¿Por qué nos intere­sa la inde­pen­den­cia? x Pablo Hasel

En este tex­to expli­ca­ré los moti­vos por los que creo, como tan­tas y tan­tos más, que nos intere­sa la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña y por qué voy a votar a la CUP el 27‑S. Inten­ta­ré resu­mir­lo al máxi­mo por razo­nes evi­den­tes, aun­que los argu­men­tos podrían desa­rro­llar­se más.

Como comu­nis­tas, apo­ya­mos lo que pue­de bene­fi­ciar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña, en este con­tex­to, sería posi­ti­va por varios moti­vos. A la cla­se obre­ra de Cata­lu­ña nos con­vie­ne por­que a la bur­gue­sía cata­la­na se le aca­ba­ría la excu­sa de echar toda la cul­pa al Esta­do Espa­ñol cuan­do ellos tam­bién son cul­pa­bles direc­tos de la dra­má­ti­ca situa­ción que vivi­mos. En caso de con­se­guir la inde­pen­den­cia, mucha cla­se tra­ba­ja­do­ra que va a votar a repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía cata­la­na (Con­ver­gèn­cia y ERC) se daría cuen­ta de que con ellos segui­re­mos sufrien­do recor­tes, paro, explo­ta­ción, repre­sión, etc. Enton­ces se posi­cio­na­rían en su con­tra y con un tra­ba­jo de lucha comu­nis­ta detrás, los suma­ría­mos a nues­tra cau­sa, que es la de la cla­se obre­ra de cual­quier lugar.

A la cla­se obre­ra del res­to del Esta­do Espa­ñol tam­bién le intere­sa por­que el Esta­do que­da­ría debi­li­ta­do si pier­de un impor­tan­te motor como Cata­lu­ña, y ade­más pare­ce­ría más débil a ojos del pue­blo, habién­do­se con­se­gui­do la vic­to­ria del inde­pen­den­tis­mo median­te la des­obe­dien­cia. Muchos toma­rían nota de que no hay otro camino que la des­obe­dien­cia civil. ¿Cómo no vamos a apo­yar algo que debi­li­ta nota­ble­men­te a un Esta­do tan anti­de­mo­crá­ti­co? Sería un gra­ve error estra­té­gi­co y aun­que sólo sea por eso, debe­mos apo­yar la inde­pen­den­cia de Cata­lu­ña. Pero como comu­nis­tas la apo­ya­mos sin cho­vi­nis­mo alguno, recor­dan­do que com­par­ti­mos enemi­go con la cla­se obre­ra del res­to del Esta­do y que nos une la mis­ma lucha.

Los comu­nis­tas tam­bién defen­de­mos el demo­crá­ti­co dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y si la mayo­ría del pue­blo lo desea, la inde­pen­den­cia debe con­ce­der­se. Pero no somos nacio­na­lis­tas y no apo­ya­mos siem­pre la inde­pen­den­cia, sino cuan­do con­vie­ne a la cla­se obre­ra como en este con­tex­to ya expli­ca­do en las líneas ante­rio­res. Y eso es el mar­xis­mo, el aná­li­sis con­cre­to de la situa­ción con­cre­ta. Sin embar­go, muchos cogen citas saca­das de con­tex­to de los clá­si­cos mar­xis­tas para ir con­tra la inde­pen­den­cia. Pero las citas de Marx, Lenin o Sta­lin que hablan de con­tex­tos pare­ci­dos nos argu­men­tan que hay que apo­yar la inde­pen­den­cia si es pro­ve­cho­sa para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. En caso de que no lo fue­ra, evi­den­te­men­te segui­ría­mos apo­yan­do el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción pero haría­mos cam­pa­ña con­tra la sepa­ra­ción, como tam­bién lo expli­ca­ron per­fec­ta­men­te los clá­si­cos comu­nis­tas. Como no es el caso, toca apo­yar a una fuer­za inde­pen­den­tis­ta ya que estas elec­cio­nes son la con­sul­ta que el Esta­do nos impi­de hacer por los cau­ces lega­les y has­ta ellos lo saben, por eso lla­man ner­vio­sos a votar con­tra la inde­pen­den­cia.

Como comu­nis­tas, es evi­den­te a quién tene­mos que apo­yar ante las opcio­nes de Junts Pel Sí o la CUP. Los pri­me­ros son res­pon­sa­bles de polí­ti­cas enemi­gas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los segun­dos, aun­que no sean el Par­ti­do Comu­nis­ta que nece­si­ta­mos para con­quis­tar un día el socia­lis­mo, al menos se han pro­nun­cia­do con­tra esas polí­ti­cas y no son un par­ti­do absor­bi­do por el régi­men como Pode­mos o IU. Ambas opcio­nes hablan de la impres­cin­di­ble des­obe­dien­cia que nece­si­ta­re­mos para decla­rar la inde­pen­den­cia y nin­gu­na con­cre­ta del todo, aún que­da todo bas­tan­te difu­so y abs­trac­to, pero en todo caso ofre­ce­rá más des­obe­dien­cia la CUP que Junts Pel Sí, y más cuan­do los segun­dos hablan de una inde­pen­den­cia den­tro de 18 meses y los pri­me­ros quie­ren decla­rar­la mucho antes. Otra cosa es has­ta qué pun­to van a des­obe­de­cer si el Esta­do Espa­ñol los ile­ga­li­za o encar­ce­la, por ejem­plo.

Pero eso está por ver, lo que es cier­to es que para lle­gar a ese pun­to don­de la des­obe­dien­cia sea cla­ve, hace fal­ta una vic­to­ria de las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas para que haya legi­ti­mi­dad para decla­rar la inde­pen­den­cia. Cuan­tos más votos ten­ga la CUP, será más posi­ti­vo por­que podrá pre­sio­nar para que se decla­re la inde­pen­den­cia cuan­to antes, para que la bur­gue­sía no ten­ga tan­to pro­ta­go­nis­mo y para des­obe­de­cer ante la intran­si­gen­cia del Esta­do fas­cis­ta espa­ñol.

Ello no impli­ca que el apo­yo sea incon­di­cio­nal, si la CUP aca­ba por no des­obe­de­cer como pro­me­te, habrá que reti­rar­les el apo­yo como es jus­to y lógi­co. Tam­po­co impli­ca que la CUP sea la solu­ción a todos los males, pues el socia­lis­mo no lle­ga­rá por la vía par­la­men­ta­ria ni sin un Par­ti­do Comu­nis­ta pro­fe­sio­nal. La rup­tu­ra con el capi­ta­lis­mo no se dará con paci­fis­mo. Pero mien­tras estén dis­pues­tos a des­obe­de­cer ante la ausen­cia de demo­cra­cia, nos ten­drán a su lado pese a las dife­ren­cias.

Los hay que, vol­vien­do a lo antes comen­ta­do de no saber ana­li­zar los con­tex­tos con­cre­tos, creen que el boi­cot a las elec­cio­nes se hace en cual­quier caso. Noso­tros defen­de­mos el boi­cot en las elec­cio­nes gene­ra­les por­que en ese con­tex­to es legi­ti­mar unas ins­ti­tu­cio­nes don­de no tene­mos cabi­da y que, ade­más, repu­dia casi la mitad del Esta­do, cons­cien­tes de que sus vidas no van a cam­biar por que otro par­ti­do del Régi­men lle­gue al gobierno. Pero aho­ra vota­re­mos el 27‑S por­que nece­si­ta­mos legi­ti­mar el movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta que nos per­mi­ta debi­li­tar al Esta­do Espa­ñol, enemi­go común de las cla­ses popu­la­res.

El 27 de sep­tiem­bre vota­ré a la CUP y el 28 de sep­tiem­bre exi­gi­ré que, si las fuer­zas inde­pen­den­tis­tas son mayo­ría, se lle­ve la des­obe­dien­cia a los hechos, que no se que­de en con­sig­nas.

Cola­bo­ra­ré en que la bur­gue­sía ten­ga menos pro­ta­go­nis­mo, por­que somos los revo­lu­cio­na­rios quie­nes de ver­dad esta­mos dis­pues­tos a ejer­cer la des­obe­dien­cia. En caso de que no haya des­obe­dien­cia y no se atre­van a decla­rar y defen­der la inde­pen­den­cia, que­da­rán retra­ta­dos como unos cobar­des y la cla­se obre­ra tam­bién apren­de­rá la lec­ción. Des­de lue­go, ponién­do­lo en la balan­za, este pro­ce­so trae­rá más cosas posi­ti­vas que nega­ti­vas, sea cual sea el final. Apo­yo la inde­pen­den­cia en este con­tex­to, por supues­to, pero eso no me hace olvi­dar que la lucha obre­ra es la más impor­tan­te, y pre­ci­sa­men­te para debi­li­tar a sus enemi­gos, lo hago. La inde­pen­den­cia no for­ta­le­ce a la bur­gue­sía cata­la­na como dicen tan­tos que se aca­ban posi­cio­nan­do, que­rien­do o no, con el nacio­na­lis­mo espa­ñol y los intere­ses de la oli­gar­quía fas­cis­ta al que­rer impe­dir lo que les ate­rra. De inde­pen­di­zar­nos se le aca­ba­rían las excu­sas a la bur­gue­sía cata­la­na y, ade­más, no es una bur­gue­sía tan fuer­te como la espa­ño­la, por lo que será más “fácil” derro­tar­la. Si los bur­gue­ses piden la inde­pen­den­cia, a dife­ren­cia de años pasa­dos, es por­que se ven obli­ga­dos ante el amplio movi­mien­to popu­lar que la exi­ge. Debi­li­tar al Esta­do Espa­ñol y a la bur­gue­sía cata­la­na es acer­car­nos al socia­lis­mo que nece­si­ta­mos, sea­mos del lugar que sea­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *