Euro­pa, patio tra­se­ro de Esta­dos Uni­dos- Juan­lu Gon­zá­lez

De nue­vo Ucra­nia en el foco de aten­ción de la actua­li­dad inter­na­cio­nal. Mer­kel y Hollan­de están en Mos­cú tra­tan­do de pac­tar con Putin una sali­da dig­na a una gue­rra civil —que van per­dien­do— y que aso­la el país des­de el gol­pe de esta­do eje­cu­ta­do en Mai­dán por gru­pos vio­len­tos fuer­te­men­te arma­dos de filia­ción neo­na­zi. Aun­que la pro­pa­gan­da mediá­ti­ca occi­den­tal haya cons­trui­do un dis­cur­so de con­su­mo públi­co fan­tás­ti­co pla­ga­do, como sue­le ser habi­tual, de refe­ren­cias a la demo­cra­cia y a la liber­tad, no se pue­den escon­der los ver­da­de­ros intere­ses que per­si­guen Esta­dos Uni­dos y sus vasa­llos con este gol­pe y la gue­rra sub­si­guien­te: la des­co­ne­xión eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de Rusia con Euro­pa y el cie­rre del cin­tu­rón mili­tar de la OTAN en torno al país.

Obvia­men­te la con­se­cu­ción de una pie­za geo­es­tra­té­gi­ca de la talla de Ucra­nia, requie­re de una lar­ga pla­ni­fi­ca­ción inte­gra­da, no es una sim­ple ocu­rren­cia de un gobierno al final del man­da­to de su pre­si­den­te. De hecho, una por­ta­voz del gobierno de Esta­dos Uni­dos reco­no­ció que lle­va­ba inver­ti­dos más de 5.000 millo­nes de dóla­res (muchos de ellos des­ti­na­dos a ONGs tapa­de­ra) en la con­quis­ta de Ucra­nia duran­te los últi­mos dece­nios. Las pala­bras fue­ron pro­nun­cia­das por la secre­ta­ria de Esta­do de EEUU para temas de Euro­pa y Eura­sia, Vic­to­ria Nuland a la CNN, el dato es incon­tes­ta­ble.

El sopor­te, lla­mé­mos­le ideo­ló­gi­co o teó­ri­co de la ope­ra­ción fago­ci­ta­do de Ucra­nia lo tene­mos escri­to en bas­tan­tes docu­men­tos. El mis­mí­si­mo Hun­ting­ton se esfor­za­ba en aquel denos­ta­do «Cho­que de Civi­li­za­cio­nes» por apar­tar a Rusia de la cul­tu­ra occi­den­tal, una autén­ti­ca bar­ba­ri­dad que va con­tra la his­to­ria de la músi­ca, la lite­ra­tu­ra o la His­to­ria con mayús­cu­las, por mucho que aho­ra inten­ten escon­der has­ta el papel de Rusia en la libe­ra­ción de Euro­pa y Ale­ma­nia del yugo nazi, como hemos vis­to días atrás. En un docu­men­to más ope­ra­ti­vo, redac­ta­do por la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en el año 2.000 lla­ma­do «Ten­den­cias Mun­dia­les 2015» pre­veía que para esa fecha Ucra­nia ya se habría vuel­to hacia el este defi­ni­ti­va­men­te. Tam­bién Brze­zins­ki, con­se­je­ro de Segu­ri­dad Nacio­nal del gobierno de Car­ter, opi­na­ba que Rusia debe­ría acep­tar el pro­ce­so de «domes­ti­ca­ción» que la OTAN y EEUU le esta­ba impo­nien­do a mar­chas for­za­das, don­de la inte­gra­ción de Ucra­nia en la OTAN era la pie­za fun­da­men­tal para des­vin­cu­lar a Rusia del vie­jo con­ti­nen­te. En ello están.

¿Cuál es el pro­ble­ma con Rusia? En tiem­pos de la gue­rra fría, la Unión Sovié­ti­ca encar­na­ba una alter­na­ti­va eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca al capi­ta­lis­mo de occi­den­te. Lograr el apo­yo de la URSS era la mane­ra, para mul­ti­tud de gru­pos revo­lu­cio­na­rios (aun­que no pro­fe­sa­ran el comu­nis­mo), de tra­tar de sacu­dir­se de la vora­ci­dad esta­dou­ni­den­se, que impo­nía tira­nías fas­cis­tas en medio mun­do para apro­piar­se de sus recur­sos natu­ra­les y geo­po­lí­ti­cos. En aquel tiem­po, la voca­ción sovié­ti­ca era ine­quí­vo­ca­men­te uni­ver­sal, no como en estos momen­tos con Rusia. Es cier­ta­men­te paten­te su impli­ca­ción en Siria y en Ucra­nia, entre otras cosas para defen­der dos de las esca­sas ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res que les res­tan de tiem­pos pasa­dos: la base de Tar­tús, en el oes­te de Siria y las de Cri­mea y Sebas­to­pol, bases de la flo­ta del Mar Negro. Sin embar­go, no exis­ten evi­den­cias de la imple­men­ta­ción de un plan para res­ca­tar el con­cep­to de una nue­va URSS o del impe­rio ruso, como macha­co­na­men­te repi­te la pren­sa en una estra­te­gia can­si­na y goeb­be­lia­na. Los movi­mien­tos de Rusia son téc­ni­ca­men­te defen­si­vos, de res­pues­ta al impa­ra­ble cer­co mili­tar occi­den­tal. Solo una gran dosis de into­xi­ca­ción de medios de des­in­for­ma­ción masi­va pue­de hacer que vea­mos lo con­tra­rio. Ahí están los mapas y un buen time­li­ne para demos­trar­lo.

El pro­ble­ma no es polí­ti­co ni eco­nó­mi­co, sino mili­tar. Rusia con­ser­va bue­na par­te del pode­río mili­tar de la Unión Sovié­ti­ca, sufi­cien­te para con­te­ner disua­so­ria­men­te a EEUU, que da sus últi­mos ester­to­res como poten­cia mun­dial eco­nó­mi­ca y comien­za a decaer en el plano mili­tar. El fla­man­te escu­do anti­mi­si­les grin­go es abso­lu­ta­men­te insu­fi­cien­te para con­tra­rres­tar las fuer­zas misi­lís­ti­cas de últi­ma gene­ra­ción rusas con las que está sien­do con­tra­rres­ta­do. Para EEUU es abso­lu­ta­men­te indis­pen­sa­ble anu­lar los arse­na­les rusos para poder seguir ejer­cien­do de poli­cía uni­ver­sal, una vez per­di­do el pul­so mili­tar ante Chi­na y el sur­gi­mien­to de blo­ques como el de los BRICS que ame­na­zan inclu­so las ins­ti­tu­cio­nes mone­ta­rias como el FMI y el Ban­co Mun­dial, con las que Washing­ton ha con­tro­la­do con puño de hie­rro la eco­no­mía inter­na­cio­nal.

Para­fra­sean­do a Anto­nio Sán­chez Perey­ra en «Geo­po­lí­ti­ca de la Expan­sión de la OTAN», «la OTAN es el dis­po­si­ti­vo median­te el cual Washing­ton pre­ten­de divi­dir y man­te­ner subor­di­na­da a Euro­pa, evi­tan­do a toda cos­ta su auto­no­mi­za­ción como poder mili­tar».

Mien­tras que los euro­peos no nos demos cuen­ta de ello, segui­re­mos sub­yu­ga­dos por los Esta­dos Uni­dos y sufrien­do la ines­ta­bi­li­dad de su Gran Jue­go geo­po­lí­ti­co en nues­tras pro­pias car­nes, en nues­tro pro­pio sue­lo, mien­tras ellos se dedi­can a inven­tar gue­rras, san­cio­nes, blo­queos y a jugar con los sol­da­di­tos lejos de sus fron­te­ras. Ya está bien de ser el patio tra­se­ro nor­te­ame­ri­cano y su tea­tro de ope­ra­cio­nes. Haga­mos una Euro­pa uni­da, fuer­te, inte­gra­do­ra, social… e inde­pen­dien­te. No se tra­ta de esco­ger entre Rusia (o la ima­gen que nos pro­yec­tan de ella) y Esta­dos Uni­dos, entre Putin y Oba­ma. Se tra­ta de esco­ger entre liber­tad y sumi­sión, entre inde­pen­den­cia o eman­ci­pa­ción.

Esta­dos Uni­dos no ha duda­do en usar al terro­ris­mo yiha­dis­ta en su bene­fi­cio en múl­ti­ples gue­rras, pero en Euro­pa, en Ucra­nia, no ha duda­do inclu­so en tirar de neo­na­zis para con­se­guir sus fines geo­po­lí­ti­cos. En efec­to, las fuer­zas de cho­que fas­cis­tas del euro­mai­dán fue­ron entre­na­das en bases mili­ta­res de la OTAN de varios paí­ses del este como se pudo obser­var en un com­ple­to repor­ta­je de foto­gra­fías publi­ca­do en varios medios de comu­ni­ca­ción del que nos hici­mos eco en los biTs Roji­Ver­des. Es cier­to que los neo­na­zis en la actua­li­dad han des­apa­re­ci­do de la pri­me­ra fila del gobierno, pero no es menos cier­to que se han inte­gra­do en el ejér­ci­to regu­lar con­for­man­do bata­llo­nes com­ple­tos san­gui­na­rios res­pon­sa­bles de múl­ti­ples vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos y crí­me­nes de gue­rra con­ve­nien­te­men­te tapa­das —has­ta don­de han podi­do— por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les a pesar de ser reco­no­ci­dos inclu­so por pre­emi­nen­tes polí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos como John McCain o por la pro­pia OSCE.

Esta últi­ma ron­da de nego­cia­cio­nes de Mos­cú, que tra­ta de bus­car el refren­do prác­ti­co de los falli­dos acuer­dos de Minsk, ha pues­to de mani­fies­to algo que era bien paten­te para cual­quier obser­va­dor impar­cial, que Rusia no con­tro­la a las auto­de­fen­sas de Novo­rus­sia, que el hecho de que sean pro­ru­sas, no sig­ni­fi­ca que sean una exten­sión del ejér­ci­to rojo.

Esta es una de las men­ti­ras más habi­tua­les de los media, al mis­mo nivel que las que afir­man, sin nin­gu­na prue­ba feha­cien­te, que hay tro­pas rusas en Ucra­nia com­ba­tien­do con las mili­cias inde­pen­den­tis­tas de Donetsk y Lugansk, a pesar de que hace unos pocos días, a fina­les de enero, el jefe del Esta­do Mayor Gene­ral de Ucra­nia, Víc­tor Muzhen­ko, reco­no­ció públi­ca­men­te en rue­da de pren­sa que no había tro­pas rusas com­ba­tien­do en el sur y el este del país. Lógi­ca­men­te, hay en Novo­rus­sia ciu­da­da­nos rusos defen­dien­do a sus com­pa­trio­tas, fami­lia­res y ami­gos de los ata­ques de los neo­na­zis de la Guar­dia Nacio­nal ucra­nia­na, pero tam­bién los hay —obvia­men­te en menor medi­da— de muchos otros paí­ses, inclu­yen­do a un gru­po de anti­fas­cis­tas espa­ño­les y miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta patrio. Por con­tra, ase­so­res mili­ta­res, mer­ce­na­rios (aca con­tra­tis­tas pri­va­dos de segu­ri­dad) y arma­men­to de la OTAN sí que ha sido vis­to y gra­ba­do abier­ta­men­te en la gue­rra civil.

Cada día que pasa, se hace más difí­cil una sali­da nego­cia­da al con­flic­to. Con­for­me más y más crí­me­nes de gue­rra se suce­dan, cuan­tas más bom­bas de raci­mo, cuan­to más fós­fo­ro blan­co, cuan­tos más edi­fi­cios civi­les sean ata­ca­dos, la ciu­da­da­nía de las repú­bli­cas de Donetsk y Lugansk jamás podrán vivir bajo el dic­ta­do del gobierno cri­mi­nal de Kiev. Bien­ve­ni­dos los cas­cos azu­les y las fuer­zas de inter­po­si­ción, pero la ilu­sión de una Ucra­nia uni­da se pue­de disol­ver como un azu­ca­ri­llo a cada día que pasa sin que se pro­duz­ca un acuer­do jus­to que reco­noz­ca el dere­cho de auto­go­bierno y auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos de Novo­rus­sia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *