50 años de gue­rras impe­ria­les: resul­ta­dos y perspectivas

IMperialismo

En los últi­mos 50 años Esta­dos Uni­dos y las poten­cias euro­peas han des­ata­do incon­ta­bles gue­rras impe­ria­les en todo el mun­do. La ofen­si­va hacia la supre­ma­cía mun­dial ha esta­do envuel­ta en la retó­ri­ca del “lide­raz­go mun­dial”, y las con­se­cuen­cias han sido devas­ta­do­ras para los pue­blos con­tra los que se han diri­gi­do esas gue­rras. Las más gran­des, lar­gas y nume­ro­sas las ha lle­va­do a cabo Esta­dos Uni­dos. Pre­si­den­tes de ambos par­ti­dos han esta­do al fren­te de esta cru­za­da por el poder mun­dial. La ideo­lo­gía que ani­ma el impe­ria­lis­mo ha ido cam­bian­do del “anti­co­mu­nis­mo” del pasa­do al “anti­te­rro­ris­mo” actual.

Como par­te de su pro­yec­to de domi­na­ción mun­dial, Washing­ton ha uti­li­za­do y com­bi­na­do muchas for­mas de gue­rra, inclu­yen­do inva­sio­nes mili­ta­res y ocu­pa­cio­nes; ejér­ci­tos mer­ce­na­rios y gol­pes mili­ta­res; ade­más de finan­ciar par­ti­dos polí­ti­cos, ONGs y mul­ti­tu­des en las calles para derro­car gobier­nos debi­da­men­te cons­ti­tui­dos. Los moto­res de esta cru­za­da por el poder mun­dial varían según la loca­li­za­ción geo­grá­fi­ca y la com­po­si­ción eco­nó­mi­ca de los paí­ses destinatarios.

Lo que que­da cla­ro cuan­do se ana­li­za la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se en el últi­mo medio siglo es el rela­ti­vo decli­ve de los intere­ses eco­nó­mi­cos y la apa­ri­ción de con­si­de­ra­cio­nes de tipo polí­ti­co y mili­tar. Esto se debe en par­te a la des­apa­ri­ción de los regí­me­nes colec­ti­vis­tas (la URSS y Euro­pa Orien­tal) y a la con­ver­sión al capi­ta­lis­mo de Chi­na y los regí­me­nes de izquier­das en Asia, Áfri­ca y Lati­noa­mé­ri­ca. El decli­ve de las fuer­zas eco­nó­mi­cas como motor del impe­ria­lis­mo es el resul­ta­do de la lle­ga­da del neo­li­be­ra­lis­mo glo­bal. La mayo­ría de las mul­ti­na­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea no están ame­na­za­das por nacio­na­li­za­cio­nes o expro­pia­cio­nes que podrían des­en­ca­de­nar una inter­ven­ción polí­ti­ca impe­rial. De hecho, inclu­so los regí­me­nes pos­neo­li­be­ra­les invi­tan a las mul­ti­na­cio­na­les a inver­tir, comer­ciar y explo­tar recur­sos natu­ra­les. Los intere­ses eco­nó­mi­cos entran en jue­go en la for­mu­la­ción de polí­ti­cas impe­ria­les solo si (y cuan­do) sur­gen regí­me­nes nacio­na­lis­tas que desa­fían a las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses, como en el caso de Vene­zue­la bajo el pre­si­den­te Chávez.

La cla­ve de la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se en el últi­mo medio siglo se halla en las con­fi­gu­ra­cio­nes del poder polí­ti­co, mili­tar e ideo­ló­gi­co que se han hecho con el con­trol de las palan­cas del esta­do impe­rial. La his­to­ria recien­te de las gue­rras impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses ha demos­tra­do que las prio­ri­da­des mili­ta­res estra­té­gi­cas –bases mili­ta­res, pre­su­pues­tos y buro­cra­cia– han esta­do muy por enci­ma de cual­quier inte­rés eco­nó­mi­co loca­li­za­do de las mul­ti­na­cio­na­les. Por otra par­te, la mayo­ría de los gas­tos y las lar­gas y cos­to­sas inter­ven­cio­nes mili­ta­res del esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se en Orien­te Medio han sido a ins­tan­cias de Israel. El aca­pa­ra­mien­to de posi­cio­nes polí­ti­cas estra­té­gi­cas en el Eje­cu­ti­vo y en el Con­gre­so por par­te de la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta esta­dou­ni­den­se ha refor­za­do la cen­tra­li­dad de los intere­ses mili­ta­res en detri­men­to de los económicos.

La “pri­va­ti­za­ción” de las gue­rras impe­ria­les –el gran aumen­to y uso de mer­ce­na­rios con­tra­ta­dos por el Pen­tá­gono– ha supues­to el saqueo de dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res del Teso­ro esta­dou­ni­den­se. La indus­tria mili­tar pri­va­da, que pro­vee de com­ba­tien­tes mer­ce­na­rios, se ha con­ver­ti­do en una fuer­za muy “influ­yen­te” que está mol­dean­do la natu­ra­le­za y las con­se­cuen­cias del pro­ce­so de cons­truc­ción del impe­rio estadounidense.

Los estra­te­gas mili­ta­res, los defen­so­res de los intere­ses colo­nia­les israe­líes en Orien­te Medio y las cor­po­ra­cio­nes mili­ta­res y de inte­li­gen­cia son acto­res fun­da­men­ta­les del esta­do impe­rial, y es su influen­cia en la toma de deci­sio­nes la que expli­ca por­qué el resul­ta­do de las gue­rras impe­ria­les esta­dou­ni­den­ses no ha sido un impe­rio eco­nó­mi­co prós­pe­ro y polí­ti­ca­men­te esta­ble. En vez de eso, sus polí­ti­cas han teni­do como resul­ta­do eco­no­mías devas­ta­das e ines­ta­bles que se rebe­lan continuamente.

Vamos a empe­zar iden­ti­fi­can­do las cam­bian­tes áreas y regio­nes impli­ca­das en la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se des­de media­dos de los seten­ta has­ta la actua­li­dad. Lue­go exa­mi­na­re­mos los méto­dos, las fuer­zas impul­so­ras y los resul­ta­dos de la expan­sión impe­rial. A con­ti­nua­ción pasa­re­mos a des­cri­bir el actual mapa geo­po­lí­ti­co de la cons­truc­ción impe­rial y el carác­ter varia­do de la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta. Con­clui­re­mos exa­mi­nan­do el por­qué y el cómo de la cons­truc­ción del impe­rio y, más con­cre­ta­men­te, las con­se­cuen­cias y los resul­ta­dos de medio siglo de expan­sión impe­rial estadounidense.

Impe­ria­lis­mo en el perio­do post Viet­nam: gue­rras por pode­res en Amé­ri­ca Cen­tral, Afga­nis­tán y el sur de África

La derro­ta del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se en Indo­chi­na mar­ca el final de una fase de cons­truc­ción del impe­rio y el comien­zo de otra: el paso de inva­sio­nes terri­to­ria­les a gue­rras por pode­res. A par­tir de las pre­si­den­cias de Gerald Ford y James Car­ter, el esta­do impe­ria­lis­ta esta­dou­ni­den­se empe­zó a recu­rrir cada vez más a apo­de­ra­dos. Reclu­tó, finan­ció y armó ejér­ci­tos por pode­res para des­truir una gran varie­dad de regí­me­nes y movi­mien­tos nacio­na­lis­tas y social-revo­lu­cio­na­rios en tres con­ti­nen­tes. Con el apo­yo logís­ti­co del ejér­ci­to y las agen­cias de inte­li­gen­cia paquis­ta­níes, y con el res­pal­do eco­nó­mi­co de Ara­bia Sau­di­ta, Washing­ton finan­ció y armó fuer­zas extre­mis­tas islá­mi­cas en todo el mun­do para inva­dir y des­tro­zar el régi­men afgano, lai­co, pro­gre­sis­ta y apo­ya­do por la Unión Soviética.

La segun­da inter­ven­ción por pode­res tuvo lugar en el sur de Áfri­ca, don­de el esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se, alia­do con Sudá­fri­ca, finan­ció y armó ejér­ci­tos por pode­res con­tra los regí­me­nes anti­im­pe­ria­lis­tas de Ango­la y Mozambique.

La ter­ce­ra ocu­rrió en Amé­ri­ca Cen­tral, don­de Esta­dos Uni­dos finan­ció, armó y entre­nó escua­dro­nes de la muer­te en Nica­ra­gua, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras para aca­bar con los movi­mien­tos popu­la­res y las insur­gen­cias arma­das, cau­san­do más de 300.000 civi­les muertos.

La “estra­te­gia de gue­rra por pode­res” del esta­do impe­rial de Esta­dos Uni­dos se exten­dió a Amé­ri­ca del Sur: la CIA y el Pen­tá­gono apo­ya­ron gol­pes de Esta­do en Uru­guay (gene­ral Álva­rez), Chi­le (gene­ral Pino­chet), Argen­ti­na (gene­ral Vide­la), Boli­via (gene­ral Ban­zer) y Perú (gene­ral Mora­les). La cons­truc­ción del impe­rio por pode­res se hizo en gran medi­da a ins­tan­cias de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses, que duran­te ese perio­do tuvie­ron un papel des­ta­ca­do a la hora de esta­ble­cer las prio­ri­da­des del esta­do imperial.

Las gue­rras por pode­res estu­vie­ron acom­pa­ña­das por inva­sio­nes mili­ta­res direc­tas: la dimi­nu­ta isla de Gra­na­da (1983) y Pana­má (1989) bajo los pre­si­den­tes Reagan y Bush padre. Blan­cos fáci­les, con pocas víc­ti­mas y pocos gas­tos mili­ta­res: ensa­yos gene­ra­les para relan­zar impor­tan­tes ope­ra­cio­nes mili­ta­res en un futu­ro cercano.

Lo que sor­pren­de de las “gue­rras por pode­res” son sus resul­ta­dos con­tra­pues­tos. En Amé­ri­ca Cen­tral, Afga­nis­tán y Áfri­ca esas gue­rras no desem­bo­ca­ron en prós­pe­ras neo-colo­nias ni resul­ta­ron lucra­ti­vas para las cor­po­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses. En cam­bio, los gol­pes de Esta­do por pode­res en Amé­ri­ca del Sur se tra­du­je­ron en exten­sas pri­va­ti­za­cio­nes y abul­ta­dos bene­fi­cios para las mul­ti­na­cio­na­les estadounidenses.

La gue­rra por pode­res en Afga­nis­tán tra­jo con­si­go el ascen­so y la con­so­li­da­ción del “régi­men islá­mi­co” tali­bán, que se opo­nía tan­to a la influen­cia sovié­ti­ca como a la expan­sión impe­rial esta­dou­ni­den­se. Con el tiem­po el ascen­so y la con­so­li­da­ción del nacio­na­lis­mo islá­mi­co desa­fia­ría a los alia­dos de Esta­dos Uni­dos en el sur de Asia y en la región del Gol­fo, y con­du­ci­ría a la inva­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se de 2001 y a una lar­ga gue­rra (15 años) que aún no ha ter­mi­na­do, y que pro­ba­ble­men­te supon­drá la derro­ta y reti­ra­da mili­tar de Esta­dos Uni­dos. Los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co fue­ron los clien­tes polí­ti­cos afga­nos de Washing­ton, los “con­tra­tis­tas” mer­ce­na­rios esta­dou­ni­den­ses, los fun­cio­na­rios mili­ta­res res­pon­sa­bles de adqui­si­cio­nes y los admi­nis­tra­do­res colo­nia­les que saquea­ron cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res del Teso­ro esta­dou­ni­den­se a tra­vés de tran­sac­cio­nes ile­ga­les o fraudulentas.

Las mul­ti­na­cio­na­les no-mili­ta­res no se bene­fi­cia­ron en abso­lu­to del saqueo del Teso­ro de Esta­dos Uni­dos. De hecho, la gue­rra y el movi­mien­to de resis­ten­cia difi­cul­ta­ron la entra­da de capi­tal pri­va­do esta­dou­ni­den­se a lar­go pla­zo en Afga­nis­tán y las regio­nes fron­te­ri­zas limí­tro­fes de Pakistán.

La gue­rra por pode­res en el sur de Áfri­ca arra­só las eco­no­mías loca­les, espe­cial­men­te las eco­no­mías agrí­co­las nacio­na­les, des­arrai­gó a millo­nes de tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos e impi­dió la entra­da de las empre­sas petro­lí­fe­ras esta­dou­ni­den­ses duran­te más de dos déca­das. El resul­ta­do “posi­ti­vo” fue la des-radi­ca­li­za­ción de la eli­te nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­ria. Sin embar­go, la con­ver­sión polí­ti­ca de los “revo­lu­cio­na­rios” del sur de Áfri­ca al neo­li­be­ra­lis­mo no bene­fi­ció dema­sia­do a las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses, pues los nue­vos gober­nan­tes se vol­vie­ron oli­gar­cas clep­tó­cra­tas y pusie­ron en mar­cha regí­me­nes patri­mo­nia­les aso­cián­do­se con diver­sas mul­ti­na­cio­na­les, sobre todo asiá­ti­cas y europeas.

Las gue­rras por pode­res en Amé­ri­ca Cen­tral tam­bién tuvie­ron resul­ta­dos con­tra­pues­tos. En Nica­ra­gua la revo­lu­ción san­di­nis­ta derro­tó al régi­men de Somo­za apo­ya­do con­jun­ta­men­te por Esta­dos Uni­dos e Israel, pero inme­dia­ta­men­te des­pués tuvo que enfren­tar­se a un ejér­ci­to mer­ce­na­rio con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio finan­cia­do, arma­do y entre­na­do por Esta­dos Uni­dos (“la con­tra”) con base en Hon­du­ras. La gue­rra esta­dou­ni­den­se des­tro­zó muchos pro­yec­tos eco­nó­mi­cos pro­gre­sis­tas, soca­vó la eco­no­mía y even­tual­men­te deri­vó en la vic­to­ria elec­to­ral de Vio­le­ta Cha­mo­rro, que con­tó con el patro­ci­nio y el res­pal­do de Esta­dos Uni­dos. Dos déca­das más tar­de los apo­de­ra­dos de Esta­dos Uni­dos fue­ron derro­ta­dos por una coa­li­ción polí­ti­ca lide­ra­da por san­di­nis­tas des-radicalizados.

En El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, las gue­rras por pode­res esta­dou­ni­den­ses ter­mi­na­ron con­so­li­dan­do regí­me­nes clien­te­lis­tas que se encar­ga­ron de des­truir la eco­no­mía pro­duc­ti­va y pro­vo­ca­ron la hui­da de millo­nes de refu­gia­dos de gue­rra hacia Esta­dos Uni­dos. El domi­nio impe­rial esta­dou­ni­den­se ero­sio­nó las bases del mer­ca­do labo­ral pro­duc­ti­vo y engen­dró ban­das ase­si­nas de narcotraficantes.

En resu­men, en la mayo­ría de los casos las gue­rras por pode­res de Esta­dos Uni­dos logra­ron evi­tar el ascen­so de regí­me­nes nacio­na­lis­tas de izquier­das, pero tam­bién con­du­je­ron a la des­truc­ción de las bases eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de un impe­rio neo­co­lo­nial prós­pe­ro y estable.

El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Lati­na: estruc­tu­ra varia­ble, con­tin­gen­cias inter­nas y exter­nas, prio­ri­da­des cam­bian­tes y res­tric­cio­nes globales

Para enten­der las ope­ra­cio­nes, la estruc­tu­ra y la actua­ción del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Lati­na es nece­sa­rio reco­no­cer la cons­te­la­ción de fuer­zas riva­les que ha mol­dea­do las polí­ti­cas del esta­do impe­rial. A dife­ren­cia de lo que ha ocu­rri­do en Orien­te Medio, don­de la fac­ción mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta ha esta­ble­ci­do su hege­mo­nía, en Amé­ri­ca Lati­na las mul­ti­na­cio­na­les han juga­do un papel fun­da­men­tal diri­gien­do la polí­ti­ca del esta­do impe­rial. En Amé­ri­ca Lati­na, los mili­ta­ris­tas desem­pe­ña­ron un papel mucho menos des­ta­ca­do, limi­ta­do por (1) el poder de las mul­ti­na­cio­na­les, (2) el giro del poder polí­ti­co de la dere­cha a la cen­tro-izquier­da, y (3) el impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y el auge de las mate­rias primas.

Al con­tra­rio que en Orien­te Medio, la con­fi­gu­ra­ción del poder sio­nis­ta ha teni­do poca influen­cia en la polí­ti­ca del esta­do impe­rial en esta región, ya que los intere­ses israe­líes se con­cen­tran en Orien­te Medio y, con la posi­ble excep­ción de Argen­ti­na, Amé­ri­ca Lati­na no es una prioridad.

Duran­te más de un siglo y medio, las mul­ti­na­cio­na­les y los ban­cos esta­dou­ni­den­ses domi­na­ron y dic­ta­ron la polí­ti­ca impe­rial de Esta­dos Uni­dos hacia Amé­ri­ca Lati­na. Las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses y la CIA fue­ron ins­tru­men­tos del impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co median­te la inter­ven­ción direc­ta (inva­sio­nes), “gol­pes mili­ta­res” por pode­res, o la com­bi­na­ción de ambos.

El poder eco­nó­mi­co impe­rial esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Lati­na alcan­zó su pun­to más alto entre 1975 y 1999. Por medio de gol­pes mili­ta­res por pode­res, inva­sio­nes mili­ta­res direc­tas (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Pana­má, Gra­na­da) y elec­cio­nes con­tro­la­das civil y mili­tar­men­te se crea­ron esta­dos vasa­llos y se impu­sie­ron nue­vos gober­nan­tes clientelistas.

Los resul­ta­dos fue­ron el des­man­te­la­mien­to del esta­do de bien­es­tar y la impo­si­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. El esta­do impe­rial diri­gi­do por las mul­ti­na­cio­na­les, y sus apén­di­ces finan­cie­ros inter­na­cio­na­les (FMI, BM, BID) se encar­ga­ron de pri­va­ti­zar sec­to­res eco­nó­mi­cos estra­té­gi­cos muy lucra­ti­vos, se hicie­ron con el con­trol del comer­cio y pro­yec­ta­ron un plan de inte­gra­ción regio­nal que afian­zó el domi­nio impe­rial de Esta­dos Unidos.

La expan­sión eco­nó­mi­ca impe­rial en Amé­ri­ca Lati­na no fue sim­ple­men­te el resul­ta­do de las estruc­tu­ras y las diná­mi­cas inter­nas de las mul­ti­na­cio­na­les, sino que depen­dió de (1) la recep­ti­vi­dad del país “anfi­trión” o, más exac­ta­men­te, de la corre­la­ción inter­na de las fuer­zas de cla­se en Amé­ri­ca Lati­na, las cua­les a su vez gira­ban en torno al (2) desem­pe­ño de la eco­no­mía: su cre­ci­mien­to o su sus­cep­ti­bi­li­dad a las crisis.

Amé­ri­ca Lati­na demues­tra que con­tin­gen­cias como la des­apa­ri­ción de los regí­me­nes clien­te­lis­tas y de las cla­ses cola­bo­ra­do­ras pue­den tener un impac­to nega­ti­vo enor­me en las diná­mi­cas del impe­ria­lis­mo, soca­van­do el poder del esta­do impe­rial y revir­tien­do el avan­ce eco­nó­mi­co de las multinacionales.

El avan­ce del impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co de Esta­dos Uni­dos duran­te el perio­do que va des­de 1975 has­ta el año 2000 que­dó paten­te en la adop­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, el saqueo de los recur­sos nacio­na­les, el incre­men­to de deu­das ilí­ci­tas y la trans­fe­ren­cia de miles de millo­nes de dóla­res al exte­rior. Sin embar­go, la con­cen­tra­ción de rique­za y pro­pie­dad des­en­ca­de­nó una pro­fun­da cri­sis socio­eco­nó­mi­ca en toda la región, la cual even­tual­men­te con­du­jo al derro­ca­mien­to o des­ti­tu­ción de los cola­bo­ra­do­res impe­ria­les en Ecua­dor, Boli­via, Vene­zue­la, Argen­ti­na, Bra­sil, Uru­guay, Para­guay y Nica­ra­gua. En Bra­sil y en los paí­ses andi­nos sur­gie­ron pode­ro­sos movi­mien­tos socia­les anti­im­pe­ria­lis­tas, sobre todo en el cam­po. En las ciu­da­des, los movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos y los sin­di­ca­tos de emplea­dos públi­cos de Argen­ti­na y Uru­guay enca­be­za­ron cam­bios elec­to­ra­les, ins­ta­lan­do en el poder gobier­nos de cen­tro-izquier­da que “re-nego­cia­ron” las rela­cio­nes con el esta­do impe­rial estadounidense.

La influen­cia de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca Lati­na se fue debi­li­tan­do. Ya no podían con­tar con la bate­ría com­ple­ta de recur­sos mili­ta­res del esta­do impe­rial para inter­ve­nir e impo­ner de nue­vo pre­si­den­tes clien­te­lis­tas neo­li­be­ra­les, pues sus prio­ri­da­des mili­ta­res esta­ban en otra par­te: Orien­te Medio, el sur de Asia y el nor­te de África.

A dife­ren­cia del pasa­do, las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca Lati­na no con­ta­ron con dos pun­ta­les esen­cia­les del poder: el pleno res­pal­do de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses y los pode­ro­sos regí­me­nes cívi­co-mili­ta­res clien­te­lis­tas de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Latina.

El plan de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses de una inte­gra­ción en torno a Esta­dos Uni­dos fue recha­za­do por los gobier­nos de cen­tro-izquier­da. El esta­do impe­rial recu­rrió enton­ces a los acuer­dos de libre comer­cio con Méxi­co, Chi­le, Colom­bia, Pana­má y Perú. Como resul­ta­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca y del colap­so de la mayo­ría de las eco­no­mías lati­no­ame­ri­ca­nas, el “neo­li­be­ra­lis­mo”, la ideo­lo­gía de la pene­tra­ción eco­nó­mi­ca impe­rial, que­dó des­acre­di­ta­do y sus par­ti­da­rios fue­ron marginados.

Los cam­bios en la eco­no­mía mun­dial tuvie­ron un impac­to pro­fun­do en las rela­cio­nes comer­cia­les y de inver­sión entre Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na. El cre­ci­mien­to diná­mi­co de Chi­na, el sub­si­guien­te auge de la deman­da y el aumen­to de los pre­cios de las mate­rias pri­mas con­du­jo a un con­si­de­ra­ble debi­li­ta­mien­to del domi­nio esta­dou­ni­den­se en los mer­ca­dos latinoamericanos.

Los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos diver­si­fi­ca­ron el comer­cio, bus­ca­ron y encon­tra­ron nue­vos mer­ca­dos exte­rio­res, espe­cial­men­te Chi­na. El incre­men­to de los ingre­sos de las expor­ta­cio­nes se tra­du­jo en una mayor capa­ci­dad de auto­fi­nan­cia­ción. Y tan­to el FMI, como el BM y el BID, los ins­tru­men­tos eco­nó­mi­cos que sir­vie­ron para impul­sar las impo­si­cio­nes eco­nó­mi­cas de Esta­dos Uni­dos (“con­di­cio­na­li­dad”), fue­ron orillados.

El esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se se enfren­tó a regí­me­nes lati­no­ame­ri­ca­nos que adop­ta­ron opcio­nes eco­nó­mi­cas, mer­ca­dos y medi­das de finan­cia­mien­to muy diver­sas. Con con­si­de­ra­ble apo­yo popu­lar en sus paí­ses y los man­dos civil y mili­tar uni­fi­ca­dos, Amé­ri­ca Lati­na fue salien­do tími­da­men­te de la esfe­ra esta­dou­ni­den­se de domi­na­ción imperialista.

El esta­do impe­rial y sus mul­ti­na­cio­na­les, enor­me­men­te ins­pi­ra­dos por los “éxi­tos” cose­cha­dos en los noven­ta, res­pon­die­ron al debi­li­ta­mien­to de su influen­cia uti­li­zan­do el méto­do de “ensa­yo y error” para enfren­tar los nue­vos obs­tácu­los del siglo XXI. Los res­pon­sa­bles de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se, con el res­pal­do de las mul­ti­na­cio­na­les, con­ti­nua­ron apo­yan­do a los fra­ca­sa­dos regí­me­nes neo­li­be­ra­les, per­dien­do toda cre­di­bi­li­dad en Amé­ri­ca Lati­na. El esta­do impe­rial no supo adap­tar­se a los cam­bios, lo que hizo que aumen­ta­ra la opo­si­ción popu­lar y de los gobier­nos de cen­tro-izquier­da a los “mer­ca­dos libres” y la des­re­gu­la­ción ban­ca­ria. A dife­ren­cia de las refor­mas socia­les pro­mo­vi­das por el pre­si­den­te Ken­nedy vía la “Alian­za para el Pro­gre­so” para con­tra­rres­tar el impac­to gene­ra­do por la revo­lu­ción cuba­na, esta vez no se dise­ña­ron pro­gra­mas de ayu­da eco­nó­mi­ca a gran esca­la para impo­ner­se a la cen­tro-izquier­da, qui­zás debi­do a las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias deri­va­das de las cos­to­sas gue­rras en otros lugares.

La des­apa­ri­ción de los regí­me­nes neo­li­be­ra­les, el pega­men­to que man­tu­vo uni­das a las dife­ren­tes fac­cio­nes del esta­do impe­rial, dio lugar a pro­pues­tas riva­les de cómo recu­pe­rar el domi­nio. La “fac­ción mili­ta­ris­ta” recu­rrió a (y revi­vió) la fór­mu­la del gol­pe mili­tar para lle­var a cabo la res­tau­ra­ción: se orga­ni­za­ron gol­pes de Esta­do en Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, Hon­du­ras y Para­guay; sal­vo los dos últi­mos, todos fra­ca­sa­ron. La derro­ta de los repre­sen­tan­tes de Esta­dos Uni­dos con­so­li­dó los regí­me­nes inde­pen­dien­tes y anti­im­pe­ria­lis­tas de cen­tro-izquier­da. Inclu­so el “éxi­to” del gol­pe esta­dou­ni­den­se en Hon­du­ras tuvo como con­se­cuen­cia una impor­tan­te derro­ta diplo­má­ti­ca: los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos con­de­na­ron el gol­pe de Esta­do y el papel de Esta­dos Uni­dos, lo que ter­mi­nó ais­lan­do a Washing­ton toda­vía más.

La derro­ta de la estra­te­gia mili­ta­ris­ta refor­zó la fac­ción polí­ti­co-diplo­má­ti­ca del esta­do impe­rial. Con pro­pues­tas posi­ti­vas hacia los en apa­rien­cia “regí­me­nes de cen­tro-izquier­da”, esta fac­ción ganó influen­cia diplo­má­ti­ca, man­tu­vo los víncu­los mili­ta­res y con­tri­bu­yó a la expan­sión de las mul­ti­na­cio­na­les en Uru­guay, Bra­sil, Chi­le y Perú. Con los dos últi­mos paí­ses la fac­ción eco­nó­mi­ca del esta­do impe­rial con­so­li­dó acuer­dos bila­te­ra­les de libre comercio.

Una ter­ce­ra fac­ción cor­po­ra­ti­vo-mili­tar, que se sola­pa con las otras dos, com­bi­nó cam­bios diplo­má­ti­co-polí­ti­cos hacia Cuba con una estra­te­gia muy agre­si­va de des­es­ta­bi­li­za­ción polí­ti­ca diri­gi­da al “cam­bio de régi­men” (gol­pe de Esta­do) en Venezuela.

La hete­ro­ge­nei­dad de las fac­cio­nes del esta­do impe­rial y sus orien­ta­cio­nes enfren­ta­das refle­ja la com­ple­ji­dad de los intere­ses impli­ca­dos en la cons­truc­ción del impe­rio en Amé­ri­ca Lati­na y tie­ne como con­se­cuen­cia polí­ti­cas apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias, un fenó­meno que resul­ta menos evi­den­te en Orien­te Medio, don­de la con­fi­gu­ra­ción del poder mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta domi­na la for­mu­la­ción de polí­ti­cas imperiales.

Por ejem­plo, el aumen­to de las bases mili­ta­res y las ope­ra­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes en Colom­bia (una prio­ri­dad de la fac­ción mili­ta­ris­ta) se acom­pa­ña de acuer­dos bila­te­ra­les de libre comer­cio y nego­cia­cio­nes de paz entre el gobierno de San­tos y la insur­gen­cia arma­da de las FARC (una prio­ri­dad de la fac­ción de las multinacionales).

Recu­pe­rar el domi­nio impe­rial en Argen­ti­na supo­ne (1) maxi­mi­zar las posi­bi­li­da­des elec­to­ra­les del jefe de Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, el neo­li­be­ral Mau­ri­cio Macri; (2) apo­yar al con­glo­me­ra­do mediá­ti­co impe­rial, Cla­rín, enfren­tan­do la legis­la­ción que des­con­cen­tra el mono­po­lio mediá­ti­co; (3) explo­tar la muer­te del fis­cal Alber­to Nis­man, cola­bo­ra­dor de la CIA y el Mos­sad, para des­acre­di­tar al gobierno de Kirch­ner-Fer­nán­dez; y (4) res­pal­dar a los fon­dos de inver­sión espe­cu­la­do­res (bui­tres) en Nue­va York para exi­gir el pago de intere­ses desor­bi­ta­dos y, con la ayu­da de reso­lu­cio­nes judi­cia­les cues­tio­na­bles, blo­quear el acce­so de Argen­ti­na a los mer­ca­dos internacionales.

Tan­to la fac­ción mili­ta­ris­ta como la de las mul­ti­na­cio­na­les del esta­do impe­rial coin­ci­den en apo­yar una estra­te­gia elec­to­ral y gol­pis­ta con múl­ti­ples flan­cos, la cual bus­ca res­tau­rar el poder de un régi­men neo­li­be­ral con­tro­la­do por Esta­dos Unidos.

Las con­tin­gen­cias que evi­ta­ron la recu­pe­ra­ción del poder impe­rial duran­te la pasa­da déca­da actúan aho­ra a la inver­sa. La caí­da del pre­cio de las mate­rias pri­mas ha debi­li­ta­do a los gobier­nos pos­neo­li­be­ra­les en Vene­zue­la, Argen­ti­na y Ecua­dor. La deca­den­cia de los movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas a con­se­cuen­cia de las tác­ti­cas de coop­ta­ción de cen­tro-izquier­da ha refor­za­do las pro­tes­tas y a los movi­mien­tos de dere­chas apo­ya­dos por el esta­do impe­rial. El menor cre­ci­mien­to de Chi­na ha afec­ta­do a las estra­te­gias de diver­si­fi­ca­ción del mer­ca­do lati­no­ame­ri­cano. El equi­li­brio interno de las fuer­zas de cla­se se ha des­pla­za­do hacia la dere­cha, hacia los clien­tes polí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos en Bra­sil, Argen­ti­na, Perú y Paraguay.

Refle­xio­nes teó­ri­cas sobre la cons­truc­ción del impe­rio en Amé­ri­ca Latina

La cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se en Amé­ri­ca Lati­na es un pro­ce­so cícli­co que refle­ja los cam­bios estruc­tu­ra­les regis­tra­dos en el poder polí­ti­co y la rees­truc­tu­ra­ción de la eco­no­mía mun­dial: fuer­zas y fac­to­res que “igno­ran” el esta­do impe­rial y la ten­den­cia del capi­tal a acu­mu­lar­se. La acu­mu­la­ción y expan­sión del capi­tal no depen­den sim­ple­men­te de las fuer­zas imper­so­na­les “del mer­ca­do”, pues las rela­cio­nes socia­les bajo las cua­les fun­cio­na el “mer­ca­do” ope­ran den­tro de los lími­tes de la lucha de clase.

La pie­za cen­tral de las accio­nes del esta­do impe­rial, a saber, las lar­gas gue­rras terri­to­ria­les en Orien­te Medio, están ausen­tes en Amé­ri­ca Lati­na. Lo que mue­ve la polí­ti­ca del esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se es la bús­que­da de recur­sos (agro-mine­ros), fuer­za de tra­ba­jo (emplea­dos por cuen­ta pro­pia con bajos ingre­sos) y mer­ca­dos (tama­ño y poder adqui­si­ti­vo de 600 millo­nes de con­su­mi­do­res). Detrás de la expan­sión impe­rial se hallan los intere­ses eco­nó­mi­cos de las multinacionales.

Aun cuan­do en este caso se hubie­ra podi­do sacar par­ti­do de una posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca ven­ta­jo­sa –el Cari­be, Amé­ri­ca Cen­tral y Amé­ri­ca del Sur están situa­dos más cer­ca de Esta­dos Uni­dos– pre­do­mi­nan los obje­ti­vos eco­nó­mi­cos, no los militares.

Sin embar­go, la fac­ción mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta del esta­do impe­rial igno­ra estos moti­vos eco­nó­mi­cos tra­di­cio­na­les y deli­be­ra­da­men­te opta por actuar tenien­do en cuen­ta otras prio­ri­da­des: el con­trol de las zonas pro­duc­to­ras de petró­leo, la des­truc­ción de las nacio­nes o los movi­mien­tos islá­mi­cos, o sim­ple­men­te aca­bar con los adver­sa­rios anti­im­pe­ria­lis­tas. La fac­ción mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta con­si­de­ró que los “bene­fi­cios” para Israel, su supre­ma­cía mili­tar en Orien­te Medio, eran más impor­tan­tes que ase­gu­rar la supre­ma­cía eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na. Este hecho se obser­va cla­ra­men­te si ana­li­za­mos las prio­ri­da­des impe­ria­les en fun­ción de los recur­sos esta­ta­les uti­li­za­dos para fines políticos.

Inclu­so si tene­mos en cuen­ta el obje­ti­vo de la “segu­ri­dad nacio­nal” y lo inter­pre­ta­mos en su sen­ti­do más amplio de garan­ti­zar la segu­ri­dad de los terri­to­rios nacio­na­les del impe­rio, el ata­que mili­tar esta­dou­ni­den­se a paí­ses islá­mi­cos impul­sa­do por la ideo­lo­gía isla­mo­fó­bi­ca con­co­mi­tan­te, los ase­si­na­tos masi­vos y el des­arrai­go de millo­nes de musul­ma­nes resul­tan­tes han pro­du­ci­do el efec­to con­tra­rio: terro­ris­mo recí­pro­co. Las “gue­rras tota­les” de Esta­dos Uni­dos con­tra civi­les han pro­vo­ca­do ata­ques isla­mis­tas con­tra ciu­da­da­nos occidentales.

Los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos a los que apun­ta el impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co son menos beli­ge­ran­tes que los paí­ses de Orien­te Medio que están en la mira de los mili­ta­ris­tas esta­dou­ni­den­ses. Un aná­li­sis coste/​beneficio demos­tra­ría el carác­ter abso­lu­ta­men­te “irra­cio­nal” de la estra­te­gia mili­ta­ris­ta. Sin embar­go, si tene­mos en cuen­ta la com­po­si­ción y los intere­ses con­cre­tos que mue­ven indi­vi­dual­men­te a los res­pon­sa­bles de las polí­ti­cas del esta­do impe­rial, vemos que exis­te algo así como una per­ver­sa “racio­na­li­dad”. Los mili­ta­ris­tas defien­den la “racio­na­li­dad” de cos­to­sas e inter­mi­na­bles gue­rras esgri­mien­do las ven­ta­jas de adue­ñar­se de “las puer­tas al petró­leo” mien­tras que los sio­nis­tas esgri­men el mayor poder regio­nal alcan­za­do por Israel.

Si bien duran­te más de un siglo Amé­ri­ca Lati­na fue un obje­ti­vo prio­ri­ta­rio de la con­quis­ta eco­nó­mi­ca impe­rial, en el siglo XXI ha per­di­do su pri­ma­cía a favor de Orien­te Medio.

La des­apa­ri­ción de la URSS y la con­ver­sión de Chi­na al capitalismo

El mayor impul­so hacia la exi­to­sa expan­sión impe­rial de Esta­dos Uni­dos no se lo die­ron las gue­rras por pode­res ni las inva­sio­nes mili­ta­res. Más bien, el impe­rio esta­dou­ni­den­se logró su mayor cre­ci­mien­to y con­quis­ta con la ayu­da de líde­res polí­ti­cos clien­te­lis­tas, orga­ni­za­cio­nes y esta­dos vasa­llos en la URSS, Euro­pa del Este, los esta­dos bál­ti­cos, los Bal­ca­nes y el Cáu­ca­so. La estra­te­gia de pene­tra­ción polí­ti­ca y finan­cia­ción a gran esca­la y a lar­go pla­zo que lle­va­ron a cabo Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea con­tri­bu­yó de mane­ra exi­to­sa al derrum­be de los regí­me­nes colec­ti­vis­tas de Rusia y la URSS y a la apa­ri­ción de esta­dos vasa­llos. Estos pron­to esta­rían a dis­po­si­ción de la OTAN y serían incor­po­ra­dos a la Unión Euro­pea. Bonn se ane­xio­nó Ale­ma­nia Orien­tal y domi­nó los mer­ca­dos de Polo­nia, la Repú­bli­ca Che­ca y otros esta­dos de Euro­pa Cen­tral. Los ban­que­ros de Esta­dos Uni­dos y Lon­dres cola­bo­ra­ron con los mafio­sos oli­gar­cas ruso-israe­líes en acti­vi­da­des con­jun­tas para lle­var a cabo el expo­lio de recur­sos, indus­trias, bie­nes inmue­bles y fon­dos de pen­sio­nes. La Unión Euro­pea explo­tó a dece­nas de millo­nes de cien­tí­fi­cos, inge­nie­ros y tra­ba­ja­do­res alta­men­te cua­li­fi­ca­dos impor­tán­do­los, o bien des­po­ján­do­los de los dere­chos labo­ra­les y las pres­ta­cio­nes del esta­do de bien­es­tar y sir­vién­do­se de ellos como mano de obra bara­ta en sus pro­pios países.

El “impe­ria­lis­mo por invi­ta­ción” ava­la­do por el régi­men vasa­llo de Yel­tsin se apro­pió muy fácil­men­te de la rique­za rusa. Las fuer­zas mili­ta­res del Pac­to de Var­so­via entra­ron a for­mar par­te de una legión extran­je­ra en las gue­rras impe­ria­les de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, Iraq y Siria. Sus ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res fue­ron con­ver­ti­das en bases mili­ta­res y empla­za­mien­tos de misi­les para cer­car a Rusia.

La con­quis­ta impe­rial esta­dou­ni­den­se del Este creó un “mun­do uni­po­lar”, en el cual los res­pon­sa­bles de la toma de deci­sio­nes y estra­te­gas de Washing­ton cre­ye­ron que, como poten­cia mun­dial supre­ma, podrían inter­ve­nir impunemente.

El alcan­ce y la pro­fun­di­dad del impe­rio mun­dial esta­dou­ni­den­se se amplia­ron con la incor­po­ra­ción de Chi­na al capi­ta­lis­mo y la invi­ta­ción de su gobierno a las mul­ti­na­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea a entrar y explo­tar la mano de obra bara­ta del país. La expan­sión glo­bal del impe­rio esta­dou­ni­den­se refor­zó la sen­sa­ción de poder ili­mi­ta­do, alen­tan­do a sus gober­nan­tes a ejer­cer dicho poder con­tra cual­quier adver­sa­rio o competidor.

Entre 1990 y 2000, Esta­dos Uni­dos lle­vó sus bases mili­ta­res has­ta la fron­te­ra de Rusia. Las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses for­ta­le­cie­ron su posi­ción en Chi­na e Indo­chi­na. Los regí­me­nes clien­te­lis­tas de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na des­man­te­la­ron sus eco­no­mías nacio­na­les, pri­va­ti­zan­do y des­na­cio­na­li­zan­do más de cin­co mil empre­sas públi­cas de sec­to­res estra­té­gi­cos lucra­ti­vas. Todos los sec­to­res se vie­ron afec­ta­dos: recur­sos natu­ra­les, trans­por­tes, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y finanzas.

A lo lar­go de los años noven­ta, Esta­dos Uni­dos siguió expan­dién­do­se median­te la estra­te­gia de la pene­tra­ción polí­ti­ca y la fuer­za mili­tar. El pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush empren­dió una gue­rra con­tra Iraq. Clin­ton bom­bar­deó Yugos­la­via, y Ale­ma­nia y la Unión Euro­pea se unie­ron a Esta­dos Uni­dos para divi­dir Yugos­la­via en “mini-esta­dos”.

El cru­cial año 2000: la cima y el decli­ve del imperio

El rápi­do y amplio pro­ce­so de expan­sión impe­rial, entre 1989 y 1999, las con­quis­tas fáci­les y el expo­lio con­co­mi­tan­te crea­ron las con­di­cio­nes para el decli­ve del impe­rio de Esta­dos Unidos.

El saqueo y empo­bre­ci­mien­to de Rusia con­du­jo a la apa­ri­ción de un nue­vo lide­raz­go bajo el pre­si­den­te Putin, que esta­ba deci­di­do a recons­truir el esta­do y la eco­no­mía y poner fin al vasallaje.

El lide­raz­go chino apro­ve­chó su depen­den­cia del capi­tal y la tec­no­lo­gía de Occi­den­te para crear una pode­ro­sa eco­no­mía expor­ta­do­ra e impul­sar el cre­ci­mien­to de un diná­mi­co com­ple­jo indus­trial nacio­nal públi­co-pri­va­do. Los cen­tros finan­cie­ros impe­ria­les que habían flo­re­ci­do al calor de una regu­la­ción exce­si­va­men­te laxa que­bra­ron. Los cimien­tos domés­ti­cos del impe­rio se estre­me­cie­ron. La máqui­na de gue­rra impe­rial tuvo que com­pe­tir con el sec­tor finan­cie­ro por las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias y los sub­si­dios federales.

El cre­ci­mien­to fácil con­du­jo a la expan­sión exce­si­va del impe­rio. Las zonas de con­flic­to se mul­ti­pli­ca­ron en todo el mun­do, refle­jo del resen­ti­mien­to y la hos­ti­li­dad ante la des­truc­ción pro­vo­ca­da por los bom­bar­deos y las inva­sio­nes. Los gober­nan­tes clien­te­lis­tas, estre­chos cola­bo­ra­do­res del impe­rio, vie­ron debi­li­ta­do su poder. El impe­rio mun­dial superó la capa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos para con­tro­lar satis­fac­to­ria­men­te a sus nue­vos esta­dos vasa­llos. Los pues­tos avan­za­dos colo­nia­les recla­ma­ron nue­vos envíos de tro­pas y armas y nue­vas inyec­cio­nes de dine­ro, en un momen­to en el que con­tra­rres­tar las ten­sio­nes inter­nas exi­gía el recor­te y el repliegue.

Todas las con­quis­tas recien­tes –fue­ra de Euro­pa– fue­ron muy cos­to­sas. La sen­sa­ción de inven­ci­bi­li­dad e impu­ni­dad lle­vó a los dise­ña­do­res del impe­rio a sobres­ti­mar su capa­ci­dad de expan­dir­se, de man­te­ner el con­trol y de con­te­ner la inevi­ta­ble resis­ten­cia antiimperialista.

Las cri­sis y el colap­so de los esta­dos vasa­llos neo­li­be­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na se ace­le­ra­ron. Las revuel­tas anti­im­pe­ria­lis­tas se exten­die­ron des­de Vene­zue­la (1999) has­ta Argen­ti­na (2001), Ecua­dor (2000−2005) y Boli­via (2003−2005). Sur­gie­ron regí­me­nes de cen­tro-izquier­da en Bra­sil, Uru­guay y Hon­du­ras. Los movi­mien­tos de masas con­for­ma­dos por comu­ni­da­des indí­ge­nas y mine­ras toma­ron un nue­vo impul­so en las zonas rura­les. Los pla­nes impe­ria­les que se habían ela­bo­ra­do para garan­ti­zar la inte­gra­ción cen­tra­da en Esta­dos Uni­dos fue­ron recha­za­dos. En su lugar pro­li­fe­ra­ron múl­ti­ples acuer­dos regio­na­les que excluían a Esta­dos Uni­dos: ALBA, UNASUR, CELAC. La rebe­lión inter­na de Amé­ri­ca Lati­na coin­ci­dió con el ascen­so eco­nó­mi­co de Chi­na. Un pro­lon­ga­do auge de las mate­rias pri­mas debi­li­tó seria­men­te la supre­ma­cía impe­rial esta­dou­ni­den­se. Esta­dos Uni­dos tenía pocos alia­dos loca­les en Amé­ri­ca Lati­na y com­pro­mi­sos exce­si­va­men­te ambi­cio­sos para con­tro­lar Orien­te Medio, el sur de Asia y el nor­te de África.

Washing­ton per­dió su mayo­ría auto­má­ti­ca en Amé­ri­ca Lati­na: su apo­yo a los gol­pes de Esta­do en Hon­du­ras y Para­guay, su inter­ven­ción en Vene­zue­la (2001) y el embar­go en con­tra de Cuba fue­ron repu­dia­dos por todos los gobier­nos, inclu­so por los alia­dos conservadores.

Washing­ton se dio cuen­ta de que resul­ta­ba mucho menos sen­ci­llo defen­der un impe­rio glo­bal que esta­ble­cer­lo. Los estra­te­gas impe­ria­les en Washing­ton vie­ron las gue­rras de Orien­te Medio a tra­vés del pris­ma de las prio­ri­da­des mili­ta­res israe­líes, igno­ran­do los intere­ses eco­nó­mi­cos glo­ba­les de las multinacionales.

Los estra­te­gas mili­ta­res impe­ria­les sobres­ti­ma­ron la capa­ci­dad mili­tar de vasa­llos y clien­tes, a los que Esta­dos Uni­dos pre­pa­ró muy mal para gober­nar en paí­ses con movi­mien­tos arma­dos de resis­ten­cia nacio­nal. Aumen­ta­ron las gue­rras, las inva­sio­nes y las ocu­pa­cio­nes mili­ta­res. A Iraq y Afga­nis­tán se suma­ron Yemen, Soma­lia, Libia, Siria y Paquis­tán. Los gas­tos del esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se exce­die­ron con mucho cual­quier trans­fe­ren­cia de rique­za des­de los paí­ses ocupados.

Cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res del Teso­ro esta­dou­ni­den­se fue­ron saquea­dos por una enor­me buro­cra­cia mer­ce­na­ria civil y militar.

El papel cen­tral de las gue­rras de con­quis­ta des­tro­zó la infra­es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal y las bases eco­nó­mi­cas nece­sa­rias para que las mul­ti­na­cio­na­les pudie­ran ins­ta­lar­se y ganar dinero.

Afe­rra­do a las ideas estra­té­gi­cas mili­ta­res de impe­rio, el lide­raz­go mili­tar-polí­ti­co del esta­do impe­rial dise­ñó una ideo­lo­gía glo­bal para jus­ti­fi­car y fun­da­men­tar una polí­ti­ca de gue­rra per­ma­nen­te y múl­ti­ple. La doc­tri­na de la “gue­rra al terror” jus­ti­fi­có la gue­rra en todas par­tes y en nin­gu­na. La doc­tri­na era “elás­ti­ca”, se podía adap­tar a cada zona de con­flic­to e invi­ta­ba a nue­vos com­pro­mi­sos mili­ta­res: Afga­nis­tán, Libia, Irán y el Líbano fue­ron desig­na­dos como zonas de gue­rra. La “doc­tri­na del terror”, de alcan­ce glo­bal, ofre­ció una jus­ti­fi­ca­ción para múl­ti­ples gue­rras y para la des­truc­ción (no explo­ta­ción) masi­va de socie­da­des y recur­sos eco­nó­mi­cos. Sobre todo, la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” jus­ti­fi­có la tor­tu­ra (Abu Ghraib), los cam­pos de con­cen­tra­ción (Guan­tá­na­mo) y los obje­ti­vos civi­les (vía dro­nes) en cual­quier par­te. Las tro­pas fue­ron reti­ra­das y envia­das de nue­vo a Afga­nis­tán e Iraq a medi­da que aumen­ta­ba la resis­ten­cia. Miles de efec­ti­vos de las fuer­zas espe­cia­les estu­vie­ron en acti­vo en mon­to­nes de paí­ses, sem­bran­do el caos y la muerte.

Ade­más, el vio­len­to des­arrai­go, la degra­da­ción y la estig­ma­ti­za­ción de pue­blos islá­mi­cos ente­ros pro­pa­gó la vio­len­cia en los cen­tros impe­ria­les de París, Nue­va York, Lon­dres, Madrid y Copenha­gue. La glo­ba­li­za­ción del terror del esta­do impe­rial se tra­du­jo en terror individual.

El terror impe­rial dio lugar al terror al inte­rior de los esta­dos: el pri­me­ro de for­ma sos­te­ni­da, abar­can­do civi­li­za­cio­nes ente­ras, con­du­ci­do y jus­ti­fi­ca­do por repre­sen­tan­tes polí­ti­cos elec­tos y auto­ri­da­des mili­ta­res. El segun­do median­te un gru­po trans­ver­sal de “inter­na­cio­na­lis­tas” que inme­dia­ta­men­te se iden­ti­fi­ca­ron con las víc­ti­mas del terror del esta­do imperial.

El impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo: pers­pec­ti­vas pre­sen­tes y futuras

Para enten­der el futu­ro del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se es impor­tan­te resu­mir y eva­luar la expe­rien­cia y las polí­ti­cas del últi­mo cuar­to de siglo.

Entre 1990 y 2015 obser­va­mos un decli­ve eco­nó­mi­co, polí­ti­co e inclu­so mili­tar en la cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se en la mayo­ría de regio­nes del mun­do, aun­que el pro­ce­so no es lineal y pro­ba­ble­men­te tam­po­co irreversible.

A pesar de que en Washing­ton se ha habla­do mucho de la nece­si­dad de recon­fi­gu­rar las prio­ri­da­des impe­ria­les para tener en cuen­ta los intere­ses eco­nó­mi­cos de las mul­ti­na­cio­na­les, se ha con­se­gui­do muy poco… La estra­te­gia de Oba­ma de “bas­cu­lar hacia Asia” se ha con­cre­ta­do en nue­vos acuer­dos mili­ta­res con Japón, Aus­tra­lia y Fili­pi­nas alre­de­dor de Chi­na, y refle­ja la inca­pa­ci­dad de dise­ñar acuer­dos de libre comer­cio que exclu­yan a este país. Entre tan­to, Esta­dos Uni­dos ha reanu­da­do la gue­rra y ha vuel­to a entrar en Iraq y Afga­nis­tán, ade­más de haber ini­cia­do nue­vas gue­rras en Siria y Ucra­nia. Está cla­ro que la pri­ma­cía de la fac­ción mili­ta­ris­ta sigue sien­do el fac­tor deter­mi­nan­te en el dise­ño de las polí­ti­cas del esta­do imperial.

El motor mili­tar impe­rial es aún más evi­den­te en la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en apo­yo del gol­pe de Esta­do en Ucra­nia y la deci­sión sub­si­guien­te de finan­ciar y armar a la jun­ta de Kiev. La ofen­si­va impe­rial en Ucra­nia y los pla­nes para incor­po­rar­la a la Unión Euro­pea y la OTAN cons­ti­tu­yen una fla­gran­te agre­sión mili­tar: la exten­sión de las bases, las ins­ta­la­cio­nes y las manio­bras mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses has­ta la fron­te­ra de Rusia, jun­to con la impo­si­ción de san­cio­nes eco­nó­mi­cas, han per­ju­di­ca­do dura­men­te el comer­cio y las inver­sio­nes esta­dou­ni­den­ses en Rusia. La cons­truc­ción del impe­rio esta­dou­ni­den­se sigue dan­do prio­ri­dad a la expan­sión mili­tar inclu­so a cos­ta de los intere­ses eco­nó­mi­cos impe­ria­les occi­den­ta­les en Europa.

El bom­bar­deo de Libia por par­te de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea arrui­nó el flo­re­cien­te comer­cio y los acuer­dos de inver­sión entre las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­les del petró­leo y el gas y el gobierno de Gada­fi… Los ata­ques aéreos de la OTAN des­tro­za­ron la eco­no­mía, la socie­dad y el orden polí­ti­co, con­vir­tien­do Libia en un terri­to­rio inva­di­do por cla­nes enfren­ta­dos, ban­das, terro­ris­tas y la vio­len­cia armada.

Duran­te el últi­mo medio siglo, el lide­raz­go polí­ti­co y las estra­te­gias del esta­do impe­rial han cam­bia­do drás­ti­ca­men­te. En el perio­do que va de 1975 has­ta 1990 las mul­ti­na­cio­na­les tuvie­ron un papel cen­tral mar­can­do la direc­ción de la polí­ti­ca del esta­do impe­rial: apro­ve­chan­do los mer­ca­dos asiá­ti­cos, nego­cian­do la aper­tu­ra del mer­ca­do con Chi­na, pro­mo­vien­do y apo­yan­do gobier­nos neo­li­be­ra­les mili­ta­res y civi­les en Amé­ri­ca Lati­na, e ins­ta­lan­do y finan­cian­do gobier­nos pro-capi­ta­lis­tas en Rusia, Euro­pa del Este, los Bal­ca­nes y los esta­dos bál­ti­cos. Inclu­so en los casos don­de el esta­do impe­rial recu­rrió a la inter­ven­ción mili­tar, Yugos­la­via e Iraq, los bom­bar­deos crea­ron opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas favo­ra­bles para las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses. El gobierno de Bush padre favo­re­ció los intere­ses petro­le­ros de Esta­dos Uni­dos median­te el pro­gra­ma “petró­leo por comi­da” acor­da­do con Sadam Husein en Iraq.

Por su par­te, Clin­ton pro­mo­vió gobier­nos de libre comer­cio en los mini-esta­dos resul­tan­tes de la divi­sión de la Yugos­la­via socialista.

No obs­tan­te, el lide­raz­go y las polí­ti­cas del esta­do impe­rial cam­bia­ron radi­cal­men­te des­de fina­les de los noven­ta en ade­lan­te. El esta­do impe­rial del pre­si­den­te Clin­ton esta­ba for­ma­do por anti­guos repre­sen­tan­tes de las mul­ti­na­cio­na­les, ban­que­ros de Wall Street y cono­ci­dos mili­ta­ris­tas y sio­nis­tas recién ascendidos.

El resul­ta­do fue una polí­ti­ca híbri­da con la que el esta­do impe­rial pro­mo­vió de mane­ra acti­va las opor­tu­ni­da­des de las mul­ti­na­cio­na­les bajo los regí­me­nes neo­li­be­ra­les de los paí­ses ex comu­nis­tas de Euro­pa y de Amé­ri­ca Lati­na, y amplió los lazos de éstas con Chi­na y Viet­nam, mien­tras lle­va­ba a cabo devas­ta­do­ras inter­ven­cio­nes mili­ta­res en Soma­lia, Yugos­la­via e Iraq.

El “equi­li­brio de fuer­zas” den­tro del esta­do impe­ria­lis­ta cam­bió drás­ti­ca­men­te, incli­nán­do­se a favor de la fac­ción mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta, a par­tir del 11 de sep­tiem­bre de 2001: el ata­que terro­ris­ta de ori­gen dudo­so y las demo­li­cio­nes de ban­de­ra fal­sa en Nue­va York y Washing­ton sir­vie­ron para afian­zar a los mili­ta­ris­tas que esta­ban al man­do del enor­me apa­ra­to del esta­do impe­rial. Como con­se­cuen­cia del 11 de sep­tiem­bre la fac­ción mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta del esta­do impe­rial subor­di­nó los intere­ses de las mul­ti­na­cio­na­les a su estra­te­gia de gue­rras tota­les. Esto, a su vez, lle­vó a la inva­sión, ocu­pa­ción y des­truc­ción de la infra­es­truc­tu­ra civil de Iraq y Afga­nis­tán (en lugar de apro­ve­char­la para la expan­sión de las mul­ti­na­cio­na­les). El régi­men colo­nial de Esta­dos Uni­dos des­man­te­ló el esta­do ira­quí (en lugar de reor­ga­ni­zar­lo en fun­ción de las nece­si­da­des de las mul­ti­na­cio­na­les). El ase­si­na­to y la migra­ción for­zo­sa de millo­nes de pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos, admi­nis­tra­do­res y miem­bros del ejér­ci­to y de la poli­cía para­li­za­ron cual­quier recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca (en lugar de emplear­los al ser­vi­cio del esta­do colo­nial y las multinacionales)

La enor­me influen­cia mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta en el esta­do impe­rial intro­du­jo impor­tan­tes cam­bios en la polí­ti­ca, la orien­ta­ción, las prio­ri­da­des y el modus ope­ran­di del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. La ideo­lo­gía de la “gue­rra glo­bal al terror” sus­ti­tu­yó a la doc­tri­na de las mul­ti­na­cio­na­les a favor de la “glo­ba­li­za­ción económica”.

Las gue­rras per­pe­tuas (los “terro­ris­tas” no esta­ban cir­cuns­cri­tos a deter­mi­na­dos luga­res ni momen­tos) reem­pla­za­ron a las gue­rras limi­ta­das y a las inter­ven­cio­nes para abrir mer­ca­dos o ins­ta­lar regí­me­nes favo­ra­bles a las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que bene­fi­cia­ran a las mul­ti­na­cio­na­les estadounidenses.

Las gue­rras en Orien­te Medio, el sur de Asia y el nor­te de Áfri­ca –con­tra paí­ses islá­mi­cos que se opo­nían a la expan­sión colo­nial de Israel en Pales­ti­na, Siria, el Líbano y el res­to– pasa­ron a ocu­par el cen­tro de la acti­vi­dad del esta­do impe­rial, des­pla­zan­do a la estra­te­gia para explo­tar las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas en Asia, Amé­ri­ca Lati­na y los paí­ses ex comu­nis­tas de Euro­pa del Este.

La nue­va con­cep­ción mili­ta­ris­ta de la cons­truc­ción del impe­rio supu­so gas­tos billo­na­rios y no tuvo en cuen­ta ni se preo­cu­pó por las ganan­cias del capi­tal pri­va­do. En cam­bio, bajo la hege­mo­nía de las mul­ti­na­cio­na­les, el esta­do impe­rial inter­vino para garan­ti­zar con­ce­sio­nes de petró­leo, gas y mine­ra­les en Amé­ri­ca Lati­na y Orien­te Medio, y las ganan­cias de las mul­ti­na­cio­na­les com­pen­sa­ron de sobra los gas­tos de la con­quis­ta mili­tar. La con­fi­gu­ra­ción mili­ta­ris­ta del esta­do impe­rial per­mi­tió el saqueo del Teso­ro esta­dou­ni­den­se para finan­ciar sus ocu­pa­cio­nes, gas­tan­do enor­mes sumas en un ejér­ci­to de cola­bo­ra­do­res colo­nia­les corrup­tos, en los “con­tra­tis­tas mili­ta­res” pri­va­dos, y en fun­cio­na­rios mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses res­pon­sa­bles de adqui­si­cio­nes (sic).

Ante­rior­men­te la expan­sión de las mul­ti­na­cio­na­les en el exte­rior había gene­ra­do bene­fi­cios para el Teso­ro de Esta­dos Uni­dos por el pago de impues­tos direc­tos y median­te los ingre­sos pro­ce­den­tes del comer­cio y la trans­for­ma­ción de mate­rias primas.

En la últi­ma déca­da y media los mayo­res y más esta­bles bene­fi­cios de las mul­ti­na­cio­na­les se han pro­du­ci­do en zonas y paí­ses don­de la par­ti­ci­pa­ción del esta­do impe­rial mili­ta­ri­za­do ha sido míni­ma: Chi­na, Amé­ri­ca Lati­na y Euro­pa. Don­de menos bene­fi­cios han obte­ni­do y más han per­di­do las mul­ti­na­cio­na­les ha sido en las regio­nes don­de la impli­ca­ción del esta­do impe­rial ha sido mayor.

Las “zonas de gue­rra” que se extien­den des­de Libia has­ta Soma­lia, el Líbano, Siria, Iraq, Ucra­nia, Irán, Afga­nis­tán y Paquis­tán son las regio­nes don­de las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­les han sufri­do un mayor dete­rio­ro y abandono.

Los prin­ci­pa­les “bene­fi­cia­rios” de las actua­les polí­ti­cas del esta­do impe­rial son los con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­dos y el com­ple­jo mili­tar-indus­trial-secu­ri­ta­rio esta­dou­ni­den­se. En el exte­rior, los bene­fi­cia­rios del esta­do inclu­yen a Israel y Ara­bia Sau­di­ta. Por otro lado, los gober­nan­tes clien­te­lis­tas jor­da­nos, egip­cios, ira­quíes, afga­nos y paquis­ta­níes han guar­da­do dece­nas de miles de millo­nes en cuen­tas off-shore.

Entre los bene­fi­cia­rios “no esta­ta­les” se encuen­tran los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios por pode­res. En Siria, Iraq, Libia, Soma­lia y Ucra­nia tam­bién se han vis­to favo­re­ci­dos dece­nas de miles de cola­bo­ra­do­res en las auto­de­no­mi­na­das orga­ni­za­cio­nes “no gubernamentales”.

El aná­li­sis cos­te-bene­fi­cio o la cons­truc­ción del impe­rio bajo la pro­tec­ción del esta­do impe­rial militarista-sionista

Una déca­da y media es tiem­po sufi­cien­te para eva­luar los resul­ta­dos del domi­nio mili­ta­ris­ta-sio­nis­ta en el esta­do imperial.

Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de Euro­pa Occi­den­tal, sobre todo Ale­ma­nia, logra­ron expan­dir su impe­rio en Euro­pa Orien­tal, los Bal­ca­nes y las regio­nes del Bál­ti­co sin dis­pa­rar un solo tiro. Estos paí­ses fue­ron con­ver­ti­dos en esta­dos vasa­llos de la Unión Euro­pea, sus mer­ca­dos con­quis­ta­dos y sus indus­trias des­na­cio­na­li­za­das. Sus fuer­zas arma­das fue­ron con­tra­ta­das como mer­ce­na­rios de la OTAN. Ale­ma­nia Occi­den­tal se ane­xó Ale­ma­nia Orien­tal. La mano de obra cua­li­fi­ca­da bara­ta, los inmi­gran­tes y des­em­plea­dos, aumen­ta­ron los bene­fi­cios de las mul­ti­na­cio­na­les de la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos. Rusia fue tem­po­ral­men­te redu­ci­da a esta­do vasa­llo entre 1991 y 2001. El nivel de vida des­cen­dió ver­ti­gi­no­sa­men­te y se redu­je­ron los pro­gra­mas del esta­do de bien­es­tar. Aumen­tó la tasa de mor­ta­li­dad. Las des­igual­da­des de cla­se se amplia­ron. Los millo­na­rios y los mil millo­na­rios se apro­pia­ron de los recur­sos públi­cos y par­ti­ci­pa­ron con las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­les en el saqueo de la eco­no­mía. Los líde­res y par­ti­dos socia­lis­tas y comu­nis­tas fue­ron repri­mi­dos o coop­ta­dos. En cam­bio, la expan­sión mili­tar impe­rial en lo que va del siglo XXI está sien­do un fra­ca­so muy cos­to­so. La “gue­rra en Afga­nis­tán” resul­tó una san­gría de vidas y de dine­ro y pro­vo­có una igno­mi­nio­sa reti­ra­da. Lo que que­dó fue un débil gobierno títe­re y un ejér­ci­to mer­ce­na­rio poco fia­ble. Ha sido la gue­rra más lar­ga de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos y uno de sus mayo­res fra­ca­sos. Al final, los movi­mien­tos de resis­ten­cia nacio­na­lis­tas-isla­mis­tas –los lla­ma­dos “tali­ba­nes” y los gru­pos de resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­tas etno-reli­gio­sos y nacio­na­lis­tas alia­dos– domi­nan las zonas rura­les, ata­can con­ti­nua­men­te las ciu­da­des y se pre­pa­ran para tomar el poder.

La gue­rra de Iraq, la inva­sión y los diez años de ocu­pa­ción por par­te del esta­do impe­rial diez­ma­ron la eco­no­mía del país. La ocu­pa­ción fomen­tó la gue­rra etno-reli­gio­sa. Ofi­cia­les baa­zis­tas y mili­ta­res pro­fe­sio­na­les se unie­ron a los isla­mis­tas-nacio­na­lis­tas y for­ma­ron un pode­ro­so movi­mien­to de resis­ten­cia (EIIL) que derro­tó al ejér­ci­to mer­ce­na­rio chii­ta apo­ya­do por el impe­rio duran­te la segun­da déca­da de la gue­rra. El esta­do impe­rial se vio for­za­do a vol­ver a entrar y par­ti­ci­par direc­ta­men­te en una lar­ga gue­rra. El cos­te de la gue­rra se dis­pa­ró has­ta más de un billón de dóla­res. Se obs­ta­cu­li­zó la explo­ta­ción del petró­leo y el Teso­ro de Esta­dos Uni­dos ver­tió dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res para sos­te­ner una “gue­rra sin fin”.

El esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se y la Unión Euro­pea, jun­to con Ara­bia Sau­di­ta y Tur­quía, finan­cia­ron mili­cias mer­ce­na­rias islá­mi­cas para inva­dir Siria y derro­car al régi­men secu­lar, nacio­na­lis­ta y anti-sio­nis­ta de Bachar al Assad. La gue­rra impe­rial abrió la puer­ta para que las fuer­zas islá­mi­cas-baa­zis­tas –EIIL– se exten­die­ran has­ta Siria. Los kur­dos y otros gru­pos arma­dos les arre­ba­ta­ron terri­to­rio y frag­men­ta­ron el país. Des­pués de casi cin­co años de gue­rra y cre­cien­tes cos­tes mili­ta­res, las mul­ti­na­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea se han que­da­do fue­ra del mer­ca­do sirio.

El apo­yo esta­dou­ni­den­se a la agresi��n israe­lí con­tra el Líbano ha hecho que aumen­te el poder de la resis­ten­cia arma­da anti­im­pe­ria­lis­ta de Hez­bo­lá. El Líbano, Siria e Irán cons­ti­tu­yen en este momen­to una alter­na­ti­va seria al eje de Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea, Ara­bia Sau­di­ta e Israel.

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de san­cio­nes a Irán no ha logra­do debi­li­tar el régi­men nacio­na­lis­ta y, en cam­bio, ha cer­ce­na­do las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas de todas las gran­des mul­ti­na­cio­na­les del petró­leo y el gas de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, así como las de los expor­ta­do­res de artícu­los de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se. Chi­na ha ocu­pa­do su lugar.

La inva­sión de Libia por par­te de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea des­tru­yó la eco­no­mía y supu­so la pér­di­da de miles de millo­nes de dóla­res en inver­sio­nes de las mul­ti­na­cio­na­les y la inte­rrup­ción de las exportaciones.

La toma del poder por el esta­do impe­rial esta­dou­ni­den­se median­te un gol­pe de Esta­do por pode­res en Kiev, pro­vo­có una pode­ro­sa rebe­lión anti­im­pe­ria­lis­ta diri­gi­da por mili­cias arma­das en el Este (Donetsk y Lugansk) y la ani­qui­la­ción de la eco­no­mía ucraniana.

En resu­men, el con­trol mili­tar-sio­nis­ta del esta­do impe­rial ha con­du­ci­do a lar­gas y cos­to­sas gue­rras impo­si­bles de ganar que han debi­li­ta­do los mer­ca­dos y los pro­yec­tos de inver­sión de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses. El mili­ta­ris­mo ha redu­ci­do la pre­sen­cia eco­nó­mi­ca impe­rial y ha pro­vo­ca­do movi­mien­tos de resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­tas cada vez más amplios, a la vez que ha aumen­ta­do la lis­ta de paí­ses invia­bles, ines­ta­bles y caó­ti­cos que esca­pan al con­trol imperial.

El impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co ha segui­do obte­nien­do bene­fi­cios en par­tes de Euro­pa, Asia, Amé­ri­ca Lati­na y Áfri­ca a pesar de las gue­rras impe­ria­les y las san­cio­nes eco­nó­mi­cas que el enor­me­men­te mili­ta­ri­za­do esta­do impe­rial ha lle­va­do a cabo en otros lugares.

Sin embar­go, la toma del poder en Ucra­nia por los mili­ta­ris­tas esta­dou­ni­den­ses y las san­cio­nes a Rusia han ero­sio­na­do el lucra­ti­vo comer­cio y las inver­sio­nes de la Unión Euro­pea en Rusia. Bajo la tute­la del FMI, la Unión Euro­pea y Esta­dos Uni­dos, Ucra­nia se ha con­ver­ti­do en una eco­no­mía fuer­te­men­te endeu­da­da, al bor­de de la quie­bra, diri­gi­da por clep­tó­cra­tas total­men­te depen­dien­tes de los prés­ta­mos del extran­je­ro y la inter­ven­ción militar.

Al prio­ri­zar las san­cio­nes y el con­flic­to con Rusia, Irán y Siria, el esta­do impe­rial mili­ta­ri­za­do no ha con­se­gui­do pro­fun­di­zar y ampliar sus lazos eco­nó­mi­cos con Asia, Amé­ri­ca Lati­na y Áfri­ca. La con­quis­ta polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Euro­pa del Este y par­tes de la URSS ha per­di­do impor­tan­cia. Las gue­rras per­pe­tuas per­di­das en Orien­te Medio, el nor­te de Áfri­ca y el Cáu­ca­so han mer­ma­do la capa­ci­dad del esta­do impe­rial para lle­var ade­lan­te la cons­truc­ción del impe­rio en Asia y Amé­ri­ca Latina.

La pér­di­da de rique­za, los cos­tes inter­nos de las gue­rras per­pe­tuas, ha ero­sio­na­do las bases elec­to­ra­les de la cons­truc­ción del impe­rio. Sola­men­te un cam­bio radi­cal en la com­po­si­ción del esta­do impe­rial y una reorien­ta­ción de sus prio­ri­da­des para situar la expan­sión eco­nó­mi­ca en el cen­tro de las mis­mas podrían impe­dir el actual decli­ve del impe­rio. El peli­gro está en que si el esta­do impe­ria­lis­ta sio­nis­ta mili­ta­ris­ta sigue inter­vi­nien­do en gue­rras per­di­das pue­de subir la apues­ta y des­li­zar­se hacia una con­fron­ta­ción nuclear: ¡un impe­rio entre ceni­zas nucleares!

James Petras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *