Con­tra el endu­re­ci­mien­to de la ley mordaza

Nota: Esque­ma de char­la-deba­te para Liza­rra­ko Gaz­te Asanblada

  1. La aho­ra lla­ma­da Ley Mor­da­za es el más recien­te endu­re­ci­mien­to repre­si­vo del impe­ria­lis­mo espa­ñol que vul­ne­ra, al menos, doce artícu­los de su pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1978, impues­ta al Pue­blo Vas­co. No es una nue­va y ori­gi­nal ley, dis­tin­ta a las muchas ante­rio­res, sino un «per­fec­cio­na­mien­to» de la ley gene­ral como vere­mos en su momen­to. La juven­tud vas­ca, nues­tro pue­blo en reali­dad, vie­ne sufrien­do una mor­da­za des­de hace dema­sia­do tiem­po: en la II Repú­bli­ca un joven ape­lli­da­do Idia­kez vio cómo se agra­va­ba su con­de­na por ser inde­pen­den­tis­ta al res­pon­der en eus­ka­ra al juez espa­ñol. Pode­mos seguir retro­ce­dien­do en la his­to­ria de la mor­da­za, o mejor decir de las mor­da­zas, pero sería dema­sia­do lar­go. La actual Ley Mor­da­za es una vuel­ta de tuer­ca más en el mis­mo torniquete.
  2. Y deci­mos que este tuer­ca­zo vul­ne­ra al menos doce artícu­los por­que eso es lo que sos­tie­ne un par­ti­do de orden, repre­sor y tor­tu­ra­dor como el PSOE, que apo­yó incon­di­cio­nal­men­te la rup­tu­ra de Hego Eus­kal Herria al excluir a las Vas­con­ga­das de Nafa­rroa; que aquí, en Nafa­rroa, dejó una este­la de hedion­da podre­dum­bre, y que se lan­zó con­tra la iden­ti­dad eus­kal­dun del herrial­de; que creó los GAL en 1983; que ace­le­ró la des­in­dus­tria­li­za­ción; que fre­nó en seco el desa­rro­llo auto­nó­mi­co y foral y refor­zó la recen­tra­li­za­ción del Esta­do; que repri­mió al inde­pen­den­tis­mo; que «refor­mó» la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la a gol­pe de mar­ti­llo en 2010 para bene­fi­ciar al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal en detri­men­to de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, que… Pues bien, que este par­ti­do ase­ve­re que la Ley Mor­da­za incum­ple doce artícu­los cons­ti­tu­cio­na­les, nos da una idea cla­ra de la gra­ve­dad del asunto.
  3. Antes de seguir con­vie­ne leer estas decla­ra­cio­nes del minis­tro del Inte­rior espa­ñol rea­li­za­das el 19 de junio de 2015: «El nue­vo Códi­go Penal garan­ti­zan el dere­cho de los que res­pe­tan la ley (…) A nadie se limi­ta el dere­cho a mani­fes­tar­se, se garan­ti­za que a quien quie­ra mani­fes­tar­se y res­pe­te la ley no vea alte­ra­do su dere­cho por los que quie­ran alte­rar el orden, agre­dir a las fuer­zas de segu­ri­dad o enca­pu­cha­dos que­mar con­te­ne­do­res». Es el mis­mo argu­men­to que sir­ve para limi­tar los dere­chos de los pique­tes sin­di­ca­les y de las huel­gas para garan­ti­zar el dere­cho de los tran­seún­tes y con­su­mi­do­res; es el mis­mo que sir­ve para aumen­tar el con­trol y la vigi­lan­cia poli­cial para garan­ti­zar la segu­ri­dad, para redu­cir la liber­tad y aumen­tar la tran­qui­li­dad… de la bur­gue­sía y sus nego­cios. Vol­ve­re­mos a estas pala­bras en el pun­to 32.
  4. Pero debe­mos hacer­nos tres pre­gun­tas des­de la pers­pec­ti­va juve­nil: ¿es esta la úni­ca mor­da­za que sufre la juven­tud tra­ba­ja­do­ra vas­ca?; ¿por qué se endu­re­ce aho­ra?, y ¿cómo ven­cer­la? Res­pon­dien­do a la pri­me­ra hay que decir que la juven­tud en gene­ral sufre la mor­da­za vital des­de que nace, des­de el mis­mo pri­mer ins­tan­te en el que el poder adul­to le empie­za a impo­ner una per­so­na­li­dad sumi­sa y obe­dien­te, acor­de con las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas, sexua­les, cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cas, reli­gio­sas, etc., de la cla­se social a la que per­te­ne­ce, del Esta­do en el que ha naci­do y de los intere­ses impe­ria­lis­tas glo­ba­les a los que ese Esta­do sirve.
  5. Pero a dife­ren­cia de la mino­ri­ta­ria juven­tud bur­gue­sa, la mayo­ri­ta­ria juven­tud tra­ba­ja­do­ra sufre una mor­da­za cua­li­ta­ti­va­men­te más dura por­que es edu­ca­da para no sólo acep­tar pasi­va­men­te todas las opre­sio­nes posi­bles sino sobre todo para refor­zar el sis­te­ma explo­ta­dor de dos mane­ras: con su paso­tis­mo indi­fe­ren­te en la edad juve­nil, y con la pos­te­rior repro­duc­ción de escla­vos alie­na­dos una vez que han for­ma­do una «fami­lia nor­mal». La juven­tud tra­ba­ja­do­ra feme­ni­na es la que más pade­ce este adies­tra­mien­to psi­co­ló­gi­co impues­to por el poder adul­to, por la fami­lia patriar­cal. En un con­tex­to de opre­sión nacio­nal como el que pade­ce­mos, la mor­da­za es defi­ni­ti­va­men­te total cuan­do a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra se le impo­ne la len­gua y cul­tu­ra extran­je­ra, del Esta­do ocupante.
  6. La juven­tud tra­ba­ja­do­ra de una nación opri­mi­da, sobre todo la feme­ni­na, está coar­ta­da por una mor­da­za abso­lu­ta no sólo en su con­cien­cia coti­dia­na sino sobre todo en su per­so­na­li­dad impues­ta por el poder adul­to, per­so­na­li­dad que empie­za a gozar de los pri­me­ros cam­bios libe­ra­do­res cuan­do esa juven­tud se inter­re­la­cio­na, se auto­or­ga­ni­za, con­tac­ta con otros gru­pos y colec­ti­vos, empie­za a hablar con sus padres y madres con sin­ce­ri­dad crí­ti­ca si ello es posi­ble, cuan­do se afi­lia a una orga­ni­za­ción juve­nil inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta y/​o a movi­mien­tos popu­la­res y sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, etc. Pero aun así, una difi­cul­tad muy gra­ve que debe supe­rar la juven­tud tra­ba­ja­do­ra es la sín­te­sis entre los medios de pro­pa­gan­da bur­gue­sa y la polí­ti­ca de silen­cio o alie­na­ción del poder adul­to fami­liar, ambas dan for­ma a una mor­da­za prác­ti­ca­men­te abso­lu­ta que se sos­tie­ne y se refuer­za con el res­to de res­tric­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des ya impues­tas antes de la Ley Mor­da­za a la que aho­ra tam­bién combatimos.
  7. ¿Por qué aho­ra, en este con­tex­to, el PP mul­ti­pli­ca las repre­sio­nes? A pri­me­ra vis­ta pare­ce que por la nece­si­dad de atraer a su ces­ta par­la­men­ta­ria los votos enfa­da­dos del nacio­na­lis­mo espa­ñol más faná­ti­co y fas­cis­ta, o por reti­rar­se del gobierno dejan­do todo «ata­do y bien ata­do»… Pre­ci­sa­men­te aho­ra, cuan­do los datos ofi­cia­les mues­tran un retro­ce­so de las movi­li­za­cio­nes públi­cas en calles y cen­tros de tra­ba­jo de las «mareas», asam­bleas, con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes, com­pa­ran­do la rela­ti­va cal­ma de 2014 con la olea­da de 2011 – 2013. Otro tan­to suce­de con las movi­li­za­cio­nes y luchas sin­di­ca­les que han baja­do un poco de 2014, así como de las esta­dís­ti­cas anua­les de la lla­ma­da «delin­cuen­cia». ¿Enton­ces…?
  8. Antes de res­pon­der a esta pre­gun­ta debe­mos ana­li­zar rápi­da­men­te las cau­sas de esa «nor­ma­li­za­ción social» tan bene­fi­cio­sa para la bur­gue­sía por­que en su tras­fon­do encon­tra­re­mos algu­nas de las razo­nes fun­da­men­ta­les de la vuel­ta de tuer­ca de la Mor­da­za. Ha habi­do un des­cen­so por la simul­ta­nei­dad de, al menos, cua­tro razo­nes: el efec­to mie­do para­li­zan­te de las repre­sio­nes ante­rio­res, en espe­cial la masi­vas mul­tas eco­nó­mi­cas en medio de un empo­bre­ci­mien­to social ace­le­ra­do; las pocas vic­to­rias apre­cia­bles con­se­gui­das o en vías de vic­to­ria; el papel de Pode­mos, CCOO y UGT, y algo menos de IU en orien­tar el males­tar social en cre­cien­te auto­or­ga­ni­za­ción exclu­si­va­men­te hacia la tra­mo­ya par­la­men­ta­ria, crean­do fal­sas expec­ta­ti­vas; y la enor­me eco­no­mía sumer­gi­da, la corrup­ción y la emi­gra­ción, que «socia­li­zan la pobre­za» apor­tan­do unos euros vita­les para aguan­tar mien­tras lle­ga el «mila­gro de Podemos».
  9. La situa­ción en las nacio­nes opri­mi­das nos exi­ge un aná­li­sis espe­cí­fi­co en el que no pode­mos exten­der­nos aho­ra más que en lo muy bási­co, por­que seme­jan­te estu­dio con­cre­to deben hacer­lo sus fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, si ven la nece­si­dad. Depen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias de cada nación las cua­tro razo­nes expues­tas influ­yen con dis­tin­ta fuer­za, o ape­nas nada, exis­tien­do otros moti­vos dife­ren­tes. Sí exis­te una común ten­den­cia al alza de la iden­ti­dad nacio­nal y/​o sobe­ra­nis­ta en su juven­tud tra­ba­ja­do­ra lo que enfu­re­ce e inquie­ta al PP y preo­cu­pa a la frac­ción «pro­gre» del nacio­na­lis­mo espa­ñol. En cuan­to a la rela­ti­va des­mo­vi­li­za­ción que pade­ce una par­te de la Izquier­da Aber­tza­le, la sobe­ra­nis­ta que gira alre­de­dor de EH Bil­du, tie­ne cau­sas pro­pias irre­duc­ti­bles a la situa­ción espa­ño­la aun­que con las cone­xio­nes impues­tas por la obje­ti­vi­dad del capi­ta­lis­mo que nos explota.
  10. La bur­gue­sía euro­pea sabe que el futu­ro espa­ñol es, en el mejor de los casos, el de semi­pe­ri­fe­ria en la Unión Euro­pea, con altí­si­mo paro estruc­tu­ral, pobla­ción empo­bre­ci­da y enve­je­ci­da, sub­em­plea­da en el sec­tor ser­vi­cios, de muy baja o nula cua­li­fi­ca­ción labo­ral, en una eco­no­mía semi-indus­tria­li­za­da y depen­dien­te del exte­rior en gra­do deci­si­vo, tec­nó­fo­ba y corrup­ta. De pro­du­cir­se el anhe­la­do «mila­gro de Pode­mos», neo­key­ne­siano de andar por casa, sólo sig­ni­fi­ca­ría una tiri­ta en la supu­ran­te lla­ga eco­nó­mi­ca, social e inter­na­cio­nal que debi­li­ta al Esta­do que retro­ce­de peli­gro­sa­men­te en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mundial.
  11. Median­te la psi­co­po­lí­ti­ca, el már­que­tin elec­to­ral, la estul­ti­cia del PSOE, la debi­li­dad pre­agó­ni­ca de IU, etc., el Capi­tal movi­li­zó las reser­vas de irra­cio­na­lis­mo auto­ri­ta­rio y nacio­na­lis­mo gran espa­ñol para pres­tar el Gobierno del Esta­do al PP con el obje­ti­vo deses­pe­ra­do de impe­dir la catás­tro­fe total a raíz de la cri­sis de 2007. La lucha de cla­ses es mucho más com­ple­ja que esta ver­sión sim­plis­ta que he dado para expli­car rápi­da­men­te cómo el Capi­tal logra poner a sus fie­les peo­nes en ins­tru­men­tos impor­tan­tes como el Gobierno, pero pese a su sim­plis­mo nos sir­ve para com­pren­der el fun­cio­na­mien­to a medio y lar­go pla­zo del para­dig­ma, sis­te­ma y estra­te­gia repre­si­va. Cuan­do empie­ce a ago­tar­se la creen­cia en el mila­gro alter­na­ti­vo al PP y vuel­va la cru­da reali­dad pero aho­ra con la lec­ción de la tram­pa del bluf refor­mis­ta, en ese momen­to la Ley Mor­da­za con­fir­ma­rá su valía.
  12. El capi­ta­lis­mo espa­ñol obtu­vo tiem­po y apo­yos invi­si­bles para evi­tar el desas­tre de la quie­bra y del corra­li­to a con­di­ción de que endu­re­cie­ra al extre­mo la explo­ta­ción social, como está ocu­rrien­do. Del mis­mo modo que el PSOE obe­de­ció cie­ga­men­te las órde­nes impe­ria­lis­tas en 2010, tam­bién lo ha hecho el PP des­de enton­ces, pero, cons­cien­te de su ago­ta­mien­to, aho­ra debe dejar ata­do un sis­te­ma repre­si­vo más duro por si el Capi­tal desea sacri­fi­car­le a pesar de sus bue­nos ser­vi­cios, y cam­biar de peón guber­na­ti­vo en poco tiem­po. La Ley Mor­da­za cum­ple ese obje­ti­vo. Aun­que en un futu­ro el PSOE o Pode­mos, o cual­quier otra com­bi­na­ción que no sea de izquier­das, lle­gue al gobierno e inten­te sua­vi­zar un poco algu­nas de los con­te­ni­dos socia­les más duros de la cri­sis, lo fun­da­men­tal de la nue­va doc­tri­na y para­dig­ma repre­si­vo esta­rá ya esta­ble­ci­do. Con­vie­ne recor­dar que el Capi­tal ya encar­gó al PSOE la mis­ma misión en lo esen­cial en 1982, de la mis­ma for­ma que antes se la había encar­ga­do a UCD.
  13. Las bur­gue­sías auto­no­mis­tas y regio­na­lis­tas, CDC-UDC, PNV, UPN, etc., no echa­rán aba­jo las nue­vas mor­da­zas, de hecho sólo se han suma­do a la pro­tes­ta ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para no que­dar­se des­col­ga­dos en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Lo más pro­ba­ble es que anu­len bru­ta­li­da­des inhu­ma­nas como la cade­na per­pe­tua, la expul­sión en calien­te, la cár­cel para deter­mi­na­das actos de pro­tes­ta pací­fi­ca, y reba­jen la cuan­tía de mul­tas desor­bi­ta­das e impa­ga­bles, pero dejen el res­to para uso dis­cre­cio­nal según las nece­si­da­des del momen­to, todo ello con la excu­sa de que, aun así, la Ley Mor­da­za tie­ne «cosas posi­ti­vas». PNV y UPN por ejem­plo, inten­tan ocul­tar su feli­ci­dad reac­cio­na­ria por el incre­men­to apre­cia­ble de la repre­sión en Hego Eus­kal Herria con­tra Aska­pe­na, fami­lia­res de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros, juven­tud com­ba­ti­va, lucha obre­ra y popu­lar, sedes y loca­les de la izquier­da aber­tza­le, etc.
  14. La Ley Mor­da­za se ins­cri­be en la ten­den­cia gene­ral de invo­lu­ción anti­de­mo­crá­ti­ca des­de la déca­da de 1970 con alti­ba­jos, ralen­tíes momen­tá­neos y ace­le­ro­nes inten­sos y pro­lon­ga­dos. La bur­gue­sía ha ases­ta­do terri­bles gol­pes a su pro­pio sis­te­ma demo­crá­ti­co. Urgi­da por con­te­ner y con­tra­rres­tar la ten­den­cia a la baja de la tasa media de bene­fi­cios, incre­men­ta la explo­ta­ción social y redu­ce dere­chos y liber­ta­des. La UE, en con­tra de la fal­sa visión demo­cra­ti­cis­ta que ofre­ce el refor­mis­mo, es un poder buro­crá­ti­co, ver­ti­cal y ape­nas acce­si­ble a algu­nas tibias refor­mas secun­da­rias. Un ejem­plo de entre mil más: el tra­to al pue­blo griego.
  15. Se ave­ci­nan bata­llas socia­les deci­si­vas como el TTIP y otras, y la frac­ción bur­gue­sa domi­nan­te, la finan­cie­ro-indus­trial de altas tec­no­lo­gías, ha res­trin­gi­do ya el mar­gen de acción demo­crá­ti­co-radi­cal en todos los Esta­dos, empe­zan­do por Ale­ma­nia en don­de el ejér­ci­to pue­de ya inter­ve­nir ofi­cial­men­te en la vida socio­po­lí­ti­ca «por razo­nes de segu­ri­dad». La OTAN, bra­zo arma­do de la Unión Euro­pea, ha poli­cia­li­za­do uni­da­des ente­ras y ha mili­ta­ri­za­do cuer­pos policiales.
  16. Por poner el ejem­plo del talis­mán into­ca­ble del paci­fis­mo incon­di­cio­nal­men­te res­pe­tuo­so con toda ley, en El País se escri­be que, según recal­can las ONG: «La Ley Mor­da­za ha pues­to fecha de cadu­ci­dad a la resis­ten­cia pací­fi­ca. La nue­va nor­ma­ti­va otor­ga a la poli­cía la capa­ci­dad de mul­tar a quie­nes se nie­guen a disol­ver reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en luga­res públi­cos una vez lo orde­ne «la auto­ri­dad competente»».
  17. Debe­mos man­te­ner viva la memo­ria que nos recuer­da que el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, apro­ba­do por la ONU en 1948, afir­ma lo siguien­te: «Con­si­de­ran­do esen­cial que los dere­chos huma­nos sean pro­te­gi­dos por un régi­men de Dere­cho, a fin de que el hom­bre no se vea com­pe­li­do al supre­mo recur­so de la rebe­lión con­tra la tira­nía y la opre­sión». Pues bien, la Ley Mor­da­za no sólo nie­ga este supre­mo recur­so a la rebe­lión, sino que va al final, a prohi­bir a dis­cre­ción poli­cial el dere­cho de mani­fes­ta­ción pacífica.
  18. Vis­to lo ante­rior, y antes de res­pon­der a la pre­gun­ta deci­si­va sobre cómo ven­cer­la, debe­mos abrir el mons­truo en canal para des­cu­brir sus enve­ne­na­das vís­ce­ras inter­nas. Vamos a pre­sen­tar de mane­ra resu­mi­da varios infor­mes que cir­cu­lan por la red, comop este, que enu­me­ra diez cosas que no pode­mos hacer ya so pena de una multa:
    1. Rea­li­zar una pro­tes­ta en una «infra­es­truc­tu­ra que pres­ta ser­vi­cios bási­cos para la comunidad».
    2. Tui­tear sobre una pro­tes­ta o mani­fes­ta­ción venidera.
    3. Col­gar pelí­cu­las en Internet.
    4. Con­su­mo de dro­gas en la vía pública.
    5. Mani­fes­tar­se ante un Parlamento.
    6. Hacer foto­gra­fías de la Policía.
    7. Per­tur­bar una mani­fes­ta­ción pacífica.
    8. Impe­dir un desahucio.
    9. Ocu­pa­ción de inmuebles.
    10. Opo­ner­nos a las devo­lu­cio­nes en caliente.

  19. Aquí nos limi­ta­mos a trans­cri­bir lo que otras inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das que han des­cu­bier­to y cri­ti­ca­do sobre la pre­me­di­ta­da ambi­güe­dad de la redac­ción, que per­mi­te la casi total impu­ni­dad poli­cial en muchas inter­ven­cio­nes. Se tra­ta de una tram­pa muy peli­gro­sa, la de la ambi­güe­dad inter­pre­ta­ti­va, que debe­mos denun­ciar siem­pre. Por ejemplo:
    1. La «ocu­pa­ción de la vía públi­ca» pue­de ser inter­pre­ta­da de cual­quier modo y mul­ta­da con 100 a 600 euros.
    2. La «per­tur­ba­ción del desa­rro­llo de una reu­nión o mani­fes­ta­ción líci­ta, cuan­do no cons­ti­tu­ya infrac­ción penal», pue­de ser mul­ta­da con entre 601 a 30.00 euros.
    3. El incum­pli­mien­to «de las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción pea­to­nal o iti­ne­ra­rio con oca­sión de un acto públi­co, reu­nión o mani­fes­ta­ción, cuan­do pro­vo­quen alte­ra­cio­nes meno­res en el nor­mal desa­rro­llo de los mis­mos», pue­de reci­bir de 100 a 600 euros.
    4. La «ocu­pa­ción de cual­quier inmue­ble (…) o la per­ma­nen­cia en ellos (…) con­tra la volun­tad de su pro­pie­ta­rio, arren­da­ta­rio o titu­lar de otro dere­cho sobre el mis­mo, cuan­do no sean cons­ti­tu­ti­vas de infrac­ción penal», pue­de reci­bir de 100 a 600 euros.
    5. La «per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciu­da­da­na que se pro­duz­ca con oca­sión de reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes fren­te a las sedes del Con­gre­so de los Dipu­tados, el Sena­do y las asam­bleas legis­la­ti­vas de las comu­ni­da­des autó­no­mas, aun­que no estu­vie­ran reu­ni­das, cuan­do no cons­ti­tu­ya infrac­ción penal», con 601 a 30.000 euros.
    6. Las reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o prohi­bi­das en infra­es­truc­tu­ras o ins­ta­la­cio­nes en las que se pres­tan ser­vi­cios bási­cos para la comu­ni­dad, con 30.001 a 600.000 euros.
    7. Col­gar fotos o difun­dir vídeos de auto­ri­da­des o poli­cías si supo­nen un «peli­gro para su segu­ri­dad per­so­nal o fami­liar«, con 601 a 30.000 euros.
    8. El reen­vío de men­sa­jes de pro­tes­tas en redes socia­les, so pena de sufrir el mis­mo cas­ti­go que los orga­ni­za­do­res aún sin haber acu­di­do a la pro­tes­ta mis­ma y des­co­no­cien­do su resul­ta­do, con 30.001 a 600.000 euros.
  20. Si bien estas nue­vas leyes repre­si­vas pue­den gol­pear a cual­quier seg­men­to de la pobla­ción, en reali­dad van diri­gi­das fun­da­men­tal­men­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras ya que según este mis­mo medio de prensa:
    1. No se pue­den cele­brar asam­bleas en las calles: 100 a 600 euros.
    2. No se pue­de mani­fes­tar­se de for­ma espon­tá­nea fren­te al Con­gre­so, de 601 a 30.000 euros.
    3. No se pue­de impe­dir un desahu­cio, de 601 a 30.000 euros.
    4. No se pue­de ocu­par ofi­ci­nas ban­ca­rias por un tiem­po, de 100 a 600 euros.
    5. No se pue­de esca­lar edi­fi­cios para col­gar pan­car­tas, de 100 a 600 euros.
    6. No se pue­de entrar en una tele­vi­sión para pro­tes­tar por un cie­rre, de 30.001 a 600.000 euros.
    7. No se pue­den difun­dir imá­ge­nes de los poli­cías, de 601 a 30.000 euros.
    8. No se pue­den difun­dir men­sa­jes o con­sig­nas que inci­ten a la alte­ra­ción públi­ca: has­ta un año de cárcel.

  21. Si vemos los cas­ti­gos y mul­tas des­de la pers­pec­ti­va de El Perió­di­co des­cu­bri­mos que tene­mos que pagar entre 100 y 600 euros por:
    1. Negar­se a identificarse.
    2. Ocu­par un inmue­ble sin el con­sen­ti­mien­to del propietario.
    3. «Insul­tar» a la poli­cía duran­te una manifestación.
    4. Ocu­par enti­da­des bancarias.
    5. Ocu­par la vía públi­ca por la ven­ta ambu­lan­te (el lla­ma­do «top man­ta»).
    6. Con­su­mir bebi­das alcohó­li­cas en la calle.
    7. Esca­lar edificios.

  22. Según este mis­mo medio, si ele­va­mos la cuan­tía de la mul­ta de 601 a 30.000 euros.
    1. Gra­bar a la poli­cía y hacer uso de las imá­ge­nes sin autorización.
    2. Mani­fes­tar­se fren­te a la sede del Con­gre­so, del Sena­do o de par­la­men­tos auto­nó­mi­cos si se «per­tur­ba la seguridad».
    3. Impe­dir un desahucio.
    4. Nega­ti­va de diso­lu­ción de con­cen­tra­ción o manifestación.
    5. Con­su­mir dro­gas en luga­res públi­cos, aun­que no se tra­fi­que con ellas.
    6. Soli­ci­tar o acep­tar ser­vi­cios sexua­les en la vía públi­ca o don­de haya menores.

  23. Y si pasa­mos de los 30.001 a los 600.000 euros vemos que están super prohibidos:
    1. Reu­nir­se o mani­fes­tar­se en infra­es­truc­tu­ras de ser­vi­cios públicos.
    2. Cele­brar acti­vi­da­des recrea­ti­vas en con­tra de la prohi­bi­ción orde­na­da por la auto­ri­dad correspondiente.

  24. Si recu­rri­mos a un estu­dio publi­ca­do vemos que hay 4 fal­tas muy gra­ves mul­ta­das con 30.001 a 600.000 euros.
    1. Mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o prohi­bi­das ante infra­es­truc­tu­ras críticas.
    2. Fabri­car, alma­ce­nar o usar armas o explo­si­vos incum­plien­do la nor­ma­ti­va o care­cien­do de la auto­ri­za­ción nece­sa­ria o exce­dien­do los lími­tes autorizados.
    3. Cele­brar espec­tácu­los públi­cos que­bran­tan­do la prohi­bi­ción orde­na­da por la auto­ri­dad corres­pon­dien­te por razo­nes de segu­ri­dad pública.
    4. Pro­yec­tar haces de luz sobre los pilo­tos o con­duc­to­res de medios de trans­por­te que pue­dan des­lum­brar­les o dis­traer su aten­ción y pro­vo­car accidentes.

  25. Según este mis­mo estu­dio, vemos que hay 23 fal­tas gra­ves mul­ta­das con 601 a 30.000 euros.
    1. Per­tur­bar la segu­ri­dad ciu­da­da­na en actos públi­cos, espec­tácu­los depor­ti­vos o cul­tu­ra­les, solem­ni­da­des y ofi­cios reli­gio­sos u otras reunio­nes a las que asis­tan nume­ro­sas personas.
    2. La per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciu­da­da­na en mani­fes­ta­cio­nes fren­te al Con­gre­so, el Sena­do y asam­bleas auto­nó­mi­cas aun­que no estu­vie­ran reunidas.
    3. Cau­sar des­ór­de­nes en la calle u obs­ta­cu­li­zar­la con barricadas.
    4. Impe­dir a cual­quier auto­ri­dad el ejer­ci­cio legí­ti­mo de sus fun­cio­nes en el cum­pli­mien­to de reso­lu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les. Este pun­to san­cio­na­ría, por ejem­plo, las con­cen­tra­cio­nes para impe­dir la eje­cu­ción de desahucios.
    5. Las accio­nes y omi­sio­nes que impi­dan u obs­ta­cu­li­cen el fun­cio­na­mien­to de los ser­vi­cios de emergencia.
    6. La des­obe­dien­cia o la resis­ten­cia a la auto­ri­dad así como la nega­ti­va a iden­ti­fi­car­se a reque­ri­mien­to de la auto­ri­dad o de sus agentes.
    7. Negar­se a disol­ver reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en luga­res de trán­si­to públi­co cuan­do lo orde­nen las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes cuan­do con­cu­rran los supues­tos del artícu­lo 5 de la Ley Regu­la­do­ra del Dere­cho de Reu­nión. Entre estos supues­tos se encuen­tra «cuan­do se pro­duz­can alte­ra­cio­nes del orden públi­co con peli­gro para per­so­nas o bie­nes» por lo que podría emplear­se esta infrac­ción para san­cio­nar los lla­ma­dos escraches.
    8. Per­tur­bar el desa­rro­llo de una mani­fes­ta­ción lícita.
    9. La intru­sión en infra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas (que pres­tan ser­vi­cios esen­cia­les para la comu­ni­dad) inclu­yen­do su sobre­vue­lo, cuan­do se haya pro­du­ci­do una inter­fe­ren­cia gra­ve en su funcionamiento.
    10. Por­tar armas prohi­bi­das o por­tar o usar armas de modo negli­gen­te y teme­ra­rio o fue­ra de los luga­res habi­li­ta­dos para ello.
    11. Soli­ci­tar y dis­fru­tar (por par­te del deman­dan­te) de ser­vi­cios sexua­les en zonas de trán­si­to públi­co, cer­ca de luga­res des­ti­na­dos a su uso por meno­res (cole­gios, par­ques…) o en zonas que pue­da gene­rar un ries­go para la segu­ri­dad vial.
    12. Fabri­car, alma­ce­nar o usar armas regla­men­ta­rias o explo­si­vos sin auto­ri­za­ción así como la omi­sión o fal­ta de efi­ca­cia de las medi­das de segu­ri­dad o pre­cau­cio­nes que resul­ten obligatorias.
    13. Negar­se a las ins­pec­cio­nes en fábri­cas, loca­les, esta­ble­ci­mien­tos, embar­ca­cio­nes y aeronaves.
    14. El uso públi­co e inde­bi­do de uni­for­mes, insig­nias o con­de­co­ra­cio­nes ofi­cia­les, o répli­cas de los mis­mos del equi­pa­mien­to de los cuer­pos poli­cia­les o de los ser­vi­cios de emer­gen­cia que pue­dan gene­rar engaño.
    15. No cola­bo­rar con las Fuer­zas de Segu­ri­dad en la ave­ri­gua­ción de deli­tos o en la pre­ven­ción de accio­nes que pue­dan poner en ries­go la segu­ri­dad ciudadana.
    16. El con­su­mo o la tenen­cia ilí­ci­tos de dro­gas, aun­que no estu­vie­ran des­ti­na­das al trá­fi­co, en luga­res públi­cos, así como el aban­dono de los ins­tru­men­tos emplea­dos para ello.
    17. El tras­la­do de per­so­nas, con cual­quier tipo de vehícu­lo, con el obje­to de faci­li­tar a éstas el acce­so a dro­gas (las cundas)
    18. Plan­tar y cul­ti­var dro­gas en luga­res visi­bles al público.
    19. La tole­ran­cia del con­su­mo ile­gal o el trá­fi­co de dro­gas en loca­les o la fal­ta de dili­gen­cia en orden a impe­dir­los por par­te de los propietarios.
    20. La caren­cia de los regis­tros pre­vis­tos en esta ley para las acti­vi­da­des con tras­cen­den­cia para la segu­ri­dad ciu­da­da­na o la omi­sión de comu­ni­ca­cio­nes obligatorias.
    21. Dar datos fal­sos para la obten­ción de las docu­men­ta­cio­nes pre­vis­tas en esta Ley.
    22. Incum­plir las res­tric­cio­nes a la nave­ga­ción regla­men­ta­ria­men­te impues­tas a las embar­ca­cio­nes de alta velo­ci­dad y aero­na­ves ligeras.
    23. El uso no auto­ri­za­do de imá­ge­nes o datos per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les de auto­ri­da­des o miem­bros de las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad que pue­da poner en peli­gro la segu­ri­dad per­so­nal o fami­liar de los agen­tes, de las ins­ta­la­cio­nes pro­te­gi­das o en ries­go el éxi­to de una ope­ra­ción, con res­pe­to al dere­cho fun­da­men­tal a la información.

  26. Según este mis­mo estu­dio que esta­mos citan­do, vemos que hay 17 fal­tas mul­ta­das con entre 100 y 600 euros:
    1. Mani­fes­tar­se sin comu­ni­car a las auto­ri­da­des, cuya res­pon­sa­bi­li­dad corres­pon­de­rá a los organizadores.
    2. Exhi­bir obje­tos peli­gro­sos para la vida e inte­gri­dad físi­ca de las per­so­nas con áni­mo intimidatorio.
    3. Incum­plir las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción pea­to­nal o iti­ne­ra­rio con oca­sión de un acto públi­co cau­san­do alte­ra­cio­nes meno­res en el nor­mal desarrollo.
    4. Fal­tar al res­pe­to y con­si­de­ra­ción de la Poli­cía en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes de pro­tec­ción de la seguridad.
    5. Hacer o inci­tar a actos que aten­ten con­tra la liber­tad e indem­ni­dad sexual, o eje­cu­tar actos de exhi­bi­ción obscena.
    6. Pro­yec­tar haces de luz, median­te cual­quier tipo de dis­po­si­ti­vo, sobre la Poli­cía para impe­dir o difi­cul­tar sus funciones.
    7. Ocu­par casas y la ven­ta ambu­lan­te no autorizada.
    8. No denun­ciar la pér­di­da o el robo de un arma.
    9. Irre­gu­la­ri­da­des en la cum­pli­men­ta­ción de los regis­tros pre­vis­tos en esta Ley con tras­cen­den­cia para la segu­ri­dad ciudadana.
    10. Estar indo­cu­men­ta­do o no denun­ciar su robo o pérdida.
    11. Negli­gen­cia en la cus­to­dia y con­ser­va­ción de la docu­men­ta­ción per­so­nal, con­si­de­rán­do­se como tal la ter­ce­ra y pos­te­rio­res pér­di­das o extra­víos en el pla­zo de un año.
    12. Negar­se a dar­le la docu­men­ta­ción a la Policía.
    13. Dañar bie­nes mue­bles o inmue­bles públi­co o pri­va­dos en la vía pública.
    14. Esca­lar edi­fi­cios o monu­men­tos sin auto­ri­za­ción cuan­do haya ries­go de que se oca­sio­nen daños.
    15. Remo­ver vallas, encin­ta­dos u otros ele­men­tos fijos o móvi­les colo­ca­dos por la Poli­cía para deli­mi­tar perí­me­tros de seguridad.
    16. Dejar suel­tos o en con­di­cio­nes de cau­sar daños ani­ma­les fero­ces, así como aban­do­nar ani­ma­les domés­ti­cos en con­di­cio­nes en que pue­da peli­grar su vida.
    17. Con­su­mo de alcohol en luga­res públi­cos cuan­do per­tur­be gra­ve­men­te la tran­qui­li­dad ciudadana.

  27. Ade­más, la vuel­ta de tuer­ca de las mor­da­zas intro­du­ce la con­de­na de cade­na per­pe­tua disi­mu­la­da con el eufe­mis­mo de «pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble». Y la deno­mi­na­da «devo­lu­ción en calien­te» cri­ti­ca­da por aso­cia­cio­nes demo­crá­ti­cas e ins­tan­cias ofi­cia­les de dere­chos huma­nos. Sal­vo error u omi­sión nues­tra, la Ley no exi­ge la colo­ca­ción de cáma­ras de gra­ba­ción obli­ga­da en el inte­rior de comi­sa­rías y cuar­te­li­llos que pue­dan impe­dir o al menos redu­cir las prác­ti­cas de malos tra­tos, el tor­men­to y la tor­tu­ra a las per­so­nas detenidas.
  28. Según el PP su Ley Mor­da­za agi­li­za­rá el fun­cio­na­mien­to de la judi­ca­tu­ra por­que deja­rá fue­ra de la inter­ven­ción de los jue­ces algo más de tres millo­nes de deli­tos meno­res que se reba­jan a fal­tas leves. En reali­dad es una mayor inde­fen­sión social por­que aho­ra serán los poli­cías y no los jue­ces de ins­truc­ción los que cali­fi­quen la fal­ta leve y le apli­quen el cas­ti­go con­ve­ni­do: pura arbi­tra­rie­dad. Un prin­ci­pio de la ley es que los jue­ces han de dic­tar la pena más favo­ra­ble al reo, pero ya será impo­si­ble con la Ley Mor­da­za, que otor­ga un tre­men­do poder a per­so­nas que igno­ran el dere­cho, y que pue­den estar axio­ló­gi­ca­men­te guia­das por ideo­lo­gías reac­cio­na­rias, racis­tas, machistas.
  29. La psi­co­lo­gía mar­xis­ta mues­tra que per­so­nas con estruc­tu­ra psí­qui­ca e ideo­lo­gía auto­ri­ta­rias se inte­gran en colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, con uni­for­mes y códi­gos que exi­gen e impo­nen obe­dien­cia men­tal y afec­ti­va a la «figu­ra del Amo»: Poli­cía, Ejér­ci­to, Judi­ca­tu­ra, Igle­sia… Per­so­na­les «nor­ma­les» se endu­re­cen al pro­te­ger­se psí­qui­ca­men­te den­tro de un uni­for­me, algo que apro­ve­cha la indus­tria de la segu­ri­dad pri­va­da estre­cha­men­te rela­cio­na­da con la dere­cha. Si bien la cas­ta judi­cial es una pie­za cla­ve del orden, que vigi­la aten­ta­men­te la fide­li­dad de sus miem­bros, for­mal­men­te debe cum­plir pro­to­co­los con apa­rien­cia de «neu­tra­li­dad»: el mito de que «la jus­ti­cia es ciega».
  30. La vuel­ta de tuer­ca de la Mor­da­za barre esta míni­ma «segu­ri­dad» legal, ins­tau­ran­do una atmós­fe­ra de incer­ti­dum­bre e inde­fen­sión ante la arbi­tra­rie­dad poli­cial. Apli­ca sutil­men­te prin­ci­pios de la «repre­sión alea­to­ria» nazi al actual para­dig­ma repre­si­vo que hun­de par­te de sus raí­ces en el Plan ZEN de 1983, en la Ley de la Pata­da en la Puer­ta de 1992, etc., del PSOE. No expli­ca­mos aho­ra la com­ple­ja inter­ac­ción entre para­dig­ma, sis­te­ma, estra­te­gia y tác­ti­cas repre­si­vas, desa­rro­lla­do con ayu­da inter­na­cio­nal des­de la «demo­cra­cia». Esta evo­lu­ción expli­ca que aho­ra se some­ta a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das a una tota­li­zan­te peda­go­gía del mie­do más sofis­ti­ca­da, dúc­til, sibi­li­na e inti­mi­da­to­ria que la sufri­da antes de la «demo­cra­cia».
  31. La repre­sión alea­to­ria con­sis­te en que la pobla­ción nun­ca sepa dón­de, cuán­do, cómo y qué repre­sión va a caer sobre ella. El des­aso­sie­go, la incer­ti­dum­bre y el mie­do al posi­ble peli­gro se extien­de por la pobla­ción, refor­zan­do sus ten­den­cias sumi­sas y para­li­zan­do sus ten­den­cias rebel­des. La actual Ley Mor­da­za adap­ta par­tes del méto­do nazi a fran­jas socia­les poten­cial­men­te «sub­ver­si­vas» pero los medios de vigi­lan­cia y con­trol social exis­ten­tes le per­mi­ten al poder acce­der a muchí­si­ma infor­ma­ción sus­cep­ti­ble de ser cri­mi­na­li­za­da de algún modo. La cal­cu­la­da ambi­güe­dad de la Ley refuer­za la inquie­tud e inse­gu­ri­dad de las per­so­nas que defien­dan dere­chos per­mi­ti­dos has­ta ayer, ya prohi­bi­dos, y que des­de hoy pue­den ser cas­ti­ga­dos dura­men­te según la alea­to­ria deci­sión de tal o cual policía.
  32. Aquí con­vie­ne releer la decla­ra­ción del minis­tro del Inte­rior trans­cri­ta en el pun­to 3 por­que nos acla­ra el men­sa­je: si obe­de­ces, no te pasa­rá nada, si des­obe­de­ces pue­des ser cas­ti­ga­do por muchas cosas y cuan­do no lo espe­res, con mul­tas y penas que des­co­no­ces y sin ape­nas posi­bi­li­dad de defen­sa legal. Las 44 prác­ti­cas obje­to de deli­to amplían sobre mane­ra los suje­tos socia­les de repre­sión, amplían la alea­to­rie­dad repre­si­va al refor­mis­mo, a la izquier­da y al con­jun­to de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos. Al prin­ci­pio del nazis­mo se sal­va­ban de la repre­sión alea­to­ria los miem­bros del par­ti­do y del ejér­ci­to, los obe­dien­tes, los «arios», y la bur­gue­sía, pero al final sólo la Ges­ta­po y las SS. Len­ta­men­te pero sin pau­sa, avan­za la lógi­ca anti-garan­tis­ta y la actual Ley Mor­da­za extien­de mucho la cri­mi­na­li­za­ción social.
  33. Pero la vuel­ta de tuer­ca actual aña­de una per­ver­sa nove­dad que mul­ti­pli­ca su efi­ca­cia en dos sen­ti­dos si la com­pa­ra­mos con la áspe­ra y tos­ca bru­ta­li­dad nazi: por un lado, el recur­so sis­te­má­ti­co a las mul­tas bus­ca des­po­li­ti­zar e indi­vi­dua­li­zar los cas­ti­gos ais­lán­do­los en cada uni­dad fami­liar, pre­sen­tán­do­los como «deli­tos eco­nó­mi­cos» idén­ti­cos cuan­do pue­den lle­gar a ser irre­con­ci­lia­bles: no exis­te pun­to de com­pa­ra­ción éti­ca y polí­ti­ca entre la recu­pe­ra­ción de una casa o fábri­ca aban­do­na­da, o impe­dir un desahu­cio, o retrans­mi­tir los gol­pes poli­cia­les a una pací­fi­ca mani­fes­tan­te, avi­sar para acu­dir a una mani­fes­ta­ción con­tra la corrup­ción, etcé­te­ra, y tra­fi­car con dro­ga, bus­car pros­ti­tu­tas, ser racis­ta, etcé­te­ra. El dine­ro, en el capi­ta­lis­mo, lo igua­la todo; las mor­da­zas actua­les quie­ren igua­lar la dig­ni­dad huma­na con el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y la tra­ta de mujeres.
  34. Por otro lado, las mul­tas bus­can for­ta­le­cer el poder adul­to por­que son las fami­lias las que deben pagar las mul­tas de los hijos e hijas sin recur­sos pro­pios. En un Esta­do con una tasa de des­em­pleo y empo­bre­ci­mien­to juve­nil tan espe­luz­nan­te, son las apu­ra­das fami­lias obre­ras y popu­la­res, y de las casi extin­ta «cla­se media», la que ven cómo se redu­cen aún más sus magros recur­sos. La dere­cha lo que bus­ca con esto es movi­li­zar el egoís­mo reac­cio­na­rio del poder adul­to para que actúe con más con­tun­den­cia como «poli­cía fami­liar» que es. Aho­ra mis­mo, miles de fami­lias del Esta­do bus­can cómo hacer fren­te a ese cas­ti­go aña­di­do, y muchos gru­pos y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias están lite­ral­men­te en la rui­na por la soga de las mul­tas impa­ga­bles, la vuel­ta de la tuer­ca aprie­ta aún más la soga.
  35. Si vol­ve­mos a unir las dos inno­va­cio­nes repre­si­vas intro­du­ci­das por las mul­tas, vemos que con­flu­yen en que bus­can movi­li­zar las oscu­ras reser­vas sub­cons­cien­tes e incons­cien­tes que dor­mi­tan en el abis­mo reac­cio­na­rio de la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Y lo hacen median­te el dine­ro que, ade­más de medi­da del valor, medio de cir­cu­la­ción, acu­mu­la­ción y pago, y dine­ro mun­dial, tam­bién es una rela­ción social de poder, una fuer­za irra­cio­nal y feti­chis­ta que cosi­fi­ca a las per­so­nas. El poder adul­to fami­liar es espe­cial­men­te sen­si­ble a esta mani­pu­la­ción de su irra­cio­na­li­dad y res­pon­de mul­ti­pli­can­do el auto­ri­ta­ris­mo social y familiar.
  36. Des­pués de todo lo expues­to, esta­mos ya en con­di­cio­nes de pasar a la ter­ce­ra y últi­ma pre­gun­ta que hemos plan­tea­do en el pun­to 4: ¿Cómo pue­de ven­cer la juven­tud vas­ca esta nue­va vuel­ta de tuer­ca repre­si­va? Vea­mos tres res­pues­tas. La pri­me­ra res­pues­ta es que median­te la orga­ni­za­ción. El lema debe ser: «Con­tra repre­sión, orga­ni­za­ción». Hay que cono­cer la ley con sufi­cien­te rigor como para tener las defen­sas pre­pa­ra­das, para saber argu­men­tar y demos­trar su esen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca, para orga­ni­zar bien la lucha por los dere­chos y liber­ta­des prohi­bi­das, para saber con­cien­ciar e inte­grar en la lucha a los sec­to­res socia­les afec­ta­dos por ella y que aun la des­co­no­cen, para crear fon­dos y cajas de resis­ten­cia, de solidaridad…
  37. Si bien una per­so­na joven ais­la­da o con una sim­ple asis­ten­cia pun­tual a algu­na asam­blea o char­la, pue­de adqui­rir un cono­ci­mien­to de la Ley depen­dien­do del esfuer­zo indi­vi­dual que le dedi­que, en la reali­dad el pro­ble­ma es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior por­que ade­más del cono­ci­mien­to de la mor­da­za hay que cono­cer su con­tex­to, su obje­ti­vo, su his­to­ria como par­te de una repre­sión que vie­ne de lejos y que va endu­re­cién­do­se, y seme­jan­te visión crí­ti­ca glo­bal sólo pue­de adqui­rir­se den­tro de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria juve­nil. Ade­más, este cono­ci­mien­to teó­ri­co debe estar siem­pre some­ti­do al examen de la reali­dad cam­bian­te, al «cri­te­rio de la prác­ti­ca», al cho­que crí­ti­co con la com­ple­ja reali­dad juve­nil, de lo con­tra­rio esa teo­ría no sir­ve para nada. Y úni­ca­men­te la mili­tan­cia juve­nil orga­ni­za­da pue­de apor­tar esta vital expe­rien­cia práctica.
  38. La segun­da res­pues­ta sólo es cohe­ren­te en su sen­ti­do pleno si se par­te de la pri­me­ra, de la orga­ni­za­ción juve­nil, y con­sis­te en masi­fi­car y exten­der por el con­jun­to de la juven­tud vas­ca toda prác­ti­ca en defen­sa de las nece­si­da­des dia­rias de la juven­tud tenien­do en cuen­ta el endu­re­ci­mien­to de las repre­sio­nes. Nece­si­dad y dere­cho van uni­dos, pero cuan­do los segun­dos han sufri­do una ampu­tación muy gra­ve enton­ces se vuel­ve más difí­cil luchas por las pri­me­ras, por las nece­si­da­des. Sin embar­go, esta inter­re­la­ción sólo pue­de apren­der­se en su deci­si­vo sen­ti­do en la prác­ti­ca dia­ria, nun­ca o muy libres­ca y super­fi­cial­men­te si nos limi­ta­mos a las char­las de taberna.
  39. Es decir, la expe­rien­cia apren­di­da en la movi­li­za­ción coti­dia­na para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la juven­tud irá mos­tran­do la urgen­cia de accio­nes simul­tá­neas con­tra la vuel­ta de tuer­ca de la Ley Mor­da­za, nun­ca antes. Con­si­de­re­mos por ejem­plo la nece­si­dad de vivir en comu­nas, de inde­pen­di­zar­se de la fami­lia, de crear auto­or­ga­ni­za­ción juve­nil, pasos impres­cin­di­bles; las nue­vas mor­da­zas refuer­zan a las vie­jas mul­ti­pli­can­do las prohi­bi­cio­nes y cas­ti­gos: ¿cómo pre­pa­rar­nos para la mul­ta por ocu­par una casa aban­do­na­da, por qué se prohí­be y a quién intere­sa, a que otros sec­to­res juve­ni­les debe­mos avi­sar y adver­tir….? ¿Y si debe­mos impe­dir un desahu­cio de la fami­lia de ami­gos y ami­gas del barrio…? Si alguien con poca expe­rien­cia y mucha volun­tad quie­re lle­nar de pan­car­tas todo el vecin­da­rio y has­ta el teja­do del ayun­ta­mien­to e Igle­sia ¿cómo le expli­ca­mos los rie­gos repre­si­vos sin que se desanime?
  40. Aquí inter­vie­ne la ter­ce­ra y últi­ma res­pues­ta: toda repre­sión agu­di­za la dia­léc­ti­ca entre por un lado espon­ta­neís­mo, asam­bleís­mo, movi­mien­tos, etc., y por otro, orga­ni­za­ción. Se tra­ta de una uni­dad de polos com­ple­men­ta­rios que se refuer­zan e influ­yen mutua­men­te. No son con­tra­dic­to­rios excep­to en los casos extre­mos de cho­que entre un paso­tis­mo radi­cal de pala­bra pero refor­mis­ta en el fon­do, y un diri­gis­mo buro­crá­ti­co sec­ta­rio y des­pre­cia­ti­vo. En la reali­dad, los movi­mien­tos, las «mareas», el espon­ta­neís­mo en gene­ral, bro­tan tras lar­gos perío­dos de pasi­vi­dad y derro­ta, alcan­zan una fuer­za apre­cia­ble pero poco orien­ta­da hacia obje­ti­vos estra­té­gi­cos, aun­que sí tác­ti­cos, y se des­in­flan como suflés si en su inte­rior no mili­tan orga­ni­za­cio­nes que, pese a sus alti­ba­jos más o menos gra­ves, han aguan­ta­do en los reflujos.
  41. La des­apa­ri­ción de los movi­mien­tos deja un ras­tro de des­con­cier­to derro­tis­ta que sólo pue­de supe­rar­se median­te la visión his­tó­ri­ca que apor­ta una orga­ni­za­ción esta­ble, pese a sus momen­tos de debi­li­dad. La reapa­ri­ción al cabo del tiem­po de otros movi­mien­tos con for­mas nue­vas, dife­ren­tes a las de los extin­tos, hace creer a quie­nes des­co­no­cen la his­to­ria que todo ha cam­bia­do, que no exis­te con­ti­nui­dad bási­ca con el pasa­do que no vol­ve­rá, y que por tan­to hay que empe­zar­lo todo de nue­vo. Este error se repi­te siem­pre que resur­ge el espon­ta­neís­mo, vol­vién­do­se a escu­char la tesis refor­mis­ta de que no hace fal­ta nin­gu­na orga­ni­za­ción for­ma­da por mili­tan­tes cua­li­fi­ca­dos, sino «movi­mien­tos amplios, abier­tos, con diver­si­dad de opi­nio­nes, sin obje­ti­vos ni estra­te­gias pre­ci­sas, sin con­cep­tos rigu­ro­sos, sino con «sig­ni­fi­can­tes vacíos» que cada cual lle­na­rá a su gusto».
  42. Estas «mareas» suben en la plea­mar de las con­tra­dic­cio­nes pero por ellas mis­mas no des­bor­dan los muros de con­ten­ción del orden bur­gués. Tras estre­llar­se con­tra la fuer­za del Esta­do, empie­zan a retro­ce­der des­ilu­sio­na­das por la fal­ta de vic­to­rias serias, ago­ta­das por el esfuer­zo bal­dío, ate­mo­ri­za­das por la repre­sión en ascen­so, des­uni­das por los can­tos de sire­na de dema­go­gos refor­mis­tas que todo lo pro­me­ten si el pue­blo deja de luchar en la calle y entra al redil de la «nor­ma­li­dad polí­ti­ca». Fran­jas más o menos amplias de los movi­mien­tos se creen estas pro­me­sas vacías y les dan sus votos, ralen­ti­zan sus luchas o las dejan y per­ma­ne­cen expec­tan­tes a que se cum­pla el mila­gro. Unos sec­to­res espe­ra­rán más que otros con espe­ran­za y fe, pero tar­de o tem­prano sur­gi­rá de nue­vo el des­áni­mo social.
  43. La bur­gue­sía, pacien­te por­que sí sabe lo que ver­da­de­ra­men­te está en jue­go, se reor­ga­ni­za y con­tra­ata­ca. Inclu­so pue­de pen­sar en sacri­fi­car un peón polí­ti­co ya ago­ta­do para poner a otro nue­vo, con ima­gen joven, que ocu­pe su lugar y que arras­tre tras de sí a cien­tos de miles de votos enga­ña­dos e ilu­sos. Mien­tras tan­to, los apa­ra­tos de Esta­do espe­cia­li­za­dos en estra­te­gias polí­ti­cas y en repre­sio­nes van pre­pa­ran­do nue­vas armas para el caso de que sean nece­sa­rias en un futu­ro como ya lo son en el presente.
  44. Nada de lo que aca­ba­mos de decir es eso que lla­man «polí­ti­ca fic­ción». Sal­van­do las dis­tan­cias, algu­nas ya fue­ron reali­dad duran­te los con­flic­tos de cla­se en las ciu­da­des grie­gas y en la Roma repu­bli­ca­na, tam­bién en la Chi­na anti­gua; otras más en las comu­nas medie­va­les y sobre todo des­de las luchas urba­nas en la Ita­lia rena­cen­tis­ta, has­ta aho­ra. A lo lar­go de estos siglos, la dia­léc­ti­ca entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción ha ido avan­zan­do, pero con­tra ella, y como uni­dad de con­tra­rios anta­gó­ni­cos en per­ma­nen­te lucha, han avan­za­do tam­bién los sis­te­mas de vigi­lan­cia, con­trol u repre­sión de los pode­res opresores.
  45. La actual vuel­ta de tuer­ca repre­si­va de la Ley Mor­da­za es par­te de esta lar­ga his­to­ria que sur­gió cuan­do se impu­so la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, y cuan­do, como res­pues­ta, sur­gie­ron las pri­me­ras luchas socia­les por recu­pe­rar la pro­pie­dad colec­ti­va, común, eso que en 1842 Marx deno­mi­nó Bie­nes Comu­nes, expre­sión que aho­ra está tan de moda. Sólo con los bie­nes comu­nes, con el comu­nis­mo, aca­ba­re­mos con todas las mordazas.

Iña­ki Gil de San Vicente
3 de julio de 2015

Véa­se El País del 30 de junio de 2015 (http://www.elpais.com).
Como este del 30 de junio de 2015 (http://​www​.kao​sen​la​red​.net).
Véa­se: http://​www​.publi​co​.es de 28 de junio de 2015.
http://www.elperiodico.es de 12 de diciem­bre de 2014
Véa­se: http://​www​.nue​va​tri​bu​na​.es de 26 de mar­zo de 2015.
PDF
EPUB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.