Qué se pone en juego en la Cumbre de las Américas de Panamá- Juan Manuel Karg

La Cum­bre de las Amé­ri­cas nació en 1994 bajo la órbi­ta de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y como idea del enton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Bill Clin­ton, con el obje­ti­vo de ali­near a la región, pla­ga­da de gobier­nos con­ser­va­do­res, en un con­tex­to glo­bal de cre­cien­te hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Así, en 2001 en Que­bec (Cana­dá), casi por una­ni­mi­dad –con el sólo voto en con­tra del vene­zo­lano Hugo Chá­vez, ante la ausen­cia de Fidel Cas­tro de aque­llas reunio­nes– se defi­nió comen­zar a dar for­ma a la pro­pues­ta del ALCA: Alian­za de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas, que final­men­te fue derro­ta­da en Mar del Pla­ta el 2005, tras una deci­di­da inter­ven­ción del pro­pio Chá­vez, Nés­tor Kirch­ner y Luiz Inácio Lula da Sil­va.
Hubo una expli­ca­ción a esa derro­ta de Bush: a par­tir de aquel momen­to, un con­jun­to de gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les se expan­die­ron en la región, como sub­pro­duc­to de diver­sas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les don­de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na defi­nie­ron dejar atrás a quie­nes habían gober­na­do para mino­rías y no para mayo­rías. A los casos ya cita­dos, se sumó la admi­nis­tra­ción del Fren­te Amplio en Uru­guay, del Movi­mien­to Al Socia­lis­mo en Boli­via, y de Alian­za País en Ecua­dor, entre otros. Así nacie­ron, lue­go, nue­vas ins­tan­cias de inte­gra­ción regio­nal, como Una­sur –2008 en Bra­si­lia– y CELAC –2011 en Cara­cas–, que apor­ta­ron la posi­bi­li­dad de pen­sar otro tipo de ins­ti­tu­cio­na­li­dad, con mayo­res nive­les de auto­no­mía.
Mucho cam­bió des­de la últi­ma Cum­bre de las Amé­ri­cas, rea­li­za­da en 2012 en Car­ta­ge­na de Indias (Colom­bia), a esta que se ave­ci­na en Pana­má. En aquel enton­ces, Cuba esta­ba exclui­da del cón­cla­ve, lle­van­do a un con­jun­to de paí­ses de la región –los del ALBA y algu­nos de Una­sur– a levan­tar una voz de pro­tes­ta por aque­lla ausen­cia. Y, ade­más, como men­cio­ná­ba­mos pre­via­men­te, esta­ba muy fres­ca la crea­ción de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­noa­me­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC), pri­mer blo­que ver­da­de­ra­men­te con­ti­nen­tal –con 33 nacio­nes, y sólo las ausen­cias de EE.UU. y Cana­dá–. Por ello, en aque­lla reunión de Car­ta­ge­na, la sole­dad nor­te­ame­ri­ca­na fue casi total: has­ta el anfi­trión Juan Manuel San­tos, uno de los alia­dos estra­té­gi­cos que Washing­ton man­tu­vo en la región en la últi­ma déca­da, expre­só su dis­con­for­mi­dad por la ausen­cia de Cuba. El des­con­ten­to de Oba­ma con la reunión fue tal que ni siquie­ra hubo una decla­ra­ción final del cón­cla­ve.
El res­to es cono­ci­do: en diciem­bre pasa­do, median­te una decla­ra­ción con­jun­ta de Barack Oba­ma y Raúl Cas­tro, Esta­dos Uni­dos y Cuba comen­za­ron un enten­di­mien­to mutuo que pro­vo­có la libe­ra­ción de pre­sos entre ambos paí­ses: así, “Los Cin­co” retor­na­ron a La Haba­na tras quin­ce años en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas y el ex con­tra­tis­ta de Usaid, Alan Gross, via­jó hacia Washing­ton lue­go de haber sido impu­tado por inten­to de espio­na­je en la Isla. Actual­men­te ambos paí­ses nego­cian la reaper­tu­ra de emba­ja­das, para lo cual La Haba­na pide que se reti­re a Cuba de la lis­ta de paí­ses “patro­ci­nan­tes del terro­ris­mo” que su vecino del nor­te rea­li­za año a año. Esta nove­dad geo­po­lí­ti­ca fue defi­ni­da por Oba­ma en los siguien­tes tér­mi­nos: “No pode­mos hacer lo mis­mo que hemos hecho duran­te las últi­mas cin­co déca­das y espe­rar un resul­ta­do dife­ren­te”.
Sin embar­go, el cam­bio de polí­ti­ca de EE.UU. hacía Cuba tam­bién intro­du­jo un reaco­mo­da­mien­to geo­po­lí­ti­co de la Casa Blan­ca en cuan­to a su polí­ti­ca exte­rior. ¿En qué sen­ti­do? Oba­ma inten­ta actual­men­te un reequi­li­brio diplo­má­ti­co, tras lo cual, lue­go de sus nego­cia­cio­nes con La Haba­na –y tam­bién con Tehe­rán, en vis­tas a un posi­ble acuer­do nuclear que fue abier­ta­men­te recha­za­do por el pri­mer minis­tro israe­lí, Netan­yahu– ha apun­ta­do sus san­cio­nes hacia Cara­cas y Mos­cú, tras una cre­cien­te pre­sión del Par­ti­do Repu­bli­cano, quien ganó recien­te­men­te las elec­cio­nes inter­me­dias. Por lo tan­to, si en las ante­rio­res Cum­bres de las Amé­ri­cas apa­re­cían voces crí­ti­cas al papel de EE.UU. res­pec­to a Cuba, es de espe­rar que en Pana­má se pro­duz­ca una situa­ción simi­lar pero res­pec­to a Vene­zue­la.
Al momen­to de escri­bir estas líneas, Nico­lás Madu­ro anun­cia­ba la reco­lec­ción de más de 3 millo­nes de fir­mas de la cam­pa­ña: “Oba­ma dero­ga el decre­to ya”, cuya entre­ga, en pala­bras del Jefe de Esta­do, se hará en la pro­pia Cum­bre de las Amé­ri­cas –por ello es de espe­rar que la cifra sea aún más gran­de, vis­to y con­si­de­ran­do que aún res­ta tiem­po–. Asi­mis­mo, la con­sul­to­ra Hin­ter­la­ces con­fir­ma­ba un aumen­to en la ima­gen posi­ti­va de Madu­ro lue­go de la deci­sión de Oba­ma: pare­ce haber pri­ma­do la idea de “cerrar filas” en torno al gobierno ante el cues­tio­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos. Ambas noti­cias le dan con­fian­za al man­da­ta­rio vene­zo­lano para ir a la reunión de Pana­má, con una rati­fi­ca­ción impor­tan­te tam­bién de los paí­ses de la Una­sur y de su Secre­ta­rio Gene­ral, Ernes­to Sam­per.
Hay otro ele­men­to rele­van­te para con­si­de­rar: de 2009 a esta par­te se inten­si­fi­ca­ron los víncu­los entre los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y el blo­que de los BRICS –Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca–, que se pro­po­ne la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo orden mun­dial: mul­ti­cén­tri­co y plu­ri­po­lar. Aquí hay otra dife­ren­cia res­pec­to a Car­ta­ge­na de Indias: allí la idea de mul­ti­po­la­ri­dad se veri­fi­ca­ba más difu­sa, y la vin­cu­la­ción entre la región y, prin­ci­pal­men­te, Chi­na y Rusia, era bas­tan­te menor a la que pode­mos dar cuen­ta en la actua­li­dad.
Aho­ra bien, aden­trán­do­nos en el “con­te­ni­do for­mal” de la reunión, los tres ejes temá­ti­cos plan­tea­dos por el país anfi­trión en los docu­men­tos pre­vios a la cum­bre son los siguien­tes:
a. com­ba­te a la pobre­za;
b. aumen­to de la coope­ra­ción en mate­ria de salud, edu­ca­ción, segu­ri­dad, medio ambien­te, y ener­gía;
c. for­ta­le­ci­mien­to de la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.
Segu­ra­men­te exis­ta un piso de acuer­dos en cada uno de estos pun­tos. Y, pro­ba­ble­men­te, algu­na decla­ra­ción final que alber­gue la “uni­dad en la diver­si­dad” de la reunión res­pec­to a los ejes plan­tea­dos –siem­pre y cuan­do no haya mayo­res disen­sos, tal como suce­dió con la falli­da decla­ra­ción de Car­ta­ge­na, fre­na­da por EE.UU. De todos modos, lo cen­tral de Pana­má pasa­rá tam­bién por lo dis­cur­si­vo y lo ges­tual: allí se podrá veri­fi­car un nue­vo momen­to polí­ti­co en la región, mar­ca­do por un inten­to de reaco­mo­da­mien­to de Washing­ton en su polí­ti­ca de alian­zas –tema con­di­cio­na­do, asi­mis­mo, por su polí­ti­ca domés­ti­ca–. Sin dudas, EE.UU.
tam­bién bus­ca­rá una mejor “radio­gra­fía” de la situa­ción con­ti­nen­tal –y de sus fuer­zas polí­ti­cas– tras sus anun­cios res­pec­to a Cuba y Vene­zue­la.
Varias dudas sur­gen como inte­rro­gan­tes pre­vias a una reunión de pri­mer orden para el con­ti­nen­te. ¿Has­ta qué pun­to EE.UU. podrá inten­tar recu­pe­rar su hege­mo­nía per­di­da en la región en este tipo de ins­tan­cias, vis­to y con­si­de­ran­do las nue­vas alian­zas inter­na­cio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na y la rati­fi­ca­ción en las urnas del con­jun­to de los gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les? Es decir, ¿has­ta qué momen­to inten­ta­rá tor­cer, por la vía diplo­má­ti­ca, una situa­ción regio­nal que se le hizo adver­sa en elec­cio­nes y que sus fuer­zas afi­nes –inter­nas y exter­nas– aún no pue­den remon­tar?
Por otra par­te, algo más con­cre­to y llano, más vin­cu­la­do con lo tác­ti­co: ¿inten­ta­rá Oba­ma una “coli­sión fron­tal” con Madu­ro en Pana­má o bus­ca­rá des­com­pri­mir la situa­ción, vis­to y con­si­de­ran­do que la polí­ti­ca que hoy lle­va ade­lan­te res­pec­to a Vene­zue­la ya se demos­tró inefi­cien­te, en el pasa­do, res­pec­to a Cuba? Ade­más, ¿logra­rá EE.UU. ali­near, de for­ma más sis­te­má­ti­ca, a los miem­bros de la Alian­za del Pací­fi­co, o suce­de­rá como en Car­ta­ge­na, don­de inclu­so algu­nos de esos paí­ses mos­tra­ron cier­ta dis­tan­cia res­pec­to a Washing­ton? Fal­tan ape­nas días para comen­zar a des­an­dar estos nudos cen­tra­les. Recién el 11 de abril, cuan­do ter­mi­ne la Cum­bre de Pana­má, ten­dre­mos res­pues­tas cer­te­ras a algu­nas de estas inte­rro­gan­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: