Huér­fa­nos y sin Vati­ca­nos (Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan)

La prin­ci­pal tarea para las nue­vas gene­ra­cio­nes es apren­der del pasa­do, apro­piar­se de toda la his­to­ria de lucha, resis­ten­cia, inter­na­cio­na­lis­mo, heroís­mo y abne­ga­ción; valo­rar, cono­cer, recons­truir, pero ya sin Vati­ca­nos. Nece­si­ta­mos cons­truir una fuer­za popu­lar y revo­lu­cio­na­ria con­ti­nen­tal, que sea pro­pia. Sin apli­car ya “mode­los” de pizarrón.

Huér­fa­nos y sin Vati­ca­nos – Entre­vis­ta a Nés­tor Kohan

Por Mar­ce­la Pisa­re­llo y Sil­via Ace­ve­do Montilla
CIPEC (www​.cipec​.nue​va​ra​dio​.org)

M.P. y S.A.M.: ¿Qué papel jue­gan hoy en día los medios alter­na­ti­vos de comu­ni­ca­ción fren­te a la domi­na­ción pla­ne­ta­ria del capital?

N.K.: Un papel fun­da­men­tal. Vivi­mos una dic­ta­du­ra mediá­ti­ca sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria. Los medios masi­vos se han mono­po­li­za­do a un lími­te que hubie­ra sido inima­gi­na­ble tan sólo hace medio siglo. Las com­pa­ñías de TV por cable, por ejem­plo, varían el núme­ro de cana­les que ofre­cen. La que yo ten­go acce­so en Argen­ti­na tie­ne más de 70 cana­les, pero en sólo dos o tres se pue­de ver algo dife­ren­te…. y enci­ma con limi­ta­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les, por­que estas esca­sas excep­cio­nes depen­den de a su vez de esta­dos y de su diplo­ma­cia exter­na. En otras com­pa­ñías hay más de 300 cana­les, sin embar­go los alter­na­ti­vos son no más que tres o cua­tro. La rela­ción asi­mé­tri­ca es abru­ma­do­ra y aplas­tan­te. Las pági­nas webs alter­na­ti­vas exis­ten, pero con sin­ce­ri­dad debe­mos asu­mir su mar­gi­na­li­dad extre­ma. Pade­ce­mos un tota­li­ta­ris­mo de la infor­ma­ción y la comu­ni­ca­ción abru­ma­dor, dis­fra­za­do de “plu­ra­lis­mo” y “demo­cra­cia”. La “socie­dad abier­ta” que pre­go­na­ba Karl Pop­per y muchos otros cóm­pli­ces de su ban­da delic­ti­va del pen­sa­mien­to ofi­cial occi­den­tal duran­te la gue­rra fría es un mito y de la peor calaña.

M.P. y S.A.M.: ¿Qué opi­nas del dis­cur­so del Pre­si­den­te Oba­ma fren­te a las nue­vas medi­das en torno a Cuba? ¿Se abre una esperanza?

N.K.: Nico­lás Maquia­ve­lo, un mucha­cho de mi barrio, solía recor­dar que los pode­ro­sos se mane­jan con la zorra y el león, con la astu­cia y la vio­len­cia, con el con­sen­so y la repre­sión. Jamás aban­do­nan nin­guno de los dos medios de domi­na­ción. Todos los impe­ria­lis­mos y sis­te­mas tota­li­ta­rios repri­mie­ron y al mis­mo tiem­po inten­ta­ron crear con­sen­so. Oba­ma son­ríe y son­ríe, impa­si­ble, ven­dien­do pas­ta den­tí­fri­ca. Se dis­fra­za de “poli­cía bueno” hacia Cuba, al mis­mo tiem­po ame­na­za con cas­ti­gar dura­men­te a Vene­zue­la boli­va­ria­na y a cual­quier otro disi­den­te (externo o interno) que lo desa­fíe. Pro­me­te erra­di­car defi­ni­ti­va­men­te la tor­tu­ra pero ter­mi­na reco­no­cien­do que la tor­tu­ra sigue. Aho­ra la lla­man “inte­rro­ga­to­rio fuer­te”. Obtie­ne el pre­mio Nobel de la paz, mien­tras tan­to inva­de paí­ses, derro­ca gobier­nos popu­la­res, ase­si­na líde­res opo­si­to­res, sobor­na, com­pra, inter­vie­ne des­ca­ra­da­men­te en otras socie­da­des sin res­pe­tar su sobe­ra­nía, espía y vigi­la cada ges­to coti­diano de su pro­pio pue­blo nor­te­ame­ri­cano como lo hace con todos los demás pue­blos del mun­do. Algu­nos de sus pro­pios agen­tes (ya asquea­dos) y algu­nos pocos de sus pro­pios inte­lec­tua­les que no han per­di­do la dig­ni­dad lo denun­cian públi­ca­men­te. Des­de Snow­den has­ta Assan­ge y Chomsky.
Cada quien, enton­ces, es libre de ofre­cer la otra meji­lla. Pero noso­tros tam­bién tene­mos el dere­cho y la posi­bi­li­dad de no creerle.
La nue­va polí­ti­ca anun­cia­da hacia la Revo­lu­ción Cuba­na expre­sa un reco­no­ci­mien­to de hecho de que los mato­nes de la cua­dra, los gori­las del barrio, los gáns­ters y mafio­sos del “mun­do libre”, no han podi­do arro­di­llar al pue­blo cubano, insu­mi­so y rebel­de. No hay que per­der­lo de vis­ta ni por un segun­do. Todo nues­tro abra­zo a ese heroi­co pue­blo que resis­tió a la poten­cia más pode­ro­sa, cíni­ca, des­fa­cha­ta­da e impia­do­sa del pla­ne­ta. Todo nues­tro cari­ño y nues­tro reco­no­ci­mien­to. Todo nues­tro respeto.
Pero sos­pe­cha­mos que el Pen­tá­gono, los círcu­los del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, los gran­des fabri­can­tes y tra­fi­can­tes de armas de la eli­te esta­dou­ni­den­se, el Depar­ta­men­to de Esta­do y los pul­pos de la oli­gar­quía finan­cie­ra esta­dou­ni­den­se se pro­po­nen arro­di­llar y engu­llir­se a Cuba por otros medios. No creen en la paz, el diá­lo­go ni el plu­ra­lis­mo. Tan sólo han cam­bia­do un alfil por un caba­llo, pero no han aban­do­na­do la inten­ción de dar jaque mate. La estra­te­gia sigue sien­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria y está des­ti­na­da a con­tro­lar –en una situa­ción de cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial y esca­sez de recur­sos natu­ra­les— todo el “patio tra­se­ro” a esca­la con­ti­nen­tal minan­do las defen­sas enemi­gas. Gol­pean­do don­de más due­le y ata­can­do el lado más fla­co de la revo­lu­ción, su eco­no­mía. Quien quie­ra creer­le al lobo, tie­ne dere­cho. Quien pre­ten­da “hacer teo­ría”, legi­ti­man­do una situa­ción de hecho con gran­des mala­ba­ris­mos ver­ba­les y citas doc­tri­na­les saca­das de la man­ga, que lo haga. ¿Por qué no?
Quie­nes ama­mos la vida y no que­re­mos que el lobo nos engu­lla, tam­bién tene­mos dere­cho a usar la cabe­za y a tener un poqui­to de memo­ria. Adol­fo Hitler se dio el lujo de hacer pac­tos de enten­di­mien­to con la Unión Sovié­ti­ca. ¿Fue para garan­ti­zar la paz y res­pe­tar la diver­si­dad de sis­te­mas socia­les? No, a con­ti­nua­ción hubo 20 millo­nes de muer­tos del pue­blo sovié­ti­co. El pue­blo cubano y su gobierno revo­lu­cio­na­rio estu­vie­ron medio siglo pre­pa­ra­dos y entre­na­dos para enfren­tar, con el fusil en la mano y el ojo en la mira, cua­dra a cua­dra, casa a casa, una posi­ble y pre­vi­si­ble inva­sión mili­tar de los grin­gos. No sólo los mili­ta­res. Cada coci­ne­ra, cada maes­tra, cada médi­co, cada alba­ñil, cada cho­fer, sabía mane­jar su arma y sabía don­de tenía que apos­tar­se para dis­pa­rar al inva­sor mili­tar impe­ria­lis­ta si éste ponía su sucia bota sobre la isla.
¿Esta­rá ese pue­blo pre­pa­ra­do para resis­tir la inva­sión de dóla­res y artícu­los de con­su­mo? ¿Habrán hecho ejer­ci­cios de per­tre­cha­mien­to para resis­tir una inva­sión de turis­tas con dine­ro, los dis­pa­ros misi­lís­ti­cos de reme­sas millo­na­rias, los ata­ques sor­pre­si­vos y noc­tur­nos de las inver­sio­nes de capi­ta­les, pros­tí­bu­los, casi­nos, y la impor­ta­ción de todo un esti­lo de vida –don­de el dine­ro man­da y el ser humano obe­de­ce– del ame­ri­can way of life? ¡Oja­lá que sí, lo desea­mos de todo cora­zón! Por ellos y ellas, pero sobre todo por noso­tros y noso­tras. Si Cuba es deglu­ti­da y fago­ci­ta­da por el impe­rio, sería un gol­pe durí­si­mo al ima­gi­na­rio rebel­de de Nues­tra Amé­ri­ca y el Ter­cer Mun­do y a las espe­ran­zas de nues­tros pueblos.
Pero si Cuba no logra resis­tir este otro tipo de inva­sión (más sutil pero no menos agre­si­va), mucho cui­da­do con acu­sar­los livia­na­men­te de “trai­ción”. Si hacen esto es por­que que­da­ron ais­la­dos, por­que no triun­fa­ron otras revo­lu­cio­nes socia­lis­tas (anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas) en el con­ti­nen­te. Noso­tros tam­bién somos res­pon­sa­bles de los retro­ce­sos even­tua­les que pudie­ra sufrir la tran­si­ción al socia­lis­mo en la isla. Si hubié­ra­mos triun­fa­do con­tra nues­tras bur­gue­sías y su patrón impe­ria­lis­ta, hoy el esce­na­rio sería bien distinto.

M.P. y S.A.M.: Según reco­no­cie­ron los pre­si­den­tes de Cuba y EEUU el Papa Fran­cis­co jugó un papel cen­tral en esta nue­va rela­ción. ¿Se sien­te orgu­llo­so de que el nue­vo Papa sea argentino?

N.K.: No sólo no me sien­to orgu­llo­so. Sien­to mucha ver­güen­za. Este Papa es muy reac­cio­na­rio, que nadie se enga­ñe. Vie­ne a cum­plir la obra que comen­zó Woy­ti­la vol­tean­do los paí­ses del Este euro­peo y apun­ta­lan­do la con­tra­rre­vo­lu­ción en Nica­ra­gua san­di­nis­ta. ¿Por qué en aquel enton­ces eli­gie­ron un Papa pola­co cuan­do Polo­nia siem­pre fue en el con­cier­to euro­peo de nacio­nes un país de segun­da o ter­ce­ra línea, que nun­ca pudo tener ni siquie­ra una inde­pen­den­cia nacio­nal que se pre­cie de tal? Pues por­que a tra­vés del cato­li­cis­mo tra­di­cio­na­lis­ta pola­co se podía gol­pear dura­men­te a esos gobier­nos buro­crá­ti­cos, impo­pu­la­res, debi­li­ta­dos por sus pro­ble­mas socia­les inter­nos y por la carre­ra arma­men­tis­ta impues­ta por Reagan y That­cher, ambos ami­gos de Juan Pablo II. A tra­vés de la retó­ri­ca ofi­cial del cato­li­cis­mo vati­cano, jerár­qui­co, tra­di­cio­na­lis­ta y euro­cén­tri­co, se le daba cober­tu­ra “decen­te” a la con­tra nica­ra­güen­se, finan­cia­da con el nar­co trá­fi­co y las armas sucias de EEUU.
¿Por qué 30 años des­pués los pode­ro­sos eli­gen un Papa lati­no­ame­ri­cano cuan­do todo el mun­do sabe has­ta el can­san­cio el euro­cen­tris­mo galo­pan­te que siem­pre ejer­ció el Vati­cano, hacia den­tro y hacia afue­ra? Por­que nece­si­ta­ban poner en vere­da a Vene­zue­la, res­que­bra­jar a Cuba, subor­di­nar al movi­mien­to cam­pe­sino en Bra­sil (de fuer­te rai­gam­bre reli­gio­sa) y neu­tra­li­zar a todo el movi­mien­to popu­lar lati­no­ame­ri­cano, una de las reser­vas rebel­des a esca­la mun­dial poten­cial­men­te más explo­si­va y “peli­gro­sa” para la geo­po­lí­ti­ca del patio tra­se­ro yanqui.
El Papa Ber­go­glio-Fran­cis­co no vie­ne a libe­rar a nadie. Que nadie le crea sus gam­be­tas a lo Garrin­cha [juga­dor de fút­bol de Bra­sil que ama­ga­ba ir para un lado y ter­mi­na­ba yen­do para el otro] ni sus medi­ta­das gui­ña­das de ojo. Sen­ci­lla­men­te es un píca­ro juga­dor de tru­co [jue­go de nai­pes argen­tino que don­de gana el que sabe men­tir mejor]. Con su tra­di­cio­na­lis­mo dis­fra­za­do de “reno­va­dor” Ber­go­glio-Fran­cis­co vie­ne a moder­ni­zar, acei­tar y reno­var la domi­na­ción, espi­ri­tual y mate­rial, de nues­tros pue­blos. No solo se calló la boca de mane­ra escan­da­lo­sa y ver­gon­zo­sa en tiem­pos san­grien­tos del gene­ral Vide­la (aun­que a pos­te­rio­ri han pre­ten­di­do cons­truir his­to­rias “hono­ra­bles” esca­sa­men­te creí­bles para gen­te míni­ma­men­te infor­ma­da en el terreno de los dere­chos huma­nos en Argentina).
Ade­más no tie­ne nada que ver con el men­sa­je pro­fé­ti­co y rebel­de de las comu­ni­da­des de base de aquel mucha­cho bar­bu­do de ori­gen judío que anda­ba a pie y con san­da­lias humil­des enfren­tan­do al pode­ro­so Impe­rio romano, cues­tio­nan­do a los gran­des mer­ca­de­res del tem­plo y denun­cian­do el feti­che del dine­ro y el mer­ca­do, mien­tras socia­li­za­ba y com­par­tía el pan entre sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras. Ber­go­glio-Fran­cis­co, que yo sepa, no disol­vió el Ban­co Ambro­siano ni repar­tió las for­tu­nas incal­cu­la­bles de la Igle­sia Cató­li­ca entre nadie. Con dos o tres ges­tos intras­cen­den­tes, mini­ma­lis­tas y micros­có­pi­cos, que no cam­bian una estruc­tu­ra jerár­qui­ca y sacer­do­tal de fon­do (con mile­nios de his­to­ria del lado de los pode­ro­sos, des­de las Cru­za­das y la Inqui­si­ción, la caza de bru­jas y Colon has­ta Hitler, Vide­la y Pino­chet), Ber­go­glio vie­ne a poner en vere­da no sólo a Cuba sino a todos los rebel­des lati­no­ame­ri­ca­nos y del Ter­cer Mundo.
Debo con­fe­sar que lo que más me due­le es ver a algu­nos pen­sa­do­res de la teo­lo­gía de la libe­ra­ción que yo res­pe­ta­ba y que­ría pro­fun­da­men­te (los sigo res­pe­tan­do, aun­que me due­le ver­los así), en una acti­tud sumi­sa y obe­dien­te, des­ha­cien­do y des­te­jien­do todo lo que se había acu­mu­la­do des­de Fray Bar­to­lo­mé de las Casas has­ta Cami­lo Torres. En fin, el men­sa­je pro­fé­ti­co resur­gi­rá, no ten­go nin­gu­na duda. Has­ta el poder más abso­lu­to (mili­tar, eco­nó­mi­co o sim­bó­li­co) es pasa­je­ro y tran­si­to­rio en la his­to­ria. El poder del Vati­cano, en apa­rien­cia hoy inex­pug­na­ble, no es una excep­ción. Las igle­sias empre­sa­ria­les y tele­vi­si­vas (que com­pran cines millo­na­rios y carí­si­mos cana­les de tele­vi­sión con dine­ro de ….¿?…. ) y la auto­ayu­da no son tam­po­co nin­gu­na alter­na­ti­va. El res­pe­to autén­ti­co por las per­so­nas huma­nas y la ver­da­de­ra espi­ri­tua­li­dad está –tie­ne que estar- más allá del mer­ca­do, el dine­ro y el capi­tal. Sigo cre­yen­do que la ver­da­de­ra espi­ri­tua­li­dad ven­drá con el socia­lis­mo como pro­yec­to inte­gral, plu­ral y revo­lu­cio­na­rio, don­de cre­yen­tes y ateos luche­mos jun­tos, codo a codo, mano a mano, hom­bro a hom­bro, con­tra los gran­des moli­nos de vien­to del capi­tal y sus instituciones.

M.P. y S.A.M.: En este nue­vo con­tex­to mun­dial, ¿cuá­les son los retos y desa­fíos de las luchas de los pue­blos en la trans­for­ma­ción de Amé­ri­ca latina?

N.K.: ¡Seguir resis­tien­do! No des­mo­ra­li­zar­se ni per­der la brú­ju­la en medio de la tor­men­ta y la nebli­na. Afe­rrar­se con tena­ci­dad, con ter­que­dad, con con­ven­ci­mien­to y, ¿por qué no?, con fe (como nos recla­ma­ba José Car­los Mariá­te­gui) a la ver­dad his­tó­ri­ca, a los pro­yec­tos revo­lu­cio­na­rios cul­tu­ra­les, socia­les, inte­gra­les y radi­ca­les, a la revo­lu­ción mun­dial socia­lis­ta. La con­fu­sión y la des­mo­ra­li­za­ción son, si las eva­lua­mos en tér­mi­nos de lar­ga dura­ción, pasa­je­ras. El poder de los capi­ta­lis­tas, aun­que hoy parez­ca inex­pug­na­ble, tie­ne fecha de ven­ci­mien­to a cor­to pla­zo, como la mayo­ne­sa. Viven para el día a día, arrui­nan­do el pla­ne­ta en for­ma ace­le­ra­da. Nues­tro pro­yec­to, en cam­bio, es de lar­go pla­zo y lar­go alien­to. No debe­mos retro­ce­der. No debe­mos entre­gar­nos. Que las sire­nas sigan can­tan­do e inten­tan­do sedu­cir, noso­tros debe­mos seguir cami­nan­do hacia la tie­rra pro­me­ti­da de Moi­sés y encon­trar el hogar común (sin mer­ca­do ni explo­ta­ción) que bus­ca­ba Odi­seo, com­par­tien­do el pan como pre­di­ca­ba Jesús. A lar­go pla­zo eso es lo que per­du­ra en la his­to­ria. No se tra­ta de qué lado “hay más dine­ro” sino de qué lado está el deber. A los tibios los vomi­ta Dios. Los con­fun­di­dos, los can­sa­dos, los que vaci­lan, los que nadan con la corrien­te del momen­to y se aco­mo­dan siem­pre don­de calien­ta el sol o se plie­gan a la onda de moda con la mejor cara de cum­plea­ños y caji­ta feliz se pier­den en el pol­vo gris y difu­so de la his­to­ria. Espar­ta­co, Tupac Ama­ru y Rosa Luxem­burg, en cam­bio, siguen al lado nues­tro… níti­dos, con dig­ni­dad y de pie. ¿Quién se acuer­da hoy de los que vaci­la­ron y se entregaron?
El movi­mien­to popu­lar de Nues­tra Amé­ri­ca debe –debe­mos- seguir luchan­do a par­tir de nues­tras pro­pias his­to­rias y tra­di­cio­nes, cada uno a su modo, mane­jan­do y pre­pa­rán­do­se para todas las for­mas de lucha sin atar­se a nin­gu­na. Apren­dien­do de todas las tram­pas y manio­bras sucias con que ase­si­na­ron a San­dino, a Mar­tin Luther King, a Mal­colm X.

M.P. y S.A.M.: ¿Qué papel ha juga­do el mar­xis­mo en los últi­mos 30 años en Argen­ti­na, des­de que se reti­ra­ron los mili­ta­res del gene­ral Vide­la y el almi­ran­te Mas­se­ra has­ta hoy?

N.K.: Nues­tro mar­xis­mo ha sido, pri­me­ro, aplas­ta­do, ani­qui­la­do, que­ma­do, en las per­so­nas, en los libros y pro­duc­cio­nes cul­tu­ra­les. Nues­tro mar­xis­mo no per­dió nin­gún deba­te de ideas, fui­mos ani­qui­la­dos y ase­si­na­dos de la for­ma más per­ver­sa, que es algo com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Lue­go de la foga­ta, la tor­tu­ra, la vio­la­ción, el ani­qui­la­mien­to y los des­apa­re­ci­dos, vinie­ron las becas, los pues­ti­tos poli­que­te­ros, las edi­to­ria­les pres­ti­gio­sas, la coop­ta­ción. Pero hoy hay una nue­va gene­ra­ción que ron­da los 20 años y que está a la bús­que­da. Reapa­re­cen, dis­per­sos, pero reapa­re­cen los ecos nun­ca apa­ga­dos del todo, los sig­nos y sím­bo­los de la tra­di­ción insur­gen­te y del mar­xis­mo rebel­de. Algo nue­vo está nacien­do. Nues­tro modes­to y micros­có­pi­co papel es apun­ta­lar eso nue­vo que nace, tra­tar de orien­tar, brin­dar ele­men­tos para que esa nue­va gene­ra­ción haga su camino, cons­tru­ya su expe­rien­cia, desoi­ga y des­obe­dez­ca la voz del amo. Y sobre todo se ente­re que la lucha no par­te de cero. Antes que todos noso­tros nacié­ra­mos y andu­vié­ra­mos en paña­les o sacán­do­nos los mocos de la nariz ya había mucha pero mucha gen­te luchan­do. Hay que cono­cer­los y cono­cer­las. Hay que estu­diar­los para poder apren­der y recrear un nue­vo ima­gi­na­rio rebel­de, radi­cal, insur­gen­te y revo­lu­cio­na­rio, a esca­la nacio­nal, con­ti­nen­tal y mun­dial. Sin memo­ria y sin his­to­ria, sin for­ta­le­cer nues­tra iden­ti­dad y nues­tra cul­tu­ra, esta­mos per­di­dos antes de comenzar.

M.P. y S.A.M.: ¿Cómo visua­li­za al mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano a esca­la continental?

N.K.: ¡Mucho mejor que hace 20 años! Hace 20 años nadie, pero ni los más radi­ca­les, se ani­ma­ban a men­cio­nar dos pala­bri­tas cla­ve: “socia­lis­mo” e “impe­ria­lis­mo”. Hoy son mone­da corrien­te. Todo está en dis­cu­sión, pero lo que está cla­ro es que el impe­ria­lis­mo sigue exis­tien­do, vigi­lan­do, con­tro­lan­do, vio­lan­do la sobe­ra­nía de otros paí­ses y refor­zan­do el domi­nio del capi­tal don­de quie­ra que esté, mien­tras con­ti­núa de mane­ra irra­cio­nal y enlo­que­ci­da des­tru­yen­do nues­tro pla­ne­ta. Tam­bién está fue­ra de dis­cu­sión que el neo­li­be­ra­lis­mo no va más, que otro mun­do es posi­ble, y que ese mun­do es y debe ser el socia­lis­mo. ¿Cuál socia­lis­mo? Eso es lo que, al menos por aho­ra, no está resuel­to. ¿Será socia­lis­mo con capi­ta­les pri­va­dos, mer­ca­do gene­ra­li­za­do, con­su­mo desen­fre­na­do y com­pe­ten­cia entre las empre­sas o será en cam­bio una pla­ni­fi­ca­ción socia­lis­ta y par­ti­ci­pa­ti­va de los recur­sos socia­les, eco­ló­gi­co, anti­pa­triar­cal, antim­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta? Es evi­den­te que la dispu­ta está abier­ta y el mar­xis­mo de Marx y del Che Gue­va­ra tie­nen muchí­si­mo que decir al res­pec­to… Para resol­ver­lo, como míni­mo, hay que ESTUDIAR. Las con­sig­nas ya no alcan­zan. Y para des­ci­frar los enig­mas hay que supe­rar el divor­cio entre un mar­xis­mo aca­dé­mi­co (eru­di­to pero impo­ten­te e inope­ran­te, que vibra y bai­la según la últi­ma músi­ca de la aca­de­mia pari­si­na o neo­yor­ki­na) y un saber mili­tan­te abne­ga­do, esfor­za­do y sudo­ro­so pero que no estu­dia, no lee, no está infor­ma­do y suplan­ta la fal­ta de for­ma­ción de la mili­tan­cia de base con con­sig­nas efec­tis­tas o con la impor­ta­ción acrí­ti­ca o mági­ca del “mode­lo chino”, el “mode­lo yugos­la­vo” o cual­quier otro ensa­yo de gabinete.

M.P. y S.A.M.: ¿Han cadu­ca­do las for­mas de lucha radi­ca­les en el nue­vo con­tex­to regio­nal y mundial?

N.K.: Estoy muy mal y muy poco infor­ma­do. Casi no veo la TV ni escu­cho la radio ni leo los perió­di­cos ni miro inter­net. Pero…. según las pocas noti­cias que lle­gan a mi barrio y me cuen­tan mis veci­nos en la ver­du­le­ría, el Pen­tá­gono no se disol­vió. La CIA no jubi­ló a nadie. La NSA no envió a sus miles de agen­tes a vera­near y tomar­se unos tra­gos. Las fuer­zas arma­das no des­apa­re­cie­ron, La poli­cía se mul­ti­pli­ca. Las cár­ce­les no se han trans­for­ma­do en ámbi­tos para ir a bai­lar y hacer fies­tas. Las leyes “anti­te­rro­ris­tas” no se han dero­ga­do. Qui­zás todo esto pasó y yo no lo vi en la tele, pero sos­pe­cho que no suce­dió. Enton­ces…. ¿por qué el movi­mien­to popu­lar debe resig­nar­se a la mansedumbre?
Hay datos his­tó­ri­cos inne­ga­bles. No pode­mos hacer como el aves­truz que escon­de la cabe­za y simu­la no ente­rar­se. Nues­tros her­ma­nos (por­que no son sólo ami­gos, com­pa­ñe­ros y cama­ra­das, son nues­tros HERMANOS con mayús­cu­las) de Cuba disol­vie­ron el anti­guo Depar­ta­men­to de Libe­ra­ción Nacio­nal, lue­go deno­mi­na­do Depar­ta­men­to Amé­ri­ca, des­de don­de actua­ban Manuel Piñei­ro Losa­da, popu­lar­men­te cono­ci­do como Bar­ba­rro­ja, jun­to con muchos ami­gos. Bien, tie­nen todo el dere­cho del mun­do. Los segui­mos que­rien­do, admi­ran­do y res­pe­tan­do. No juz­ga­mos. No opi­na­mos. No abri­mos la boca.
Pero el res­to del movi­mien­to rebel­de, popu­lar, insur­gen­te y radi­cal de Nues­tra Amé­ri­ca ¿por qué tie­ne que disol­ver­se? Hoy hay mucha más pobre­za, explo­ta­ción, des­em­pleo y exclu­sión que en los años ’60. ¿Por qué debe­ría­mos renun­ciar a la pers­pec­ti­va, al pro­yec­to, a la estra­te­gia de la revo­lu­ción si nues­tros enemi­gos siguen fir­mes sin aban­do­nar sus posi­cio­nes? Ten­go la sen­sa­ción de que hoy ya no tene­mos ni padres ni abue­los, ni Mecas ni Vati­ca­nos ideo­ló­gi­cos (uti­li­zo aho­ra estas expre­sio­nes en sen­ti­do meta­fó­ri­co). Esta­mos “huér­fa­nos”. Con toda la his­to­ria en la espal­da, a la que rei­vin­di­ca­mos con orgu­llo y con honor, sin rene­gar abso­lu­ta­men­te de nada de nada, pero ya sin “esta­dos guías” ni Vati­ca­nos ideo­ló­gi­cos. Ni Mos­cú, ni Pekín, ni Alba­nia, ni La Haba­na, ni París. Per­dón, no que­re­mos ofen­der a nadie, lo deci­mos con todo el res­pe­to del mun­do. Y quien quie­ra acon­se­jar, que lo haga, está en todo su dere­cho. Pero noso­tros sim­ple­men­te escu­cha­mos, no obedecemos.
Hoy hay nue­vas poten­cias “emer­gen­tes” (así se las lla­ma en los noti­cie­ros) que qui­zás pue­dan brin­dar apo­yo cir­cuns­tan­cial a los enemi­gos de sus enemi­gos, pero nin­gu­na de estas poten­cias tie­ne un pro­yec­to anti­ca­pi­ta­lis­ta ni anti­im­pe­ria­lis­ta serio. En el mejor de los casos tie­nen dispu­tas geo­es­tra­té­gi­cas y geo­po­lí­ti­cas, pero de nin­gún modo se pro­po­nen cons­truir una socie­dad socia­lis­ta o comu­nis­ta a esca­la pla­ne­ta­ria. ¡Ni por aso­mo! No hay que confundirse.
Si somos rea­lis­tas hoy el movi­mien­to popu­lar sólo pue­de con­tar con sus pro­pias fuer­zas. Debe­mos recrear el ima­gi­na­rio rebel­de y revo­lu­cio­na­rio pre­pa­rán­do­nos y men­ta­li­zán­do­nos para una lucha lar­ga y difí­cil que no se resol­ve­rá den­tro de seis meses. Aquel chi­co de mi barrio del que les habla­ba, Nico­lás Maquia­ve­lo, sos­te­nía que luchar de este modo es mucho más difí­cil. Cues­ta muchí­si­mo más cons­truir una fuer­za pro­pia sin mule­tas aje­nas. Pero cuan­do uno logra cons­truir­la se vuel­ve indes­truc­ti­ble, por­que no se depen­de de nadie.

M.P. y S.A.M.: ¿Cuá­les son en tu opi­nión las tareas de las nue­vas gene­ra­cio­nes de jóve­nes mili­tan­tes en Nues­tra Amé­ri­ca y el mundo?

N.K.: Pre­ci­sa­men­te esa es la prin­ci­pal tarea para las nue­vas gene­ra­cio­nes. Apren­der del pasa­do, apro­piar­se de toda la his­to­ria de lucha, resis­ten­cia, inter­na­cio­na­lis­mo, heroís­mo y abne­ga­ción; valo­rar, cono­cer, recons­truir, pero ya sin Vati­ca­nos. Nece­si­ta­mos cons­truir una fuer­za popu­lar y revo­lu­cio­na­ria de alcan­ce, como míni­mo, con­ti­nen­tal, que sea pro­pia. Sin apli­car ya “mode­los” de piza­rrón, ni el ata­que súbi­to al pala­cio de invierno, ni la lar­ga mar­cha, ni el inter­na­cio­na­lis­mo cen­tra­do úni­ca­men­te en París y Bru­se­las, ni el foco rural cari­be­ño ni el sin­di­ca­lis­mo eco­no­mi­cis­ta, ni la izquier­da exclu­si­va­men­te par­la­men­ta­ria e ins­ti­tu­cio­nal. Pen­sar una estra­te­gia para los nue­vos tiem­pos, qui­zás inclu­so com­bi­nan­do y arti­cu­lan­do todas esas for­mas, sin atar­nos mecá­ni­ca ni dog­má­ti­ca­men­te a nin­gu­na de ellas de modo exclu­yen­te como si fue­ra un cate­cis­mo. Nues­tros enemi­gos mane­jan todas las for­mas de lucha. ¿Por qué noso­tros no tene­mos dere­cho a hacer algo aná­lo­go? ¡Mane­jar y pre­pa­rar­se enton­ces para todas las for­mas de lucha! Esa es la tarea de la nue­va gene­ra­ción. Una tarea inmen­sa, pero apasionante.
Y fina­li­za­ría dicién­do­le a un chi­co o una chi­ca de 20 años: esta tarea pen­dien­te, si se quie­re, no sólo es nece­sa­ria y urgen­te, tam­bién es una expe­rien­cia “diver­ti­da” y “atrac­ti­va”. Mucho más atrac­ti­va y suge­ren­te que cual­quier expe­rien­cia medio­cre y opa­ca que ofre­ce el capi­ta­lis­mo para nues­tra vida coti­dia­na. El mar­xis­mo rebel­de de Nues­tra Amé­ri­ca y las aven­tu­ras y des­ven­tu­ras de la revo­lu­ción socia­lis­ta hoy ofre­cen muchí­si­mo más que 3 bol­sas de dro­ga, que 5 igle­sias evan­gé­li­cas, que 17 libros de auto­ayu­da, que 35 jue­gui­tos elec­tró­ni­cos y que 8 camio­nes de cer­ve­za. Noso­tros tene­mos tareas estra­té­gi­cas que sólo pue­den ser rea­li­za­das por los jóve­nes y las jóve­nes del siglo XXI. Tene­mos toda la con­fian­za del mun­do que podrán asu­mir seme­jan­te tarea. Si lo logran, noso­tros los segui­re­mos y los apo­ya­re­mos con­ten­tos y felices.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *