El hacha de gue­rra, el anzue­lo de la paz y los crá­pu­las trans­pa­ren­tes- Jor­ge Beinstein

Sería erró­neo sub­es­ti­mar las espe­ci­fi­ci­da­des de los casos colom­biano y vene­zo­lano pero tam­bién sería gra­ve limi­tar­nos a las tra­mas nacio­na­les o dotar­las de una auto­no­mía exce­si­va. Mucho se ha escri­to acer­ca de las glo­ba­li­za­ción del capi­ta­lis­mo a veces para diluir­lo todo en una diná­mi­ca supra­na­cio­nal apa­bu­llan­te pero en cier­tos casos con un resul­ta­do opues­to don­de lo glo­bal apa­re­ce como una refe­ren­cia abs­trac­ta, inasi­ble o bien ope­ran­do como una fuer­za exóge­na mis­te­rio­sa sobre lo apa­ren­te­men­te “con­cre­to” o “tan­gi­ble”, lo que está al alcan­ce de la mano, tan com­pli­ca­do y “nacio­nal” que solo pue­de ser enten­di­do por los que están sumer­gi­dos en esa realidad.
Enton­ces se exa­ge­ra el nivel de poder real de las oli­gar­quías y mafias loca­les, de sus supues­tas frac­cio­nes “reac­cio­na­rias” o “civi­li­za­das”, de sus con­tra­dic­cio­nes en paí­ses don­de como en Colom­bia están ins­ta­la­das bases mili­ta­res del Impe­rio o don­de como en Colom­bia y Vene­zue­la pro­li­fe­ran los nego­cios trans­na­cio­na­li­za­dos finan­cie­ros, mediá­ti­cos, nar­cos, comer­cia­les, etc. y don­de impor­tan­tes sec­to­res socia­les altos y medios son des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co-cul­tu­ral sim­ples pro­lon­ga­cio­nes colo­nia­les de la socie­dad estadounidense.
Leer tex­to com­ple­to [PDF]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.