Kenia: al Shaa­bab la par­te de un todo

äfrica Kenia

A pesar de que algu­nos medios occi­den­ta­les como El País de Espa­ña habían ini­cia­do hace meses una ope­ra­ción de lava­do de ima­gen de Soma­lia, avi­san­do que la tran­qui­li­dad había retor­na­do al país que es el epi­to­me de Esta­do Falli­do, las notas casi invi­ta­ban a inver­sio­nes en áreas como turis­mo como hote­les y res­tau­ran­tes. Al pare­cer los inte­gran­tes del gru­po sala­fis­ta Hara­kat al-Sha­baab al-Mujahi­deen, mejor cono­ci­do como al-Sha­baab (Movi­mien­to de los jóve­nes Muyahi­di­nes) no son de leer la pren­sa inter­na­cio­nal y mucho menos la española.
Al-Sha­baan alcan­zó noto­rie­dad mun­dial en sep­tiem­bre de 2013, tras la toma y masa­cre del cen­tro comer­cial Naku­matt West­ga­te de Nai­ro­bi, Kenia, cuán­do un gru­po de entre diez y quin­ce mili­cia­nos sala­fis­tas, lan­zan­do gra­na­das y dis­pa­ran­do indis­cri­mi­na­da­men­te, gene­ra­ría una matan­za entre los clien­tes. Los enfren­ta­mien­tos entre las fuer­zas de segu­ri­dad kenia­ta y los mili­cia­nos tak­fi­ris­tas se pro­lon­ga­ron casi cua­tro días, dejan­do ‑según la fuen­te que se con­sul­te- entre seten­ta y dos y cien­to cua­ren­ta y sie­te muer­tos, y varios cen­te­na­res de heridos.
Ese no sería el úni­co ata­que del al-Sha­baan en terri­to­rio keniano. Duran­te el últi­mo mun­dial de fút­bol, exac­ta­men­te el 15 de junio, cer­ca de cin­cuen­ta mili­cia­nos toma­ron la loca­li­dad de Mpe­ke­to­ni, (Kenia) a unos trein­ta kiló­me­tros del cen­tro turís­ti­co de Lamu, y sor­pren­die­ron a los turis­tas que seguían uno de los par­ti­dos en los tele­vi­so­res de uno de los bares más con­cu­rri­dos; fue­ron eje­cu­ta­dos enton­ces más cin­cuen­ta parro­quia­nos. Antes de esca­par, los miem­bros de al-Sha­baan incen­dia­ron varios hote­les, res­tau­ran­tes, ban­cos y ofi­ci­nas guber­na­men­ta­les. En diciem­bre del año pasa­do, en la loca­li­dad kenia­ta de Man­de­ra, pró­xi­ma a la fron­te­ra con Soma­lia, fue­ron sor­pren­di­dos un gru­po de obre­ros que tra­ba­ja­ban en una can­te­ra; los mili­cia­nos de al-Sha­baan, tras some­ter­los a la prue­ba de lec­tu­ra de algu­nos ver­sícu­los del Corán, eje­cu­ta­ron a los trein­ta y seis que no supie­ron hacer­lo. En el mis­mo sec­tor habían sido eje­cu­ta­dos un día antes vein­te y ocho turis­tas que via­ja­ban en un bus a Nairobi.
Las incur­sio­nes de al-Sha­baan en Kenia son una devo­lu­ción de “gen­ti­li­zas” de la mili­cia sala­fis­tas por la irrup­ción del ejér­ci­to kenia­ta en terri­to­rio soma­lí, como par­te de una ope­ra­ción que inten­ta dete­ner las acti­vi­da­des del gru­po que se con­cen­tran en la actua­li­dad en el sur del país.
La orga­ni­za­ción Hara­kat al-Sha­baab al-Mujahi­deen fue fun­da­da en 2006 como bra­zo arma­do de la Unión de Tri­bu­na­les Islá­mi­cos (Ittihād al-mahā­kim al-islā­miy­ya), una orga­ni­za­ción reli­gio­sa que se opo­nía al gobierno cen­tral soma­lí e impul­sa­ba el esta­ble­ci­mien­to de la Sha­ria como ley fun­da­men­tal del Esta­do. Los Tri­bu­na­les Islá­mi­cos fue­ron uno de los tan­tos fac­to­res disol­ven­tes de Esta­do somalí.
Las mil vidas de al-Shabaan
Al-Sha­baan, la ver­sión al-Qae­da glo­bal, en Soma­lia (aun­que des­de octu­bre de 2014 han corri­do ver­sio­nes, sin con­fir­mar, que se habían inte­gra­do al Esta­do Islá­mi­co) ha sido some­ti­da a per­ma­nen­tes ata­ques aéreos de dro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos; solo sus her­ma­nos de al-Qae­da para la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQPA), con base en Yemen, han reci­bi­do tan­ta “aten­ción” por par­te del Depar­ta­men­to de Esta­do. Así está todo de un lado y del otro del Bab el-Man­deb (“La puer­ta de las lamen­ta­cio­nes”), el estre­cho de trein­ta kiló­me­tros de ancho que sepa­ra la Penín­su­la Ará­bi­ga del Cuerno de Áfri­ca, y por don­de nave­gan rum­bo al canal de Suez cien­to de gran­des petro­le­ros pro­ve­nien­tes del Gol­fo Pér­si­co con rum­bo a los anhe­lan­tes y sedien­tos puer­tos europeos.
Las ope­ra­cio­nes de los dro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos no han podi­do que­brar la resis­ten­cia tak­fi­ris­tas, aun­que en el caso de Soma­lia es cier­to que al-Sha­baan ha debi­do resig­nar impor­tan­tes posi­cio­nes en la cer­ca­nía de la capi­tal Moga­dis­cio y hacer­se fuer­te en algu­nas zonas rura­les y en el sur jun­to a la fron­te­ra con Kenia. De allí la can­ti­dad de ope­ra­cio­nes en ese país.
Pero al-Sha­baan no se resig­na del todo a aban­do­nar la ciu­dad capi­tal, y aun­que ha eje­cu­ta­do algu­nas accio­nes con rela­ti­vo éxi­to en estos últi­mos meses, no han pasa­do de un redu­ci­do núme­ro de víc­ti­mas, has­ta que el 27 de mar­zo últi­mo, miem­bros de la orga­ni­za­ción sala­fis­ta ata­ca­ron un impor­tan­te hotel Moga­dis­cio, en el que se encon­tra­ban inte­gran­tes del Gobierno y diplo­má­ti­cos. Un coche bom­ba embis­tió el por­tón de entra­da al tiem­po que algu­nos mili­cia­nos abría fue­go con sus Kalash­ni­kov, pro­vo­can­do una vein­te­na de muertes.
El últi­mo 2 de abril, mili­cia­nos de al-Shaa­bab rea­li­za­ron uno de los ata­ques más mor­tí­fe­ros de su his­to­ria, esta vez con­tra la Uni­ver­si­dad de Garis­sa, la úni­ca que exis­te en todo el sec­tor orien­tal de Kenia. El cen­tro aca­dé­mi­co tie­ne una pobla­ción de ocho­cien­tos quin­ce estu­dian­tes y este es el déci­mo pri­mer ata­que que ha reci­bi­do, pero sin duda el más con­tun­den­te. En la maña­na del jue­ves, cer­ca de una doce­na de sala­fis­tas ingre­sa­ron al cam­pus de la uni­ver­si­dad abrien­do fue­go con­tra los estu­dian­tes que iban encon­tran­do, en su mayo­ría cató­li­cos. El aten­ta­do pro­vo­có una cifra supe­rior a los cien­to cin­cuen­ta muer­tos, aun­que no se ha podi­do pre­ci­sar exac­ta­men­te el núme­ro ya que se cree que muchos de los qui­nien­tos estu­dian­tes que se cre­ye­ron des­apa­re­ci­dos, van repor­tan­do len­ta­men­te a las autoridades.
El pre­si­den­te keniano, Uhu­ru Ken­yat­ta, anun­ció tres días de due­lo y pro­me­tió res­pon­der con dure­za al ata­que de los waha­bi­tas soma­líes. Aun­que Kenia cuen­ta con una mayo­ría cris­tia­na de más del ochen­ta por cien­to de su pobla­ción, la comu­ni­dad musul­ma­na del país ha sali­do rápi­da­men­te a con­de­nar el aten­ta­do al igual que la Uni­ver­si­dad de al-Azhar del Cai­ro, el prin­ci­pal cen­tro de estu­dios teo­ló­gi­cos sunnitas.
En el popu­lo­so barrio soma­lí Eastleigh de Nai­ro­bi, la gen­te ha sali­do a mani­fes­tar­se en con­tra de los mili­cia­nos de los al-Shabaab.
El gru­po arma­do soma­lí, no solo no escu­chó las ame­na­zas del gobierno de Nai­ro­bi, sino que subió su apues­ta advir­tien­do que de no ter­mi­nar con las incur­sio­nes del ejér­ci­to kenia­ta en Soma­lia los ata­ques se multiplicarían.
Por su par­te, el gobierno keniano ha infor­ma­do la deten­ción de cin­co pre­sun­tos inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción tak­fi­ris­ta cuán­do inten­ta­ban retor­nar a Soma­lia y ha ofre­ci­do una recom­pen­sa de vein­te millo­nes de che­li­nes (unos 200.000 euros) para cual­quier infor­ma­ción que lle­ve a la cap­tu­ra de Moha­med Kuno, quién se cree es el líder de la fac­ción de al-Sha­baab que ope­ra en la región de Juba, fron­te­ra con las pro­vin­cias kenia­nas más cas­ti­ga­das por al-Shaa­bab: Man­de­ra, Wajir, Garis­sa y Lamu.
Kuno tam­bién cono­ci­do por los alias de Sheij Maha­mad, Dul­ya­din y Gamadhee­re, ha sido pro­fe­sor de una madra­sas de Garis­sa y comen­zó su mili­tan­cia en la Unión de Tri­bu­na­les Islá­mi­cos (UTI), orga­ni­za­ción madre de al-Sha­bab, a la que ingre­só en 2009.
El terro­ris­mo tak­fi­ris­ta pare­ce apre­tar la cin­tu­ra de Áfri­ca des­de Soma­lia en el Índi­co a Nige­ria en el Atlán­ti­co y exten­der­se por todo el Magreb.
Esta­dos Uni­dos y Euro­pa con­si­de­ran, por lo menos a nivel mediá­ti­co qui­zás para no ate­rro­ri­zar a su pobla­ción, que en Áfri­ca exis­te un pro­ble­ma tan o más crí­ti­co que en Medio Orien­te, pro­ble­ma que ellos mis­mo han crea­do, fun­da­men­tal­men­te con el ase­si­na­to del coro­nel Mua­mar Gad­da­fi, que repre­sen­ta­ba un ver­da­de­ro dique de con­ten­ción a las expre­sio­nes más radi­ca­les del Islam.
Los recien­tes y reite­ra­dos aten­ta­dos en Túnez, Arge­lia, Libia, Mali, Nige­ria, Kenia, Soma­lia y Egip­to de dife­ren­tes gru­pos como Esta­do Islá­mi­co, al-Qae­da para el Magreb Islá­mi­co (AQMI), Boko Haram o al-Shaa­bab, que solo cam­bian de deno­mi­na­ción, pero tie­nen los mis­mos méto­dos y prin­ci­pios, están con­vir­tien­do a Áfri­ca en un agu­je­ro negro que pue­de ame­na­zar con tra­gar­se todo lo que se le aproxime

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *