La Tur­quía de hoy con­ti­núa el geno­ci­dio arme­nio

El mun­do aca­ba de con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del geno­ci­dio de los no musul­ma­nes de Tur­quía. Sin embar­go, con­tra­ria­men­te a lo que todo el mun­do cree, ese geno­ci­dio comen­zó con las masa­cres hami­dia­nas de 1894 a 1895, orde­na­das por el sul­tán Abdulha­mid II, con­ti­nuó con las masa­cres de gran enver­ga­du­ra regis­tra­das de 1915 a 1923 y pla­ni­fi­ca­das por los Jóve­nes Tur­cos y pro­si­gue hoy en día con las masa­cres de Deir ez-Zor y Kes­sab bajo la égi­da de Recep Tay­yip Erdo­gan. Ante la indi­fe­ren­cia gene­ral, los suce­si­vos regí­me­nes tur­cos vie­nen masa­cran­do a los no musul­ma­nes des­de hace 120 años para homo­ge­nei­zar el país.

JPEG - 35 KB
Con­me­mo­ra­ción del geno­ci­dio arme­nio en Ere­ván

No abor­da­ré en este artícu­lo el tema de las repa­ra­cio­nes, que a mi jui­cio con­ta­mi­na el deba­te, sino úni­ca­men­te cómo debe­mos opo­ner­nos a los crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Uti­li­za­ré el tér­mino «geno­ci­dio» en el sen­ti­do gene­ral que le dio Raphael Lem­kin de «des­truc­ción de una nación o de un gru­po étni­co» [1]

El cen­te­na­rio del geno­ci­dio con­tra los no musul­ma­nes de Tur­quía ha dado lugar a un ver­da­de­ro fes­ti­val de hipo­cre­sía. Mien­tras que en Ere­ván algu­nos Esta­dos exal­ta­ban la memo­ria de las víc­ti­mas, otros demos­tra­ban que care­cen de eso que lla­ma­mos ver­güen­za.

JPEG - 19.9 KB
El sul­tán Abdulha­mid II pre­ten­día crear una Tur­quía isla­mis­ta homo­gé­nea. Para ello tenía que liqui­dar las pobla­cio­nes no musul­ma­nas o hacer­las huir.

- Pri­me­ro, la Tur­quía cuyos ante­ce­so­res come­tie­ron el cri­men. El pre­si­den­te Erdo­gan tenía ante sí una opor­tu­ni­dad de reco­no­cer esta his­to­ria, ya muy vie­ja, en la que él no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. De haber­lo hecho habría con­ver­ti­do su país en un Esta­do nor­mal. Pero hizo lo con­tra­rio. Afe­rra­do a sus men­ti­ras, negó la His­to­ria afir­man­do que hubo «sólo» 100 000 muer­tos y que si esas per­so­nas halla­ron la muer­te fue por­que habían par­ti­ci­pa­do en accio­nes terro­ris­tas.

Afe­rrán­do­se a ese deli­rio, la Tur­quía actual mani­fies­ta no sólo su res­pal­do a las masa­cres hami­dia­nas del sul­tán Abdulha­mid II (1894−1895), que deja­ron entre 80 000 y 300 000 víc­ti­mas, sino sobre todo a los crí­me­nes que la «Orga­ni­za­ción Espe­cial» del Comi­té Unión y Pro­gre­so come­tió des­de 1915 has­ta la elec­ción de Mus­ta­fá Kemal Ata­turk como pre­si­den­te de la Repú­bli­ca –en 1923– y que deja­ron entre 1,2 millo­nes y 1 millón y medio de muer­tos. Y tam­bién demues­tra su con­ti­nui­dad ideo­ló­gi­ca con el régi­men de aque­lla épo­ca. Con­ti­nui­dad ideo­ló­gi­ca que todos pudi­mos com­pro­bar espan­ta­dos cuan­do vimos, el año pasa­do –en 2014– al ejér­ci­to tur­co acom­pa­ñan­do al Fren­te al-Nus­ra (o sea, al-Qae­da en Siria) en la inva­sión de Kas­sab y expul­san­do a la pobla­ción arme­nia de esa loca­li­dad siria. Y tam­bién cuan­do el ejér­ci­to tur­co ayu­dó el Emi­ra­to Islá­mi­co a dina­mi­tar el memo­rial que con­me­mo­ra­ba en Deir ez-Zor el exter­mi­nio de más de 200 000 arme­nios en el cam­pa­men­to que los tur­cos habían ins­ta­la­do en esa región siria en 1916.

JPEG - 18.4 KB
Ismail Enver, tam­bién cono­ci­do como «Enver Pacha», derro­có al sul­tán Abdulha­mid II. Pero pro­si­guió su polí­ti­ca de geno­ci­dio.

El pan­is­la­mis­mo, pro­yec­to del sul­tán Abdulha­mid II y de los Jóve­nes Tur­cos de ayer, al igual que el del actual AKP, con­sis­te en lide­rear el mun­do sun­ni­ta y crear para ello un Esta­do sun­ni­ta homo­gé­neo. Ese pro­yec­to exi­gía el exter­mi­nio de los cris­tia­nos (arme­nios, grie­gos pón­ti­cos y asi­rio-cal­deos) así como de los yazi­díes. Y todos fue­ron víc­ti­mas del geno­ci­dio, exac­ta­men­te de la mis­ma mane­ra en que el Emi­ra­to Islá­mi­co se dedi­ca actual­men­te a exter­mi­nar a los cris­tia­nos y los yazi­díes.

La inter­ven­ción del ejér­ci­to tur­co en terri­to­rio sirio, en Kas­sab y en Deir ez-Zor, es cohe­ren­te con ese pro­yec­to ya que Recep Tay­yip Erdo­gan espe­ra ane­xar el nor­te de Siria cuan­do la OTAN derro­que al pre­si­den­te Bachar el-Assad.

Es un hecho que la ideo­lo­gía pan­is­la­mis­ta cuen­ta hoy con el res­pal­do simul­tá­neo de la Her­man­dad Musul­ma­na (y por con­si­guien­te del AKP, con­tro­la­do por la rama tur­ca de la cofra­día), de al-Qae­da y del Emi­ra­to Islá­mi­co.

JPEG - 16.6 KB
El actual pré­si­den­te tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan pre­ten­de res­ta­ble­cer el pre­do­mi­nio del impe­rio oto­mano y para ello ha reto­ma­do la polí­ti­ca de geno­ci­dio del sul­tán Abdulha­mid II.

Otro hecho es que des­de hace un siglo sólo Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co han come­ti­do en esta región el cri­men cata­lo­ga­do como geno­ci­dio. Y actual­men­te, la pri­me­ra está ayu­dan­do el segun­do a per­pe­trar­lo.

No es sor­pren­den­te que Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co estén en gue­rra con­tra la Repú­bli­ca Ára­be Siria, país que encar­na el pro­yec­to con­tra­rio. Los paí­ses más anti­guos del mun­do han aco­gi­do siem­pre a los pue­blos per­se­gui­dos de la región has­ta con­ver­tir­se en el actual «mosai­co étni­co». En los años 2000, el gene­ral Has­san Turek­ma­ni, enton­ces minis­tro de Defen­sa de Bachar al-Assad, ela­bo­ra­ba una «Doc­tri­na de Defen­sa» basa­da en la con­ser­va­ción de esa diver­si­dad [2].

- Des­pués, Israel. Un Esta­do crea­do como resul­ta­do de un acuer­do de 1917 entre Lon­dres y Washing­ton pero que afir­ma haber­se cons­ti­tui­do como reac­ción al geno­ci­dio per­pe­tra­do por los nazis con­tra los judíos euro­peos entre 1942 y 1945. La ausen­cia de dele­ga­ción de Israel –para no indis­po­ner a su alia­do tur­co– en la con­me­mo­ra­ción orga­ni­za­da en Ere­ván es sufi­cien­te prue­ba de que la retó­ri­ca israe­lí no pasa de ser una jus­ti­fi­ca­ción publi­ci­ta­ria ten­dien­te a encu­brir su pro­yec­to colo­nial.

Y es tam­bién un reco­no­ci­mien­to del papel de los don­me en el seno de los Jóve­nes Tur­cos. Los don­me son una sec­ta de adep­tos de la Cába­la que se con­vir­tie­ron al islam en el siglo XVII para esca­par a las per­se­cu­cio­nes pero que con­ser­va­ron su fe judía.

JPEG - 16.1 KB
El pro­fe­sor Ber­nard Lewis siem­pre ha nega­do el geno­ci­dio per­pe­tra­do por los regí­me­nes tur­cos duran­te el siglo XX.

El apo­yo de Israel al geno­ci­dio de 1915 no es nada nue­vo. Pero has­ta aho­ra nun­ca se había expre­sa­do de mane­ra ofi­cial. Es impor­tan­te recor­dar la posi­ción del pro­fe­sor Ber­nard Lewis, quien fue con­se­je­ro de Ben­ya­min Netan­yahu cuan­do este últi­mo era emba­ja­dor de Israel ante la ONU y pos­te­rior­men­te fue con­sul­tan­te del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos. Como his­to­ria­dor espe­cia­lis­ta de la Tur­quía con­tem­po­rá­nea, Ber­nard Lewis, tam­bién inven­tor de la estra­te­gia de «gue­rra de las civi­li­za­cio­nes», sos­tu­vo en el dia­rio fran­cés Le Mon­de que se había exa­ge­ra­do la enver­ga­du­ra de la masa­cre y que esta nun­ca había sido pla­ni­fi­ca­da. Eso afir­mó Ber­nard Lewis a pesar de que, con­tra­ria­men­te al caso del geno­ci­dio de los judíos por par­te de los nazis, exis­ten docu­men­tos en los que se orde­na la eje­cu­ción del cri­men y las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les fue­ron infor­ma­das mucho antes de que se ini­cia­ra dicha eje­cu­ción. Ber­nard Lewis fue con­de­na­do en Fran­cia por aten­tar con­tra los intere­ses de la comu­ni­dad arme­nia ocul­tan­do de mala fe ele­men­tos his­tó­ri­cos que inva­li­dan su pre­sen­ta­ción de los hechos [3].

JPEG - 16.6 KB
Por boca de su emba­ja­do­ra Samantha Power, Esta­dos Uni­dos se negó a con­de­nar en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU la inter­ven­ción tur­ca, jun­to a los yiha­dis­tas de al-Qae­da, con­tra los arme­nios de la loca­li­dad siria de Kas­sab.

- Final­men­te, Esta­dos Uni­dos. El pre­si­den­te Barack Oba­ma nom­bró emba­ja­do­ra ante la ONU a Samantha Power, auto­ra de «A Pro­blem from Hell»: Ame­ri­ca and the Age of Geno­ci­de (Un pro­ble­ma del infierno: Esta­dos Uni­dos y la era del geno­ci­dio). En ese estu­dio, que par­te del geno­ci­dio arme­nio y de la res­pues­ta jurí­di­ca que Raphael Lem­kin tra­tó de apor­tar en la Socie­dad de Nacio­nes, Samantha Power narra las reac­cio­nes de Washing­ton ante los crí­me­nes per­pe­tra­dos en Cam­bo­dia, Irak, Bos­nia, Rwan­da y Koso­vo. Mani­pu­lan­do des­ver­gon­za­da­men­te la ver­dad his­tó­ri­ca, la seño­ra Power exo­ne­ra a su pro­pio país de sus res­pon­sa­bi­li­da­des y abo­ga por hacer de Esta­dos Uni­dos una auto­ri­dad moral con­tra­ria a todo geno­ci­dio. Sin embar­go, la seño­ra Power tam­po­co par­ti­ci­pó en la con­me­mo­ra­ción orga­ni­za­da en Ere­ván, a la que no asis­tió nin­gún repre­sen­tan­te de Esta­dos Uni­dos.

A quie­nes creían que Esta­dos Uni­dos aho­ra se intere­sa sin­ce­ra­men­te por la pro­tec­ción de las per­so­nas per­se­gui­das por moti­vos reli­gio­sos o étni­cos, la ausen­cia de repre­sen­ta­ción esta­dou­ni­den­se en la con­me­mo­ra­ción de Ere­ván les demues­tra que Washing­ton no tie­ne prin­ci­pios mora­les sino sólo intere­ses. El úni­co obje­ti­vo de la pala­bre­ría de la seño­ra Power es per­mi­tir­le con­de­nar, con o sin prue­bas, a los adver­sa­rios de Washing­ton.

Con su ausen­cia en Ere­ván, Washing­ton mos­tró que está del lado del cri­men, jun­to a Tur­quía y el Emi­ra­to Islá­mi­co.

Las decla­ra­cio­nes del pre­si­den­te Gauck

Al reco­no­cer que exis­tió «una corres­pon­sa­bi­li­dad, e inclu­so, poten­cial­men­te, una com­pli­ci­dad» ale­ma­na en las masa­cres de 1915, el pre­si­den­te ale­mán Joa­chim Gauck rom­pió un tabú, el de la con­ti­nui­dad del cri­men. Y el cora­je que demos­tró resul­ta aún más digno de elo­gio si se tie­ne en cuen­ta que en Ale­ma­nia exis­te una fuer­te pre­sen­cia tur­ca… y nin­gún elec­to­ra­do arme­nio.

JPEG - 19.4 KB
Como fun­cio­na­rio ejem­plar del II Reich, Rudolf Hob adqui­rió en Tur­quía la expe­rien­cia en mate­ria de geno­ci­dio que le per­mi­tió con­ver­tir­se en direc­tor del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz bajo el III Reich.

Hace mucho tiem­po que los his­to­ria­do­res com­pro­ba­ron el papel de los ale­ma­nes en el geno­ci­dio arme­nio. Se han publi­ca­do órde­nes de depor­ta­ción fir­ma­das por el vice­je­fe del esta­do mayor oto­mano, el gene­ral ale­mán Fritz Bron­sart von Sche­llen­dorf. El impe­rio ale­mán de Gui­ller­mo II ya había dado sus pri­me­ros pasos en mate­ria de geno­ci­dio en 1905 exter­mi­nan­do a los here­ros y los namas en el sudoes­te afri­cano –la actual Nami­bia. Duran­te el régi­men nazi, los ofi­cia­les ale­ma­nes que habían obser­va­do, par­ti­ci­pan­do a veces, el geno­ci­dio de los no musul­ma­nes en Tur­quía uti­li­za­ron la expe­rien­cia que allí habían adqui­ri­do. Ejem­plo de ello es el caso de Rudolf Hob: su padre par­ti­ci­pó en 1905 en el geno­ci­dio de los here­ros y en 1916 él mis­mo par­ti­ci­pó en el geno­ci­dio arme­nio, antes de con­ver­tir­se en coman­dan­te del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz –de 1940 a 1943– don­de masa­cró judíos, gita­nos y esla­vos.

Para com­pren­der y pre­ve­nir los geno­ci­dios, no pode­mos estu­diar­los des­de el pun­to de vis­ta de las víc­ti­mas sino tra­tan­do de enten­der la lógi­ca de los ver­du­gos.

Has­ta el pre­sen­te se con­si­de­ra –erró­nea­men­te– que los Jóve­nes Tur­cos y los nazis son los úni­cos res­pon­sa­bles de geno­ci­dios, come­ti­dos con­tra los arme­nios y los judíos. Pero la His­to­ria nos demues­tra que –antes y des­pués de ellos– otros com­par­tie­ron las ideo­lo­gías que con­du­je­ron a esos geno­ci­dios y tra­ta­ron de come­ter crí­me­nes simi­la­res.

Tam­bién con­tra­ria­men­te a la creen­cia gene­ral, no exis­ten ejem­plos de geno­ci­dios come­ti­dos en una sola vez ni con­tra una sola pobla­ción. Son crí­me­nes que siem­pre se desa­rro­llan duran­te lar­gos perio­dos de tiem­po y siem­pre con­tra varios gru­pos étni­cos. Es por con­si­guien­te fun­da­men­tal con­de­nar las pri­me­ras masa­cres y con­de­nar tam­bién las ideo­lo­gías sub­ya­cen­tes para impe­dir la con­ti­nua­ción de los geno­ci­dios.

<:ver_imprimer:> <:recommander:recommander:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] La Con­ven­ción de la ONU de 1948 defi­ne el geno­ci­dio más amplia­men­te como «actos come­ti­dos con la inten­ción de des­truir, total o par­cial­men­te, un gru­po nacio­nal, étni­co, racial o reli­gio­so» (según esa defi­ni­ción, el geno­ci­dio no impli­ca nece­sa­ria­men­te ase­si­na­to: bas­ta con este­ri­li­zar a una pobla­ción con inten­cio­nes de hacer­la des­apa­re­cer). En los últi­mos años, ese tér­mino ha toma­do un sen­ti­do com­ple­ta­men­te dife­ren­te, en fun­ción de los con­tex­tos. Para algu­nos, tie­ne una con­no­ta­ción pura­men­te cuan­ti­ta­ti­va y lo uti­li­zan para refe­rir­se a masa­cres masi­vas –como en el caso de la exter­mi­na­ción de pobla­cio­nes por las ham­bru­nas inhe­ren­tes al sis­te­ma eco­nó­mi­co. Para otros, prin­ci­pal­men­te juris­tas anglo­sa­jo­nes, su con­no­ta­ción sería exclu­si­va­men­te cua­li­ta­ti­va. En ese caso desig­na cual­quier ase­si­na­to pro­vo­ca­do por el odio, a con­di­ción de que se tra­te de odio de carác­ter racial o reli­gio­so –como ase­si­nar a una per­so­na por el color de su piel.

[2] Los tra­ba­jos del gene­ral Turek­ma­ni exis­ten sola­men­te en ára­be pero su hijo Ali Turek­ma­ni publi­có recien­te­men­te un estu­dio sobre su obra. Ese estu­dio, titu­la­do ¿Por qué Siria?, se halla actual­men­te en pro­ce­so de tra­duc­ción.

[3] «Con­dam­na­tion judi­ciai­re de Ber­nard Lewis», Réseau Vol­tai­re, 8 de junio de 2004.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *