LABek pide a Lakua un plan de inno­va­ción que se ajus­te a las nece­si­da­des de la industria

industria.png
LAB valo­ró ayer en Bil­bo el Plan de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e Inno­va­ción Eus­ka­di 2020. Para el sin­di­ca­to el plan deja a un lado la apor­ta­ción de sin­di­ca­tos y tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y asi­mis­mo, no refle­ja las nece­si­da­des reales que tie­ne la indus­tria de la CAV, ni lo que deman­dan empre­sas y los y las trabajadoras.

Es una opor­tu­ni­dad per­di­da para abor­dar los pro­ble­mas de nues­tra economía.
Com­par­ti­mos su impor­tan­cia y carác­ter estra­té­gi­co, pero, cree­mos que debe­ría­mos hacer un deba­te en pro­fun­di­dad res­pec­to a lo que hemos hecho has­ta aho­ra, las con­se­cuen­cias de ello y lo que debe­ría­mos hacer en el futu­ro, en fun­ción de la reali­dad de nues­tro teji­do eco­nó­mi­co y social.
La for­ma de hacer­lo, el hacer­lo en for­ma de plan que aprue­ba e ini­cia el Gobierno Vas­co, es una mane­ra más para elu­dir el deba­te polí­ti­co y social de un tema tan tras­cen­den­tal como este.
Es un plan basa­do en un plan fra­ca­sa­do: para reno­var los obje­ti­vos del sus­pen­di­do plan PCTI 2015.
El obje­ti­vo cen­tral del plan 2015 era lle­gar al 3% del PIB en I+D+i en dicho año. Con datos de 2013 esta­mos en el 1,99% (media de la UE28, 2,02%). Es decir, pode­mos decir que dicho plan fra­ca­só. Este obje­ti­vo cen­tral no cum­pli­do se reto­ma en el nue­vo Plan para el 2020.
Lo sor­pren­den­te es que para los años ini­cia­les del plan 2014 y 2015 se redu­ce en 318 millo­nes la dota­cion pre­su­pues­ta­rio ya pre­vis­ta para estos años en el PCTI 2015.
Nos preo­cu­pa, pues, la reduc­ción de la inver­sión en I+D+i. Es jus­to lo con­tra­rio de lo que están hacien­do paí­ses como Ale­ma­nia (Datos Euros­tat) que en el perio­do 2010 – 2013 ha incre­men­ta­do un 18,15% su gas­to en I+D+i o Chi­na, un 79,9%. En ese mis­mo perio­do la CAV la ha redu­ci­do un 4,09%.
Pero más allá de los núme­ros, pro­yec­tos como HIRIKO son los que mues­tran el tra­ba­jo rea­li­za­do en esta mate­ria por el Gobierno Vas­co: el pre­sun­to frau­de rea­li­za­do con los 45 millo­nes de euros de sub­ven­cio­nes reci­bi­dos por las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes. LAB desea que si se con­fir­ma lo apun­ta­do por la fis­ca­lía se cas­ti­gue en con­se­cuen­cia, como han sido cas­ti­ga­dos sin mere­cer­lo los 20 tra­ba­ja­do­res que per­die­ron su empleo. Ade­más. El caso HIRIKO mere­ce otra lec­tu­ra: la corrup­ción y el frau­de son pro­ble­mas de mayor dimen­sión, y en el ori­gen, más allá de corrup­tos, está en la polí­ti­ca de sub­ven­cio­nes sin nin­gu­na pers­pec­ti­va social ni garan­tías. Por ello, el que des­púes de cono­cer­se los hechos de HIRIKO, la Con­se­je­ría de Indus­tria se reafir­me en lo ade­cua­do del mode­lo de sub­ven­cio­nes nos pare­ce espe­cial­men­te grave.
La par­ti­ci­pa­ción y sin­di­cal en la ela­bo­ra­ción y eva­lua­ción del plan es inexistente.
La repre­sen­ta­ción sin­di­cal en los ins­tru­men­tos ins­ti­tu­cio­na­les como el Con­se­jo Vas­co de Cien­cia y Tec­no­lo­gía bri­lla por su ausencia.
Sin embar­go en dicho con­se­jo sí hay una repre­sen­ta­ción de cua­tro per­so­nas pro­ce­den­tes de la patronal.
Dota­ción pre­su­pues­ta­ria insuficiente.
El plan­tea­mien­to de finan­cia­ción del plan no es con­se­cuen­cia de ana­li­zar las nece­si­da­des reales en I+D+i y fijar los obje­ti­vos. Se hace al revés:
Se aban­do­na defi­ni­ti­va­men­te el obje­ti­vo de con­ver­ger en I+D+i con los paí­ses de simi­lar ren­ta per cápi­ta a la nues­tra. Las pre­vi­sio­nes de asig­na­ción de recur­sos se hacen en fun­ción de la esti­ma­ción de lo que será el cre­ci­mien­to del PIB lo cual, lejos de ser una apues­ta por el cam­bio de la ten­den­cia, se some­te a lo que el mer­ca­do deci­da hacer sin más com­pro­mi­so ins­ti­tu­cio­nal que ade­cuar en su caso los pre­su­pues­tos ini­cial­men­te aprobados.
Ante la fal­ta de inver­sión públi­ca se opta por espe­rar que la finan­cia­ción del Plan se pue­da rea­li­zar des­de la inver­sión pri­va­da. En este pun­to, se con­fía en la inver­sión exte­rior, los fon­dos euro­peos y la inver­sión empre­sa­rial. esti­man­do sin base algu­na que lo jus­ti­fi­que que la inver­sión pri­va­da cre­ce­rá del 55,9% del 2012 al 61% en 2020 y la finan­cia­ción inter­na­cio­nal del 6% (2014) al 8% (2020)
El mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les: ¿qué retro­ce­de a pará­me­tros del siglo XIX?
Es sabi­do que la implan­ta­ción de la I+D+i requie­re de un mode­lo esta­ble de rela­cio­nes labo­ra­les que poten­cie la cua­li­fi­ca­ción y la esta­bi­li­dad labo­ral así como un mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos; nada que ver con las refor­mas labo­ra­les que des­tru­yen el empleo de cali­dad y nego­cia­ción colec­ti­va. En un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les que retro­ce­de a pará­me­tros del siglo XIX no se pue­de com­pe­tir. En este plan nada se dice al respecto.
La RVCT (Red Vas­ca de Cien­cia y Tec­no­lo­gía) se reduce.
El sis­te­ma vas­co de cien­cia y tec­no­lo­gía (indi­ca­dor IUS, RIS) con valor 0,50 está, según se indi­ca en el pro­pio Plan a nota­ble dis­tan­cia del valor de los paí­ses líde­res. UE27 0,56; Ale­ma­nia, Dina­mar­ca, Sue­cia, supe­ran el 0,7.
La fal­ta de dine­ro públi­ca deci­di­da por la fis­ca­li­dad regre­si­va e injus­ta tie­ne como con­tra­par­ti­da se pre­vé un incre­men­to de la finan­cia­ción públi­ca para la inver­sión pri­va­da has­ta un 15%. Se pre­ten­de pri­va­ti­zar la acti­vi­dad públi­ca tam­bién en mate­ria de I+D+i.
Sin embar­go los pre­su­pues­tos res­tric­ti­vos que afec­tan a la I+D+i moti­van en el plan la nece­si­dad de reor­ga­ni­zar los cen­tros ponien­do en ries­go la pro­pia exis­ten­cia de los cen­tros de inves­ti­ga­ción coope­ra­ti­va. Esto es lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo y nove­do­so de la reor­ga­ni­za­ción plan­tea­da en la Red Vas­ca de Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Pro­ba­ble­men­te cen­tros de inves­ti­ga­ción coope­ra­ti­va ten­drán que cerrar sus puer­tas por la fal­ta de recur­sos públi­cos des­ti­na­dos a la investigación.
LECTURA de LAB
Es un plan del Gobierno Vas­co. Es un plan que deja a un lado la apor­ta­ción de sin­di­ca­tos y tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Esta es una deci­sión política.
Éste no es el plan que nece­si­ta la indus­tria de la CAV, ni el que nece­si­tan las empre­sas ni el que nece­si­ta­mos los y las tra­ba­ja­do­ras. Escu­cha­mos a menu­do al lehen­da­ka­ri hal­bar sobre nues­tra situa­ción espe­cial, ala­ban­do la impor­tan­cia de la indus­tria y situan­do ésta como garan­te del esta­do de bienestar.
Nues­tro mode­lo eko­no­mi­ko ez dife­ren­te, tie­ne dis­tin­tas bases, nece­si­da­des dife­ren­tes, tie­ne retos pro­pios… Mien­tras tan­to el esta­do ha impues­to 61 leyes nue­vas que influ­yen direc­ta­men­te en la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Este sin­di­ca­to ha denun­cia­do muchas veces las con­se­cuen­cias de estas leyes. Mien­tras Eus­kal Herria tie­ne nece­si­da­des pro­pias para con­tro­lar los cos­tes ener­gé­ti­cos el esta­do sube estos cos­tes, cuan­do nece­si­tar finan­cia­ción para hacer nue­vos inver­sio­nes, para lle­gar a nue­vos pro­duc­tos u ope­rar a nivel mun­dial, el esta­do aprue­ba una ley para pro­te­ger el sis­te­ma finan­cie­ro, dejan­do a un lado las nece­si­da­des de cré­di­to de empre­sas y familias.
Están des­re­gu­lan­do las rela­cio­nes labo­ra­les. Las rela­cio­nes labo­ra­les del siglo pasa­do no sir­ven para dar valor al pro­duc­to, con la refor­ma labo­ral no se pue­de, la pre­ca­rie­dad es el mayor enemi­go de la innovación.
Así es nor­mal que siem­pre se com­pa­ren con el res­to del esta­do. Pero si nos com­pa­ra­mos con paí­ses con base indus­trial que­da cla­ro que somos una sucur­sal del esta­do. El obje­ti­vo del gobierno no es dirigr la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca indus­trial sino diri­gir las dis­tin­tas ayu­das económicas.
Con este plan no se toman deci­sio­nes de cara a la comu­ni­dad del cono­ci­mien­to. El obje­ti­vo del plan no pasa de la sim­ple volun­tad. No hay meca­nis­mos efi­ca­ces de segui­mien­to, si no lle­ga­mos a los obje­ti­vos ten­drá que ser otra vez… No hay meca­nis­mos para redi­ri­gir o reforzar.
Este plan es un ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da ins­ti­tu­cio­nal. Sabe­mos que cuan­do el PNV quie­re algo, cuan­do tie­ne cla­ro que algo es prio­ri­ta­rio tie­ne cla­ro cómo hacer­lo. El TAV es un cla­ro ejem­plo de ello: quie­ro esta red ferro­via­ria, me cues­ta y esto y en con­se­cuen­cia, éste es el pre­su­pues­to que des­tino a ello. En este caso el pre­su­pues­to se rea­li­za al revés. “Ten­go tan­to, por lo tan­to, estos son mis objetivos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.