El hacha de gue­rra, el anzue­lo de la paz y los crá­pu­las trans­pa­ren­tes- Jor­ge Beinstein

Sería erró­neo sub­es­ti­mar las espe­ci­fi­ci­da­des de los casos colom­biano y vene­zo­lano pero tam­bién sería gra­ve limi­tar­nos a las tra­mas nacio­na­les o dotar­las de una auto­no­mía exce­si­va. Mucho se ha escri­to acer­ca de las glo­ba­li­za­ción del capi­ta­lis­mo a veces para diluir­lo todo en una diná­mi­ca supra­na­cio­nal apa­bu­llan­te pero en cier­tos casos con un resul­ta­do opues­to don­de lo glo­bal apa­re­ce como una refe­ren­cia abs­trac­ta, inasi­ble o bien ope­ran­do como una fuer­za exóge­na mis­te­rio­sa sobre lo apa­ren­te­men­te “con­cre­to” o “tan­gi­ble”, lo que está al alcan­ce de la mano, tan com­pli­ca­do y “nacio­nal” que solo pue­de ser enten­di­do por los que están sumer­gi­dos en esa realidad.
Enton­ces se exa­ge­ra el nivel de poder real de las oli­gar­quías y mafias loca­les, de sus supues­tas frac­cio­nes “reac­cio­na­rias” o “civi­li­za­das”, de sus con­tra­dic­cio­nes en paí­ses don­de como en Colom­bia están ins­ta­la­das bases mili­ta­res del Impe­rio o don­de como en Colom­bia y Vene­zue­la pro­li­fe­ran los nego­cios trans­na­cio­na­li­za­dos finan­cie­ros, mediá­ti­cos, nar­cos, comer­cia­les, etc. y don­de impor­tan­tes sec­to­res socia­les altos y medios son des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co-cul­tu­ral sim­ples pro­lon­ga­cio­nes colo­nia­les de la socie­dad estadounidense.
Leer tex­to com­ple­to [PDF]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *