Qué se pone en jue­go en la Cum­bre de las Amé­ri­cas de Pana­má- Juan Manuel Karg

La Cum­bre de las Amé­ri­cas nació en 1994 bajo la órbi­ta de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y como idea del enton­ces pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Bill Clin­ton, con el obje­ti­vo de ali­near a la región, pla­ga­da de gobier­nos con­ser­va­do­res, en un con­tex­to glo­bal de cre­cien­te hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Así, en 2001 en Que­bec (Cana­dá), casi por una­ni­mi­dad –con el sólo voto en con­tra del vene­zo­lano Hugo Chá­vez, ante la ausen­cia de Fidel Cas­tro de aque­llas reunio­nes– se defi­nió comen­zar a dar for­ma a la pro­pues­ta del ALCA: Alian­za de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas, que final­men­te fue derro­ta­da en Mar del Pla­ta el 2005, tras una deci­di­da inter­ven­ción del pro­pio Chá­vez, Nés­tor Kirch­ner y Luiz Inácio Lula da Silva.
Hubo una expli­ca­ción a esa derro­ta de Bush: a par­tir de aquel momen­to, un con­jun­to de gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les se expan­die­ron en la región, como sub­pro­duc­to de diver­sas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les don­de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na defi­nie­ron dejar atrás a quie­nes habían gober­na­do para mino­rías y no para mayo­rías. A los casos ya cita­dos, se sumó la admi­nis­tra­ción del Fren­te Amplio en Uru­guay, del Movi­mien­to Al Socia­lis­mo en Boli­via, y de Alian­za País en Ecua­dor, entre otros. Así nacie­ron, lue­go, nue­vas ins­tan­cias de inte­gra­ción regio­nal, como Una­sur –2008 en Bra­si­lia– y CELAC –2011 en Cara­cas – , que apor­ta­ron la posi­bi­li­dad de pen­sar otro tipo de ins­ti­tu­cio­na­li­dad, con mayo­res nive­les de autonomía.
Mucho cam­bió des­de la últi­ma Cum­bre de las Amé­ri­cas, rea­li­za­da en 2012 en Car­ta­ge­na de Indias (Colom­bia), a esta que se ave­ci­na en Pana­má. En aquel enton­ces, Cuba esta­ba exclui­da del cón­cla­ve, lle­van­do a un con­jun­to de paí­ses de la región –los del ALBA y algu­nos de Una­sur– a levan­tar una voz de pro­tes­ta por aque­lla ausen­cia. Y, ade­más, como men­cio­ná­ba­mos pre­via­men­te, esta­ba muy fres­ca la crea­ción de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC), pri­mer blo­que ver­da­de­ra­men­te con­ti­nen­tal –con 33 nacio­nes, y sólo las ausen­cias de EE.UU. y Cana­dá – . Por ello, en aque­lla reu­nión de Car­ta­ge­na, la sole­dad nor­te­ame­ri­ca­na fue casi total: has­ta el anfi­trión Juan Manuel San­tos, uno de los alia­dos estra­té­gi­cos que Washing­ton man­tu­vo en la región en la últi­ma déca­da, expre­só su dis­con­for­mi­dad por la ausen­cia de Cuba. El des­con­ten­to de Oba­ma con la reu­nión fue tal que ni siquie­ra hubo una decla­ra­ción final del cónclave.
El res­to es cono­ci­do: en diciem­bre pasa­do, median­te una decla­ra­ción con­jun­ta de Barack Oba­ma y Raúl Cas­tro, Esta­dos Uni­dos y Cuba comen­za­ron un enten­di­mien­to mutuo que pro­vo­có la libe­ra­ción de pre­sos entre ambos paí­ses: así, “Los Cin­co” retor­na­ron a La Haba­na tras quin­ce años en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas y el ex con­tra­tis­ta de Usaid, Alan Gross, via­jó hacia Washing­ton lue­go de haber sido impu­tado por inten­to de espio­na­je en la Isla. Actual­men­te ambos paí­ses nego­cian la reaper­tu­ra de emba­ja­das, para lo cual La Haba­na pide que se reti­re a Cuba de la lis­ta de paí­ses “patro­ci­nan­tes del terro­ris­mo” que su vecino del nor­te rea­li­za año a año. Esta nove­dad geo­po­lí­ti­ca fue defi­ni­da por Oba­ma en los siguien­tes tér­mi­nos: “No pode­mos hacer lo mis­mo que hemos hecho duran­te las últi­mas cin­co déca­das y espe­rar un resul­ta­do diferente”.
Sin embar­go, el cam­bio de polí­ti­ca de EE.UU. hacía Cuba tam­bién intro­du­jo un reaco­mo­da­mien­to geo­po­lí­ti­co de la Casa Blan­ca en cuan­to a su polí­ti­ca exte­rior. ¿En qué sen­ti­do? Oba­ma inten­ta actual­men­te un reequi­li­brio diplo­má­ti­co, tras lo cual, lue­go de sus nego­cia­cio­nes con La Haba­na –y tam­bién con Tehe­rán, en vis­tas a un posi­ble acuer­do nuclear que fue abier­ta­men­te recha­za­do por el pri­mer minis­tro israe­lí, Netan­yahu– ha apun­ta­do sus san­cio­nes hacia Cara­cas y Mos­cú, tras una cre­cien­te pre­sión del Par­ti­do Repu­bli­cano, quien ganó recien­te­men­te las elec­cio­nes inter­me­dias. Por lo tan­to, si en las ante­rio­res Cum­bres de las Amé­ri­cas apa­re­cían voces crí­ti­cas al papel de EE.UU. res­pec­to a Cuba, es de espe­rar que en Pana­má se pro­duz­ca una situa­ción simi­lar pero res­pec­to a Venezuela.
Al momen­to de escri­bir estas líneas, Nico­lás Madu­ro anun­cia­ba la reco­lec­ción de más de 3 millo­nes de fir­mas de la cam­pa­ña: “Oba­ma dero­ga el decre­to ya”, cuya entre­ga, en pala­bras del Jefe de Esta­do, se hará en la pro­pia Cum­bre de las Amé­ri­cas –por ello es de espe­rar que la cifra sea aún más gran­de, vis­to y con­si­de­ran­do que aún res­ta tiem­po – . Asi­mis­mo, la con­sul­to­ra Hin­ter­la­ces con­fir­ma­ba un aumen­to en la ima­gen posi­ti­va de Madu­ro lue­go de la deci­sión de Oba­ma: pare­ce haber pri­ma­do la idea de “cerrar filas” en torno al gobierno ante el cues­tio­na­mien­to de Esta­dos Uni­dos. Ambas noti­cias le dan con­fian­za al man­da­ta­rio vene­zo­lano para ir a la reu­nión de Pana­má, con una rati­fi­ca­ción impor­tan­te tam­bién de los paí­ses de la Una­sur y de su Secre­ta­rio Gene­ral, Ernes­to Samper.
Hay otro ele­men­to rele­van­te para con­si­de­rar: de 2009 a esta par­te se inten­si­fi­ca­ron los víncu­los entre los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y el blo­que de los BRICS –Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca – , que se pro­po­ne la con­fi­gu­ra­ción de un nue­vo orden mun­dial: mul­ti­cén­tri­co y plu­ri­po­lar. Aquí hay otra dife­ren­cia res­pec­to a Car­ta­ge­na de Indias: allí la idea de mul­ti­po­la­ri­dad se veri­fi­ca­ba más difu­sa, y la vin­cu­la­ción entre la región y, prin­ci­pal­men­te, Chi­na y Rusia, era bas­tan­te menor a la que pode­mos dar cuen­ta en la actualidad.
Aho­ra bien, aden­trán­do­nos en el “con­te­ni­do for­mal” de la reu­nión, los tres ejes temá­ti­cos plan­tea­dos por el país anfi­trión en los docu­men­tos pre­vios a la cum­bre son los siguientes:
a. com­ba­te a la pobreza;
b. aumen­to de la coope­ra­ción en mate­ria de salud, edu­ca­ción, segu­ri­dad, medio ambien­te, y energía;
c. for­ta­le­ci­mien­to de la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ción ciudadana.
Segu­ra­men­te exis­ta un piso de acuer­dos en cada uno de estos pun­tos. Y, pro­ba­ble­men­te, algu­na decla­ra­ción final que alber­gue la “uni­dad en la diver­si­dad” de la reu­nión res­pec­to a los ejes plan­tea­dos –siem­pre y cuan­do no haya mayo­res disen­sos, tal como suce­dió con la falli­da decla­ra­ción de Car­ta­ge­na, fre­na­da por EE.UU. De todos modos, lo cen­tral de Pana­má pasa­rá tam­bién por lo dis­cur­si­vo y lo ges­tual: allí se podrá veri­fi­car un nue­vo momen­to polí­ti­co en la región, mar­ca­do por un inten­to de reaco­mo­da­mien­to de Washing­ton en su polí­ti­ca de alian­zas –tema con­di­cio­na­do, asi­mis­mo, por su polí­ti­ca domés­ti­ca – . Sin dudas, EE.UU.
tam­bién bus­ca­rá una mejor “radio­gra­fía” de la situa­ción con­ti­nen­tal –y de sus fuer­zas polí­ti­cas– tras sus anun­cios res­pec­to a Cuba y Venezuela.
Varias dudas sur­gen como inte­rro­gan­tes pre­vias a una reu­nión de pri­mer orden para el con­ti­nen­te. ¿Has­ta qué pun­to EE.UU. podrá inten­tar recu­pe­rar su hege­mo­nía per­di­da en la región en este tipo de ins­tan­cias, vis­to y con­si­de­ran­do las nue­vas alian­zas inter­na­cio­na­les de Amé­ri­ca Lati­na y la rati­fi­ca­ción en las urnas del con­jun­to de los gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les? Es decir, ¿has­ta qué momen­to inten­ta­rá tor­cer, por la vía diplo­má­ti­ca, una situa­ción regio­nal que se le hizo adver­sa en elec­cio­nes y que sus fuer­zas afi­nes –inter­nas y exter­nas– aún no pue­den remontar?
Por otra par­te, algo más con­cre­to y llano, más vin­cu­la­do con lo tác­ti­co: ¿inten­ta­rá Oba­ma una “coli­sión fron­tal” con Madu­ro en Pana­má o bus­ca­rá des­com­pri­mir la situa­ción, vis­to y con­si­de­ran­do que la polí­ti­ca que hoy lle­va ade­lan­te res­pec­to a Vene­zue­la ya se demos­tró inefi­cien­te, en el pasa­do, res­pec­to a Cuba? Ade­más, ¿logra­rá EE.UU. ali­near, de for­ma más sis­te­má­ti­ca, a los miem­bros de la Alian­za del Pací­fi­co, o suce­de­rá como en Car­ta­ge­na, don­de inclu­so algu­nos de esos paí­ses mos­tra­ron cier­ta dis­tan­cia res­pec­to a Washing­ton? Fal­tan ape­nas días para comen­zar a des­an­dar estos nudos cen­tra­les. Recién el 11 de abril, cuan­do ter­mi­ne la Cum­bre de Pana­má, ten­dre­mos res­pues­tas cer­te­ras a algu­nas de estas interrogantes. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *