Raúl Capín, foto­pe­rio­dis­ta encau­sa­do: «Esta­mos vivien­do en un esta­do poli­cial»

En mayo de 2013, el foto­pe­rio­dis­ta Raúl Capín,free­lan­ce espe­cia­li­za­do en ofre­cer infor­ma­ción sobre las acti­vi­da­des de los movi­mien­tos socia­les y cola­bo­ra­dor habi­tual de Dia­rio Inde­pen­dien­te Digi­tal Mun­do Obre­ro, era dete­ni­do por la poli­cía en su domi­ci­lio de Madrid. Tras pasar una noche en los cala­bo­zos, se le ponía en liber­tad con car­gos, acu­sa­do de agre­dir a un poli­cía y de inci­tar a mani­fes­tan­tes a hacer lo pro­pio con unos agen­tes infil­tra­dos. Capín, seña­la­do por la pren­sa ultra­con­ser­va­do­ra como «un pro­vo­ca­dor extre­mis­ta», denun­ció ser obje­to de una per­se­cu­ción y reafir­mó su inten­ción de seguir tra­ba­jan­do para dar a cono­cer la reali­dad que no mues­tran los gran­des medios. Dos años des­pués, con este pro­ce­so aún pen­dien­te, ha con­ce­di­do la pre­sen­te entre­vis­ta a Cana­rias-sema­nal, para con­tri­buir con su tes­ti­mo­nio a la cam­pa­ña con­jun­ta en defen­sa de la liber­tad de expre­sión ini­cia­da por un gru­po de medios alter­na­ti­vos de comu­ni­ca­ción.
- Raúl, ¿cómo se pro­du­jo tu deten­ción en 2013 y cuál fue el tra­ta­mien­to que reci­bis­te?
– Fue­ron a bus­car­me a mi casa. Se pre­sen­ta­ron allí dos poli­cías uni­for­ma­dos y tres ves­ti­dos de civil y con las caras tapa­das. Sin más, me dije­ron que esta­ba dete­ni­do. En la mis­ma puer­ta de la casa me pusie­ron las espo­sas y me baja­ron a la calle, don­de espe­ra­ba un coche con otros dos poli­cías de pai­sano y tam­bién con las caras tapa­das. Me lle­va­ron en prin­ci­pio a la Bri­ga­da de Infor­ma­ción, que es el gru­po que inves­ti­ga a los movi­mien­tos socia­les, lo que ellos lla­man los“gru­pos de extre­ma izquier­da”. Allí me tuvie­ron como una hora y media espo­sa­do, mien­tras que dos agen­tes me decían que no me podía mover ni girar la cabe­za
Una hora y pico des­pués me con­du­je­ron a la comi­sa­ría de Mora­ta­laz. Me metie­ron en un cala­bo­zo sin per­mi­tir­me en nin­gún momen­to ni ir al ser­vi­cio. No sé muy bien cuan­to tiem­po estu­ve allí, ya que en esas con­di­cio­nes lle­gas a per­der la noción del tiem­po.
Algo en lo que se mos­tra­ron muy intere­sa­dos fue en saber si había lle­va­do mi telé­fono móvil, para tener acce­so a mis con­tac­tos, pero yo tuve la pre­cau­ción de dejar­lo en casa, por­que sabía que no me iban a dejar uti­li­zar­lo.
– ¿Te per­mi­tie­ron lla­mar a tu abo­ga­do?
– Ellos qui­sie­ron impo­ner­me un abo­ga­do de ofi­cio, pero yo insis­tí en que no iba a decir nada si no era en pre­sen­cia de mi abo­ga­do y al final logré que lo lla­ma­ran. Cuan­do lle­gó, me metie­ron en una ofi­ci­na con una agen­te y empe­za­ron a hacer­me pre­gun­tas, pero yo me aco­gí a mi dere­cho a no decla­rar. Sin embar­go, ellos siguie­ron hacién­do­me pre­gun­tas. “Que qué hacía en la mani­fes­ta­ción, que si no era ver­dad que había agre­di­do a un agen­te”. Yo me man­tu­ve fir­me en mi deci­sión no decla­rar, y allí me tuvie­ron toda la noche. Sin dor­mir, con la luz encen­di­da y cam­bián­do­me con­ti­nua­men­te de depen­den­cia.
– Y por la maña­na te lle­van a los juz­ga­dos…
– Si, por la maña­na me lle­va­ron a los juz­ga­dos, don­de yo lógi­ca­men­te negué las acu­sa­cio­nes en mi con­tra y salí en liber­tad con car­gos. Acu­sa­do de aten­ta­do a la auto­ri­dad, y según la poli­cía, de orga­ni­zar a unos mani­fes­tan­tes para aco­rra­lar a un gru­po de la Bri­ga­da de Infor­ma­ción para que unos cha­va­les les pudie­ran agre­dir.
– ¿Qué penas te están pidien­do por estos car­gos?
– Me piden dos años de cár­cel por el deli­to de aten­ta­do a la auto­ri­dad, por el otro toda­vía no me ha lle­ga­do la peti­ción fis­cal, así que a estas altu­ras ni lo sé.
– ¿Cuál es la situa­ción de este pro­ce­so?
– Como te digo, ya salió la peti­ción fis­cal por el pri­me­ro de los deli­tos de los que se me acu­sa y aho­ra esta­mos a la espe­ra de que se cele­bre la vis­ta oral.
– Y, ¿qué fue lo que suce­dió en la mani­fes­ta­ción y en la con­cen­tra­ción don­de, según la poli­cía, tu come­tis­te estos deli­tos?
– La pri­me­ra mani­fes­ta­ción, de don­de sale la acu­sa­ción de aten­ta­do a la auto­ri­dad, fue una de las­Ma­reas Ciu­da­da­nas. Había dos o tres enca­pu­cha­dos, que en nin­gún momen­to se iden­ti­fi­ca­ron como poli­cías, que fue­ron a por una chi­ca. Lógi­ca­men­te, los fotó­gra­fos y los cáma­ras nos acer­ca­mos para gra­bar y sacar foto­gra­fías de los que esta­ba suce­dien­do. Como sabes, en estos casos todo el mun­do quie­re tener la mejor foto o el mejor plano, de mane­ra que los últi­mos que lle­gan te van empu­jan­do. En uno de esos empu­jo­nes que yo reci­bí, lo úni­co que hice fue apo­yar­me con la mano en la espal­da de uno de los enca­pu­cha­dos que, como ya te comen­té, nun­ca se iden­ti­fi­có como poli­cía.
La segun­da acu­sa­ción pro­ce­de de una con­cen­tra­ción, un Rodea el Con­gre­so. Allí lo que pasó es que vi a unos mani­fes­tan­tes que eran unos cha­va­les muy jóve­nes, de 16 ó 17 años, y a su lado a unos tíos como de 40 años con bra­gas que les cubrían toda la cara. A mí la cosa no me cua­dra­ba, y menos por­que eran estos enca­pu­cha­dos los que iban dicien­do “estos made­ros nos han pega­do”, “Vamos a por el Caja Madrid”, “Vamos a poner estos cubos ahí”… Me pare­cía muy extra­ño, así se lo dije al com­pa­ñe­ro Adol­fo Luján, que tam­bién esta­ba allí, y nos pusi­mos a hacer­les fotos.
Lue­go, cuan­do ya que­da­ban unos pocos cha­va­les, tres poli­cías enca­pu­cha­dos se tira­ron a dete­ner a dos de ellos. Éstos empe­za­ron a gri­tar, el res­to de su gru­po, que ya se iba, vol­vió a ayu­dar­les, y se pro­du­jo un for­ce­jeo en el que uno de los cha­va­les logró bajar­le la bra­ga a un enca­pu­cha­do. Noso­tros le hici­mos fotos y las saca­mos al día siguien­te con el titu­lar, “la poli­cía incen­dia las mani­fes­ta­cio­nes con infil­tra­dos”. Es por eso que nos acu­sa­ron algo así como de “menos­pre­cio a la poli­cía” y de “orga­ni­zar a un gru­po para agre­dir­les”.
– ¿Esa es la lec­tu­ra que tú haces de tu deten­ción y pro­ce­so? ¿Pien­sas que se debe al hecho de que, como perio­dis­ta inde­pen­dien­te, haces públi­cas estas prác­ti­cas de la poli­cía?
– Des­de lue­go que sí, por­que fue evi­den­te que unos seño­res que resul­ta­ron ser poli­cías eran los que diri­gían los dis­tur­bios en las mani­fes­ta­cio­nes. Eso se publi­có y, lógi­ca­men­te, para ellos era muy “moles­to”. Del mis­mo modo que no les intere­sa que regis­tre­mos las agre­sio­nes y los abu­sos poli­cia­les que otros medios ocul­tan o jus­ti­fi­can.
Para mi está muy cla­ro que lo que bus­can es ame­dren­tar. Lo que inten­ta­ron es meter mie­do a la gen­te. Se supo­ne que por la pren­sa hay un res­pe­to, y un Esta­do en el que unos poli­cías enca­pu­cha­dos van a la casa de un perio­dis­ta, lo detie­nen y lue­go los encau­san, está man­dan­do un men­sa­je muy cla­ro. “Cui­da­do. Si hace­mos esto con la pren­sa, a los que vais a las mani­fes­ta­cio­nes o gra­báis cual­quier cosa os pue­de pasar algo peor». Estas cosas ocu­rren con este gobierno del PP,pero ocu­rrían igual con el del PSOE.
– ¿Tú, que estás con­ti­nua­men­te en la calle, crees que ha segui­do incre­men­tán­do­se la repre­sión que sufren los perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, los que no for­man par­te de las plan­ti­llas de los medios del esta­blish­ment?
– Sí. Te pue­do hablar, por ejem­plo, de otra mani­fes­ta­ción a la que fue muy poca gen­te, un Rodea el Con­gre­so, en la que la poli­cía car­gó direc­ta­men­te con­tra la pren­sa. Fue el día en el que pega­ron al cha­val de La Hai­ne al que aho­ra le piden seis años de cár­cel. Ese mis­mo día a mí un anti­dis­tur­bios me dio un porra­zo en el cue­llo por detrás y lue­go me dijo, “maña­na, si quie­res, publi­cas que te he pega­do”.
En reali­dad, mi caso no es dife­ren­te a otros muchos, y esto no va a parar. Ahí está tam­bién el pro­ce­so con­tra una chi­ca vas­ca de Topa​tu​.info, Iraitz Sale­gi, a la que aca­ban de juz­gar en laAu­dien­cia Nacio­nal solo por cubrir un acto polí­ti­co, o el caso d la ex direc­to­ra de Egin, Tere­sa Toda, que pagó su acti­vi­dad perio­dís­ti­ca con seis años de cár­cel. Todo esto vie­ne de lejos, sólo que antes pasa­ba en Eus­kal Herria y aho­ra se ha exten­di­do al res­to del Esta­do.
– Días antes de que te detu­vie­ran se publi­ca­ron varios artícu­los en medios de la dere­cha, con­cre­ta­men­te en ABC, La Razón y El Mun­do, en el que se te seña­la­ba como un supues­to “pro­vo­ca­dor extre­mis­ta”. ¿Qué papel pien­sas que desem­pe­ña­ron en este pro­ce­so esos medios?
En pri­mer lugar, creo que ya es mucha la gen­te que tie­ne cla­ro que más que medios perio­dís­ti­cos esta­mos hablan­do de medios de pro­pa­gan­da de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, que es lo que son.
En cuan­to a lo que suce­dió, efec­ti­va­men­te estos medios saca­ron en pri­me­ra pla­na artícu­los don­de yo apa­re­cía, con titu­la­res como «fotó­gra­fos que actúan como mani­fes­tan­tes se infil­tran para agre­dir a la poli­cía», o «la bri­ga­da de infor­ma­ción inves­ti­ga a perio­dis­tas infil­tra­dos». Yo creo que esos artícu­los se con­fec­cio­na­ron por indi­ca­ción de la Dele­ga­ción del Gobierno, que fue la que les dio la infor­ma­ción a esos perió­di­cos, por­que allí salían datos que solo podía cono­cer la poli­cía.
– Des­de que te detu­vie­ron has­ta aho­ra, ¿has vuel­to a tener más pro­ble­mas con la poli­cía?
– Si yo voy por la calle y veo una fur­go­ne­ta de la UIP me ten­go que cam­biar de ace­ra, por­que me paran para inten­tar vaci­lar­me y dejar­me en entre­di­cho delan­te de la gen­te. Me lla­man por mi nom­bre cuan­do voy por la calle, como dicién­do­me “sabe­mos quién eres”, y lo mis­mo me suce­de en las mani­fes­ta­cio­nes. Ade­más, sé que me han abier­to una ficha en la que me ponen como un supues­to jefe de «los vio­len­tos» aquí en Madrid.
– Todo eso que cuen­tas sue­na a Esta­do poli­cial.
– Pues sí. Esta­mos en un Esta­do poli­cial des­de el momen­to en el que se per­mi­ten aco­sar­te de esta mane­ra o meter­se en tu casa para dete­ner­te sim­ple­men­te por rea­li­zar un tra­ba­jo perio­dís­ti­co.
– ¿Cuál crees que es el pano­ra­ma que se les pre­sen­ta a los perio­dis­tas que como tú tra­ba­jan en la calle tras la entra­da en vigor de la Ley Mor­da­za, o la refor­ma del Códi­go Penal. Aho­ra que va a ser deli­to has­ta foto­gra­fiar a un poli­cía?
– No sé cómo apli­ca­rán al final la Ley Mor­da­za, pero ten­go cla­ro que algo nos va a suce­der. Creo que han entra­do en una espi­ral repre­si­va y no van a parar. Enton­ces sales a la calle a hacer tu tra­ba­jo, por­que es lo que debes hacer, pero sabien­do que algo te va a pasar. En cuan­to a la Ley Mor­da­za, yo creo que está hecha, direc­ta­men­te, para satis­fa­cer las peti­cio­nes de los anti­dis­tur­bios.
– ¿Qué opi­nas de cam­pa­ñas con­jun­tas como las que hemos pues­to en mar­cha varios medios para aunar fuer­zas con­tra esta repre­sión, denun­ciar­la y pre­pa­ra­mos para estar en dis­po­si­ción de dar res­pues­ta, colec­ti­va­men­te, a lo que está por venir?
– Me pare­cen muy posi­ti­vas, por­que es impres­cin­di­ble denun­ciar y evi­den­ciar lo que está pasan­do. Has­ta en la ONU están dicien­do que la Ley Mor­da­za no retro­trae al fran­quis­mo, de mane­ra que estas cam­pa­ñas son nece­sa­rias.
Hay que dar­le a cono­cer a la gen­te lo que está pasan­do para que sepa que mien­tras ellos están impli­ca­dos en mul­ti­tud de casos de corrup­ción, y han roba­do miles de millo­nes, a quie­nes pre­ten­der denun­ciar lo que suce­de los quie­ren aca­llar. Del mis­mo modo que quie­ren aca­llar la voz de los que han sido desahu­cia­dos, de los que están en paro, de quie­nes han per­di­do sus dere­chos sani­ta­rios o de los jóve­nes que no pue­den ir a la uni­ver­si­dad por­que no tie­nen con qué pagar­se los estu­dios.
Hay que decir todo esto y poner de mani­fies­to cómo a quie­nes que­re­mos con­tar­lo nos están repri­mien­do y gol­pean­do, pero creo que estas cam­pa­ñas tene­mos que hacer­las quie­nes sufri­mos direc­ta­men­te la repre­sión. No pue­de espe­rar­se que las hagan quie­nes tra­ba­jan en los gran­des medios, como El PaísEl Mun­do, o en las gran­des agen­cias. No por­que ellos a nivel o per­so­nal no pue­dan ser com­pro­me­ti­dos, sino por­que en esos medios el tra­ba­jo que hacen está muy limi­ta­do por los intere­ses que defien­den.
Son cam­pa­ñas, por tan­to, que nos corres­pon­de hacer a los que hace­mos otro perio­dis­mo, a los que nos dedi­ca­mos a rea­li­zar una crí­ti­ca y una denun­cia del sis­te­ma que es lo que el Poder no tole­ra y lo que repri­me

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *