¡Al Cara­jo el Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano!- Felix Caba­lle­ro Escalante

Por: Felix Caba­lle­ro Escalante

Nues­tra Amé­ri­ca está vivien­do una épo­ca de defi­ni­cio­nes don­de las con­tra­dic­cio­nes entre el Boli­va­ria­nis­mo y Pan­ame­ri­ca­nis­mo se han pro­fun­di­za­do a tal pun­to que el Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano, here­de­ro de la Doc­tri­na Mon­roe pro­mo­vi­da por EEUU des­de 1823, lle­gó a un estan­ca­mien­to sin pre­ce­den­tes, mues­tra de ello es que ni en la VI Cum­bre de las Amé­ri­cas en Car­ta­ge­na ni en la actual Cum­bre en Pana­má habrá decla­ra­ción final por las posi­cio­nes de EEUU y Cana­dá, con­tra­rias al blo­que nuestroamericano.

Den­tro de la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas en Pana­má el Depar­ta­men­to de Esta­do pre­ten­de mos­trar su más­ca­ra ami­ga­ble a los veci­nos del “patio tra­se­ro”, pro­mo­vien­do la ini­cia­ti­va de rein­cor­po­rar a Cuba al sis­te­ma regio­nal con el fin de ganar legi­ti­mi­dad entre los gobier­nos de la región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña en medio de su accio­nar beli­ge­ran­te en con­tra de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y más allá, en con­tra del pro­yec­to de inte­gra­ción bolivariano.

Somos tes­ti­gos del esfuer­zo de los orga­ni­za­do­res de la Cum­bre de Pana­má, quie­nes garan­ti­za­ron una amplia con­vo­ca­to­ria de los sec­to­res de la dere­cha más recal­ci­tran­te del con­ti­nen­te, entre ellos, los mer­ce­na­rios cuba­nos Gui­ller­mo Fari­ñas y Félix Rodrí­guez, así como las pro­mo­to­ras vene­zo­la­nas de la cam­pa­ña “La Sali­da” María Cori­na Macha­do y Lilian Tin­to­ri. Ade­más, están pre­sen­tes ONG’s sub­si­dia­das por las ins­ti­tu­cio­nes guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses NED y USAID como el Foro de Pro­mo­ción Demo­crá­ti­ca Con­ti­nen­tal, Coun­cil for a Com­mu­nity of Demo­cra­cies (CCD), Part­ners of the Amé­ri­cas, entre otros, con el fin de asu­mir su rol de jue­ces morales.

¿Por qué el Depar­ta­men­to de Esta­do actúa de mane­ra defen­si­va en el seno de su pro­pio Minis­te­rio de la Colo­nia, tam­bién cono­ci­da como Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA)? ¿Cuál es la razón de este esfuer­zo extraordinario?

Tene­mos que enfo­car el aná­li­sis en el camino que nos lle­va has­ta esta sép­ti­ma Cum­bre de las Amé­ri­cas, pues­to que Nues­tra Amé­ri­ca se encuen­tra madu­ran­do un camino pro­pio de inte­gra­ción des­de el 2004, cons­tru­yen­do diver­sos sis­te­mas mul­ti­la­te­ra­les basa­dos en la soli­da­ri­dad y coope­ra­ción como la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de Comer­cio entre los Pue­blos (ALBA – TCP), Petro­Ca­ri­be, Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR) y Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC) don­de se encuen­tran 33 Esta­dos miem­bros en tér­mi­nos de iguales.

Des­de la insu­bor­di­na­ción del Coman­dan­te Hugo Chá­vez en Qué­bec – Cana­dá en el año 2001 en el seno de la III Cum­bre de las Amé­ri­cas, cuan­do reali­zó una reser­va con res­pec­to a la pro­pues­ta del Área del Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas (ALCA), sen­ten­ció a este pro­yec­to neo­li­be­ral al fra­ca­so. Hace 10 años en Mar de Pla­ta – Argen­ti­na, con el “ALCA ALCA AL CARAJO” que decla­mó el líder boli­va­riano en el mar­co de la IV Cum­bre de las Amé­ri­cas se mate­ria­li­zó el derro­ca­mien­to de dicho pro­yec­to de reco­lo­ni­za­ción continental.

A pesar de que algu­nos paí­ses de la región cómo Bra­sil, Uru­guay y Argen­ti­na, que han sido fun­da­men­ta­les en la nue­va inte­gra­ción boli­va­ria­na, están viran­do la mira­da (algu­nos más tími­dos que otros) hacia la Alian­za del Pací­fi­co pro­mo­vi­da des­de el nor­te a fin de vita­li­zar los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio (TLC). Lle­ga­mos una déca­da des­pués a la iner­cia e incom­pa­ti­bi­li­dad del sis­te­ma inter­ame­ri­cano con res­pec­to a la agen­da nues­tro­ame­ri­ca­na, cau­sa­da por la incohe­ren­cia de la polí­ti­ca de EEUU con los prin­ci­pios que pro­mul­ga a tra­vés del mar­co jurí­di­co de la OEA, quien a pesar de vana­glo­riar­se como el máxi­mo pro­mo­tor de los Dere­chos Huma­nos y la Demo­cra­cia ha vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te el mar­co jurí­di­co inter­na­cio­nal que legis­la sobre estos temas.

Aquí no hay espa­cio para medias tin­tas, sin impor­tar que aún Nues­tra Amé­ri­ca no ha homo­lo­ga­do los cri­te­rios para deci­dir qué sis­te­ma eco­nó­mi­co es el ideal y, nos fal­ta mucho camino para alcan­zar un sis­te­ma de inte­gra­ción que sus­ti­tu­ya en todos sus ámbi­tos al pan­ame­ri­ca­nis­mo, es un pro­ce­so crea­dor y peda­gó­gi­co que tie­ne que rea­li­zar­se, para poder garan­ti­zar una unión genui­na, den­tro del cual se desa­rro­lle un diá­lo­go horizontal.

Tene­mos que dar­nos la opor­tu­ni­dad de sen­tar­nos en una mis­ma mesa sin agen­tes extra­ños, mirar­nos a la cara y a tra­vés del diá­lo­go de igua­les ir con­for­man­do el sis­te­ma nues­tro­ame­ri­cano, un sis­te­ma que acep­te la plu­ri­na­cio­na­li­dad, la plu­ri­cul­tu­ra­li­dad y la pluripolaridad.

Es hora de cons­truir una nue­va agen­da Nues­tro­ame­ri­ca­na, basa­da en las ideas inde­pen­den­tis­tas de Fran­cis­co de Miran­da, Simón Bolí­var, José Ger­va­sio Arti­gas, José de San Mar­tín y José Mar­tí que se dis­tan­cian de los pro­yec­tos eco­nó­mi­cos de EEUU que bus­can desa­rro­llar­se a cos­ta de la imple­men­ta­ción de los TLC y la re-pri­ma­ri­za­ción de las eco­no­mías suramericanas.

Es impo­si­ble man­te­ner un diá­lo­go de igua­les con EEUU en el mar­co del pan­ame­ri­ca­nis­mo y en medio de nume­ro­sas bases mili­ta­res ins­ta­la­das en paí­ses nues­tro­ame­ri­ca­nos. Es impo­si­ble defen­der los Dere­chos Huma­nos y la Demo­cra­cia mien­tras estos dos prin­ci­pios sigan con­ci­bién­do­se bajo la visión de la Car­ta Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, don­de estos se asu­men des­de la pers­pec­ti­va pri­va­da y la demo­cra­cia des­de el sis­te­ma repre­sen­ta­ti­vo. Es impo­si­ble que se defien­da la liber­tad de expre­sión en el mar­co de la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa (SIP) cons­ti­tui­da por los due­ños de las trans­na­cio­na­les de comu­ni­ca­ción ame­ri­ca­nas. Es impo­si­ble que con­vi­van dife­ren­tes sis­te­mas polí­ti­cos den­tro del con­ti­nen­te ame­ri­cano mien­tras el pan­ame­ri­ca­nis­mo siga rigien­do las rela­cio­nes intra-regio­na­les, por lo tan­to, no hay cabi­da de una Cuba comu­nis­ta, de un Puer­to Rico inde­pen­dien­te o de una Vene­zue­la boli­va­ria­na sin otor­gar con­ce­sio­nes y subor­di­nar­nos al orden anglo-ame­ri­cano. Ten­ga­mos pre­sen­te que el impe­ria­lis­mo es con­tra­rio a la iden­ti­dad y la nacio­na­li­dad, dos ele­men­tos que cons­ti­tu­yen la base de la inde­pen­den­cia regional.

La his­to­ria nos exi­ge desa­rro­llar el mar­co doc­tri­na­rio de una nue­va diplo­ma­cia de los pue­blos, de un nue­vo Sis­te­ma Nues­tro­ame­ri­cano de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les que se base en los prin­ci­pios de no inje­ren­cia y auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos para que estos, a su vez, pro­mue­van un ambien­te demo­crá­ti­co entre los Esta­dos sobe­ra­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, ini­cia­ti­va que ha sido pro­mo­vi­da por Vene­zue­la y que es lega­do del Coman­dan­te Chá­vez. Esa es la ver­da­de­ra ame­na­za que repre­sen­ta nues­tro país para EEUU, Nues­tra Amé­ri­ca uni­da con­tra la hege­mo­nía imperialista.

No es for­tui­to que el Liber­ta­dor haya exclui­do a EEUU del Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má en 1826, y tam­po­co es casual el hecho de que éste país ha pro­mo­vi­do la bal­ca­ni­za­ción de la región des­de antes de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Pan­ame­ri­ca­na en 1889. Esta ten­sión demues­tra la incom­pa­ti­bi­li­dad de ambas concepciones.

La rein­cor­po­ra­ción de Cuba (por demás, fal­sa) no es una con­ce­sión de EEUU, es la mani­fes­ta­ción de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que exi­gen dig­ni­dad y res­pe­to, de la mis­ma for­ma que se pro­mue­ve des­de la Secre­ta­ria Gene­ral de UNASUR la des­mi­li­ta­ri­za­ción de Sura­mé­ri­ca y el Cari­be por con­si­de­rar­se una Zona de Paz.

Esta caó­ti­ca VII Cum­bre de las Amé­ri­cas, un sín­to­ma de la pudri­ción del Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano, demues­tra que la cómo­da diplo­ma­cia de cóc­tel don­de las oli­gar­quías se ponían de acuer­do a la espal­da del inte­rés gene­ral del pue­blo que­dó atrás y aho­ra exis­te un blo­que nues­tro­ame­ri­cano que plan­tea una posi­ción con­jun­ta y gene­ra espa­cios de dis­cu­sión más amplios y diver­sos, como lo es la Cum­bre de los Pue­blos que dispu­ta la legi­ti­mi­dad con la Cum­bre oficial.

Se sien­te la deses­pe­ra­ción de EEUU de reto­mar la con­duc­ción de la Agen­da Lati­no­ame­ri­ca­na, esto se evi­den­cia aún más lue­go del 9 de mar­zo de este año, fecha en que se pro­mul­ga la Orden Eje­cu­ti­va que la Casa Blan­ca dis­pu­so en con­tra de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. El boli­va­ria­nis­mo se encuen­tra sobre­po­nién­do­se al pan­ame­ri­ca­nis­mo, por lo tan­to, la liber­tad aven­ta­ja al impe­ria­lis­mo y la razón se con­so­li­da ante la mani­pu­la­ción, es por eso que se pre­sen­ta nece­sa­rio cons­truir una posi­ción común en con­tra de las polí­ti­cas inje­ren­cis­tas y ase­gu­rar la segun­da y defi­ni­ti­va independencia.

Diga­mos pues ¡Al Cara­jo! A la OEA y al Pan­ame­ri­ca­nis­mo y labre­mos con nues­tras pro­pias manos el mar­co jurí­di­co inter­na­cio­nal que regu­le nues­tro hacer en las rela­cio­nes internacionales

“Des­pués de este her­ma­na­mien­to de las nacio­nes latinas,y sólo des­pués de esto, podía­mos aspi­rar a una unión fra­ter­nal con la otra Amé­ri­ca, ladel Nor­te». Jose M.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *