¡Defen­da­mos a Petro­ca­ri­be y con él, al lega­do inmor­tal del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías!

Primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, durante la IX Cumbre Extraordinaria de Petrocaribe. Foto: AIN.Inter­ven­ción de Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, miem­bro del Buró Polí­ti­co del PCC y pri­mer vice­pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros, en la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de Petro­ca­ri­be, efec­tua­da en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el 6 de mar­zo de 2015, “Año 57 de la Revolución”

(Ver­sio­nes Taqui­grá­fi­cas-Con­se­jo de Estado)

Esti­ma­do Pre­si­den­te, que­ri­do her­mano, com­pa­ñe­ro Nico­lás Maduro;
Her­ma­nos de Petrocaribe;

Com­pa­ñe­ras y compañeros:

En las com­ple­jas cir­cuns­tan­cias actua­les vale la pena comen­zar con una invo­ca­ción a José Mar­tí, cuan­do expre­só que “La Amé­ri­ca ha de pro­mo­ver todo lo que acer­que a los pue­blos, y de abo­mi­nar todo lo que los apar­te. En esto, como en todos los pro­ble­mas huma­nos, el por­ve­nir es de la paz”.

Tras haber par­ti­ci­pa­do en una her­mo­sa jor­na­da jun­to al her­mano pue­blo vene­zo­lano, don­de ren­di­mos sen­ti­do tri­bu­to al eterno líder de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, hoy asis­ti­mos a esta Cum­bre de Petro­ca­ri­be, in­mensa obra de her­man­dad y com­pro­mi­so con la inte­gra­ción de nues­tros pue­blos, resul­ta­do de la voca­ción soli­da­ria de Chá­vez y de su patria.

Más que las pala­bras, los hechos deben hablar por noso­tros: des­de su crea­ción en el año 2005, Petro­ca­ri­be impi­dió el quie­bre de las eco­no­mías nacio­na­les de nues­tros paí­ses en una coyun­tu­ra inter­na­cio­nal par­ti­cu­lar­men­te adver­sa y ha per­mi­ti­do con­tra­rres­tar las secue­las que deja­ron tan­tos siglos de colo­nia­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo, don­de se crea­ron injus­tas asi­me­trías eco­nó­mi­cas y con­de­na­ron a las nacio­nes del Cari­be insu­lar y ribe­re­ño a enmas­ca­rar las des­igual­da­des con cer­ti­fi­ca­dos de ren­ta media.

Petro­ca­ri­be ha deve­ni­do meca­nis­mo para la unión y la coope­ra­ción, que con­ti­núa ase­gu­ran­do el abas­te­ci­mien­to de recur­sos ener­gé­ti­cos en con­di­cio­nes pre­fe­ren­cia­les y jus­tas a un impor­tan­te gru­po de nacio­nes pobres, y con ello con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a la pre­ser­va­ción de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca regional.

A pesar de la com­ple­ja coyun­tu­ra que enfren­ta la her­ma­na Vene­zue­la, carac­te­ri­za­da por la abrup­ta caí­da de los pre­cios del petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, la impla­ca­ble gue­rra eco­nó­mi­ca y los con­ti­nua­dos inten­tos de des­es­ta­bi­li­za­ción, este país soli­da­rio ha des­ple­ga­do un esfuer­zo heroi­co para que nin­gu­na de nues­tras eco­no­mías se para­li­ce por fal­ta de com­bus­ti­ble. Y hoy un hecho altruis­ta, digno, nue­va­men­te nos con­vo­ca a todos.

Ello ha per­mi­ti­do que Petro­ca­ri­be siga cum­pliendo su fun­ción eco­nó­mi­ca y social en nues­tros paí­ses, aun­que los enemi­gos de siem­pre pre­ten­dan tapar el sol con un dedo y echar por tie­rra con men­ti­ras y manio­bras absur­das lo que tan­to esfuer­zo nos ha cos­ta­do construir.

Nadie en su sano jui­cio podría afir­mar o com­par­tir la idea de que Vene­zue­la uti­li­za el petró­leo como un méto­do de coer­ción polí­ti­ca. Todo lo con­tra­rio, lo hace con infi­ni­tos sen­ti­mien­tos de soli­da­ri­dad, de amis­tad y de amor.

De no haber exis­ti­do este meca­nis­mo, pro­ba­ble­men­te los paí­ses peque­ños y con menos recur­sos del Cari­be y Cen­troa­mé­ri­ca hubié­ra­mos enfren­ta­do una desas­tro­sa situa­ción eco­nó­mi­ca y social duran­te la cri­sis del capi­ta­lis­mo mun­dial en los años 2008, 2009 y 2010 y la explo­sión de los pre­cios de los hidrocarburos.

Según datos del gobierno boli­va­riano, en sus casi diez años de fun­da­do, Petro­ca­ri­be ha sumi­nis­tra­do a sus paí­ses miem­bros más de 300 millo­nes de barri­les de petró­leo, recur­so que se ha con­ver­ti­do, gra­cias a la soli­da­ri­dad de Vene­zue­la, en una pode­ro­sa herra­mien­ta para cons­truir socie­da­des más jus­tas, para tra­ba­jar cada día, con más com­pro­mi­so, en la erra­di­ca­ción de la pobre­za, en la supera­ción del sub­de­sa­rro­llo y la dependencia.

Las extra­or­di­na­rias inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca, la cuan­tio­sa inver­sión social en más de 430 pro­gra­mas, la cons­ti­tu­ción de más de una doce­na de empre­sas mix­tas, entre otras accio­nes, demues­tran cla­ra­men­te el carác­ter ver­da­de­ra­men­te inte­gral de esta ini­cia­ti­va soli­da­ria que tras­cien­de el ámbi­to del sumi­nis­tro de hidrocarburos.

Es injus­to afir­mar que con Petro­ca­ri­be Ve­nezuela ejer­ce un chan­ta­je petro­le­ro e impi­de el acce­so de nues­tros paí­ses a las ener­gías reno­va­bles. Aquí esta­mos muchos de los que acu­di­mos a la Cum­bre de Cien­fue­gos, en diciem­bre del 2007, don­de se habló de estos temas, y esta­mos muchos de los que cono­ci­mos al coman­dan­te Chá­vez y sabe­mos per­fec­ta­men­te cuál era su pen­sa­mien­to sobre este tema y cómo, de entre los nume­ro­sos pro­yec­tos que podrían deri­var­se de Petro­ca­ri­be, esta­rían los de la intro­duc­ción en nues­tros paí­ses de las cos­to­sas tec­no­lo­gías de ener­gía reno­va­ble, de lo cual hay sufi­cien­tes ejem­plos aquí.

Por eso Petro­ca­ri­be es nece­sa­rio para nues­tros paí­ses. Y por tal razón, no es difí­cil pre­ver que una situa­ción de ines­ta­bi­li­dad en Vene­zue­la no solo afec­ta­rá al gobierno vene­zo­lano y este pue­blo inmen­sa­men­te soli­da­rios, sino que podría pro­vo­car una cri­sis ener­gé­ti­ca regio­nal de efec­tos devas­ta­do­res en nues­tras eco­no­mías y en la vida de nues­tros pue­blos, sin men­cio­nar las con­se­cuen­cias polí­ti­cas y socia­les, que todos pue­den ima­gi­nar perfectamente.
Esto no pare­ce impor­tar­les a quie­nes tra­tan de des­es­ta­bi­li­zar a la Revo­lu­ción Bo­li­va­riana, mien­tras ase­gu­ran sus fuen­tes ener­gé­ti­cas por todo el mun­do y pre­ser­van las pro­pias. Son los mis­mos que pro­me­ten finan­cia­mien­tos, que nun­ca lle­gan, para el desa­rro­llo de la explo­ta­ción de fuen­tes de ener­gías reno­va­bles y nos ofre­cen mara­vi­llas en las con­fe­ren­cias de cam­bio climático.

Si de ver­dad exis­tie­ran preo­cu­pa­cio­nes genui­nas por crear nue­vos para­dig­mas de segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, se debe­ría comen­zar por cam­biar los patro­nes y mode­los de vida exce­si­va­men­te con­su­mis­tas, derro­cha­do­res y extre­ma­da­men­te agre­si­vos para la natu­ra­le­za y la vida huma­na, y se debe­ría pro­veer acce­so a fuen­tes de finan­cia­mien­to jus­tas para la intro­duc­ción y desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías, más efi­cien­tes, eco­nó­mi­cas y limpias.

Por eso asis­ti­mos a esta Cum­bre en Ca­racas. Veni­mos no solo a rati­fi­car la vigen­cia y con­ti­nui­dad de este pro­yec­to y a defen­der­lo, sino a reafir­mar nues­tro com­pro­mi­so de tra­ba­jar incan­sa­ble­men­te en su desa­rro­llo y per­fec­cio­na­mien­to, lo cual será una con­tri­bu­ción inva­lua­ble a la inte­gra­ción regio­nal. Y debe­mos hacer­lo aho­ra, para demos­trar­lo con resul­ta­dos en la veni­de­ra VII Cum­bre de las Amé­ri­cas, don­de el tema de la coope­ra­ción para la pros­pe­ri­dad y las ener­gías serán obje­to de debates.

Debe­mos con­ver­tir a Petro­ca­ri­be en un ins­tru­men­to que per­mi­ta poten­ciar la coope­ra­ción pro­duc­ti­va, el comer­cio de bie­nes y ser­vi­cios, la inter­co­ne­xión y com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca entre nues­tras nacio­nes, man­te­nien­do al mis­mo tiem­po los pro­gra­mas de alto impac­to social que con­tri­bu­yan al bien­es­tar de nues­tros pueblos.

Debe­mos pen­sar colec­ti­va­men­te cómo redi­ri­gir los ingre­sos hacia esas metas de redes de trans­por­te que inter­co­nec­ten a la región, y que des­de hace tan­tos años los cari­be­ños nos plan­tea­mos sin alcan­zar­las, por­que nadie las quie­re finan­ciar y nos pre­fie­ren ais­la­dos y desconectados.

La com­ple­ja situa­ción actual exi­ge accio­nes con­cre­tas por par­te de todos noso­tros. Debe­mos ele­var la efi­cien­cia y efi­ca­cia de nues­tra ges­tión en todos los ámbi­tos y ar­ticular nues­tros esfuer­zos en aras de garan­ti­zar la via­bi­li­dad de Petrocaribe.

Todo lo que poda­mos hacer en este sen­ti­do, repre­sen­ta­rá un jus­to reco­no­ci­mien­to a los esfuer­zos del gobierno boli­va­riano por pre­ser­var este meca­nis­mo, que for­ma par­te del inmen­so lega­do del Coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías.

Al mis­mo tiem­po, rati­fi­ca­mos nues­tro res­pal­do a las ini­cia­ti­vas de arti­cu­la­ción entre Petro­ca­ri­be, ALBA-TCP, Mer­co­sur y Cari­com. Esta­mos con­ven­ci­dos de que solo a tra­vés de la uni­dad y la inte­gra­ción podre­mos enfren­tar los difí­ci­les retos que nos depa­ra el futuro.

Una vez más Cuba reite­ra su con­vic­ción de que es nece­sa­rio avan­zar a tra­vés de accio­nes con­cre­tas y fac­ti­bles, que redun­den en bene­fi­cios para nues­tros pue­blos, en la imple­men­ta­ción de la Zona Eco­nó­mi­ca ALBA- Petro­ca­ri­be, en base a la Zona Eco­nómica de Petro­ca­ri­be y el Espa­cio Eco­nómico del ALBA y con alcan­ce al res­to de los meca­nis­mos de inte­gra­ción. Es un pro­yec­to ambi­cio­so que reque­ri­rá muchí­si­mo tra­ba­jo, esfuer­zo y dis­ci­pli­na, pero los revo­lu­cio­na­rios tene­mos siem­pre que soñar con lo imposible.
Com­pa­ñe­ras y compañeros:

No habría mejor home­na­je al Co­man­dante Chá­vez que tra­ba­jar ardua­men­te por mate­ria­li­zar sus sue­ños de inte­gra­ción y uni­dad, en el déci­mo ani­ver­sa­rio de la sus­crip­ción del Acuer­do de Coope­ra­ción Petro­ca­ri­be, por la segu­ri­dad ener­gé­ti­ca, por el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co, por la inte­gra­ción regio­nal, y por la dis­mi­nu­ción de las asi­me­trías ener­gé­ti­cas, socia­les y eco­nó­mi­cas de nues­tros pueblos.

Como pro­cla­ma­ra Mar­tí, “es hora ya de que las fuer­zas de cons­truc­ción ven­zan en la colo­sal bata­lla huma­na a las fuer­zas de la destrucción.”

¡Defen­da­mos a Petro­ca­ri­be y con él, al lega­do inmor­tal del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías!

¡Viva la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na de Venezuela!

Muchas gra­cias (Aplau­sos).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.