“Cuen­tos de bru­jas”: Entre­vis­ta a Sil­via Fede­ri­ci- Veró­ni­ca Gago

CapitalistascontrabrujasSilviaFederici_largeEn su libro Cali­bán y la Bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria (Tin­ta Limón Edi­cio­nes, 2011), la femi­nis­ta ita­lia­na Sil­via Fede­ri­ci reto­ma la matan­za de bru­jas como fun­dan­te de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta que domes­ti­ca a las muje­res, impo­nién­do­les la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo como un tra­ba­jo for­za­do y sin remu­ne­ra­ción algu­na. Es en el modo en que se desa­rro­lla ese tra­ba­jo repro­duc­ti­vo don­de Fede­ri­ci con­si­de­ra que hay un cam­po de lucha cen­tral para el movi­mien­to de mujeres.

Esta no es una his­to­ria de hadas sino de puras bru­jas. Que, a su vez, se des­do­blan en otros per­so­na­jes, tam­bién feme­ni­nos y cer­ca­nos: la here­je, la curan­de­ra, la par­te­ra, la espo­sa des­obe­dien­te, la mujer que se ani­ma a vivir sola, la mujer obeah (prac­ti­can­te de magia secre­ta) que enve­ne­na­ba la comi­da del amo e ins­pi­ra­ba a los escla­vos a rebe­lar­se. El capi­ta­lis­mo, des­de sus orí­ge­nes, per­si­gue y com­ba­te a estas muje­res con saña y terror. La femi­nis­ta ita­lia­na Sil­via Fede­ri­ci, en su libro Cali­bán y la Bru­ja. Muje­res, cuer­po y acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria (Tin­ta Limón Edi­cio­nes), se hace pre­gun­tas fun­da­men­ta­les sobre esa figu­ra emble­má­ti­ca de lo feme­nino: ¿por qué el capi­ta­lis­mo, des­de su fun­da­ción, nece­si­ta hacer­les la gue­rra a esas muje­res? ¿Por qué la caza de bru­jas es una de las matan­zas más bru­ta­les y menos recor­da­das de la his­to­ria? ¿Qué se que­ría eli­mi­nar cuan­do se las con­de­na­ba a la hogue­ra? ¿Por qué pue­de tra­zar­se un para­le­lo entre ellas y las escla­vas negras de las plan­ta­cio­nes en América?

Sil­via Fede­ri­ci nació en Ita­lia, pero vive en Esta­dos Uni­dos des­de los años ’60. Allí desa­rro­lló su mili­tan­cia femi­nis­ta y su cola­bo­ra­ción con el movi­mien­to negro. Fue fun­da­do­ra de la Red Inter­na­cio­nal por el Sala­rio Domés­ti­co. Vivió y ense­ñó en Nige­ria duran­te los ’80, don­de tam­bién reali­zó un tra­ba­jo con orga­ni­za­cio­nes de muje­res y con­tra las polí­ti­cas de ajus­te estruc­tu­ral que se ensa­ya­ban enton­ces sobre Africa.

Su libro toma el títu­lo de dos per­so­na­jes de Sha­kes­pea­re: Cali­bán es el rebel­de anti­co­lo­nial, el tra­ba­ja­dor escla­vo que se resis­te; y la Bru­ja, que el escri­tor inglés deja­ba en segun­do plano, aquí cap­tu­ra la esce­na: su ani­qui­la­ción repre­sen­ta el ini­cio de la domes­ti­ca­ción de las muje­res, el robo de los sabe­res que daban auto­no­mía al par­to, la con­ver­sión de la mater­ni­dad en tra­ba­jo for­za­do, la deva­lua­ción del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo como no-tra­ba­jo, y la masi­fi­ca­ción de la pros­ti­tu­ción fren­te a la des­po­se­sión de tie­rras comu­ni­ta­rias. Ambos nom­bres, Cali­bán y la Bru­ja, sin­te­ti­zan la dimen­sión racis­ta y sexis­ta del dis­ci­pli­na­mien­to que el capi­tal pre­ten­de impo­ner sobre los cuer­pos, pero tam­bién las figu­ras ple­be­yas y des­obe­dien­tes des­de las cua­les se lo resiste.

A pro­pó­si­to de su lan­za­mien­to en la pró­xi­ma Feria del Libro de Bue­nos Aires, pre­sen­ta­mos una con­ver­sa­ción con esta entu­sias­ta y lúci­da lucha­do­ra, que tra­za una fle­cha entre la his­to­ria de las bru­jas y la dis­cu­sión sobre el tra­ba­jo domés­ti­co feme­nino, ya que para Fede­ri­ci, “las acti­vi­da­des aso­cia­das a la ‘repro­duc­ción’ siguen sien­do un terreno de lucha fun­da­men­tal para las muje­res ?como lo eran para el movi­mien­to femi­nis­ta de los años ’70- y un nexo de unión con la his­to­ria de las brujas”.

DE ITALIA A ESTADOS UNIDOS

Su depar­ta­men­to de Brooklyn está dis­pues­to para escri­bir, tra­ba­jar, inves­ti­gar. Cien­tos de pape­les y archi­vos se des­pa­rra­man por aquí y por allá, aun­que se advier­te un orden meticu­loso. Las fotos fami­lia­res y los afi­ches polí­ti­cos se alter­nan en las pare­des, tapi­za­das de color y de recuer­dos. Su coci­na, tal vez el úni­co espa­cio sin pape­les, es lumi­no­sa y ame­na para almor­zar unas pas­tas recién hechas por su mari­do, el filó­so­fo Geor­ge Caf­fen­tzis. La entre­vis­ta alter­na el ita­liano y el inglés, las dos len­guas en las que se mue­ve su biografía.

¿Cómo empie­za tu mili­tan­cia femi­nis­ta en Esta­dos Unidos?

-Lle­gué a Esta­dos Uni­dos en 1967. Aquí me invo­lu­cré con el movi­mien­to estu­dian­til, con el movi­mien­to con­tra la gue­rra. Ahí empe­zó tam­bién mi par­ti­ci­pa­ción en el Movi­mien­to por el Sala­rio al Tra­ba­jo Domés­ti­co y mi tra­ba­jo polí­ti­co a tiem­po com­ple­to como femi­nis­ta. En 1972 había­mos fun­da­do el Colec­ti­vo Femi­nis­ta Inter­na­cio­nal, que debía lan­zar la Cam­pa­ña por el Sala­rio para el Tra­ba­jo Domés­ti­co en el plano inter­na­cio­nal. En las raí­ces de mi femi­nis­mo está, en pri­mer lugar, mi expe­rien­cia de mujer cre­ci­da en una socie­dad repre­si­va como era la de Ita­lia en los años ’50: anti­co­mu­nis­ta, patriar­ca­lis­ta, cató­li­ca, y con el peso de la gue­rra. La Segun­da Gue­rra Mun­dial fue impor­tan­te para el cre­ci­mien­to del femi­nis­mo en Ita­lia por­que fue un momen­to de rup­tu­ra de la rela­ción de las muje­res con el Esta­do y con la fami­lia, por­que hizo enten­der a las muje­res que debían inde­pen­di­zar­se, que no podían poner su super­vi­ven­cia en manos de los hom­bres y de la fami­lia patriar­cal, y que no tenían que hacer más hijos para un Esta­do que des­pués los man­da­ba a masacrar.

¿Cuá­les son las raí­ces teóricas?

-Teó­ri­ca­men­te, mi femi­nis­mo ha sido una amal­ga­ma de temas que venían tan­to del movi­mien­to de la auto­no­mía obre­ra ita­lia­na y de los movi­mien­tos de los no asa­la­ria­dos, como del movi­mien­to anti­co­lo­nial y los movi­mien­tos por los dere­chos civi­les y por el Poder Negro (Black Power) en los Esta­dos Uni­dos. En los años ’70 tam­bién fui influen­cia­da por el Natio­nal Wel­fa­re Rights Move­ment (NWRO), que era un movi­mien­to de muje­res, en su mayo­ría negras, que lucha­ban por obte­ner sub­ven­cio­nes esta­ta­les para sus niños. Para noso­tras era un movi­mien­to femi­nis­ta, por­que esas muje­res que­rían demos­trar que el tra­ba­jo domés­ti­co y el cui­da­do de los niños es un tra­ba­jo social del cual todos los emplea­do­res se bene­fi­cian, y tam­bién que el Esta­do tenía obli­ga­cio­nes en la repro­duc­ción social. Nues­tro obje­ti­vo prin­ci­pal era demos­trar que el tra­ba­jo domés­ti­co no es un ser­vi­cio per­so­nal sino una ver­da­de­ra obra, por­que es el tra­ba­jo que sus­ten­ta todas las otras for­mas de tra­ba­jo, ya que es el tra­ba­jo que pro­du­ce la fuer­za de tra­ba­jo. Hici­mos con­fe­ren­cias, even­tos, mani­fes­ta­cio­nes, siem­pre con la idea de hacer ver el tra­ba­jo domés­ti­co en un sen­ti­do amplio: en su impli­ca­ción con la sexua­li­dad, en la rela­ción con los hijos, y siem­pre apun­tan­do a los fac­to­res de fon­do, a la nece­si­dad de cam­biar el con­cep­to de repro­duc­ción, y de colo­car esa cues­tión en el cen­tro del tra­ba­jo político.

POR EL SALARIO Y CONTRA EL SALARIO

¿Cómo es ese con­flic­to entre luchar por el sala­rio y luchar con­tra el salario?

-Nues­tra pers­pec­ti­va sos­te­nía que cuan­do las muje­res luchan por el sala­rio para el tra­ba­jo domés­ti­co, luchan tam­bién con­tra ese tra­ba­jo, en la medi­da en que el tra­ba­jo domés­ti­co pue­de con­ti­nuar como tal siem­pre y cuan­do no sea paga­do. Es como la escla­vi­tud. El pedi­do de sala­rio domés­ti­co des­na­tu­ra­li­za la escla­vi­tud feme­ni­na. Enton­ces el sala­rio no es el obje­ti­vo final, pero es un ins­tru­men­to, una estra­te­gia, para lograr un cam­bio en las rela­cio­nes de poder entre muje­res y capi­tal. El obje­ti­vo de nues­tra lucha era con­ver­tir una acti­vi­dad escla­vi­zan­te, explo­ta­do­ra, que esta­ba natu­ra­li­za­da por su carác­ter de no ser paga, en un tra­ba­jo social­men­te reco­no­ci­do; era sub­ver­tir una divi­sión sexual del tra­ba­jo basa­da en el poder del sala­rio mas­cu­lino para man­dar sobre el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo de las muje­res, lo que en Cali­bán y la Bru­ja lla­mo “el patriar­ca­do del sala­rio”. Al mis­mo tiem­po pro­po­nía­mos poder tras­cen­der toda la cul­pa­bi­li­za­ción que gene­ra­ba que sea con­si­de­ra­do siem­pre como una obli­ga­ción feme­ni­na, como una voca­ción femenina.

¿Hay un recha­zo y al mis­mo tiem­po una recon­si­de­ra­ción del tra­ba­jo doméstico?

-El recha­zo no es al tra­ba­jo de la repro­duc­ción mis­ma, pero sí es recha­zo de la con­di­ción en la cual todos, hom­bres y muje­res, debe­mos vivir la repro­duc­ción social, en la medi­da en que es repro­duc­ción para el mer­ca­do de tra­ba­jo y no para nosotras/​os mismas/​os. Una temá­ti­ca que era cen­tral para noso­tras era el carác­ter doble del tra­ba­jo de repro­duc­ción, que repro­du­ce la vida, la posi­bi­li­dad de vivir, la per­so­na y, al mis­mo tiem­po, repro­du­ce la fuer­za de tra­ba­jo: ésta es la razón por la cual es tan con­tro­la­do. La pers­pec­ti­va era que se tra­ta de un tra­ba­jo muy par­ti­cu­lar, y por tan­to la pre­gun­ta cla­ve cuan­do se tra­ta de repro­du­cir a una per­so­na es: ¿para qué o en fun­ción de qué se quie­re valorizarla/​o?, ¿valo­ri­zar­lo por sí misma/​o, o para el mer­ca­do? Hay que enten­der que la lucha de las muje­res por el tra­ba­jo domés­ti­co es una lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta cen­tral. Ver­da­de­ra­men­te lle­ga a la raíz de la repro­duc­ción social, por­que sub­vier­te la deva­lua­ción del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, sub­vier­te la escla­vi­tud en la que se basan las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, y sub­vier­te las rela­cio­nes de poder cons­trui­das sobre ellas en el cuer­po del proletariado.

¿Cómo se alte­ra el aná­li­sis sobre el capi­ta­lis­mo al poner el eje en el tra­ba­jo doméstico?

-Reco­no­cer que la fuer­za de tra­ba­jo no es una cosa natu­ral sino que debe pro­du­cir­se, sig­ni­fi­ca reco­no­cer que toda la vida devie­ne fuer­za pro­duc­ti­va, y que todas las rela­cio­nes fami­lia­res y sexua­les se con­vier­ten en rela­cio­nes de pro­duc­ción. Es decir que el capi­ta­lis­mo se desa­rro­lla no sólo den­tro de la fábri­ca sino en la socie­dad, que devie­ne fábri­ca de rela­cio­nes capi­ta­lis­tas, como terreno fun­da­men­tal de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Por eso, el dis­cur­so del tra­ba­jo domés­ti­co, de la dife­ren­cia de géne­ro, de las rela­cio­nes hombre/​mujer, de la cons­truc­ción del mode­lo feme­nino, es fun­da­men­tal. Hoy, por ejem­plo, mirar la glo­ba­li­za­ción des­de el pun­to de vis­ta del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo per­mi­te enten­der por qué, por pri­me­ra vez, son las muje­res las que lide­ran el pro­ce­so migra­to­rio. Per­mi­te enten­der que la glo­ba­li­za­ción y la libe­ra­li­za­ción de la eco­no­mía mun­dial han des­trui­do los sis­te­mas de repro­duc­ción de paí­ses de todo el mun­do, y por qué hoy son las muje­res quie­nes se van de sus comu­ni­da­des, de sus luga­res, para encon­trar medios de repro­duc­ción, y mejo­rar sus con­di­cio­nes de vida.

LA EXPERIENCIA DEL TERCER MUNDO

¿Cómo influ­ye en tus preo­cu­pa­cio­nes tu vida en Nige­ria en los años ’80?

-Fue muy impor­tan­te por­que ahí tomé con­tac­to con la reali­dad afri­ca­na, con el mun­do lla­ma­do “sub­de­sa­rro­lla­do”. Ha sido un gran pro­ce­so edu­ca­ti­vo. Estu­ve jus­to en un perío­do (1984−1986) de inten­so deba­te social, tam­bién en las uni­ver­si­da­des, sobre si endeu­dar­se o no con el FMI, tras el ini­cio de la gran cri­sis de la deu­da y el fin del perío­do de desa­rro­llo cons­trui­do con el boom del petró­leo. Vimos el ini­cio de la libe­ra­li­za­ción y las pri­me­ras con­se­cuen­cias de este pro­gra­ma para la socie­dad y tam­bién para la escue­la: los gran­des cam­bios sobre el gas­to públi­co, el cor­te de sub­si­dios para la salud y la edu­ca­ción, y el comien­zo de toda una serie de luchas estu­dian­ti­les con­tra el FMI y su pro­gra­ma de ajus­te estruc­tu­ral. Era cla­ro que no se tra­ta­ba sólo de un con­flic­to pro­vo­ca­do por la mise­ria sino, tam­bién, de una pro­tes­ta con­tra un pro­gra­ma de reco­lo­ni­za­ción polí­ti­ca. Vimos níti­da­men­te cómo se esta­ba dan­do una nue­va divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo que impli­ca­ba una reco­lo­ni­za­ción capi­ta­lis­ta de estos países.

Hay una temá­ti­ca de los bie­nes comu­nes y, en par­ti­cu­lar, de la tie­rra que tam­bién sur­ge entonces…

-Sí. La otra cosa impor­tan­te que apren­dí en Nige­ria fue la cues­tión de la tie­rra. Una gran par­te de la pobla­ción vivía de la tie­rra bajo el régi­men de pro­pie­dad comu­nal. Para las muje­res en par­ti­cu­lar, el acce­so a la tie­rra sig­ni­fi­ca­ba la posi­bi­li­dad de ampliar sus medios de sub­sis­ten­cia, la posi­bi­li­dad de repro­du­cir­se a sí mis­mas y a sus fami­lias sin depen­der del mer­ca­do. Esto es algo que ha deve­ni­do una par­te impor­tan­te de mi com­pren­sión del mun­do. Mi estan­cia en Nige­ria tam­bién amplió mi com­pren­sión de la cues­tión de la ener­gía, del petró­leo, y de la gue­rra que esta­ba dán­do­se en el mun­do impul­sa­da por las com­pa­ñías petro­le­ras. En Nige­ria se hizo en los ’80 lo que pasó en Euro­pa una déca­da des­pués: pri­me­ro un empo­bre­ci­mien­to de la uni­ver­si­dad públi­ca para lue­go trans­for­mar­la en un sen­ti­do cor­po­ra­ti­vo, por el cual el cono­ci­mien­to que se pro­du­ce está úni­ca­men­te orien­ta­do por el mer­ca­do y se des­pre­cia todo lo que no ten­ga ese signo.

¿Que son los bie­nes comu­nes? ¿De dón­de sur­ge el dis­cur­so de defen­sa de los bie­nes comunes?

-En el dis­cur­so de los movi­mien­tos de los años ’60 y ’70 no exis­tía el con­cep­to de “común”. Se lucha­ba por muchas cosas, pero no por lo común tal como lo enten­de­mos aho­ra. Esta noción es un resul­ta­do de las pri­va­ti­za­cio­nes, del inten­to de apro­pia­ción y mer­can­ti­li­za­ción total del cuer­po, del cono­ci­mien­to, de la tie­rra, del aire y del agua. Esto ha crea­do no sólo una reac­ción sino una nue­va con­cien­cia polí­ti­ca de hecho, liga­da a la idea de nues­tra vida común, y pro­vo­có una refle­xión sobre la dimen­sión comu­ni­ta­ria de nues­tras vidas. Enton­ces hay una rela­ción o corres­pon­den­cia muy fuer­te entre expro­pia­ción, pro­duc­ción de común, y la impor­tan­cia de lo común como con­cep­to de vida, de las rela­cio­nes sociales.

¿Qué influen­cia tie­nen las teo­ri­za­cio­nes femi­nis­tas sobre esta cues­tión de lo común?

-For­mu­lar lo común des­de un pun­to de vis­ta femi­nis­ta es cru­cial por­que las muje­res actual­men­te son quie­nes más han inver­ti­do en la defen­sa de los recur­sos comu­nes y en la cons­truc­ción de for­mas más amplias de las coope­ra­cio­nes socia­les. En todo el mun­do ellas son pro­duc­to­ras agrí­co­las de sub­sis­ten­cias, son aque­llas que pagan el mayor cos­to cuan­do se pri­va­ti­za la tie­rra; en Afri­ca por ejem­plo, el 80 por cien­to de la agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia está hecha por muje­res y, por tan­to, la exis­ten­cia de una pro­pie­dad comu­nal de la tie­rra y del agua es fun­da­men­tal para ellas. Por últi­mo, el pun­to de vis­ta femi­nis­ta se ocu­pa de la orga­ni­za­ción de la comu­ni­dad y de la casa. Por­que una cosa que me sor­pren­de es que en todas las dis­cu­sio­nes sobre lo común se habla de la tie­rra y de Inter­net, ¡pero no se men­cio­na la casa! El movi­mien­to femi­nis­ta en el que yo me ini­cié habla­ba siem­pre de la sexua­li­dad, de los niños y de la casa. Y lue­go, toda la tra­di­ción femi­nis­ta, socia­lis­ta utó­pi­ca y anár­qui­ca me intere­sa mucho, por cómo abor­da estos temas. Hay que hacer un dis­cur­so sobre la casa, sobre el terri­to­rio, sobre la fami­lia, y poner­lo al cen­tro de la polí­ti­ca de lo común. Hoy vemos la nece­si­dad de prác­ti­cas que creen nue­vos mode­los comunitarios.

¿A qué te referís?

-Por ejem­plo, aho­ra en Esta­dos Uni­dos hay milla­res de per­so­nas que viven en la calle, en una suer­te de cam­pa­men­tos, por la polí­ti­ca cre­cien­te de des­alo­jos. Actual­men­te hay cam­pa­men­tos en Cali­for­nia por la cri­sis de las vivien­das. Es un momen­to en el cual la estruc­tu­ra de la rela­ción social coti­dia­na se va des­ha­cien­do, y exis­te la posi­bi­li­dad de una for­ma de socia­bi­li­dad y coope­ra­ción nue­va. Creo que en este sen­ti­do fue fun­da­men­tal lo que se vio del movi­mien­to de des­ocu­pa­dos de la Argen­ti­na, como momen­to en el que muchas per­so­nas nece­si­ta­ron poner su vida en común. Eso es exac­ta­men­te la rein­ven­ción de la prác­ti­ca comunitaria.

AQUELARRES

¿Cómo sin­te­ti­za­rías el obje­ti­vo de la caza de brujas?

-La caza de bru­jas fue ins­tru­men­tal a la cons­truc­ción de un orden patriar­cal en el que los cuer­pos de las muje­res, su tra­ba­jo, sus pode­res sexua­les y repro­duc­ti­vos fue­ron colo­ca­dos bajo el con­trol del Esta­do y trans­for­ma­dos en recur­sos eco­nó­mi­cos. Esto quie­re decir que los caza­do­res de bru­jas esta­ban menos intere­sa­dos en el cas­ti­go de cual­quier trans­gre­sión espe­cí­fi­ca, que en la eli­mi­na­ción de for­mas gene­ra­li­za­das de com­por­ta­mien­to feme­nino que ya no tole­ra­ban y que tenían que pasar a ser vis­tas como abo­mi­na­bles ante los ojos de la población.

Por eso la acu­sa­ción era exten­si­ble a miles de mujeres…

-La acu­sa­ción de bru­je­ría cum­plió una fun­ción simi­lar a la que cum­ple la “trai­ción” ‑que, de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, fue intro­du­ci­da en el códi­go legal inglés en esos años- y la acu­sa­ción de “terro­ris­mo” en nues­tra épo­ca. La vague­dad de la acu­sa­ción ‑el hecho de que fue­ra impo­si­ble pro­bar­la, mien­tras que al mis­mo tiem­po evo­ca­ba el máxi­mo horror- impli­ca­ba que pudie­ra ser uti­li­za­da para cas­ti­gar cual­quier tipo de pro­tes­ta, con el fin de gene­rar sos­pe­cha inclu­so sobre los aspec­tos más corrien­tes de la vida cotidiana.

¿Pue­de decir­se que en su per­se­cu­ción se jue­ga una gran bata­lla con­tra la auto­no­mía de las mujeres?

-Del mis­mo modo que los cer­ca­mien­tos expro­pia­ron las tie­rras comu­na­les al cam­pe­si­na­do, la caza de bru­jas expro­pió los cuer­pos de las muje­res, los cua­les fue­ron así “libe­ra­dos” de cual­quier obs­tácu­lo que les impi­die­ra fun­cio­nar como máqui­nas para pro­du­cir mano de obra. La ame­na­za de la hogue­ra eri­gió barre­ras for­mi­da­bles alre­de­dor de los cuer­pos de las muje­res, mayo­res que las levan­ta­das cuan­do las tie­rras comu­nes fue­ron cer­ca­das. De hecho, pode­mos ima­gi­nar el efec­to que tuvo en las muje­res el hecho de ver a sus veci­nas, ami­gas y parien­tes ardien­do en la hogue­ra y dar­se cuen­ta de que cual­quier ini­cia­ti­va anti­con­cep­ti­va por su par­te podría ser per­ci­bi­da como el pro­duc­to de una per­ver­sión demoníaca.

Fuen­te: Lobo Suel­to!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *