La poli­cía del régi­men esta­dou­ni­den­se ha ase­si­na­do al menos 385 per­so­nas en los últi­mos cin­co meses

Una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da y difun­di­da ayer por The Washing­ton Post reve­la que al menos 385 per­so­nas murie­ron balea­das por la poli­cía en Esta­dos Uni­dos en los pasa­dos cin­co meses, lo que colo­ca al núme­ro de ata­ques fata­les de agen­tes en más del doble de los regis­tra­dos por el gobierno fede­ral en la recien­te déca­da. De acuer­do con Jim Bueer­mann, ex jefe y pre­si­den­te de la Fun­da­ción de Poli­cía de Washing­ton, la mayor par­te de estos casos no son reportados.

El infor­me men­cio­na­do sale a la luz públi­ca en momen­tos en que el abu­so de la fuer­za poli­cial en EEUU, par­ti­cu­lar­men­te enco­na­do en con­tra de las mino­rías étni­cas (afro­ame­ri­ca­nos o lati­nos), se ha ubi­ca­do en el cen­tro del deba­te nacio­nal y ha pro­vo­ca­do vio­len­tos dis­tur­bios en varias ciu­da­des de ese país.

En par­ti­cu­lar, la cifra difun­di­da por el rota­ti­vo de la capi­tal esta­dou­ni­den­se pone de mani­fies­to el carác­ter sis­te­má­ti­co de la vio­len­cia racis­ta que carac­te­ri­za a bue­na par­te de las cor­po­ra­cio­nes poli­cia­les del país vecino y que, en meses y años recien­tes, ha desem­bo­ca­do en homi­ci­dios que, por regla gene­ral, per­ma­ne­cen impu­nes. Sólo duran­te el año pasa­do hubo en diver­sos esta­dos una dece­na de homi­ci­dios poli­cia­les [reco­no­ci­dos] cuyas víc­ti­mas fue­ron sie­te negros y tres mexi­ca­nos. El caso más des­ta­ca­do por los medios y por las secue­las de con­fron­ta­cio­nes vio­len­tas fue el ase­si­na­to de Michael Fer­gu­son, de Misu­ri, ocu­rri­do en agosto.

El común deno­mi­na­dor de esos casos es que las víc­ti­mas, al momen­to de ser ulti­ma­das, se encon­tra­ban iner­mes y no repre­sen­ta­ban una ame­na­za rele­van­te para sus homi­ci­das. Y por nor­ma las cor­po­ra­cio­nes de segu­ri­dad públi­ca, cuan­do no las auto­ri­da­des muni­ci­pa­les y esta­ta­les [y judi­cia­les], bus­ca­ron encu­brir y pro­te­ger a los ase­si­nos. Es impo­si­ble, por lo demás, igno­rar el patrón racis­ta y cla­sis­ta que ha ope­ra­do en todos los casos, que se corres­pon­de con una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que sue­le encar­ni­zar­se con las mino­rías étni­cas de la nación vecina.

A pesar de la evi­den­te cri­sis de dere­chos huma­nos por la que atra­vie­sa EEUU, ni su pre­si­den­te –el pri­mer afro­es­ta­du­ni­den­se en el car­go– ni su cla­se polí­ti­ca pare­cen cobrar con­cien­cia de la gra­ve­dad de la cir­cuns­tan­cia. En esta vio­len­cia estruc­tu­ral de los cuer­pos poli­cia­les en con­tra de los sec­to­res mar­gi­na­les de la pobla­ción de ese país con­ver­gen varia­bles de índo­le jurí­di­ca, eco­nó­mi­ca, social y, des­de lue­go, cul­tu­ral, que debie­ran ser aten­di­das y erra­di­ca­das lo más pron­to posible.

De no actuar en ese sen­ti­do, Washing­ton esta­rá ali­men­tan­do el ries­go de mul­ti­pli­car e inclu­so gene­ra­li­zar los bro­tes de vio­len­cia has­ta aho­ra cir­cuns­cri­tos a algu­nas loca­li­da­des, y de pro­pi­ciar esce­na­rios de ingo­ber­na­bi­li­dad. Seme­jan­te pers­pec­ti­va ahon­da­ría el des­cré­di­to del país que se auto­pro­cla­ma refe­ren­te y defen­sor de los dere­chos huma­nos a esca­la planetaria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *