Yemen, la posi­bi­li­dad cier­ta de un fue­go incontrolable

El pue­blo yeme­ni­ta, al igual que otros de la región, se levan­tó acti­va­men­te en 2011 para luchar con­tra el gobierno repre­si­vo pro esta­dou­ni­den­se y pro sau­di­ta de Alí Abdu­llah Saleh ele­van­do un cla­mor por liber­tad y demo­cra­cia y su aspi­ra­ción de mejo­ra­mien­to de sus con­di­cio­nes de vida. Este movi­mien­to popu­lar, mal lla­ma­do “pri­ma­ve­ra ára­be” por Occi­den­te, tor­ció su rum­bo bajo la pre­sión inter­ven­cio­nis­ta de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa quien con­tó con el inva­lua­ble apo­yo de las monar­quías dic­ta­to­ria­les suni­tas del Gol­fo Pér­si­co agru­pa­das en el Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG).
Tal inje­ren­cia posi­bi­li­tó apli­car la tra­di­cio­nal polí­ti­ca gato­par­dia­na de “cam­biar todo sin cam­biar nada”, des­ti­tu­yen­do al ya inú­til Saleh, pero man­te­nien­do sin alte­ra­cio­nes la com­po­si­ción de un gobierno que, por déca­das, repri­mió bru­tal­men­te cual­quier tipo de orga­ni­za­ción o mani­fes­ta­ción popu­lar, a fin de favo­re­cer los intere­ses estra­té­gi­cos de las poten­cias occi­den­ta­les en un pun­to muy sen­si­ble del pla­ne­ta en el que se encuen­tra ubi­ca­do el estre­cho de Bab el Man­deb entra­da y sali­da del Mar Rojo hacia el Océano Indi­co y prin­ci­pal vía de comu­ni­ca­ción marí­ti­ma entre Occi­den­te y Asia.
En ese mar­co, se rea­li­za­ron sufra­gios pre­si­den­cia­les bajo la mira­da escru­ta­do­ra de los paí­ses del CCG, a fin de ele­gir al sus­ti­tu­to de Saleh. En estos comi­cios, ‑de muy dudo­sa trans­pa­ren­cia- resul­tó “ven­ce­dor” por “con­sen­so” Abd Rab­bo Man­sur Hadi quien había fun­gi­do duran­te 17 años como vice­pre­si­den­te duran­te el man­da­to de Saleh.
Por su par­te, los huthies, alia­dos del ex pre­si­den­te Ali Abdu­lah Saleh al ini­cio de su man­da­to en la déca­da de los 80, rom­pie­ron con éste debi­do a que asu­mie­ron, ‑bajo influen­cia del triun­fo de la revo­lu­ción islá­mi­ca de Irán en 1979- una posi­ción fron­tal de recha­zo a Esta­dos Uni­dos e Israel. A par­tir del quie­bre que los enfren­tó con Saleh, los huthies desa­rro­lla­ron cua­tro gue­rras con­tra éste entre 1990 y 2011.
Pos­te­rior al apa­ci­gua­mien­to de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res de 2011, Saleh recha­zó la hoja de ruta ela­bo­ra­da por el CCG en la que se pro­pu­so la rea­li­za­ción de elec­cio­nes bajo su super­vi­sión, no obs­tan­te, tras sufrir un aten­ta­do en el que resul­tó heri­do y debió tras­la­dar­se a Ara­bia Sau­di­ta para su recu­pe­ra­ción, Saleh renun­ció, acep­tan­do la pro­pues­ta del CCG. Este aten­ta­do, ‑en el que estu­vo invo­lu­cra­do direc­ta­men­te un alto ofi­cial de las Fuer­zas Arma­das- se ges­tó en Ara­bia Sau­di­ta, con el obje­ti­vo de apar­tar del poder a Saleh, quien has­ta ese momen­to se resis­tía a tal hecho.
En la con­ti­nua­ción del plan de acción inje­ren­cis­ta dise­ña­do por Esta­dos Uni­dos y los paí­ses de CCG para Yemen, el nue­vo pre­si­den­te reali­zó lo que deno­mi­nó “Gran Deba­te Nacio­nal” del que que­da­ron exclui­das algu­nas de las más impor­tan­tes fuer­zas polí­ti­cas del país. Así mis­mo, se pro­fun­di­zó la cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social, adop­tan­do una serie de medi­das que dete­rio­ra­ron aún más las ya pre­ca­rias con­di­cio­nes de vida del pue­blo, ade­más hizo apro­bar una nue­va divi­sión polí­ti­ca admi­nis­tra­ti­va que esta­ble­ció seis provincias.
Ante esta situa­ción, una gama de fuer­zas polí­ti­cas mayo­ri­ta­rias, inclu­yen­do a los huthies, recha­zan las medi­das y soli­ci­ta­ron su dero­ga­ción. Tras la nega­ti­va del nue­vo pre­si­den­te de acep­tar las deman­das popu­la­res, se ini­cian amplias pro­tes­tas pací­fi­cas que son repri­mi­das bru­tal­men­te por el gobierno, pro­du­cien­do la muer­te de varios mani­fes­tan­tes. En estas con­di­cio­nes, a pesar de los lar­gos años de ene­mis­tad, los huthies pac­tan una alian­za con el ex pre­si­den­te Saleh, quien aún con­ver­sa gran influen­cia al inte­rior de las fuer­zas arma­das, así mis­mo otras fuer­zas polí­ti­cas se suman a la alian­za, la cual, tras una arro­lla­do­ra ofen­si­va toma la capi­tal Saná, con­tro­lan­do alre­de­dor del 70% del terri­to­rio nacio­nal, logran­do la renun­cia del pre­si­den­te Man­sur Hadi.
Con la media­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad, se inten­tan nego­cia­cio­nes entre las fuer­zas opo­si­to­ras que se han hecho con el con­trol de la capi­tal y el pre­si­den­te dimi­ti­do. Éste se tras­la­da a la ciu­dad por­tua­ria de Adén don­de esta­ble­ce gobierno, al con­mu­tar su deci­sión de renun­ciar, reci­bien­do el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y el CCG que tras­la­dan sus emba­ja­das a esa ciu­dad en una cla­ra deci­sión de apo­yo al has­ta enton­ces presidente.
Por otra par­te, vale decir que con la excu­sa de luchar con­tra el terro­ris­mo, Esta­dos Uni­dos posee fuer­te pre­sen­cia arma­da en el país y varias bases mili­ta­res dis­lo­ca­das en su terri­to­rio. Al Qae­da, que reci­bió duros gol­pes en Afga­nis­tán e Irak has­ta fina­les del año 2010, tras­la­dó una par­te de sus miem­bros y diri­gen­tes hacía Yemen, Pakis­tán y a paí­ses ára­bes afri­ca­nos. En Yemen, con­tan­do con el apo­yo de miem­bros de la monar­quía sau­di­ta ini­cia­ron una gue­rra de des­pla­za­mien­to y des­es­ta­bi­li­za­ción de otras fuer­zas, en espe­cial desa­rro­llan­do accio­nes en zonas que his­tó­ri­ca­men­te han per­te­ne­ci­do a tri­bus yazi­díes, don­de se estruc­tu­ró el movi­mien­to de los Huthies. Así mis­mo, Al Qae­da, cobró cre­cien­te pre­sen­cia en la región sur del país.
En este con­tex­to, se pro­du­jo a fina­les de mar­zo, la inter­ven­ción mili­tar de una coa­li­ción de paí­ses ára­bes enca­be­za­do por Ara­bia Sau­di­ta. Los huthies han recha­za­do esta­ble­cer un diá­lo­go bajo super­vi­sión de la CCG, por con­si­de­rar­los par­te de este con­flic­to, y han adver­ti­do que tras la inter­ven­ción mili­tar, incre­men­ta­rán sus accio­nes arma­das has­ta lograr el total con­trol del país.
Des­de el pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, la posi­bi­li­dad de con­trol del Estre­cho de Bab el Man­deb por par­te de una fuer­za de orien­ta­ción chii­ta alia­da de Irán, el cual ya tie­ne pre­sen­cia geo­grá­fi­ca direc­ta en el estre­cho de Ormuz, el otro paso impor­tan­te para los súper tan­que­ros en su ruta des­de el Gol­fo Pér­si­co hacia Euro­pa y Esta­dos Uni­dos, gene­ra una situa­ción extre­ma­da­men­te peli­gro­sa para los intere­ses occi­den­ta­les. Así mis­mo, esta situa­ción podría difi­cul­tar el trán­si­to de naves israe­líes por el Mar Rojo en caso de que se pro­duz­ca un con­flic­to béli­co de dimen­sio­nes supe­rio­res. En tal esce­na­rio, habría que con­si­de­rar la deci­sión que pudie­ran tomar las auto­ri­da­des egip­cias que con­tro­lan el Canal de Suez. En el tras­fon­do se gene­ra­rían pro­fun­das con­tra­dic­cio­nes entre la gran alian­za suní-sio­nis­ta que ha crea­do Esta­dos Uni­dos. El recien­te acuer­do en las nego­cia­cio­nes entre Irán y el G5+1 (for­ma­do por los 5 miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU + Ale­ma­nia) hace pren­der las alar­mas en este sen­ti­do tan­to en Israel como en las monar­quías suni­tas, tal como lo han mani­fes­ta­do sus líde­res prác­ti­ca­men­te des­de el mis­mo momen­to en que se dio a cono­cer el acuerdo.
Duran­te los pri­me­ros días de los ata­ques aéreos sau­di­tas fue­ron ase­si­na­dos un núme­ro con­si­de­ra­ble, pero aún inde­ter­mi­na­do de civi­les, entre ellos 62 niños según infor­ma­ción entre­ga­da por UNICEF. Así mis­mo, un perió­di­co israe­lí citan­do al Coman­dan­te Amir Eshel de la fuer­za aérea sio­nis­ta, con­fir­mó la par­ti­ci­pa­ción de la avia­ción israe­lí como apo­yo a los bom­bar­deos sau­di­tas en Yemen, a par­tir de una soli­ci­tud de los paí­ses ára­bes de la coa­li­ción agre­so­ra. De igual for­ma, el lunes 30 de mar­zo, la Arma­da esta­dou­ni­den­se se unió a los ata­ques aéreos sau­di­tas, lan­zan­do un misil cru­ce­ro sobre una bri­ga­da de misi­les, según infor­mó una fuen­te mili­tar a la agen­cia rusa Sput­nik. Mien­tras esto ocu­rre, Al Qae­da comen­zó una gran ofen­si­va en el sur de Yemen, ata­can­do edi­fi­cios guber­na­men­ta­les en la ciu­dad de Al Mukalla.
A pesar de esto, el jue­ves 2 de abril, dece­nas de com­ba­tien­tes de Ansa­ro­lá (fuer­za mili­tar de los huthies) acom­pa­ña­dos por fuer­zas tri­ba­les, entra­ron al pala­cio pre­si­den­cial Al-Maashiq, en Adén según infor­ma­ron ciu­da­da­nos con­sul­ta­dos al res­pec­to. Esta infor­ma­ción fue con­fir­ma­do por la agen­cia sau­dí Al Ara­bi­ya la cual dio a cono­cer que los bom­bar­deos sau­di­tas no pudie­ron impe­dir el avan­ce de las fuer­zas mili­ta­res huthies. De la mis­ma mane­ra, otras colum­nas huthies ocu­pa­ron la loca­li­dad en la que se encuen­tran las misio­nes diplo­má­ti­cas que se han ins­ta­la­do en la ciu­dad. Los acon­te­ci­mien­tos béli­cos con­ti­núan su desa­rro­llo con pro­nós­ti­cos indescifrables.
Esta­dos Uni­dos está lle­van­do a cabo un jue­go peli­gro­so al tra­tar de man­te­ner su socie­dad con la alian­za suni­ta-sio­nis­ta y al mis­mo tiem­po mejo­rar sus rela­cio­nes con Irán, habi­da cuen­ta que ha sido inevi­ta­ble que ten­ga que acep­tar a éste como inter­lo­cu­tor váli­do en cual­quier asun­to del Medio Orien­te, en par­ti­cu­lar en la lucha con­tra el terro­ris­mo suni­ta de al Qae­da y el Esta­do Islámico.
La inter­ven­ción mili­tar de Ara­bia Sau­di­ta y sus alia­dos en Yemen, abre nue­vos esce­na­rios de con­flic­tos para la región. Los huthies podrían tras­la­dar el tea­tro de la gue­rra al pro­pio terri­to­rio sau­di­ta, lo que trae­ría con­se­cuen­cias impre­vi­si­bles. En esa lógi­ca, es pre­vi­si­ble un levan­ta­mien­to de la mayo­ría chii­ta de Bah­réin, en la pers­pec­ti­va de pasar de las pro­tes­tas pací­fi­cas a la con­fron­ta­ción direc­ta con­tra la monar­quía suni­ta de ese país, sede de la V Flo­ta de la Arma­da de Esta­dos Uni­dos. En estas con­di­cio­nes, no es des­pre­cia­ble supo­ner que el esca­la­mien­to de este con­flic­to supon­ga una ele­va­ción de los pre­cios del petró­leo, toda vez que podrían ser afec­ta­das, inclu­so de for­ma direc­ta, zonas de pro­duc­ción y pro­ce­sa­mien­to de hidrocarburos,
En estas cir­cuns­tan­cias, los acto­res inter­na­cio­na­les, en espe­cial Esta­dos Uni­dos, ten­drán que actuar con extra­or­di­na­rio tino e incon­men­su­ra­ble pru­den­cia, para evi­tar el des­bor­de de una situa­ción que podría tener reper­cu­sio­nes tras­cen­den­ta­les para la región, e inclu­so para todo el planeta.

Fuen­te ori­gi­nal: http://​baro​me​troin​ter​na​cio​nal​.bli​goo​.com​.ve/​p​o​r​-​s​e​r​g​i​o​-​r​o​d​r​i​g​u​e​z​-​g​e​l​f​e​n​s​t​e​i​n​-​y​e​m​e​n​-​l​a​-​p​o​s​i​b​i​l​i​d​a​d​-​c​i​e​r​t​a​-​d​e​-​u​n​-​f​u​e​g​o​-​i​n​c​o​n​t​r​o​l​a​ble

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *