Sobre la guerra imperialista- KKE

La ver­sión elec­tró­ni­ca del 5º núme­ro de la “Revis­ta Comu­nis­ta Inter­na­cio­nal” (http://​www​.iccr​.gr/) que tie­ne como tema la cues­tión de la gue­rra impe­ria­lis­ta ha sido publi­ca­da. El KKE ha con­tri­bui­do con el siguien­te artícu­lo: La inten­si­fi­ca­ción de los anta­go­nis­mos impe­ria­lis­tas en la región del Medi­te­rrá­neo Sud­es­te y los Bal­ca­nes. La posi­ción del KKE sobre la posi­bi­li­dad de impli­ca­ción de Gre­cia en una gue­rra impe­ria­lis­ta.”

La intensificación de los antagonismos imperialistas en la región del Mediterráneo Sudeste y los Balcanes. La posición del KKE sobre la posibilidad de implicación de Grecia en una guerra imperialista

La gue­rra no ocu­rre por casua­li­dad, no es un “peca­do”, como creen los sacer­do­tes cris­tia­nos (que pre­di­can el patrio­tis­mo, el huma­nis­mo y la paz tan mal como los opor­tu­nis­tas), sino que es una eta­pa inevi­ta­ble del capi­ta­lis­mo, una for­ma de la vida capi­ta­lis­ta tan natu­ral como es la paz. La gue­rra de nues­tra épo­ca es la gue­rra de los pue­blos. De esta ver­dad no sur­ge la con­clu­sión que debe­mos nadar por don­de va la corrien­te “popu­lar” del cho­vi­nis­mo sino que tam­bién en perío­do de gue­rra siguen exis­tien­do y se mani­fies­tan las con­tra­dic­cio­nes cla­sis­tas

que divi­den a los pue­blos”.

V.I.Leninó

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (ΚΚΕ), que se man­tie­ne fiel al Mar­xis­mo-Leni­nis­mo y el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, a tra­vés de su pris­ma se ocu­pa tam­bién de la cues­tión de la gue­rra. La posi­bi­li­dad de la gue­rra y la impli­ca­ción de Gre­cia en esta, fue un tema par­ti­cu­lar en el últi­mo, el 19º Con­gre­so del KKE (11−14 abril de 2013). En la Reso­lu­ción Polí­ti­ca se dan direc­cio­nes impor­tan­tes res­pec­to a la pre­pa­ra­ción del Par­ti­do ante esta posi­bi­li­dad, ya que todos los desa­rro­llos jus­ti­fi­can ple­na­men­te a Lenin, que sub­ra­yó que la gue­rra es una “fase inevi­ta­ble del capi­ta­lis­mo, una for­ma de la vida capi­ta­lis­ta tal nor­mal como la paz”. La “paz” impe­ria­lis­ta pre­pa­ra nue­vas gue­rras impe­ria­lis­tas. El KKE no se limi­ta a repe­tir las ver­da­des leni­nis­tas sino que las uti­li­za como base para ana­li­zar los desa­rro­llos socio­eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos espe­cí­fi­cos de nues­tra amplia región, que son explo­si­vos y crean una situa­ción muy peli­gro­sa para la vida de los tra­ba­ja­do­res. El artícu­lo tra­ta­rá este enfo­que del KKE.

1. La región es un “imán” de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas

La región de los Bal­ca­nes (hoy exis­ten 11 Esta­dos y el pro­tec­to­ra­do del Koso­vo) en el siglo 19º se carac­te­ri­za­ba como el “pol­vo­rín” de Euro­pa debi­do a las fuer­tes con­tra­dic­cio­nes y los con­flic­tos mili­ta­res, detrás de las que esta­ban las gran­des poten­cias de enton­ces que pre­ten­dían bene­fi­ciar­se de la cri­sis del Impe­rio Oto­mano feu­dal y de la apa­ri­ción de Esta­dos nacio­na­les bur­gue­ses en su lugar, cuyas fron­te­ras esta­ban cons­tan­te­men­te cues­tio­na­das. De hecho, una situa­ción simi­lar se for­mó en el terreno del Impe­rio Oto­mano en el Medio Orien­te, des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, don­de se intro­du­je­ron y se refor­za­ron las rela­cio­nes de pro­duc­ción capi­ta­lis­tas y se tra­za­ron fron­te­ras. Des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial se crea­ron nue­vos Esta­dos bur­gue­ses “nacio­na­les” (apro­xi­ma­da­men­te 20) y se inten­si­fi­ca­ron las con­tra­dic­cio­nes entre las poten­cias fuer­tes.

En los últi­mos años, des­pués de los acon­te­ci­mien­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios y el derro­ca­mien­to del socia­lis­mo en la URSS y los paí­ses de Euro­pa del Este, la región del Medi­te­rrá­neo Sur­es­te (Medio Orien­te) y de los Bal­ca­nes, ha sufri­do la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Yugos­la­via[1], en Irak[2], en Libia[3]. Mien­tras que des­de 2011 y has­ta la fecha, está en desa­rro­llo la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta de EE.UU., de Fran­cia, de Gran Bre­ta­ña en Siria, don­de con la ayu­da prin­ci­pal de Ara­bia Sau­di­ta, de los Emi­ra­tos Ára­bes, de Tur­quía, de Qatar etc. pre­ten­den derro­car el régi­men de Assad, nue­va­men­te con el pre­tex­to de la “pro­mo­ción de la demo­cra­cia”. Los tra­ba­ja­do­res, y ante todo los comu­nis­tas, no pode­mos en nin­gún caso acep­tar que EE.UU. y la OTAN que son res­pon­sa­bles de tan­tas dic­ta­du­ras y masa­cres, pre­ten­den sal­va­guar­dar los dere­chos demo­crá­ti­cos y las liber­ta­des del pue­blo de Siria. Ni tam­po­co pode­mos creer que los monar­cas y los prín­ci­pes de las monar­quías del Gol­fo, se intere­sen por la “demo­cra­cia” en Siria.

Pero ¿qué es lo que atrae la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta y la gue­rra en nues­tra región como un “imán”?

La posi­ción geo­grá­fi­ca de dicha región, que es la “encru­ci­ja­da” de tres con­ti­nen­tes (Euro­pa, Asia, Áfri­ca), obje­ti­va­men­te crea impor­tan­tes cana­les de comu­ni­ca­ción, tan­to para las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas como por razo­nes polí­ti­co-mili­ta­res. Tal vía es el Canal de Suez, el Bós­fo­ro, el Gol­fo Pér­si­co, los tubos de petró­leo y de gas natu­ral, que son una red en cons­tan­te expan­sión, los gran­des puer­tos, la infra­es­truc­tu­ra ferro­via­ria y las carre­te­ras, los redes de trans­por­te de elec­tri­ci­dad etc. Son las islas que se uti­li­zan por los impe­ria­lis­tas como “por­taa­vio­nes” insu­mer­gi­bles, por ejem­plo Cre­ta y Chi­pre, así como dece­nas de bases mili­ta­res que tie­nen en la región los EE.UU., la OTAN y, en menor gra­do, Rusia.

El con­trol de la infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca, la influen­cia polí­ti­co-mili­tar de cada poten­cia impe­ria­lis­ta en la región, es una “pre­con­di­ción” adi­cio­nal para acer­car­se a otras regio­nes que tie­nen o pue­den adqui­rir una impor­tan­cia estra­té­gi­ca, como son el Mar Cas­pio, el Cáu­ca­so, Áfri­ca etc. Inclu­so, cuan­do no pue­den adqui­rir esta “pre­con­di­ción” están intere­sa­das en que lo pier­da su anta­go­nis­ta.

Como seña­ló Lenin: “Para el impe­ria­lis­mo es sus­tan­cial la riva­li­dad de varias gran­des poten­cias en la aspi­ra­ción a la hege­mo­nía, esto es, a apo­de­rar­se de terri­to­rios no tan­to direc­ta­men­te para sí, como para el debi­li­ta­mien­to del adver­sa­rio y el que­bran­ta­mien­to de su hege­mo­nía”.[4]

En la región exis­ten impor­tan­tes reser­vas de hidro­car­bu­ros. Ade­más, se han des­cu­bier­to en el Medi­te­rrá­neo Orien­tal reser­vas que son la “man­za­na de la dis­cor­dia” para los mono­po­lios de ener­gía, debi­do al desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía mine­ra de yaci­mien­tos en gran pro­fun­di­dad, al ascen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de los pre­cios de los hidro­car­bu­ros, sien­do una explo­ta­ción ren­ta­ble. El con­trol de las reser­vas de ener­gía en la región, que pue­den aumen­tar la ren­ta­bi­li­dad de los mono­po­lios, es otro fac­tor impor­tan­te de agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes en dicha región[5].

El retro­ce­so his­tó­ri­co en el desa­rro­llo de la lucha de cla­ses, tras el derro­ca­mien­to del socia­lis­mo en la URSS y los demás paí­ses de Euro­pa Cen­tral y Este, la cri­sis capi­ta­lis­ta y la agre­si­vi­dad del capi­tal, la des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos y las pri­va­ti­za­cio­nes como carac­te­rís­ti­cas de las rees­truc­tu­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas crean una nue­va situa­ción que pro­vo­ca la agu­di­za­ción de los anta­go­nis­mos y los reor­de­na­mien­tos. La bur­gue­sía de los anti­guos paí­ses socia­lis­tas (Euro­pa Cen­tral y Este, Bal­ca­nes, anti­gua Unión Sovié­ti­ca) así como de aque­llos don­de ha habi­do un retra­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo (Áfri­ca del Nor­te, Medio Orien­te) pre­ten­de pro­mo­ver una moder­ni­za­ción y rees­truc­tu­ra­cio­nes bur­gue­sas que corres­pon­dan a la base eco­nó­mi­ca actual, con el fin de aumen­tar la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal, la incor­po­ra­ción en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y sus unio­nes (OTAN, UE etc.). Sin embar­go, este obje­ti­vo pro­vo­ca las con­tra­dic­cio­nes y los con­flic­tos inter­nos entre los dis­tin­tos sec­to­res de la bur­gue­sía de cada país, así como de las poten­cias impe­ria­lis­tas pode­ro­sas ya que en la región se inten­si­fi­ca el esfuer­zo de la pene­tra­ción, sobre todo eco­nó­mi­ca, por otras poten­cias tam­bién como son Chi­na y Rusia. Así que los mono­po­lios, uti­li­zan­do tam­bién los meca­nis­mos esta­ta­les, se enfren­tan fuer­te­men­te para repar­tir y con­tro­lar las cuo­tas del mer­ca­do. Por supues­to, estos con­flic­tos inter-capi­ta­lis­tas, pue­den ser escon­di­dos bajo otros “man­tos” como por ejem­plo la “Pri­ma­ve­ra Ára­be”, uti­li­zan­do con­tra­dic­cio­nes inter­bur­gue­sas inter­nas, así como las luchas y las aspi­ra­cio­nes de las masas obre­ras y popu­la­res para los dere­chos polí­ti­cos, sin­di­ca­les y demo­crá­ti­cos.

2. Nue­vos asun­tos en la región, ante el fon­do de los vie­jos

Des­de hace años, en la región hay gra­ves pro­ble­mas que afec­tan la evo­lu­ción de los desa­rro­llos, como son la ocu­pa­ción dePales­ti­na por Israel, la ocu­pa­ción con­ti­nua del 40% de Chi­pre por Tur­quía, la “inde­pen­di­za­ción” de Koso­vo, las con­se­cuen­cias de la ocu­pa­ción de Irak por EE.UU., la ocu­pa­ción de terri­to­rios sirios y liba­ne­ses por Israel, los desa­rro­llos en Irán don­de coexis­te la bús­que­da de un com­pro­mi­so con res­pec­to a las armas nuclea­res y las ame­na­zas lan­za­das por EE.UU. e Israel.

En los Bal­ca­nes y en el Medi­te­rrá­neo Orien­tal hay una mul­ti­tud de nacio­na­li­da­des y reli­gio­nes, mino­rías nacio­na­les y reli­gio­sas de for­mas de orga­ni­za­ción social pre­ca­pi­ta­lis­tas en los Esta­dos exis­ten­tes. Por supues­to, estas con­tra­dic­cio­nes, que no han sido “absor­bi­das” por el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta, se refle­jan tam­bién en la super­es­truc­tu­ra, en el rela­ti­vo atra­so de for­ma­ción de un sis­te­ma polí­ti­co bur­gués repre­sen­ta­ti­vo. Todo ello faci­li­ta la polí­ti­ca de “divi­de y rei­na”, la polí­ti­ca de agi­ta­ción de asun­tos de mino­rías y de fron­te­ras que imple­men­tan los impe­ria­lis­tas para pro­mo­cio­nar sus pla­nes. Esta situa­ción se uti­li­za tam­bién por las cla­ses bur­gue­sas para atra­par a los tra­ba­ja­do­res en el mar­co del nacio­na­lis­mo y del expan­sio­nis­mo [6]. Es cier­to que los cam­bios de las fron­te­ras, la frag­men­ta­ción de los Esta­dos no se hacen sin derra­ma­mien­to de san­gre, sin la impli­ca­ción de intere­ses impe­ria­lis­tas anta­gó­ni­cos. La con­sig­na que dicen los mani­fes­tan­tes en las con­cen­tra­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas en Gre­cia “Los impe­ria­lis­tas repar­ten de nue­vo los terri­to­rios y mar­can las fron­te­ras con la san­gre de los pue­blos” cap­tu­ra la ver­dad[7].

En estos asun­tos las posi­cio­nes y los aná­li­sis del KKE son bien cono­ci­das. Por esta razón nos enfo­ca­mos enlos temas más recien­tes.

Unos de ellos es la lla­ma­da “Pri­ma­ve­ra Ára­be”, como fue­ron carac­te­ri­za­dos los acon­te­ci­mien­tos en Egip­to y en Túnez, en la que hay una com­bi­na­ción de fac­to­res inter­nos y exter­nos, don­de los inter­nos son pre­do­mi­nan­tes. Esto tie­ne que ver con la acti­vi­dad de sec­to­res de la bur­gue­sía, de las capas medias, que tie­nen una mayor par­ti­ci­pa­ción, y de la juven­tud, que bus­can la moder­ni­za­ción de la base eco­nó­mi­ca y la adap­ta­ción bur­gue­sa par­la­men­ta­ria del sis­te­ma polí­ti­co a la eco­no­mía capi­ta­lis­ta desa­rro­lla­da. Este obje­ti­vo movi­li­za ade­más a fuer­zas obre­ras.

A menu­do, nue­vos o vie­jos sec­to­res de la bur­gue­sía se entre­la­zan con nue­vos o vie­jos alia­dos extran­je­ros. Así que estos desa­rro­llos –la movi­li­dad, los enfren­ta­mien­tos- están liga­dos con la inter­ven­ción de gran­des Esta­dos impe­ria­lis­tas para el con­trol más efi­caz de la región. En todo caso, los pla­nes de EE.UU. sobre el con­trol del lla­ma­do “Gran Orien­te Medio” no son des­co­no­ci­dos.

Hemos vis­to que duran­te los últi­mos tres años bajo la influen­cia de los pro­ble­mas popu­la­res agu­di­za­dos, al prin­ci­pio se orga­ni­za­ron gran­des movi­li­za­cio­nes obre­ras y popu­la­res, levan­ta­mien­tos pri­me­ro en Túnez y lue­go en Egip­to cuyas deman­das bási­cas fue­ron la con­fron­ta­ción de la pobre­za, del des­em­pleo, de la corrup­ción, la amplia­ción de los dere­chos y las liber­ta­des demo­crá­ti­cas, la eli­mi­na­ción de los regí­me­nes auto­ri­ta­rios de Ben Ali y de Muba­rak cuyos par­ti­dos fue­ron miem­bros de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta. Como resul­ta­do, al prin­ci­pio, sur­gie­ron en el poder las fuer­zas del lla­ma­do “Islam polí­ti­co”, mien­tras que en Egip­to estas fuer­zas (“Her­ma­nos Musul­ma­nes”, pre­si­den­cia de Mor­si) fue­ron vio­len­ta­men­te des­pla­za­das por el gobierno del país, tras el gol­pe mili­tar, que se apro­ve­chó de las con­di­cio­nes que se for­ma­ron a tra­vés de estas movi­li­za­cio­nes orga­ni­za­das por fuer­zas bur­gue­sas y peque­ño­bur­gue­sas, libe­ra­les y social­de­mó­cra­tas, que se unie­ron tem­po­ral­men­te bajo el “para­guas” de la “lai­ci­dad”. Tan­to en el pri­me­ro como en el segun­do caso, estos cam­bios en la cima de la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca se lla­ma­ron arbi­tra­ria­men­te “revo­lu­ción”, lo cual por supues­to no tie­ne nin­gu­na rela­ción con la reali­dad, y esto para los más escép­ti­cos lo demues­tran los acon­te­ci­mien­tos del últi­mo perío­do.

Se ha demos­tra­do que las luchas de las fuer­zas popu­la­res con­tra el des­em­pleo, la pobre­za, la indi­gen­cia, la repre­sión esta­tal, la corrup­ción, el saqueo de los recur­sos natu­ra­les de sus paí­ses por los mono­po­lios nacio­na­les y extran­je­ros, cuan­do se limi­tan sólo a la alter­nan­cia de los gobier­nos anti­po­pu­la­res, a dere­chos demo­crá­ti­cos bur­gue­ses, no tie­nen el resul­ta­do espe­ra­do en favor del pue­blo. Rápi­da­men­te, las expec­ta­ti­vas del pue­blo han sido des­men­ti­das por las fuer­zas polí­ti­cas que pre­va­le­cie­ron en la lla­ma­da Pri­ma­ve­ra Ára­be. Los intere­ses popu­la­res no se pue­den satis­fa­cer ni por el gobierno de Mor­si y los Her­ma­nos Musul­ma­nes, que impu­sie­ron una polí­ti­ca anti­la­bo­ral de apo­yo a los mono­po­lios, ni por el sec­tor de la bur­gue­sía que ha apo­ya­do el gol­pe de Esta­do mili­tar y eli­gió como pre­si­den­te de la Repú­bli­ca al gene­ral Sisi.

La cri­sis en el sis­te­ma polí­ti­co bur­gués de Egip­to está conec­ta­da tam­bién con los anta­go­nis­mos de cen­tros impe­ria­lis­tas para ase­gu­rar los recur­sos natu­ra­les de la región amplia y de las rutas de trans­por­te de ener­gía.

La bur­gue­sía de Egip­to tie­ne solu­cio­nes alter­na­ti­vas para sal­va­guar­dar sus intere­ses; el papel del ejér­ci­to y de los lla­ma­dos movi­mien­tos reli­gio­sos son algu­nas de ellas. Es nece­sa­rio que la cla­se obre­ra, los sec­to­res popu­la­res pobres no se limi­ten sola­men­te a que se vaya uno u otro gobierno, que no se atra­pen en solu­cio­nes supues­ta­men­te tran­si­to­rias que pre­pa­ran el pró­xi­mo gobierno anti­po­pu­lar.

Los acon­te­ci­mien­tos reve­lan que cuan­do la cla­se obre­ra no tie­ne un Par­ti­do Comu­nis­ta con inde­pen­den­cia estra­té­gi­ca de la bur­gue­sía, enton­ces el des­con­ten­to popu­lar y la pro­tes­ta se con­vier­ten en par­te de los pla­nes de refor­ma del sis­te­ma polí­ti­co.

Des­de hace más de tres años está en desa­rro­llo la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Siria que está cla­ra­men­te vin­cu­la­da con los demás desa­rro­llos en la región como por ejem­plo con la inter­ven­ción de la OTAN y los acon­te­ci­mien­tos que están en desa­rro­llo en Libia, así como los desa­rro­llos en Irak. Es cla­ro que los acon­te­ci­mien­tos en Siria tie­nen sus raí­ces en el inte­rior del país, dado que Siria está en el camino de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y a ello se deben los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, socia­les y polí­ti­cos que sufren la cla­se obre­ra y los demás sec­to­res popu­la­res. Se tra­ta de pro­ble­mas que se agu­di­za­ron en los últi­mos años antes de la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta, debi­do a la polí­ti­ca de pri­va­ti­za­cio­nes, de reduc­ción de los dere­chos labo­ra­les y popu­la­res y de los suel­dos, que se pro­mue­ven a favor de la bur­gue­sía nacio­nal.

Para­le­la­men­te a las reac­cio­nes popu­la­res fren­te a las medi­das anti­po­pu­la­res, se lle­vó a cabo una inter­ven­ción impe­ria­lis­ta abier­ta por par­te de EE.UU., la UE, Israel, Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta, Qatar etc. Es evi­den­te que algu­nas poten­cias impe­ria­lis­tas están intere­sa­das en la des­es­ta­bi­li­za­ción y el debi­li­ta­mien­to de las fuer­zas polí­ti­cas bur­gue­sas domi­nan­tes del régi­men bur­gués sirio que man­tie­ne rela­cio­nes estre­chas con Rusia y que por sus pro­pias razo­nes entró en con­flic­to con el “alia­do más leal” de los EE.UU. en la región, Israel, y cons­ti­tu­ye un alia­do de otras fuer­zas en Pales­ti­na, en Líbano, que luchan con­tra diver­sos pla­nes impe­ria­lis­tas.

El debi­li­ta­mien­to de estas fuer­zas que son lide­ra­das por el pre­si­den­te Assad o inclu­so su derro­ca­mien­to faci­li­tó los pla­nes impe­ria­lis­tas de ata­que con­tra Irán bajo el pre­tex­to de su pro­gra­ma nuclear. Inclu­so pue­de lle­var a nue­vos des­mem­bra­mien­tos de Esta­dos en la región y a un domino de des­es­ta­bi­li­za­ción y derra­ma­mien­to de san­gre, lo cual trae­rá nue­vas gue­rras e inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas.

Hacien­do un bre­ve repa­so his­tó­ri­co, pode­mos eva­luar que des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, gra­cias a la influen­cia de la URSS, debi­do a su con­tri­bu­ción a la Vic­to­ria Anti­fas­cis­ta, a la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo en cuan­to a la recons­truc­ción del país, la for­ma­ción de regí­me­nes socia­lis­tas en Euro­pa Este, el colap­so del colo­nia­lis­mo, se lle­va­ron a cabo pro­ce­sos posi­ti­vos en la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal. Por supues­to, estos pro­ce­sos han sido sobre­es­ti­ma­dos por el movi­mien­to comu­nis­ta, por­que el sis­te­ma impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal per­ma­ne­cía fuer­te y jus­to des­pués del fin de la gue­rra, el impe­ria­lis­mo, bajo la hege­mo­nía de EE.UU., ini­ció la “Gue­rra Fría” y ela­bo­ró una estra­te­gia para soca­var el sis­te­ma socia­lis­ta y reagru­par fuer­zas.

En aquel perío­do, en una serie de paí­ses, como en Siria, pre­do­mi­nó la cues­tión de la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia nacio­nal como pri­me­ra con­di­ción para la supera­ción del retra­so que pre­do­mi­na­ba en todos los sec­to­res de la vida social. La URSS y los demás Esta­dos socia­lis­tas ela­bo­ra­ron una polí­ti­ca de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca etc. y de apo­yo a los nue­vos regí­me­nes y entre ellos el de Siria, para que no se asi­mi­la­ran en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal, en las unio­nes impe­ria­lis­tas, para for­ta­le­cer las fuer­zas en el inte­rior del fren­te guber­na­men­tal que se posi­cio­na­ban a favor de la “orien­ta­ción socia­lis­ta”.

Este esfuer­zo de la Unión Sovié­ti­ca de desa­rro­llar rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, e inclu­so alian­zas, con algu­nos Esta­dos capi­ta­lis­tas con­tra poten­cias impe­ria­lis­tas más fuer­tes, era legí­ti­mo y com­pren­si­ble, dado que se debi­li­ta­ba el fren­te úni­co de los impe­ria­lis­tas, se des­pren­dían fuer­zas de ello, al menos tem­po­ral­men­te, se uti­li­za­ban las con­tra­dic­cio­nes en el cam­po impe­ria­lis­ta. El pro­ble­ma es que cuan­do aque­lla opción (esta­tal) coyun­tu­ral de la URSS, que se mani­fes­ta­ba a nivel eco­nó­mi­co, diplo­má­ti­co u otro hacia algu­nos paí­ses fue con­si­de­ra­da como un prin­ci­pio, fue teo­ri­za­da y se habla­ba de la lla­ma­da “vía de desa­rro­llo no capi­ta­lis­ta” en estos paí­ses que se vin­cu­la­ban con la per­cep­ción sobre una “tran­si­ción pací­fi­ca”. Esto con­du­jo a las fuer­zas comu­nis­tas y con­se­cuen­te­men­te al movi­mien­to obre­ro a con­ver­tir­se en mule­ta de las fuer­zas bur­gue­sas.

De hecho, has­ta hoy día algu­nos inter­pre­tan erró­nea­men­te las pala­bras de Lenin que “el capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta de Esta­do es la pre­pa­ra­ción mate­rial más com­ple­ta para el socia­lis­mo, es su ante­sa­la, es el pel­da­ño de la esca­le­ra his­tó­ri­ca entre el cual y el pel­da­ño lla­ma­do socia­lis­mo no hay nin­gún pel­da­ño inter­me­dio” [8], para jus­ti­fi­car el apo­yo acti­vo y la par­ti­ci­pa­ción de los comu­nis­tas en la ges­tión bur­gue­sa. A pesar de que esta gen­te entien­de el capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta esta­tal mera­men­te como la exis­ten­cia de un sec­tor esta­tal fuer­te en la eco­no­mía y no como el impe­ria­lis­mo, la fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, como lo había des­cri­to Lenin, cabe sub­ra­yar algo más: Lenin nun­ca lla­mó a los comu­nis­tas a con­tri­buir de posi­cio­nes guber­na­men­ta­les u otras posi­cio­nes a la ges­tión y el for­ta­le­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta esta­tal. Los que revo­can esta fra­se con­cre­ta de Lenin para jus­ti­fi­car su par­ti­ci­pa­ción en gobier­nos bur­gue­ses “de izquier­das”, “patrió­ti­cas” etc. la han con­ce­bi­do erró­nea­men­te. Unas líneas antes de este pasa­je, Lenin había escri­to que “La gue­rra impe­ria­lis­ta es la vís­pe­ra de la revo­lu­ción socia­lis­ta” [9], sin embar­go, esto no sig­ni­fi­ca que los comu­nis­tas debe­mos salu­dar la gue­rra impe­ria­lis­ta, o par­ti­ci­par en esta al lado de la bur­gue­sía de nues­tro país. Según la his­to­ria, Lenin fue él que levan­tó la ban­de­ra del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, con­tra la par­ti­ci­pa­ción en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial Impe­ria­lis­ta, una ban­de­ra que fue aban­do­na­da por la Segun­da Inter­na­cio­nal.

Así que la dis­tin­ción equi­vo­ca­da de la bur­gue­sía en sec­ción “patrió­ti­ca” y sec­ción “ser­vil a los extran­je­ros”, la par­ti­ci­pa­ción en gobier­nos bur­gue­ses, pue­den lle­var al Par­ti­do Comu­nis­ta y a los tra­ba­ja­do­res a luchar bajo una “ban­de­ra aje­na”, y Lenin había adver­ti­do de este peli­gro.[10] Es más, ya que en la prác­ti­ca se demos­tró que no exis­te una “ter­ce­ra vía hacia el socia­lis­mo”, tal como no exis­ten eta­pas inter­me­dias entre el capi­ta­lis­mo y el socia­lis­mo. Esto se ve tam­bién en el caso de Siria.

Seña­la­mos estos pun­tos por­que con­si­de­ra­mos nece­sa­rio acla­rar que la posi­ción del KKE con­tra la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Siria no sig­ni­fi­ca una iden­ti­fi­ca­ción con el régi­men de Assad, ni tam­po­co nues­tra opo­si­ción al ata­que impe­ria­lis­ta con­tra Irán sig­ni­fi­ca que renun­cia­mos la opo­si­ción de nues­tro Par­ti­do al régi­men bur­gués de este país.

Los comu­nis­tas deter­mi­na­mos nues­tra pos­tu­ra de la posi­ción de rup­tu­ra con las opcio­nes y los pla­nes de la bur­gue­sía de nues­tro país, como es la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en la gue­rra impe­ria­lis­ta. Nues­tra opo­si­ción a la gue­rra impe­ria­lis­ta, la orga­ni­za­ción de la lucha del pue­blo con­tra la impli­ca­ción del país, con­tra el uso de los terri­to­rios, de los mares y del espa­cio aéreo de nues­tro país como pun­to de par­ti­da para el ata­que con­tra otro pue­blo, es hoy día un asun­to cru­cial que nos da la posi­bi­li­dad de poner en el orden del día la cues­tión del poder, lla­man­do al pue­blo grie­go y a los demás pue­blos de nues­tra región a orga­ni­zar­se y derro­car la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta que da lugar a la gue­rra.

Ade­más, enten­de­mos que el movi­mien­to obre­ro revo­lu­cio­na­rio en Siria no pue­de ser indi­fe­ren­te ante la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta extran­je­ra, que se lle­va a cabo actual­men­te en su país, ni con res­pec­to a los pla­nes de ocu­pa­ción y des­mem­bra­mien­to de Siria; no es posi­ble que no sea invo­lu­cra­do en la resis­ten­cia con­tra la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta. Des­de este pun­to de vis­ta, expre­sa­mos nues­tra soli­da­ri­dad con la resis­ten­cia del pue­blo sirio con­tra la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta extran­je­ra y al mis­mo tiem­po con­si­de­ra­mos que esta pue­de tener un resul­ta­do posi­ti­vo sola­men­te si está liga­da a la lucha por una patria libre de capi­ta­lis­tas, fue­ra de las coa­li­cio­nes impe­ria­lis­tas, una patria don­de la cla­se obre­ra será el pro­pie­ta­rio de la rique­za que pro­du­ce, don­de la cla­se obre­ra esta­rá en el poder.

Los últi­mos acon­te­ci­mien­tos en Irak, con la acti­vi­dad del lla­ma­do Esta­do Isla­mi­co (EI) que fue apo­ya­do por Ara­bia Sau­di­ta, Tur­quía y por supues­to por los EE.UU. y otras poten­cias de diver­sas mane­ras con el fin de pro­mo­ver sus pro­pios intere­ses en la región, pue­den fun­cio­nar como un cata­li­za­dor para los desa­rro­llos. No sólo por­que pue­den ofre­cer el pre­tex­to de una nue­va inter­ven­ción mili­tar de los impe­ria­lis­tas en la región, sino ade­más por­que por pri­me­ra vez en déca­das están alla­nan­do el camino para un posi­ble cam­bio, tem­po­ral o per­ma­nen­te, en las “alian­zas” en la región y una ges­tión dife­ren­te de par­te de EE.UU. y UE, de la bur­gue­sía de Irán y tal vez de Siria. La pos­tu­ra del movi­mien­to obre­ro y popu­lar en este caso tam­bién no pue­de ser de apo­yo de los impe­ria­lis­tas con­tra los “títe­res” oscu­ran­tis­tas que ellos mis­mos crea­ron. Lo que se nece­si­ta es la eman­ci­pa­ción del movi­mien­to obre­ro de los pla­nes bur­gue­ses-impe­ria­lis­tas en la región, la ela­bo­ra­ción y el tra­za­do de su pro­pia estra­te­gia, algo que sin embar­go se hace difí­cil por la fal­ta de un par­ti­do comu­nis­ta fuer­te con estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria en Irak.

Por supues­to, esta con­clu­sión es váli­da tam­bién para los acon­te­ci­mien­tos peli­gro­sos en nues­tra región en gene­ral, como enUcra­nia. El con­flic­to san­grien­to se esta­lló en el terreno de la vía de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta que sigue este país, con la inter­ven­ción de la UE y de EE.UU. en los acon­te­ci­mien­tos en Ucra­nia, en dura com­pe­ten­cia de estas poten­cias con Rusia, por el con­trol de los mer­ca­dos, de las mate­rias pri­mas y las redes de trans­por­te del país.

El derro­ca­mien­to del gobierno de Yanu­ko­vich no cons­ti­tu­ye un “desa­rro­llo demo­crá­ti­co” dado que con el apo­yo de la UE y de EE.UU. sur­gie­ron en la super­fi­cie fuer­zas reac­cio­na­rias, has­ta inclu­so fas­cis­tas, uti­li­za­das por la UE y EE.UU. para pro­mo­ver sus obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos en la región de Eura­sia.

El KKE ha eva­lua­do que para el pue­blo ucra­niano tam­po­co es una solu­ción la vin­cu­la­ción de Ucra­nia con la Rusia capi­ta­lis­ta actual. El esfuer­zo de divi­dir al pue­blo de Ucra­nia en base étni­ca y lin­güís­ti­ca y lle­var­le a una masa­cre, con con­se­cuen­cias incal­cu­la­bles trá­gi­cas para él mis­mo y para su país, para ele­gir entre una u otro unión capi­ta­lis­ta inter­es­ta­tal es com­ple­ta­men­te ajeno a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res. Hemos expre­sa­do nues­tra con­vic­ción de que el pue­blo tra­ba­ja­dor de Ucra­nia debe orga­ni­zar su pro­pia lucha inde­pen­dien­te tenien­do como cri­te­rio sus intere­ses, no a quién impe­ria­lis­ta eli­ge una u otra sec­ción de la plu­to­cra­cia ucra­nia­na. Debe tra­zar el camino hacia el socia­lis­mo que es la úni­ca alter­na­ti­va ante los impas­ses del camino de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. El pue­blo de Ucra­nia ha expe­ri­men­ta­do lo que sig­ni­fi­ca el socia­lis­mo. En gran medi­da año­ra las enor­mes con­quis­tas socia­les para la cla­se obre­ra y los demás sec­to­res popu­la­res. El KKE ha exi­gi­do que nues­tro país no ten­ga nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción, ni impli­ca­ción en los pla­nes impe­ria­lis­tas de la OTAN, de EE.UU. y de la UE en Ucra­nia. Des­ta­can­do que la cri­sis capi­ta­lis­ta y las gue­rras impe­ria­lis­tas van mano a mano y que el pue­blo no tie­ne nin­gún inte­rés de la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en estos pla­nes.

3. La cri­sis capi­ta­lis­ta y la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas

La expe­rien­cia his­tó­ri­ca demues­tra que tan­to la Pri­me­ra como la Segun­da Gue­rra Mun­dial fue­ron el resul­ta­do de la gran agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas por el nue­vo repar­to del mun­do. Estas con­tra­dic­cio­nes se inten­si­fi­ca­ron aún más debi­do a la exis­ten­cia de la Unión Sovié­ti­ca en com­bi­na­ción con la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta mun­dial (1929−1933). Estos desa­rro­llos eco­nó­mi­cos en el mun­do capi­ta­lis­ta de aque­lla épo­ca fue­ron ana­li­za­dos en el infor­me del 18º Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta (b) de la URSS, poco antes del ini­cio de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el 10 de mar­zo de 1939, don­de se des­ta­ca­ba que: “Cla­ro está que este giro tan des­fa­vo­ra­ble de los asun­tos eco­nó­mi­cos ha teni­do nece­sa­ria­men­te que con­du­cir a la agu­di­za­ción de las rela­cio­nes entre las poten­cias. Ya, la cri­sis ante­rior había revuel­to todas las car­tas y había recru­de­ci­do la lucha por los mer­ca­dos y por las fuen­tes de mate­rias pri­mas”[11].

Hoy día, el KKE con­si­de­ra que “con la pro­fun­da cri­sis de sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal en 2008 – 2009, que en varias eco­no­mías capi­ta­lis­tas en reali­dad no ha sido supe­ra­da, se hizo más evi­den­te la ten­den­cia de cam­bios impor­tan­tes en la corre­la­ción entre los Esta­dos capi­ta­lis­tas, bajo la influen­cia de la ley de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta desigual. Esta ten­den­cia tie­ne que ver con los nive­les supe­rio­res de la pirá­mi­de impe­ria­lis­ta (…)[12]. Las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas que en el pasa­do lle­va­ron a dece­nas de gue­rras loca­les y regio­na­les y a dos gue­rras mun­dia­les, toda­vía con­du­cen a duros con­flic­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y mili­ta­res inde­pen­dien­te­men­te de la com­po­si­ción o recom­po­si­ción, los cam­bios en la estruc­tu­ra y el mar­co de obje­ti­vos de las orga­ni­za­cio­nes impe­ria­lis­tas inter­na­cio­na­les, la lla­ma­da “nue­va arqui­tec­tu­ra”. En todo caso, “la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios”, sobre todo en con­di­cio­nes de una pro­fun­da cri­sis de sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal y de cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la corre­la­ción de fuer­zas en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal don­de el repar­to de los mer­ca­dos rara vez se hace sin derra­ma­mien­to de san­gre”[13].

La rela­ción capi­ta­lis­mo-cri­sis-gue­rra con­du­ce al aumen­to de los arma­men­tos, a la crea­ción de nue­vas alian­zas mili­ta­res, a la actua­li­za­ción de más anti­guas, como es la OTAN. En este perío­do cabe des­ta­car la carre­ra de poten­cias capi­ta­lis­tas emer­gen­tes como son Chi­na, Rusia e India para con­fron­tar sus defi­cien­cias y aumen­tar su fuer­za mili­tar en corres­pon­den­cia con el nivel de influen­cia de sus gru­pos empre­sa­ria­les. Todo lo ante­rior inten­si­fi­ca aún más las con­tra­dic­cio­nes tam­bién en nues­tra región, que tie­ne una impor­tan­cia esen­cial en cuan­to al repar­to del botín de la enor­me rique­za y de los recur­sos de ener­gía en la región[14], las rutas de trans­por­te de las mer­can­cías. La con­fron­ta­ción pue­de, en uno u otro gra­do, ampliar­se en toda la región (Medi­te­rrá­neo Orien­tal, Orien­te Medio y Áfri­ca del Nor­te, Gol­fo Pér­si­co, Bal­ca­nes, Cas­pia).

4. La posi­ción de Gre­cia en los anta­go­nis­mos inter­im­pe­ria­lis­tas en la región

Gre­cia, como un Esta­do capi­ta­lis­ta que está en la fase impe­ria­lis­ta del desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo, des­de hace déca­das se ha inte­gra­do en los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas de la OTAN (1952) y de la UE (1981) y par­ti­ci­pa acti­va­men­te en los anta­go­nis­mos inter­im­pe­ria­lis­tas que se desa­rro­llan en la región. Des­pués del derro­ca­mien­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en los paí­ses bal­cá­ni­cos, la bur­gue­sía de Gre­cia se bene­fi­ció y logró una acu­mu­la­ción impor­tan­te y expor­ta­ción de capi­ta­les en for­ma de inver­sio­nes direc­tas que con­tri­bu­ye­ron al for­ta­le­ci­mien­to de empre­sas grie­gas y gru­pos mono­po­lis­tas. Las expor­ta­cio­nes de capi­ta­les se expan­die­ron a Tur­quía, Egip­to, Ucra­nia, Chi­na así como a Gran Bre­ta­ña, EE.UU. y otros paí­ses. La bur­gue­sía de Gre­cia par­ti­ci­pó acti­va­men­te en todas las inter­ven­cio­nes y gue­rras impe­ria­lis­tas, como por ejem­plo con­tra Yugos­la­via, Irak, Afga­nis­tán, Libia etc.

Al mis­mo tiem­po, des­de hace déca­das la bur­gue­sía del país ha desa­rro­lla­do una rela­ción de com­pe­ten­cia así como de coope­ra­ción con la bur­gue­sía de Tur­quía, la cual, sin embar­go, ha tra­za­do una polí­ti­ca muy agre­si­va hacia Gre­cia y no reco­no­ce la Con­ven­ción Inter­na­cio­nal sobre el Dere­cho del Mar (1982), con­si­de­ra que muchas regio­nes en el mar Egeo, cono­ci­das tam­bién como “zonas gri­ses”, están en dispu­ta, mien­tras que no acep­ta que las islas grie­gas tie­nen pla­ta­for­ma sub­ma­ri­na y Zona Eco­nó­mi­ca Exclu­si­va (ZEE). Al mis­mo tiem­po, la bur­gue­sía tur­ca pre­ten­de uti­li­zar, igual que en otros paí­ses de los Bal­ca­nes, las cues­tio­nes de la mino­ría musul­ma­na en Tra­cia Occi­den­tal. Estas cues­tio­nes lle­van al aumen­to de los arma­men­tos así como a ten­sio­nes en el Egeo, “actos hos­ti­les”, enfren­ta­mien­tos aéreos etc.

Ade­más, la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en la OTAN, las depen­den­cias polí­ti­co-eco­nó­mi­cas y polí­ti­co-mili­ta­res de la UE y EE.UU. res­trin­gen los lími­tes de las manio­bras inde­pen­dien­tes de la bur­gue­sía de Gre­cia, dado que todas las rela­cio­nes de alian­za del capi­tal se rigen por el anta­go­nis­mo, la desigual­dad y en con­se­cuen­cia por la posi­ción ven­ta­jo­sa de los más pode­ro­sos, se for­man como rela­cio­nes de inter­de­pen­den­cia desigual.

Sin embar­go, no exis­ten con­tra­dic­cio­nes sola­men­te con Tur­quía, sino ade­más con Alba­nia don­de se refuer­zan las fuer­zas polí­ti­cas que plan­tean reivin­di­ca­cio­nes terri­to­ria­les a expen­sas de Gre­cia, mien­tras que varios ofi­cia­les han hecho decla­ra­cio­nes res­pec­ti­vas, dada la prio­ri­dad que da el nue­vo gobierno alba­nés a la coope­ra­ción estra­té­gi­ca que está desa­rro­llan­do con Tur­quía. Al mis­mo tiem­po, el acuer­do sobre las fron­te­ras marí­ti­mas de los dos paí­ses ha sido can­ce­la­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal alba­nés.

Toda­vía per­ma­ne­cen los pro­ble­mas con ARYM (don­de el nacio­na­lis­mo se ali­men­ta entre ambos lados), con res­pec­to al nom­bre de este país, mien­tras que que­da pen­dien­te la deter­mi­na­ción de la ZEE en rela­ción con Egip­to y Libia. Se tra­ta de pro­ble­mas que tie­nen más com­pli­ca­cio­nes, debi­do a los desa­rro­llos en estos países.todavñia

Así, en el mar­co del anta­go­nis­mo feroz, que se está desa­rro­llan­do en la región, toda­vía que­dan muchos “asun­tos pen­dien­tes” y no se pue­de excluir nada, ni siquie­ra una gue­rra impe­ria­lis­ta.

Ade­más, en los desa­rro­llos que toman lugar en nues­tra región, des­de el pun­to de vis­ta de los “pla­nes ope­ra­ti­vos”, las bases mili­ta­res de la OTAN en Gre­cia y Tur­quía, así como en el Orien­te Medio jue­gan un papel impor­tan­te. Las bases son los pun­tos de par­ti­da para el lan­za­mien­to de ata­ques cuan­do están en su fase acti­va, mien­tras que son úti­les para el abas­te­ci­mien­to, el esta­cio­na­mien­to y en gene­ral el apo­yo de las ope­ra­cio­nes com­ba­ti­vas. Los impe­ria­lis­tas esta­dou­ni­den­ses lo pen­sa­rían mejor a lan­zar ata­ques basán­do­se sola­men­te en sus por­taa­vio­nes, en sus bom­bar­de­ros estra­té­gi­cos, que pue­dan volar duran­te muchas horas, si no exis­tie­ran bases e infra­es­truc­tu­ra, como es la base de Sou­da, el aero­puer­to mili­tar de Kala­ma­ta y las demás bases en la región de los Bal­ca­nes y del Orien­te Medio[15].

En este pun­to cabe seña­lar que tras el esta­lli­do de la cri­sis, se ha dete­rio­ra­do la situa­ción de la eco­no­mía grie­ga capi­ta­lis­ta en el mar­co de la zona Euro, en la UE y en la pirá­mi­de impe­ria­lis­ta inter­na­cio­nal en gene­ral. Los gobier­nos bur­gue­ses grie­gos que antes de la cri­sis habían deci­di­do en común sobre las rees­truc­tu­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas anti­po­pu­la­res en el mar­co de la UE y enca­mi­na­ron su imple­men­ta­ción, han acor­da­do en un memo­rán­dum con la Troi­ka de los pres­ta­mis­tas (UE, FMI, Ban­co Cen­tral Euro­peo), en base al cual se imple­men­tan en el país duras medi­das anti­po­pu­la­res que redu­cen los sala­rios y las pen­sio­nes, ponen la car­ga de la cri­sis en las espal­das de los tra­ba­ja­do­res para que se recu­pe­ren los rit­mos de ren­ta­bi­li­dad del capi­tal.

Aun­que no es raro que un Esta­do capi­ta­lis­ta, que está en cri­sis, reci­ba ayu­da y apo­yo de sus alia­dos inter­na­cio­na­les, esto “ali­men­tó” a algu­nas fuer­zas polí­ti­cas bur­gue­sas y opor­tu­nis­tas, como es el par­ti­do de los “Grie­gos Inde­pen­dien­tes”, el Ama­ne­cer Dora­do fas­cis­ta, así como la fuer­za cre­cien­te de la social­de­mo­cra­cia, SYRIZA, a hablar de “ocu­pa­ción de Gre­cia”, “some­ti­mien­to”, “des­apa­ri­ción de la sobe­ra­nía”, “depen­den­cia” etc. En este mar­co se des­cri­be tam­bién la pos­tu­ra del gobierno grie­go en los anta­go­nis­mos inter­im­pe­ria­lis­tas en la región como “ser­vil a los extran­je­ros” o “sub­yu­ga­do”.

En reali­dad, estas eva­lua­cio­nes omi­ten el hecho de que la bur­gue­sía de Gre­cia con la par­ti­ci­pa­ción del país en el sis­te­ma impe­ria­lis­ta (en base a su fuer­za eco­nó­mi­ca, mili­tar y polí­ti­ca) obje­ti­va­men­te duran­te déca­das ha cedi­do cier­tos dere­chos sobe­ra­nos con el obje­ti­vo de for­ta­le­cer su posi­ción, bene­fi­ciar­se de su posi­ción en estas y recla­mar su cuo­ta del “botín” impe­ria­lis­ta.

Es indi­ca­ti­vo que a pesar de la cri­sis capi­ta­lis­ta, sec­to­res de la bur­gue­sía del país como es el capi­tal navie­ro, es uno de los más pode­ro­sos en el mun­do. Así pues la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en los anta­go­nis­mos impe­ria­lis­tas en la región, a veces con su par­ti­ci­pa­ción acti­va en las gue­rras y otras veces con el inten­to de for­mar “ejes” (por ejem­plo con Israel[16]) o en oca­sión de reti­ra­da ante las pre­ten­sio­nes de la bur­gue­sía de Tur­quía[17], no tie­ne que ver con lα “entre­ga” y el “some­ti­mien­to” a los extran­je­ros, sino con la posi­ción de Gre­cia en la “pirá­mi­de” impe­ria­lis­ta y su esfuer­zo de lograr nue­vas ganan­cias[18] y cada vez los par­ti­dos guber­na­men­ta­les pre­ten­den lle­var­la el man­to del “inte­rés nacio­nal”. En este pun­to es muy útil el recor­da­to­rio de Lenin sobre lo que fue en reali­dad el “inte­rés nacio­nal” en el caso de Bél­gi­ca de aquel enton­ces: “Las inver­sio­nes extran­je­ras de la bur­gue­sía bel­ga son apro­xi­ma­da­men­te tres mil millo­nes de fran­cos. La sal­va­guar­da de estas inver­sio­nes median­te el uso de cual­quier tipo de frau­de y maqui­na­ción es el ver­da­de­ro “inte­rés nacio­nal” de la “Bél­gi­ca galán”.[19] Hoy día, la cone­xión orgá­ni­ca de los intere­ses de la bur­gue­sía de Gre­cia con los pla­nes impe­ria­lis­tas de la OTAN y de la UE es simi­lar y cla­ra­men­te más pro­fun­da.

5. El movimiento obrero y comunista ante la agudización de las contradicciones interimperialistas y la posibilidad de una guerra imperialista

Los comu­nis­tas toman una posi­ción ante los acon­te­ci­mien­tos que se desa­rro­llan; no pue­den opo­ner­se a toda gue­rra de mane­ra gene­ral. La gue­rra ver­da­de­ra­men­te jus­ta en la épo­ca actual es la con­fron­ta­ción arma­da cla­sis­ta por el poder, que es la tarea de los comu­nis­tas. Esto es algo que les dis­tin­gue de los paci­fis­tas. Juz­gan cada vez con­cre­ta­men­te en base a sus intere­ses cla­sis­tas que están en con­flic­to, las cau­sas, las poten­cias impli­ca­das, los obje­ti­vos de cada par­te.

Las gue­rras impe­ria­lis­tas, las gue­rras por la con­quis­ta de mer­ca­dos, de terri­to­rios, de con­trol polí­ti­co direc­to, son típi­cos de la épo­ca con­tem­po­rá­nea del capi­ta­lis­mo, y expre­san la nece­si­dad por una nue­va dis­tri­bu­ción de mer­ca­dos, por nue­vos “acuer­dos” de paz, en base al avan­ce del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta desigual.

Lenin, a prin­ci­pios del siglo 20, en refe­ren­cia a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la des­cri­bía en los siguien­tes tér­mi­nos: “La gue­rra euro­pea y mun­dial tie­ne el cla­ro y defi­ni­do carác­ter de una gue­rra bur­gue­sa, impe­ria­lis­ta y dinás­ti­ca. Una lucha por los mer­ca­dos y por la liber­tad de saquear paí­ses extran­je­ros, un inten­to por repri­mir el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio del pro­le­ta­ria­do y la demo­cra­cia en los paí­ses indi­vi­dua­les, el deseo de enga­ñar, des­unir y masa­crar a los pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, lle­van­do a los escla­vos asa­la­ria­dos de una nación con­tra los de otra para que se bene­fi­cie la bur­gue­sía; este es el úni­co y ver­da­de­ro con­te­ni­do y sig­ni­fi­ca­do de la gue­rra” [20].

Hoy día, la bur­gue­sía bene­fi­cia­da tam­bién por la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal nega­ti­va, ha pasa­do a una “ofen­si­va” ideo­ló­gi­ca bus­can­do ganar no sólo una tole­ran­cia pasi­va sino ade­más el apo­yo acti­vo de las masas obre­ras y popu­la­res a sus pla­nes impe­ria­lis­tas, sobre temas de inter­ven­cio­nes y gue­rras impe­ria­lis­tas. Por ello se uti­li­zan, apar­te de la cues­tión de la defen­sa de la “patria”, otros pre­tex­tos nue­vos como es la “pro­mo­ción de la demo­cra­cia”, las “cau­sas huma­ni­ta­rias”, la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, la “lucha con­tra la pira­te­ría”, la “no pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va” etc.

Es nece­sa­rio que los Par­ti­dos Comu­nis­tas refuer­cen su lucha con­tra todos estos argu­men­tos y en gene­ral con­tra el inten­to de los bur­gue­ses y los opor­tu­nis­tas de des­orien­tar a los tra­ba­ja­do­res y con­ver­tir­les en “car­ne de cañón” de las gue­rras impe­ria­lis­tas.

Vea­mos algu­nos de los argu­men­tos con­tem­po­rá­neos bási­cos de nues­tros opo­nen­tes.

5.1. La invo­ca­ción de la “obli­ga­ción nacio­nal”

Las cla­ses bur­gue­sas tra­tan de enga­ñar y con­ven­cer a las masas tra­ba­ja­do­res que la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas, en la pre­pa­ra­ción y con­duc­ción de la gue­rra impe­ria­lis­ta sir­ve los intere­ses de la “patria”, es una “obli­ga­ción nacio­nal”. Esto lo hacen tam­bién en con­di­cio­nes de paz pidien­do el “con­sen­so social” y la “una­ni­mi­dad nacio­nal” para que la “patria” se haga más fuer­te, así como en con­di­cio­nes de gue­rra. En reali­dad, en ambos casos –de gue­rra y de paz- la bur­gue­sía pide a los tra­ba­ja­do­res a hacer un esfuer­zo para que se mejo­re la posi­ción del país en la “pirá­mi­de” impe­ria­lis­ta, para que se pro­mue­van sus intere­ses.

Ade­más, según la fase en que está el capi­ta­lis­mo (desa­rro­llo o cri­sis capi­ta­lis­ta) de adap­tan tam­bién las con­sig­nas, por ejem­plo actual­men­te en Bra­sil hay un cre­ci­mien­to capi­ta­lis­ta (aun­que últi­ma­men­te se ha fre­na­do), el lla­ma­mien­to de la bur­gue­sía es que el país sea más fuer­te y que “se libre de la depen­den­cia del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se”, mien­tras que en Gre­cia, que sufre la cri­sis capi­ta­lis­ta pide a los tra­ba­ja­do­res que tra­guen el veneno de sus medi­das para que el país “recu­pe­re su sobe­ra­nía”. Sin embar­go, par­ti­cu­lar­men­te en con­di­cio­nes de gue­rra impe­ria­lis­ta se pro­mue­ven con­sig­nas como la “orga­ni­za­ción patrió­ti­ca uni­fi­ca­da”, la “recon­ci­lia­ción nacio­nal”, el “bene­fi­cio nacio­nal” etc. Un ejem­plo carac­te­rís­ti­co en Gre­cia de hoy es la base aérea-naval de EE.UU. en Sou­da (en la isla de Cre­ta), que desem­pe­ña un papel impor­tan­te en varias ope­ra­cio­nes de los EE.UU, y de la OTAN en el Medi­te­rrá­neo, como fue la gue­rra con­tra Libia. Los círcu­los ideo­ló­gi­cos y polí­ti­cos domi­nan­tes en el país hacen un esfuer­zo de con­so­li­dar el argu­men­to de que la exis­ten­cia de esta base fun­cio­na a favor de los intere­ses eco­nó­mi­cos de los resi­den­tes de la isla y que debe haber un apo­yo uná­ni­me en cuan­to a la per­ma­nen­cia de esta base. Al mis­mo tiem­po silen­cian y ocul­tan de los tra­ba­ja­do­res las con­se­cuen­cias y los peli­gros que con­lle­va la base de Sou­da, así como la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en los pla­nes impe­ria­lis­tas, para los tra­ba­ja­do­res y las fami­lias popu­la­res. Estos peli­gros y con­se­cuen­cias han sido reve­la­dos por el KKE.

5.2. La UE y la OTAN son una “garan­tía de segu­ri­dad”

Los par­ti­dos bur­gue­ses argu­men­tan que Gre­cia es un “país peque­ño” que “nece­si­ta alian­zas inter­na­cio­na­les” y pro­mue­ven la nece­si­dad de par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en la UE y la OTAN, que se pre­sen­tan como “garan­tes de la segu­ri­dad” del pue­blo grie­go, en par­ti­cu­lar con­tra el peli­gro de Tur­quía. De esta mane­ra jus­ti­fi­can y lla­man al pue­blo a res­pal­dar la par­ti­ci­pa­ción del país en las inter­ven­cio­nes y los pla­nes impe­ria­lis­tas de la UE y la OTAN.

En reali­dad la adhe­sión de Gre­cia en estos dos orga­nis­mos impe­ria­lis­tas no ha ser­vi­do como garan­tía a la segu­ri­dad del país. Al con­tra­rio, han com­pli­ca­do las cosas y son la base de la reti­ra­da de los dere­chos sobe­ra­nos del país, a lo que pro­ce­den los gobier­nos bur­gue­ses para ase­gu­rar su posi­ción en estos orga­nis­mos y para ace­rar­la ante el movi­mien­to obre­ro-popu­lar.

5.3. La deman­da de “diso­lu­ción de la OTAN”, en lugar de la reti­ra­da de esta

Vemos que en todo caso las fuer­zas opor­tu­nis­tas con su acti­tud fun­cio­nan como apo­yo de la bur­gue­sía, tan­to en con­di­cio­nes de paz como en el caso de una gue­rra. Por ejem­plo, es indi­ca­ti­va la pos­tu­ra que man­tu­vie­ron las fuer­zas opor­tu­nis­tas en la gue­rra con­tra Yugos­la­via, cuan­do a tra­vés de los gobier­nos dela cen­troiz­quier­da en Fran­cia e Ita­lia par­ti­ci­pa­ron en los bom­bar­deos de la OTAN. Pero tam­bién en otros casos, son las fuer­zas que acep­tan y pro­mue­ven entre los sec­to­res popu­la­res los pre­tex­tos impe­ria­lis­tas, tal como ocu­rrió, por ejem­plo, recien­te­men­te en el caso de Libia por las fuer­zas del Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea, que par­ti­ci­pan en GUE/​NGL.

Las fuer­zas opor­tu­nis­tas de SYRIZA en Gre­cia que son más “aten­tas” debi­do a la exis­ten­cia, la acti­vi­dad y la influen­cia de las posi­cio­nes del KKE, han encon­tra­do su pro­pia mane­ra de res­pon­der a la deman­da de reti­ra­da del país de las unio­nes impe­ria­lis­tas como es la OTAN. Por lo tan­to, pro­mue­ven la deman­da de la “diso­lu­ción de la OTAN”. Pero ¿cómo es posi­ble disol­ver este orga­nis­mo impe­ria­lis­ta si no se ve debi­li­ta­do por la reti­ra­da de cada país? Actual­men­te, para que la reti­ra­da sig­ni­fi­que un ver­da­de­ro des­en­re­do de toda unión impe­ria­lis­ta, sola­men­te pue­de ser garan­ti­za­da por el poder obre­ro. En reali­dad la pos­tu­ra de los opor­tu­nis­tas es en gene­ral paci­fis­ta y sola­men­te en pala­bras “con­tra la OTAN”; en la prác­ti­ca no afec­ta en abso­lu­to la exis­ten­cia y la acti­vi­dad del orga­nis­mo impe­ria­lis­ta de la OTAN ni tam­po­co la par­ti­ci­pa­ción del país en los pla­nes impe­ria­lis­tas. Ade­más, se fomen­ta el con­sen­ti­mien­to y el derro­tis­mo por la opi­nión, que tam­bién adop­ta SYRIZA, que su opo­si­ción a la OTAN no es por el pre­sen­te por­que no lo per­mi­te la corre­la­ción de fuer­zas, remi­tién­do­la deli­be­ra­da­men­te a un vago futu­ro, tal como hacen los opor­tu­nis­tas con res­pec­to a la cues­tión de la lucha por el socia­lis­mo, que esto tam­bién se remi­te a las “calen­das grie­gas”. Nues­tra eva­lua­ción está jus­ti­fi­ca­da por los comen­ta­rios de la cabe­za de SYRIZA: “Lo digo de la pro­fun­di­dad de mi alma; Gre­cia per­te­ne­ce a la UE y la OTAN, esto es indis­cu­ti­ble.”[21]

5.4. La UE debe ser “demo­cra­ti­za­da” y su papel debe refor­zar­se, a tra­vés del refuer­zo de la polí­ti­ca exte­rior y de segu­ri­dad común de la UE

Como es bien sabi­do, en 2013 el pre­mio Nobel por la paz fue con­ce­di­do a la UE. Miles de tra­ba­ja­do­res en todo el mun­do sin­tie­ron dis­gus­to por esta deci­sión. Nues­tro par­ti­do des­ta­có que: “este pre­mio es un acto de deca­den­cia y horror tan­to por los que lo die­ron como por los que lo reci­bie­ron” recor­dan­do el papel de la UE en las gue­rras con­tra Yugos­la­via, así como las más recien­tes.

Al mis­mo tiem­po, las fuer­zas opor­tu­nis­tas de SYRIZA argu­men­tan que si la EU se demo­cra­ti­za, si “cam­bia” a tra­vés del sur­gi­mien­to de gobier­nos “izquier­das” y ade­más se refuer­za su papel, si adquie­re “inde­pen­den­cia” ante la OTAN, y adquie­re “su pro­pia” polí­ti­ca exte­rior y polí­ti­ca de defen­sa, enton­ces cons­ti­tui­ría un “agen­te de la paz”, “se con­ver­ti­ría en una fuer­za mun­dial” y demos­tra­ría que mere­ce este pre­mio.

Los opor­tu­nis­tas pre­ten­den des­orien­tar a los tra­ba­ja­do­res fomen­tan­do una apro­xi­ma­ción sin refe­ren­cia cla­sis­ta con res­pec­to a las unio­nes inter­es­ta­ta­les capi­ta­lis­tas. Sin embar­go, es bien cono­ci­do que la UE se ha for­ma­do des­de el prin­ci­pio, como “Comu­ni­dad Euro­pea del Car­bón y del Ace­ro (CECA)” (en 1951) y como Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea (CEE)(en 1957), para ser­vir a los intere­ses del gran capi­tal. Para hacer más efi­caz la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res en los Esta­dos miem­bros y para que los mono­po­lios euro­peos pue­dan com­pe­tir con los mono­po­lios de otros cen­tros impe­ria­lis­tas. El KKE con­si­de­ra que la UE es una cons­truc­ción reac­cio­na­ria, depre­da­do­ra, que no se pue­de trans­for­mar por den­tro y con­ver­tir­se en un “agen­te de la paz” por­que tie­ne en su ADN la ganan­cia capi­ta­lis­ta, la cau­sa bási­ca que pro­vo­ca en estos días las gue­rras impe­ria­lis­tas. El lla­ma­mien­to de SYRIZA que pide que el “lobo” pon­ga la ropa de una ove­ja es enga­ño­so.

5.5. La solu­ción del “mun­do mul­ti­po­lar”

Algu­nas fuer­zas con­si­de­ran como impe­ria­lis­mo sólo el “impe­rio” de los EE.UU. y en esta base salu­dan el sur­gi­mien­to de poten­cias capi­ta­lis­tas emer­gen­tes en los asun­tos mun­dia­les, así como la apa­ri­ción de nue­vas unio­nes inter­es­ta­ta­les (BRICS, Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shan­gai, Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de la Segu­ri­dad, ALBA etc.) cons­ti­tui­das por Esta­dos capi­ta­lis­tas, de con­te­ni­do eco­nó­mi­co, polí­ti­co y mili­tar. Estos desa­rro­llos han sido salu­da­dos como el prin­ci­pio de un “mun­do mul­ti­po­lar” que “refor­ma­rá” y dará “un nue­vo aire” a las Nacio­nes Uni­das y los demás orga­nis­mos impe­ria­lis­tas, para esca­par de la “hege­mo­nía” de los EE.UU. Estos argu­men­tos con­clu­yen a que de este modo se pue­de ase­gu­rar tam­bién la paz.

En reali­dad las fuer­zas polí­ti­cas de mati­ces ideo­ló­gi­cos dife­ren­tes reco­no­cen las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas y el apa­ren­te reor­de­na­mien­to en el sis­te­ma mun­dial y carac­te­ri­zan como “demo­cra­ti­za­ción” las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, como “mun­do mul­ti­po­lar” la ten­den­cia de que cam­bie la corre­la­ción, tal como se for­mó des­pués del derro­ca­mien­to del socia­lis­mo en los paí­ses socia­lis­tas, así como la amplia­ción e inten­si­fi­ca­ción de la acti­vi­dad de la OTAN, de la UE en los últi­mos 20 años. La nue­va corre­la­ción inclu­ye el for­ta­le­ci­mien­to de Ale­ma­nia, Rusia, Chi­na, Bra­sil y otros Esta­dos.

Sus dife­ren­tes pro­pues­tas como son la amplia­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU con otros paí­ses o el aumen­to del papel mun­dial de la UE o inclu­so de Rusia y Chi­na en los asun­tos inter­na­cio­na­les, no son capa­ces de con­tro­lar los desa­rro­llos. Esto es por­que no pue­den impe­dir las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas que se mani­fies­tan por las mate­rias pri­mas, la ener­gía y las rutas de trans­por­te, la lucha por las cuo­tas de mer­ca­do. El anta­go­nis­mo mono­po­lis­ta con­du­ce a inter­ven­cio­nes mili­ta­res y gue­rras loca­les y gene­ra­li­za­das. Este anta­go­nis­mo se lle­va a cabo con todos los medios que tie­nen los mono­po­lios y los Esta­dos capi­ta­lis­tas que expre­san sus intere­ses, se refle­ja en los acuer­dos inter­es­ta­ta­les que son con­ti­nua­men­te dispu­tados debi­do al desa­rro­llo desigual. Este es el impe­ria­lis­mo, fuen­te tam­bién de ata­ques mili­ta­res de menor o mayor alcan­ce.

La dis­cu­sión acer­ca de la “nue­va gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca mun­dial” con “trans­pa­ren­cia”, “par­ti­ci­pa­ción” y “soli­da­ri­dad social”, sem­bra­da por fuer­zas social­de­mó­cra­tas y opor­tu­nis­tas tie­ne como meta embe­lle­cer ideo­ló­gi­ca­men­te las nue­vas corre­la­cio­nes en la bar­ba­rie capi­ta­lis­ta, impe­ria­lis­ta, con el obje­ti­vo de des­orien­tar a los tra­ba­ja­do­res.

Los tra­ba­ja­do­res no tie­nen nin­gún inte­rés en creer que es posi­ble “demo­cra­ti­zar” el capi­ta­lis­mo y las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y ele­gir el impe­ria­lis­ta que supues­ta­men­te lo lle­va­rá a cabo.

Cabe men­cio­nar que Lenin se posi­cio­na­ba ante este asun­to emplean­do un ejem­plo muy con­cre­to: “Un país diga­mos que posee tres cuar­tas par­tes de Áfri­ca mien­tras que otro una cuar­ta. El con­te­ni­do obje­ti­vo de su gue­rra es el nue­vo repar­to de Áfri­ca. ¿De qué país debe­mos desear el éxi­to? El pro­ble­ma, tal como lo afir­mó ante­rior­men­te, es absur­do, por­que hoy día no valen los anti­guos cri­te­rios de eva­lua­ción: No hay un lar­go pro­ce­so de un movi­mien­to bur­gués por la libe­ra­ción, ni el lar­go pro­ce­so de la deca­den­cia del feu­da­lis­mo. La demo­cra­cia con­tem­po­rá­nea no tie­ne por qué ayu­dar el pri­mer país de con­so­li­dar su “dere­cho” sobre las tres cuar­tes de Áfri­ca, ni tam­po­co ayu­dar al segun­do país (inclu­so si este se ha desa­rro­lla­do a nivel eco­nó­mi­co más rápi­da­men­te que el pri­mer país) para con­tro­lar las tres cuar­tas.

La demo­cra­cia con­tem­po­rá­nea se man­ten­drá fiel a sí mis­ma sólo si no se une con nin­gu­na cla­se bur­gue­sa impe­ria­lis­ta, sólo si dice que ambos son igual­men­te malos, sólo si desea a cada país la derro­ta de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta. Cual­quier otra solu­ción será prác­ti­ca­men­te nacio­nal-libe­ral y no ten­drá que ver nada con el inter­na­cio­na­lis­mo genuino[22].

Y con­clu­yó dicien­do: “Sin embar­go, en reali­dad hoy es indis­cu­ti­ble que la demo­cra­cia actual no pue­de ir a remol­que­de la bur­gue­sía impe­ria­lis­ta reac­cio­na­ria – inde­pen­dien­te­men­te de qué “color” será está bur­gue­sía (…)”

5.6. La pos­tu­ra del KKE en rela­ción con las con­tra­dic­cio­nes y el caso de una gue­rra

El KKE con sus reso­lu­cio­nes del 19º Con­gre­so, está pre­pa­ran­do y orien­tan­do a las masas obre­ras y popu­la­res para el posi­ble caso de inter­ven­ción de nues­tro país en una gue­rra impe­ria­lis­ta. El Pro­gra­ma del KKE, apro­ba­do en 19º Con­gre­so, seña­la que: “Se están aumen­tan­do los peli­gros en la amplia región, de los Bal­ca­nes has­ta el Orien­te Medio, de una gue­rra impe­ria­lis­ta gene­ra­li­za­da y la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en esta. La lucha por la defen­sa de las fron­te­ras, los dere­chos sobe­ra­nos de Gre­cia, des­de el pun­to de vis­ta de la cla­se obre­ra y de los sec­to­res popu­la­res es inse­pa­ra­ble de la lucha por el derro­ca­mien­to del poder del capi­tal. No tie­ne nada que ver con la defen­sa de los pla­nes de uno u otro polo impe­ria­lis­ta, la ren­ta­bi­li­dad de uno u otro gru­po mono­po­lis­ta”[23].

En esta base se entien­de que el KKE tra­ta con cri­te­rios cla­sis­tas la cues­tión de la defen­sa del país (fron­te­ras, dere­chos sobe­ra­nos gene­ra­les) es decir des­de el pun­to de vis­ta de la cla­se obre­ra y de los sec­to­res popu­la­res; que la conec­ta con la lucha por el des­en­ca­de­na­mien­to de los pla­nes y las unio­nes impe­ria­lis­tas, por el derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo y la cons­truc­ción de la socie­dad socia­lis­ta.

De todos modos es una ense­ñan­za his­tó­ri­ca que inclu­so en con­di­cio­nes de ocu­pa­ción, de eli­mi­na­ción de la for­ma­ción nación-Esta­do, la cla­se obre­ra no pue­de dar la lucha con­tra la ocu­pa­ción des­de el mis­mo pun­to de par­ti­da con la bur­gue­sía, no pue­de aliar­se con nin­gu­na de sus sec­cio­nes. Para la cla­se obre­ra y los sec­to­res popu­la­res pobres la gue­rra y la ocu­pa­ción son la con­ti­nua­ción de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, pro­duc­to del domi­nio eco­nó­mi­co y polí­ti­co del capi­tal. La cla­se obre­ra lucha con­tra la indi­gen­cia, la opre­sión y la vio­len­cia del ocu­pa­dor, la inten­si­dad de la explo­ta­ción, con­tra los acuer­dos impe­ria­lis­tas inter­na­cio­na­les. Su “patria” es una patria libe­ra­da de los capi­ta­lis­tas, fue­ra de las coa­li­cio­nes impe­ria­lis­tas, una patria que será el pro­pie­ta­rio de la rique­za que pro­du­ce, don­de la cla­se obre­ra esta­rá en el poder. La gue­rra de la bur­gue­sía por su pro­pia “patria” –inde­pen­dien­te­men­te de si se alía con la ocu­pa­ción extran­je­ra o si resis­te- de nue­vo se lle­va­rá a cabo para los intere­ses de los gru­pos mono­po­lis­tas, para la reha­bi­li­ta­ción de un acuer­do sobre el repar­to de los mer­ca­dos que favo­re­ce­rá los mono­po­lios nacio­na­les, no los intere­ses obre­ros y popu­la­res.

El KKE ha saca­do con­clu­sio­nes nece­sa­rias de la lucha arma­da que lle­vó a cabo duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, con­tra la ocu­pa­ción extran­je­ra fas­cis­ta tri­ple (ale­ma­na, ita­lia­na, búl­ga­ra) del país. En aquel enton­ces, a pesar de la supe­rio­ri­dad de los gru­pos arma­dos de EAM – ELAS, guia­dos por el KKE, nues­tro Par­ti­do, des­afor­tu­na­da­men­te, no se logró vin­cu­lar la lucha anti­fas­cis­ta, la lucha con­tra la ocu­pa­ción extran­je­ra con la lucha por el derro­ca­mien­to del poder del capi­tal en el país por­que en sus filas no se ha ela­bo­ra­do una estra­te­gia res­pec­ti­va. Hoy día, sacan­do con­clu­sio­nes valio­sas de la tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca de nues­tro Par­ti­do, tra­za­mos una estra­te­gia fren­te a los peli­gros de impli­ca­ción de nues­tro país en nue­vas gue­rras impe­ria­lis­tas loca­les, regio­na­les o más gene­ra­li­za­das.

La Reso­lu­ción Polí­ti­ca del 19º Con­gre­so des­ta­ca: “En todo caso, sea cual sea la for­ma que tome la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en la gue­rra impe­ria­lis­ta, el KKE debe estar lis­to para diri­gir la orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te de la resis­ten­cia obre­ra y popu­lar, para conec­tar­la con la lucha por la derro­ta de la bur­gue­sía nacio­nal y extran­je­ra como inva­sor.” [24]

En las con­di­cio­nes de una gue­rra impe­ria­lis­ta, la van­guar­dia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra, su Par­ti­do, debe des­ta­car la nece­si­dad de la uni­dad cla­sis­ta de los tra­ba­ja­do­res, de la alian­za con las fuer­zas popu­la­res, la dimen­sión inter­na­cio­na­lis­ta de la cla­se obre­ra y las tareas que deri­van de esta. La pos­tu­ra ante la gue­rra es la pos­tu­ra ante la lucha de cla­ses y la revo­lu­ción socia­lis­ta, es la lucha por la trans­for­ma­ción de esta gue­rra en lucha cla­sis­ta arma­da, la “úni­ca gue­rra por la libe­ra­ción”, según decía Lenin. Son valio­sas las ela­bo­ra­cio­nes de Lenin que mien­tras desa­rro­lla­ba la teo­ría del esla­bón débil, es decir entre­vien­do la posi­bi­li­dad deu­na mayor agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes, la for­ma­ción de una situa­ción revo­lu­cio­na­ria pre­via­men­te en un país o gru­po de paí­ses, esta­ble­ció cien­tí­fi­ca­men­te la posi­bi­li­dad de que la revo­lu­ción pre­va­lez­ca al prin­ci­pio en uno o más paí­ses. Con­se­cuen­te­men­te, en tal gue­rra la coor­di­na­ción, las con­sig­nas comu­nes y la acti­vi­dad común con el movi­mien­to comu­nis­ta de otros paí­ses cons­ti­tu­yen una con­di­ción impor­tan­te para la pers­pec­ti­va de esta­lli­do y vic­to­ria de la revo­lu­ción socia­lis­ta en más paí­ses, la posi­bi­li­dad de otro tipo de coope­ra­ción o unión de Esta­dos, en base a la pro­pie­dad social, la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral con el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio.

Al mis­mo tiem­po, el KKE está inten­si­fi­can­do su lucha con­tra el opor­tu­nis­mo por­que como seña­ló Lenin “la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo es una fra­se vacía y fal­sa si no va liga­da indi­so­lu­ble­men­te a la lucha con­tra el opor­tu­nis­mo” [25].

Noso­tros, los comu­nis­tas que basa­mos nues­tros aná­li­sis en la teo­ría del socia­lis­mo cien­tí­fi­co, sabe­mos muy bien que la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios, en par­ti­cu­lar vio­len­tos. La gue­rra sur­ge en el terreno del con­flic­to de los intere­ses eco­nó­mi­cos dis­tin­tos, que tras­cien­den todo el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Es por eso que, aun­que la gue­rra en con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo es inevi­ta­ble (tal como las cri­sis eco­nó­mi­cas, el des­em­pleo, la pobre­za etc), al mis­mo tiem­po no es un fenó­meno natu­ral. Es un fenó­meno social ya que está conec­ta­do a la natu­ra­le­za de la socie­dad en que vivi­mos. La socie­dad que tie­ne como “pie­dra angu­lar” la ren­ta­bi­li­dad de los que poseen los medios de pro­duc­ción. Los mono­po­lios y su poder dan lugar a la gue­rra impe­ria­lis­ta. En con­clu­sión, nues­tra lucha por una socie­dad don­de los medios de pro­duc­ción sean pro­pie­dad popu­lar (y no pro­pie­dad de la mino­ría), don­de la eco­no­mía fun­cio­ne de mane­ra pla­ni­fi­ca­da a nivel cen­tral y con­tro­la­da por los pro­pios tra­ba­ja­do­res, tenien­do como obje­ti­vo la satis­fac­ción de las nece­si­da­des popu­la­res (no el aumen­to de las ganan­cias de los capi­ta­lis­tas), está conec­ta­da indi­so­lu­ble­men­te a la lucha con­tra la gue­rra impe­ria­lis­ta, con­tra la “paz” que impo­nen los impe­ria­lis­tas con la pis­to­la en la cabe­za del pue­blo y que pre­pa­ra las nue­vas gue­rras impe­ria­lis­tas.

Sin embar­go, esta cons­ta­ta­ción, que mien­tras exis­te el capi­ta­lis­mo exis­ti­rán las con­di­cio­nes que dan lugar a la gue­rra, no es fata­lis­mo. Lo con­tra­rio. Nos diri­gi­mos a la cla­se obre­ra del país, a los pue­blos de nues­tra región y des­ta­ca­mos que sus intere­ses se iden­ti­fi­can con la lucha común anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­mo­no­po­lis­ta, por la reti­ra­da de los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas, el des­man­te­la­mien­to de las bases mili­ta­res extran­je­ras y de las armas nuclea­res, el regre­so de las fuer­zas mili­ta­res de las misio­nes impe­ria­lis­tas, la mani­fes­ta­ción de soli­da­ri­dad con cada pue­blo que lucha y pre­ten­de tra­zar su pro­pio camino de desa­rro­llo. Por el des­en­ca­de­na­mien­to de nues­tro país de los pla­nes y las gue­rras impe­ria­lis­tas. Para que la con­sig­na “¡Ni terri­to­rio ni mar a los ase­si­nos de los pue­blos!” se con­vier­ta en reali­dad. Esta es una lucha dia­ria. Una lucha con obje­ti­vos con­cre­tos, lle­va­da a cabo por los comu­nis­tas de mane­ra uni­fi­ca­da con la lucha por el poder, no sepa­ra­da de ella.

Por­que siguen sien­do actua­les las posi­cio­nes de Lenin que sub­ra­yó que: “las con­sig­nas de paci­fis­mo, de desar­me inter­na­cio­nal en las con­di­cio­nes del capi­ta­lis­mo, de los tri­bu­na­les de arbi­tra­je etc. son más que una uto­pía reac­cio­na­ria, son un enga­ño abier­to de los tra­ba­ja­do­res cuyo obje­ti­vo es des­ar­mar al pro­le­ta­ria­do y dis­traer­lo de su tarea de des­ar­mar a los explo­ta­do­res.

Sólo la revo­lu­ción pro­le­ta­ria, comu­nis­ta pue­de sacar a la huma­ni­dad del calle­jón sin sali­da que han crea­do el impe­ria­lis­mo y las gue­rras impe­ria­lis­tas. Sean cua­les sean las difi­cul­ta­des de la revo­lu­ción y los posi­bles reve­ses tem­po­ra­les, o las olas de la con­tra­rre­vo­lu­ción, la vic­to­ria final del pro­le­ta­ria­do es inevi­ta­ble”. [26]

ó La situa­ción y las tareas de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta, v. 26, p.41.

[1]La inter­ven­ción de la OTAN se hizo bajo el pre­tex­to del “geno­ci­dio” de los alba­ne­ses de Koso­vo por Milo­se­vic, en 1999 y con­du­jo al des­mem­bra­mien­to de Ser­bia.

[2]La inter­ven­ción de EE.UU. y de sus “alia­dos” se hizo bajo el pre­tex­to de las “armas de des­truc­ción masi­va” que supues­ta­men­te tenía el régi­men de Sad­dam Hus­sein, en 2003, una inter­ven­ción que puso Irak en un esta­do de pecu­liar tri­sec­ción en desa­rro­llo (región chii­ta, suni­ta y cur­da).

[3]En 2001, la OTAN, bajo el pre­tex­to de la “pro­mo­ción de la demo­cra­cia” en el mar­co de la lla­ma­da “Pri­ma­ve­ra Ára­be” pro­ce­dió a la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta con con­se­cuen­cias trá­gi­cas para el pue­blo de Libia.

[4]V.I.Lenin:El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capitalismo,Obras Com­ple­tas, v. 27, p. 395.

[5]Según infor­mes de los EE.UU., el pri­mer minis­tro de Gre­cia, Anto­nis Sama­ras, duran­te su reunión con el pre­si­den­te de EE.UU., Barak Oba­ma, el 9/​8/​2013 en Washing­ton, le infor­mó de que el gas natu­ral en el sub­sue­lo de Gre­cia (Mar Jóni­co-Sur de Cre­ta) se esti­ma a unos 4,7 billo­nes metros cúbi­cos. Estas can­ti­da­des, jun­to con los 4,5 billo­nes de metros cúbi­cos en la ZEE de Chi­pre y de Israel, pue­den cubrir el 50% de la deman­da de la UE por 30 años.

[6]Son carac­te­rís­ti­cas las posi­cio­nes peli­gro­sas que expre­san figu­ras del gobierno de Alba­nia, que pro­mue­ven reivin­di­ca­cio­nes terri­to­ria­les a expen­sas de muchos Esta­dos veci­nos, de ane­xión de terri­to­rios, en el nom­bre de la “auto­de­ter­mi­na­ción” o de la “Gran Alba­nia”. Reivin­di­ca­cio­nes simi­la­res se pro­mue­ven en Ruma­nia a expen­sas de Mol­da­va y Ucra­nia. Res­pec­ti­va­men­te, la bur­gue­sía de Tur­quía, con el gobierno de Erdo­gan y el “neo-oto­ma­nis­mo” como vehícu­lo, tra­ta de uti­li­zar la reli­gión, las tra­di­cio­nes y las mino­rías de la región, para atra­par a los tra­ba­ja­do­res en un plan de for­ta­le­ci­mien­to de su papel no sólo en los asun­tos regio­na­les sino ade­más inter­na­cio­na­les jugan­do ya un papel sucio en los acon­te­ci­mien­tos en Siria, y tam­bién pro­mo­vien­do reivin­di­ca­cio­nes a expen­sas de Gre­cia en el mar Egeo.

[7]Cabe des­ta­car en este pun­to que noso­tros, los comu­nis­tas, no tra­ta­mos el asun­to de la auto­de­ter­mi­na­ción fue­ra de la posi­ción leni­nis­ta que: “las dis­tin­tas reivin­di­ca­cio­nes de la demo­cra­cia, inclu­yen­do la de la auto­de­ter­mi­na­ción, no son algo abso­lu­to, sino una “par­tí­cu­la” de todo el movi­mien­to demo­crá­ti­co (hoy socia­lis­ta) mun­dial. Pue­de suce­der que, en un caso dado, una par­ti­cu­lar se halla en con­tra­dic­ción con el todo; enton­ces hay que desechar­la.» (V.I.Lenin: Balan­ce de la dis­cu­sión sobre la auto­de­ter­mi­na­ción, Obras Com­ple­tas, v. 30, p. 39).Particularmente sobre el asun­to kur­do, que des­ta­ca direc­ta­men­te (debi­do a la tri­sec­ción de Irak, de la acti­vi­dad arma­da inde­pen­dien­te de la pobla­ción kur­da en Siria, así como a las dis­cu­sio­nes del líder encar­ce­la­do de los cur­dos de Tur­quía, A.Ocalan con el lide­raz­go tur­co), es muy actual la eva­lua­ción esta­ble­ci­da en elComu­ni­ca­do Común del Par­ti­do Comu­nis­ta de Tur­quía y del KKE, que: “Los dos Par­ti­dos Comu­nis­tas con­si­de­ran que un asun­to cla­ve en la región, que se entre­la­za con varios pla­nes impe­ria­lis­tas en el Orien­te Medio, en los Bal­ca­nes, en Eura­sia, es la cues­tión kur­da. Aun­que para la cla­se obre­ra la cues­tión kur­da es una cues­tión de igual­dad, de jus­ti­cia, de liber­tad, para los impe­ria­lis­tas es una cues­tión de pro­mo­ción de unos y otros intere­ses eco­nó­mi­cos, de corre­la­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, de anta­go­nis­mos y equi­li­brios, de con­trol sobre los depó­si­tos ener­gé­ti­cos y de las rutas de trans­por­te. Para noso­tros es obvio que la cues­tión kur­da no se pue­de resol­ver a favor de los pue­blos de la región con las con­tri­bu­cio­nes de EE.UU., la OTAN y la UE., en fun­ción de sus pro­pios obje­ti­vos. La cues­tión cur­da no se pue­de resol­ver median­te la supues­ta “aper­tu­ra demo­crá­ti­ca” delΑΚΡ, que está sien­do pro­mo­vi­da para esta­ble­cer en reali­dad su pro­pio poder bur­gués, de faci­li­tar la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal a tra­vés del sen­ti­mien­to reli­gio­so. La cues­tión kur­da se resol­ve­rá a favor de los pue­blos de la región sola­men­te si está liga­do a la acción anti­im­pe­ria­lis­ta con­se­cuen­te, la lucha por la vic­to­ria y la con­so­li­da­ción del poder obre­ro, la lucha por el socia­lis­mo. La cues­tión kur­da será resuel­to a tra­vés de pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios, con idea­les revo­lu­cio­na­rios, no con los pla­nes y las “garan­tías” de los impe­ria­lis­tas” (dia­rio Rizos­pas­tis, sába­do 26 de mar­zo de 2011).

[8]V.I.Lenin: La catás­tro­fe que nos ame­na­za y como com­ba­tir­la, v.34, p.193.

[9]V.I.Lenin: La catás­tro­fe que nos ame­na­za y como com­ba­tir­la, v.34, p.193.

[10] V.I.Lenin: Bajo una ban­de­ra aje­na, v. 26, p. 142.

[11]I.V.Stalin. Infor­me ante el 18º Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta (b) de la URSS, v.14.

[12] Los EE.UU. sigue sien­do la prin­ci­pal poten­cia eco­nó­mi­ca, pero con una reduc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de su cuo­ta en el Pro­duc­to Bru­to Mun­dial. Has­ta 2008, la zona Euro en su con­jun­to, man­te­nía la segun­da posi­ción en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta inter­na­cio­nal, pero la per­dió duran­te la cri­sis. Ya Chi­na se ha con­ver­ti­do en la segun­da poten­cia eco­nó­mi­ca, ha sido for­ta­le­ci­da la alian­za BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na, Sudá­fri­ca) en las unio­nes capi­ta­lis­tas inter­na­cio­na­les, como son el FMI, el G‑20. El cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas entre los Esta­dos capi­ta­lis­tas, trae tam­bién cam­bios en las alian­zas ente ellos, dado que se inten­si­fi­can las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas sobre el con­trol y el repar­to de terri­to­rios y mer­ca­dos, zonas de influen­cia eco­nó­mi­ca, sobre todo de recur­sos ener­gé­ti­cos y natu­ra­les, de rutas de trans­por­te de mer­can­cías.

[13]Programa del ΚΚΕ. Fue apro­ba­do por el 19οCongreso (11−14÷4÷2013).

[14]En con­di­cio­nes de domi­nio del poder del capi­tal, los recur­sos natu­ra­les son la “man­za­na de la dis­cor­dia” entre los mono­po­lios y los Esta­dos capi­ta­lis­tas que com­pi­ten por el con­trol y la explo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les sin vaci­lar en masa­crar a los pue­blos, des­truir el medio ambien­te para ase­gu­rar sus ganan­cias mien­tras que el pue­blo paga ya dema­sia­do caro el petró­leo y el gas natu­ral, la ener­gía. Del pro­pio desa­rro­llo sur­ge la nece­si­dad de uti­li­zar los recur­sos natu­ra­les a favor de los tra­ba­ja­do­res tam­bién a tra­vés de la coope­ra­ción mutua de los pue­blos. Una pre­con­di­ción para esta pers­pec­ti­va es que en cada país el poder pase a las manos de la cla­se obre­ra, para que abra el camino de la socia­li­za­ción de los recur­sos natu­ra­les, de los medios de pro­duc­ción con­cen­tra­dos, que deben con­ver­tir­se en pro­pie­dad popu­lar, y que la eco­no­mía se desa­rro­lle en base a la pla­ni­fi­ca­ción cen­tral y el con­trol popu­lar.

[15]No es una casua­li­dad que Irán, que en esta fase apo­ya Siria, comen­tó que un ata­que con­tra Siria será tam­bién un ata­que con­tra Irán y que en tal caso Irán ata­ca­rá con­tra bases de los EE.UU. en la región. Así que el “fue­go” que encien­den los impe­ria­lis­tas pue­de tomar gran­des dimen­sio­nes y los peli­gros para el pue­blo de Gre­cia son más que obvios. Cre­ta, y en con­cre­to la base de Sou­da dis­ta 2000 kiló­me­tros de Irán (2,5 miles de kiló­me­tros de Teje­rán). El alcan­ce de los misi­les ira­níes San­gil es de 2,5 miles de kiló­me­tros.

[16]Durante los últi­mos años, sobre todo des­pués de la inten­si­fi­ca­ción en las rela­cio­nes entre Israel y Tur­quía, se pro­mue­ve por la bur­gue­sía de Gre­cia una coope­ra­ción más estre­cha con Israel. Esta coope­ra­ción pre­vé tan­to la pro­mo­ción de los intere­ses eco­nó­mi­cos (p.ej. eje para la uti­li­za­ción del gas natu­ral, ins­ta­la­ción de un cable eléc­tri­co que conec­ta­rá Gre­cia-Chi­pre-Israel), sí como la coope­ra­ción con obje­ti­vos estra­té­gi­cos, en que par­ti­ci­pan avio­nes mili­ta­res de Israel en ejer­ci­cios mili­ta­res en Gre­cia. A pesar de las reac­cio­nes del KKE ejer­ci­cios tie­nen lugar a menu­do cer­ca de Cre­ta, don­de están ins­ta­la­dos los sis­te­mas anti-avio­nes de cons­truc­ción rusa C 300, con el obje­ti­vo de pre­pa­rar a los pilo­tos israe­líes en un ata­que posi­ble con­tra Irán.

[17]Los gobier­nos grie­gos, tan­to de la ND dere­chis­ta, como del PASOK social­de­mó­cra­ta, en el mar­co de las cum­bres de la OTAN y de la UE, han fir­ma­do en los últi­mos 30 años varias alian­zas que cons­ti­tu­yen un retro­ce­so de los dere­chos sobe­ra­nos de Gre­cia en el mar Egeo.

[18]La bur­gue­sía de Gre­cia pre­ten­de for­ta­le­cer sus alian­zas inter­na­cio­na­les para encon­trar capi­ta­les extran­je­ros para coope­rar en cuan­to a la explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les, para con­ver­tir el país en un “nodo” para las nece­si­da­des ener­gé­ti­cas y comer­cia­les de la UE, y para que se bene­fi­cie del repar­to del “botín” tras las inter­ven­cio­nes impe­ria­lis­tas, p.ej. con tér­mi­nos más favo­ra­bles a la expor­ta­ción de capi­ta­les por empre­sas nacio­na­les de cons­truc­cio­nes, empre­sas de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, sec­tor ban­ca­rio etc.

[19]V.I.Lenin, La cues­tión de la paz, v. 26, p. 303.

[20] V.I.Lenin:Las tareas de la social­de­mo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria en la gue­rra euro­pea, Obras Com­ple­tas, ed. Sin­chro­ni Epochi,v. 26, p. 1.

[21] Entre­vis­ta en el canal de tele­vi­sión ANT1, 24 de mayo de 2014.

[22] V.I.Lenin: Bajo una ban­de­ra aje­na, Obras Com­ple­tas, ed.Sinchroni Epochi,v. 26, pp. 140–141 y 146.

[23]Programa del KKE.

[24]Resolución Polí­ti­ca del 19º Con­gre­so.

[25] V.I.Lenin: El impe­ria­lis­mo, fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, Obras Com­ple­tas, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, v.27, p. 424.

[26]V.I.Lenin: Pro­gra­ma del Par­ti­do Comu­nis­ta (b) de la URSS, Obras Com­ple­tas, ed. Sin­chro­ni Epo­chi, v. 38, p. 421.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: