¡Stop al páni­co!- Borro­ka Garaia

ataque-de-panico

Para pre­ser­var su inte­gri­dad fren­te a dife­ren­tes ame­na­zas y situa­cio­nes el ser humano ha teni­do que poner en mar­cha res­pues­tas efi­ca­ces y adap­ta­ti­vas duran­te millo­nes de años: la reac­ción de lucha o hui­da es una de ellas. Se gene­ra ansie­dad ante una deter­mi­na­da situa­ción que ten­ga su cade­na de suce­sos de for­ma corre­la­ti­va y lógi­ca hacien­do resol­ver peli­gros o pro­ble­mas con­cre­tos. Por lo tan­to esa señal de angus­tia a par­te de ser total­men­te nor­mal, es en reali­dad una señal muy salu­da­ble tan­to para el orga­nis­mo como para la men­te. La ansie­dad es un ele­men­to de pro­tec­ción del ser humano.

Lo que ocu­rre es que la ansie­dad, carac­te­rís­ti­ca inna­ta del ser humano, en muchas socie­da­des moder­nas pue­de lle­gar a desa­rro­llar­se de for­ma pato­ló­gi­ca a modo de tras­torno. Como una sen­sa­ción difu­sa de angus­tia, mie­do o deseo de huir, sin que quien lo sufre pue­da iden­ti­fi­car cla­ra­men­te el peli­gro o la cau­sa de este sen­ti­mien­to. Esto pue­de crear muchos pro­ble­mas tan­to a nivel físi­co como psi­co­ló­gi­co. Des­de la creen­cia de que no pue­des res­pi­rar bien con sen­sa­cio­nes de aho­go a una gran lis­ta de sín­to­mas.

En reali­dad no hay nada que impi­da que esa per­so­na pue­da res­pi­rar sin pro­ble­mas y pre­ci­sa­men­te por eso a veces se retro­ali­men­tan una serie de pen­sa­mien­tos nega­ti­vos que vie­nen de una fal­ta de cono­ci­mien­to, de una igno­ran­cia. Esa per­so­na nun­ca se va a aho­gar, pero el des­co­no­ci­mien­to ante la apa­ri­ción de ese sín­to­ma le hace creer lo con­tra­rio entran­do en un bucle. Un bucle que se pue­de rom­per con infor­ma­ción que supere esa creen­cia nega­ti­va inco­rrec­ta. La ansie­dad se cro­ni­fi­ca cuan­do se pro­du­ce efec­to retro­ali­men­ta­dor: la ansie­dad es la expre­sión del mie­do, y si ésta es per­ci­bi­da como una ame­na­za en sí mis­ma, gene­ra más mie­do y por ende más ansie­dad. Sim­ple­men­te tener el cono­ci­mien­to de como fun­cio­na la ansie­dad en el ser humano da las herra­mien­tas para poder ges­tio­nar­lo y lo que pudie­ra pare­cer un calle­jón sin sali­da no lo es. Una per­so­na que es capaz de gene­rar­se un tras­torno de ansie­dad es capaz de supe­rar­lo. Infor­ma­ción y con­fron­ta­ción direc­ta es el camino para dejar la ansie­dad a la ansie­dad como for­ma de vida.

No es muy dife­ren­te en polí­ti­ca pues es muy común el tras­torno de ansie­dad polí­ti­ca. Que yo lo iden­ti­fi­co con el pro­gre­sis­mo. Pero el real. El de la per­so­na que hon­ra­da y sin­ce­ra­men­te cree que la social­de­mo­cra­cia qui­zás no sea lo mejor del mun­do pero es lo úni­co posi­ble hoy y aho­ra para avan­zar. O en el ámbi­to nacio­nal la per­so­na que a pesar que con­si­de­ra por ejem­plo a Eus­kal Herria una nación suje­to de dere­chos fren­te al páni­co a un pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta opta­ría por un pro­ce­so auto­no­mis­ta. Obvia­men­te aquí estoy des­car­tan­do a la social­de­mo­cra­cia y al auto­no­mis­mo mili­tan­te por inte­rés de cla­se don­de no exis­ti­ría tras­torno de ansie­dad polí­ti­ca sino intere­ses bajos o inclu­so muchas veces dañi­nos.

En cam­bio, en los tras­tor­nos de ansie­dad polí­ti­ca, igual­men­te la infor­ma­ción y con­fron­ta­ción direc­ta es la rece­ta.

Si la UE y la troi­ka dicen que le debes (fal­sa e injus­ta­men­te) X y te ofre­ce Y, pero lue­go le tie­nes que dar Y+X+2. La social­de­mo­cra­cia mili­tan­te dirá que con Y se podrán hacer peque­ños cam­bios que es lo rea­lis­ta, que lue­go ya se verá y que no hay otra for­ma, pese a que acep­tar X e Y hará que mate­rial­men­te no pue­da haber cam­bios reales hipo­te­can­do el futu­ro. Ade­más aña­di­rá que recha­zar X e Y lle­va al caos. Que salir de la OTAN es una locu­ra, que no acep­tar a la UE ni a la troi­ka lle­va a la pobre­za y la mar­gi­na­ción. Que eso es cosa de super revo­lu­cio­na­rios y no de pil­tra­fi­llas como la cla­se tra­ba­ja­do­ra euro­pea. Este es el mie­do irra­cio­nal sin base, el bucle del tras­torno de ansie­dad al que nos quie­ren meter. Y es que el caos en Gre­cia ya exis­te y la alter­na­ti­va de rup­tu­ra es la con­fron­ta­ción direc­ta per­fec­ta­men­te asu­mi­ble que mejo­ra­rá la situa­ción grie­ga. Rom­per con los encua­dra­mien­tos del capi­tal que son ellos y no otros los gene­ra­do­res de pobre­za.

En la refor­ma fran­quis­ta ocu­rrió lo mis­mo. El PNV ha hecho lo mis­mo en el aspec­to nacio­nal. En todos los pro­ce­sos nacio­na­les y socia­les sur­ge lo mis­mo. Es el refor­ma o rup­tu­ra his­tó­ri­co. La ansie­dad a la ansie­dad como for­ma de vida.

Los teó­lo­gos del sta­tus quo sean auto­no­mis­tas, refor­mis­tas o recal­ci­tran­tes del capi­tal siem­pre nos dirán que no se pue­de hacer lo que hay que hacer para salir­nos de la espi­ral. Pero esa espi­ral es fal­sa. Es una creen­cia nega­ti­va inco­rrec­ta. No va a pasar nada que no sea bueno si Eus­kal Herria se inde­pen­di­za, si no se acep­tan orde­nes de la troi­ka, si se sale de la OTAN y la UE, si los pue­blos son sobe­ra­nos y no depen­dien­tes del capi­tal. Nada, abso­lu­ta­men­te nada malo va a ocu­rrir. Lo malo está ocu­rrien­do por no hacer­lo. Tan­to la social­de­mo­cra­cia, como el auto­no­mis­mo, inten­tan cro­ni­fi­car la retro­ali­men­ta­ción nega­ti­va y nos inten­ta­rán hacer ver jun­to a las fuer­zas del capi­tal y el espa­ño­lis­mo que nada es posi­ble mas allá del terreno de jue­go mar­ca­do por ellos. No ten­ga­mos mie­do a la liber­tad y a hacer lo que hay que hacer por­que si no se hace que nadie dude que ellos si que harán con­tra noso­tras y noso­tros. Infor­ma­ción y con­fron­ta­ción he ahí la cues­tión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *