Raúl: Vini­mos a cum­plir el man­da­to de Mar­tí con la liber­tad con­quis­ta­da con nues­tras pro­pias manos

El Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros agra­de­ció la soli­da­ri­dad de todos los paí­ses de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que hizo posi­ble que Cuba par­ti­ci­pa­ra en pie de igual­dad en este foro hemis­fé­ri­co, y al Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Pana­má por la invi­ta­ción y por los minu­tos con­ce­di­dos

Raúl Castro -Cumbre de las Américas

Foto: cum​bre​de​la​sa​me​ri​cas​.pa

El Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, afir­mó este sába­do que Cuba fue a la VII Cum­bre de las Amé­ri­cas a cum­plir el man­da­to de Mar­tí con la liber­tad con­quis­ta­da con nues­tras pro­pias manos.

Agra­de­ció la soli­da­ri­dad de todos los paí­ses de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be que hizo posi­ble que Cuba par­ti­ci­pa­ra en pie de igual­dad en este foro hemis­fé­ri­co, y al Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Pana­má por la invi­ta­ción y por los minu­tos con­ce­di­dos, que “tan­tos años de ausen­cia” en estas citas jus­ti­fi­ca­ba que se exten­die­ra un poco más que los ocho esta­ble­ci­dos para hablar en la sesión.

Sos­tu­vo que cuan­do los días 2 y 3 de diciem­bre del 2011 se creó la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños, en Cara­cas, se inau­gu­ró una nue­va eta­pa en la his­to­ria de Nues­tra Amé­ri­ca, que hizo paten­te su bien gana­do dere­cho a vivir en paz y a desa­rro­llar­se como deci­dan libre­men­te sus pue­blos y se tra­zó para el futu­ro un camino de desa­rro­llo e inte­gra­ción, basa­da en la coope­ra­ción, la soli­da­ri­dad y la volun­tad común de pre­ser­var la inde­pen­den­cia, sobe­ra­nía e iden­ti­dad.

El ideal de Simón Bolí­var de crear una “gran Patria Ame­ri­ca­na” ins­pi­ró ver­da­de­ras epo­pe­yas inde­pen­den­tis­tas, dijo.

En el año 1800, se pen­só en agre­gar a Cuba a la Unión del nor­te como el lími­te sur del exten­so impe­rio. En el siglo XIX, sur­gie­ron la Doc­tri­na del Des­tino Mani­fies­to con el pro­pó­si­to de domi­nar las Amé­ri­cas y al mun­do, y la idea de la Fru­ta Madu­ra para la gra­vi­ta­ción inevi­ta­ble de Cuba hacia la Unión nor­te­ame­ri­ca­na, que des­de­ña­ba el naci­mien­to y desa­rro­llo de un pen­sa­mien­to pro­pio y eman­ci­pa­dor.

Afir­mó que des­pués, median­te gue­rras, con­quis­tas e inter­ven­cio­nes, esta fuer­za expan­sio­nis­ta y hege­mó­ni­ca des­po­jó de terri­to­rios a Nues­tra Amé­ri­ca y se exten­dió has­ta el Río Bra­vo.

Lue­go de lar­gas luchas que se frus­tra­ron, José Mar­tí orga­ni­zó la “gue­rra nece­sa­ria” y creó el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Cubano para con­du­cir­la y fun­dar una Repú­bli­ca “con todos y para el bien de todos”, que se pro­pu­so alcan­zar “la dig­ni­dad ple­na del hom­bre”.

Al defi­nir con cer­te­za y anti­ci­pa­ción los ras­gos de su épo­ca, Mar­tí se con­sa­gra al deber “de impe­dir a tiem­po con la inde­pen­den­cia de Cuba que se extien­dan por las Anti­llas los Esta­dos Uni­dos y cai­gan, con esa fuer­za más, sobre nues­tras tie­rras de Amé­ri­ca”.

Nues­tra Amé­ri­ca es para él la del crio­llo, del indio, la del negro y del mula­to, la Amé­ri­ca mes­ti­za y tra­ba­ja­do­ra que tenía que hacer cau­sa común con los opri­mi­dos y saquea­dos. Aho­ra, más allá de la geo­gra­fía, este es un ideal que comien­za a hacer­se reali­dad, expli­có Raúl.

Aña­dió que hace 117 años, el 11 de abril de 1898, el enton­ces Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos soli­ci­tó al Con­gre­so auto­ri­za­ción para inter­ve­nir mili­tar­men­te en la gue­rra de inde­pen­den­cia, ya gana­da con ríos de san­gre cuba­na, y este emi­tió su enga­ño­sa Reso­lu­ción Con­jun­ta, que reco­no­cía la inde­pen­den­cia de la isla “de hecho y de dere­cho”. Entra­ron como alia­dos y se apo­de­ra­ron del país como ocu­pan­tes.

Se impu­so a Cuba un apén­di­ce a su Cons­ti­tu­ción, la Enmien­da Platt, que la des­po­jó de su sobe­ra­nía, auto­ri­za­ba al pode­ro­so vecino a inter­ve­nir en los asun­tos inter­nos y dio ori­gen a la Base Naval de Guan­tá­na­mo, la cual toda­vía usur­pa par­te de nues­tro terri­to­rio. En ese perio­do, se incre­men­tó la inva­sión del capi­tal nor­te­ño, hubo dos inter­ven­cio­nes mili­ta­res y el apo­yo a crue­les dic­ta­du­ras.

Recor­dó que en esa épo­ca pre­do­mi­nó hacia Amé­ri­ca Lati­na la “polí­ti­ca de las caño­ne­ras” y lue­go del “Buen Vecino”. Suce­si­vas inter­ven­cio­nes derro­ca­ron gobier­nos demo­crá­ti­cos e ins­ta­la­ron terri­bles dic­ta­du­ras en 20 paí­ses, 12 de ellas de for­ma simul­tá­nea, fun­da­men­tal­men­te en Suda­mé­ri­ca, que ase­si­na­ron a cien­tos de miles de per­so­nas. El Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de nos legó un ejem­plo impe­re­ce­de­ro.

Asi­mis­mo, sos­tu­vo que hace exac­ta­men­te 13 años, se pro­du­jo el gol­pe de esta­do con­tra el entra­ña­ble Pre­si­den­te Hugo Chá­vez Frías que el pue­blo derro­tó y que des­pués vino el gol­pe petro­le­ro.

El 1ro. de enero de 1959, 60 años des­pués de la entra­da de los sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos en La Haba­na, triun­fó la Revo­lu­ción cuba­na y el Ejér­ci­to Rebel­de coman­da­do por Fidel Cas­tro Ruz lle­gó a la capi­tal.

El 6 de abril de 1960, ape­nas un año des­pués del triun­fo, el sub­se­cre­ta­rio de esta­do Lés­ter Mallory escri­bió en un per­ver­so memo­ran­do, des­cla­si­fi­ca­do dece­nas de años des­pués, que “la mayo­ría de los cuba­nos apo­ya a Cas­tro… No hay una opo­si­ción polí­ti­ca efec­ti­va. El úni­co medio pre­vi­si­ble para res­tar­le apo­yo interno es a tra­vés del des­en­can­to y el des­alien­to basa­dos en la insa­tis­fac­ción y las penu­rias eco­nó­mi­cas (…) debi­li­tar la vida eco­nó­mi­ca (…) y pri­var a Cuba de dine­ro y sumi­nis­tros con el fin de redu­cir los sala­rios nomi­na­les y reales, pro­vo­car ham­bre, deses­pe­ra­ción y el derro­ca­mien­to del gobierno”, citó el Gene­ral de Ejér­ci­to.

Tam­bién ahon­dó en que los cuba­nos hemos sopor­ta­do gran­des penu­rias. El 77 % de la pobla­ción cuba­na nació bajo los rigo­res que impo­ne el blo­queo. “Pero nues­tras con­vic­cio­nes patrió­ti­cas pre­va­le­cie­ron. La agre­sión aumen­tó la resis­ten­cia y ace­le­ró el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Aquí esta­mos con la fren­te en alto y la dig­ni­dad intac­ta”, sub­ra­yó.

Cuan­do ya había­mos pro­cla­ma­do el socia­lis­mo y el pue­blo había com­ba­ti­do en Pla­ya Girón para defen­der­lo, el Pre­si­den­te Ken­nedy fue ase­si­na­do pre­ci­sa­men­te en el momen­to en que el líder de la Revo­lu­ción cuba­na Fidel Cas­tro reci­bía un men­sa­je suyo bus­can­do ini­ciar el diá­lo­go, con­ti­nuó dicien­do.

Afir­mó que des­pués de la Alian­za para el Pro­gre­so y de haber paga­do varias veces la deu­da exter­na sin evi­tar que esta se siga mul­ti­pli­can­do, se nos impu­so un neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je y glo­ba­li­za­dor, como expre­sión del impe­ria­lis­mo en esta épo­ca, que dejó una déca­da per­di­da en la región.

La pro­pues­ta enton­ces de una “aso­cia­ción hemis­fé­ri­ca madu­ra” resul­tó el inten­to de impo­ner­nos el Área de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas (ALCA), aso­cia­do al sur­gi­mien­to de estas Cum­bres, que hubie­ra des­trui­do la eco­no­mía, la sobe­ra­nía y el des­tino común de nues­tras nacio­nes, si no se le hubie­ra hecho nau­fra­gar en el 2005, en Mar del Pla­ta, bajo el lide­raz­go de los Pre­si­den­tes Chá­vez, Kirch­ner y Lula. Un año antes, Chá­vez y Fidel habían hecho nacer la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na, hoy Alian­za Boli­va­ria­na Para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca.

En otro momen­to de su dis­cur­so, el Gene­ral de Ejér­ci­to afir­mó que le ha expre­sa­do y le reite­ra­ba aho­ra al Pre­si­den­te Barack Oba­ma nues­tra dis­po­si­ción al diá­lo­go res­pe­tuo­so y a la con­vi­ven­cia civi­li­za­da entre ambos Esta­dos den­tro de nues­tras pro­fun­das dife­ren­cias.

Con­si­de­ró que el Pre­si­den­te Oba­ma es un hom­bre hones­to y cree que su for­ma de ser obe­de­ce a su ori­gen humil­de. Pero nor­ma­li­zar las rela­cio­nes es una cosa y el blo­queo es otra.

Apre­ció como un paso posi­ti­vo su recien­te decla­ra­ción de que deci­di­rá rápi­da­men­te sobre la pre­sen­cia de Cuba en una lis­ta de paí­ses patro­ci­na­do­res del terro­ris­mo en la que nun­ca debió estar.

Has­ta hoy, el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro se apli­ca en toda su inten­si­dad con­tra la isla, pro­vo­ca daños y caren­cias al pue­blo y es el obs­tácu­lo esen­cial al desa­rro­llo de nues­tra eco­no­mía. Cons­ti­tu­ye una vio­la­ción del Dere­cho Inter­na­cio­nal y su alcan­ce extra­te­rri­to­rial afec­ta los intere­ses de todos los Esta­dos, sub­ra­yó.

“Hemos expre­sa­do públi­ca­men­te al Pre­si­den­te Oba­ma, quien tam­bién nació bajo la polí­ti­ca de blo­queo a Cuba y al ser elec­to la here­dó de 10 Pre­si­den­tes, nues­tro reco­no­ci­mien­to por su valien­te deci­sión de invo­lu­crar­se en un deba­te con el Con­gre­so de su país para poner­le fin”.

Este y otros ele­men­tos debe­rán ser resuel­tos en el pro­ce­so hacia la futu­ra nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes bila­te­ra­les.

Por nues­tra par­te, con­ti­nua­re­mos enfras­ca­dos en el pro­ce­so de actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano con el obje­ti­vo de per­fec­cio­nar nues­tro socia­lis­mo, avan­zar hacia el desa­rro­llo y con­so­li­dar los logros de una Revo­lu­ción que se ha pro­pues­to “con­quis­tar toda la jus­ti­cia”.

Tam­bién rati­fi­có que Vene­zue­la no es ni pue­de ser una ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal de una super­po­ten­cia como los Esta­dos Uni­dos y cali­fi­có de posi­ti­vo que el Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano lo haya reco­no­ci­do.

“Debo reafir­mar todo nues­tro apo­yo, de mane­ra resuel­ta y leal, a la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, al gobierno legí­ti­mo y a la unión cívi­co-mili­tar que enca­be­za el Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, al pue­blo boli­va­riano y cha­vis­ta que lucha por seguir su pro­pio camino y enfren­ta inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción y san­cio­nes uni­la­te­ra­les que recla­ma­mos sean levan­ta­das, que la Orden Eje­cu­ti­va sea dero­ga­da, lo que sería apre­cia­do por nues­tra Comu­ni­dad como una con­tri­bu­ción al diá­lo­go y al enten­di­mien­to hemis­fé­ri­co”.

De igual for­ma expre­só su apo­yo a los esfuer­zos de la Repú­bli­ca Argen­ti­na para recu­pe­rar las Islas Mal­vi­nas, las Geor­gias del Sur y las Sand­wich del Sur, y a su legí­ti­ma lucha en defen­sa de su sobe­ra­nía finan­cie­ra.

Segui­re­mos apo­yan­do las accio­nes de la Repú­bli­ca del Ecua­dor fren­te a las empre­sas trans­na­cio­na­les que pro­vo­can daños eco­ló­gi­cos a su terri­to­rio y pre­ten­den impo­ner­le con­di­cio­nes abu­si­vas, agre­gó.

Segui­da­men­te reco­no­ció la con­tri­bu­ción de Bra­sil, y de la Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, al for­ta­le­ci­mien­to de la inte­gra­ción regio­nal y al desa­rro­llo de polí­ti­cas socia­les que tra­je­ron avan­ces y bene­fi­cios a amplios sec­to­res popu­la­res las cua­les, den­tro de la ofen­si­va con­tra diver­sos gobier­nos de izquier­da de la región, se pre­ten­de rever­tir.

Dijo que será inva­ria­ble el apo­yo cubano al pue­blo lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño de Puer­to Rico en su empe­ño por alcan­zar la auto­de­ter­mi­na­ción e inde­pen­den­cia, como ha dic­ta­mi­na­do dece­nas de veces el Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das. Tam­bién con­ti­nua­re­mos nues­tra con­tri­bu­ción al pro­ce­so de paz en Colom­bia.

Con­si­de­ró que los paí­ses del área, inclui­da Cuba, debié­ra­mos mul­ti­pli­car la ayu­da a Hai­tí, no solo median­te asis­ten­cia huma­ni­ta­ria, sino con recur­sos que le per­mi­tan su desa­rro­llo, y apo­yar que los paí­ses del Cari­be reci­ban un tra­to jus­to y dife­ren­cia­do en sus rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, y repa­ra­cio­nes por los daños pro­vo­ca­dos por la escla­vi­tud y el colo­nia­lis­mo.

Vivi­mos bajo la ame­na­za de enor­mes arse­na­les nuclea­res que debie­ran eli­mi­nar­se y del cam­bio cli­má­ti­co que nos deja sin tiem­po. Se incre­men­tan las ame­na­zas a la paz y pro­li­fe­ran los con­flic­tos, dijo.

Citó al líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción cuan­do dijo que “las cau­sas fun­da­men­ta­les están en la pobre­za y el sub­de­sa­rro­llo, y en la des­igual dis­tri­bu­ción de las rique­zas y los cono­ci­mien­tos que impe­ra en el mun­do. No pue­de olvi­dar­se que el sub­de­sa­rro­llo y la pobre­za actua­les son con­se­cuen­cia de la con­quis­ta, la colo­ni­za­ción, la escla­vi­za­ción y el saqueo de la mayor par­te de la Tie­rra por las poten­cias colo­nia­les, el sur­gi­mien­to del impe­ria­lis­mo y las gue­rras san­grien­tas por nue­vos repar­tos del mun­do. La huma­ni­dad debe tomar con­cien­cia de lo que hemos sido y de lo que no pode­mos seguir sien­do. Hoy nues­tra espe­cie ha adqui­ri­do cono­ci­mien­tos, valo­res éti­cos y recur­sos cien­tí­fi­cos sufi­cien­tes para mar­char hacia una eta­pa his­tó­ri­ca de ver­da­de­ra jus­ti­cia y huma­nis­mo. Nada de lo que exis­te hoy en el orden eco­nó­mi­co y polí­ti­co sir­ve a los intere­ses de la huma­ni­dad. No pue­de sos­te­ner­se. Hay que cam­biar­lo”.

“Cuba segui­rá defen­dien­do las ideas por las que nues­tro pue­blo ha asu­mi­do los mayo­res sacri­fi­cios y ries­gos y lucha­do, jun­to a los pobres, los enfer­mos sin aten­ción médi­ca, los des­em­plea­dos, los niños y niñas aban­do­na­dos a su suer­te u obli­ga­dos a tra­ba­jar o a pros­ti­tuir­se, los ham­brien­tos, los dis­cri­mi­na­dos, los opri­mi­dos y los explo­ta­dos que cons­ti­tu­yen la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción mun­dial”, sub­ra­yó.

Tam­bién se refi­rió a que la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, los pri­vi­le­gios de Bret­ton Woods y la remo­ción uni­la­te­ral de la con­ver­ti­bi­li­dad en oro del dólar son cada vez más asfi­xian­tes. “Reque­ri­mos un sis­te­ma finan­cie­ro trans­pa­ren­te y equi­ta­ti­vo”.

Dijo que no pue­de acep­tar­se que menos de una dece­na de empo­rios, prin­ci­pal­men­te nor­te­ame­ri­ca­nos, deter­mi­nen lo que se lee, ve o escu­cha en el pla­ne­ta.

Refle­xio­nó en que Inter­net debe tener una gober­nan­za inter­na­cio­nal, demo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va, en espe­cial en la gene­ra­ción de con­te­ni­dos. Para­fra­seó ade­más una fábu­la de Eso­po y dijo que Inter­net sir­ve para lo mejor pero tam­bién para lo peor.

Por otra par­te, con­si­de­ró como inacep­ta­ble la mili­ta­ri­za­ción del ciber­es­pa­cio y el empleo encu­bier­to e ile­gal de sis­te­mas infor­má­ti­cos para agre­dir a otros Esta­dos. “No deja­re­mos que se nos des­lum­bre ni colo­ni­ce otra vez”.

Para con­cluir, defen­dió que las rela­cio­nes hemis­fé­ri­cas han de cam­biar pro­fun­da­men­te, en par­ti­cu­lar en los ámbi­tos polí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral; para que, basa­das en el Dere­cho Inter­na­cio­nal y en el ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción y la igual­dad sobe­ra­na, se cen­tren en el desa­rro­llo de víncu­los mutua­men­te pro­ve­cho­sos y en la coope­ra­ción para ser­vir a los intere­ses de todas nues­tras nacio­nes y a los obje­ti­vos que se pro­cla­man.

Recor­dó que la apro­ba­ción, en enero del 2014, en la Segun­da Cum­bre de la CELAC, en La Haba­na, de la Pro­cla­ma de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como Zona de Paz, cons­ti­tu­yó un tras­cen­den­te apor­te en ese pro­pó­si­to, mar­ca­do por la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña en su diver­si­dad.

“Lo demues­tra el hecho de que avan­za­mos hacia pro­ce­sos de inte­gra­ción genui­na­men­te lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños a tra­vés de la Celac, Una­sur, Cari­com, Mer­co­sur, ALBA-TCP, el SICA y la AEC, que sub­ra­yan la cre­cien­te con­cien­cia sobre la nece­si­dad de unir­nos para garan­ti­zar nues­tro desa­rro­llo.

Dicha Pro­cla­ma nos com­pro­me­te a que “las dife­ren­cias entre las nacio­nes se resuel­van de for­ma pací­fi­ca, por la vía del diá­lo­go y la nego­cia­ción u otras for­mas de solu­ción, y en ple­na con­so­nan­cia con el Dere­cho Inter­na­cio­nal”.

Vivir en paz, coope­ran­do unos con otros para enfren­tar los retos y solu­cio­nar los pro­ble­mas que, en fin de cuen­tas, nos afec­tan y afec­ta­rán a todos, es hoy una nece­si­dad impe­rio­sa.

El pre­si­den­te cubano sos­tu­vo que debe res­pe­tar­se, como reza la Pro­cla­ma de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be como Zona de Paz, “el dere­cho inalie­na­ble de todo Esta­do a ele­gir su sis­te­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral, como con­di­ción esen­cial para ase­gu­rar la con­vi­ven­cia pací­fi­ca entre las nacio­nes”.

Con ella, nos com­pro­me­ti­mos a cum­plir nues­tra “obli­ga­ción de no inter­ve­nir direc­ta o indi­rec­ta­men­te, en los asun­tos inter­nos de cual­quier otro Esta­do y obser­var los prin­ci­pios de sobe­ra­nía nacio­nal, igual­dad de dere­chos y la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos”, y a res­pe­tar “los prin­ci­pios y nor­mas del Dere­cho Inter­na­cio­nal (…) y los prin­ci­pios y pro­pó­si­tos de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das”.

Ese his­tó­ri­co docu­men­to ins­ta “a todos los Esta­dos miem­bros de la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal a res­pe­tar ple­na­men­te esta decla­ra­ción en sus rela­cio­nes con los Esta­dos miem­bros de la Celac”.

Tene­mos aho­ra la opor­tu­ni­dad para que todos los que esta­mos aquí apren­da­mos, como tam­bién expre­sa la Pro­cla­ma, a “prac­ti­car la tole­ran­cia y con­vi­vir en paz como bue­nos veci­nos”.

Exis­ten dis­cre­pan­cias sus­tan­cia­les, sí, pero tam­bién pun­tos en común en los que pode­mos coope­rar para que sea posi­ble vivir en este mun­do lleno de ame­na­zas a la paz y a la super­vi­ven­cia huma­na.

¿Qué impi­de, a nivel hemis­fé­ri­co, coope­rar para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co? ¿Por qué no pode­mos los paí­ses de las dos Amé­ri­cas luchar jun­tos con­tra el terro­ris­mo, el nar­co­trá­fi­co o el cri­men orga­ni­za­do, sin posi­cio­nes ses­ga­das polí­ti­ca­men­te? ¿Por qué no bus­car, de con­jun­to, los recur­sos nece­sa­rios para dotar al hemis­fe­rio de escue­las, hos­pi­ta­les pro­por­cio­nar empleo, avan­zar en la erra­di­ca­ción de la pobre­za? ¿No se podría dis­mi­nuir la inequi­dad en la dis­tri­bu­ción de la rique­za, redu­cir la mor­ta­li­dad infan­til, eli­mi­nar el ham­bre, erra­di­car las enfer­me­da­des pre­ve­ni­bles, aca­bar con el anal­fa­be­tis­mo?, se pre­gun­tó el pre­si­den­te.

Recor­dó que el pasa­do año, esta­ble­ci­mos coope­ra­ción hemis­fé­ri­ca en el enfren­ta­mien­to y pre­ven­ción del ébo­la y los paí­ses de las dos Amé­ri­cas tra­ba­ja­mos man­co­mu­na­da­men­te, lo que debe ser­vir­nos de aci­ca­te para empe­ños mayo­res.

Cuba, país peque­ño y des­pro­vis­to de recur­sos natu­ra­les, que se ha des­en­vuel­to en un con­tex­to suma­men­te hos­til, ha podi­do alcan­zar la ple­na par­ti­ci­pa­ción de sus ciu­da­da­nos en la vida polí­ti­ca y social de la Nación; una cober­tu­ra de edu­ca­ción y salud uni­ver­sa­les, de for­ma gra­tui­ta; un sis­te­ma de segu­ri­dad social que garan­ti­za que nin­gún cubano que­de des­am­pa­ra­do; sig­ni­fi­ca­ti­vos pro­gre­sos hacia la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y en el enfren­ta­mien­to a toda for­ma de dis­cri­mi­na­ción; el pleno ejer­ci­cio de los dere­chos de la niñez y de la mujer; el acce­so al depor­te y la cul­tu­ra; el dere­cho a la vida y a la segu­ri­dad ciu­da­da­na.

Pese a caren­cias y difi­cul­ta­des, segui­mos la divi­sa de com­par­tir lo que tene­mos. En la actua­li­dad 65 000 coope­ran­tes cuba­nos labo­ran en 89 paí­ses, sobre todo en las esfe­ras de la medi­ci­na y la edu­ca­ción. Se han gra­dua­do en nues­tra isla 68 000 pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos, de ellos, 30 000 de la salud, de 157 paí­ses.

Si con muy esca­sos recur­sos, Cuba ha podi­do, ¿qué no podría hacer el hemis­fe­rio con la volun­tad polí­ti­ca de aunar esfuer­zos para con­tri­buir con los paí­ses más nece­si­ta­dos?, dijo.

Con­clu­yó dicien­do que gra­cias a Fidel y al heroi­co pue­blo cubano, hemos veni­do a esta Cum­bre, a cum­plir el man­da­to de Mar­tí con la liber­tad con­quis­ta­da con nues­tras pro­pias manos, “orgu­llo­sos de nues­tra Amé­ri­ca, para ser­vir­la y hon­rar­la… con la deter­mi­na­ción y la capa­ci­dad de con­tri­buir a que se la esti­me por sus méri­tos, y se la res­pe­te por sus sacri­fi­cios”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *