Cum­bre de inte­lec­tua­les, par­la­men­ta­rios y lucha­do­res socia­les en Bruselas

DECLARACIÓN DE BRUSELAS
Noso­tros y noso­tras, par­la­men­ta­rios, inte­lec­tua­les, y lucha­do­res socia­les, pro­ve­nien­tes de Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be y de Euro­pa, reu­ni­dos en la ciu­dad de Bru­se­las, Bél­gi­ca, el 10 de junio de 2015, en la Cum­bre de los Pue­blos para­le­la a Cum­bre CELAC-UE, proclamamos:
El recha­zo a la ofen­si­va del capi­tal, en la lla­ma­da Doc­tri­na Oba­ma, que enmar­ca las nue­vas reac­cio­nes del impe­ria­lis­mo a tra­vés de una geo­po­lí­ti­ca del mie­do, que ame­na­za en tér­mi­nos polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les a todo el mun­do y par­ti­cu­lar­men­te a los pue­blos y fuer­zas insur­gen­tes de Nues­tra Amé­ri­ca y Euro­pa, sacri­fi­ca­dos a la lógi­ca de los ajus­tes neo­li­be­ra­les, ejem­pli­fi­ca­do en el pro­ce­so de Gre­cia, a quién expre­sa­mos nues­tra soli­da­ri­dad por su resis­ten­cia a los ajus­tes, como han sido afron­ta­dos por las socie­da­des de Amé­ri­ca Latina.
Con­de­na­mos la ter­gi­ver­sa­ción y la mani­pu­la­ción de los pode­res mediá­ti­cos sobre los pro­ce­sos de cam­bio en Amé­ri­ca Lati­na y las luchas de las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Europa.
Denun­cia­mos la agre­sión impe­rial desa­rro­lla­da en for­ma inin­te­rrum­pi­da des­de hace quin­ce años, a tra­vés de una feroz cam­pa­ña, de par­te de la pren­sa al ser­vi­cio de la reac­ción inter­na­cio­nal con­tra Vene­zue­la, que ha sido some­ti­da a una gue­rra eco­nó­mi­ca sin cuar­tel, por medio, del aca­pa­ra­mien­to, de los sobre­pre­cios y pre­cios de trans­fe­ren­cia apli­ca­dos por las tras­na­cio­na­les, los inci­den­tes vio­len­tos que gene­ra­ron 43 muer­tos y cen­te­na­res de heri­dos, entre los meses de febre­ro y abril de 2014, bus­can­do soca­var la cre­di­bi­li­dad y el papel his­tó­ri­co que jue­ga la patria de Bolívar.
Recha­za­mos enér­gi­ca­men­te una inter­ven­ción mili­tar forá­nea o un gol­pe de Esta­do, esti­mu­la­do y ampa­ra­do por la extre­ma dere­cha nacio­nal e inter­na­cio­nal, y la incom­pren­sión y la com­pli­ci­dad de sec­to­res de la social­de­mo­cra­cia, tal como ya lo hicie­ron en Hon­du­ras en 2009, o los inten­tos con­tra Ecua­dor, Para­guay y Boli­via, entre otras.
Afir­ma­mos y nos con­gra­tu­la­mos por el amplio avan­ce que en mate­ria de cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos ha alcan­za­do Vene­zue­la en los últi­mos 16 años. Nos nega­mos a la poli­ti­za­ción del tema por par­te de sec­to­res intere­sa­dos de la pren­sa y acto­res inter­na­cio­na­les y nacio­na­les, que bus­can pro­mo­ver la impu­ni­dad para los res­pon­sa­bles inte­lec­tua­les y mate­ria­les de los hechos de vio­len­cia gene­ra­da en Vene­zue­la en los años 2013 – 2014. Nos soli­da­ri­za­mos con la cam­pa­ña rei­vin­di­ca­ti­va de jus­ti­cia y dere­cho que ade­lan­ta el Comi­té de Víc­ti­mas de la Gua­rim­ba y el Gol­pe con­ti­nua­do. Repu­dia­mos la inje­ren­cia de expre­si­den­tes, ins­ti­tu­cio­nes y orga­nis­mos de dere­chos huma­nos que bus­can la invi­si­bi­li­za­ción de las víc­ti­mas y sus familiares.
Con­vo­ca­mos a los movi­mien­tos socia­les y orga­ni­za­cio­nes euro­peas, para que actúen jun­to a Amé­ri­ca Lati­na a tra­vés de una pla­ta­for­ma común sobre el res­ca­te de los prin­ci­pios de eman­ci­pa­ción, de soli­da­ri­dad e inde­pen­den­cia, y la alian­za entre los pue­blos, que tras­cien­da el accio­nar de esta Cum­bre, con­cen­tra­da bási­ca­men­te en los temas eco­nó­mi­cos, para exigir:
1) El res­pe­to de la sobe­ra­nía de los pue­blos y la legi­ti­mi­dad de la CELAC y sus ins­ti­tu­cio­nes, así como la defen­sa de Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be como zona de paz; 2) la dero­ga­ción del Decre­to de Oba­ma con­tra Vene­zue­la; 3) el levan­ta­mien­to del cri­mi­nal blo­queo con­tra Cuba, la devo­lu­ción del terri­to­rio ocu­pa­do ile­gal­men­te por la base mili­tar de Guan­tá­na­mo, la jus­ta indem­ni­za­ción al pue­blo cubano por los daños oca­sio­na­dos duran­te más de cin­co (5) déca­das y la eli­mi­na­ción de la “Posi­ción común” de la Unión Euro­pea hacia Cuba; 4) el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos argen­ti­nos sobre Las Mal­vi­nas, la des­ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí y el lla­ma­do inme­dia­to a elec­cio­nes demo­crá­ti­cas, y la inde­pen­den­cia y auto­de­ter­mi­na­ción de Puer­to Rico y la libe­ra­ción de Oscar López Rive­ra; 5) el dere­cho a la sali­da al mar de Boli­via; 6) el res­pe­to de Che­vron a la sobe­ra­nía de Ecua­dor y que asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad por el eco­ci­dio que cau­só en la Ama­zo­nía, y la no intro­mi­sión de Exxon en los meca­nis­mos de reso­lu­ción de dife­ren­cias entre Guya­na y Vene­zue­la; 7) el fin de las polí­ti­cas migra­to­rias de los EEUU, que pro­vo­can miles de víc­ti­mas, mayor­men­te Lati­no­ame­ri­ca­nos, así como la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos come­ti­dos con­tra los afro­des­cen­dien­tes en EEUU; y 8) el total escla­re­ci­mien­to de la des­apa­ri­ción de los 43 de Ayotzi­na­pa y nos soli­da­ri­za­mos con el recla­mo de jus­ti­cia de sus fami­lias y del pue­blo mexicano.
Denun­cia­mos que la Unión Euro­pea y muchos gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos están par­ti­ci­pan­do en nego­cia­cio­nes secre­tas de acuer­dos comer­cia­les plu­ri­la­te­ra­les de nue­va gene­ra­ción impul­sa­dos por los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, tales como: la Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca de Comer­cio e Inver­sio­nes (TTIP), el Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP) y el Acuer­do sobre el Comer­cio de Ser­vi­cios (TISA). Dichos tra­ta­dos son ins­tru­men­tos del pro­ce­so de expan­sión y acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y bus­can per­pe­tuar y tor­nar irre­ver­si­bles los “dere­chos” otor­ga­dos a la Inver­sión Extran­je­ra Direc­ta, las pri­va­ti­za­cio­nes, des­mo­no­po­li­za­cio­nes y des­re­gu­la­cio­nes para ase­gu­rar y con­se­guir un mayor con­trol y extrac­ción de ganan­cias de las eco­no­mías nacio­na­les y la eco­no­mía mun­dial. Con ese fin plan­tean un con­jun­to de cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que son anti­de­mo­crá­ti­cos y aten­tan con­tra la sobe­ra­nía de nues­tros países.
Actual­men­te los Tra­ta­dos Bila­te­ra­les de Inver­sión y de Libre Comer­cio, jun­to con los Tri­bu­na­les de Reso­lu­ción de Con­tro­ver­sias, son crea­dos y uti­li­za­dos por las empre­sas tras­na­cio­na­les para explo­tar las rique­zas de Nues­tra Amé­ri­ca y debi­li­tar a los Esta­dos nacio­na­les que lle­van ade­lan­te pro­ce­sos de cam­bio. Salu­da­mos y nos soli­da­ri­za­mos con las denun­cias de esos Tra­ta­dos rea­li­za­dos por Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la, y res­pal­da­mos la crea­ción de un ins­tru­men­to vin­cu­lan­te para regu­lar y san­cio­nar las accio­nes de las Tras­na­cio­na­les, como ha sido pro­pues­to en Nacio­nes Unidas.
Asi­mis­mo, nos soli­da­ri­za­mos con las luchas de los pue­blos euro­peos afec­ta­dos por las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad impues­tas por la Troi­ka (Comi­sión Euro­pea, Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y Ban­co Cen­tral Euro­peo). Denun­cia­mos que las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad impul­sa­das, incre­men­ta­rán las des­igual­da­des socia­les, el des­em­pleo, la pobre­za, el empleo pre­ca­rio y la explo­ta­ción laboral.
Res­pon­sa­bi­li­za­mos a la OTAN por sus polí­ti­cas de agre­sión y a la UE por sus polí­ti­cas migra­to­rias y xenó­fo­bas, que han cau­sa­do la tra­ge­dia huma­na en el Medi­te­rrá­neo, Áfri­ca y Medio Orien­te, con la pér­di­da de vidas huma­nas por el éxo­do migra­to­rio, por el apo­yo a los gru­pos terro­ris­tas fun­da­men­ta­lis­tas y por la ame­na­za del impe­ria­lis­mo a la paz en la zona, con efec­tos terri­bles en una poten­cial gue­rra que se extien­da por toda la región a par­tir del con­flic­to en Ucrania.
Con­de­na­mos toda mani­fes­ta­ción de racis­mo y hace­mos nues­tras las rei­vin­di­ca­cio­nes de los pue­blos ori­gi­na­rios y afrodescendientes.
Exhor­ta­mos a los gobier­nos, movi­mien­tos socia­les, inte­lec­tua­les, artis­tas, cul­to­res y cul­to­ras, a erra­di­car el femi­ni­ci­dio y el hete­ro­pa­triar­ca­do ase­sino. Pro­mo­va­mos la sobe­ra­nía de los cuer­pos, el dere­cho a deci­dir sobre ellos y a reco­no­cer las disi­den­cias sexua­les y de género.
Apo­ya­mos las con­ver­sa­cio­nes de Paz lle­va­das a cabo entre el Gobierno de la Repú­bli­ca de Colom­bia y las FARC- EP.
Res­ca­ta­mos la tras­cen­den­cia y el papel his­tó­ri­co del pen­sa­mien­to geo­po­lí­ti­co de Simón Bolí­var, en el año Bicen­te­na­rio de la Car­ta de Jamai­ca, pues las tareas de la inte­gra­ción y uni­dad ame­ri­ca­na que seña­la­ba en 1815, tie­nen total vigen­cia en la actual coyun­tu­ra geo­po­lí­ti­ca de agre­sio­nes del Imperialismo.
Valo­ra­mos los esfuer­zos rea­li­za­dos a tra­vés de la Red de Inte­lec­tua­les, Artis­tas y Lucha­do­res Socia­les en Defen­sa de la Huma­ni­dad, en for­ma inin­te­rrum­pi­da des­de hace más de once años, y lla­ma­mos a for­ta­le­cer este ins­tru­men­to fun­da­men­tal que impul­sa­ron los Coman­dan­tes Hugo Chá­vez y Fidel Cas­tro, en fun­ción de la defen­sa del pen­sa­mien­to crí­ti­co y eman­ci­pa­to­rio, para con­tra­rres­tar la hege­mo­nía del capital.
En Bru­se­las, Bél­gi­ca, a los diez días del mes de junio de 2015.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *