CONVERSANDO SOBRE LA FORMACIÓN MARXISTA: RESUMEN LATINOAMERICANO ENTREVISTA A ESCUELA DE CUADROS

Escue­la de Cua­dros es un pro­gra­ma de for­ma­ción polí­ti­ca pro­du­ci­do de for­ma auto­ges­tio­na­ria por un gru­po de vene­zo­la­nos e inter­na­cio­na­lis­tas. El pro­yec­to se basa en el estu­dio de tex­tos mar­xis­tas que se deba­ten en tele­vi­sión en Vene­zue­la (aho­ra se trans­mi­te sema­nal­men­te por Alba TV, pró­xi­ma­men­te de nue­vo por ViVe Tele­vi­sión, y tam­bién se pue­den des­car­gar todos los pro­gra­mas en You­Tu­be). Aquí, en entre­vis­ta con com­pa­ñe­ros de Escue­la de Cua­dros, nos expli­can de pri­me­ra mano sobre esta ini­cia­ti­va, posi­ble­men­te úni­ca en tele­vi­sión, que lle­va ya casi 170 pro­gra­mas producidos.
Resu­men Lati­no­ame­ri­cano: Escue­la de Cua­dros se ocu­pa de la for­ma­ción, un tra­ba­jo gene­ral­men­te des­aten­di­do. ¿Qué nos pue­den decir sobre la impor­tan­cia de la formación?
Escue­la de Cua­dros: Gene­ral­men­te se reco­no­ce que la for­ma­ción es uno de los gran­des retos de la izquier­da hoy en día. Enton­ces, ¿por qué es tan difí­cil lle­var­la a cabo? Una de las expli­ca­cio­nes es, evi­den­te­men­te, la ena­je­na­ción en la socie­dad capi­ta­lis­ta, que al pare­cer va en aumen­to. Un par­ti­do o un movi­mien­to socia­lis­ta o comu­nis­ta debe ser un meca­nis­mo de des­ena­je­na­ción, pero a menu­do ocu­rre lo con­tra­rio. Es decir, los par­ti­dos ter­mi­nan adap­tán­do­se a la orga­ni­za­ción social domi­nan­te, orga­ni­za­ción regi­da por la lógi­ca del capi­tal. Vemos esta diná­mi­ca en el elec­to­ra­lis­mo, el par­la­men­ta­ris­mo, el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo y la bús­que­da de finan­cia­mien­to. En todo este queha­cer, la for­ma­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, la des­ena­je­na­ción pasa a un segun­do o ter­cer plano… lue­go desaparece.
Recor­de­mos que el pro­pio Marx dijo que pocas per­so­nas habían escri­to tan­to sobre el dine­ro como él y sufri­do tan­to de su ausen­cia, y tam­bién que con la ven­ta de «El Capi­tal» ni siquie­ra logró cubrir sus gas­tos en taba­co. Es decir que el tra­ba­jo teó­ri­co, de apren­di­za­je, de inves­ti­ga­ción y de des­ena­je­na­ción no cua­dra con la lógi­ca dia­ria del capi­tal. Por supues­to hay momen­tos en los que se plan­tea salir de esta situa­ción: Chá­vez reco­men­dó la lec­tu­ra y el estu­dio de muchos libros de Marx y otros auto­res, y cri­ti­có a sus minis­tros por no asu­mir la lec­tu­ra y el estu­dio. Vemos aquí y allá, en diver­sos luga­res del mun­do, ini­cia­ti­vas for­ma­ti­vas: la Escue­la Flo­res­tan Fer­nan­des del MST, la Uni­ver­si­tat Comu­nis­ta dels Paï­sos Cata­lans, la Cáte­dra Che Gue­va­ra en Argen­ti­na, pero son pocas. En Escue­la de Cua­dros, que es una pla­ta­for­ma para deba­tir, difun­dir e inclu­so desa­rro­llar un poco el mar­xis­mo, espe­ra­mos ser otro bro­te más.
RL: ¿Cuál es el papel del mar­xis­mo en Escue­la de Cua­dros? ¿Lo entien­den como una ciencia?
EdC: El mar­xis­mo es cen­tral en el pro­yec­to, pero en cuan­to a si el mar­xis­mo es una cien­cia o no, ésta es una cues­tión abier­ta. Capaz cada par­ti­ci­pan­te en Escue­la de Cua­dros tie­ne su pro­pia pers­pec­ti­va. Lo cier­to es que el con­cep­to de cien­cia se ha ido estre­chan­do duran­te los siglos XIX y XX. La «cien­cia ale­ma­na», que fue el refe­ren­te de Marx –la cien­cia de Hegel y Leib­niz – , no esta­ba tan deter­mi­na­da por las pau­tas de las cien­cias natu­ra­les como lo está hoy día la pala­bra «cien­cia». La ver­dad es que el mar­xis­mo, pese a las aspi­ra­cio­nes de algu­nos teó­ri­cos (por ejem­plo los mar­xis­tas ana­lí­ti­cos), nun­ca se ha sepa­ra­do por com­ple­to de la fe, del mito, y de la cau­sa final, que siguen ope­ran­do de una mane­ra sub­te­rrá­nea en el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co. Pero, ¿pue­de ser de otra mane­ra si el tra­ba­jo de los mar­xis­tas for­ma par­te de la tota­li­dad social, una tota­li­dad orgá­ni­ca, en la que ope­ra toda la pro­duc­ción mate­rial y espi­ri­tual del ser humano?
Por otro lado, el mar­xis­mo mue­re o se estan­ca si se dejan de apli­car cri­te­rios filo­ló­gi­cos, como nos han ense­ña­do los mar­xó­lo­gos. Efec­ti­va­men­te hay que dis­tin­guir entre borra­dor y tex­to aca­ba­do, y hay que acep­tar que Marx (no sólo Engels o Kautsky, a quie­nes a veces se les echa la cul­pa) fue un ser par­cial­men­te influi­do por las corrien­tes euro­cén­tri­cas, posi­ti­vis­tas, evo­lu­cio­nis­tas, pro­duc­ti­vis­tas y machis­tas de su momen­to, y que sólo con mucho esfuer­zo (y no siem­pre) logró supe­rar. Hay que poner pre­sión sobre los tex­tos de Marx, usan­do todos los cri­te­rios filo­ló­gi­cos y ponién­do­los en diá­lo­go con la filo­so­fía, la eco­no­mía y la socio­lo­gía pos­te­rior a Marx. En todo este feliz y rico qui­lom­bo que es el mar­xis­mo, es bueno recor­dar que el estu­dio de la obra de Marx es nece­sa­rio para el movi­mien­to socia­lis­ta –esta­mos con­ven­ci­dos de esto – , pero no es suficiente.
RL: Escue­la de Cua­dros tie­ne una tra­yec­to­ria de más de seis años, ¿cómo se ha ido desa­rro­llan­do? ¿cómo ha cambiado?
EdC: Empe­za­mos el pro­yec­to en un medio comu­ni­ta­rio en Cara­cas, Catia TVe, ins­pi­ra­dos por el Pro­ce­so Boli­va­riano y el auge de luchas en Amé­ri­ca Lati­na. Al prin­ci­pio la cosa fue algo impro­vi­sa­da. Casi cada sema­na invi­tá­ba­mos a un ponen­te y esco­gía­mos un tex­to de Marx o de la tra­di­ción mar­xis­ta… ¡y a deba­tir en pan­ta­lla! Aho­ra el pro­gra­ma es for­mal­men­te más rico y un poco mejor pro­du­ci­do –la gra­ba­ción y post­pro­duc­ción se hacen en ViVe Tele­vi­sión des­de hace tres años, man­te­nien­do nues­tra auto­no­mía por­que éste es un tra­ba­jo abso­lu­ta­men­te volun­ta­rio – . Recien­te­men­te en Escue­la de Cua­dros hemos pro­du­ci­do pro­gra­mas sobre la Comu­na de París con Vla­di­mir Acos­ta, sobre el feti­chis­mo de la mer­can­cía con Nés­tor Kohan, o sobre la teo­lo­gía de la libe­ra­ción con Fra­nçois Houtart.
Tam­bién hemos orga­ni­za­do dos encuen­tros inter­na­cio­na­les, semi­na­rios don­de se abor­dan temas que mere­cen un tra­ta­mien­to espe­cial y un estu­dio dete­ni­do, con un mar­co teó­ri­co cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­do. El pri­mer encuen­tro fue sobre el víncu­lo y la media­ción entre la teo­ría y la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, en el que par­ti­ci­pa­ron Jor­ge Beins­tein, Amil­car Figue­roa, Iña­ki Gil de San Vicen­te, Nés­tor Kohan y Luis Suá­rez Sala­zar entre otros. El segun­do, con el títu­lo ¿Para qué sir­ve El Capi­tal? Un balan­ce con­tem­po­rá­neo de la obra prin­ci­pal de Karl Marx, con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de Vla­di­mir Acos­ta, Car­los Fer­nán­dez Liria, Iña­ki Gil de San Vicen­te, Nés­tor Kohan y Rubén Zar­do­ya. A par­tir de este segun­do encuen­tro publi­ca­mos con Edi­to­rial Trin­che­ra un libro que lle­va el mis­mo título.
En cuan­to al pro­gra­ma, hoy día se pro­du­ce más len­ta­men­te por la nece­si­dad de desa­rro­llar mate­rial audio­vi­sual de apo­yo, pero la meta y el espí­ri­tu son los mis­mos: impul­sar –des­de la izquier­da y con posi­cio­nes a veces crí­ti­cas– la lucha por la segun­da inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca Lati­na y las luchas de los pue­blos del mun­do por el socialismo.
twitter - teoria revolucionaria CUADRADO

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *