mien­to de las pro­pias orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta antes de gene­rar el pro­yec­to ins­ti­tu­cio­nal. El pro­yec­to ins­ti­tu­cio­nal era la fase de cul­mi­na­ción de la implan­ta­ción de la Izquier­da Inde­pen­den­tis­ta en los ayuntamientos.
Eso expli­ca este cre­ci­mien­to len­to y sos­te­ni­do, pero tam­bién expli­ca la soli­dez del pro­yec­to. Muchos años de mucho tra­ba­jo en las bases, de muchos deba­tes com­ple­jos, sobre todo en lo que res­pec­ta a los Par­la­men­tos, nues­tra com­ple­ji­dad era que al ser un pro­yec­to nacio­nal y estan­do nues­tro nues­tro país repar­ti­do entre dos esta­dos y en tres comu­ni­da­des comu­ni­da­des autó­no­mas en el mis­mo esta­do, veía­mos que el cre­ci­mien­to de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta era des­igual en los dis­tin­tos terri­to­rios y plan­tea­ba la con­tra­dic­ción de asu­mir repre­sen­ta­ción en uno de los par­la­men­tos y no en los otros, y fue uno de los esco­llos que tuvi­mos que sal­var a la hora de plan­tear­nos entrar a las ins­ti­tu­cio­nes, sobre todo en el Parlament.
Anna Gabriel.- Creo que el acier­to de las CUP fue empe­zar en un pro­yec­to muni­ci­pa­lis­ta que se ha ido asen­tan­do y cre­cien­do len­ta­men­te, ya en otras oca­sio­nes se había plan­tea­do el tema de pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, en 2009 con­cre­ta­men­te hubo el pri­mer gran deba­te, yo en ese momen­to fui de las que defen­dí que no toca­ba aún hacer­lo, y creo que fué un acier­to y se demos­tró que cuan­do se hizo el paso de ir a un nivel supra­mu­ni­ci­pal había­mos acu­mu­la­do más resul­ta­dos en los muni­ci­pios, no sólo en con­ce­ja­les, sino tam­bién en orga­ni­za­ción de base.
Con lo cuál cuan­do los tres dipu­tados dipu­tados de las CUP entran al Par­la­ment, entran con la cer­te­za y la garan­tía de que hay gen­te hacien­do polí­ti­ca muni­ci­pal que son tu refe­ren­te. Cuan­do haces, dices y pro­po­nes lo haces en cohe­ren­cia con gen­te que ya lo está hacien­do en los muni­ci­pios. Tene­mos mucha gen­te que está hacien­do muni­ci­pa­lis­mo alter­na­ti­vo que nun­ca van a salir de su ano­ni­ma­to pero que están hacien­do polí­ti­ca real de trans­for­ma­ción. Aun­que parez­ca que lo impor­tan­te es el cir­co par­la­men­ta­rio a nues­tro enten­der es jus­to lo con­tra­rio. Hay que com­ple­men­tar estos dos nive­les: uno te da mucha visua­li­za­ción y eso hay que apro­ve­char­lo para socia­li­zar y hacer cre­cer el pro­yec­to des­de la base, y la base es lo que te da la medi­da y el pul­so real de la trans­for­ma­ción en sí.
La Hai­ne.– Mien­tras otras izquier­das del esta­do mode­ran su dis­cur­so en pro de con­se­guir más apo­yos, las CUP con un cla­ro dis­cur­so inde­pen­den­tis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta y femi­nis­ta habéis veni­do cre­cien­do en estos últi­mos años y se pre­ve que aumen­téis vues­tra repre­sen­ta­ción el 27S ¿Que dife­ren­cias hay con el res­to del esta­do para que en Cata­lun­ya haya cala­do este discurso?
Anna Gabriel.- Una cosa impor­tan­te es no caer en la per­ver­sión de lo elec­to­ral. Las cam­pa­ñas y la lógi­ca elec­to­ral sacan lo peor y es la par­te más abo­rre­ci­ble de la polí­ti­ca. Los anar­quis­tas sabían y teo­ri­za­ron mucho sobre las lógi­cas que se gene­ran alre­de­dor de las urnas y las ins­ti­tu­cio­nes y es algo a tener en cuenta.
Si se empie­za a no hablar níti­da­men­te de anti­ca­pi­ta­lis­mo, a hablar de otras cosas, a hacer sub­ter­fu­gios, a hacer o a dejar de hacer cosas para que te voten,… es infi­ni­to lo que se pue­de retro­ce­der. Y ade­más es tra­tar a la gen­te como si no tuvie­ra capa­ci­dad de reac­ción, como si no tuvie­ran capa­ci­dad de tener con­cien­cia polí­ti­ca. Que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de este país haya per­di­do mucha con­cien­cia no quie­re decir que sea un cam­po per­di­do y que haya que hablar­les en un len­gua­je más sen­ci­llo y más ama­ble. La con­cien­cia­ción siem­pre se ha hecho lla­man­do a las cosas por su nombre.
Ade­más esta­mos en un momen­to idó­neo para con­cien­ciar, antes de que la cri­sis gol­pea­ra tan fuer­te la gen­te no esta­ba tan dis­pues­ta a escu­char, pero aho­ra la gen­te tie­ne los oídos y los ojos abier­tos y quie­ren ver y escuchar.
Isa­bel Vallet.- El plan­tea­mien­to es igual que en el res­to del esta­do y que en el res­to de las nacio­nes sin esta­do. Las cla­ses popu­la­res del res­to del esta­do no con­se­gui­rán su libe­ra­ción si no aca­ban con el capi­ta­lis­mo. El hecho de que noso­tros no haya­mos escon­di­do nun­ca este dis­cur­so y que haya­mos hecho ban­de­ra de él, a mucha gen­te le ha per­mi­ti­do aso­ciar fácil­men­te un dis­cur­so teó­ri­co a la realidad.
La Hai­ne.- Uno de los pila­res fun­da­men­ta­les del dis­cur­so de las CUP es el femi­nis­mo, ¿Que polí­ti­cas anti­pa­triar­ca­les habéis podi­do impul­sar des­de den­tro de las instituciones?
Anna Gabriel.- Toda­vía nos que­da camino por reco­rrer en este sen­ti­do. Has­ta aho­ra tenía­mos pocas alcal­días y es aho­ra cuan­do empe­za­mos a tener un núme­ro de alcal­días importantes.
Aho­ra esta­mos plan­tean­do un plan de cho­que con­tra los femi­ni­ci­dios, y esta­mos plan­tean­do pla­nes de igual­dad, con cam­bios radi­ca­les en el sis­te­ma legal y judi­cial, por que la situa­ción es alar­man­te: solo un 4,8% de los agre­so­res son con­de­na­dos, no hay recur­sos para la pro­tec­ción de las víc­ti­mas… Tam­bién somos los úni­cos que defen­de­mos que se aca­be la con­cer­ta­ción de las escue­las y que no deje­mos la edu­ca­ción en manos de enti­da­des pri­va­das y reli­gio­sas. Para noso­tros es cla­ve que la reli­gión saque las manos de la edu­ca­ción, ya que sabe­mos que papel nos reser­va a las mujeres.
Lo que si que hemos con­se­gui­do es poner el femi­nis­mo en el eje prin­ci­pal del pro­gra­ma de rup­tu­ra y seña­lar cuá­les son los ámbi­tos a trans­for­mar para poder empe­zar a rom­per con el patriarcado
Isa­bel Vallet.– En Saba­dell, una de las pri­me­ras alcal­días gran­des que tene­mos, tene­mos una con­ce­ja­lía pro­pia de femi­nis­mo que lle­van com­pa­ñe­ras de la orga­ni­za­ción femi­nis­ta Jus­ta Revol­ta, ellas han empe­za­do a empren­der pro­to­co­los orien­ta­dos al tema de las vio­len­cias y al tema coedu­ca­ti­vo, a ense­ñar a iden­ti­fi­car situa­cio­nes de vio­len­cia, que no sólo son las vio­len­cias físicas.
Han des­ti­na­do recur­sos a orga­nis­mos con­tra la vio­len­cia machis­ta, empie­zan aho­ra a implan­tar las nue­vas polí­ti­cas en tema edu­ca­ti­vo, cul­tu­ral, de reco­no­ci­mien­to y socia­li­za­ción de los tra­ba­jos de repro­duc­ción y de cuidados…
La Hai­ne.- En esta cam­pa­ña elec­to­ral se está hablan­do mucho de recor­tes, corrup­ción… Voso­tros habéis denun­cia­do los recor­tes y os habéis pre­sen­ta­do como acu­sa­ción par­ti­cu­lar en varios casos de corrup­ción ¿Cómo ha sido esa lucha des­de den­tro de las instituciones?
Anna Gabriel.- En el ámbi­to de la corrup­ción, el con­ce­jal de Reus, David Vidal, él en soli­ta­rio, empe­zó a des­ta­par toda la tra­ma de corrup­ción que había alre­de­dor de Inno­va, una empre­sa públi­ca. El podría hablar de lo que supo­ne ser un con­ce­jal en un ayun­ta­mien­to impor­tan­te y ser el úni­co que esté des­ta­pan­do eso, con ame­na­zas, des­apa­ri­cio­nes mis­te­rio­sas de ordenadores…
En la comi­sión de ámbi­to par­la­men­ta­rio con­tra la corrup­ción se ven muy bien esas alian­zas entre los que han teni­do el poder en este país, inde­pen­dien­te­men­te de las alter­nan­zas de colo­res polí­ti­cos. Y cómo de meti­do está en el mun­do de la polí­ti­ca todo este sis­te­ma de puer­tas gira­to­rias, de comi­sio­nes, de no tener escrú­pu­los a pri­va­ti­zar, y lo que no sabe­mos y lo que nun­ca se sabrá, lo que no con­se­gui­re­mos des­ta­par, y los indul­ta­dos que hay y los que ven­drán. Es bas­tan­te espeluznante.
Pero cree­mos que hay medi­das para evi­tar­lo, y por eso defen­de­mos un sis­te­ma públi­co en sec­to­res como la sani­dad o en sec­to­res estra­té­gi­cos, por que sabe­mos que solo un con­trol demo­crá­ti­co y popu­lar de los recur­sos públi­cos pue­de evi­tar que se cons­tru­yan estos arti­fi­cios públi­co-pri­va­dos que faci­li­tan toda esta fal­ta de con­trol, de fis­ca­li­za­ción, de entes que no son regi­dos por el dere­cho públi­co y por lo tan­to hay con­tra­ta­cio­nes a dedo, suel­dos ad-hoc para la per­so­na en con­cre­to, y todo ese aba­ni­co de posi­bi­li­da­des que el sis­te­ma les da para enriquecerse.
La Hai­ne.- En cuan­to a la pos­tu­ra de Cata­lun­ya si que es pot ¿Véis algu­na posi­bi­li­da­des de acuer­dos, en cla­ve social o nacional?
Anna Gabriel.- Los ten­dría que haber, noso­tros no enten­de­mos que alguien se pue­da defi­nir de izquier­das, que alguien diga repre­sen­tar a las cla­ses popu­la­res o a la mayo­ría social, y en cam­bio no esté luchan­do por hacer posi­ble el dere­cho a deci­dir, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y el dere­cho colec­ti­vo de un pueblo.
Tam­po­co enten­de­mos que se apues­te por rever­tir las pri­va­ti­za­cio­nes, los recor­tes o apos­tar por las polí­ti­cas socia­les, y que no seas muy cla­ro con de don­de vas a sacar los recur­sos. Cuan­do noso­tros habla­mos de salir de la Unión Euro­pea y de no pagar la deu­da es por que enten­de­mos que los recur­sos los tene­mos que sacar de ahi. Hay una par­te que pode­mos sacar de per­se­guir el frau­de fis­cal, que en Cata­lun­ya es de 16.000 millo­nes de euros y hacien­do aflo­rar ese dine­ro que los ricos tie­nen tan­ta habi­li­dad en escon­der tie­nes recur­sos. Pero es que que­re­mos muchos recur­sos, por que que­re­mos aca­bar con la pobre­za, enton­ces sabe­mos que para tener esos recur­sos es pri­mor­dial el no pago de la deu­da. Y ahí echa­mos en fal­ta que se cla­ri­fi­quen un poco en de don­de pien­san sacar esos recursos..
Pero no tene­mos nin­gún pro­ble­ma en sumar mayo­rías a favor de la inde­pen­den­cia y de rom­per con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Con ese afán nos pre­sen­ta­mos, de ser capa­ces de ani­mar a que otras for­ma­cio­nes vean que sin des­obe­dien­cia no va a haber ni rup­tu­ra con el esta­do ni rup­tu­ra con el actual sis­te­ma económico.
Isa­bel Vallet.- Noso­tros nos situá­mos con un pro­yec­to pro­pio, por que cla­ra­men­te somos anti­ca­pi­ta­lis­tas, no somos Cata­lun­ya si que es pot, que defien­den un capi­ta­lis­mo con ros­tro humano, ni Junt pel si, que son capi­ta­lis­tas y libe­ra­les. Posi­ble­men­te con Cata­laun­ya si que es Pot com­par­ti­mos la par­te de emer­gen­cia social, es decir, las pri­me­ras actua­cio­nes que noso­tros ten­dría­mos que hacer en las ins­ti­tu­cio­nes para dig­ni­fi­car la vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, medi­das de urgen­cia muy bási­cas, parar los desahu­cios, sobre la ali­men­ta­ción, el acce­so a la vivien­da… En ese plan de cho­que y de medi­das de urgen­cia nos pode­mos enten­der. A par­tir de aquí, ellos no plan­tean cam­bio estruc­tu­ra­les en las estruc­tu­ras macro­eco­nó­mi­cas, no plan­tean cam­bios estruc­tu­ra­les res­pec­to a la polí­ti­ca feminista…
Por otro lado, en un pilar bási­co, que es el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, nos ten­dría­mos que enten­der, ya que ellos se eri­gen como defen­so­res del mis­mo. Y en otro pilar bási­co que es el plan de cho­que y de medi­das urgen­tes tam­bién es posi­ble un entendimiento.
La Hai­ne.- El esta­do espa­ñol está don­tán­do­se de ins­tru­men­tos jurí­di­cos como la Ley de Segu­ri­dad Nacio­nal, la refor­ma del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal o derro­gan­do leyes cata­la­nas para tor­pe­dear el pro­ce­so… Está cla­ro que sólo des­obe­de­cien­do se podrá avan­zar ¿Creéis que el res­to del sobe­ra­nis­mo va a estar dis­pues­to a des­obe­de­cer al estado?
Anna Gabriel.- Es que si no lo hace­mos se va a demos­trar que nada de lo que se está dicien­do es posi­ble. Noso­tros con­fia­mos en la gen­te, más que en nin­gún repre­sen­tan­te polí­ti­co que a veces tien­den a olvi­dar los pro­gra­mas des­pués de las elec­cio­nes. Pero si que con­fia­mos en que el momen­to en que está esta par­te del país es un pun­to bas­tan­te de no retorno y la gen­te pedi­ría expli­ca­cio­nes más pron­to que tarde .
La gen­te ade­mas entien­de per­fec­ta­men­te que tu les plan­tees la des­obe­dien­cia a la Ley Wert o la Ley Mor­da­za, o con­tra los desahu­cios, es de sen­ti­do común, y espe­ra­mos des­bor­dar a las fuer­zas polí­ti­cas que se dis­tin­guen por res­pe­tar la lega­li­dad, espe­ra­mos poder des­bor­dar ese res­pe­to sin sen­ti­do a una lega­li­dad injusta.
Cuan­do se ha avan­za­do y se han con­se­gui­do dere­chos en este mun­do es por que se ha des­obe­de­ci­do y se ha situa­do la legi­ti­mi­dad de la rei­vin­di­ca­ción por delan­te de la legalidad.
Isa­bel Vallet.- Ellos segui­rán has­ta el final todo el posi­ble camino de la lega­li­dad cons­ti­tu­cio­nal, por que el capi­tal es mie­do­so y esta gen­te son oli­gar­cas, oli­gar­cas que hace trein­ta años que se entien­den con las oli­gar­quías espa­ño­las y no pon­drán en ries­go su dine­ro. Pero a ellos se les esca­pa de las manos el con­trol. Todo el pro­ce­so de cam­bio es una pug­na de intere­ses entre cla­ses: nues­tra cla­se pug­na para que este pro­ce­so sea para cam­biar­lo todo y su cla­se pug­na para que sea un sim­ple cam­bio ins­ti­tu­cio­nal y que el nue­vo país les sir­va para enri­que­cer­se como han hecho has­ta aho­ra con las autonomías.
Den­tro de esta pug­na de cla­ses hay masas que se pue­den situar even­tual­men­te en la des­obe­dien­cia . Yo creo que los dis­cur­sos que atri­bu­yen el pro­ce­so sólo al lide­raz­go de la bur­gue­sía se equi­vo­can total­men­te, creo que hay una gran masa de gen­te que esta­rá dis­pues­ta a des­obe­de­cer y que pue­de ser que actué como palan­ca para que la bur­gue­sía no le que­de más reme­dio. De hecho toso el pro­ce­so ha sido un poco esto: el pue­blo ade­lan­tan­do a los repre­sen­tan­tes políticos..
La Hai­ne.- Este pro­ce­so toca uno de los pila­res fun­da­men­ta­les del régi­men del 78, como es la “indi­so­lu­ble uni­dad de la patria”, uni­do esto a la per­cep­ción de cada vez más capas popu­la­res de todo el esta­do de que este régi­men esta ago­ta­do ¿Pen­sáis que pue­de ser una grie­ta que aca­be derrum­ban­do el régi­men del 78?
Anna Gabriel.-¡Ója­la! Con­fia­mos duran­te muchos años en nues­tros com­pa­ñe­ros y her­ma­nos de Herri Bata­su­na y por eso les segui­mos de for­ma incon­di­cio­nal por que eso era una posi­bi­li­dad de grie­ta pro­fun­da. Y en ese sen­ti­do y como here­de­ros de esa tra­di­ción cla­ro que que­re­mos abrir grie­ta, y abrir­la no sólo para abrir puer­tas al res­to de pue­blos del esta­do sino tam­bién a sus cla­ses popu­la­res, el esta­do espa­ñol es una cár­cel de pue­blos, pero es tam­bién una maqui­na­ria oli­gár­qui­ca que sir­ve a los intere­ses de unas mino­rías. La cla­se tra­ba­ja­do­ra del esta­do espa­ñol tam­bién tie­ne nece­si­dad de liberación.
Ója­la que sir­vie­ra­mos de palan­ca de trans­for­ma­ción no sólo des­de la pers­pec­ti­va de los Paï­sos Cata­lans, sino que tam­bién sir­vié­ra­mos de palan­ca de trans­for­ma­ción a la cla­se de tra­ba­ja­do­ra del esta­do espa­ñol, que rom­pié­ra­mos con el bipar­ti­dis­mo, con la sen­sa­ción de que no hay alter­na­ti­vas, y con el hecho de pen­sar que la monar­quía era un avan­ce res­pec­to al fran­quis­mo. Es un tema de deu­da, se lo debe­mos tam­bién a los repu­bli­ca­nos y las repu­bli­ca­nas que tam­bién lle­va­ban un mun­do nue­vo en sus corazones.
Isa­bel Vallet.- Ha de ser, lo deci­mos muchas veces, nues­tra con­tri­bu­ción a las cla­ses popu­la­res espa­ño­las y a las nacio­na­li­da­des sin esta­do del esta­do espa­ñol es que por nues­tra rup­tu­ra se cue­len otras diná­mi­cas de frac­tu­ra del régi­men. Noso­tros cree­mos que es nues­tra apor­ta­ción soli­da­ria al res­to del esta­do. Que noso­tras rom­pa­mos esta uni­dad, si lo con­se­gui­mos será una diná­mi­ca que con­tri­bui­rá al res­to de los Paï­sos Cata­lans, a otras nacio­nes sin esta­do y a las cla­ses popu­la­res espa­ño­las, a las cuá­les tam­po­co les que­da nin­gún futu­ro de vida dig­na den­tro de esta cons­ti­tu­ción ni den­tro de este estado.
La Hai­ne.- Voso­tros abo­gáis direc­ta­men­te por la sali­da de la UE y demás estruc­tu­ras capi­ta­lis­tas e impe­ria­lis­tas. El inde­pen­den­tis­mo cata­lán es muy amplio y englo­ba todas las cla­ses socia­les. ¿Créeis que vues­tro dis­cur­so va calan­do en el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta y en la socie­dad catalana?
Isa­bel Vallet.- Yo creo que sí. Cuan­do empe­za­mos a hacer los dis­cur­sos de la Unión Euro­pea en el Par­la­ment nos mira­ban como si estu­vié­ra­mos cha­la­dos, éra­mos el úni­co par­ti­do que hablá­ba­mos de salir del euro y de la Unión Europea.
Pero yo creo que cada vez va calan­do más, estas sema­nas las ame­na­zas de Junc­ker, de los pode­res fác­ti­cos euro­peos, tam­bien han ayu­da­do. Y cada vez má gen­te es cons­cien­te que con el TTIP con el TISA y los tra­ta­dos euro­peos, una repú­bli­ca don­de noso­tros deci­da­mos que que­re­mos ser no cabe en un mar­co como el euro­peo, total­men­te sumi­so a unos intere­ses de repro­duc­ción del capital.
Anna Gabriel.- De momen­to como míni­mo se rom­pe el tabú. Pare­ce que damos por hecho de que está­mos en la Unión Euro­pea y pare­ce que no hay vida fue­ra de la Unión Euro­pea, y damos por hecho de que la mone­da es el euro y no pue­de haber otra por que fue­ra del euro está el caos.Nosotros deci­mos que el caos es aho­ra, la pobre­za es ahora.
Noso­tros que­re­mos poner en el cen­tro de la eco­no­mía la vida, hablar de una eco­no­mía que no sea espe­cu­la­ti­vo-finan­cie­ra, que­re­mos hablar de una eco­no­mía pro­duc­ti­va, plan­tear una rela­ción con el entorno y con el pla­ne­ta que no sea de depre­da­ción, poner por delan­te la satis­fa­ción de las nece­si­da­des bási­cas de la gente…Y todo esto nos lle­va a la con­clu­sión de que esto den­tro de la Unión Euro­pea no es posi­ble. Esto con el Ban­co Cen­tral Euro­peo no es posi­ble. Con los tra­ta­dos euro­peos es impo­si­ble, con las direc­ti­vas euro­peas es impo­si­ble, y cuan­do ven­ga el TTIP ya ni hablar. Con lo cuál son ellos quie­nes nos obli­gan a salir, cuan­do tu pones por delan­te los intere­ses de las cla­ses popu­la­res te sale que den­tro de la Unión Euro­pea no se pue­den satisfacer.
La Hai­ne.- En cuán­to al res­to de los terri­to­rios de los Paï­sos Cata­lans, ¿Cuál es la situa­ción del inde­pen­den­tis­mo y como pue­de influir el pro­ce­so abier­to en el Principat?
Anna Gabriel.- La ver­dad es que una de las gran­des vic­to­rias del régi­men del 78 fue ese, el gene­rar unas divi­sio­nes auto­nó­mi­cas que no eran sólo líneas en un mapa sino que iban acom­pa­ña­das de una ofen­si­va polí­ti­ca, a veces tam­bién de gue­rra sucia y de la vio­len­cia de la extre­ma dere­cha que nos ha gene­ra­do una situa­ción en la que no esta­mos en el mis­mo momen­to en el con­jun­to de los terri­to­rios, pero tam­bién por que ha habi­do un aban­dono total del con­jun­to de fuer­zas y espa­cios polí­ti­cos de defen­der el país en su totalidad.
Que­re­mos invi­tar al res­to de fuer­zas polí­ti­cas a que hagan una lec­tu­ra del país en su con­jun­to. Si con­se­gui­mos a par­tir del 27 abrir una nue­va eta­pa y agi­ta­mos esa “indi­so­lu­ble uni­dad”, se abre la espe­ran­za en otra par­tes y pode­mos tener la opor­tu­ni­dad de poner el pro­yec­to polí­ti­co de los Paï­sos Cata­lans en el cen­tro de la agen­da política.
Isa­bel Vallet.- Las muni­ci­pa­les fue­ron una bue­na noti­cia por que se aca­ba­ron los gobier­nos de la dere­cha tan­to en el País Valen­ciá como en las Illes. En el País Valen­ciá hacía 22 años que gober­na­ba la dere­cha. El cam­bio se ha hecho des­de tri­par­ti­tos mode­ra­dos, con un dis­cur­so fede­ra­lis­ta, pero es un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo con lo que había has­ta aho­ra. Yo creo que las con­di­cio­nes para el cre­ci­mien­to de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta son ópti­mas, como pasó aquí. El inde­pen­den­tis­mo allí es muy dife­ren­te por que no ha opta­do por la vía ins­ti­tu­cio­nal aún, pero don­de nos hemos pre­sen­ta­do hemos saca­do repre­sen­ta­ción y la izquier­da inde­pen­den­tis­ta esta reor­ga­ni­zán­do­se, por que has­ta aho­ra los gobier­nos de dere­chas nos habían repri­mi­do y per­se­gui­do mucho y hacían muy difí­cil la mili­tan­cia allí. Pero si aho­ra sabe­mos apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad se dará un sal­to cua­li­ta­ti­vo muy grande .
La Hai­ne.- En esta cam­pa­ña está habien­do muchas decla­ra­cio­nes y ame­na­zas de ban­cos, los pode­res fác­ti­cos euro­peos, empre­sas, cabe­zas de estado…¿Tiene mie­do el gobierno espa­ñol y los pode­res eco­nó­mi­cos inter­na­cio­na­les de la situa­ción que se pue­da abrir en Catalunya?
Anna Gabriel.- Hay una actua­ción incan­sa­ble de la diplo­ma­cia espa­ño­la que está tra­ba­jan­do para hacer posi­ble todas esas mani­fes­ta­cio­nes públi­cas, pero si haces balan­ce tam­po­co han con­se­gui­do tan­to. Que Oba­ma reser­ve un momen­to de su reu­nión para decir cua­tro pala­bras, cuan­do Oba­ma es alguien que no tie­ne nin­gún tipo de auto­ri­dad moral, polí­ti­ca o legal sobre noso­tros, cuan­do de lo que dice Junc­ker si vemos la tra­duc­ción tam­po­co es exac­ta­men­te lo que dije­ron … Creo que el balan­ce de lo que ha con­se­gui­do el esta­do es muy nega­ti­vo , han con­se­gui­do muy poco, y en cam­bio si se ha con­se­gui­do visua­li­zar que el pro­yec­to de rup­tu­ra con el esta­do espa­ñol es un pro­yec­to de la cla­ses popu­la­res. Se ha con­se­gui­do visua­li­zar quié­nes son los que se ponen ner­vio­sos con el proceso.
Isa­bel Vallet.- El inter­cla­sis­mo tam­bién ve estas ame­na­zas ridí­cu­las y leja­nas. No hay mie­do tan­to por la UE, ni por la OTAN ni por los ban­cos, si que han con­se­gui­do intro­du­cir cier­to mie­do con el tema de las pen­sio­nes. Y esto nos está cos­tan­do mucho, no olvi­de­mos que el refe­rén­dum en Esco­cia se per­dión por la gen­te mayor y el tema de las pensiones.
La Hai­ne.- Las CUP ya habéis anun­cia­do que no inves­ti­réis a Mas, ¿Creéis que podrá haber un can­di­da­to de consenso?
Anna Gabriel.- Es que si no lo hay haría­mos el ridícu­lo. Que en este país, que en este reto, en esta opor­tu­ni­dad, todo depen­da de una sola per­so­na, es ridícu­lo. Es una per­so­na que tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca direc­ta en los recor­tes en las pri­va­ti­za­cio­nes y que ha sido diri­gen­te de un par­ti­do polí­ti­co que esta abso­lu­ta­men­te toma­do por los casos de corrup­ción. Que en sus filas tie­ne res­pon­sa­bles de sacar­les ojos a nues­tros com­pa­ñe­ros en mani­fes­ta­cio­nes, Artur Mas vie­ne con esa mochi­la deter­mi­na­da. Noso­tros no que­re­mos que una per­so­na así ocu­pe un lugar tan sim­bó­li­co en algo que tie­ne que abrir una nue­va era. Podría haber muchas otras per­so­nas y tam­bien podría­mos tener la opor­tu­ni­dad de poner una mujer, ya que nun­ca ha habi­do una pre­si­den­ta mujer.
Isa­bel Vallet.- Aún tie­nen que pasar muchas cosas. El tema de la pre­si­den­cia lo nego­cia­re­mos des­pués de nego­ciar otras cosas, pri­me­ro nego­cia­re­mos el plan de cho­que, lue­go nego­cia­re­mos un gobierno pro­vi­sio­nal que mate­ria­li­ze la rup­tu­ra y que ini­cie un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Y por últi­mo se ele­gi­rá al pre­si­den­te. Noso­tros no inves­ti­re­mos a Mas, Junts Pel Sí se equi­vo­ca­ría impo­nien­do a Mas por que la gen­te lo vería como inex­pli­ca­ble, por que Mas encar­na el auto­no­mis­mo, los pac­tos con el Par­ti­do Popu­lar, Pujol, diver­sos casos de corrup­ción… y les aca­ba­ría pasan­do factura
La Hai­ne.- Y Des­pués del 27S ¿qué?
Isa­bel Vallet.- Des­pués del 27S hay mucho tra­ba­jo. Todo esto no ten­drá sen­ti­do si noso­tros no somos capa­ces de gene­rar a par­tir del día 28 un movi­mien­to muy cons­cien­te a favor de la des­obe­dien­cia y la rup­tu­ra. Noso­tros somos cons­cien­tes de que des­de las ins­ti­tu­cio­nes sola­men­te no se pue­de trans­for­mar la reali­dad, no se ha podi­do nun­ca históricamente.
Nues­tra capa­ci­dad de cam­biar­lo todo no se sitúa en las ins­ti­tu­cio­nes, se sitúa en la calle, en lo que sea­mos capa­ces de movi­li­zar, de acer­car a nues­tros plan­tea­mien­tos a toda la capa social que se sitúa en medio.
— — –

Car­ta diri­gi­da a los elec­to­res del 27‑S

El Caba­llo de Tro­ya: David Fer­nán­dez, Quim Arru­fat e Isa­bel Vallet
El 27S tene­mos una cita cla­ve. El más vie­jo de nues­tros sue­ños ‑liber­tad, jus­ti­cia, demo­cra­cia- lo tene­mos al alcan­ce y está en nues­tras manos. Elec­cio­nes ple­bis­ci­ta­rias excep­cio­na­les ‑para refren­dar el anhe­lo de liber­tad de este pue­blo- y elec­cio­nes cons­ti­tu­yen­tes ‑para deci­dir cómo lo que­re­mos hacer entre todas y todos.
Por supues­to, des­de la CUP no que­re­mos que el futu­ro se parez­ca al pasa­do ni al pre­sen­te recien­te. Es la hora de empe­zar a cam­biar­lo todo. Por eso el pro­gra­ma de la CUP se cen­tra en lograr la inde­pen­den­cia, ini­cio de la lar­ga lucha con­tra todas las des­igual­da­des socia­les y hacer­lo des­de la radi­ca­li­dad demo­crá­ti­ca. Inde­pen­den­cia, pobre­za cero, fue­ra corrup­ción. Aho­ra es la hora de la ple­na sobe­ra­nía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y popular.
El pró­xi­mo 27 de sep­tiem­bre comien­za el res­to de nues­tras vidas en liber­tad, el voto que cam­bia­rá tu vida. Sin renun­ciar a nada ni a nadie. Ni a la liber­tad polí­ti­ca de nues­tro país ni a la jus­ti­cia social para su gen­te. Veni­mos de lejos. Hemos lle­na­do las calles, las pla­zas y las luchas, y aho­ra es hora de lle­nar las urnas. Para con­ti­nuar lle­nan­do el futuro.
Se aca­bó el tiem­po del mie­do y la impo­si­ción. Es tiem­po de liber­tad. Y lo hare­mos por quie­nes nos pre­ce­die­ron en la lucha ‑en con­di­cio­nes muy peo­res- y por los que ven­drán: en con­di­cio­nes mucho mejores.
Noso­tros vol­ve­mos a la calle, don­de gra­cias a voso­tros no nos hemos ido del todo. Han sido tres años en Matrix don­de hemos cons­ta­ta­do que tene­mos un par­la­men­to vacío de sobe­ra­nía. Nues­tras vidas son gober­na­das des­de des­pa­chos de Madrid, París y Bru­se­las. Ha lle­ga­do la hora de gober­nar­nos, pero para eso nece­si­ta­mos toda la fuer­za, tan­to en las urnas como en las calles.
No falle­mos a la cita con la libertad.
Des­de la izquier­da por la independencia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.