Ayotzi­na­pa, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo del siglo XXI- Katu Arkonada

Los huér­fa­nos de la tra­ge­dia de Ayotzi­na­pa no están solos en la por­fia­da bús­que­da de sus que­ri­dos per­di­dos en el caos de los basu­ra­les incen­dia­dos y las fosas car­ga­das de res­tos humanos.
Los acom­pa­ñan las voces soli­da­rias y su cáli­da pre­sen­cia en todo el mapa de Méxi­co y más allá…
Eduar­do Galeano
Nada es casua­li­dad. El país que pro­ta­go­ni­zó la pri­me­ra gran revo­lu­ción del siglo XX, revo­lu­ción hecha en defen­sa de la tie­rra; el pri­mer país de Amé­ri­ca Lati­na en el que, a pesar del robo elec­to­ral, la izquier­da ganó unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en mitad de la lar­ga noche neo­li­be­ral; el país que un año des­pués, en 1989, parió un ins­tru­men­to polí­ti­co para dispu­tar el poder elec­to­ral (mucho antes de que en Vene­zue­la sur­gie­ra el Movi­mien­to V Repú­bli­ca o en Boli­via el MAS-IPSP); el país don­de en 1994 hubo un alza­mien­to indí­ge­na y gue­rri­lle­ro para decir bas­ta al neo­li­be­ra­lis­mo y sus ins­tru­men­tos, los tra­ta­dos de libre comer­cio; ese país que tie­ne la des­gra­cia de estar tan cer­ca de los Esta­dos Uni­dos, con­vir­tién­do­se de fac­to en su fron­te­ra sur, tran­si­ta hoy en el fur­gón de cola del cam­bio de épo­ca en Ame­ri­ca Lati­na y el Caribe.
La izquier­da vive hoy de derro­ta en derro­ta en la demo­cra­cia tute­la­da en que se ha con­ver­ti­do Méxi­co. No solo el sis­te­ma de cómpu­to elec­to­ral se “cayó” aque­lla noche del 6 de julio de 1988, sino que la lle­ga­da al poder de Sali­nas de Gor­ta­ri, redu­jo las espe­ran­zas de derro­tar un sis­te­ma que al con­tra­rio de lo que muchas veces se espe­cu­la, no ha pro­du­ci­do un Esta­do falli­do sino un engra­na­je per­fec­ta­men­te dise­ña­do para poner­se al ser­vi­cio de unas eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Ese engra­na­je tie­ne grie­tas (muchas por aba­jo en for­ma de per­ma­nen­tes con­flic­tos socia­les, ambien­ta­les o en el ámbi­to edu­ca­ti­vo) que de vez en cuan­do se ensan­chan, como cuan­do en 2006 López Obra­dor derro­tó en las urnas al régi­men del PRIAN; pero de nue­vo lo que en cual­quier otro país hubie­se sido sufi­cien­te para que la izquier­da gober­na­se, ganar las elec­cio­nes median­te la vía elec­to­ral, en Méxi­co se demos­tró insuficiente.
A pesar de algu­nas explo­sio­nes movi­li­za­do­ras en los últi­mos años, la últi­ma de ellas del #YoSoy132, movi­li­za­cio­nes que pro­vi­nien­do de uni­ver­si­da­des pri­va­das y median­te el uso de las redes socia­les lle­ga­ron a amplios sec­to­res de la juven­tud mexi­ca­na, no se ha podi­do hil­va­nar una con­ti­nui­dad entre movi­li­za­ción y ruptura.
Pero si esas grie­tas (que has­ta el momen­to el sis­te­ma ha podi­do asu­mir) no se ensan­chan, este tra­ta de recom­po­ner­se y redu­cir­las. Méxi­co cami­na de la demo­cra­cia tute­la­da a la demo­cra­cia admi­nis­tra­da1 en el que la entre­ga par­cial de sobe­ra­nía se ha con­su­ma­do median­te el Pac­to por Méxi­co (fir­ma­do tam­bién por la corrien­te Nue­va Izquier­da que domi­na el PRD), la refor­ma ener­gé­ti­ca y la recien­te ley que per­mi­te a agen­tes esta­dou­ni­den­ses por­tar armas de mane­ra legal en sue­lo mexicano.
Ayotzi­na­pa y el dis­ci­pli­na­mien­to median­te el terror
Esta demo­cra­cia admi­nis­tra­da nace en la medi­da en que Méxi­co no sufrió, al con­tra­rio que muchos paí­ses de la región, la impo­si­ción de un régi­men mili­tar. El PRI gober­nó Méxi­co duran­te la mayor par­te del siglo XX median­te una dic­ta­du­ra ins­ti­tu­cio­nal en el que se con­ju­ga­ba el con­sen­so y la coer­ción, pero la fal­ta de una dic­ta­du­ra mili­tar gene­ró la impo­si­bi­li­dad de una tran­si­ción, una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral que deja­ra atrás el régi­men anterior.
Fue en los 12 años de gobier­nos panis­tas (2000−2012) de Vicen­te Fox y sobre todo Feli­pe Cal­de­rón, don­de el con­sen­so que comen­zó a rom­per­se en 19682 se quie­bra defi­ni­ti­va­men­te y Méxi­co se sumer­ge de lleno en una cri­sis de legi­ti­mi­dad, repre­sen­ta­ción polí­ti­ca y seguridad.
La cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta, algo habi­tual duran­te la pax social priis­ta, sufrió una vuel­ta de tuer­ca bajo la excu­sa de la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, y el capi­tal no encon­tró otra for­ma de desa­rro­llar una nue­va eta­pa del neo­li­be­ra­lis­mo que median­te la doc­tri­na del shock, res­pal­da­da por un Esta­do que garan­ti­za la impu­ni­dad. Luis Her­nán­dez, basán­do­se en dife­ren­tes estu­dios de gru­pos de Dere­chos Huma­nos, cal­cu­la3 que en los últi­mos 8 años y bajo el pre­tex­to de la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, 120.000 per­so­nas han sido ase­si­na­das, al mis­mo tiem­po que des­apa­re­cían a otras 30.000. De Acteal a Tlatla­ya, pasan­do por Aten­co, en Méxi­co se ha fra­gua­do una reac­tua­li­za­ción del Plan Cón­dor que ate­rro­ri­zó Suda­mé­ri­ca en la déca­da de los 80.
Pero el mis­mo 2014 en que suce­día la matan­za de 22 jóve­nes a manos del ejér­ci­to en Tlatla­ya, el terror adop­ta­ba en Ayotzi­na­pa una for­ma supe­rior. El lugar de las tor­tu­gas, según su deno­mi­na­ción en náhuatl, pasó a con­ver­tir­se en el lugar de las tor­tu­ras, don­de se pro­du­jo un cri­men de lesa huma­ni­dad al mis­mo nivel que los come­ti­dos por los nazis duran­te el holocausto.
En Ayotzi­na­pa se con­cen­tran las peo­res esen­cias de un Esta­do-no-falli­do; poli­cía, corrup­ción y mili­ta­ris­mo suma­dos a la alian­za entre la cla­se polí­ti­ca local y el nar­co. Pero el pro­ble­ma no es nin­gu­na de las ante­rio­res por sí mis­ma, sino la con­jun­ción de todas ellas pasa­das por la ther­mo­mix del capi­ta­lis­mo, que pro­du­ce horro­res como el secues­tro, tor­tu­ra y des­apa­ri­ción de los 43 com­pa­ñe­ros normalistas.
Ayotzi­na­pa, como nos recuer­da el EZLN, es una grie­ta en el sis­te­ma. Ayotzi­na­pa supo­ne una ano­ma­lía inclu­so para el horror coti­diano al que esta­mos acos­tum­bra­dos en Méxi­co, ano­ma­lía que debe ser uti­li­za­da como impul­so para arti­cu­lar y cohe­sio­nar polí­ti­ca­men­te a un pue­blo fren­te a las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que pre­fie­ren ver como se desan­gra el país que ver redu­ci­da su tasa de ganan­cia. Ese mis­mo pue­blo que se echó a las calles sema­na tras sema­na y mes tras mes, pero en for­ma de mul­ti­tud, pro­ta­go­ni­zan­do mar­chas mul­ti­tu­di­na­rias don­de no se podían iden­ti­fi­car orga­ni­za­cio­nes o líde­res de refe­ren­cia, solo miles y miles de per­so­nas marchando.
Tan solo los padres de los nor­ma­lis­tas emer­gie­ron como úni­ca figu­ra legí­ti­ma y cata­li­za­do­ra del des­con­ten­to y la rabia. “Fue el Esta­do” repre­sen­ta el hori­zon­te de inter­pe­la­ción, la posi­bi­li­dad de trans­for­mar la rabia en un movi­mien­to orga­ni­za­do en pri­mer lugar, y en la posi­bi­li­dad de recu­pe­rar un pro­yec­to de nación des­de y para las cla­ses populares.
¿Y la izquierda?
La izquier­da, la ins­ti­tu­cio­nal al menos, no está y no sabe­mos si se la espe­ra. Nin­gún par­ti­do polí­ti­co de la izquier­da mexi­ca­na pudo tener nin­gún pro­ta­go­nis­mo en las mar­chas de pro­tes­ta pues de una for­ma u otra, y en gra­dos dife­ren­tes, los prin­ci­pa­les par­ti­dos tenían algún tipo de víncu­lo con lo suce­di­do, por acción u omi­sión. De hecho es sig­ni­fi­ca­ti­vo que nin­gu­na for­ma­ción polí­ti­ca de la izquier­da mexi­ca­na haya que­ri­do enar­bo­lar la ban­de­ra de Ayotzi­na­pa, man­te­nien­do un per­fil bajo ante la masa­cre, pues no cuen­tan con la legi­ti­mi­dad para repre­sen­tar­les ni de los padres ni de la gen­te que mar­cha en las calles.
El 8 de junio toca­rá hacer el recuen­to de daños tras las elec­cio­nes de medio tér­mino, y es muy posi­ble que encon­tre­mos una izquier­da inmer­sa en la peor cri­sis de las últi­mas déca­das, con un PRD que no ter­mi­na de morir (a pesar de que el pro­yec­to his­tó­ri­co ya lo ente­rra­ron los chu­chos tras la fir­ma del Pac­to por Méxi­co, las elec­cio­nes inter­nas y su impli­ca­ción en los suce­sos de Igua­la) y un More­na que no ter­mi­na de nacer (las encues­tas le sitúan en torno al 10 – 12% de inten­ción de voto sin poder arras­trar gran por­cen­ta­je del voto cau­ti­vo y cor­po­ra­ti­vo que man­tie­ne el PRD, aun­que sí suman­do el voto de izquier­da más ideologizado).
Elec­cio­nes que gana­rá, con un por­cen­ta­je supe­rior al 30%, el PRI. Las encues­tas le otor­gan a todas las “izquier­das” (More­na-PT-MC-PRD) un por­cen­ta­je tam­bién de en torno al 30%, úni­co dato espe­ran­za­dor que pue­de per­mi­tir pen­sar en impul­sar algún tipo de con­fluen­cia de cara a las pre­si­den­cia­les de 2018.
Dice Luis Hum­ber­to Mén­dez y Berrue­ta4 que legi­ti­ma­do o no, el poder en Méxi­co siem­pre se ha ejer­ci­do, en lo esen­cial, fue­ra de la lega­li­dad. En Méxi­co hoy se ha roto de mane­ra defi­ni­ti­va el víncu­lo entre lega­li­dad y legi­ti­mi­dad. Ayotzi­na­pa impli­ca el pun­to de quie­bre, y una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad para cons­truir un pro­yec­to des­de aba­jo, des­de las mayo­rías popu­la­res, que inter­pe­le el poder esta­ble­ci­do toda­vía bajo un apa­ren­te man­to de lega­li­dad, y cons­tru­ya un pro­yec­to nacio­nal-popu­lar que luche con­tra la corrup­ción y la cri­sis de legi­ti­mi­dad, repre­sen­ta­ción polí­ti­ca y segu­ri­dad que vive México.
En memo­ria de Julio Cesar Mon­dra­gón y los 43 nor­ma­lis­tas; con todo el cari­ño y amor para sus familiares
Gra­cias a Luis Her­nán­dez Nava­rro por la revi­sión crí­ti­ca del texto
Notas:

1 Ver “Demo­cracy Inc.: Mana­ged Demo­cracy and the Spec­ter of Inver­ted Tota­li­ta­ria­nism” de Shel­don Wolin
2 Año en que se pro­du­ce la matan­za de estu­dian­tes en la Pla­za de las Tres Cul­tu­ras de Tla­te­lol­co por par­te del Ejer­ci­to y gru­pos para­mi­li­ta­res que deja un sal­do de dece­nas de muer­tos y desaparecidos
3 Ayotzi­na­pa: el dolor y la espe­ran­za (revis­ta El coti­diano de la UAM Azcapotzalco)
4 Del naci­mien­to de un nue­vo-vie­jo PRI y de su sepul­tu­re­ro, Ayotzi­na­pa (revis­ta El coti­diano de la UAM Azcapotzalco)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *