Con­tra el endu­re­ci­mien­to de la ley mordaza

Nota: Esque­ma de char­la-deba­te para Liza­rra­ko Gaz­te Asanblada

  1. La aho­ra lla­ma­da Ley Mor­da­za es el más recien­te endu­re­ci­mien­to repre­si­vo del impe­ria­lis­mo espa­ñol que vul­ne­ra, al menos, doce artícu­los de su pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1978, impues­ta al Pue­blo Vas­co. No es una nue­va y ori­gi­nal ley, dis­tin­ta a las muchas ante­rio­res, sino un «per­fec­cio­na­mien­to» de la ley gene­ral como vere­mos en su momen­to. La juven­tud vas­ca, nues­tro pue­blo en reali­dad, vie­ne sufrien­do una mor­da­za des­de hace dema­sia­do tiem­po: en la II Repú­bli­ca un joven ape­lli­da­do Idia­kez vio cómo se agra­va­ba su con­de­na por ser inde­pen­den­tis­ta al res­pon­der en eus­ka­ra al juez espa­ñol. Pode­mos seguir retro­ce­dien­do en la his­to­ria de la mor­da­za, o mejor decir de las mor­da­zas, pero sería dema­sia­do lar­go. La actual Ley Mor­da­za es una vuel­ta de tuer­ca más en el mis­mo torniquete.
  2. Y deci­mos que este tuer­ca­zo vul­ne­ra al menos doce artícu­los por­que eso es lo que sos­tie­ne un par­ti­do de orden, repre­sor y tor­tu­ra­dor como el PSOE, que apo­yó incon­di­cio­nal­men­te la rup­tu­ra de Hego Eus­kal Herria al excluir a las Vas­con­ga­das de Nafa­rroa; que aquí, en Nafa­rroa, dejó una este­la de hedion­da podre­dum­bre, y que se lan­zó con­tra la iden­ti­dad eus­kal­dun del herrial­de; que creó los GAL en 1983; que ace­le­ró la des­in­dus­tria­li­za­ción; que fre­nó en seco el desa­rro­llo auto­nó­mi­co y foral y refor­zó la recen­tra­li­za­ción del Esta­do; que repri­mió al inde­pen­den­tis­mo; que «refor­mó» la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la a gol­pe de mar­ti­llo en 2010 para bene­fi­ciar al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal en detri­men­to de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos, que… Pues bien, que este par­ti­do ase­ve­re que la Ley Mor­da­za incum­ple doce artícu­los cons­ti­tu­cio­na­les, nos da una idea cla­ra de la gra­ve­dad del asunto.
  3. Antes de seguir con­vie­ne leer estas decla­ra­cio­nes del minis­tro del Inte­rior espa­ñol rea­li­za­das el 19 de junio de 2015: «El nue­vo Códi­go Penal garan­ti­zan el dere­cho de los que res­pe­tan la ley (…) A nadie se limi­ta el dere­cho a mani­fes­tar­se, se garan­ti­za que a quien quie­ra mani­fes­tar­se y res­pe­te la ley no vea alte­ra­do su dere­cho por los que quie­ran alte­rar el orden, agre­dir a las fuer­zas de segu­ri­dad o enca­pu­cha­dos que­mar con­te­ne­do­res». Es el mis­mo argu­men­to que sir­ve para limi­tar los dere­chos de los pique­tes sin­di­ca­les y de las huel­gas para garan­ti­zar el dere­cho de los tran­seún­tes y con­su­mi­do­res; es el mis­mo que sir­ve para aumen­tar el con­trol y la vigi­lan­cia poli­cial para garan­ti­zar la segu­ri­dad, para redu­cir la liber­tad y aumen­tar la tran­qui­li­dad… de la bur­gue­sía y sus nego­cios. Vol­ve­re­mos a estas pala­bras en el pun­to 32.
  4. Pero debe­mos hacer­nos tres pre­gun­tas des­de la pers­pec­ti­va juve­nil: ¿es esta la úni­ca mor­da­za que sufre la juven­tud tra­ba­ja­do­ra vas­ca?; ¿por qué se endu­re­ce aho­ra?, y ¿cómo ven­cer­la? Res­pon­dien­do a la pri­me­ra hay que decir que la juven­tud en gene­ral sufre la mor­da­za vital des­de que nace, des­de el mis­mo pri­mer ins­tan­te en el que el poder adul­to le empie­za a impo­ner una per­so­na­li­dad sumi­sa y obe­dien­te, acor­de con las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas, sexua­les, cul­tu­ra­les y lin­güís­ti­cas, reli­gio­sas, etc., de la cla­se social a la que per­te­ne­ce, del Esta­do en el que ha naci­do y de los intere­ses impe­ria­lis­tas glo­ba­les a los que ese Esta­do sirve.
  5. Pero a dife­ren­cia de la mino­ri­ta­ria juven­tud bur­gue­sa, la mayo­ri­ta­ria juven­tud tra­ba­ja­do­ra sufre una mor­da­za cua­li­ta­ti­va­men­te más dura por­que es edu­ca­da para no sólo acep­tar pasi­va­men­te todas las opre­sio­nes posi­bles sino sobre todo para refor­zar el sis­te­ma explo­ta­dor de dos mane­ras: con su paso­tis­mo indi­fe­ren­te en la edad juve­nil, y con la pos­te­rior repro­duc­ción de escla­vos alie­na­dos una vez que han for­ma­do una «fami­lia nor­mal». La juven­tud tra­ba­ja­do­ra feme­ni­na es la que más pade­ce este adies­tra­mien­to psi­co­ló­gi­co impues­to por el poder adul­to, por la fami­lia patriar­cal. En un con­tex­to de opre­sión nacio­nal como el que pade­ce­mos, la mor­da­za es defi­ni­ti­va­men­te total cuan­do a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra se le impo­ne la len­gua y cul­tu­ra extran­je­ra, del Esta­do ocupante.
  6. La juven­tud tra­ba­ja­do­ra de una nación opri­mi­da, sobre todo la feme­ni­na, está coar­ta­da por una mor­da­za abso­lu­ta no sólo en su con­cien­cia coti­dia­na sino sobre todo en su per­so­na­li­dad impues­ta por el poder adul­to, per­so­na­li­dad que empie­za a gozar de los pri­me­ros cam­bios libe­ra­do­res cuan­do esa juven­tud se inter­re­la­cio­na, se auto­or­ga­ni­za, con­tac­ta con otros gru­pos y colec­ti­vos, empie­za a hablar con sus padres y madres con sin­ce­ri­dad crí­ti­ca si ello es posi­ble, cuan­do se afi­lia a una orga­ni­za­ción juve­nil inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta y/​o a movi­mien­tos popu­la­res y sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, etc. Pero aun así, una difi­cul­tad muy gra­ve que debe supe­rar la juven­tud tra­ba­ja­do­ra es la sín­te­sis entre los medios de pro­pa­gan­da bur­gue­sa y la polí­ti­ca de silen­cio o alie­na­ción del poder adul­to fami­liar, ambas dan for­ma a una mor­da­za prác­ti­ca­men­te abso­lu­ta que se sos­tie­ne y se refuer­za con el res­to de res­tric­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des ya impues­tas antes de la Ley Mor­da­za a la que aho­ra tam­bién combatimos.
  7. ¿Por qué aho­ra, en este con­tex­to, el PP mul­ti­pli­ca las repre­sio­nes? A pri­me­ra vis­ta pare­ce que por la nece­si­dad de atraer a su ces­ta par­la­men­ta­ria los votos enfa­da­dos del nacio­na­lis­mo espa­ñol más faná­ti­co y fas­cis­ta, o por reti­rar­se del gobierno dejan­do todo «ata­do y bien ata­do»… Pre­ci­sa­men­te aho­ra, cuan­do los datos ofi­cia­les mues­tran un retro­ce­so de las movi­li­za­cio­nes públi­cas en calles y cen­tros de tra­ba­jo de las «mareas», asam­bleas, con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes, com­pa­ran­do la rela­ti­va cal­ma de 2014 con la olea­da de 2011 – 2013. Otro tan­to suce­de con las movi­li­za­cio­nes y luchas sin­di­ca­les que han baja­do un poco de 2014, así como de las esta­dís­ti­cas anua­les de la lla­ma­da «delin­cuen­cia». ¿Enton­ces…?
  8. Antes de res­pon­der a esta pre­gun­ta debe­mos ana­li­zar rápi­da­men­te las cau­sas de esa «nor­ma­li­za­ción social» tan bene­fi­cio­sa para la bur­gue­sía por­que en su tras­fon­do encon­tra­re­mos algu­nas de las razo­nes fun­da­men­ta­les de la vuel­ta de tuer­ca de la Mor­da­za. Ha habi­do un des­cen­so por la simul­ta­nei­dad de, al menos, cua­tro razo­nes: el efec­to mie­do para­li­zan­te de las repre­sio­nes ante­rio­res, en espe­cial la masi­vas mul­tas eco­nó­mi­cas en medio de un empo­bre­ci­mien­to social ace­le­ra­do; las pocas vic­to­rias apre­cia­bles con­se­gui­das o en vías de vic­to­ria; el papel de Pode­mos, CCOO y UGT, y algo menos de IU en orien­tar el males­tar social en cre­cien­te auto­or­ga­ni­za­ción exclu­si­va­men­te hacia la tra­mo­ya par­la­men­ta­ria, crean­do fal­sas expec­ta­ti­vas; y la enor­me eco­no­mía sumer­gi­da, la corrup­ción y la emi­gra­ción, que «socia­li­zan la pobre­za» apor­tan­do unos euros vita­les para aguan­tar mien­tras lle­ga el «mila­gro de Podemos».
  9. La situa­ción en las nacio­nes opri­mi­das nos exi­ge un aná­li­sis espe­cí­fi­co en el que no pode­mos exten­der­nos aho­ra más que en lo muy bási­co, por­que seme­jan­te estu­dio con­cre­to deben hacer­lo sus fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, si ven la nece­si­dad. Depen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias de cada nación las cua­tro razo­nes expues­tas influ­yen con dis­tin­ta fuer­za, o ape­nas nada, exis­tien­do otros moti­vos dife­ren­tes. Sí exis­te una común ten­den­cia al alza de la iden­ti­dad nacio­nal y/​o sobe­ra­nis­ta en su juven­tud tra­ba­ja­do­ra lo que enfu­re­ce e inquie­ta al PP y preo­cu­pa a la frac­ción «pro­gre» del nacio­na­lis­mo espa­ñol. En cuan­to a la rela­ti­va des­mo­vi­li­za­ción que pade­ce una par­te de la Izquier­da Aber­tza­le, la sobe­ra­nis­ta que gira alre­de­dor de EH Bil­du, tie­ne cau­sas pro­pias irre­duc­ti­bles a la situa­ción espa­ño­la aun­que con las cone­xio­nes impues­tas por la obje­ti­vi­dad del capi­ta­lis­mo que nos explota.
  10. La bur­gue­sía euro­pea sabe que el futu­ro espa­ñol es, en el mejor de los casos, el de semi­pe­ri­fe­ria en la Unión Euro­pea, con altí­si­mo paro estruc­tu­ral, pobla­ción empo­bre­ci­da y enve­je­ci­da, sub­em­plea­da en el sec­tor ser­vi­cios, de muy baja o nula cua­li­fi­ca­ción labo­ral, en una eco­no­mía semi-indus­tria­li­za­da y depen­dien­te del exte­rior en gra­do deci­si­vo, tec­nó­fo­ba y corrup­ta. De pro­du­cir­se el anhe­la­do «mila­gro de Pode­mos», neo­key­ne­siano de andar por casa, sólo sig­ni­fi­ca­ría una tiri­ta en la supu­ran­te lla­ga eco­nó­mi­ca, social e inter­na­cio­nal que debi­li­ta al Esta­do que retro­ce­de peli­gro­sa­men­te en la jerar­quía impe­ria­lis­ta mundial.
  11. Median­te la psi­co­po­lí­ti­ca, el már­que­tin elec­to­ral, la estul­ti­cia del PSOE, la debi­li­dad pre­agó­ni­ca de IU, etc., el Capi­tal movi­li­zó las reser­vas de irra­cio­na­lis­mo auto­ri­ta­rio y nacio­na­lis­mo gran espa­ñol para pres­tar el Gobierno del Esta­do al PP con el obje­ti­vo deses­pe­ra­do de impe­dir la catás­tro­fe total a raíz de la cri­sis de 2007. La lucha de cla­ses es mucho más com­ple­ja que esta ver­sión sim­plis­ta que he dado para expli­car rápi­da­men­te cómo el Capi­tal logra poner a sus fie­les peo­nes en ins­tru­men­tos impor­tan­tes como el Gobierno, pero pese a su sim­plis­mo nos sir­ve para com­pren­der el fun­cio­na­mien­to a medio y lar­go pla­zo del para­dig­ma, sis­te­ma y estra­te­gia repre­si­va. Cuan­do empie­ce a ago­tar­se la creen­cia en el mila­gro alter­na­ti­vo al PP y vuel­va la cru­da reali­dad pero aho­ra con la lec­ción de la tram­pa del bluf refor­mis­ta, en ese momen­to la Ley Mor­da­za con­fir­ma­rá su valía.
  12. El capi­ta­lis­mo espa­ñol obtu­vo tiem­po y apo­yos invi­si­bles para evi­tar el desas­tre de la quie­bra y del corra­li­to a con­di­ción de que endu­re­cie­ra al extre­mo la explo­ta­ción social, como está ocu­rrien­do. Del mis­mo modo que el PSOE obe­de­ció cie­ga­men­te las órde­nes impe­ria­lis­tas en 2010, tam­bién lo ha hecho el PP des­de enton­ces, pero, cons­cien­te de su ago­ta­mien­to, aho­ra debe dejar ata­do un sis­te­ma repre­si­vo más duro por si el Capi­tal desea sacri­fi­car­le a pesar de sus bue­nos ser­vi­cios, y cam­biar de peón guber­na­ti­vo en poco tiem­po. La Ley Mor­da­za cum­ple ese obje­ti­vo. Aun­que en un futu­ro el PSOE o Pode­mos, o cual­quier otra com­bi­na­ción que no sea de izquier­das, lle­gue al gobierno e inten­te sua­vi­zar un poco algu­nas de los con­te­ni­dos socia­les más duros de la cri­sis, lo fun­da­men­tal de la nue­va doc­tri­na y para­dig­ma repre­si­vo esta­rá ya esta­ble­ci­do. Con­vie­ne recor­dar que el Capi­tal ya encar­gó al PSOE la mis­ma misión en lo esen­cial en 1982, de la mis­ma for­ma que antes se la había encar­ga­do a UCD.
  13. Las bur­gue­sías auto­no­mis­tas y regio­na­lis­tas, CDC-UDC, PNV, UPN, etc., no echa­rán aba­jo las nue­vas mor­da­zas, de hecho sólo se han suma­do a la pro­tes­ta ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para no que­dar­se des­col­ga­dos en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Lo más pro­ba­ble es que anu­len bru­ta­li­da­des inhu­ma­nas como la cade­na per­pe­tua, la expul­sión en calien­te, la cár­cel para deter­mi­na­das actos de pro­tes­ta pací­fi­ca, y reba­jen la cuan­tía de mul­tas desor­bi­ta­das e impa­ga­bles, pero dejen el res­to para uso dis­cre­cio­nal según las nece­si­da­des del momen­to, todo ello con la excu­sa de que, aun así, la Ley Mor­da­za tie­ne «cosas posi­ti­vas». PNV y UPN por ejem­plo, inten­tan ocul­tar su feli­ci­dad reac­cio­na­ria por el incre­men­to apre­cia­ble de la repre­sión en Hego Eus­kal Herria con­tra Aska­pe­na, fami­lia­res de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros, juven­tud com­ba­ti­va, lucha obre­ra y popu­lar, sedes y loca­les de la izquier­da aber­tza­le, etc.
  14. La Ley Mor­da­za se ins­cri­be en la ten­den­cia gene­ral de invo­lu­ción anti­de­mo­crá­ti­ca des­de la déca­da de 1970 con alti­ba­jos, ralen­tíes momen­tá­neos y ace­le­ro­nes inten­sos y pro­lon­ga­dos. La bur­gue­sía ha ases­ta­do terri­bles gol­pes a su pro­pio sis­te­ma demo­crá­ti­co. Urgi­da por con­te­ner y con­tra­rres­tar la ten­den­cia a la baja de la tasa media de bene­fi­cios, incre­men­ta la explo­ta­ción social y redu­ce dere­chos y liber­ta­des. La UE, en con­tra de la fal­sa visión demo­cra­ti­cis­ta que ofre­ce el refor­mis­mo, es un poder buro­crá­ti­co, ver­ti­cal y ape­nas acce­si­ble a algu­nas tibias refor­mas secun­da­rias. Un ejem­plo de entre mil más: el tra­to al pue­blo griego.
  15. Se ave­ci­nan bata­llas socia­les deci­si­vas como el TTIP y otras, y la frac­ción bur­gue­sa domi­nan­te, la finan­cie­ro-indus­trial de altas tec­no­lo­gías, ha res­trin­gi­do ya el mar­gen de acción demo­crá­ti­co-radi­cal en todos los Esta­dos, empe­zan­do por Ale­ma­nia en don­de el ejér­ci­to pue­de ya inter­ve­nir ofi­cial­men­te en la vida socio­po­lí­ti­ca «por razo­nes de segu­ri­dad». La OTAN, bra­zo arma­do de la Unión Euro­pea, ha poli­cia­li­za­do uni­da­des ente­ras y ha mili­ta­ri­za­do cuer­pos policiales.
  16. Por poner el ejem­plo del talis­mán into­ca­ble del paci­fis­mo incon­di­cio­nal­men­te res­pe­tuo­so con toda ley, en El País se escri­be que, según recal­can las ONG: «La Ley Mor­da­za ha pues­to fecha de cadu­ci­dad a la resis­ten­cia pací­fi­ca. La nue­va nor­ma­ti­va otor­ga a la poli­cía la capa­ci­dad de mul­tar a quie­nes se nie­guen a disol­ver reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en luga­res públi­cos una vez lo orde­ne «la auto­ri­dad competente»».
  17. Debe­mos man­te­ner viva la memo­ria que nos recuer­da que el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos, apro­ba­do por la ONU en 1948, afir­ma lo siguien­te: «Con­si­de­ran­do esen­cial que los dere­chos huma­nos sean pro­te­gi­dos por un régi­men de Dere­cho, a fin de que el hom­bre no se vea com­pe­li­do al supre­mo recur­so de la rebe­lión con­tra la tira­nía y la opre­sión». Pues bien, la Ley Mor­da­za no sólo nie­ga este supre­mo recur­so a la rebe­lión, sino que va al final, a prohi­bir a dis­cre­ción poli­cial el dere­cho de mani­fes­ta­ción pacífica.
  18. Vis­to lo ante­rior, y antes de res­pon­der a la pre­gun­ta deci­si­va sobre cómo ven­cer­la, debe­mos abrir el mons­truo en canal para des­cu­brir sus enve­ne­na­das vís­ce­ras inter­nas. Vamos a pre­sen­tar de mane­ra resu­mi­da varios infor­mes que cir­cu­lan por la red, comop este, que enu­me­ra diez cosas que no pode­mos hacer ya so pena de una multa:
    1. Rea­li­zar una pro­tes­ta en una «infra­es­truc­tu­ra que pres­ta ser­vi­cios bási­cos para la comunidad».
    2. Tui­tear sobre una pro­tes­ta o mani­fes­ta­ción venidera.
    3. Col­gar pelí­cu­las en Internet.
    4. Con­su­mo de dro­gas en la vía pública.
    5. Mani­fes­tar­se ante un Parlamento.
    6. Hacer foto­gra­fías de la Policía.
    7. Per­tur­bar una mani­fes­ta­ción pacífica.
    8. Impe­dir un desahucio.
    9. Ocu­pa­ción de inmuebles.
    10. Opo­ner­nos a las devo­lu­cio­nes en caliente.

  19. Aquí nos limi­ta­mos a trans­cri­bir lo que otras inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das que han des­cu­bier­to y cri­ti­ca­do sobre la pre­me­di­ta­da ambi­güe­dad de la redac­ción, que per­mi­te la casi total impu­ni­dad poli­cial en muchas inter­ven­cio­nes. Se tra­ta de una tram­pa muy peli­gro­sa, la de la ambi­güe­dad inter­pre­ta­ti­va, que debe­mos denun­ciar siem­pre. Por ejemplo:
    1. La «ocu­pa­ción de la vía públi­ca» pue­de ser inter­pre­ta­da de cual­quier modo y mul­ta­da con 100 a 600 euros.
    2. La «per­tur­ba­ción del desa­rro­llo de una reu­nión o mani­fes­ta­ción líci­ta, cuan­do no cons­ti­tu­ya infrac­ción penal», pue­de ser mul­ta­da con entre 601 a 30.00 euros.
    3. El incum­pli­mien­to «de las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción pea­to­nal o iti­ne­ra­rio con oca­sión de un acto públi­co, reu­nión o mani­fes­ta­ción, cuan­do pro­vo­quen alte­ra­cio­nes meno­res en el nor­mal desa­rro­llo de los mis­mos», pue­de reci­bir de 100 a 600 euros.
    4. La «ocu­pa­ción de cual­quier inmue­ble (…) o la per­ma­nen­cia en ellos (…) con­tra la volun­tad de su pro­pie­ta­rio, arren­da­ta­rio o titu­lar de otro dere­cho sobre el mis­mo, cuan­do no sean cons­ti­tu­ti­vas de infrac­ción penal», pue­de reci­bir de 100 a 600 euros.
    5. La «per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciu­da­da­na que se pro­duz­ca con oca­sión de reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes fren­te a las sedes del Con­gre­so de los Dipu­tados, el Sena­do y las asam­bleas legis­la­ti­vas de las comu­ni­da­des autó­no­mas, aun­que no estu­vie­ran reu­ni­das, cuan­do no cons­ti­tu­ya infrac­ción penal», con 601 a 30.000 euros.
    6. Las reunio­nes o mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o prohi­bi­das en infra­es­truc­tu­ras o ins­ta­la­cio­nes en las que se pres­tan ser­vi­cios bási­cos para la comu­ni­dad, con 30.001 a 600.000 euros.
    7. Col­gar fotos o difun­dir vídeos de auto­ri­da­des o poli­cías si supo­nen un «peli­gro para su segu­ri­dad per­so­nal o fami­liar«, con 601 a 30.000 euros.
    8. El reen­vío de men­sa­jes de pro­tes­tas en redes socia­les, so pena de sufrir el mis­mo cas­ti­go que los orga­ni­za­do­res aún sin haber acu­di­do a la pro­tes­ta mis­ma y des­co­no­cien­do su resul­ta­do, con 30.001 a 600.000 euros.
  20. Si bien estas nue­vas leyes repre­si­vas pue­den gol­pear a cual­quier seg­men­to de la pobla­ción, en reali­dad van diri­gi­das fun­da­men­tal­men­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras ya que según este mis­mo medio de prensa:
    1. No se pue­den cele­brar asam­bleas en las calles: 100 a 600 euros.
    2. No se pue­de mani­fes­tar­se de for­ma espon­tá­nea fren­te al Con­gre­so, de 601 a 30.000 euros.
    3. No se pue­de impe­dir un desahu­cio, de 601 a 30.000 euros.
    4. No se pue­de ocu­par ofi­ci­nas ban­ca­rias por un tiem­po, de 100 a 600 euros.
    5. No se pue­de esca­lar edi­fi­cios para col­gar pan­car­tas, de 100 a 600 euros.
    6. No se pue­de entrar en una tele­vi­sión para pro­tes­tar por un cie­rre, de 30.001 a 600.000 euros.
    7. No se pue­den difun­dir imá­ge­nes de los poli­cías, de 601 a 30.000 euros.
    8. No se pue­den difun­dir men­sa­jes o con­sig­nas que inci­ten a la alte­ra­ción públi­ca: has­ta un año de cárcel.

  21. Si vemos los cas­ti­gos y mul­tas des­de la pers­pec­ti­va de El Perió­di­co des­cu­bri­mos que tene­mos que pagar entre 100 y 600 euros por:
    1. Negar­se a identificarse.
    2. Ocu­par un inmue­ble sin el con­sen­ti­mien­to del propietario.
    3. «Insul­tar» a la poli­cía duran­te una manifestación.
    4. Ocu­par enti­da­des bancarias.
    5. Ocu­par la vía públi­ca por la ven­ta ambu­lan­te (el lla­ma­do «top man­ta»).
    6. Con­su­mir bebi­das alcohó­li­cas en la calle.
    7. Esca­lar edificios.

  22. Según este mis­mo medio, si ele­va­mos la cuan­tía de la mul­ta de 601 a 30.000 euros.
    1. Gra­bar a la poli­cía y hacer uso de las imá­ge­nes sin autorización.
    2. Mani­fes­tar­se fren­te a la sede del Con­gre­so, del Sena­do o de par­la­men­tos auto­nó­mi­cos si se «per­tur­ba la seguridad».
    3. Impe­dir un desahucio.
    4. Nega­ti­va de diso­lu­ción de con­cen­tra­ción o manifestación.
    5. Con­su­mir dro­gas en luga­res públi­cos, aun­que no se tra­fi­que con ellas.
    6. Soli­ci­tar o acep­tar ser­vi­cios sexua­les en la vía públi­ca o don­de haya menores.

  23. Y si pasa­mos de los 30.001 a los 600.000 euros vemos que están super prohibidos:
    1. Reu­nir­se o mani­fes­tar­se en infra­es­truc­tu­ras de ser­vi­cios públicos.
    2. Cele­brar acti­vi­da­des recrea­ti­vas en con­tra de la prohi­bi­ción orde­na­da por la auto­ri­dad correspondiente.

  24. Si recu­rri­mos a un estu­dio publi­ca­do vemos que hay 4 fal­tas muy gra­ves mul­ta­das con 30.001 a 600.000 euros.
    1. Mani­fes­ta­cio­nes no comu­ni­ca­das o prohi­bi­das ante infra­es­truc­tu­ras críticas.
    2. Fabri­car, alma­ce­nar o usar armas o explo­si­vos incum­plien­do la nor­ma­ti­va o care­cien­do de la auto­ri­za­ción nece­sa­ria o exce­dien­do los lími­tes autorizados.
    3. Cele­brar espec­tácu­los públi­cos que­bran­tan­do la prohi­bi­ción orde­na­da por la auto­ri­dad corres­pon­dien­te por razo­nes de segu­ri­dad pública.
    4. Pro­yec­tar haces de luz sobre los pilo­tos o con­duc­to­res de medios de trans­por­te que pue­dan des­lum­brar­les o dis­traer su aten­ción y pro­vo­car accidentes.

  25. Según este mis­mo estu­dio, vemos que hay 23 fal­tas gra­ves mul­ta­das con 601 a 30.000 euros.
    1. Per­tur­bar la segu­ri­dad ciu­da­da­na en actos públi­cos, espec­tácu­los depor­ti­vos o cul­tu­ra­les, solem­ni­da­des y ofi­cios reli­gio­sos u otras reunio­nes a las que asis­tan nume­ro­sas personas.
    2. La per­tur­ba­ción gra­ve de la segu­ri­dad ciu­da­da­na en mani­fes­ta­cio­nes fren­te al Con­gre­so, el Sena­do y asam­bleas auto­nó­mi­cas aun­que no estu­vie­ran reunidas.
    3. Cau­sar des­ór­de­nes en la calle u obs­ta­cu­li­zar­la con barricadas.
    4. Impe­dir a cual­quier auto­ri­dad el ejer­ci­cio legí­ti­mo de sus fun­cio­nes en el cum­pli­mien­to de reso­lu­cio­nes admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les. Este pun­to san­cio­na­ría, por ejem­plo, las con­cen­tra­cio­nes para impe­dir la eje­cu­ción de desahucios.
    5. Las accio­nes y omi­sio­nes que impi­dan u obs­ta­cu­li­cen el fun­cio­na­mien­to de los ser­vi­cios de emergencia.
    6. La des­obe­dien­cia o la resis­ten­cia a la auto­ri­dad así como la nega­ti­va a iden­ti­fi­car­se a reque­ri­mien­to de la auto­ri­dad o de sus agentes.
    7. Negar­se a disol­ver reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en luga­res de trán­si­to públi­co cuan­do lo orde­nen las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes cuan­do con­cu­rran los supues­tos del artícu­lo 5 de la Ley Regu­la­do­ra del Dere­cho de Reu­nión. Entre estos supues­tos se encuen­tra «cuan­do se pro­duz­can alte­ra­cio­nes del orden públi­co con peli­gro para per­so­nas o bie­nes» por lo que podría emplear­se esta infrac­ción para san­cio­nar los lla­ma­dos escraches.
    8. Per­tur­bar el desa­rro­llo de una mani­fes­ta­ción lícita.
    9. La intru­sión en infra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas (que pres­tan ser­vi­cios esen­cia­les para la comu­ni­dad) inclu­yen­do su sobre­vue­lo, cuan­do se haya pro­du­ci­do una inter­fe­ren­cia gra­ve en su funcionamiento.
    10. Por­tar armas prohi­bi­das o por­tar o usar armas de modo negli­gen­te y teme­ra­rio o fue­ra de los luga­res habi­li­ta­dos para ello.
    11. Soli­ci­tar y dis­fru­tar (por par­te del deman­dan­te) de ser­vi­cios sexua­les en zonas de trán­si­to públi­co, cer­ca de luga­res des­ti­na­dos a su uso por meno­res (cole­gios, par­ques…) o en zonas que pue­da gene­rar un ries­go para la segu­ri­dad vial.
    12. Fabri­car, alma­ce­nar o usar armas regla­men­ta­rias o explo­si­vos sin auto­ri­za­ción así como la omi­sión o fal­ta de efi­ca­cia de las medi­das de segu­ri­dad o pre­cau­cio­nes que resul­ten obligatorias.
    13. Negar­se a las ins­pec­cio­nes en fábri­cas, loca­les, esta­ble­ci­mien­tos, embar­ca­cio­nes y aeronaves.
    14. El uso públi­co e inde­bi­do de uni­for­mes, insig­nias o con­de­co­ra­cio­nes ofi­cia­les, o répli­cas de los mis­mos del equi­pa­mien­to de los cuer­pos poli­cia­les o de los ser­vi­cios de emer­gen­cia que pue­dan gene­rar engaño.
    15. No cola­bo­rar con las Fuer­zas de Segu­ri­dad en la ave­ri­gua­ción de deli­tos o en la pre­ven­ción de accio­nes que pue­dan poner en ries­go la segu­ri­dad ciudadana.
    16. El con­su­mo o la tenen­cia ilí­ci­tos de dro­gas, aun­que no estu­vie­ran des­ti­na­das al trá­fi­co, en luga­res públi­cos, así como el aban­dono de los ins­tru­men­tos emplea­dos para ello.
    17. El tras­la­do de per­so­nas, con cual­quier tipo de vehícu­lo, con el obje­to de faci­li­tar a éstas el acce­so a dro­gas (las cundas)
    18. Plan­tar y cul­ti­var dro­gas en luga­res visi­bles al público.
    19. La tole­ran­cia del con­su­mo ile­gal o el trá­fi­co de dro­gas en loca­les o la fal­ta de dili­gen­cia en orden a impe­dir­los por par­te de los propietarios.
    20. La caren­cia de los regis­tros pre­vis­tos en esta ley para las acti­vi­da­des con tras­cen­den­cia para la segu­ri­dad ciu­da­da­na o la omi­sión de comu­ni­ca­cio­nes obligatorias.
    21. Dar datos fal­sos para la obten­ción de las docu­men­ta­cio­nes pre­vis­tas en esta Ley.
    22. Incum­plir las res­tric­cio­nes a la nave­ga­ción regla­men­ta­ria­men­te impues­tas a las embar­ca­cio­nes de alta velo­ci­dad y aero­na­ves ligeras.
    23. El uso no auto­ri­za­do de imá­ge­nes o datos per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les de auto­ri­da­des o miem­bros de las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad que pue­da poner en peli­gro la segu­ri­dad per­so­nal o fami­liar de los agen­tes, de las ins­ta­la­cio­nes pro­te­gi­das o en ries­go el éxi­to de una ope­ra­ción, con res­pe­to al dere­cho fun­da­men­tal a la información.

  26. Según este mis­mo estu­dio que esta­mos citan­do, vemos que hay 17 fal­tas mul­ta­das con entre 100 y 600 euros:
    1. Mani­fes­tar­se sin comu­ni­car a las auto­ri­da­des, cuya res­pon­sa­bi­li­dad corres­pon­de­rá a los organizadores.
    2. Exhi­bir obje­tos peli­gro­sos para la vida e inte­gri­dad físi­ca de las per­so­nas con áni­mo intimidatorio.
    3. Incum­plir las res­tric­cio­nes de cir­cu­la­ción pea­to­nal o iti­ne­ra­rio con oca­sión de un acto públi­co cau­san­do alte­ra­cio­nes meno­res en el nor­mal desarrollo.
    4. Fal­tar al res­pe­to y con­si­de­ra­ción de la Poli­cía en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes de pro­tec­ción de la seguridad.
    5. Hacer o inci­tar a actos que aten­ten con­tra la liber­tad e indem­ni­dad sexual, o eje­cu­tar actos de exhi­bi­ción obscena.
    6. Pro­yec­tar haces de luz, median­te cual­quier tipo de dis­po­si­ti­vo, sobre la Poli­cía para impe­dir o difi­cul­tar sus funciones.
    7. Ocu­par casas y la ven­ta ambu­lan­te no autorizada.
    8. No denun­ciar la pér­di­da o el robo de un arma.
    9. Irre­gu­la­ri­da­des en la cum­pli­men­ta­ción de los regis­tros pre­vis­tos en esta Ley con tras­cen­den­cia para la segu­ri­dad ciudadana.
    10. Estar indo­cu­men­ta­do o no denun­ciar su robo o pérdida.
    11. Negli­gen­cia en la cus­to­dia y con­ser­va­ción de la docu­men­ta­ción per­so­nal, con­si­de­rán­do­se como tal la ter­ce­ra y pos­te­rio­res pér­di­das o extra­víos en el pla­zo de un año.
    12. Negar­se a dar­le la docu­men­ta­ción a la Policía.
    13. Dañar bie­nes mue­bles o inmue­bles públi­co o pri­va­dos en la vía pública.
    14. Esca­lar edi­fi­cios o monu­men­tos sin auto­ri­za­ción cuan­do haya ries­go de que se oca­sio­nen daños.
    15. Remo­ver vallas, encin­ta­dos u otros ele­men­tos fijos o móvi­les colo­ca­dos por la Poli­cía para deli­mi­tar perí­me­tros de seguridad.
    16. Dejar suel­tos o en con­di­cio­nes de cau­sar daños ani­ma­les fero­ces, así como aban­do­nar ani­ma­les domés­ti­cos en con­di­cio­nes en que pue­da peli­grar su vida.
    17. Con­su­mo de alcohol en luga­res públi­cos cuan­do per­tur­be gra­ve­men­te la tran­qui­li­dad ciudadana.

  27. Ade­más, la vuel­ta de tuer­ca de las mor­da­zas intro­du­ce la con­de­na de cade­na per­pe­tua disi­mu­la­da con el eufe­mis­mo de «pri­sión per­ma­nen­te revi­sa­ble». Y la deno­mi­na­da «devo­lu­ción en calien­te» cri­ti­ca­da por aso­cia­cio­nes demo­crá­ti­cas e ins­tan­cias ofi­cia­les de dere­chos huma­nos. Sal­vo error u omi­sión nues­tra, la Ley no exi­ge la colo­ca­ción de cáma­ras de gra­ba­ción obli­ga­da en el inte­rior de comi­sa­rías y cuar­te­li­llos que pue­dan impe­dir o al menos redu­cir las prác­ti­cas de malos tra­tos, el tor­men­to y la tor­tu­ra a las per­so­nas detenidas.
  28. Según el PP su Ley Mor­da­za agi­li­za­rá el fun­cio­na­mien­to de la judi­ca­tu­ra por­que deja­rá fue­ra de la inter­ven­ción de los jue­ces algo más de tres millo­nes de deli­tos meno­res que se reba­jan a fal­tas leves. En reali­dad es una mayor inde­fen­sión social por­que aho­ra serán los poli­cías y no los jue­ces de ins­truc­ción los que cali­fi­quen la fal­ta leve y le apli­quen el cas­ti­go con­ve­ni­do: pura arbi­tra­rie­dad. Un prin­ci­pio de la ley es que los jue­ces han de dic­tar la pena más favo­ra­ble al reo, pero ya será impo­si­ble con la Ley Mor­da­za, que otor­ga un tre­men­do poder a per­so­nas que igno­ran el dere­cho, y que pue­den estar axio­ló­gi­ca­men­te guia­das por ideo­lo­gías reac­cio­na­rias, racis­tas, machistas.
  29. La psi­co­lo­gía mar­xis­ta mues­tra que per­so­nas con estruc­tu­ra psí­qui­ca e ideo­lo­gía auto­ri­ta­rias se inte­gran en colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes dis­ci­pli­na­rias, con uni­for­mes y códi­gos que exi­gen e impo­nen obe­dien­cia men­tal y afec­ti­va a la «figu­ra del Amo»: Poli­cía, Ejér­ci­to, Judi­ca­tu­ra, Igle­sia… Per­so­na­les «nor­ma­les» se endu­re­cen al pro­te­ger­se psí­qui­ca­men­te den­tro de un uni­for­me, algo que apro­ve­cha la indus­tria de la segu­ri­dad pri­va­da estre­cha­men­te rela­cio­na­da con la dere­cha. Si bien la cas­ta judi­cial es una pie­za cla­ve del orden, que vigi­la aten­ta­men­te la fide­li­dad de sus miem­bros, for­mal­men­te debe cum­plir pro­to­co­los con apa­rien­cia de «neu­tra­li­dad»: el mito de que «la jus­ti­cia es ciega».
  30. La vuel­ta de tuer­ca de la Mor­da­za barre esta míni­ma «segu­ri­dad» legal, ins­tau­ran­do una atmós­fe­ra de incer­ti­dum­bre e inde­fen­sión ante la arbi­tra­rie­dad poli­cial. Apli­ca sutil­men­te prin­ci­pios de la «repre­sión alea­to­ria» nazi al actual para­dig­ma repre­si­vo que hun­de par­te de sus raí­ces en el Plan ZEN de 1983, en la Ley de la Pata­da en la Puer­ta de 1992, etc., del PSOE. No expli­ca­mos aho­ra la com­ple­ja inter­ac­ción entre para­dig­ma, sis­te­ma, estra­te­gia y tác­ti­cas repre­si­vas, desa­rro­lla­do con ayu­da inter­na­cio­nal des­de la «demo­cra­cia». Esta evo­lu­ción expli­ca que aho­ra se some­ta a las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das a una tota­li­zan­te peda­go­gía del mie­do más sofis­ti­ca­da, dúc­til, sibi­li­na e inti­mi­da­to­ria que la sufri­da antes de la «demo­cra­cia».
  31. La repre­sión alea­to­ria con­sis­te en que la pobla­ción nun­ca sepa dón­de, cuán­do, cómo y qué repre­sión va a caer sobre ella. El des­aso­sie­go, la incer­ti­dum­bre y el mie­do al posi­ble peli­gro se extien­de por la pobla­ción, refor­zan­do sus ten­den­cias sumi­sas y para­li­zan­do sus ten­den­cias rebel­des. La actual Ley Mor­da­za adap­ta par­tes del méto­do nazi a fran­jas socia­les poten­cial­men­te «sub­ver­si­vas» pero los medios de vigi­lan­cia y con­trol social exis­ten­tes le per­mi­ten al poder acce­der a muchí­si­ma infor­ma­ción sus­cep­ti­ble de ser cri­mi­na­li­za­da de algún modo. La cal­cu­la­da ambi­güe­dad de la Ley refuer­za la inquie­tud e inse­gu­ri­dad de las per­so­nas que defien­dan dere­chos per­mi­ti­dos has­ta ayer, ya prohi­bi­dos, y que des­de hoy pue­den ser cas­ti­ga­dos dura­men­te según la alea­to­ria deci­sión de tal o cual policía.
  32. Aquí con­vie­ne releer la decla­ra­ción del minis­tro del Inte­rior trans­cri­ta en el pun­to 3 por­que nos acla­ra el men­sa­je: si obe­de­ces, no te pasa­rá nada, si des­obe­de­ces pue­des ser cas­ti­ga­do por muchas cosas y cuan­do no lo espe­res, con mul­tas y penas que des­co­no­ces y sin ape­nas posi­bi­li­dad de defen­sa legal. Las 44 prác­ti­cas obje­to de deli­to amplían sobre mane­ra los suje­tos socia­les de repre­sión, amplían la alea­to­rie­dad repre­si­va al refor­mis­mo, a la izquier­da y al con­jun­to de las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos. Al prin­ci­pio del nazis­mo se sal­va­ban de la repre­sión alea­to­ria los miem­bros del par­ti­do y del ejér­ci­to, los obe­dien­tes, los «arios», y la bur­gue­sía, pero al final sólo la Ges­ta­po y las SS. Len­ta­men­te pero sin pau­sa, avan­za la lógi­ca anti-garan­tis­ta y la actual Ley Mor­da­za extien­de mucho la cri­mi­na­li­za­ción social.
  33. Pero la vuel­ta de tuer­ca actual aña­de una per­ver­sa nove­dad que mul­ti­pli­ca su efi­ca­cia en dos sen­ti­dos si la com­pa­ra­mos con la áspe­ra y tos­ca bru­ta­li­dad nazi: por un lado, el recur­so sis­te­má­ti­co a las mul­tas bus­ca des­po­li­ti­zar e indi­vi­dua­li­zar los cas­ti­gos ais­lán­do­los en cada uni­dad fami­liar, pre­sen­tán­do­los como «deli­tos eco­nó­mi­cos» idén­ti­cos cuan­do pue­den lle­gar a ser irre­con­ci­lia­bles: no exis­te pun­to de com­pa­ra­ción éti­ca y polí­ti­ca entre la recu­pe­ra­ción de una casa o fábri­ca aban­do­na­da, o impe­dir un desahu­cio, o retrans­mi­tir los gol­pes poli­cia­les a una pací­fi­ca mani­fes­tan­te, avi­sar para acu­dir a una mani­fes­ta­ción con­tra la corrup­ción, etcé­te­ra, y tra­fi­car con dro­ga, bus­car pros­ti­tu­tas, ser racis­ta, etcé­te­ra. El dine­ro, en el capi­ta­lis­mo, lo igua­la todo; las mor­da­zas actua­les quie­ren igua­lar la dig­ni­dad huma­na con el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo y la tra­ta de mujeres.
  34. Por otro lado, las mul­tas bus­can for­ta­le­cer el poder adul­to por­que son las fami­lias las que deben pagar las mul­tas de los hijos e hijas sin recur­sos pro­pios. En un Esta­do con una tasa de des­em­pleo y empo­bre­ci­mien­to juve­nil tan espe­luz­nan­te, son las apu­ra­das fami­lias obre­ras y popu­la­res, y de las casi extin­ta «cla­se media», la que ven cómo se redu­cen aún más sus magros recur­sos. La dere­cha lo que bus­ca con esto es movi­li­zar el egoís­mo reac­cio­na­rio del poder adul­to para que actúe con más con­tun­den­cia como «poli­cía fami­liar» que es. Aho­ra mis­mo, miles de fami­lias del Esta­do bus­can cómo hacer fren­te a ese cas­ti­go aña­di­do, y muchos gru­pos y orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias están lite­ral­men­te en la rui­na por la soga de las mul­tas impa­ga­bles, la vuel­ta de la tuer­ca aprie­ta aún más la soga.
  35. Si vol­ve­mos a unir las dos inno­va­cio­nes repre­si­vas intro­du­ci­das por las mul­tas, vemos que con­flu­yen en que bus­can movi­li­zar las oscu­ras reser­vas sub­cons­cien­tes e incons­cien­tes que dor­mi­tan en el abis­mo reac­cio­na­rio de la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Y lo hacen median­te el dine­ro que, ade­más de medi­da del valor, medio de cir­cu­la­ción, acu­mu­la­ción y pago, y dine­ro mun­dial, tam­bién es una rela­ción social de poder, una fuer­za irra­cio­nal y feti­chis­ta que cosi­fi­ca a las per­so­nas. El poder adul­to fami­liar es espe­cial­men­te sen­si­ble a esta mani­pu­la­ción de su irra­cio­na­li­dad y res­pon­de mul­ti­pli­can­do el auto­ri­ta­ris­mo social y familiar.
  36. Des­pués de todo lo expues­to, esta­mos ya en con­di­cio­nes de pasar a la ter­ce­ra y últi­ma pre­gun­ta que hemos plan­tea­do en el pun­to 4: ¿Cómo pue­de ven­cer la juven­tud vas­ca esta nue­va vuel­ta de tuer­ca repre­si­va? Vea­mos tres res­pues­tas. La pri­me­ra res­pues­ta es que median­te la orga­ni­za­ción. El lema debe ser: «Con­tra repre­sión, orga­ni­za­ción». Hay que cono­cer la ley con sufi­cien­te rigor como para tener las defen­sas pre­pa­ra­das, para saber argu­men­tar y demos­trar su esen­cia anti­de­mo­crá­ti­ca, para orga­ni­zar bien la lucha por los dere­chos y liber­ta­des prohi­bi­das, para saber con­cien­ciar e inte­grar en la lucha a los sec­to­res socia­les afec­ta­dos por ella y que aun la des­co­no­cen, para crear fon­dos y cajas de resis­ten­cia, de solidaridad…
  37. Si bien una per­so­na joven ais­la­da o con una sim­ple asis­ten­cia pun­tual a algu­na asam­blea o char­la, pue­de adqui­rir un cono­ci­mien­to de la Ley depen­dien­do del esfuer­zo indi­vi­dual que le dedi­que, en la reali­dad el pro­ble­ma es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior por­que ade­más del cono­ci­mien­to de la mor­da­za hay que cono­cer su con­tex­to, su obje­ti­vo, su his­to­ria como par­te de una repre­sión que vie­ne de lejos y que va endu­re­cién­do­se, y seme­jan­te visión crí­ti­ca glo­bal sólo pue­de adqui­rir­se den­tro de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria juve­nil. Ade­más, este cono­ci­mien­to teó­ri­co debe estar siem­pre some­ti­do al examen de la reali­dad cam­bian­te, al «cri­te­rio de la prác­ti­ca», al cho­que crí­ti­co con la com­ple­ja reali­dad juve­nil, de lo con­tra­rio esa teo­ría no sir­ve para nada. Y úni­ca­men­te la mili­tan­cia juve­nil orga­ni­za­da pue­de apor­tar esta vital expe­rien­cia práctica.
  38. La segun­da res­pues­ta sólo es cohe­ren­te en su sen­ti­do pleno si se par­te de la pri­me­ra, de la orga­ni­za­ción juve­nil, y con­sis­te en masi­fi­car y exten­der por el con­jun­to de la juven­tud vas­ca toda prác­ti­ca en defen­sa de las nece­si­da­des dia­rias de la juven­tud tenien­do en cuen­ta el endu­re­ci­mien­to de las repre­sio­nes. Nece­si­dad y dere­cho van uni­dos, pero cuan­do los segun­dos han sufri­do una ampu­tación muy gra­ve enton­ces se vuel­ve más difí­cil luchas por las pri­me­ras, por las nece­si­da­des. Sin embar­go, esta inter­re­la­ción sólo pue­de apren­der­se en su deci­si­vo sen­ti­do en la prác­ti­ca dia­ria, nun­ca o muy libres­ca y super­fi­cial­men­te si nos limi­ta­mos a las char­las de taberna.
  39. Es decir, la expe­rien­cia apren­di­da en la movi­li­za­ción coti­dia­na para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la juven­tud irá mos­tran­do la urgen­cia de accio­nes simul­tá­neas con­tra la vuel­ta de tuer­ca de la Ley Mor­da­za, nun­ca antes. Con­si­de­re­mos por ejem­plo la nece­si­dad de vivir en comu­nas, de inde­pen­di­zar­se de la fami­lia, de crear auto­or­ga­ni­za­ción juve­nil, pasos impres­cin­di­bles; las nue­vas mor­da­zas refuer­zan a las vie­jas mul­ti­pli­can­do las prohi­bi­cio­nes y cas­ti­gos: ¿cómo pre­pa­rar­nos para la mul­ta por ocu­par una casa aban­do­na­da, por qué se prohí­be y a quién intere­sa, a que otros sec­to­res juve­ni­les debe­mos avi­sar y adver­tir….? ¿Y si debe­mos impe­dir un desahu­cio de la fami­lia de ami­gos y ami­gas del barrio…? Si alguien con poca expe­rien­cia y mucha volun­tad quie­re lle­nar de pan­car­tas todo el vecin­da­rio y has­ta el teja­do del ayun­ta­mien­to e Igle­sia ¿cómo le expli­ca­mos los rie­gos repre­si­vos sin que se desanime?
  40. Aquí inter­vie­ne la ter­ce­ra y últi­ma res­pues­ta: toda repre­sión agu­di­za la dia­léc­ti­ca entre por un lado espon­ta­neís­mo, asam­bleís­mo, movi­mien­tos, etc., y por otro, orga­ni­za­ción. Se tra­ta de una uni­dad de polos com­ple­men­ta­rios que se refuer­zan e influ­yen mutua­men­te. No son con­tra­dic­to­rios excep­to en los casos extre­mos de cho­que entre un paso­tis­mo radi­cal de pala­bra pero refor­mis­ta en el fon­do, y un diri­gis­mo buro­crá­ti­co sec­ta­rio y des­pre­cia­ti­vo. En la reali­dad, los movi­mien­tos, las «mareas», el espon­ta­neís­mo en gene­ral, bro­tan tras lar­gos perío­dos de pasi­vi­dad y derro­ta, alcan­zan una fuer­za apre­cia­ble pero poco orien­ta­da hacia obje­ti­vos estra­té­gi­cos, aun­que sí tác­ti­cos, y se des­in­flan como suflés si en su inte­rior no mili­tan orga­ni­za­cio­nes que, pese a sus alti­ba­jos más o menos gra­ves, han aguan­ta­do en los reflujos.
  41. La des­apa­ri­ción de los movi­mien­tos deja un ras­tro de des­con­cier­to derro­tis­ta que sólo pue­de supe­rar­se median­te la visión his­tó­ri­ca que apor­ta una orga­ni­za­ción esta­ble, pese a sus momen­tos de debi­li­dad. La reapa­ri­ción al cabo del tiem­po de otros movi­mien­tos con for­mas nue­vas, dife­ren­tes a las de los extin­tos, hace creer a quie­nes des­co­no­cen la his­to­ria que todo ha cam­bia­do, que no exis­te con­ti­nui­dad bási­ca con el pasa­do que no vol­ve­rá, y que por tan­to hay que empe­zar­lo todo de nue­vo. Este error se repi­te siem­pre que resur­ge el espon­ta­neís­mo, vol­vién­do­se a escu­char la tesis refor­mis­ta de que no hace fal­ta nin­gu­na orga­ni­za­ción for­ma­da por mili­tan­tes cua­li­fi­ca­dos, sino «movi­mien­tos amplios, abier­tos, con diver­si­dad de opi­nio­nes, sin obje­ti­vos ni estra­te­gias pre­ci­sas, sin con­cep­tos rigu­ro­sos, sino con «sig­ni­fi­can­tes vacíos» que cada cual lle­na­rá a su gusto».
  42. Estas «mareas» suben en la plea­mar de las con­tra­dic­cio­nes pero por ellas mis­mas no des­bor­dan los muros de con­ten­ción del orden bur­gués. Tras estre­llar­se con­tra la fuer­za del Esta­do, empie­zan a retro­ce­der des­ilu­sio­na­das por la fal­ta de vic­to­rias serias, ago­ta­das por el esfuer­zo bal­dío, ate­mo­ri­za­das por la repre­sión en ascen­so, des­uni­das por los can­tos de sire­na de dema­go­gos refor­mis­tas que todo lo pro­me­ten si el pue­blo deja de luchar en la calle y entra al redil de la «nor­ma­li­dad polí­ti­ca». Fran­jas más o menos amplias de los movi­mien­tos se creen estas pro­me­sas vacías y les dan sus votos, ralen­ti­zan sus luchas o las dejan y per­ma­ne­cen expec­tan­tes a que se cum­pla el mila­gro. Unos sec­to­res espe­ra­rán más que otros con espe­ran­za y fe, pero tar­de o tem­prano sur­gi­rá de nue­vo el des­áni­mo social.
  43. La bur­gue­sía, pacien­te por­que sí sabe lo que ver­da­de­ra­men­te está en jue­go, se reor­ga­ni­za y con­tra­ata­ca. Inclu­so pue­de pen­sar en sacri­fi­car un peón polí­ti­co ya ago­ta­do para poner a otro nue­vo, con ima­gen joven, que ocu­pe su lugar y que arras­tre tras de sí a cien­tos de miles de votos enga­ña­dos e ilu­sos. Mien­tras tan­to, los apa­ra­tos de Esta­do espe­cia­li­za­dos en estra­te­gias polí­ti­cas y en repre­sio­nes van pre­pa­ran­do nue­vas armas para el caso de que sean nece­sa­rias en un futu­ro como ya lo son en el presente.
  44. Nada de lo que aca­ba­mos de decir es eso que lla­man «polí­ti­ca fic­ción». Sal­van­do las dis­tan­cias, algu­nas ya fue­ron reali­dad duran­te los con­flic­tos de cla­se en las ciu­da­des grie­gas y en la Roma repu­bli­ca­na, tam­bién en la Chi­na anti­gua; otras más en las comu­nas medie­va­les y sobre todo des­de las luchas urba­nas en la Ita­lia rena­cen­tis­ta, has­ta aho­ra. A lo lar­go de estos siglos, la dia­léc­ti­ca entre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción ha ido avan­zan­do, pero con­tra ella, y como uni­dad de con­tra­rios anta­gó­ni­cos en per­ma­nen­te lucha, han avan­za­do tam­bién los sis­te­mas de vigi­lan­cia, con­trol u repre­sión de los pode­res opresores.
  45. La actual vuel­ta de tuer­ca repre­si­va de la Ley Mor­da­za es par­te de esta lar­ga his­to­ria que sur­gió cuan­do se impu­so la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción, y cuan­do, como res­pues­ta, sur­gie­ron las pri­me­ras luchas socia­les por recu­pe­rar la pro­pie­dad colec­ti­va, común, eso que en 1842 Marx deno­mi­nó Bie­nes Comu­nes, expre­sión que aho­ra está tan de moda. Sólo con los bie­nes comu­nes, con el comu­nis­mo, aca­ba­re­mos con todas las mordazas.

Iña­ki Gil de San Vicente
3 de julio de 2015

Véa­se El País del 30 de junio de 2015 (http://www.elpais.com).
Como este del 30 de junio de 2015 (http://​www​.kao​sen​la​red​.net).
Véa­se: http://​www​.publi​co​.es de 28 de junio de 2015.
http://www.elperiodico.es de 12 de diciem­bre de 2014
Véa­se: http://​www​.nue​va​tri​bu​na​.es de 26 de mar­zo de 2015.
PDF
EPUB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *