Fer­nán­dez Reta­mar: 85 años- Ati­lio Borón

Cum­ple 85 años Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar, una de las más extra­or­di­na­rias figu­ras de las letras y el pen­sa­mien­to polí­ti­co y social de Nues­tra Amé­ri­ca. Para con­me­mo­rar su nata­li­cio com­par­to el «Pró­lo­go» que escri­bie­ra en oca­sión de la publi­ca­ción de su escla­re­ce­dor Pen­sa­mien­to de Nues­tra Amé­ri­ca. Auto­rre­fle­xio­nes y Pro­pues­tas, a comien­zos del 2006. (Pue­de acce­der­se gra­tis al libro en: http://​biblio​te​ca​.clac​so​.edu​.ar/​c​l​a​c​s​o​/​f​o​r​m​a​c​i​o​n​-​v​i​r​t​u​a​l​/​2​0​1​0​0​7​2​1​1​2​1​0​2​2​/​r​e​t​a​m​a​r​.​pdf )

PRÓLOGO

Uno.

Pocas veces se tie­ne la satis­fac­ción de con­cre­tar la publi­ca­ción de un tex­to como el que el lec­tor se apres­ta a leer. Son muchas las razo­nes que expli­can este rego­ci­jo: en pri­mer lugar, por­que Fer­nán­dez Reta­mar es uno de los más exqui­si­tos cul­to­res de nues­tra len­gua y siem­pre resul­ta pla­cen­te­ro para una ins­ti­tu­ción como CLACSO, cuya misión es divul­gar los resul­ta­dos de las inves­ti­ga­cio­nes y ela­bo­ra­cio­nes teó­ri­cas de los cien­tí­fi­cos socia­les de Amé­ri­ca Lati­na, enri­que­cer su pro­pues­ta edi­to­rial con los escri­tos de quie­nes sin pro­ve­nir de las cien­cias socia­les apor­tan nue­vas pers­pec­ti­vas de inter­pre­ta­ción de nues­tra reali­dad social y, ade­más, lo hacen con una esté­ti­ca des­lum­bran­te que rara vez se encuen­tra en los tra­di­cio­nal­men­te ári­dos escri­tos de los aca­dé­mi­cos. (1)
.
En segun­do lugar, por­que Fer­nán­dez Reta­mar, poe­ta, ensa­yis­ta y minu­cio­so explo­ra­dor de todos los reco­ve­cos de nues­tra cul­tu­ra, ilus­tra con su vida y su obra la per­ma­nen­te vigen­cia de una cate­go­ría social que los intere­ses domi­nan­tes y las modas inte­lec­tua­les de nues­tro tiem­po tra­ta­ron infruc­tuo­sa­men­te de borrar de la faz de la tie­rra: la del inte­lec­tual crí­ti­co. Ocu­rre que vivi­mos en una épo­ca en la cual las armas de la crí­ti­ca son más impor­tan­tes que nun­ca, enfras­ca­dos como esta­mos en una bata­lla de ideas enca­mi­na­da a cons­truir un nue­vo sen­ti­do común y una nue­va esca­la de valo­res que reem­pla­cen la mer­can­ti­li­za­ción total de la vida social que pro­mue­ve el capi­ta­lis­mo y su coro­la­rio inevi­ta­ble: la des­truc­ción irre­pa­ra­ble del medio ambien­te y la bio­di­ver­si­dad, el etno­ci­dio y el epis­te­mi­ci­dio implí­ci­tos en el exter­mi­nio de las cul­tu­ras tra­di­cio­na­les y la silen­cio­sa ani­qui­la­ción de los pobres y los humi­lla­dos, sacri­fi­ca­dos sin pau­sa y sin men­gua en el altar del mer­ca­do.

Ter­ce­ro y últi­mo –en una lis­ta de “bue­nas razo­nes” que podría exten­der­se mucho más– por­que este libro, naci­do del cur­so que su autor ofre­cie­ra a tra­vés del Cam­pus Vir­tual de CLACSO, demues­tra sobra­da­men­te la rique­za del pen­sa­mien­to social lati­no­ame­ri­cano. Como es bien sabi­do, tres siglos de some­ti­mien­to colo­nial uni­dos a casi dos siglos de neo­co­lo­nia­lis­mo han deja­do una hue­lla que, sin cali­fi­car­la de imbo­rra­ble, es sin duda algu­na muy hon­da, y que será muy difí­cil eli­mi­nar. Como con­se­cuen­cia de lo ante­rior, las teo­ri­za­cio­nes ela­bo­ra­das en esta par­te del mun­do han sido con­sue­tu­di­na­ria­men­te valo­ra­das como de infe­rior cali­dad a las otras, pro­du­ci­das “allá”, en la patria de los colo­ni­za­do­res.

Este libro es un for­mi­da­ble antí­do­to para com­ba­tir tan arrai­ga­do pre­jui­cio, pues al pasar revis­ta a los gran­des flo­re­ci­mien­tos del pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano se toma con­cien­cia de la for­mi­da­ble esta­tu­ra alcan­za­da por la obra de algu­nos de nues­tros inte­lec­tua­les. Pese al carác­ter frag­men­ta­rio y dis­per­so de la obra de Simón Bolí­var –inevi­ta­ble si se tie­ne en cuen­ta que la mis­ma no es pro­duc­to de las cavi­la­cio­nes de un repo­sa­do pro­fe­sor de filo­so­fía, sino el febril pre­ci­pi­ta­do de un pro­yec­to de eman­ci­pa­ción con­ti­nen­tal del cual su autor era simul­tá­nea­men­te su jefe mili­tar y polí­ti­co– la cali­dad y pers­pi­ca­cia de sus refle­xio­nes sobre la vida polí­ti­ca no son meno­res que las que carac­te­ri­zan la obra de una serie de auto­res “canó­ni­cos” que no están ausen­tes en nin­gún cur­so de teo­ría polí­ti­ca del siglo XIX. Nos refe­ri­mos por ejem­plo a figu­ras tales como James Mill, Jeremy Bentham o T. H. Green, en Gran Bre­ta­ña, o Ben­ja­min Cons­tant en Fran­cia, de las cua­les muy difí­cil­men­te podría decir­se que hayan ela­bo­ra­do una visión del com­ple­jo mun­do de la polí­ti­ca más ilu­mi­na­do­ra que la que se des­pren­de de los escri­tos del Liber­ta­dor. Y lo mis­mo cabría decir de Domin­go Faus­tino Sar­mien­to, quien con jus­ta razón ha sido con­si­de­ra­do como el Toc­que­vi­lle lati­no­ame­ri­cano; o de Joa­quim Nabu­co en Bra­sil, Fran­cis­co Bil­bao en Chi­le, Simón Rodrí­guez en Vene­zue­la, y tan­tos otros con los cua­les Fer­nán­dez Reta­mar con­ver­sa en este libro.

Para no hablar de José Mar­tí, quien comien­za a refe­rir­se al impe­ria­lis­mo antes que Hob­son y, por supues­to, antes que el pro­pio Lenin; o de Mariá­te­gui, ver­da­de­ro re-crea­dor del mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano –en “Amé­ri­ca el socia­lis­mo debe­rá ser crea­ción heroi­ca, no cal­co y copia”, dijo el ilus­tre mar­xis­ta peruano– en una épo­ca en que algu­nas de las men­tes más lúci­das de Euro­pa, con la nota­ble excep­ción de Anto­nio Grams­ci, lo habían con­ver­ti­do en un cate­cis­mo des­po­ja­do de la savia vital que le habían infun­di­do sus crea­do­res. Auto­res lati­no­ame­ri­ca­nos que, de haber naci­do en Euro­pa o Esta­dos Uni­dos, segu­ra­men­te serían estu­dia­dos asi­dua­men­te en las gran­des uni­ver­si­da­des de hoy día, pero a quie­nes las con­tin­gen­cias que rodea­ron su naci­mien­to con­de­na­ron a un lamen­ta­ble aban­dono, aún entre noso­tros. Esta obra cons­ti­tu­ye un opor­tuno res­ca­te ante ese olvi­do.

Dos

El camino que nues­tro autor nos invi­ta a reco­rrer –des­de los albo­res de nues­tras luchas por la inde­pen­den­cia per­ci­bi­dos por vez pri­me­ra en la rebe­lión de los escla­vos de Hai­tí en 1804, has­ta la actua­li­dad– está jalo­na­do por los gran­des acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Acon­te­ci­mien­tos y, por supues­to, las trans­for­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les que carac­te­ri­za­ron al desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo en esta par­te del glo­bo y que tuvie­ron su corres­pon­den­cia –siem­pre media­ti­za­das y jamás de mane­ra mecá­ni­ca o lineal– en el plano de las ideas. Estas con­di­cio­nes de base ali­men­ta­ron una seria y medu­lar refle­xión sobre lo que podría­mos lla­mar “la con­di­ción lati­no­ame­ri­ca­na” y las alter­na­ti­vas de supera­ción del orden neo­co­lo­nial ins­tau­ra­do lue­go de las gue­rras de la inde­pen­den­cia. Como no podía ser de otra mane­ra, las teo­rías y pro­pues­tas resul­tan­tes se carac­te­ri­zan por una riquí­si­ma diver­si­dad. Si en gene­ral los diag­nós­ti­cos sobre el atra­so y la pos­tra­ción de nues­tros paí­ses pre­sen­tan muchos ras­gos en común en los más dis­tin­tos auto­res, el espa­cio para el deba­te aún así es muy impor­tan­te. Las diver­gen­cias son mayo­res a la hora de per­fi­lar los con­tor­nos de la estra­te­gia que podría des­em­ba­ra­zar­nos de las lacras de nues­tro pasa­do: des­de una “euro­pei­za­ción” for­za­da de nues­tras pobla­cio­nes, pro­mo­vien­do sin amba­ges el geno­ci­dio de los pue­blos ori­gi­na­rios (en don­de Sar­mien­to es el caso más níti­do pero de nin­gu­na mane­ra excep­cio­nal en la región), has­ta una pro­pues­ta pro­to-socia­lis­ta y cla­ra­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta como la que bro­ta de la plu­ma de Mar­tí y, ya en el siglo XX, de una plé­ya­de de auto­res exa­mi­na­dos en este volu­men.

Rique­za de pers­pec­ti­vas que no sólo se con­cre­ti­za en el ámbi­to de lo que con cier­ta ampli­tud de espí­ri­tu podría­mos cali­fi­car como “pen­sa­mien­to crí­ti­co”. Por­que, como bien obser­va Fer­nán­dez Reta­mar, el pen­sa­mien­to de dere­cha tam­bién tuvo impor­tan­tí­si­mos expo­nen­tes en la his­to­ria de nues­tros paí­ses. Pocos duda­rían en nom­brar a Fran­cis­co de Miran­da como uno de los pre­cur­so­res de la inde­pen­den­cia sud­ame­ri­ca­na. Pero, como bien seña­la nues­tro autor, las con­tra­dic­cio­nes de cla­se y de nación se entre­cru­za­ban en la obra del genial vene­zo­lano de una mane­ra har­to com­pli­ca­da. Ante la posi­bi­li­dad de con­quis­tar la inde­pen­den­cia median­te la supre­sión de la opre­sión cla­sis­ta, Miran­da no duda­ba en sacri­fi­car la pri­me­ra con tal de con­ser­var la segun­da. Esta opción se jus­ti­fi­ca­ba por la supues­ta “infe­rio­ri­dad” de las cla­ses y capas popu­la­res y el papel “natu­ral­men­te” diri­gen­te que le tenía reser­va­do a la eli­te crio­lla.

Miran­da era un ardien­te inde­pen­den­tis­ta, pero infi­cio­na­do por un pen­sa­mien­to social pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor. Y, en este pun­to, no esta­ba solo: el mexi­cano Fray Ser­van­do Tere­sa de Mier com­par­tía esas ideas, como a su vez lo hacían los líde­res de las Tre­ce Colo­nias ingle­sas un poco más al nor­te, inde­pen­den­tis­tas pero tam­bién rabio­sa­men­te escla­vis­tas. En tiem­pos más cer­ca­nos, el pen­sa­mien­to social lati­no­ame­ri­cano ha demos­tra­do la vita­li­dad de esta tra­di­ción: pen­se­mos sim­ple­men­te en Mario Var­gas Llo­sa y, sobre todo, por la pro­fun­di­dad de su obra, en Octa­vio Paz. Arti­cu­la­dos a los gran­des cen­tros del poder eco­nó­mi­co y finan­cie­ro mun­dial y sus impo­nen­tes apa­ra­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos, ambos se con­vir­tie­ron –como mucho antes Vas­con­ce­los en Méxi­co– en los más locua­ces por­ta­vo­ces de la dere­cha en momen­tos en que nues­tros paí­ses eran aso­la­dos por los expe­ri­men­tos neo­li­be­ra­les. Su popu­la­ri­dad se vio con­ve­nien­te­men­te cul­ti­va­da en la medi­da en que ambos fue­ron rodea­dos del halo de vir­tuo­sis­mo y exce­len­cia que la dere­cha reser­va a los rene­ga­dos, es decir, a anti­guos izquier­dis­tas arre­pen­ti­dos de sus peca­dos de juven­tud y que, ya en sus años madu­ros, mul­ti­pli­can sus esfuer­zos para corre­gir sus erro­res y ayu­dar a enca­mi­nar al mun­do y las jóve­nes gene­ra­cio­nes en la direc­ción “correc­ta”. (2)

Tres

Un pró­lo­go a una obra tan rica como esta podría exten­der­se casi inde­fi­ni­da­men­te. Per­mí­ta­se­nos pues evi­tar caer en tama­ño error seña­lan­do, ya para con­cluir, un ras­go a nues­tro enten­der impor­tan­tí­si­mo del pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano: su uni­ver­sa­li­dad. En este y en otros ensa­yos, Fer­nán­dez Reta­mar ha insis­ti­do en una idea semi­nal: nues­tra con­di­ción de peri­fe­ria del impe­rio nos obli­ga a ser uni­ver­sa­les. El “exo­tis­mo indo­ame­ri­cano” es uno de los peli­gros que, tal como acer­ta­da­men­te lo seña­la Michael Löwy, ace­cha al pen­sa­mien­to crí­ti­co de nues­tra región. Sin embar­go, jus­to es seña­lar que en tal peca­do han caí­do con har­ta más fre­cuen­cia euro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos que nues­tros inte­lec­tua­les crí­ti­cos. Nues­tra con­di­ción colo­nial y peri­fé­ri­ca no nos per­mi­te esos lujos.

Así como Marx corre­gía la visión meso­crá­ti­ca de Hegel al con­ce­bir al pro­le­ta­ria­do como la cla­se uni­ver­sal por exce­len­cia, nos pare­ce que Fer­nán­dez Reta­mar apor­ta ele­men­tos sufi­cien­tes para enten­der las razo­nes por las cua­les el pen­sa­mien­to eman­ci­pa­dor de nues­tro tiem­po tie­ne su hogar en lo que Mar­tí apro­pia­da­men­te deno­mi­na­ba “nues­tra Amé­ri­ca” y no en las metró­po­lis impe­ria­les. La sutil, exten­sa y a la vez férrea tira­nía del impe­ria­lis­mo no nos deja otra alter­na­ti­va que pen­sar en tér­mi­nos uni­ver­sa­les, tras­cen­dien­do los “exo­tis­mos” y los par­ti­cu­la­ris­mos. No se pue­de pen­sar seria­men­te a Amé­ri­ca Lati­na si no es des­de el anti-impe­ria­lis­mo y el anti-capi­ta­lis­mo, anver­so y rever­so de un mis­mo y úni­co tipo his­tó­ri­co de socie­dad que ha colo­ca­do a nues­tro pla­ne­ta al bor­de de un holo­caus­to.

Cual­quier pen­sa­mien­to que omi­ta abor­dar estos temas, en con­se­cuen­cia, debe callar sobre todos los demás: hablar de demo­cra­cia, dere­chos huma­nos o liber­tad, sin antes expe­dir­nos sobre el per­ma­nen­te ata­que que sobre estos valo­res per­pe­tran el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, des­ca­li­fi­ca como poco serio y super­fi­cial cual­quier dis­cur­so, por bien inten­cio­na­do que sea.

De lo ante­rior, de esta voca­ción inexo­ra­ble­men­te uni­ver­sa­lis­ta que carac­te­ri­za al pen­sa­mien­to eman­ci­pa­dor de Amé­ri­ca Lati­na, se des­pren­den nume­ro­sos pro­ble­mas que mal podría­mos tra­tar de exa­mi­nar aquí. No obs­tan­te, hay uno que qui­sié­ra­mos por lo menos dejar plan­tea­do: ¿por qué ha sido pre­ci­sa­men­te nues­tra región, y no otras tam­bién some­ti­das a la domi­na­ción impe­ria­lis­ta como Áfri­ca y Asia, la que ha sobre­sa­li­do en este pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de un pen­sa­mien­to eman­ci­pa­to­rio, radi­cal y anti­im­pe­ria­lis­ta? Des­car­ta­das las hipó­te­sis linea­les que erró­nea­men­te adju­di­can a la pobre­za y la mise­ria vir­tu­des revo­lu­cio­na­rias, con­cien­ti­za­do­ras o con­tes­ta­ta­rias, tan­to en el plano polí­ti­co como en el inte­lec­tual, ¿por qué ha sido Amé­ri­ca Lati­na el esce­na­rio en el cual se han veni­do plas­man­do estas ideas? ¿Por qué ha sido pre­ci­sa­men­te en estas tie­rras don­de se revi­ve la teo­ría del impe­ria­lis­mo, don­de se ela­bo­ra la teo­ría de la depen­den­cia, don­de sur­ge la teo­lo­gía de la libe­ra­ción, don­de apa­re­ce la peda­go­gía del opri­mi­do, don­de resur­ge la teo­ría del esta­do; don­de, por fin, el mar­xis­mo rena­ce con más fuer­za en momen­tos en que gran par­te de los inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas de las metró­po­lis impe­ria­les acep­ta­ban resig­na­da­men­te par­ti­ci­par en sus fune­ra­les?

Creo que hay varias cla­ves que debe­rían ser explo­ra­das en un tra­ba­jo de más lar­go alien­to. Por una par­te, nues­tra pro­xi­mi­dad –geo­grá­fi­ca, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social– con la Roma ame­ri­ca­na, para citar una vez más a Mar­tí, es un ele­men­to deci­si­vo cata­li­za­dor del pen­sa­mien­to crí­ti­co. Si bien no hemos vivi­do en sus entra­ñas, como el Após­tol de la inde­pen­den­cia cuba­na, cono­ce­mos muy bien al mons­truo, lo tene­mos muy cer­ca, y eso no pue­de sino favo­re­cer una visión inte­gral del capi­ta­lis­mo y del impe­ria­lis­mo, de su insa­na­ble natu­ra­le­za pre­da­to­ria y su abso­lu­ta inca­pa­ci­dad para cons­truir un mun­do en don­de impe­ren la jus­ti­cia, los dere­chos huma­nos, la liber­tad y la demo­cra­cia. En segun­do lugar, por­que Cuba está en Amé­ri­ca Lati­na, y sus luchas, su cohe­ren­cia a lo lar­go de casi medio siglo, su inclau­di­ca­ble voca­ción de cons­truir el socia­lis­mo a pesar de los blo­queos, aten­ta­dos y sabo­ta­jes de todo tipo per­ge­ña­dos por el impe­ria­lis­mo, cons­ti­tu­yen un ejem­plo extra­or­di­na­ria­men­te peda­gó­gi­co y una per­ma­nen­te fuen­te de ins­pi­ra­ción para los intere­sa­dos en la “auto­rre­fle­xión” que nos pro­po­ne Fer­nán­dez Reta­mar. En ter­cer lugar, por la vita­li­dad de los movi­mien­tos socia­les de la región que han veni­do opo­nien­do cre­cien­te resis­ten­cia a los pro­yec­tos del impe­ria­lis­mo.

No fue por casua­li­dad que Perry Ander­son escri­bió que Amé­ri­ca Lati­na está a la van­guar­dia de la lucha mun­dial con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y el impe­ria­lis­mo. Las con­se­cuen­cias inte­lec­tua­les de seme­jan­te pro­ta­go­nis­mo no pue­den por lo tan­to sorprendernos.(3) Final­men­te, una cuar­ta cla­ve tan­to o más polé­mi­ca que las ante­rio­res tie­ne que ver con lo siguien­te: Amé­ri­ca Lati­na se ha con­ver­ti­do en la here­de­ra pri­vi­le­gia­da de las mejo­res tra­di­cio­nes del pen­sa­mien­to eman­ci­pa­dor y liber­ta­rio euro­peo, mis­mas que fue­ron rele­ga­das al museo de anti­güe­da­des por gran par­te de la inte­lec­tua­li­dad del Vie­jo Con­ti­nen­te. Por supues­to que esto no nos tor­na inmu­nes al ries­go simé­tri­co al del “exo­tis­mo indo­ame­ri­cano” seña­la­do por Löwy: el de un deca­den­te “euro­cen­tris­mo”, que obs­ta­cu­li­ce irre­pa­ra­ble­men­te la com­pren­sión de nues­tras pro­pias reali­da­des al per­ci­bir­las como tor­pes “des­via­cio­nes” de la his­to­ria ideal hege­lia­na­men­te des­ple­ga­da en tie­rras euro­peas.

Es un ries­go que debe­mos afron­tar. Pero el otro, aún más gra­ve, es el de arro­jar total­men­te por la bor­da la tra­di­ción inte­lec­tual euro­pea, inclu­yen­do al mar­xis­mo ade­más del psi­co­aná­li­sis y las revo­lu­cio­nes teó­ri­cas de pro­yec­ción uni­ver­sal pro­ta­go­ni­za­das por Dar­win y Eins­tein.
Para desa­rro­llar una fecun­da sín­te­sis teó­ri­ca capaz de pro­mo­ver y faci­li­tar los pro­ce­sos eman­ci­pa­to­rios, el pen­sa­mien­to crí­ti­co lati­no­ame­ri­cano debe­rá nave­gar por un estre­cho eri­za­do de toda cla­se de ace­chan­zas pero tam­bién ple­tó­ri­co de gran­des pro­me­sas. Por su uti­li­dad para tran­si­tar por este aza­ro­so reco­rri­do, este libro de Fer­nán­dez Reta­mar cons­ti­tu­ye un valio­sí­si­mo e indis­pen­sa­ble mapa de nave­ga­ción.

Bue­nos Aires, 21 de diciem­bre de 2005. www​.ati​lio​bo​ron​.com​.ar

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Notas

1 En este sen­ti­do reco­men­da­mos muy enfá­ti­ca­men­te al lec­tor con­sul­tar la obra de Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar, Todo Cali­ban (Bue­nos Aires: CLACSO, 2004), en don­de el autor rea­li­za una fas­ci­nan­te explo­ra­ción de la cul­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na y las raí­ces pro­fun­das del colo­nia­lis­mo que aún hoy nos ago­bia. Cla­ro está que cuan­do se lle­va a cabo un pro­yec­to de este tipo no sólo se ilu­mi­nan los con­fi­nes más recón­di­tos de nues­tra cul­tu­ra, sino tam­bién los ras­gos defi­ni­to­rios de nues­tra socia­bi­li­dad.

2 Tema este que ha sido obje­to de un mag­ní­fi­co ensa­yo, otra vez pro­du­ci­do por un hom­bre pro­ce­den­te de la lite­ra­tu­ra: el dra­ma­tur­go espa­ñol Alfon­so Sas­tre. Ver su obra La Bata­lla de los Inte­lec­tua­les (Bue­nos Aires: CLACSO, 2005).

3 Ver Perry Ander­son 2004 “El papel de las ideas en la cons­truc­ción de alter­na­ti­vas”, en Boron, Ati­lio A. (comp.) Nue­va Hege­mo­nía Mun­dial. Alter­na­ti­vas de cam­bio y movi­mien­tos socia­les (Bue­nos Aires: CLACSO) pp. 44 – 46.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *