Etxe­rat lle­va­rá al Par­la­men­to Euro­peo la situa­ción de pre­sos y familiares

cASA DE LA pAZ
Del 2 al 5 de mar­zo Etxe­rat via­ja­rá a Bru­se­las. Vamos a Euro­pa a denun­ciar la sis­te­má­ti­ca vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos que sufri­mos; a dar cuen­ta de nues­tra situa­ción, de pri­me­ra mano, para que cam­bie; de una vez y para siem­pre. Vamos a con­tar cómo tris­te­men­te, en esta Euro­pa tan avan­za­da y tan civi­li­za­da, toda­vía se vul­ne­ran sis­te­má­ti­ca y pla­ni­fi­ca­da­men­te los dere­chos huma­nos; y vamos a expli­car que esas vul­ne­ra­cio­nes están dise­ña­das para alcan­zar fines polí­ti­cos. Vamos, en defi­ni­ti­va, a recla­mar, defen­der y sumar nue­vos apo­yos a favor del res­pe­to de los dere­chos huma­nos. En Eus­kal Herria lle­va­mos muchos, muchí­si­mos, dema­sia­dos años bajo leyes de excep­ción; bajo una lega­li­dad empe­ña­da en vul­ne­rar dere­chos para la con­se­cu­ción de fines polí­ti­cos. Por ello, pon­dre­mos enci­ma de la mesa, que la Car­ta de los Dere­chos Huma­nos está aquí más vigen­te que nun­ca por­que los esta­dos siguen vul­ne­ran­do nues­tros dere­chos más ele­men­ta­les; y la car­ta fue crea­da pre­ci­sa­men­te para eso; para defen­der al indi­vi­duo de los abu­sos de los estados.
En Bru­se­las, el 3 y el 4 de mar­zo, nos reu­ni­re­mos con dife­ren­tes par­ti­dos y agen­tes socia­les. Allí vamos a dar cuen­ta de nues­tra reali­dad, para unir volun­ta­des en con­tra de estas vul­ne­ra­cio­nes, de la excep­cio­na­li­dad con­ver­ti­da en ley. Así man­ten­dre­mos reunio­nes ofi­cia­les con dipu­tados del Par­la­men­to Euro­peo y del Par­la­men­to Fla­men­co. Ade­más del calen­da­rio ofi­cial, la dele­ga­ción tam­bién par­ti­ci­pa­rá en una char­la jun­to con una repre­sa­lia­da colom­bia­na en la Casa de las Amé­ri­cas de Bruselas.
El anua­rio pre­sen­ta­do aquí en diciem­bre, en la Casa de la Paz de Aie­te será nues­tro ins­tru­men­to de tra­ba­jo en todas estas reunio­nes. Como anun­cia­mos enton­ces, el anua­rio reco­ge todas las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos regis­tra­das por la aso­cia­ción en las cár­ce­les y fue­ra de ellas; es decir, las que refie­ren tan­to a pre­sos como a fami­lia­res. El anua­rio, con­ce­bi­do para la inter­pe­la­ción ha sido ya uti­li­za­do, des­de su pre­sen­ta­ción, en dife­ren­tes reunio­nes y eso es pre­ci­sa­men­te lo que vamos a seguir hacien­do: pre­sen­tar­lo. En Eus­kal Herria, en los esta­dos y en Euro­pa. Uti­li­zar­lo para dar cuen­ta de nues­tra cru­da reali­dad; hablar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, con datos y por­cen­ta­jes, sobre la vio­len­cia del esta­do con­tra noso­tros y nues­tros familiares.
Cuan­do pre­sen­ta­mos el repor­ta­je en diciem­bre, nues­tra situa­ción era mala pero, des­de enton­ces, la situa­ción sólo se ha agra­va­do. Obser­vá­ba­mos cómo pre­pa­ra­ban tram­pas lega­les pero, enton­ces, no podía­mos siquie­ra ima­gi­nar que esas tram­pas fue­ran esta vez, no sólo con­tra la pro­pia ley espa­ño­la –que se han sal­ta­do siem­pre han que­ri­do- sino que esta vez, está­ba­mos asis­tien­do, a un sal­to cua­li­ta­ti­vo; a un afán por bur­lar la lega­li­dad dic­ta­da por Euro­pa; a otro escán­da­lo jurí­di­co para vol­ver a vul­ne­rar los dere­chos huma­nos sólo por­que lo que dic­ta la ley dis­gus­ta al esta­do espa­ñol. Y como no les gus­ta, la tram­pean. A pesar de que saben que es ile­gal, a pesar de que saben que Euro­pa les va a vol­ver a con­de­nar; tram­pean la ley para cau­sar un daño sin repa­ro posi­ble. Un daño sin reme­dio por­que estos años son años roba­dos a las per­so­nas que están cum­plien­do una con­de­na que ya tie­nen cum­pli­da. Pero el escán­da­lo no que­da ahí; el esta­do, obce­ca­do en lle­var la polí­ti­ca de ven­gan­za has­ta las últi­mas no ha duda­do en inven­tar supues­to tes­ti­gos pro­te­gi­dos que nun­ca habían apa­re­ci­do has­ta aho­ra, uti­li­zar la inge­nie­ría jurí­di­ca para ela­bo­rar nue­vas acu­sa­cio­nes o incre­men­tar la pri­sión con­tra los hui­dos. La his­to­ria se repi­te. Y como ya ocu­rrie­ra con la famo­sa doc­tri­na, saben per­fec­ta­men­te que Euro­pa con­de­na­rá a Espa­ña. Pero mien­tras, pre­fie­ren sem­brar dolor y vivir en la excep­cio­na­li­dad en lugar de apos­tar por el res­pe­to a los dere­chos humanos.
Y en ese camino, ¿qué tram­pa pue­de ser mayor que la de inten­tar dejar a los pre­sos sin una defen­sa jurí­di­ca de garan­tías? Así, El Rei­no de Espa­ña ha que­ri­do neu­tra­li­zar a los abo­ga­dos que neu­tra­li­za­ron la Parot en Euro­pa. Los ha secues­tra­do para evi­tar nue­vas con­de­nas por vul­ne­rar dere­chos huma­nos; se los ha lle­va­do para com­pli­car la vía legal empren­di­da por nues­tros fami­lia­res pre­sos; los ha dete­ni­do por­que le resul­ta más fácil encar­ce­lar­los que seguir tram­pean­do las leyes y el dere­cho. Pero jun­to con la defen­sa jurí­di­ca tam­bién han que­ri­do cri­mi­na­li­zar la soli­da­ri­dad y el apo­yo eco­nó­mi­co. Se han lle­va­do el dine­ro y han que­ri­do, ade­más, exten­der el miedo.
Mien­tras tan­to, siguen apli­can­do la dis­per­sión. Cas­ti­gan­do a los fami­lia­res sólo por ser fami­lia­res. Obli­gan­do a los ami­gos, a las fami­lias ya sus hijos a rea­li­zar miles de kiló­me­tros fin de sema­na tras fin de sema­na. Com­pli­can­do, todo lo que pue­den, la vida a las pre­sas, lle­ván­do­los todo lo lejos que pue­den. Lo mis­mo con los pre­sos gra­ve­men­te enfer­mos; ni el más míni­mo movi­mien­to, ges­to huma­ni­ta­rio; dejan­do que su situa­ción empeo­re todo lo posi­ble, en pri­sión. En este aspec­to será impor­tan­te, para vol­ver a medir el res­pe­to a los dere­chos huma­nos del esta­do fran­cés la deci­sión que adop­te el pró­xi­mo 28 de mar­zo en el caso del pre­so gra­ve­men­te enfer­mo de escle­ro­sis múl­ti­ple Ibon Fer­nán­dez Iradi.
Por todo ello, Etxe­rat va has­ta Bru­se­las. A inter­pe­lar. Al Par­la­men­to Euro­peo, al Par­la­men­to de Flan­des o a don­de haga fal­ta para denun­ciar la vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos sis­te­má­ti­ca, bru­tal. Los 11 ami­gos y fami­lia­res que for­ma­mos la delegación‑y todos los que hoy domin­go aca­ban de regre­sar de la visi­ta- esta­mos har­tos de jugar­nos la vida en la carre­te­ra. Har­tos de via­jar has­ta Puer­to de San­ta Maria, Clair­vaux, Lian­court, Bada­joz o Cas­te­lló. Har­tos de que toda­vía haya par­ti­dos que se vana­glo­rien de la dis­per­sión que hase­ga­do la vida a 16 fami­lia­res. Como dato pode­mos apor­tar que todos los que vamos has­ta Bru­se­las habla­mos en eus­ka­ra, cas­te­llano, fran­cés o inglés.
La situa­ción es gra­ve y es nece­sa­rio arti­cu­lar un míni­mo común deno­mi­na­dor para ter­mi­nar, de una vez por todas con la vul­ne­ra­ción sis­te­má­ti­ca y pla­ni­fi­ca­da de dere­chos huma­nos. El momen­to de pasar de las pala­bras a los hechos.
Es momen­to de solu­cio­nes. De sumar volun­ta­des. En Eus­kal Herria, en los esta­dos, en Euro­pa, en el mun­do y don­de haga fal­ta. Por ello, ape­la­mos a las ins­ti­tu­cio­nes y a los par­ti­dos a que comien­cen a hacer algo para dar fin a estas situa­cio­nes. Los dere­chos huma­nos de miles de vas­cos son piso­tea­dos cada fin de sema­na, cada día. Vamos a afron­tar el pro­ble­ma y dejar de cerrar los ojos. Es urgen­te. Es bási­co. Sin con­di­cio­nes. Res­pe­to a los dere­chos huma­nos. Fin de las vulneraciones. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *