¡Defen­da­mos a Petro­ca­ri­be y con él, al lega­do inmor­tal del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías!

Primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante la IX Cumbre Extraordinaria de Petrocaribe. Foto: AIN.Inter­ven­ción de Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, miem­bro del Buró Polí­ti­co del PCC y pri­mer vice­pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, en la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de Petro­ca­ri­be, efec­tua­da en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el 6 de mar­zo de 2015, “Año 57 de la Revo­lu­ción”

(Ver­sio­nes Taqui­grá­fi­cas-Con­se­jo de Esta­do)

Esti­ma­do Pre­si­den­te, que­ri­do her­mano, com­pa­ñe­ro Nico­lás Madu­ro;
Her­ma­nos de Petro­ca­ri­be;

Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

En las com­ple­jas cir­cuns­tan­cias actua­les vale la pena comen­zar con una invo­ca­ción a José Mar­tí, cuan­do expre­só que “La Amé­ri­ca ha de pro­mo­ver todo lo que acer­que a los pue­blos, y de abo­mi­nar todo lo que los apar­te. En esto, como en todos los pro­ble­mas huma­nos, el por­ve­nir es de la paz”.

Tras haber par­ti­ci­pa­do en una her­mo­sa jor­na­da jun­to al her­mano pue­blo vene­zo­lano, don­de ren­di­mos sen­ti­do tri­bu­to al eterno líder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, hoy asis­ti­mos a esta Cum­bre de Petro­ca­ri­be, in­mensa obra de her­man­dad y com­pro­mi­so con la inte­gra­ción de nues­tros pue­blos, resul­ta­do de la voca­ción soli­da­ria de Chá­vez y de su patria.

Más que las pala­bras, los hechos deben hablar por noso­tros: des­de su crea­ción en el año 2005, Petro­ca­ri­be impi­dió el quie­bre de las eco­no­mías nacio­na­les de nues­tros paí­ses en una coyun­tu­ra inter­na­cio­nal par­ti­cu­lar­men­te adver­sa y ha per­mi­ti­do con­tra­rres­tar las secue­las que deja­ron tan­tos siglos de colo­nia­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo, don­de se crea­ron injus­tas asi­me­trías eco­nó­mi­cas y con­de­na­ron a las nacio­nes del Cari­be insu­lar y ribe­re­ño a enmas­ca­rar las des­igual­da­des con cer­ti­fi­ca­dos de ren­ta media.

Petro­ca­ri­be ha deve­ni­do meca­nis­mo para la unión y la coope­ra­ción, que con­ti­núa ase­gu­ran­do el abas­te­ci­mien­to de recur­sos ener­gé­ti­cos en con­di­cio­nes pre­fe­ren­cia­les y jus­tas a un impor­tan­te gru­po de nacio­nes pobres, y con ello con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la pre­ser­va­ción de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca regio­nal.

A pesar de la com­ple­ja coyun­tu­ra que enfren­ta la her­ma­na Vene­zue­la, carac­te­ri­za­da por la abrup­ta caí­da de los pre­cios del petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, la impla­ca­ble gue­rra eco­nó­mi­ca y los con­ti­nua­dos inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción, este país soli­da­rio ha des­ple­ga­do un esfuer­zo heroi­co para que nin­gu­na de nues­tras eco­no­mías se para­li­ce por fal­ta de com­bus­ti­ble. Y hoy un hecho altruis­ta, digno, nue­va­men­te nos con­vo­ca a todos.

Ello ha per­mi­ti­do que Petro­ca­ri­be siga cum­pliendo su fun­ción eco­nó­mi­ca y social en nues­tros paí­ses, aun­que los enemi­gos de siem­pre pre­ten­dan tapar el sol con un dedo y echar por tie­rra con men­ti­ras y manio­bras absur­das lo que tan­to esfuer­zo nos ha cos­ta­do cons­truir.

Nadie en su sano jui­cio podría afir­mar o com­par­tir la idea de que Vene­zue­la uti­li­za el petró­leo como un méto­do de coer­ción polí­ti­ca. Todo lo con­tra­rio, lo hace con infi­ni­tos sen­ti­mien­tos de soli­da­ri­dad, de amis­tad y de amor.

De no haber exis­ti­do este meca­nis­mo, pro­ba­ble­men­te los paí­ses peque­ños y con menos recur­sos del Cari­be y Cen­troa­mé­ri­ca hubié­ra­mos enfren­ta­do una desas­tro­sa situa­ción eco­nó­mi­ca y social duran­te la cri­sis del capi­ta­lis­mo mun­dial en los años 2008, 2009 y 2010 y la explo­sión de los pre­cios de los hidro­car­bu­ros.

Según datos del gobierno boli­va­riano, en sus casi diez años de fun­da­do, Petro­ca­ri­be ha sumi­nis­tra­do a sus paí­ses miem­bros más de 300 millo­nes de barri­les de petró­leo, recur­so que se ha con­ver­ti­do, gra­cias a la soli­da­ri­dad de Vene­zue­la, en una pode­ro­sa herra­mien­ta para cons­truir socie­da­des más jus­tas, para tra­ba­jar cada día, con más com­pro­mi­so, en la erra­di­ca­ción de la pobre­za, en la supera­ción del sub­de­sa­rro­llo y la depen­den­cia.

Las extra­or­di­na­rias inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca, la cuan­tio­sa inver­sión social en más de 430 pro­gra­mas, la cons­ti­tu­ción de más de una doce­na de empre­sas mix­tas, entre otras accio­nes, demues­tran cla­ra­men­te el carác­ter ver­da­de­ra­men­te inte­gral de esta ini­cia­ti­va soli­da­ria que tras­cien­de el ámbi­to del sumi­nis­tro de hidro­car­bu­ros.

Es injus­to afir­mar que con Petro­ca­ri­be Ve­nezuela ejer­ce un chan­ta­je petro­le­ro e impi­de el acce­so de nues­tros paí­ses a las ener­gías reno­va­bles. Aquí esta­mos muchos de los que acu­di­mos a la Cum­bre de Cien­fue­gos, en diciem­bre del 2007, don­de se habló de estos temas, y esta­mos muchos de los que cono­ci­mos al coman­dan­te Chá­vez y sabe­mos per­fec­ta­men­te cuál era su pen­sa­mien­to sobre este tema y cómo, de entre los nume­ro­sos pro­yec­tos que podrían deri­var­se de Petro­ca­ri­be, esta­rían los de la intro­duc­ción en nues­tros paí­ses de las cos­to­sas tec­no­lo­gías de ener­gía reno­va­ble, de lo cual hay sufi­cien­tes ejem­plos aquí.

Por eso Petro­ca­ri­be es nece­sa­rio para nues­tros paí­ses. Y por tal razón, no es difí­cil pre­ver que una situa­ción de ines­ta­bi­li­dad en Vene­zue­la no solo afec­ta­rá al gobierno vene­zo­lano y este pue­blo inmen­sa­men­te soli­da­rios, sino que podría pro­vo­car una cri­sis ener­gé­ti­ca regio­nal de efec­tos devas­ta­do­res en nues­tras eco­no­mías y en la vida de nues­tros pue­blos, sin men­cio­nar las con­se­cuen­cias polí­ti­cas y socia­les, que todos pue­den ima­gi­nar per­fec­ta­men­te.
Esto no pare­ce impor­tar­les a quie­nes tra­tan de des­es­ta­bi­li­zar a la Revo­lu­ción Bo­li­va­riana, mien­tras ase­gu­ran sus fuen­tes ener­gé­ti­cas por todo el mun­do y pre­ser­van las pro­pias. Son los mis­mos que pro­me­ten finan­cia­mien­tos, que nun­ca lle­gan, para el desa­rro­llo de la explo­ta­ción de fuen­tes de ener­gías reno­va­bles y nos ofre­cen mara­vi­llas en las con­fe­ren­cias de cam­bio cli­má­ti­co.

Si de ver­dad exis­tie­ran preo­cu­pa­cio­nes genui­nas por crear nue­vos para­dig­mas de segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, se debe­ría comen­zar por cam­biar los patro­nes y mode­los de vida exce­si­va­men­te con­su­mis­tas, derro­cha­do­res y extre­ma­da­men­te agre­si­vos para la natu­ra­le­za y la vida huma­na, y se debe­ría pro­veer acce­so a fuen­tes de finan­cia­mien­to jus­tas para la intro­duc­ción y desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías, más efi­cien­tes, eco­nó­mi­cas y lim­pias.

Por eso asis­ti­mos a esta Cum­bre en Ca­racas. Veni­mos no solo a rati­fi­car la vigen­cia y con­ti­nui­dad de este pro­yec­to y a defen­der­lo, sino a reafir­mar nues­tro com­pro­mi­so de tra­ba­jar incan­sa­ble­men­te en su desa­rro­llo y per­fec­cio­na­mien­to, lo cual será una con­tri­bu­ción inva­lua­ble a la inte­gra­ción regio­nal. Y debe­mos hacer­lo aho­ra, para demos­trar­lo con resul­ta­dos en la veni­de­ra VII Cum­bre de las Amé­ri­cas, don­de el tema de la coope­ra­ción para la pros­pe­ri­dad y las ener­gías serán obje­to de deba­tes.

Debe­mos con­ver­tir a Petro­ca­ri­be en un ins­tru­men­to que per­mi­ta poten­ciar la coope­ra­ción pro­duc­ti­va, el comer­cio de bie­nes y ser­vi­cios, la inter­co­ne­xión y com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca entre nues­tras nacio­nes, man­te­nien­do al mis­mo tiem­po los pro­gra­mas de alto impac­to social que con­tri­bu­yan al bien­es­tar de nues­tros pue­blos.

Debe­mos pen­sar colec­ti­va­men­te cómo redi­ri­gir los ingre­sos hacia esas metas de redes de trans­por­te que inter­co­nec­ten a la región, y que des­de hace tan­tos años los cari­be­ños nos plan­tea­mos sin alcan­zar­las, por­que nadie las quie­re finan­ciar y nos pre­fie­ren ais­la­dos y des­co­nec­ta­dos.

La com­ple­ja situa­ción actual exi­ge accio­nes con­cre­tas por par­te de todos noso­tros. Debe­mos ele­var la efi­cien­cia y efi­ca­cia de nues­tra ges­tión en todos los ámbi­tos y ar­ticular nues­tros esfuer­zos en aras de garan­ti­zar la via­bi­li­dad de Petro­ca­ri­be.

Todo lo que poda­mos hacer en este sen­ti­do, repre­sen­ta­rá un jus­to reco­no­ci­mien­to a los esfuer­zos del gobierno boli­va­riano por pre­ser­var este meca­nis­mo, que for­ma par­te del inmen­so lega­do del Coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías.

Al mis­mo tiem­po, rati­fi­ca­mos nues­tro res­pal­do a las ini­cia­ti­vas de arti­cu­la­ción entre Petro­ca­ri­be, ALBA-TCP, Mer­co­sur y Cari­com. Esta­mos con­ven­ci­dos de que solo a tra­vés de la uni­dad y la inte­gra­ción podre­mos enfren­tar los difí­ci­les retos que nos depa­ra el futu­ro.

Una vez más Cuba reite­ra su con­vic­ción de que es nece­sa­rio avan­zar a tra­vés de accio­nes con­cre­tas y fac­ti­bles, que redun­den en bene­fi­cios para nues­tros pue­blos, en la imple­men­ta­ción de la Zona Eco­nó­mi­ca ALBA- Petro­ca­ri­be, en base a la Zona Eco­nómica de Petro­ca­ri­be y el Espa­cio Eco­nómico del ALBA y con alcan­ce al res­to de los meca­nis­mos de inte­gra­ción. Es un pro­yec­to ambi­cio­so que reque­ri­rá muchí­si­mo tra­ba­jo, esfuer­zo y dis­ci­pli­na, pero los revo­lu­cio­na­rios tene­mos siem­pre que soñar con lo impo­si­ble.
Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros:

No habría mejor home­na­je al Co­man­dante Chá­vez que tra­ba­jar ardua­men­te por mate­ria­li­zar sus sue­ños de inte­gra­ción y uni­dad, en el déci­mo ani­ver­sa­rio de la sus­crip­ción del Acuer­do de Coope­ra­ción Petro­ca­ri­be, por la segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, por el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co, por la inte­gra­ción regio­nal, y por la dis­mi­nu­ción de las asi­me­trías ener­gé­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas de nues­tros pue­blos.

Como pro­cla­ma­ra Mar­tí, “es hora ya de que las fuer­zas de cons­truc­ción ven­zan en la colo­sal bata­lla huma­na a las fuer­zas de la des­truc­ción.”

¡Defen­da­mos a Petro­ca­ri­be y con él, al lega­do inmor­tal del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías!

¡Viva la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Vene­zue­la!

Muchas gra­cias (Aplau­sos).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *