[Video] Now, 50 años después

now-cubaEste año cele­bra­mos el 50 ani­ver­sa­rio de una de las obras cum­bre de la fil­mo­gra­fía de San­tia­go Álva­rez, NOW.

Corría el año 1965, que en nues­tro país esta­ba mar­ca­do por la extra­or­di­na­ria efer­ves­cen­cia revo­lu­cio­na­ria de los pri­me­ros tiem­pos, y en el plano inter­na­cio­nal resal­ta­ban como noti­cias prin­ci­pa­les la gue­rra de Viet Nam ‚los movi­mien­tos de libe­ra­ción de Ame­ri­ca Lati­na y Áfri­ca, y no menos impor­tan­te, el tre­men­do movi­mien­to por los dere­chos civi­les que se impo­nía en los Esta­dos Uni­dos, a mas de 200 años de escla­vi­tud y dis­cri­mi­na­ción de raza.

El Noti­cie­ro ICAIC Lati­no­ame­ri­cano, que había naci­do en junio de 1960, como un ele­men­to nece­sa­rio para dar a cono­cer en nues­tras salas de cine la reali­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, con un enfo­que acor­de a los tiem­pos y a la esté­ti­ca que ya se mol­dea­ba con la obra cine­ma­to­grá­fi­ca del Ins­ti­tu­to de Cine crea­do por la Revo­lu­ción; cre­cía tam­bién con un esti­lo pro­pio y una for­ma de hacer dis­tin­ta a la que el espec­ta­dor esta­ba acostumbrado.

El Maes­tro San­tia­go Álva­rez, había logra­do, pri­me­ro , aglu­ti­nar a un for­mi­da­ble equi­po de rea­li­za­ción y diri­gir­lo ‚cer­te­ro, hacia sus obje­ti­vos; ponien­do en pan­ta­lla sema­nal­men­te un mate­rial que no enve­je­cía cuan­do pasa­ba la noti­cia, sino que que­da­ba gra­ba­do para la his­to­ria, y que resul­ta­ba muy agra­da­ble por su bue­na fac­tu­ra­ción. Se rom­pía el mito de que lo que se pro­yec­ta­ba jun­to con la pelí­cu­la de car­te­le­ra, cons­ti­tuía un “relleno” para el espectador.

La lucha de los negros nor­te­ame­ri­ca­nos por la igual­dad y con­tra la dis­cri­mi­na­ción que existía(y no se si estoy en lo correc­to hablan­do en pasa­do, por­que ese mal no ha des­apa­re­ci­do de los Esta­dos Uni­dos), eran noti­cia casi dia­ria. Enfren­ta­mien­tos de la poli­cía con­tra los mani­fes­tan­tes, jui­cios par­cia­li­za­dos y penas de cár­cel a los diri­gen­tes de los movi­mien­tos e inclu­so ase­si­na­tos como el de Mar­tin Luther King; eran tema repe­ti­ti­vo en los titu­la­res de la pri­me­ra mitad de la déca­da del 60. Cier­to que en Cuba había poco mate­rial, por­que el blo­queo y la impo­si­bi­li­dad de acce­so a lo que se fil­ma­ba y/​o tele­vi­sa­ba en la épo­ca en EEUU(que por demás no era mucho por­que siem­pre exis­tió la cen­su­ra de los pode­res mediá­ti­cos), y des­de lue­go eran otros tiem­pos, sin el Inter­net, ni la inme­dia­tez de hoy; hacían muy difí­cil la misión de infor­mar a los cuba­nos de estas realidades.

San­tia­go había cono­ci­do en Méxi­co, en 1963 ‚a Peter See­ger, que en junio de ese año había pro­ta­go­ni­za­do un con­cier­to mul­ti­tu­di­na­rio de can­cio­nes de cor­te polí­ti­co y social en Esta­dos Uni­dos, y en ese encuen­tro le obse­quio el dis­co gra­ba­do en vivo. Fue­ron des­de enton­ces ‚gran­des amigos.

La obra que da titu­lo al dis­co y al concierto(We Shall Over­co­me, que sig­ni­fi­ca algo así como nues­tro ven­ce­re­mos), y otras can­cio­nes tam­bién muy com­pro­me­ti­das, fue­ron la ban­da sono­ra de las noti­cias que sobre esas luchas nor­te­ame­ri­ca­nas por los dere­chos civi­les y con­tra la gue­rra de Viet Nam, veían los espec­ta­do­res en nues­tras salas de cine, o en los mas intrin­ca­dos rin­co­nes del país don­de lle­ga­ban las uni­da­des móvi­les del ICAIC, con su pre­cia­da car­ga cultural.

Dos años des­pués, y tam­bién como fru­to de esa entra­ña­ble amis­tad, Pete See­ger le hizo lle­gar a San­tia­go un dis­co de Lena Hor­ne(30−06−1917 – 09-05-2010) impor­tan­te can­tan­te nor­te­ame­ri­ca­na, que habia hecho una impre­sio­nan­te can­ción con­tra el racis­mo en Nor­te­amé­ri­ca, uti­li­zan­do una obra del folc­klo­re hebreo , lla­ma­da Hava Nagi­la. La can­ción era Now.

Esta opor­tu­ni­dad, por demás úni­ca, para enla­zar aque­lla fas­ci­nan­te can­ción con la reali­dad de la dis­cri­mi­na­ción racial y de las luchas por los dere­chos civi­les de los nor­te­ame­ri­ca­nos ‚seria bri­llan­te­men­te apro­ve­cha­da por San­tia­go, pero cla­ro, y en honor a la ver­dad y a la his­to­ria, debe­mos decir que esa obra inmor­tal no hubie­ra nun­ca sido posi­ble, sin la par­ti­ci­pa­ción de todos los que en ella tuvie­ron que ver.

Santiago Álvarez. Foto de ArchivoSan­tia­go Álva­rez. Foto de Archivo 

Recuer­do que uno de los mas entu­sias­tas eje­cu­to­res, y prác­ti­ca­men­te el “des­cu­bri­dor “ de la can­ción fue Idal­ber­to Gál­vez, que a la sazón se desem­pe­ña­ba como edi­tor de imá­ge­nes y soni­do, y que ade­más fun­gía como cus­to­dio de la músi­ca que el Noti­cie­ro ate­so­ra­ba, fru­to de obse­quios o sim­ple­men­te com­pras de dis­cos que rea­li­za­ba San­tia­go cuan­do por moti­vos de tra­ba­jo via­ja­ba a otros países.

Tam­bién he de men­cio­nar la impor­tan­te labor de Jua­ni­ta Mar­co, la espo­sa de San­tia­go en esos años , y que sin duda cons­ti­tu­yo musa y cer­te­ra con­se­je­ra en las obras mas impor­tan­tes del cineas­ta, no solo por su sabio comen­ta­rio en todo momen­to, sino por su pre­sen­cia cons­tan­te detrás de las líneas de rea­li­za­ción, en las lar­gas madru­ga­das en que se “coci­na­ban” las sema­na­les edi­cio­nes del Noti­cie­ro, o los docu­men­ta­les que lan­za­ron a la glo­ria al Maestro.

Igual­men­te tene­mos que elo­giar la “magia” de los ani­ma­do­res, Pepin Rodrí­guez y Adal­ber­to Her­nán­dez, los que logra­ron con unas pocas secuen­cias que se tenían, y un puña­do de fotos de revistas(que se ani­ma­ron magis­tral­men­te), obte­ner el mate­rial que se edi­ta­ría con la músi­ca de la can­ción de Lena Horne.

Lue­go, detrás de aque­lla vetus­ta movio­la( equi­po con el que se edi­ta el celuloide),estaba la incan­sa­ble Nor­ma Torra­do, como una hor­mi­gui­ta labo­rio­sa y pacien­te, jun­to a San­tia­go ‚que, genio al fin, habla­ba, juga­ba y has­ta pare­cía que dis­cu­tía con aque­llos pla­nos de pelí­cu­la que qui­ta­ba y ponía, fre­né­ti­co y feliz en los “per­che­ros” que ade­re­za­ban los rin­co­nes de aque­lla sala de edi­ción del ter­cer piso del edi­fi­cio que ocu­pa­ba el ICAIC.

Y así, con poco menos de 6 minu­tos de dura­ción, con una inten­si­dad inusi­ta­da y una fuer­za tre­men­da, nació Now,que fue el noti­cie­ro mono­te­má­ti­co de esa sema­na, y que unos meses des­pués lle­vo San­tia­go a Leip­zig , al fes­ti­val de cor­to­me­tra­jes don­de ya en 1964 había gana­do su pri­me­ra Palo­ma de Oro con el docu­men­tal Ciclón, y que gana­ría en 1965 su segun­do galar­dón dora­do con Now, esa joyi­ta de la cine­ma­to­gra­fía cuba­na e inter­na­cio­nal, y que muchos espe­cia­lis­tas del cine han con­si­de­ra­do como el pri­mer video clip de la historia.

El 8 de mar­zo el inquie­to San­tia­go hubie­ra cum­pli­do 96 años. Ya no pode­mos dis­fru­tar de sus bro­mas ‚ni de su inci­si­va y siem­pre opor­tu­na cri­ti­ca a todo lo mal hecho; ni de su intran­si­gen­cia revo­lu­cio­na­ria, ni de su antim­pe­ria­lis­mo pro­fun­do; pero para la his­to­ria y para el dis­fru­te de las pre­sen­tes y futu­ras gene­ra­cio­nes, que­da su obra, siem­pre actual e impe­re­ce­de­ra; como Now que a 50 años no enve­je­ce. Gra­cias Maes­tro Santiago.

fotograma de Now

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *