¿Por qué nos intere­sa la inde­pen­den­cia? x Pablo Hasel

En este tex­to expli­ca­ré los moti­vos por los que creo, como tan­tas y tan­tos más, que nos intere­sa la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña y por qué voy a votar a la CUP el 27‑S. Inten­ta­ré resu­mir­lo al máxi­mo por razo­nes evi­den­tes, aun­que los argu­men­tos podrían desa­rro­llar­se más.

Como comu­nis­tas, apo­ya­mos lo que pue­de bene­fi­ciar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña, en este con­tex­to, sería posi­ti­va por varios moti­vos. A la cla­se obre­ra de Cata­lu­ña nos con­vie­ne por­que a la bur­gue­sía cata­la­na se le aca­ba­ría la excu­sa de echar toda la cul­pa al Esta­do Espa­ñol cuan­do ellos tam­bién son cul­pa­bles direc­tos de la dra­má­ti­ca situa­ción que vivi­mos. En caso de con­se­guir la inde­pen­den­cia, mucha cla­se tra­ba­ja­do­ra que va a votar a repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía cata­la­na (Con­ver­gèn­cia y ERC) se daría cuen­ta de que con ellos segui­re­mos sufrien­do recor­tes, paro, explo­ta­ción, repre­sión, etc. Enton­ces se posi­cio­na­rían en su con­tra y con un tra­ba­jo de lucha comu­nis­ta detrás, los suma­ría­mos a nues­tra cau­sa, que es la de la cla­se obre­ra de cual­quier lugar.

A la cla­se obre­ra del res­to del Esta­do Espa­ñol tam­bién le intere­sa por­que el Esta­do que­da­ría debi­li­ta­do si pier­de un impor­tan­te motor como Cata­lu­ña, y ade­más pare­ce­ría más débil a ojos del pue­blo, habién­do­se con­se­gui­do la vic­to­ria del inde­pen­den­tis­mo median­te la des­obe­dien­cia. Muchos toma­rían nota de que no hay otro camino que la des­obe­dien­cia civil. ¿Cómo no vamos a apo­yar algo que debi­li­ta nota­ble­men­te a un Esta­do tan anti­de­mo­crá­ti­co? Sería un gra­ve error estra­té­gi­co y aun­que sólo sea por eso, debe­mos apo­yar la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña. Pero como comu­nis­tas la apo­ya­mos sin cho­vi­nis­mo alguno, recor­dan­do que com­par­ti­mos enemi­go con la cla­se obre­ra del res­to del Esta­do y que nos une la mis­ma lucha.

Los comu­nis­tas tam­bién defen­de­mos el demo­crá­ti­co dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y si la mayo­ría del pue­blo lo desea, la inde­pen­den­cia debe con­ce­der­se. Pero no somos nacio­na­lis­tas y no apo­ya­mos siem­pre la inde­pen­den­cia, sino cuan­do con­vie­ne a la cla­se obre­ra como en este con­tex­to ya expli­ca­do en las líneas ante­rio­res. Y eso es el mar­xis­mo, el aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta. Sin embar­go, muchos cogen citas saca­das de con­tex­to de los clá­si­cos mar­xis­tas para ir con­tra la inde­pen­den­cia. Pero las citas de Marx, Lenin o Sta­lin que hablan de con­tex­tos pare­ci­dos nos argu­men­tan que hay que apo­yar la inde­pen­den­cia si es pro­ve­cho­sa para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. En caso de que no lo fue­ra, evi­den­te­men­te segui­ría­mos apo­yan­do el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción pero haría­mos cam­pa­ña con­tra la sepa­ra­ción, como tam­bién lo expli­ca­ron per­fec­ta­men­te los clá­si­cos comu­nis­tas. Como no es el caso, toca apo­yar a una fuer­za inde­pen­den­tis­ta ya que estas elec­cio­nes son la con­sul­ta que el Esta­do nos impi­de hacer por los cau­ces lega­les y has­ta ellos lo saben, por eso lla­man ner­vio­sos a votar con­tra la independencia.

Como comu­nis­tas, es evi­den­te a quién tene­mos que apo­yar ante las opcio­nes de Junts Pel Sí o la CUP. Los pri­me­ros son res­pon­sa­bles de polí­ti­cas enemi­gas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los segun­dos, aun­que no sean el Par­ti­do Comu­nis­ta que nece­si­ta­mos para con­quis­tar un día el socia­lis­mo, al menos se han pro­nun­cia­do con­tra esas polí­ti­cas y no son un par­ti­do absor­bi­do por el régi­men como Pode­mos o IU. Ambas opcio­nes hablan de la impres­cin­di­ble des­obe­dien­cia que nece­si­ta­re­mos para decla­rar la inde­pen­den­cia y nin­gu­na con­cre­ta del todo, aún que­da todo bas­tan­te difu­so y abs­trac­to, pero en todo caso ofre­ce­rá más des­obe­dien­cia la CUP que Junts Pel Sí, y más cuan­do los segun­dos hablan de una inde­pen­den­cia den­tro de 18 meses y los pri­me­ros quie­ren decla­rar­la mucho antes. Otra cosa es has­ta qué pun­to van a des­obe­de­cer si el Esta­do Espa­ñol los ile­ga­li­za o encar­ce­la, por ejemplo.

Pero eso está por ver, lo que es cier­to es que para lle­gar a ese pun­to don­de la des­obe­dien­cia sea cla­ve, hace fal­ta una vic­to­ria de las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas para que haya legi­ti­mi­dad para decla­rar la inde­pen­den­cia. Cuan­tos más votos ten­ga la CUP, será más posi­ti­vo por­que podrá pre­sio­nar para que se decla­re la inde­pen­den­cia cuan­to antes, para que la bur­gue­sía no ten­ga tan­to pro­ta­go­nis­mo y para des­obe­de­cer ante la intran­si­gen­cia del Esta­do fas­cis­ta español.

Ello no impli­ca que el apo­yo sea incon­di­cio­nal, si la CUP aca­ba por no des­obe­de­cer como pro­me­te, habrá que reti­rar­les el apo­yo como es jus­to y lógi­co. Tam­po­co impli­ca que la CUP sea la solu­ción a todos los males, pues el socia­lis­mo no lle­ga­rá por la vía par­la­men­ta­ria ni sin un Par­ti­do Comu­nis­ta pro­fe­sio­nal. La rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo no se dará con paci­fis­mo. Pero mien­tras estén dis­pues­tos a des­obe­de­cer ante la ausen­cia de demo­cra­cia, nos ten­drán a su lado pese a las diferencias.

Los hay que, vol­vien­do a lo antes comen­ta­do de no saber ana­li­zar los con­tex­tos con­cre­tos, creen que el boi­cot a las elec­cio­nes se hace en cual­quier caso. Noso­tros defen­de­mos el boi­cot en las elec­cio­nes gene­ra­les por­que en ese con­tex­to es legi­ti­mar unas ins­ti­tu­cio­nes don­de no tene­mos cabi­da y que, ade­más, repu­dia casi la mitad del Esta­do, cons­cien­tes de que sus vidas no van a cam­biar por que otro par­ti­do del Régi­men lle­gue al gobierno. Pero aho­ra vota­re­mos el 27‑S por­que nece­si­ta­mos legi­ti­mar el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta que nos per­mi­ta debi­li­tar al Esta­do Espa­ñol, enemi­go común de las cla­ses populares.

El 27 de sep­tiem­bre vota­ré a la CUP y el 28 de sep­tiem­bre exi­gi­ré que, si las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas son mayo­ría, se lle­ve la des­obe­dien­cia a los hechos, que no se que­de en consignas.

Cola­bo­ra­ré en que la bur­gue­sía ten­ga menos pro­ta­go­nis­mo, por­que somos los revo­lu­cio­na­rios quie­nes de ver­dad esta­mos dis­pues­tos a ejer­cer la des­obe­dien­cia. En caso de que no haya des­obe­dien­cia y no se atre­van a decla­rar y defen­der la inde­pen­den­cia, que­da­rán retra­ta­dos como unos cobar­des y la cla­se obre­ra tam­bién apren­de­rá la lec­ción. Des­de lue­go, ponién­do­lo en la balan­za, este pro­ce­so trae­rá más cosas posi­ti­vas que nega­ti­vas, sea cual sea el final. Apo­yo la inde­pen­den­cia en este con­tex­to, por supues­to, pero eso no me hace olvi­dar que la lucha obre­ra es la más impor­tan­te, y pre­ci­sa­men­te para debi­li­tar a sus enemi­gos, lo hago. La inde­pen­den­cia no for­ta­le­ce a la bur­gue­sía cata­la­na como dicen tan­tos que se aca­ban posi­cio­nan­do, que­rien­do o no, con el nacio­na­lis­mo espa­ñol y los intere­ses de la oli­gar­quía fas­cis­ta al que­rer impe­dir lo que les ate­rra. De inde­pen­di­zar­nos se le aca­ba­rían las excu­sas a la bur­gue­sía cata­la­na y, ade­más, no es una bur­gue­sía tan fuer­te como la espa­ño­la, por lo que será más “fácil” derro­tar­la. Si los bur­gue­ses piden la inde­pen­den­cia, a dife­ren­cia de años pasa­dos, es por­que se ven obli­ga­dos ante el amplio movi­mien­to popu­lar que la exi­ge. Debi­li­tar al Esta­do Espa­ñol y a la bur­gue­sía cata­la­na es acer­car­nos al socia­lis­mo que nece­si­ta­mos, sea­mos del lugar que seamos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.