Alto y cla­ro, que no hay miedo

Aun­que a quie­nes se aso­men por Face­book y se dejen arras­trar por la ciber­po­li­cía cen­so­ra, pres­ta a ata­car en jau­ría cual­quier pos­tu­ra que se atre­va a defi­nir­se cla­ra­men­te en defen­sa de la Revo­lu­ción cuba­na, les pue­da dar la impre­sión de que somos pocos en en las redes los dis­pues­tos a decir cosas como las que se afir­man en estos dos tex­tos, maña­na mis­mo se verá que somos millo­nes los cuba­nos polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos que sus­cri­bi­mos estos dos posts. Esta­re­mos por las calles de Cuba, dicien­do: «Patria o muer­te. Viva el Pri­me­ro de Mayo».

Las pun­tas de la culebra
Rafael Cruz Ramos

Hay quie­nes están dis­pues­tos a decir con su nom­bre y sus dos ape­lli­dos, con su direc­ción y sus ojos, con su cara y su bada­jo en ries­go: yo apo­yo a Fidel, a Raúl, a la Revo­lu­ción socia­lis­ta, soy antim­pe­ria­lis­ta y que sal­ga el sol por don­de salga.

Hay otros que tapan sus infi­de­li­da­des, mien­tras escri­ben cró­ni­cas a la liber­tad, gen­te que espe­ra a ver que va a pasar, y se hacen con sus dis­cur­sos bien inten­cio­na­dos, de una puer­ta tra­se­ra para cuan­do “la revo­lu­ción se ven­ga aba­jo”, mien­tras cobran sus crí­ti­cas en una mone­da tan dura como sus juicios.

Hay quien levan­ta el libri­to rojo con la mis­ma dig­ni­dad que Maia­kos­ki, sabe que por eso no le otor­ga­rán visa, y has­ta pue­de ser que lo ano­ten en las lis­tas de los exclui­bles, Y si “esto se cae” lo pue­den ir a sacar de su casa con los recién estre­na­dos agen­tes poli­cia­les según el anun­cio de “3 días de libert­dad para matar”. Pero no le importa.

Hay otros que jue­gan a las más­ca­ras o a tocar­les los hue­vos al tigre sabien­do de ante­mano es fuer­te pero no ase­sino. No corren otro ries­go que la mira­da tor­va de un pai­sano, al que se le pue­de acu­sar sin repa­ro de “buró­cra­ta, ancla­do en el pasa­do, que no quie­re evo­lu­cio­nar” y muchos insul­tos de moda.

Hay quien se va a ir al des­fi­le del pri­me­ro de mayo con el cora­zón abier­to, con el retra­to de Fidel, con una ban­de­ra y no con dos. Ese regre­sa­rá en la gua­gua de la calle, la de todos, toma­rá el ron que pue­de y ter­mi­na­rá el día hacien­do el amor con alguien que no le cobra­rá el sexo, ni sue­ña con “irse pal cara­jo de este país”.

Ese no ten­drá un guion en el cine inde­pen­dien­te, ni en el depen­dien­te, por­que su coti­diano heroís­mo no pare­ce tener tele­ge­nio, a ese no le harán cró­ni­cas en On Cuba, ni le paga­rán via­je­ci­tos para que prue­be los uri­na­rios elec­tró­ni­cos de Europa.

Todos los extre­mis­tas son opor­tu­nis­tas. Y todos los opor­tu­nis­tas ayu­dan al retorno del pasa­do, unos por após­ta­tas, otros por sec­ta­rios y muchos por ambas cua­li­da­des. Son las pun­tas de una mis­ma cule­bra. No impor­ta si es uno que secues­tró la Revo­lu­ción para sí y repar­te acu­sa­cio­nes de pro­ble­mas ideo­ló­gi­cos a todo lo que se mue­va, o si es en cam­bio uno de esos que se da gol­pes en el pecho, des­ga­rran­do sus ves­ti­du­ras como izquier­dis­ta y por igual, repar­te acu­sa­cio­nes de ofi­cia­lis­tas a todo el que no aplau­da su bri­llan­te verbo.

Hay quien está dis­pues­to a seguir con la boi­na ver­de oli­vo, sin mie­do al futu­ro, luchan­do por el futuro

Esos son los impresindibles

De los otros ¡Que Dios nos pro­te­ja! (Toma­do de Tur­qui­nau­ta)

Por la suer­te de vivir en esta Isla

Rey Mon­tal­vo*La pri­me­ra vez que des­fi­lé un Pri­me­ro de Mayo no tenía con­cien­cia de la sig­ni­fi­ca­ción del momen­to. A los cua­tro años de edad iba sobre los hom­bros de mi padre con una cin­ta en la cabe­za que decía «¡Patria o muer­te»! Guar­do la foto, que sir­vió de por­ta­da para la noti­cia del perió­di­co Girón de mi provincia.

Cre­cí, como muchos pio­ne­ros, entre ban­de­ras y con­sig­nas revo­lu­cio­na­rias. Cuan­do ingre­sé en la Uni­ver­si­dad de La Haba­na, en la carre­ra de Socio­lo­gía, me alis­té como el pri­me­ro para el ómni­bus que nos lle­va­ría des­de la beca has­ta una de las arte­rias cer­ca­nas a Paseo, don­de for­ma­mos un blo­que com­pac­to para tran­si­tar fren­te a la Pla­za de la Revo­lu­ción y el Mar­tí vigi­lan­te des­de la altura.

No había vis­to tan­tas per­so­nas reu­ni­das, feli­ces en una demos­tra­ción de res­pe­to y admi­ra­ción al pro­ce­so cubano. Por­que des­fi­lar el Día de los Tra­ba­ja­do­res en Cuba es una fies­ta con efer­ves­cen­cia máxi­ma; es cele­bra­ción de dere­chos. A uno le late el cora­zón en el pecho como si fue­ra a esta­llar­le, y pisa fuer­te el pavi­men­to para estre­me­cer­lo, y qui­sie­ra que el eco se expan­die­ra por las venas de la tie­rra has­ta los obre­ros del mun­do que no pue­den mar­char por­que no tie­nen voz ni tiempo.

En cin­co años de uni­ver­si­dad no fal­té al gri­to de «ade­lan­te». No me movía la iner­cia ni iba car­ga­do de con­sig­nas frí­vo­las. Era la opor­tu­ni­dad que me daba el país como estu­dian­te, tam­bién, para no fal­tar a mi deber de patriota.

Ten­go 26 años y no ejer­zo la Socio­lo­gía. Regre­sé a Matan­zas, mi ciu­dad, para seguir apren­dien­do a ser tro­va­dor, por­que es lo que me apa­sio­na. Soy miem­bro de una Aso­cia­ción que defien­de a los jóve­nes artis­tas, per­te­nez­co al catá­lo­go de una empre­sa de músi­cos. Ten­go un espa­cio sis­te­má­ti­co para mos­trar mi obra al públi­co, mi pri­me­ra pro­duc­ción fono­grá­fi­ca licen­cia­da con una dis­que­ra y nomi­na­da en un fes­ti­val, dos can­cio­ne­ros y varias ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les que apo­yan el desa­rro­llo de mi carre­ra. Todo ello es resul­ta­do de la suer­te que ten­go de vivir en Cuba.

No hay que hablar de los que van con­tra­co­rrien­te. A la buro­cra­cia, la tri­via­li­dad, la insen­sa­tez, la desidia y el irres­pe­to de algu­nos, los aplas­ta la bota gigan­te y pesa­da de la his­to­ria, que nun­ca per­do­na a los irresponsables.

Cada Pri­me­ro de Mayo sigo en la mar­cha por­que me ener­gi­za. Voy en cual­quier blo­que, al lado del pri­mer tra­ba­ja­dor que sepa hones­to; que ten­ga las manos enca­lle­ci­das y los ojos trans­pa­ren­tes; que todos los días sien­ta amor por su ban­de­ra y así lo demues­tren no sus pala­bras, sino sus actos.

Como es lógi­co, nun­ca más he vis­to aque­lla cin­ta que até en mi cabe­za el Pri­me­ro de Mayo de 1993; tan­tos años des­pués, ya con ple­na con­cien­cia, toda­vía encuen­tro un sitio don­de col­gar­me la fra­se «Patria o muer­te. Viva el Pri­me­ro de Mayo».

*Tro­va­dor y soció­lo­go matancero

(Toma­do de Juven­tud rebel­de)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *