Decla­ra­ción final: Alba-TCP exi­ge a EEUU abs­te­ner­se de emplear recur­sos coer­ci­ti­vos unilaterales

Cara­cas, mar­zo 18 – La Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Amé­ri­ca – Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (Alba-TCP) exi­ge al gobierno de los Esta­dos Uni­dos abs­te­ner­se de usar recur­sos coer­ci­ti­vos uni­la­te­ra­les que vio­len el dere­cho internacional.

La decla­ra­ción final de la Cum­bre Extra­or­di­na­ria, leí­da por el pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, fue aco­gi­da por Cuba, Boli­via, Nica­ra­gua, Domi­ni­ca, Anti­gua y Bar­bu­da, Gra­na­da, Ecua­dor, San Cris­tó­bal y Nie­ves, San­ta lucia, y Haití.

Soli­ci­ta­ron al Pen­tá­gono dero­gar el decre­to eje­cu­ti­vo que colo­ca a Vene­zue­la como una ame­na­za para ese país, por ser injus­ti­fi­ca­da e inje­ren­te con los asun­tos inter­nos de las naciones.

Acor­da­ron crear un gru­po de faci­li­ta­do­res de las ins­ti­tu­cio­nes del hemis­fe­rio (Una­sur, Celac, Alba, Cari­com), para faci­li­tar una diplo­ma­cia entre EE.UU y Vene­zue­la, para diri­mir las tensiones.

Decla­ra­ción de la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de Jefes de Esta­do y de Gobierno de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (ALBA – TCP)

Noso­tros, los Jefes de Esta­do y de Gobierno, repre­sen­tan­tes de los paí­ses miem­bros del ALBA, reu­ni­dos el 17 de mar­zo de 2015 en Cara­cas, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, declaramos:

1. Nues­tro recha­zo a la Orden Eje­cu­ti­va emi­ti­da el 9 de mar­zo de 2015 por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, sobre la base de que esta Orden Eje­cu­ti­va es injus­ti­fi­ca­da e injus­ta, que cons­ti­tu­ye una ame­na­za de inter­fe­ren­cia con­tra el prin­ci­pio de sobe­ra­nía y el prin­ci­pio de no inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos de los Estados.

2. Nues­tro com­pro­mi­so con la apli­ca­ción del dere­cho inter­na­cio­nal, reso­lu­ción pací­fi­ca de los con­flic­tos y los prin­ci­pios de no inter­ven­ción y lla­man a los gobier­nos a actuar en el mar­co de los prin­ci­pios uni­ver­sa­les y la car­ta de las Nacio­nes Uni­das, en par­ti­cu­lar la nece­si­dad y la dis­po­si­ción de los gobier­nos de abs­te­ner­se del uso de recur­sos coer­ci­ti­vos uni­la­te­ra­les que vio­len el dere­cho internacional.

3. Nues­tra soli­ci­tud sobe­ra­na y sin­ce­ra al gobierno de Esta­dos Uni­dos para aco­ger y esta­ble­cer el diá­lo­go con el gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la como alter­na­ti­va al con­flic­to y a la con­fron­ta­ción, fun­da­men­ta­da en el res­pe­to per­ma­nen­te de la sobe­ra­nía y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y los esta­dos-nacio­nes independientes.

4. Nues­tra pro­pues­ta de con­for­mar un Gru­po de Faci­li­ta­do­res de nues­tro hemis­fe­rio y sus ins­ti­tu­cio­nes (CELAC, UNASUR, ALBA-TCP y CARICOM) para faci­li­tar una diplo­ma­cia de com­pro­mi­so entre los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la para ali­viar las ten­sio­nes y garan­ti­zar la reso­lu­ción amigable.

En tal sen­ti­do, decidimos:

1. Rati­fi­car nues­tro com­pro­mi­so y apo­yo irres­tric­to con la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en la bús­que­da de los meca­nis­mos de diá­lo­go con el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos, para que cesen las agre­sio­nes de este gobierno con­tra Venezuela.

2. Reafir­mar que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be es una Zona de Paz, don­de las nacio­nes impul­san pro­ce­sos de inte­gra­ción y rela­cio­nes de amis­tad, con el fin de seguir garan­ti­zan­do la mayor suma de feli­ci­dad para nues­tros pueblos.

3. Enfa­ti­zar que la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la no repre­sen­ta ame­na­za para nin­gún país, sien­do una nación soli­da­ria que ha demos­tra­do su volun­tad de coope­ra­ción con los Pue­blos y Gobier­nos de toda la región, con­vir­tién­do­se en garan­tía para la Paz Social y la esta­bi­li­dad en nues­tro continente.

4. Exi­gir al Gobierno de los Esta­dos Uni­dos que cese de inme­dia­to el hos­ti­ga­mien­to y agre­sión con­tra el Gobierno y pue­blo vene­zo­la­nos, por cuan­to dicha polí­ti­ca alien­ta la des­es­ta­bi­li­za­ción y uso de la vio­len­cia por par­te de sec­to­res de la opo­si­ción venezolana.

5. Resal­tar que la Orden Eje­cu­ti­va apro­ba­da por el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, des­co­no­ce fla­gran­te­men­te la «Decla­ra­ción de Soli­da­ri­dad y Res­pal­do a la Ins­ti­tu­cio­na­li­dad Demo­crá­ti­ca, al Diá­lo­go y la Paz en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la» apro­ba­da por el Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA el 7 mar­zo de 2014.

6. Denun­ciar la feroz cam­pa­ña mediá­ti­ca inter­na­cio­nal con­tra la her­ma­na Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y su gobierno, enca­mi­na­da a des­acre­di­tar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, inten­tan­do crear las con­di­cio­nes para una inter­ven­ción de mayor esca­la y aje­na a la solu­ción pací­fi­ca de las diferencias.

7. Reite­rar el más fir­me res­pal­do al gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to y legí­ti­mo de la pre­si­den­ta de la her­ma­na Repú­bli­ca Fede­ra­ti­va del Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, con­tri­bu­yen­do al for­ta­le­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de los valo­res y prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, de la liber­tad y soli­da­ri­dad en Nues­tra América.

8. Mani­fes­tar las más pro­fun­das pala­bras de soli­da­ri­dad y apo­yo con la Pre­si­den­ta de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y demás fun­cio­na­rios de su gobierno, quie­nes están sien­do some­ti­dos a una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio per­so­nal e ins­ti­tu­cio­nal por par­te de sec­to­res de la dere­cha polí­ti­ca y mediá­ti­ca de su país, a la vez de ser agre­di­dos por los fon­dos bui­tres y el capi­tal finan­cie­ro internacional.

9. Salu­dar el diá­lo­go cons­truc­ti­vo sos­te­ni­do en la XX Reu­nión de la Aso­cia­ción de Esta­dos del Cari­be (AEC), rea­li­za­da en Anti­gua-Gua­te­ma­la el pasa­do 10 de mar­zo de 2015, acer­ca de la des­pro­por­cio­na­da Orden Eje­cu­ti­va fir­ma­da por el Pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

10. Ins­truir a los Emba­ja­do­res de los paí­ses miem­bros del ALBA – TCP en todo el Mun­do, a desa­rro­llar una cam­pa­ña de infor­ma­ción y difu­sión, acer­ca de la ver­dad sobre lo que ocu­rre en Vene­zue­la, y las ame­na­zas que sobre ella y la región se ciernen.

11. Exhor­tar a los movi­mien­tos socia­les, obre­ros, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, muje­res, a movi­li­zar­se de mane­ra per­ma­nen­te y a man­te­ner­se en vigi­lia para infor­mar al Mun­do ente­ro y a los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, que Vene­zue­la y el Gobierno legí­ti­mo del Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal, Nico­lás Madu­ro, no están solos y que los Pue­blos del Mun­do recha­zan de mane­ra cate­gó­ri­ca esta nue­va inter­ven­ción impe­rial en la Patria gran­de, cuyas con­se­cuen­cias pue­den ser nefas­tas para la Paz y la esta­bi­li­dad de la región.

12. Reafir­mar que el ALBA-TCP con­ti­nua­rá pro­mo­vien­do la uni­dad, inte­gra­ción, soli­da­ri­dad, con­vi­ven­cia pací­fi­ca como expre­sión del ideal y com­pro­mi­so lati­no­ame­ri­cano y cari­be­ño por la cons­truc­ción de una región y un mun­do de paz, como base fun­da­men­tal para con­so­li­dar las rela­cio­nes entre los pueblos.

Ade­más, decla­ra­mos y reite­ra­mos, en el con­tex­to de un com­pro­mi­so efi­caz de no con­fron­ta­ción, nues­tro res­pal­do a la «Car­ta al Pue­blo de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca: Vene­zue­la no es una ame­na­za», emi­ti­da por el Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en par­ti­cu­lar en lo que se refie­re a los siguien­tes aspectos:

a) El com­pro­mi­so de Vene­zue­la con la liber­tad, la inde­pen­den­cia y el multilateralismo.
b) La creen­cia fun­da­men­tal de Vene­zue­la en la paz, la sobe­ra­nía nacio­nal y el dere­cho internacional.
c) La reali­dad de Vene­zue­la como una socie­dad abier­ta y demo­crá­ti­ca de acuer­do a su Cons­ti­tu­ción y las aspi­ra­cio­nes de su pueblo.
d) La amis­tad de lar­ga data de Vene­zue­la con el pue­blo de Esta­dos Unidos.
e) La acción fal­sa e injus­ta, uni­la­te­ral y des­pro­por­cio­na­da en los tér­mi­nos de la Orden Eje­cu­ti­va del Gobierno de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca median­te la cual se decla­ra a Vene­zue­la como una ame­na­za a la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos de América.
f) La decla­ra­ción por par­te de Vene­zue­la del carác­ter sagra­do de su soberanía.

En con­se­cuen­cia, noso­tros, los líde­res del ALBA-TCP, nos soli­da­ri­za­mos con Vene­zue­la. Cono­ce­mos nues­tras liber­ta­des fun­da­men­ta­les y hace­mos valer nues­tros dere­chos. Res­pal­da­mos ine­quí­vo­ca­men­te a Vene­zue­la en la defen­sa de su sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia y el hecho de que lo haga de pie y no de rodillas.

En este sen­ti­do, soli­ci­ta­mos al Gobierno de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, y espe­cí­fi­ca­men­te al Pre­si­den­te, Barack Oba­ma, dero­gar la Orden Eje­cu­ti­va apro­ba­da el 9 de mar­zo de 2015, por cuan­to cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la sobe­ra­nía y una inter­ven­ción en los asun­tos inter­nos de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Adop­ta­da en la ciu­dad de Cara­cas, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el 17 de mar­zo del 2015

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *