Bra­sil: Izquier­da, éti­ca y racis­mo- Raúl Zibechi

“La poli­cía tie­ne que deci­dir en cada momen­to (…) tener la frial­dad y la cal­ma nece­sa­rias para tomar la deci­sión acer­ta­da. Es como el arti­lle­ro fren­te al gol que inten­ta deci­dir, en segun­dos, cómo va a dis­pa­rar fren­te a la por­te­ría. Des­pués que la juga­da ter­mi­na, si fue un gola­zo, todos los hin­chas lo van a aplau­dir” (Car­ta Capi­tal, 9/​2/​15). Esas fue­ron las decla­ra­cio­nes públi­cas del gober­na­dor del esta­do de Bahía, Rui Cos­ta, ante el ase­si­na­to de 15 jóve­nes negros en Sal­va­dor, capi­tal del estado.
El 6 de febre­ro las Ron­das Espe­cia­les (Ron­desp), cuer­po de la Poli­cía Mili­tar, mata­ron a 12 jóve­nes en el barrio de Cabu­la. Adu­je­ron que se tra­tó de un inter­cam­bio de dis­pa­ros con delin­cuen­tes, pero los tes­ti­gos afir­man que fue­ron eje­cu­ta­dos, y videos que cir­cu­lan en Inter­net refuer­zan esa ver­sión. El sába­do 7, otros dos jóve­nes fue­ron muer­tos por las Ron­das y en la madru­ga­da del domin­go 8 un inter­cam­bio de dis­pa­ros en el barrio de Sus­sua­ra­na pro­du­jo otra muerte.
Amnis­tía Inter­na­cio­nal vie­ne reci­bien­do denun­cias sobre actua­cio­nes abu­si­vas de las Ron­das, con uso exce­si­vo de la fuer­za, con des­apa­ri­cio­nes for­za­das y eje­cu­cio­nes suma­rias. La ver­sión ofi­cial de la Secre­ta­ría de Segu­ri­dad Públi­ca del esta­do de Bahía es siem­pre la mis­ma: los jóve­nes esta­ban invo­lu­cra­dos con dro­gas u otros deli­tos, dis­pa­ra­ron a los poli­cías, que reac­cio­na­ron en legí­ti­ma defen­sa. La figu­ra de “resis­ten­cia segui­da de muer­te” es la jus­ti­fi­ca­ción legal para las eje­cu­cio­nes suma­rias en las fave­las y en cual­quier lugar don­de la poli­cía ata­ca a jóve­nes negros.
Según la Pas­to­ral de la Juven­tud de Sal­va­dor, que inte­gra la Cam­pa­ña Nacio­nal Con­tra la Vio­len­cia y Exter­mi­nio de Jóve­nes, los muer­tos por los escua­dro­nes espe­cia­les de la Poli­cía Mili­tar son en su enor­me mayo­ría jóve­nes negros, pobres y habi­tan­tes de la peri­fe­ria. La pas­to­ral pudo veri­fi­car que de 13 muer­tos 10 no tenían ante­ce­den­tes y uno había par­ti­ci­pa­do en una pelea de Car­na­val. “Éste fue el mayor caso, pero en varios otros barrios hubo per­se­cu­cio­nes y eje­cu­cio­nes de supues­tos tra­fi­can­tes”, ase­gu­ra una inte­gran­te de la pas­to­ral ( Adi­tal, 11/​2/​15).
El Mapa de la vio­len­cia 2014, ela­bo­ra­do por el esta­do, esta­ble­ce que en 2012 fue­ron ase­si­na­das más de 56 mil per­so­nas, y que la mayo­ría de las víc­ti­mas son hom­bres jóve­nes negros de entre 15 y 29 años. Los crí­me­nes vio­len­tos cre­cie­ron 7 por cien­to entre 2011 y 2012 y 13 por cien­to des­de que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res asu­mió el gobierno en 2003. En una déca­da fue­ron ase­si­na­das medio millón de per­so­nas. El infor­me reve­la que el núme­ro de blan­cos ase­si­na­dos dis­mi­nu­yó 25 por cien­to entre 2002 y 2012, pero las víc­ti­mas negras aumen­ta­ron 37 por cien­to en el mis­mo periodo.
Hamil­ton Bor­ges, uno de los arti­cu­la­do­res de la cam­pa­ña Reac­cio­na o serás muer­to, reac­cio­na o serás muer­ta, y mili­tan­te del Qui­lom­bo Xis-Acción Cul­tu­ral Comu­ni­ta­ria, sos­tie­ne que el nores­te “vive un dra­ma de geno­ci­dio negro sin pre­ce­den­tes” (Jus­ti­cia Glo­bal, 5/​2/​15). La cam­pa­ña fun­cio­na des­de hace 10 años en Bahía, con­si­de­ra­do el segun­do esta­do de Bra­sil en con­cen­tra­ción de ase­si­na­tos de jóve­nes en la fran­ja de 12 a 18 años.
Bor­ges ha sido hos­ti­ga­do y per­se­gui­do en varias oca­sio­nes por la Poli­cía Mili­tar, que lle­gó a entrar por la fuer­za en su vivien­da, por la noche, sin orden judi­cial y sin nin­gu­na acu­sa­ción con­cre­ta, sólo para inti­mi­dar. Este enor­me mili­tan­te de la cau­sa negra arti­cu­la por fue­ra de los par­ti­dos y las ins­ti­tu­cio­nes. “No nego­cia­mos nues­tras vidas por car­gos públi­cos, no somos livia­nos por­que sabe­mos que no pode­mos sen­tir­nos en lucha si cola­bo­ra­mos con el enemi­go como muchos hacen”, escri­bió poco antes de los últi­mos crímenes.
Con la mis­ma ener­gía que denun­cia a la poli­cía, enfren­ta a los que deno­mi­na “negros ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos”, aque­llos que usan la cau­sa para con­se­guir car­gos y bene­fi­cios personales.
Algo simi­lar suce­de en el esta­do de Maranhao, don­de la orga­ni­za­ción de dere­chos huma­nos Jus­ti­cia Glo­bal denun­cia que el nue­vo gober­na­dor, Fla­vio Dino, fir­mó una reso­lu­ción que en los hechos es una “licen­cia para matar” para los inte­gran­tes de los cuer­pos repre­si­vos, ya que garan­ti­za la defen­sa esta­tal de los agen­tes invo­lu­cra­dos en casos de eje­cu­cio­nes sumarias.
Pue­de decir­se, no sin razón, que bue­na par­te de las denun­cias y suce­sos men­cio­na­dos no son nue­vos en Bra­sil. Hay, empe­ro, una dife­ren­cia. El gober­na­dor Cos­ta, que com­pa­ra los ase­si­na­tos de jóve­nes negros con los goles en el fut­bol, es un mili­tan­te del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. El gober­na­dor Dino, que aus­pi­cia y encu­bre el geno­ci­dio de negros, per­te­ne­ce al Par­ti­do Comu­nis­ta de Brasil.
Aquí no sólo hay algo nue­vo, sino un ver­da­de­ro sal­to en cali­dad. No es que el gober­na­dor petis­ta y el comu­nis­ta miren para otro lado mien­tras la poli­cía bajo sus órde­nes ase­si­na. Son ellos los que empu­ñan las armas, los que pro­te­gen a los ase­si­nos y, como el gober­na­dor de Bahía, se bur­lan de las víc­ti­mas. Nin­guno ha sido amo­nes­ta­do por sus par­ti­dos, ni por los afi­lia­dos ni por los diri­gen­tes. ¿Cómo enten­der y cómo nom­brar lo que está sucediendo?
Es evi­den­te que esta­mos ante una ban­ca­rro­ta éti­ca de las izquier­das elec­to­ra­les. Pero nadie lle­ga a per­der el nor­te éti­co repen­ti­na­men­te. Es un lar­go pro­ce­so de dete­rio­ro, de con­ce­sio­nes; peque­ñas las pri­me­ras, enor­mes al final del camino. En lo más pro­fun­do, si des­ha­ce­mos “los cai­re­les de la rima, el metro, la caden­cia y has­ta la idea mis­ma”, como escri­bía León Feli­pe; o sea, si aven­ta­mos pala­bras y pro­gra­mas, dis­cur­sos y ges­tos para las mul­ti­tu­des, la úni­ca dife­ren­cia entre izquier­da y dere­cha es, debe­ría ser, la ética.
Cuan­do Hamil­ton Bor­ges dice “no somos livia­nos, no nego­cia­mos car­gos por vidas”, está apun­tan­do hacia la recu­pe­ra­ción de la éti­ca del com­pro­mi­so con los de más aba­jo, en este caso negros pobres fave­la­dos. Es el úni­co camino que cono­ce­mos para supe­rar la cri­sis de las izquier­das: dejar los car­gos y los bene­fi­cios, los gran­des y los peque­ños, para acom­pa­ñar, como uno más, las luchas de los pueblos.

favela-brasil--644x362

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *