Kenia: al Shaabab la parte de un todo

äfrica Kenia

A pesar de que algu­nos medios occi­den­ta­les como El País de Espa­ña habían ini­cia­do hace meses una ope­ra­ción de lava­do de ima­gen de Soma­lia, avi­san­do que la tran­qui­li­dad había retor­na­do al país que es el epi­to­me de Esta­do Falli­do, las notas casi invi­ta­ban a inver­sio­nes en áreas como turis­mo como hote­les y res­tau­ran­tes. Al pare­cer los inte­gran­tes del gru­po sala­fis­ta Hara­kat al-Sha­baab al-Mujahi­deen, mejor cono­ci­do como al-Sha­baab (Movi­mien­to de los jóve­nes Muyahi­di­nes) no son de leer la pren­sa inter­na­cio­nal y mucho menos la espa­ño­la.
Al-Sha­baan alcan­zó noto­rie­dad mun­dial en sep­tiem­bre de 2013, tras la toma y masa­cre del cen­tro comer­cial Naku­matt West­ga­te de Nai­ro­bi, Kenia, cuán­do un gru­po de entre diez y quin­ce mili­cia­nos sala­fis­tas, lan­zan­do gra­na­das y dis­pa­ran­do indis­cri­mi­na­da­men­te, gene­ra­ría una matan­za entre los clien­tes. Los enfren­ta­mien­tos entre las fuer­zas de segu­ri­dad kenia­ta y los mili­cia­nos tak­fi­ris­tas se pro­lon­ga­ron casi cua­tro días, dejan­do ‑según la fuen­te que se con­sul­te- entre seten­ta y dos y cien­to cua­ren­ta y sie­te muer­tos, y varios cen­te­na­res de heri­dos.
Ese no sería el úni­co ata­que del al-Sha­baan en terri­to­rio keniano. Duran­te el últi­mo mun­dial de fút­bol, exac­ta­men­te el 15 de junio, cer­ca de cin­cuen­ta mili­cia­nos toma­ron la loca­li­dad de Mpe­ke­to­ni, (Kenia) a unos trein­ta kiló­me­tros del cen­tro turís­ti­co de Lamu, y sor­pren­die­ron a los turis­tas que seguían uno de los par­ti­dos en los tele­vi­so­res de uno de los bares más con­cu­rri­dos; fue­ron eje­cu­ta­dos enton­ces más cin­cuen­ta parro­quia­nos. Antes de esca­par, los miem­bros de al-Sha­baan incen­dia­ron varios hote­les, res­tau­ran­tes, ban­cos y ofi­ci­nas guber­na­men­ta­les. En diciem­bre del año pasa­do, en la loca­li­dad kenia­ta de Man­de­ra, pró­xi­ma a la fron­te­ra con Soma­lia, fue­ron sor­pren­di­dos un gru­po de obre­ros que tra­ba­ja­ban en una can­te­ra; los mili­cia­nos de al-Sha­baan, tras some­ter­los a la prue­ba de lec­tu­ra de algu­nos ver­sícu­los del Corán, eje­cu­ta­ron a los trein­ta y seis que no supie­ron hacer­lo. En el mis­mo sec­tor habían sido eje­cu­ta­dos un día antes vein­te y ocho turis­tas que via­ja­ban en un bus a Nai­ro­bi.
Las incur­sio­nes de al-Sha­baan en Kenia son una devo­lu­ción de “gen­ti­li­zas” de la mili­cia sala­fis­tas por la irrup­ción del ejér­ci­to kenia­ta en terri­to­rio soma­lí, como par­te de una ope­ra­ción que inten­ta dete­ner las acti­vi­da­des del gru­po que se con­cen­tran en la actua­li­dad en el sur del país.
La orga­ni­za­ción Hara­kat al-Sha­baab al-Mujahi­deen fue fun­da­da en 2006 como bra­zo arma­do de la Unión de Tri­bu­na­les Islá­mi­cos (Ittihād al-mahā­kim al-islā­miy­ya), una orga­ni­za­ción reli­gio­sa que se opo­nía al gobierno cen­tral soma­lí e impul­sa­ba el esta­ble­ci­mien­to de la Sha­ria como ley fun­da­men­tal del Esta­do. Los Tri­bu­na­les Islá­mi­cos fue­ron uno de los tan­tos fac­to­res disol­ven­tes de Esta­do soma­lí.
Las mil vidas de al-Sha­baan
Al-Sha­baan, la ver­sión al-Qae­da glo­bal, en Soma­lia (aun­que des­de octu­bre de 2014 han corri­do ver­sio­nes, sin con­fir­mar, que se habían inte­gra­do al Esta­do Islá­mi­co) ha sido some­ti­da a per­ma­nen­tes ata­ques aéreos de dro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos; solo sus her­ma­nos de al-Qae­da para la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQPA), con base en Yemen, han reci­bi­do tan­ta “aten­ción” por par­te del Depar­ta­men­to de Esta­do. Así está todo de un lado y del otro del Bab el-Man­deb (“La puer­ta de las lamen­ta­cio­nes”), el estre­cho de trein­ta kiló­me­tros de ancho que sepa­ra la Penín­su­la Ará­bi­ga del Cuerno de Áfri­ca, y por don­de nave­gan rum­bo al canal de Suez cien­to de gran­des petro­le­ros pro­ve­nien­tes del Gol­fo Pér­si­co con rum­bo a los anhe­lan­tes y sedien­tos puer­tos euro­peos.
Las ope­ra­cio­nes de los dro­nes nor­te­ame­ri­ca­nos no han podi­do que­brar la resis­ten­cia tak­fi­ris­tas, aun­que en el caso de Soma­lia es cier­to que al-Sha­baan ha debi­do resig­nar impor­tan­tes posi­cio­nes en la cer­ca­nía de la capi­tal Moga­dis­cio y hacer­se fuer­te en algu­nas zonas rura­les y en el sur jun­to a la fron­te­ra con Kenia. De allí la can­ti­dad de ope­ra­cio­nes en ese país.
Pero al-Sha­baan no se resig­na del todo a aban­do­nar la ciu­dad capi­tal, y aun­que ha eje­cu­ta­do algu­nas accio­nes con rela­ti­vo éxi­to en estos últi­mos meses, no han pasa­do de un redu­ci­do núme­ro de víc­ti­mas, has­ta que el 27 de mar­zo últi­mo, miem­bros de la orga­ni­za­ción sala­fis­ta ata­ca­ron un impor­tan­te hotel Moga­dis­cio, en el que se encon­tra­ban inte­gran­tes del Gobierno y diplo­má­ti­cos. Un coche bom­ba embis­tió el por­tón de entra­da al tiem­po que algu­nos mili­cia­nos abría fue­go con sus Kalash­ni­kov, pro­vo­can­do una vein­te­na de muer­tes.
El últi­mo 2 de abril, mili­cia­nos de al-Shaa­bab rea­li­za­ron uno de los ata­ques más mor­tí­fe­ros de su his­to­ria, esta vez con­tra la Uni­ver­si­dad de Garis­sa, la úni­ca que exis­te en todo el sec­tor orien­tal de Kenia. El cen­tro aca­dé­mi­co tie­ne una pobla­ción de ocho­cien­tos quin­ce estu­dian­tes y este es el déci­mo pri­mer ata­que que ha reci­bi­do, pero sin duda el más con­tun­den­te. En la maña­na del jue­ves, cer­ca de una doce­na de sala­fis­tas ingre­sa­ron al cam­pus de la uni­ver­si­dad abrien­do fue­go con­tra los estu­dian­tes que iban encon­tran­do, en su mayo­ría cató­li­cos. El aten­ta­do pro­vo­có una cifra supe­rior a los cien­to cin­cuen­ta muer­tos, aun­que no se ha podi­do pre­ci­sar exac­ta­men­te el núme­ro ya que se cree que muchos de los qui­nien­tos estu­dian­tes que se cre­ye­ron des­apa­re­ci­dos, van repor­tan­do len­ta­men­te a las auto­ri­da­des.
El pre­si­den­te keniano, Uhu­ru Ken­yat­ta, anun­ció tres días de due­lo y pro­me­tió res­pon­der con dure­za al ata­que de los waha­bi­tas soma­líes. Aun­que Kenia cuen­ta con una mayo­ría cris­tia­na de más del ochen­ta por cien­to de su pobla­ción, la comu­ni­dad musul­ma­na del país ha sali­do rápi­da­men­te a con­de­nar el aten­ta­do al igual que la Uni­ver­si­dad de al-Azhar del Cai­ro, el prin­ci­pal cen­tro de estu­dios teo­ló­gi­cos sun­ni­tas.
En el popu­lo­so barrio soma­lí Eastleigh de Nai­ro­bi, la gen­te ha sali­do a mani­fes­tar­se en con­tra de los mili­cia­nos de los al-Sha­baab.
El gru­po arma­do soma­lí, no solo no escu­chó las ame­na­zas del gobierno de Nai­ro­bi, sino que subió su apues­ta advir­tien­do que de no ter­mi­nar con las incur­sio­nes del ejér­ci­to kenia­ta en Soma­lia los ata­ques se mul­ti­pli­ca­rían.
Por su par­te, el gobierno keniano ha infor­ma­do la deten­ción de cin­co pre­sun­tos inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción tak­fi­ris­ta cuán­do inten­ta­ban retor­nar a Soma­lia y ha ofre­ci­do una recom­pen­sa de vein­te millo­nes de che­li­nes (unos 200.000 euros) para cual­quier infor­ma­ción que lle­ve a la cap­tu­ra de Moha­med Kuno, quién se cree es el líder de la fac­ción de al-Sha­baab que ope­ra en la región de Juba, fron­te­ra con las pro­vin­cias kenia­nas más cas­ti­ga­das por al-Shaa­bab: Man­de­ra, Wajir, Garis­sa y Lamu.
Kuno tam­bién cono­ci­do por los alias de Sheij Maha­mad, Dul­ya­din y Gamad­hee­re, ha sido pro­fe­sor de una madra­sas de Garis­sa y comen­zó su mili­tan­cia en la Unión de Tri­bu­na­les Islá­mi­cos (UTI), orga­ni­za­ción madre de al-Sha­bab, a la que ingre­só en 2009.
El terro­ris­mo tak­fi­ris­ta pare­ce apre­tar la cin­tu­ra de Áfri­ca des­de Soma­lia en el Índi­co a Nige­ria en el Atlán­ti­co y exten­der­se por todo el Magreb.
Esta­dos Uni­dos y Euro­pa con­si­de­ran, por lo menos a nivel mediá­ti­co qui­zás para no ate­rro­ri­zar a su pobla­ción, que en Áfri­ca exis­te un pro­ble­ma tan o más crí­ti­co que en Medio Orien­te, pro­ble­ma que ellos mis­mo han crea­do, fun­da­men­tal­men­te con el ase­si­na­to del coro­nel Mua­mar Gad­da­fi, que repre­sen­ta­ba un ver­da­de­ro dique de con­ten­ción a las expre­sio­nes más radi­ca­les del Islam.
Los recien­tes y reite­ra­dos aten­ta­dos en Túnez, Arge­lia, Libia, Mali, Nige­ria, Kenia, Soma­lia y Egip­to de dife­ren­tes gru­pos como Esta­do Islá­mi­co, al-Qae­da para el Magreb Islá­mi­co (AQMI), Boko Haram o al-Shaa­bab, que solo cam­bian de deno­mi­na­ción, pero tie­nen los mis­mos méto­dos y prin­ci­pios, están con­vir­tien­do a Áfri­ca en un agu­je­ro negro que pue­de ame­na­zar con tra­gar­se todo lo que se le apro­xi­me

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: