#Resist Eus­kal Herria- Borro­ka Garaia

efe_20150517_192117_pa2679_15631_1

Si Gas­teiz estu­vie­ra en Vene­zue­la o la pla­za de la vir­gen blan­ca hubie­ra sido la pla­za Mai­dán, hoy casi todos los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les habla­rían de los rebel­des de una cau­sa jus­ta con­tra un regi­men tota­li­ta­rio.

Se pasa­rían una y otra vez en las cade­nas tele­vi­si­vas más cono­ci­das nume­ro­sos vídeos mos­tran­do la bru­ta­li­dad poli­cial y los plu­mi­llas lle­na­rían la pren­sa escri­ta y digi­tal de artícu­los y repor­ta­jes sobre jóve­nes tor­tu­ra­dos y encar­ce­la­dos, sobre orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les ile­ga­li­za­das y sobre un pue­blo como el vas­co al que se le nie­ga la auto­de­ter­mi­na­ción, el futu­ro y todos sus dere­chos y el de sus gen­tes.

Pero Gas­teiz está en Eus­kal Herria. Un pue­blo ocu­pa­do por dos esta­dos que per­te­ne­cen a la UE y a la OTAN. Para ellos los rebel­des son terro­ris­tas y los usur­pa­do­res son demó­cra­tas y gen­tes de bien y de paz.

Corría el año 1119. A las puer­tas de Gas­teiz, pla­za fuer­te de la Eus­kal Herria occi­den­tal en aque­lla épo­ca, se reu­nía un ejer­ci­to inva­sor pro­ce­den­te de un Rei­no extran­je­ro que a la pos­tre con­for­ma­ría el impe­rio espa­ñol. Tras remon­tar el valle del Zado­rra, die­ron ini­cio a un sitio mili­tar que dura­ría casi un año. Gas­teiz sitia­da, resis­tien­do, pasan­do muchas penu­rias y un baño de san­gre, final­men­te a ins­tan­cias del rey nava­rro San­cho VII el Fuer­te, con el fin de evi­tar más sufri­mien­tos, tuvo que ren­dir­se y de esta mane­ra caer en manos del enemi­go. Si alguien se pre­gun­ta por qué Eus­kal Herria sur está divi­di­da aquí tie­ne par­te de la res­pues­ta.

Esta­mos en el 2015. Han teni­do que pasar des­de enton­ces cin­co gue­rras para asen­tar el domi­nio de los cuer­pos mili­ta­res y poli­cia­les espa­ño­les en tie­rras vas­cas pero hay cosas que son nue­vas. Al igual que en muchas nacio­nes ocu­pa­das, el inva­sor ha hecho uso de tro­pas autóc­to­nas para man­te­ner su orden injus­to. Una de ellas se lla­ma ertzain­tza y hoy anda­ba suel­ta por Gas­teiz a ins­tan­cias de sus ges­to­res, un par­ti­do que se hace lla­mar PNV. Par­ti­dos autóc­to­nos y cola­bo­ra­cio­nis­tas que tam­bién son comu­nes en nacio­nes ocu­pa­das. Tam­bién había hoy en Gas­teiz gen­te resis­tien­do. Pero estas no son de las que se rin­den ni siguen orde­nes de reyes pro­pios o aje­nos sino que su úni­ca brú­ju­la son los dere­chos polí­ti­cos y civi­les, la igual­dad social y el res­pe­to a los pue­blos. A Aia­la Zal­di­bar, Igar­ki Robles e Ibon Este­ban se los han lle­va­do secues­tra­dos por los mis­mos moti­vos que podían haber­se lle­va­do a cual­quie­ra de noso­tros. Yo tam­bién ten­go pega­ti­nas en casa y he hecho pan­car­tas.

Se los han lle­va­do por­que los poli­cías que se pre­sen­ta­ron lle­va­ban armas. Armas legí­ti­mas para los Jonan de turno. Se los han lle­va­do gra­cias a la vio­len­cia y el con­trol de su mono­po­lio. 100 poli­cías, 500 o 1000, si no tuvie­ran armas y toda una ley y sis­te­ma detrás de ellos no ten­drían nada que hacer con­tra la socie­dad vas­ca.

La repre­sión es efi­caz en rela­ción a su selec­ti­vi­dad. Una nor­ma injus­ta es efec­ti­va en pro­por­ción direc­ta a su aca­ta­ción. Por lo tan­to, úni­ca­men­te la con­fron­ta­ción y el enfren­ta­mien­to desa­fian­te a esa injus­ti­cia es lo que crea las opcio­nes para supe­rar­la. Una ley o una impo­si­ción que­da des­ac­ti­va­da inde­pen­dien­te­men­te de la repre­sión que pue­da des­atar si masi­va­men­te no es aca­ta­da. La con­clu­sión es obvia. Está en manos de la socie­dad vas­ca des­es­ta­bi­li­zar la ley injus­ta y hacer­la inapli­ca­ble.

Los muros popu­la­res son pie­dras para cons­truir ese camino pero más allá de ello la ver­da­de­ra ense­ñan­za es que un pue­blo que des­obe­de­ce, si lo hace masi­va­men­te y de for­ma estruc­tu­ra­da lo que hace es crear una reali­dad nue­va. Si una gran par­te de los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les de este país acep­ta­ran esta filo­so­fía esta­ría­mos mucho más cer­ca no solo de evi­tar que nue­vas deten­cio­nes se pro­duz­can sino de cor­tar ama­rras defi­ni­ti­va­men­te con el esta­do y el capi­tal, por­que 500 poli­cías arma­dos pue­den dete­ner a tres jóve­nes des­ar­ma­dos pero mucho más cos­to­sa­men­te a un pue­blo que con deter­mi­na­ción diga bas­ta y que esté dis­pues­to a hacer lo que sea nece­sa­rio.

Se los han lle­va­do pero no han gana­do esta bata­lla, el resul­ta­do final de esta con­tien­da está en manos de la socie­dad vas­ca para impo­ner­se final­men­te a la sin­ra­zón de esta­do y ganar la gue­rra que decla­ra­ron a Eus­kal Herria. Es decir, la lle­ga­da de la liber­tad y jus­ti­cia social a este pue­blo.

El esta­do espa­ñol es una esta­do demen­te y basa­do en la injus­ti­cia, los tri­bu­na­les y jui­cios son dig­nos here­de­ros de la inqui­si­ción tor­tu­ra­do­ra, la pala­bre­ría del gobierno de lakua con su sue­lo éti­co está lleno de mier­da y las poli­cías de todos los colo­res sobran en este país. Todo ello jun­to no vale nada fren­te Aia­la, Igar­ki o Ibon o cual­quie­ra de noso­tras. Vais a ser pasa­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *