Míni­mos y máxi­mos- Borro­ka Garaia

La estra­te­gia polí­ti­ca es un con­jun­to de tác­ti­cas pla­ni­fi­ca­das regi­das por unos prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos de cara a con­se­guir unas metas. Estas metas u obje­ti­vos son lla­ma­dos obje­ti­vos estra­té­gi­cos cuan­do res­pon­den a la fina­li­dad de un pro­yec­to polí­ti­co deter­mi­na­do. En nues­tro caso, por ejem­plo, la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo serían obje­ti­vos estra­té­gi­cos his­tó­ri­cos que se enun­cia­rían en el Esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te como for­ma de supera­ción de la opre­sión nacio­nal y social.

¿Qué son los míni­mos y qué son los máxi­mos?. Cuan­do se habla de ellos en tér­mi­nos polí­ti­cos nos esta­mos refi­rien­do a dos con­cep­tos dife­ren­tes pero rela­cio­na­dos. Los máxi­mos gene­ral­men­te son enten­di­dos como obje­ti­vos estra­té­gi­cos y los míni­mos como obje­ti­vos tác­ti­cos o las bases don­de a tra­vés de pun­tos de infle­xión se pue­den ir ponien­do al alcan­ce los obje­ti­vos estratégicos.

Por ejem­plo la Alter­na­ti­va KAS y sus remo­de­la­cio­nes eran obje­ti­vos tác­ti­cos. Un pro­gra­ma de míni­mos. La Alter­na­ti­va KAS no supo­nía la inde­pen­den­cia ni el socia­lis­mo pero ponía las bases demo­crá­ti­cas míni­mas para avan­zar hacia ello sin el las­tre de la impo­si­ción del impe­ria­lis­mo espa­ñol y por tan­to era un pro­gra­ma que daba solu­ción al con­flic­to polí­ti­co de sobe­ra­nía que enfren­ta a los esta­dos con Eus­kal Herria.

La lucha sin­di­cal por ejem­plo está en su mayor par­te ple­na­men­te basa­da en lo tác­ti­co. Es decir, en mejo­ras para la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Con inclu­so un obje­ti­vo tác­ti­co deta­lla­do como el mar­co vas­co de rela­cio­nes laborales.

Se podrían poner muchos más ejem­plos, pero en todos los casos se podría ver que la estra­te­gia y la tác­ti­ca, debe ser ple­na­men­te depen­dien­te de los máxi­mos, de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos, que deben estar per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos y per­se­gui­dos. De lo con­tra­rio, estra­te­gia y tác­ti­ca no ten­drían sen­ti­do ni hori­zon­te pro­du­cién­do­se un cor­te entre medios y fines. Hacien­do que lo tác­ti­co se con­vier­ta en estratégico.

Cuan­do lo tác­ti­co se con­vier­te en estra­té­gi­co sig­ni­fi­ca que los obje­ti­vos estra­té­gi­cos se han tras­to­ca­do, un pro­ce­so que pue­de inclu­so pasar inad­ver­ti­do por un tiem­po pero que tar­de o tem­prano sale a relu­cir por la acu­mu­la­ción exce­si­va de incohe­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes con inmen­sa difi­cul­tad para reco­no­cer­las e impo­si­bi­li­dad de supe­rar­las o ges­tio­nar­las. Esto es debi­do a que en un mis­mo espa­cio-tiem­po den­tro de un movi­mien­to polí­ti­co o en la inter­re­la­ción con sus alian­zas o posi­bles alian­zas se super­po­nen obje­ti­vos estra­té­gi­cos dife­ren­tes. No es lo mis­mo estra­te­gia y tác­ti­ca, por diver­si­fi­ca­das o dife­ren­tes que sean de cara a un esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te que estra­te­gia y tác­ti­ca por diver­si­fi­ca­da o dife­ren­te que sea de cara a una demo­cra­cia for­mal en la UE pese a que en diver­sos tra­mos o fases pue­da haber simi­li­tu­des. Tar­de o tem­prano explo­ta la contradicción.

Esta con­tra­dic­ción no se pue­de ges­tio­nar ya que solo tie­ne dos resul­ta­dos posi­bles. Supe­di­ta­ción a intere­ses aje­nos de cla­se que a su vez blo­quean los obje­ti­vos estra­té­gi­cos o supe­di­ta­ción a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que abre espa­cio y camino hacia los obje­ti­vos his­tó­ri­cos estra­té­gi­cos ponién­do­se tras de sí a fran­jas socia­les dife­ren­tes. Y no al revés.

La hege­mo­nía bur­gue­sa man­tie­ne uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se bur­gue­sa es la hege­mó­ni­ca, domi­na y diri­ge, mien­tras con su acción man­tie­ne uni­do lo hete­ro­géno sin que las con­tra­dic­cio­nes se radi­ca­li­zen y esta­llen. Para lograr la hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra un paso impres­cin­di­ble por tan­to es radi­ca­li­zar esas con­tra­dic­cio­nes y que esta­llen des­de todos los pun­tos de vis­ta; polí­ti­co, cul­tu­ral, moral… Ese es el sig­ni­fi­ca­do pro­fun­do de la hege­mo­nía grams­cia­na. Man­te­ner uni­do a un blo­que social que no es homo­gé­neo y cuen­ta con con­tra­dic­cio­nes de cla­se, pero la cla­se tra­ba­ja­do­ra es la hegemónica.

Esa hege­mo­nía de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no se pue­de levan­tar sin hacer una aná­li­sis minu­cio­so de la com­po­si­ción de cla­ses y sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas. Tam­po­co se pue­de levan­tar par­tien­do de bases mate­ria­les que no exis­ten. Por ejem­plo el aná­li­sis sobre el PNV sería para­dig­má­ti­co en todo esto. Tan­to el aná­li­sis que recha­za de lleno al PNV por su supues­to nacio­na­lis­mo vas­co bur­gués como el que inten­ta la alian­za nacio­nal depen­dien­te con ese par­ti­do par­ten de una fala­cia. La exis­ten­cia de un nacio­na­lis­mo vas­co bur­gués en el PNV, el cual no exis­te, ya que todos los pri­vi­le­gios de la buro­cra­cia jel­tza­le van uni­dos al pro­yec­to capi­ta­lis­ta espa­ñol impi­dién­do­le desa­rro­llar cual­quier tipo de estra­te­gia o tác­ti­ca que ver­da­de­ra­men­te tome como obje­ti­vo estra­té­gi­co el esta­do inde­pen­dien­te vas­co. No exis­te bene­fi­cio nacio­nal vas­co para la bur­gue­sía por­que el entra­ma­do que dis­po­ne bene­fi­cios en Eus­kal Herria está liga­do al capi­ta­lis­mo espa­ñol y a su mar­co. Es por ello que es el mis­mo PNV el que se auto-exclu­ye de un nacio­na­lis­mo bur­gués e inclu­so de un pro­yec­to nacio­nal vas­co debi­do a que sus intere­ses están sal­va­guar­da­dos por el sis­te­ma espa­ñol. De esta mane­ra no extra­ña que la his­to­ria del PNV sea tam­bién la his­to­ria de su rup­tu­ra. Y que la mayo­ría de esas rup­tu­ras y dis­tan­cia­mien­tos en el fon­do han esta­do rela­cio­na­dos con las cla­ses popu­la­res. Cuan­to más avan­ce el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta más ero­sio­na­do esta­rá el PNV y ade­más son cons­cien­tes de ello.

Bási­ca­men­te el for­ta­le­ci­mien­to del pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta supo­ne ero­sión del PNV y des­ga­ja­mien­to de sec­to­res de cla­se tra­ba­ja­do­ra de su entorno (un pro­ce­so his­tó­ri­co que está en mar­cha hace tiem­po pero que se pue­de ace­le­rar), la toma de con­cien­cia nacio­nal vas­ca, ero­sión y des­ga­ja­mien­to del entorno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ha gira­do alre­de­dor del espa­ño­lis­mo con­tra­di­cien­do a su inte­rés de cla­se (algo que solo se pue­de hacer con lucha de cla­ses y no solo con txis­tu) , y que la izquier­da aber­tza­le sepa inter­pre­tar esto, no des­de el par­ti­dis­mo ni el mero ins­ti­tu­cio­na­lis­mo, no con­fun­da hege­mo­nía de cla­se con hege­mo­nía ciu­da­da­na, per­fi­le la apues­ta estra­té­gi­ca espe­cial­men­te la socia­lis­ta y no se pier­da en el camino.

En resu­mi­das cuen­tas, míni­mos y máxi­mos cla­ros y tra­ba­ja­dos por igual, sien­do la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca diri­gen­te y sus sec­to­res más cas­ti­ga­dos prin­ci­pio y final.

Por aho­ra esta­mos bajo míni­mos, bajo tac­ti­cis­mo y bajo un prag­ma­tis­mo para­li­za­dor mien­tras el mun­do corre por delan­te y con nece­si­dad de fuer­tes y valien­tes sacu­di­das del con­tex­to polí­ti­co que ven­drán de la acción direc­ta, el poder popu­lar, de la rotu­ra de los esque­mas nor­ma­li­za­do­res, de unas ins­ti­tu­cio­nes que desins­ti­tu­yan y entre­guen el poder y la pas­ta al que le corres­pon­de. En defi­ni­ti­va, de peque­ñas y gran­des rebe­lio­nes que abran ya mis­mo lo nuevo.

grafica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *