“La filo­so­fía euro­pea no es uni­ver­sal”- Enri­que Dussel

dussel_enriqueEnri­que Dus­sel es pro­fe­sor en el Depar­ta­men­to de Filo­so­fía en la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma Metro­po­li­ta­na (UAM) de Izta­pa­la­pa (ciu­dad de Méxi­co) y licen­cia­do en filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Cuyo, Men­do­za (Argen­ti­na), país del cual tuvo que salir exi­lia­do en 1975.

Tam­bién cuen­ta con un doc­to­ra­do en filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, un doc­to­ra­do en his­to­ria en La Sor­bon­ne de Paris y una licen­cia en teo­lo­gía en Paris y Münster.

En entre­vis­ta con El Espec­ta­dor, des­de Ciu­dad de Méxi­co, habló de cómo la tec­no­lo­gía no ha podi­do encon­trar una sali­da con­cre­ta a la cri­sis ambiental.

Hable­mos de lo que sig­ni­fi­ca des­co­lo­ni­zar el pen­sa­mien­to, una idea que usted y el Gru­po de inves­ti­ga­ción modernidad/​colonialidad han veni­do impul­san­do en las aca­de­mias de Amé­ri­ca Lati­na y el mundo.

Aho­ra tie­ne más actua­li­dad que nun­ca lo que comen­cé a escri­bir hace 40 años. Pero al mis­mo tiem­po, gra­cias a Aní­bal Qui­jano y a otro gru­po de pro­fe­so­res en Esta­dos Uni­dos y en otros paí­ses, este tema de la des­co­lo­ni­za­ción epis­te­mo­ló­gi­ca ha toma­do mucha fuer­za. Creo que nues­tra pro­ble­má­ti­ca empie­za a tocar eso que se lla­ma ‘pen­sa­mien­to uni­ver­sal’, que es el euro­cen­tris­mo pero aho­ra glo­ba­li­za­do. Hemos empe­za­do a poner nues­tras pre­gun­tas a un nivel mun­dial, lo que nun­ca había acon­te­ci­do, éra­mos una peri­fe­ria inte­lec­tual de segun­da. Nues­tros filó­so­fos de la U. Nacio­nal y sobre todo de la uni­ver­si­dad de los Andes siguen repi­tien­do a los euro­peos como Hei­deg­ger y Haber­mas. Yo conoz­co y cono­cí per­so­nal­men­te a muchos de estos filó­so­fos euro­peos que hemos endio­sa­do en las aca­de­mias, pero en la actua­li­dad pen­sa­mos más allá que ellos y plan­tea­mos pro­ble­mas que no pue­den dimen­sio­nar por­que no tie­nen la expe­rien­cia y por­que se han encap­su­la­do en un pro­vin­cia­lis­mo que ya debe que­dar en el pasado.

¿Por qué cree que la apues­ta por la des­co­lo­ni­za­ción del cono­ci­mien­to está toman­do fuer­za en las aca­de­mias de filo­so­fía del mun­do y está qui­tán­do­le terreno a la filo­so­fía ana­lí­ti­ca y otras tendencias?

La filo­so­fía ana­lí­ti­ca es una filo­so­fía del len­gua­je, for­ma­lis­ta. La mis­ma escue­la de Frank­furt ya habían rea­li­za­do una fuer­te crí­ti­ca a su repe­ti­ción de lo real pero feti­chi­za­do, movién­do­se hacia un pen­sa­mien­to abs­trac­to que pue­de ser dicho en cual­quier lugar y no vale para nin­guno en con­cre­to, lo que resul­ta en una gene­ra­li­za­ción. Leer el tra­ba­jo de Karl-Otto Apel me per­mi­tió hacer una crí­ti­ca a la filo­so­fía ana­lí­ti­ca. Ha sido un diá­lo­go lar­go con él, maes­tro de Haber­mas. Allí cap­té muchas cosas que me fal­ta­ban y ese diá­lo­go me resul­tó muy pro­ve­cho­so. De igual for­ma ellos ya habían caí­do en un cier­to for­ma­lis­mo euro­cén­tri­co del cual no han sali­do, mien­tras que noso­tros hemos avan­za­do mucho más en en diver­sos temas.

Enton­ces, ¿la apues­ta de la des­co­lo­ni­za­ción epis­te­mo­ló­gi­ca está toman­do fuer­za debi­do a que se da cuen­ta de la reali­dad práctica ?

Hacia 1969 e ini­cios de 1970 Sala­zar Bondy hizo una pre­gun­ta cru­cial ¿es posi­ble una filo­so­fía en Amé­ri­ca Lati­na? y res­pon­día ‘no, por­que somos colo­nia’. A ello se le sumó la res­pues­ta del mexi­cano Leo­pol­do Zea quien dijo; ‘no, por­que la filo­so­fía es uni­ver­sal y siem­pre se prac­ti­có’. En este deba­te ter­ció la Filo­so­fía de la Libe­ra­ción que afir­ma que des­de lue­go siem­pre exis­tió una filo­so­fía lati­no­ame­ri­ca­na, pero nun­ca fue reco­no­ci­da mun­dial­men­te y los filó­so­fos lati­no­ame­ri­ca­nos en muchos casos no apa­re­cen en la his­to­ria de la filo­so­fía uni­ver­sal. La filo­so­fía Euro­pea no es uni­ver­sal. Empe­zar a pen­sar en estas con­di­cio­nes y cómo librar­nos de esa situa­ción de peri­fe­ria, ‑para usar los tér­mi­nos de aque­llos años de cen­tro peri­fe­ria de la teo­ría de la Depen­den­cia- es empe­zar a pen­sar de otra manera.

¿Cuál es la fina­li­dad de la apues­ta por la des­co­lo­ni­za­ción epistemológica?

La crí­ti­ca al euro­cen­tris­mo va a ser que los euro­peos se des­cu­bran a sí mis­mos. No sólo que des­cu­bran el ‘Sur’, sino que exa­mi­nen el papel que ha cum­pli­do Euro­pa en la moder­ni­dad. Tam­bién va a impul­sar­les a tomar con­cien­cia de que muchos de sus inven­tos vie­nen de Asia y Orien­te. Ellos quie­ren ayu­dar a los paí­ses que fue­ron sus colo­nias y que hoy están en cri­sis pero invier­ten el 1% y sacan el 99% en el inter­cam­bio des­igual del capi­ta­lis­mo. La tasa de ganan­cia tie­ne que dejar de ser el cri­te­rio de racio­na­li­dad, tene­mos que pasar a cri­te­rios cua­li­ta­ti­vos, a cri­te­rios tales como si las per­so­nas viven mejor. Esa ‘no con­cien­cia’ de ser el suje­to de domi­na­ción jun­to a gran­des des­cu­bri­mien­tos tec­no­ló­gi­cos de la moder­ni­dad que tam­bién tocan su lími­te eco­ló­gi­co, están liqui­dan­do a la huma­ni­dad. Por eso Wal­ter Ben­ja­mín habla de la nece­si­dad de usar el ‘freno de emer­gen­cia’, pero no hay freno, ni siquie­ra la tec­no­lo­gía lo ha des­cu­bier­to por­que el capi­ta­lis­mo no tie­ne freno, el aumen­to en la tasa de ganan­cia es infi­ni­to, ade­más los que acu­mu­lan capi­tal nun­ca esta­rán saciados.

Háble­nos un poco más de la modernidad…

La moder­ni­dad está lle­gan­do a su lími­te de des­truc­ción de la vida en la tie­rra y gene­ran­do una des­igual­dad gigan­tes­ca. Eso es euro­cen­tris­mo por­que creen que han cons­trui­do una gran civi­li­za­ción. En par­te sí, pero fue algo que empe­zó en Chi­na y en el mun­do Ára­be, como lo evi­den­cian las mate­má­ti­cas y los ves­ti­gios de revo­lu­ción indus­trial en Chi­na mucho antes que en Ingla­te­rra. Ade­más, los euro­peos depen­den de Asia y no lo reco­no­cen. Por supues­to en Asía tam­bién hay otras for­mas que están ani­qui­lan­do el mun­do, como el esta­ni­lis­mo chino que ha supe­ra­do en pro­duc­ción a los Esta­dos Uni­dos cau­san­do igual o más daños eco­ló­gi­cos con su mode­lo de producción.

¿Por qué nun­ca usa el con­cep­to de ‘pos­mo­der­ni­dad’?

La crí­ti­ca es a la moder­ni­dad. La pos­mo­der­ni­dad es una eta­pa últi­ma de la moder­ni­dad. Des­de que sur­gió la idea de lo pos­mo­derno, yo reali­cé una fuer­te crí­ti­ca pues es una apues­ta euro­cén­tri­ca. El mun­do nun­ca vivi­rá ‘la con­di­ción pos­mo­der­na’ por­que des­apa­re­ce­ría­mos antes por situa­cio­nes eco­ló­gi­cas, si vivié­ra­mos el mis­mo esti­lo de vida de Euro­pa nece­si­ta­ría­mos otro pla­ne­ta para sus­ten­tar nues­tro esti­lo de vida. De lo que se tra­ta es de ir más allá de la moder­ni­dad, en una nue­va edad del mun­do, que va a ser pos­ca­pi­ta­lis­ta y eco­ló­gi­ca. El pen­sa­mien­to deco­lo­nial va a redes­cu­brir Euro­pa, por ello hay que pen­sar en una nue­va socie­dad, la pala­bra socia­lis­mo le que­da muy chica.

Enton­ces, ¿qué mode­lo propone?

Una nue­va edad a la que qui­zá la pala­bra socia­lis­mo le que­da muy chi­ca, ya que hemos vis­to que tam­bién es anti­eco­ló­gi­ca y no con­tem­pla la libe­ra­ción de la mujer ni la natu­ra­le­za, ni el res­pe­to a los ancia­nos. Marx sí, pero no el socia­lis­mo. Debe­mos cons­truir una nue­va visión y a eso le lla­mo ‘trans­mo­der­ni­dad’, no pos­mo­der­ni­dad. Se tra­ta de un deba­te que dio Bolí­var Eche­ve­rría quien decía que tenía­mos que impul­sar una moder­ni­dad sin capi­ta­lis­mo. Pien­so que tene­mos que ir más allá de la moder­ni­dad y del capi­ta­lis­mo que es la eco­no­mía de la moder­ni­dad. No se pue­de ir más allá del capi­ta­lis­mo sin ir más allá de la moder­ni­dad, el mar­co cate­go­rial moderno es el pro­ble­ma, ya que sus­ten­ta una eco­no­mía devastadora.

Algu­nos de los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos se encuen­tran en un tre­men­do dile­ma: aho­gar­se en los prés­ta­mos inter­na­cio­na­les o cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te usan­do los recur­sos natu­ra­les que exis­ten en sus terri­to­rios ¿cuál es su opinión?

En mi últi­mo libro ‘16 Tesis de Eco­no­mía Polí­ti­ca’,- publi­ca­do por la edi­to­rial Siglo XXI Edi­to­res- lo que mues­tro es que no una hay alter­na­ti­va sino que exis­ten muchas. El capi­ta­lis­mo va a ter­mi­nar por­que nada es eterno, pero no hay que seña­lar de inme­dia­to qué alter­na­ti­va ya con­clui­da y fija se tie­ne a la mano. El capi­ta­lis­mo sur­gió con­tra el feu­da­lis­mo y ni siquie­ra sabían lo que esta­ban hacien­do. Nun­ca una alter­na­ti­va tie­ne un sis­te­ma explí­ci­to, ni siquie­ra el socia­lis­mo, pues­to que como vimos, era mucho más racio­nal que el capi­ta­lis­mo y que­ría pro­du­cir mucho más defor­man­do las ideas de Marx. Por supues­to el mer­ca­do tam­po­co es la solución.

Algu­nos crí­ti­cos han seña­la­do que bus­car en siglos pasa­dos la solu­ción al pre­sen­te en otras reali­da­des sería algo con­tra­dic­to­rio a la apues­ta de la des­co­lo­ni­za­ción. ¿Usted qué piensa? 

La teo­ría sur­ge de la pra­xis, y la pra­xis va por tan­teos. Sí voy por una calle y si no tie­ne sali­da. La vida fue evo­lu­cio­nan­do sin un pro­yec­to, no era teleo­ló­gi­ca sino que cons­truía cri­te­rios. No ha habi­do un pro­yec­to teleo­ló­gi­co implí­ci­to en las macro­mo­lé­cu­las del uni­ver­so para pro­du­cir la vida. Todo ello fue pasan­do. Lo que sí pue­do hacer es cri­ti­car con vehe­men­cia al sis­te­ma actual y sus lími­tes que se han vuel­to peli­gro­sos por­que van hacia la extin­ción de la espe­cie huma­na. En ese sen­ti­do Boli­via es el país más intere­san­te hoy, por­que las comu­ni­da­des indí­ge­nas no han per­di­do sus tra­di­cio­nes, estu­vie­ron antes de la moder­ni­dad, duran­te y esta­rán des­pués de la moder­ni­dad. Tie­nen cri­te­rios ejem­pla­res como el res­pe­to a la natu­ra­le­za, que es una acti­tud meta­fí­si­ca y éti­ca que hay que recuperar.

Euro­pa tie­ne en su mis­mo cora­zón gran­des pen­sa­do­res crí­ti­cos, y la crí­ti­ca deco­lo­nial no se tra­ta de recha­zar lo que hicie­ron en Euro­pa sino saber quié­nes hicie­ron la crí­ti­ca a la moder­ni­dad, cómo se trans­for­ma en per­ti­nen­te, y cómo pue­do desa­rro­llar­la. No es des­car­tar todo lo logra­do por Euro­pa. De cada civi­li­za­ción tome­mos lo fuer­te, lo intere­san­te, lo crí­ti­co y lo desa­rro­lla­re­mos en la situa­ción actual.

¿Des­de qué épo­ca se pue­de ras­trear la crí­ti­ca a la moder­ni­dad y la filo­so­fía Lati­no­ame­ri­ca­na en nues­tro continente?

Por ejem­plo en el año 1514, Bar­to­lo­mé de las Casas reali­zó una fuer­te crí­ti­ca a la vio­len­cia con­tra los indí­ge­nas, lo que se con­vier­te en una crí­ti­ca a la moder­ni­dad mis­ma, un siglo antes de la pro­duc­ción filo­só­fi­ca de Hob­bes y Hum­me. De las Casas es tan sólo uno de los ejem­plos de los hom­bres que ya sen­ta­ban su pen­sa­mien­to en el siglo XVI y que se anti­ci­pa­ban a la moder­ni­dad. Lo que pasa es que este siglo des­apa­re­ció de la his­to­ria que se ha hecho hege­mó­ni­ca con las obras de Hob­bes, Hume y Kant, y lo que paso en el siglo XVI no se estudia.

Enton­ces, la pri­me­ra tarea epis­te­mo­ló­gi­ca es repen­sar el lar­go siglo XVI cuyo cen­tro fue Espa­ña y la pri­me­ra expe­rien­cia fue Amé­ri­ca Lati­na, esto quie­re decir que noso­tros somos la otra cara de la moder­ni­dad des­de hace cin­co siglos.

¿Pero, incluir y acep­tar en pleno esas cate­go­rías ‘impues­tas’ no sería des­co­no­cer la varie­dad de modos de pro­duc­ción que con­vi­ven en Amé­ri­ca Lati­na en una mis­ma espa­cia­li­dad y temporalidad?

En Amé­ri­ca Lati­na hay una eli­te crio­lla y moder­na, ade­más racis­ta como dice Aní­bal Qui­jano, pero colo­nial de todas for­mas. Bolí­var en la Car­ta de Jamai­ca se pre­gun­ta ¿quié­nes somos? y no sabe res­pon­der por­que él es blan­co crio­llo. Sí usted le hace esa mis­ma pre­gun­ta a un indí­ge­na, sí sabe que res­pon­der­le por­que ha esta­do des­de hace miles de años siem­pre. Bolí­var per­te­ne­ce a una eli­te, moder­ni­za­da blan­ca y colo­nial, enton­ces lucha con­tra la colo­nia­li­dad a medias, polí­ti­ca­men­te crea el esta­do y los demás apa­ra­tos pero no se da cuen­ta de todo lo que hay que des­co­lo­ni­zar como la cien­cia, la ideo­lo­gía, la eco­no­mía. El pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano ha pues­to gran­des pre­gun­tas de sig­ni­fi­ca­ción mun­dial, nues­tros libros han sido tra­du­ci­dos a todas las len­guas, aho­ra pen­sa­mos y ya cuan­do deci­mos algo nos miran con respeto.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *