Pode­mos se suma a la cam­pa­ña de aco­so y derri­bo con­tra Venezuela

Lamen­ta­ble­men­te las pala­bras de Tania Gon­zá­lez en rue­da de pren­sa afir­man­do que no le gus­ta­ba la deten­ción de Anto­nio Ledez­ma, alcal­de Metro­po­li­tano de Cara­cas, pues­to en pri­sión bajo acu­sa­cio­nes de ser par­tí­ci­pe de un inten­to de gol­pe de esta­do con­tra el legí­ti­mo y demo­crá­ti­co gobierno de Vene­zue­la, no eran una opi­nión personal.

El Sec­te­ra­rio Gene­ral de PODEMOS, Pablo Igle­sias, en una entre­vis­ta en el tele­dia­rio de la noche de Tele­cin­co, ha sido toda­vía más duro al res­pec­to: “Seré muy cla­ro en esto, no me gus­ta que se deten­ga un alcal­de. Otra cosa será si lue­go se demues­tra que ha come­ti­do algún deli­to. Pero no me gus­ta que se deten­ga así a un alcalde”.

PODEMOS se suma así a la cam­pa­ña inter­na­cio­nal de con­de­na a la deten­ción del alcal­de gol­pis­ta Vene­zo­lano, per­so­na­je sinies­tro que car­ga a sus espal­das con un his­to­rial repre­si­vo y gol­pis­ta des­de los años 80 pro­pio de lo más sucio de la extre­ma dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na, fir­man­te aho­ra de un docu­men­to para tra­zar un plan de “tran­si­ción” en Vene­zue­la que debía ser apli­ca­do des­pués de que se eje­cu­ta­ran una serie de manio­bras mili­ta­res con­tra el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y diver­sas ins­ti­tu­cio­nes del esta­do bolivariano.

Ade­más, el líder de PODEMOS se ha mos­tra­do favo­ra­ble a la pre­sen­cia de las empre­sas mul­ti­na­cio­nes espa­ño­las en Vene­zue­la y ha pedi­do tan­to al gobierno vene­zo­lano como al gobierno espa­ñol que “reba­jen la ten­sión”, equi­pa­ran­do así la actua­ción de inje­ren­cia del gobierno espa­ñol sobre la polí­ti­ca inter­na de Vene­zue­la (que lle­gó a apo­yar un inten­to de gol­pe de esta­do en 2002 y ha esta­do sis­te­má­ti­ca­men­te al lado de los pla­nes gol­pis­tas de la opo­si­ción), con la res­pues­ta del gobierno de Vene­zue­la en res­pues­ta a tales inje­ren­cias, así como a la cam­pa­ña mediá­ti­ca de apo­yo al gol­pis­mo y cri­mi­na­li­za­ción del gobierno legí­ti­mo vene­zo­lano. Una acti­tud impro­pia de alguien que se con­si­de­re a sí mis­mo como demo­cra­ta y defen­sor de la democracia.

Pablos Igle­sias arras­tra de esta mane­ra a PODEMOS hacia el camino de la inde­cen­cia polí­ti­ca. Han deci­do cam­biar la decen­cia por los votos, en bus­ca, segu­ra­men­te, del voto “cen­tris­ta”, pero con ello han trai­cio­na­do todo lo que has­ta aho­ra había sido san­to y seña de la for­ma­ción: la defen­sa de una demo­cra­cia real y de los intere­ses de los de “aba­jo”. Terri­ble decep­ción para muchos que has­ta aho­ra habían creí­do en la dig­ni­dad polí­ti­ca de este par­ti­do y sus dirigentes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *