#Resist Eus­kal Herria- Borro­ka Garaia

efe_20150517_192117_pa2679_15631_1

Si Gas­teiz estu­vie­ra en Vene­zue­la o la pla­za de la vir­gen blan­ca hubie­ra sido la pla­za Mai­dán, hoy casi todos los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les habla­rían de los rebel­des de una cau­sa jus­ta con­tra un regi­men totalitario.

Se pasa­rían una y otra vez en las cade­nas tele­vi­si­vas más cono­ci­das nume­ro­sos vídeos mos­tran­do la bru­ta­li­dad poli­cial y los plu­mi­llas lle­na­rían la pren­sa escri­ta y digi­tal de artícu­los y repor­ta­jes sobre jóve­nes tor­tu­ra­dos y encar­ce­la­dos, sobre orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les ile­ga­li­za­das y sobre un pue­blo como el vas­co al que se le nie­ga la auto­de­ter­mi­na­ción, el futu­ro y todos sus dere­chos y el de sus gentes.

Pero Gas­teiz está en Eus­kal Herria. Un pue­blo ocu­pa­do por dos esta­dos que per­te­ne­cen a la UE y a la OTAN. Para ellos los rebel­des son terro­ris­tas y los usur­pa­do­res son demó­cra­tas y gen­tes de bien y de paz.

Corría el año 1119. A las puer­tas de Gas­teiz, pla­za fuer­te de la Eus­kal Herria occi­den­tal en aque­lla épo­ca, se reu­nía un ejer­ci­to inva­sor pro­ce­den­te de un Rei­no extran­je­ro que a la pos­tre con­for­ma­ría el impe­rio espa­ñol. Tras remon­tar el valle del Zado­rra, die­ron ini­cio a un sitio mili­tar que dura­ría casi un año. Gas­teiz sitia­da, resis­tien­do, pasan­do muchas penu­rias y un baño de san­gre, final­men­te a ins­tan­cias del rey nava­rro San­cho VII el Fuer­te, con el fin de evi­tar más sufri­mien­tos, tuvo que ren­dir­se y de esta mane­ra caer en manos del enemi­go. Si alguien se pre­gun­ta por qué Eus­kal Herria sur está divi­di­da aquí tie­ne par­te de la respuesta.

Esta­mos en el 2015. Han teni­do que pasar des­de enton­ces cin­co gue­rras para asen­tar el domi­nio de los cuer­pos mili­ta­res y poli­cia­les espa­ño­les en tie­rras vas­cas pero hay cosas que son nue­vas. Al igual que en muchas nacio­nes ocu­pa­das, el inva­sor ha hecho uso de tro­pas autóc­to­nas para man­te­ner su orden injus­to. Una de ellas se lla­ma ertzain­tza y hoy anda­ba suel­ta por Gas­teiz a ins­tan­cias de sus ges­to­res, un par­ti­do que se hace lla­mar PNV. Par­ti­dos autóc­to­nos y cola­bo­ra­cio­nis­tas que tam­bién son comu­nes en nacio­nes ocu­pa­das. Tam­bién había hoy en Gas­teiz gen­te resis­tien­do. Pero estas no son de las que se rin­den ni siguen orde­nes de reyes pro­pios o aje­nos sino que su úni­ca brú­ju­la son los dere­chos polí­ti­cos y civi­les, la igual­dad social y el res­pe­to a los pue­blos. A Aia­la Zal­di­bar, Igar­ki Robles e Ibon Este­ban se los han lle­va­do secues­tra­dos por los mis­mos moti­vos que podían haber­se lle­va­do a cual­quie­ra de noso­tros. Yo tam­bién ten­go pega­ti­nas en casa y he hecho pancartas.

Se los han lle­va­do por­que los poli­cías que se pre­sen­ta­ron lle­va­ban armas. Armas legí­ti­mas para los Jonan de turno. Se los han lle­va­do gra­cias a la vio­len­cia y el con­trol de su mono­po­lio. 100 poli­cías, 500 o 1000, si no tuvie­ran armas y toda una ley y sis­te­ma detrás de ellos no ten­drían nada que hacer con­tra la socie­dad vasca.

La repre­sión es efi­caz en rela­ción a su selec­ti­vi­dad. Una nor­ma injus­ta es efec­ti­va en pro­por­ción direc­ta a su aca­ta­ción. Por lo tan­to, úni­ca­men­te la con­fron­ta­ción y el enfren­ta­mien­to desa­fian­te a esa injus­ti­cia es lo que crea las opcio­nes para supe­rar­la. Una ley o una impo­si­ción que­da des­ac­ti­va­da inde­pen­dien­te­men­te de la repre­sión que pue­da des­atar si masi­va­men­te no es aca­ta­da. La con­clu­sión es obvia. Está en manos de la socie­dad vas­ca des­es­ta­bi­li­zar la ley injus­ta y hacer­la inaplicable.

Los muros popu­la­res son pie­dras para cons­truir ese camino pero más allá de ello la ver­da­de­ra ense­ñan­za es que un pue­blo que des­obe­de­ce, si lo hace masi­va­men­te y de for­ma estruc­tu­ra­da lo que hace es crear una reali­dad nue­va. Si una gran par­te de los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les de este país acep­ta­ran esta filo­so­fía esta­ría­mos mucho más cer­ca no solo de evi­tar que nue­vas deten­cio­nes se pro­duz­can sino de cor­tar ama­rras defi­ni­ti­va­men­te con el esta­do y el capi­tal, por­que 500 poli­cías arma­dos pue­den dete­ner a tres jóve­nes des­ar­ma­dos pero mucho más cos­to­sa­men­te a un pue­blo que con deter­mi­na­ción diga bas­ta y que esté dis­pues­to a hacer lo que sea necesario.

Se los han lle­va­do pero no han gana­do esta bata­lla, el resul­ta­do final de esta con­tien­da está en manos de la socie­dad vas­ca para impo­ner­se final­men­te a la sin­ra­zón de esta­do y ganar la gue­rra que decla­ra­ron a Eus­kal Herria. Es decir, la lle­ga­da de la liber­tad y jus­ti­cia social a este pueblo.

El esta­do espa­ñol es una esta­do demen­te y basa­do en la injus­ti­cia, los tri­bu­na­les y jui­cios son dig­nos here­de­ros de la inqui­si­ción tor­tu­ra­do­ra, la pala­bre­ría del gobierno de lakua con su sue­lo éti­co está lleno de mier­da y las poli­cías de todos los colo­res sobran en este país. Todo ello jun­to no vale nada fren­te Aia­la, Igar­ki o Ibon o cual­quie­ra de noso­tras. Vais a ser pasado.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.