Resu­men Lati­no­ame­ri­cano entre­vis­tó a los 5 héroes cuba­nos

5D

por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de mar­zo 2015.- Con­de­co­ra­dos ofi­cial­men­te como Héroes de la Repú­bli­ca de Cuba, ama­dos has­ta lo indes­crip­ti­ble por su pue­blo, que peleó por su libe­ra­ción día a día, Gerar­do Her­nán­dez, Ramón Laba­ñino, Anto­nio Gue­rre­ro, René Gon­zá­lez y Fer­nan­do Gon­zá­lez, se han con­ver­ti­do en un mojón de la éti­ca revo­lu­cio­na­ria. Son como Fidel, como Raúl y como el Che, de estos difí­ci­les tiem­pos que corren.

Pocas horas antes que el Coman­den­te en Jefe Fidel Cas­tro se reu­nie­ra con ellos RESUMEN LATINOAMERICANO tuvo el honor de com­par­tir con los 5 varias char­las fra­ter­na­les, apren­der de su sabi­du­ría y de su tem­plan­za. Esto es lo que aho­ra rega­la­mos a nues­tros lec­to­res, para que uste­des tam­bién ten­gan una dimen­sión de qué habla­mos cuan­do deci­mos: Fidel no se vol­vió a equi­vo­car en con­si­de­rar­los des­de el pri­mer día, héroes de Cuba y el con­ti­nen­te.

Gerar­do Her­nán­dez: “Jamás vamos a regre­sar a la Cuba ante­rior a 1959”

Cuá­les y quié­nes son a su pare­cer los for­ja­do­res de este regre­so triun­fan­te a Cuba?

-Yo lo veo como un gran meca­nis­mo, como esas maqui­na­rias que están com­pues­tas por muchas pie­ci­tas peque­ñas, que si una falla las otras no se mue­ven por muy gran­des que sean. Si bien, el des­en­la­ce final se debió a hechos muy con­cre­tos vin­cu­la­dos a la nego­cia­ción que se cono­ce, pien­so que esta últi­ma no habría sido posi­ble si duran­te muchos años no se hubie­ra hecho un tra­ba­jo de hor­mi­gui­tas para que nues­tro caso fue­ra cono­ci­do. Pre­gun­té­mo­nos: ¿qué le va impor­tar a Esta­dos Uni­dos libe­rar a los 5, si a noso­tros no nos cono­cie­ra nadie, si no nos estu­vie­ran recla­man­do día a día o nadie se hubie­ra mani­fes­ta­do?. Es por ello que no se pue­den menos­ca­bar nin­guno de los esfuer­zos que se estu­vie­ron hacien­do duran­te años. Al final, el resul­ta­do que se cose­chó fue gra­cias a todos esos esfuer­zos uni­dos y soli­da­rios.

-En este aspec­to, qué valor le da a la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta?

– Ha sido fun­da­men­tal. No solo el valor para alcan­zar un resul­ta­do, sino que fue esen­cial para el día a día de la resis­ten­cia de cada uno de noso­tros los 5. Quie­ro recor­dar, por ejem­plo, uno de los momen­tos difí­ci­les que viví en una de las pri­sio­nes por las que pasé. Esta era una anti­gua cár­cel que esta­ba en muy malas con­di­cio­nes. A mí me pusie­ron en un lugar que lo lla­ma­ban “la Caja” y que esta­ba deba­jo del “Hue­co” (adon­de gene­ral­men­te nos ais­la­ban por com­ple­to). Allí, cuan­do des­car­ga­ban el inodo­ro de la cel­da de arri­ba, cho­rrea­ba agua sucia por las pare­des de mi cala­bo­zo. Ade­más me tenían 24 horas con la luz encen­di­da, casi sin ropa y sin nada que leer. En ese momen­to, cuan­do me lle­ga­ron noti­cias de lo que esta­ba ocu­rrien­do afue­ra, con los com­pa­ñe­ros que se esta­ban mani­fes­tan­do fren­te al Buró de Pri­sio­nes y el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia, con car­te­les recla­man­do nues­tra liber­tad, eso me dio una fuer­za tre­men­da. Cuan­do ocu­rrían ese tipo de cosas, me decía: yo estoy aquí pero mi papel en este peque­ño espa­cio en que me encuen­tro, es resis­tir, que no me dé un ata­que de páni­co y no ceda. Esa era mi misión para acom­pa­ñar tam­bién el esfuer­zo de tan­tos com­pa­ñe­ros allá afue­ra. Si ellos lo esta­ban hacien­do, deba­jo de la llu­via o con tem­pe­ra­tu­ras muy altas, fal­tan­do a sus tra­ba­jos, cómo no lo voy a hacer yo de la mis­ma mane­ra.

Muchas veces no se habla de esto, más allá del valor de la soli­da­ri­dad en tér­mino de resul­ta­dos, des­ta­co la impor­tan­cia de lo que fue para noso­tros ese acom­pa­ña­mien­to en los peo­res momen­tos.

-¿En algún momen­to dudó que fue­ra a vol­ver a Cuba?

-Dudar, qui­zás no fue­ra la pala­bra más apro­pia­da, pero noso­tros tene­mos una fra­se en Cuba que dice que “hay que tener dos javi­tas (bol­sas), una para lo bueno y una para lo malo. En nues­tro caso, una de las javi­tas era por si algún día regre­sá­ba­mos a la Patria. Y no voy a men­tir, dicien­do que no pen­sá­ra­mos en la otra posi­bi­li­dad, que en el peor de los casos me pre­pa­ra­ra para morir en pri­sión. No por aban­dono de nues­tro pue­blo y nues­tro gobierno, sino por situa­cio­nes que se daban en la pri­sión. Lo vivi­mos con nues­tros pro­pios ojos: per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das o murie­ron en bron­cas a puña­la­das. Sin embar­go, siem­pre nos que­dó la con­fian­za abso­lu­ta en que el gobierno y el pue­blo cubano no iban a dejar­nos solos, y tam­po­co los com­pa­ñe­ros de la soli­da­ri­dad mun­dial.

-La Cuba de su retorno: pro y con­tras.

-Una Cuba dife­ren­te, que no me sor­pren­dió por­que esta­ba bas­tan­te bien infor­ma­do de nues­tra reali­dad. Es ver­dad que encon­tra­mos una Cuba con muchas cosas bue­nas y algu­nos fenó­me­nos nega­ti­vos que no exis­tían en nues­tra épo­ca. Veo un pue­blo dis­pues­to a seguir luchan­do y a ven­cer los retos que nos impo­nen nues­tros enemi­gos.

-¿Qué le con­tes­ta­ría a quie­nes, des­de afue­ra de Cuba, sos­tie­nen que las actua­les refor­mas eco­nó­mi­cas y socia­les son un paso hacia el capi­ta­lis­mo?

-Creo que hay muchos que lo dicen por­que desea­rían que eso ocu­rra. Pien­so que esta­mos en un esce­na­rio muy intere­san­te, apli­can­do fór­mu­las nue­vas y explo­ran­do opcio­nes. Nues­tro obje­ti­vo fun­da­men­tal es lograr un mode­lo cubano del cual exis­ten algu­nos linea­mien­tos pero aún esta­mos teo­ri­zan­do sobre la prác­ti­ca. Nos esta­mos enfren­tan­do a un mun­do prác­ti­ca­men­te nue­vo, pero de lo que sí estoy con­ven­ci­do

–sería­mos muchos los cuba­nos que lucha­ría­mos para que eso no ocu­rra- que jamás vamos a regre­sar a la Cuba ante­rior a 1959 ni a la des­igual­dad abis­mal que exis­te en muchos paí­ses, en don­de los pode­ro­sos aplas­tan a los más nece­si­ta­dos. Vol­ver a eso sería negar toda nues­tra his­to­ria y los sacri­fi­cios rea­li­za­dos por tan­tos cuba­nos que han caí­do para que esto no ocu­rra.

Aho­ra bien, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, qué meca­nis­mo apli­car, cuá­les sí y cuá­les no, pien­so que no pode­mos ser esque­má­ti­cos. Si noso­tros hemos sido capa­ces de resis­tir un blo­queo más de 50 años, sere­mos capa­ces de crear un mode­lo cubano, que como dice Mar­tí sea para el bien de toda la pobla­ción.

5B

Anto­nio Gue­rre­ro: La poe­sía es un arma car­ga­da de futu­ro5D

-Lo pri­me­ro que me dio fuer­za, fue mi ino­cen­cia. El día que a mi me arres­tan yo esta­ba en uno de los Cayos de La Flo­ri­da. Mon­tan un ope­ra­ti­vo, tum­ban la puer­ta a las 6 de la maña­na, yo esta­ba con mi com­pa­ñe­ra y cuan­do me arres­tan, ni siquie­ra me pon­go ner­vio­so, ya que esta­ba con­ven­ci­do que no había hecho nada malo. Cuan­do me mon­tan en un auto, hay uno de ellos que empie­za a pre­sio­nar­me, pero yo le res­pon­do con mucha tran­qui­li­dad y final­men­te me lle­van al Cuar­tel gene­ral del FBI. Al segun­do día nos ponen a los 5 en un área en la que el obje­ti­vo era ablan­dar­nos y que reco­no­cié­ra­mos algo que era fal­so, pero no aflo­ja­mos, y sin­ce­ra­men­te yo seguía con­ser­ván­do­me tran­qui­lo. Tan­to, que en ese momen­to, que des­de fue­ra podría pare­cer muy duro, vie­ne a mi men­te un poe­ma, que por supues­to no podía escri­bir­lo, aun­que sí pude hacer­lo días des­pués. A par­tir de enton­ces, la poe­sía se cons­ti­tu­yó en otra arma de resis­ten­cia.

Recor­de­mos que esta­ba 24 horas ence­rra­do en una cel­da sin nin­gún con­tac­to con el exte­rior, y la poe­sía era mi com­pa­ñe­ra. Me ayu­da­ba a comu­ni­car­me con los que reci­bían mis poe­mas, con­tán­do­les mi vida y lo que era yo en ese momen­to.

-¿Esto les sir­vió tam­bién a uste­des para comu­ni­car­se?

-Si, nos ayu­dó mucho. Fue un arma vital para los 5 en el “hue­co”. Inter­cam­bia­mos poe­mas y a leer lo que escri­bían mis otros her­ma­nos. Por ello me moti­vé a escri­bir un poe­ma cada día de esos 17 meses, cosa que no era fácil, ya que no tenía el cono­ci­mien­to de la poe­sía, pero así es el ser humano, que a veces en el ais­la­mien­to más rígi­do salen a relu­cir estas cua­li­da­des.

-¿Hubo otros recur­sos para aguan­tar esos momen­tos?

– Cla­ro, el pri­me­ro de ellos era pen­sar en que lo que había­mos hecho era no sólo por Cuba sino por cual­quier ciu­da­dano del mun­do. Una bom­ba en un avión o en un cen­tro turís­ti­co era un fla­ge­lo del terro­ris­mo que ya había­mos vivi­do en Cuba.

Otro recur­so era moral, y sig­ni­fi­ca­ba pen­sar en la his­to­ria de Cuba: la ima­gen de José Mar­tí, del Che y de Man­de­la, eran fuen­te de cons­tan­te ins­pi­ra­ción, no solo por la poe­sía sino por sus vidas de lucha­do­res. Cuan­do a mi me arres­tan yo tenía 39 años, y en esos momen­tos me di cuen­ta lo impor­tan­te que era tener dig­ni­dad, con­ser­var el opti­mis­mo, y refe­ren­ciar­nos en otros hom­bres y muje­res que habían hecho cosas muy tras­cen­den­tes, de mucho más valor que lo que noso­tros está­ba­mos atra­ve­san­do. Esa era un arma que nos posi­bi­li­ta­ba que nadie pudie­ra derro­tar­nos, ya lo que nos que­da­ba era trans­pi­rar opti­mis­mo, tener con­fian­za en que nun­ca ibas a estar aban­do­na­do y que mucha gen­te esta­ba al lado tuyo.

-Lo intere­san­te es que todos uste­des pen­sa­ban en igual sin­to­nía sin poder tener nin­gún tipo de con­tac­to.

-Esa fue otra herra­mien­ta vital: la uni­dad de prin­ci­pios de los 5, la her­man­dad, saber que el otro com­pa­ñe­ro iba a poner pie en tie­rra con­ti­go, pasa­ra lo que pasa­ra. Por otro lado hay que reco­no­cer que en el gru­po de los arres­ta­do, hubo algu­nas deser­cio­nes, pero ni en ese momen­to nos pudie­ron hacer daño, por­que la moral para defen­der­nos era tan gran­de que no pudie­ron doble­gar­nos ni con fal­sas decla­ra­cio­nes. Noso­tros gana­mos ese jui­cio far­sa que nos hicie­ron, y los mis­mo fis­ca­les sufrie­ron las bur­las de sus cole­gas, por el papel que esta­ban hacien­do. Ellos evi­ta­ron sacar el jui­cio de Mia­mi, por­que sabían que sólo allí podían con­tro­lar el show que mon­ta­ron.

Tres de noso­tros, los que tenía­mos cade­na per­pe­tua, fui­mos a parar a las peo­res pri­sio­nes de los EEUU. Y enton­ces, a pesar de que con­ser­va­ba el opti­mis­mo, tam­bién me di cuen­ta que podía morir en esas cár­ce­les, pero no dejé de escri­bir, sobre todo cuan­do esta­ba sin poder salir de la cel­da. Y cuan­do esta se abría, tra­tan­do de huir de las esce­nas típi­cas del patio, y los con­flic­tos y dis­cu­sio­nes que se viven en sitios como esos, me refu­gié mila­gro­sa­men­te en un local don­de había gen­te que dibu­ja­ba y pin­ta­ba. Enton­ces, un afro­ame­ri­cano que se con­vir­tió en mi ami­go me ofre­ció hacer un retra­to. Allí empe­zó a jugar otra arma, que fue la crea­ción plás­ti­ca. E hice retra­tos, lue­go tra­ba­jos en pas­tel y fui cre­cien­do auto­di­dac­ta­men­te. Todo lo que hici­mos era para resis­tir y no ima­gi­ná­ba­mos que des­pués, los com­pa­ñe­ros de la soli­da­ri­dad iban a trans­for­mar­lo en libros, en músi­ca o en expo­si­cio­nes.

Como te decía, todas esas eran nues­tras armas de esa eta­pa, enfren­ta­mos el com­ba­te con tre­men­do opti­mis­mo y tam­bién con ese con­cep­to de feli­ci­dad, que vas por el camino correc­to y sin­tién­do­te en armo­nía con­ti­go mis­mo.

Todo esto que cuen­to ya for­ma par­te de un pasa­do, aho­ra esta­mos aquí, vivien­do la reali­dad de Cuba.

-¿Cómo se da esta nue­va vida, cómo encon­tró a Cuba?

-Esta­mos dis­pues­tos, con esos mis­mos ejem­plos, con esas mis­mas armas a la tarea que ven­ga por delan­te. Encon­tré a Cuba con los cam­bios lógi­cos, pero en su esen­cia muy pare­ci­da a la que dejé. Veo cosas posi­ti­vas y otras no tan­to, pero es el mis­mo pue­blo, con sus ale­grías y su mane­ra de ser, dis­pues­to a defen­der la Revo­lu­ción al pre­cio que sea nece­sa­rio. En defi­ni­ti­va, los 5 somos eso, hijos de la Revo­lu­ción, que les tocó vivir una expe­rien­cia deter­mi­na­da, y el pue­blo así nos ve, como un revo­lu­cio­na­rio más.

Por otra par­te, sigue el blo­que, sigue la inten­ción de que Cuba no se desa­rro­lle, la mis­ma polí­ti­ca aque­lla, vie­ja, con­ti­núa con otras mane­ras, para des­truir la Revo­lu­ción. Eso es lo que qui­sie­ron hacer con noso­tros, para cas­ti­gar­nos. Sin embar­go, la Revo­lu­ción está ahí, vic­to­ria tras vic­to­ria, con Fidel y con la guía de Raúl.

5 A

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano con Gerar­do, Ramón, Fer­nan­do y Anto­nio

René Gon­zá­lez: “La vic­to­ria es salir mejor que cuan­do entra­mos”

-La pri­sión es un pro­ce­so de apren­di­za­je. Pro­ba­ble­men­te todo comien­za por esta­ble­cer­se una meta, y allí los 5 coin­ci­di­mos: el obje­ti­vo era salir mejor que cuan­do entra­mos en pri­sión. Tú per­ci­bes ense­gui­da que ellos quie­ren des­truir­te, que tu inte­gri­dad físi­ca, moral, men­tal, son el blan­co de los car­ce­le­ros. Apren­des el pri­mer día que tie­nes que defen­der eso y que la medi­da de la vic­to­ria va a estar en salir de mejor for­ma que cuan­do te metie­ron en la cár­cel. A par­tir de allí, cada cual, según sus carac­te­rís­ti­cas adop­ta su pro­pia estra­te­gia.

Recuer­do que para mí, lo más difí­cil al prin­ci­pio, fue per­ca­tar­me que yo no podía reac­cio­nar como ellos desea­ban. No me tomó mucho tiem­po, y recuer­do un pun­to de infle­xión que fue­ron los 15 años de mi hija, en que yo había guar­da­do para ese momen­to la lla­ma­da sema­nal que nos otor­ga­ban cuan­do está­ba­mos en el “hue­co”, y ellos se arre­gla­ron para negár­me­la. Esa noche sufrí, pero al otro día cuan­do me des­per­té ya era otro hom­bre. Me dije que yo no pue­do sufrir por las accio­nes de ellos. Y eso se lo dije a mi espo­sa cuan­do pude comu­ni­car­me, que a par­tir de ese momen­to si la podía lla­mar, bien, y si no tam­bién. Inclu­so me dije que “aquí man­do yo”, que en los pro­ce­sos que se pro­du­cen en mi cabe­za, los ten­go que con­tro­lar yo, y que ellos podían hacer­lo de aquí hacia fue­ra. Eso se basa en saber que tú tie­nes la moral muy fuer­te, y que ellos jamás la van a alcan­zar. En mi caso, me vol­qué a mucho ejer­ci­cio físi­co y mucha lec­tu­ra para car­gar mi mochi­la inte­lec­tual.

-¿Cómo y por qué los man­da­ban al “hue­co”. Con qué excu­sa?

-Ellos no nece­si­tan excu­sas ni para inva­dir un país. Si pue­den come­ter un geno­ci­dio fren­te al mun­do ente­ro, ima­gí­ne­se lo que les pue­de cos­tar ence­rrar a cin­co per­so­nas en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas. En un ini­cio nos man­da­ban al “hue­co” argu­men­tan­do que era por nues­tra segu­ri­dad, y en eso se basa­ron has­ta que por nues­tras pro­tes­tas y los recla­mos que venían des­de el exte­rior, se vie­ron obli­ga­dos a sacar­nos del hue­co. El “hue­co” per­si­gue varios obje­ti­vos: el pri­me­ro es poner­te en un esta­do de inde­fen­sión tal para que tú te pon­gas a con­si­de­rar si te vas a enfren­tar o no a eses sis­te­ma car­ce­la­rio. Usan ese esque­ma para casos de alto per­fil, pero en nues­tro caso esta­ba el aña­di­do de que repre­sen­tá­ba­mos a Cuba. Ese odio vis­ce­ral que nos tenían como cuba­nos y comu­nis­tas, e hicie­ron todo lo posi­ble para hacer­nos daño en esas con­di­cio­nes duran­te el mayor tiem­po posi­ble. Man­te­ner­nos en el “hue­co” les daba a ellos una ven­ta­ja feno­me­nal sobre noso­tros por­que noso­tros no tenía­mos la capa­ci­dad de revi­sar las evi­den­cias y otros datos de nues­tro jui­cio estan­do allí. Ellos crea­ron un esque­ma per­ver­so que con­sis­tía en poner­nos a noso­tros en un “hue­co” y poner las evi­den­cias en otro “hue­co”, por lo cual para noso­tros poder revi­sar diez o vein­te pági­nas de las 40 mil pági­nas de evi­den­cias de un pro­ce­so bru­tal, en el que tenía­mos que levan­tar­nos a las 4 de la maña­na, hacer todo el reco­rri­do has­ta la Cor­te, para que te lle­va­ran a ese “hue­co” don­de esta­ban las evi­den­cias, para tra­ba­jar allí duran­te una hora. Lue­go, regre­sar a una cel­da, que era prác­ti­ca­men­te una perre­ra, estar allí varias horas y lue­go vol­ver has­ta tu cel­da en el “hue­co”. Así, el obje­ti­vo que per­se­guían era que­brar­nos y que “con­fe­sá­ra­mos” y tam­bién impe­dir nues­tra pro­pia defen­sa. Fra­ca­sa­ron en ambos casos: esta­mos en Cuba, no hici­mos nin­gu­na con­fe­sión.

-¿Qué que­rían que con­fe­sa­ran?

-El con­cep­to de ellos de “cola­bo­ra­ción” es muy ele­men­tal. Que­rían que diga­mos lo que ellos desea­ban, que entre­gá­ra­mos nues­tra dig­ni­dad y dejar de ser quien tú eres. Te dejan cla­ro que haces lo que ellos te dicen o no vas a reci­bir la bene­vo­len­cia de los jue­ces. Creo que ellos estu­vie­ron has­ta el 17 de diciem­bre de 2014, espe­ran­do que Gerar­do los lla­ma­ra un día por ese telé­fono que tie­ne para comu­ni­car­se con el FBI y les dije­ra: “¿qué usted desea?”. Soña­ban con poner a Gerar­do a hablar mal de Fidel, de Raúl y hacer un caso con­tra Cuba, con Gerar­do como tes­ti­go. Para ellos, la ver­dad y la men­ti­ra no tie­nen impor­tan­cia.

-Cómo se rela­cio­na­ban con los otros pre­sos?

-Cuan­do fui envia­do a la pri­me­ra pri­sión, esta que­da­ba en un lugar géli­do de Pen­sil­va­nia. Con­mi­go esta­ba un gru­po que era la fami­lia Got­ti, de la mafia ita­lia­na. Esta­ban muy orga­ni­za­dos, con una dis­ci­pli­na tre­men­da y eran muy res­pe­ta­dos en la pri­sión. Cuan­do ellos se ente­ra­ron que yo era un cubano que defen­día a Cuba me mos­tra­ron un gran res­pe­to. Y me decían: “tu chi­co eres de Fidel, ese sí que se ha faja­do con el gobierno nor­te­ame­ri­cano, y ha resis­ti­do”. Veían a Fidel como quien le había plan­ta­do cara a este sis­te­ma que a ellos los había con­de­na­do.

Por otro lado, los pre­sos afro­ame­ri­ca­nos mayo­ri­ta­ria­men­te tenían un tra­to cor­dial con noso­tros.

En la cár­cel se esta­ble­cen rela­cio­nes de inte­rés. Allí nadie da nada por nada. Pero noso­tros tene­mos otra edu­ca­ción. Por ejem­plo venía un pre­so y te decía que que­ría que le revi­sa­ras un docu­men­to legal, tú se lo revi­sas y se lo tra­du­ces, y cuan­do te va a pagar, le dice que no y eso evi­den­te­men­te les cho­ca. Y a par­tir de ello, otros tie­nen la mis­ma acti­tud con­ti­go. Recuer­do a un afro­ame­ri­cano que para ganar­se unos pesos, le plan­cha­ba la ropa a los pre­sos. Y a mí, no me cobra­ba, como gran defe­ren­cia. Era una for­ma de decir: tú has sido con­se­cuen­te, no te has doble­ga­do y ade­más eres soli­da­rio. Tam­bién ese gra­do de con­fia­bi­li­dad hacía que cuan­do iba a haber un pro­ble­ma en la cár­cel, nos avi­sa­ban para que no nos metié­ra­mos y nos com­pli­cá­ra­mos.

-El regre­so a Cuba.

-No ten­go dudas que el apo­yo del pue­blo y el gobierno de Cuba, fue un fac­tor fun­da­men­tal para que ellos fue­ran un poco más come­di­dos en el tra­to con noso­tros. Nun­ca nos sen­ti­mos solos.

Esta Cuba que encon­tra­mos ha teni­do que adap­tar­se a un mun­do capi­ta­lis­ta, del que de cier­to modo nos había­mos ais­la­do, gra­cias a que exis­tía un cam­po socia­lis­ta. De pron­to, el país se vio como una isla peque­ña a la deri­va en medio de esa tem­pes­tad, y obvia­men­te ha teni­do que dar algu­nos gol­pes de timón para poder seguir nave­gan­do sin per­der el rum­bo final que es la cons­truc­ción del socia­lis­mo.

Esta es una Cuba que ha cam­bia­do para bien, habre­mos adop­ta­do cosas que en nues­tra for­ma­ción no nos agra­dan tan­to, pero creo que la His­to­ria es así, como bien decía Lenin, de que la His­to­ria da unos pasos ade­lan­te y otro hacia atrás. Hemos resis­ti­do bas­tan­te bien lo que sig­ni­fi­có el des­mem­bra­mien­to de la URSS. Creo que los cam­bios que se están hacien­do son correc­tos, y depen­de de noso­tros el resul­ta­do. El pro­pio 17 de diciem­bre abre una puer­ta, es un reto serio, fuer­te. Si logra­mos ven­cer estos desa­fíos, vamos a avan­zar más rápi­do hacia el socia­lis­mo.

Ramón Laba­ñino: “No con­fia­mos un tan­ti­to así en EEUU”

5C

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano con Ramón y René

-Noso­tros acor­da­mos al entrar en pri­sión que debía­mos hacer todo lo posi­ble por salir, cuan­do nos toca­ra, mucho mejor. Y no sólo en el aspec­to físi­co sino tam­bién inte­lec­tual­men­te, que no nos afec­ta­ra el cli­ma del sis­te­ma peni­ten­cia­rio. En mi caso, me dedi­qué mucho a leer y a escri­bir algu­nos artícu­los o poe­sía. Leí muchos libros intere­san­tes de la izquier­da nor­te­ame­ri­ca­na, que nos lo envia­ban soli­da­ria­men­te.

-¿Cuán­to tiem­po podían estar en el exte­rior del cala­bo­zo?

-Gene­ral­men­te el sis­te­ma peni­ten­cia­rio te con­tro­la mucho el tiem­po, sobre todo si estás en pri­sio­nes de máxi­ma segu­ri­dad. Ellos insis­te en el con­teo per­ma­nen­te­men­te, a las 4 de la tar­de, lue­go a las 21,30, te levan­ta­bas a las 6 y a las 8 te con­ta­ban y lo repe­tían a las 12 del medio­día. Era una for­ma de recor­tar­te el tiem­po. En reali­dad, sólo te que­da­ban “libres” cua­tro o cin­co horas. Sin embar­go, yo me las inge­nia­ba para hacer ejer­ci­cios físi­cos en la mis­ma cel­da, cami­na­ba o hacía abdo­mi­na­les.

En el últi­mo lugar en que estu­ve había nie­ve y llu­via duran­te casi ocho meses, pero al mar­gen de eso no para­ba con la gim­na­sia para que no se te anqui­lo­se el cuer­po. Ade­más juga­ba mucho al aje­drez.

-¿Cómo fue la rela­ción con los otros dete­ni­dos?

-Al prin­ci­pio en cada pri­sión empie­za un perío­do de reco­no­ci­mien­to. Des­pués de que nos die­ron la sen­ten­cia, al salir de Mia­mi me man­da­ron a una pri­sión bas­tan­te difí­cil, y cuan­do lle­gué me encon­tré con casi 80 cuba­nos que eran bas­tan­te com­pli­ca­dos, varios de ellos acé­rri­mos anti­co­mu­nis­tas. Des­de el prin­ci­pio me mira­ban con curio­si­dad, pre­gun­tán­do­se si sería ver­dad que yo era “el espía de Fidel”, pero cuan­do ya te cono­cen y ven que somos gen­te nor­mal como cual­quier cubano, empie­za el afec­to y el res­pe­to. Yo ten­go muy bue­nos ami­gos en las pri­sio­nes que que­da­ron atrás, ya que muchos de ellos se con­vier­ten casi en tu fami­lia real, con los que com­par­tes todos los días, son tus her­ma­nos que están con­ti­go todo el tiem­po, en las bue­nas y en las malas de ver­dad. Hay otra cosa des­ta­ca­da en el caso nues­tro, es que fui­mos a jui­cio. Sólo por eso, ya te otor­ga entre los pre­sos un tra­to dis­tin­to, de gran res­pe­to, y el otro deta­lle es ser segui­do­res de Fidel, algo que pro­vo­ca gran admi­ra­ción por el obs­ti­na­do enfren­ta­mien­to con EEUU.

Ten­go una anéc­do­ta curio­sa que quie­ro con­tar­te: cuan­do lle­go a una pri­sión me reci­be el capi­tán con un séqui­to de gen­te bas­tan­te agre­si­va, y me pre­gun­ta: “¿Así que tú eres un espía de Cas­tro?, tú segu­ro te cree­rás un tipo duro? ¿A ti no te gus­ta mi pre­si­den­te Bush?”, todas cosas para pro­vo­car­me. Enton­ces me dice que me va a man­dar para el “hue­co” y que cuan­do sal­ga de allí, “te voy a man­dar para una uni­dad don­de está el cubano más malo que hayas cono­ci­do, a ver como te las arre­glas con él”. Efec­ti­va­men­te me man­dó al “hue­co” una sema­na, con dos more­nos afro­ame­ri­ca­nos, con los que final­men­te ter­mi­na­mos de ami­gos, y me indi­ca­ron cómo eran las reglas allí, lo que en el argot era “correr la pri­sión”, sus códi­gos, sus peli­gros. O cuan­do veas una mesa vacía en el come­dor, debes saber que no te pue­des sen­tar, por­que son de las mafias, mexi­ca­na, ita­lia­na u otras.

Al final de esa sema­na, me sacan y me man­dan a la “pobla­ción”, don­de esta­ban los otros pre­sos, y yo ya iba pen­san­do que me iba a fajar con ese famo­so cubano. Lle­go a la uni­dad, con dos bul­ti­cos en la mano y ape­nas entro veo al cubano, un tipo alto, fla­co y con una gua­pe­ría de esas que tú sabes. A su lado, dos espe­cies de guar­da­es­pal­das. Ape­nas yo entro, me ve, y me lla­ma a los gri­tos. Yo me dije, aquí se arma, tiro los bul­tos y voy para don­de él esta­ba sen­ta­do, dis­pues­to a lo que fue­ra. Enton­ces él me pre­gun­ta: “chi­co, ¿tú eres uno de los cin­co esos, que son espías de Cas­tro?. Y yo en el mis­mo tono, le res­pon­do en el mis­mo tono: “Sí chi­co, soy uno de esos, cuál es el pro­ble­ma?”. Enton­ces, él pega un brin­co y gri­ta: “mi her­mano, ven­ga acá –y me abraza‑, uste­des sí que son gua­pos de ver­dad”. Él se con­vir­tió en mi her­mano, se lla­ma Ale­jan­dro, al tiem­po salió des­pués de cum­plir 20 años, y me siguió escri­bien­do des­de afue­ra.

-Cuén­te­nos el últi­mo día, el de la libe­ra­ción de uste­des tres.

-Fue el más her­mo­so de mi vida. No pude dor­mir. Fue­ron 16 años espe­ran­do ese momen­to, pero al final, cuan­do el ins­tan­te lle­ga, no estás pre­pa­ra­do, por como te embar­ga la emo­ción. Enton­ces, me dio por hacer ejer­ci­cios, y decir­me que era la últi­ma vez que vería esa pri­sión.

Todo comen­zó, cuan­do a Gerar­do lo tras­la­da­ron alre­de­dor del 9 de diciem­bre, a Oklaho­ma, y eso ya nos dio una pau­ta de que algo impor­tan­te esta­ba pasan­do, pues­to que lo esta­ban acer­can­do a la cos­ta este. De todas mane­ras, no que­ría­mos ilu­sio­nar­nos dema­sia­do. Sin embar­go, el lunes 15, me ponen las cade­nas y me sacan direc­to para el aero­puer­to y de allí a Bow­ne, y oigo con­ver­sa­cio­nes entre los guar­dias que me indi­can que nos esta­ban reu­nien­do a los tres allí. Me alo­jan en una cel­da y me dicen que me que­de tran­qui­lo, y al otro día, me sacan las espo­sas y me lle­van al área de visi­tas, y cuan­do lle­go allí los veo a Anto­nio y a Gerar­do, y nos abra­za­mos con una ale­gría indes­crip­ti­ble, ya que hacía mucho que no nos veía­mos. El día 16 nos sien­tan en un salón y se hace una tele­con­fe­ren­cia con Cuba, don­de un com­pa­ñe­ro nos dice: “Ten­go el honor de decir­les que des­de maña­na uste­des serán hom­bres libres”. Ima­gí­nen­se nues­tra emo­ción.

El día 17 a las 3 de la maña­na, nos avi­san que ya regre­sá­ba­mos. Nos lle­van enca­de­na­dos de pies y manos, en una fur­go­ne­ta, nos suben en un avión, y sali­mos rum­bo a Bara­coa. Y otro deta­lle: las cade­nas recién nos la qui­ta­ron cuan­do el avión tocó tie­rra en Cuba, a pri­me­ra hora de la maña­na.

Nues­tra lle­ga­do fue secre­ta, así nos lo acla­ró el pre­si­den­te

Raúl, cuan­do lo vimos, ya que has­ta el medio­día no se podía decir nada, por­que en ese momen­to se iba a rea­li­zar una con­fe­ren­cia de pren­sa.

-¿Qué sin­tie­ron en ese encuen­tro con Raúl?

-Fue como ver­nos con un padre. Entre noso­tros no exis­ten jerar­quías, somos her­ma­nos. El tra­to fue como si nun­ca nos hubié­ra­mos ido de Cuba.

-Cuba está capa­ci­ta­da para enfren­tar el reto de esta nue­va tác­ti­ca de EEUU, que se deno­mi­na “fle­xi­bi­li­za­ción de las rela­cio­nes”?

-Segu­ro que sí, noso­tros esta­mos cum­plien­do con nues­tro socia­lis­mo, como par­te de nues­tras defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas de siem­pre. Este es un men­sa­je que debe­mos enviar a los com­pa­ñe­ros de toda la izquier­da inter­na­cio­nal. El otro día vi un perió­di­co de la izquier­da ale­ma­na, que decía: “Cuba, no con­fíes en Esta­dos Uni­dos”. Ese es un lema que nos vie­ne del Che Gue­va­ra. Noso­tros no con­fia­mos un tan­ti­to así, lo que pasa es que esta­mos vivien­do momen­tos his­tó­ri­cos en lo que hace a las trans­for­ma­cio­nes socia­les de nues­tro país, que tene­mos que hacer­los para nues­tra pro­pia sobre­vi­ven­cia. Pero que no que­pan dudas que tene­mos un pue­blo digno, que sabe defen­der su sobe­ra­nía, con­ta­mos con diri­gen­tes pre­pa­ra­dos para enfren­tar las adver­si­da­des. Vie­ne una pelea difí­cil. Van a tra­tar de sedu­cir­nos, de com­prar a nues­tros cua­dros, de indu­cir­nos a crear par­ti­dos, van a que­rer trans­for­mar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta. Tene­mos que lle­var nues­tra vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria al máxi­mo, ser tan celo­sos como nos ense­ño el Che. Sabe­mos que esta es una nue­va tác­ti­ca del impe­ria­lis­mo para usur­par nues­tra tie­rra.

Fer­nan­do Gon­zá­lez: Una eco­no­mía efi­cien­te y más socia­lis­mo

-Lo fun­da­men­tal para resis­tir son los prin­ci­pios, lo que uno lle­va en la san­gre. Este es un país que des­de sus ini­cios se for­mó en la lucha por la inde­pen­den­cia. Siem­pre enfren­ta­mos a pode­res tre­men­dos y así se fue for­jan­do la nacio­na­li­dad cuba­na. Uno lle­va todo eso por den­tro, es total­men­te emo­cio­nal. Yo tomé con­cien­cia que eso que me suce­día en la pri­sión no era per­so­nal con­tra mí, sino con­tra Cuba. Es que una agre­sión más que se suma a otras tan­tas que sufrió nues­tro pue­blo.

Yo me pro­pu­se en la pri­sión, des­pués de obser­var mi entorno, a usar el tiem­po en mi bene­fi­cio, para salir de allí esta­ble, con salud físi­ca. Si eso no ocu­rría, me hubie­ran gana­do la pelea.

Y en eso salí vic­to­rio­so, ya que no pudie­ron que­brar­me.

Tam­bién leí muchí­si­mo y eso me daba otro hán­di­cap nece­sa­rio en ese ámbi­to. Yo me decía todo el tiem­po que a pesar de pasar por la pri­sión no tenía que con­ver­tir­me en un pre­si­dia­rio.

-Tú estu­vis­te lar­go tiem­po con el pre­so polí­ti­co puer­to­rri­que­ño Oscar López Rive­ra.

-Fue un autén­ti­co pri­vi­le­gio. Con­vi­vi­mos cua­tro años con ese lucha­dor (que ya lle­va­ba 30 años encar­ce­la­do). Con él habla­mos de la resis­ten­cia bori­cua, de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria de su país y tam­bién la reali­dad de esa lucha en los EEUU, don­de él vivió y peleó.

Oscar es una per­so­na seria, muy for­ma­da, al que todos quie­ren y admi­ran, aún en ese entorno difí­cil en que nos movía­mos. Para mí fue fun­da­men­tal hablar con él, com­par­tir nues­tras expe­rien­cias, y sen­tir que él era un ejem­plo de resis­ten­cia, con carac­te­rís­ti­cas huma­nas increí­bles. Con él vol­ví a ejer­ci­tar­me como dibu­jan­te, me dio los pri­me­ros con­se­jos, me corre­gía en lo que hacía.

-Como ve a esta Cuba de hoy y el “acer­ca­mien­to” de EEUU?

-Empie­zo por lo últi­mo. Las inten­cio­nes de EEUU no son bue­nas, cuan­do uno lee las decla­ra­cio­nes de Oba­ma sobre la dura polí­ti­ca que nos han apli­ca­do duran­te estos 56 años, él mis­mo dice que “por bue­nas inten­cio­nes que haya­mos teni­do no ha dado resul­ta­do”, y enton­ces se deci­den a poner en mar­cha otra tác­ti­ca. Siguen pen­san­do en asfi­xiar­nos, y noso­tros esta­mos lis­tos a seguir enfren­tán­do­los. Obvia­men­te que desea­mos poder echar ade­lan­te, tener una vida más hol­ga­da. No se tra­ta de que sea la pana­cea ya, pero si logra­mos una rela­ción con EEUU de vecin­dad res­pe­tuo­sa mucho mejor. Pero no nos olvi­da­mos que la inten­ción de ellos es arran­car­nos la cabe­za, con la son­ri­sa en el ros­tro, con la par­ti­ci­pa­ción en las Cum­bres o los coc­te­les en las emba­ja­das, pero no han cam­bia­do su inten­cio­na­li­dad. Sabe­mos que se abre un tiem­po de bata­lla ideo­ló­gi­ca y la vamos a dar. El blo­que está ahí, into­ca­ble, y hay que seguir luchan­do para que lo qui­ten.

Tam­bién va a con­ti­nuar la sub­ver­sión con­tra Cuba, que nadie pien­se lo con­tra­rio.

-Los cam­bios en Cuba apun­tan a res­tau­rar el capi­ta­lis­mo?

-Soy cons­cien­te que hay cri­te­rios de cier­ta izquier­da que temen eso. El otro día Abel Prie­to decía una cosa bien cier­ta: Marx nun­ca dijo que las gaso­li­ne­ras tie­nen que ser pro­pie­dad esta­tal, como el res­to de los medios de pro­duc­ción, los que deci­den de quien es real­men­te el poder. Noso­tros esta­mos inmer­sos en un pro­ce­so para hacer esta eco­no­mía más efi­cien­te, para que la socie­dad dis­pon­ga de más recur­sos, para luchar por un socia­lis­mo sos­te­ni­ble, pero que no que­pan dudas, que para más socia­lis­mo. Por supues­to que esto tie­ne sus peli­gros. Siem­pre que intro­du­ces las leyes del mer­ca­do, pue­de crear­se una men­ta­li­dad que no es afín al socia­lis­mo. Pero aquí esta­mos en pie para dar la bata­lla. La pla­ni­fi­ca­ción va ser la herra­mien­ta fun­da­men­tal, cla­ro que usa­re­mos el mer­ca­do en la medi­da que haga fal­ta para esti­mu­lar la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de un pro­duc­to.

Aquí, por otra par­te, no se va a per­mi­tir la con­cen­tra­ción de la rique­za, pero sí hay una diver­si­dad mayor en lo que hace a la eco­no­mía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *