Cuba y la bes­tia- Mai­té Cam­pi­llo


FOTO: Mai­té Cam­pi­llo entre­gan­do un mani­fies­to al emba­ja­dor de EEUU con­tra el blo­queo a Cuba tras una ‘korri­ka’ de 403 Km. des­de Eus­kal Herria a Madrid

El aco­so

Sobre él retum­ba el cañón de las nue­ve un des­fi­le de con­gas, bon­gos, cla­ves y tim­ba­les, desa­fían al depre­da­dor terro­ris­ta de los esta­dos capi­ta­lis­tas del mun­do mece­nas de la muer­te ¡Cuán­to de infa­me escla­vi­tud se vive! Su ame­na­za: bom­ba Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Hipó­cri­tas de su pro­pia corrup­ción sober­bia de leyes a medi­da, jue­ces y jus­ti­cia, el resul­ta­do tras­cen­den­tal de su polí­ti­ca a esca­la inter­na­cio­nal seño­res pre­si­den­tes del cri­men inter­na­cio­nal. Sober­bia polí­ti­ca.
La admi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca ha hecho de los impues­tos comu­ni­ta­rios nefas­ta dis­tri­bu­ción, pre­sión sobre el ciu­da­dano al que no escu­chan, gene­ran­do sobre sec­to­res de la socie­dad cas­tro­fo­bia e impo­ten­cia fren­te a los ten­tácu­los de la bes­tia repar­ti­dos por el mun­do: deses­pe­ra­ción, sole­dad y sui­ci­dio no solo en Gre­cia, en todi­to el con­ti­nen­te con sus dife­ren­tes iden­ti­da­des cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas, espe­jo mími­co, patrón de hechos expor­ta­dos, escue­la maes­tra la patria del depre­da­dor: el yan­qui, su acoso…’la bes­tia’, mero­dean­do des­de hace déca­das la insa­cia­ble.

‘La bes­tia’

La lla­ma­da hipó­cri­ta­men­te huma­na, la auten­ti­ca bes­tia carro­ñe­ra, la alta­men­te peli­gro­sa aun­que a algu­nas de sus vic­ti­mas no lo parez­ca, la que ata­ca en mana­da sal­va­je piso­tean­do el cla­mor de la sel­va. Según su ansie­dad irri­ta­ble pue­de tan­tear el aco­so dan­do sus pri­me­ros pasos de for­ma ais­la­da e imper­cep­ti­ble, mer­ce­na­rios de otros depre­da­do­res del mis­mo clan finan­cie­ro de holo­caus­tos la apun­ta­lan. Ace­cha a su víc­ti­ma has­ta tener­la aco­rra­la­da, la otea con suma astu­cia e inte­li­gen­cia en pacien­cia sacri­fi­can­do para con­se­guir­lo a quién haga fal­ta, envis­tien­do a lo cri­mi­nal su des­com­pues­ta masa de súb­di­tos sin piedad…’La bes­tia’. ¿Dón­de la dig­ni­dad más alta que la glo­ria, que la pro­pia super­vi­ven­cia?

Cuba y la bes­tia

La del clan de los civi­li­za­dos fie­ra sin limi­te que desa­rro­lla entre pará­si­tos sec­to­res homo­gé­neos del pla­ne­ta -“civi­li­za­ción” en deman­da?, menú insos­te­ni­ble por inso­cia­ble camu­fla­da entre diver­sos eco­sis­te­mas mani­pu­la­dos, el Pen­tá­gono con­di­cio­na; some­ti­dos unos, otros gus­to­sos, la mayor par­te for­ta­le­ci­dos por los bom­bar­deos a Iraq, Libia, Afga­nis­tán, Siria, Pales­ti­na… Terri­to­rios ocu­pa­dos, gue­rras que nadie enten­dió, hábi­tat sobre­na­tu­ral don­de ‘la bes­tia’ medra refle­jo de su adap­ta­bi­li­dad, se aco­mo­da a pun­ta de metra­lla y áci­dos sobre cul­tu­ras diver­sas. Ciu­da­des como Washing­ton for­man par­te de las escue­las del cri­men… ‘La bes­tia’. Cuba y la bes­tia. Inte­li­gen­te en bom­ba ató­mi­ca, la raíz de la bes­tia ense­ña la pati­ca de sus envia­dos como dán­do­te la mano y, al ins­tan­te te lan­za al cue­llo sus afi­la­dos col­mi­llos: ofre­ce como obse­quio de nego­cia­ción la cami­sa de la asfi­xia ‑no se dejen reven­tar cara­jo! Devo­ra en un san­tia­mén todo ras­tro humano en tu cuer­po. ‘La bes­tia’, la mala bes­tia te come o te tras­for­ma en alia­do de sus cose­chas béli­cas que cla­ra­men­te refle­ja sobre Guan­tá­na­mo ‑cui­da­di­to con la bes­tia! Mana­da bien ins­ta­la­da en la zona orien­tal isla de Cuba, para más datos… Hay un puñal rojo de espe­ran­za: el 26 de Julio en su his­to­ria.

En la vís­pe­ra de las navi­da­des pasa­das Tio San

(Per­dón, Papá Noel, el negri­to des­ca­mao de la Casa Blan­ca)

Tocó las trom­pe­tas de Jeri­có para anun­ciar ho ho ho ho hooooooooooo!, que lle­va­ría un rega­li­to a Cuba. No, no sería un pavo gra­sien­to de la infec­ta gran­ja can­ce­rí­ge­na Mon­san­to. Les lle­va­ría a los tres anti­fas­cis­tas encar­ce­la­dos des­de una eter­ni­dad; a cam­bio, can­jea­ría por varios terro­ris­tas de la CIA de los ho ho ho hoooooo­lo­caus­tos huma­nos ‑como anda la bes­tia impe­rial… ho ho hoooooo! Eso sí, con la pro­me­sa de inter­cam­biar emba­ja­das y de ‘libe­rar’ unnnnnn poqui­to el blo­queo. Y, ya pulu­lan por La Haba­na ban­de­ras yan­quis como hon­gos ho ho hooooooooooo! Sí, entre llu­vias y rayos de sol ho ho hooooo! Pri­me­ro la ban­de­ra eso es indu­da­ble ¡el impe­rio es gran­de!, la emba­ja­da y el McDonald“s, en pla­za de la Revo­lu­ción José Mar­tí, o Anto­nio Maceo en San­tia­go de Cuba (cuna de la revo­lu­ción), qui­zá en las dos, lo dicho ¡’Amé­ri­ca’ es gran­de! y, los mari­nes en la Haba­na Vie­ja vomi­tan­do litros de ron ade­más de muuuuu­cha pros­ti­tu­ción como colo­fón de amis­tad demo­crá­ti­ca en acción, por don­de lle­ga­rá la inva­sión de la mafia de Mia­mi, hacer nego­cios, ase­re! Ho ho ho hooooooooo!, cuán­to [email protected] bai­lan­do, que ale­gría ho ho ho hoooooooooooo! Y, el machón del grin­go pene­tró de lleno sobre la isla bom­bar­dean­do el aire en Arei­to al gri­to ya men­ta­do ¡¡Amé­ri­ca es gran­de!!

Se rumo­rea que la oca­sión es pro­pi­cia pero yo quie­ro seguir sien­do fiel y, gri­to tam­bién, más alto el cuen­to al revés:

¡Mue­ra el impe­ria­lis­mo yan­qui viva Fidel!

Que to, o casi to de to, se lo lle­van euro­peos y dicen que los cana­dien­ses viven como dios en la isla, taja­da va y vie­ne entre matrus­ka­yas kaka­rin y naran­ja de la chi­na abrió telón ‘la chis­pa de la vida’, sin blo­queo oiga, ho ho ho hoooooo! El impe­rio Coca Cola ente­rró Tro­piCola, impor­ta­da vía Méxi­co ‑hoy la polí­ti­ca es eso?, y, la UNESCO que cosa es?, Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Médi­cos sin Fron­te­ras, Eco­lo­gis­tas en Acción…
? Cla­ro que la revo­lu­ción es otra cosa, o no!

La revo­lu­ción indu­da­ble­men­te es la peor para­da.

Rele­ga­da a segun­da divi­sión la gran olvi­da­da ape­ni­tas soña­da, ale­ja­da de las manos que suben a la cima del podium, pesa­di­lla aban­do­na­da a favor de una apues­ta social más chip, civi­li­za­ción de avan­ce en ‘polí­ti­ca huma­ni­ta­ria’?.

La diplo­ma­cia se ins­ta­la y la hipo­cre­sía triun­fa.

Car­na­za flá­ci­da, cami­nos muer­tos impo­nen la pros­ti­tui­da demo­cra­cia a gran esca­la, elen­co inter­na­cio­nal, unión de arri­ba hacia aba­jo ¡que par­to! Cami­na por el mun­do la escla­vi­za­da des­cla­sa­da, con­tem­po­rá­nea into­le­ran­te la con­sen­ti­da, ser­vil apun­ta­la el egoís­mo sar­na del indi­vi­dua­lis­mo que des­hu­ma­ni­zan­do en abe­rran­te posa sobre lagu­nas cere­bra­les, selec­ti­vas del ego apa­bu­llan­te que asu­me cons­cien­te como polen pro­vo­can­do el olvi­do: pue­blo viet­na­mi­ta, botón que resal­ta este ins­tan­te por don­de la nota escri­ta cami­na; y, es que el TLC (tra­ta­do de libre comer­cio) no es otra cosa que GSCAP: (gigan­te en arma­men­to), el gran­de se come al peque­ño, socie­dad per­fec­ta?.

La cegue­ra lle­ga bajo eslo­gan de sol para el con­fort turís­ti­co, tra­ga­de­ra que­man­do mi muer­te como can­to que debe morir! Las com­pa­ra­cio­nes resul­tan odio­sas, qué pue­de tener el grin­go para mi, tan impres­cin­di­ble? Hace déca­das que su ban­de­ra pasea libre­men­te sobre pullo­ver y pan­ta­lón, cal­zo­nes, toa­llas, pañue­los sobre la fren­te y pin­ta­da en la boca:

¿Lucha de cla­ses?

¡No más! ho ho ho hoooooo!!! Civi­li­za­ción SÍ!, ‘dic­ta­du­ra’ NO!, ho ho ho hoooooo… Si hom­bre, ya bas­ta de seguir tras­no­cha­dos en refu­gio de vida rural madri­gue­ra o ran­chón bajo teja­va­na o ten­di­da rama de pal­ma, jun­cos tren­za­dos, case­ta, cha­bo­la o tien­da de cam­pa­ña bajo el cie­lo como techo…

¡AVANCE, la civi­li­za­ción es acla­ma­da!

Y, en los EEUU, nin­gún para­do tie­ne dere­cho a la asis­ten­cia sani­ta­ria ni a la ense­ñan­za gra­tui­ta sólo, el tra­ba­jo de escla­vo está ase­gu­ra­do, ence­rra­do en jau­las de hie­rro con cerro­jos y can­da­dos entre balas camino de Guan­tá­na­mo, reser­va del terror grin­go don­de adies­tra en fana­tis­mo con­tra cul­tu­ras y cua­tro pesos de pro­pi­na si nie­go la liber­tad. El impe­rio de las gue­rras pre­pa­ra nue­va car­na­da sobre la caña… pue­do yo res­pon­der que uno no siem­pre hace lo que quie­re. PERO, y el dere­cho de no hacer lo que no se quie­re?

¿Con­tra qué esqui­na la están dego­llan­do, qué mano la estre­lla con­tra pared a favor de qué ideal su ban­de­ra de más cade­nas que estre­llas caben entre nubes de algo­dón?

Las damas de blan­co estre­nan enagua, pun­ti­lla almi­do­na­da solu­cio­nes a favor de Tio Sam.

Aves de mon­ta­ña entre pla­ne­tas ensal­za a Che y Mar­tí como el antim­pe­ria­lis­mo, al libre vue­lo de las águi­las sobre nubes que lla­man cie­lo y del pro­pio cie­lo de las nubes que acla­man san­tos y pro­fe­tas, sur­gen las trom­pe­tas de sus caño­nes apun­tan­do por ello quie­ro yo res­pon­der: CREO EN TI, quie­ro seguir cre­yen­do por eso que te quie­ro con más razón, por tu sue­ño fir­me de cora­zón. REVOLUCIÓN, así pasen mil años agi­ta­ré tu este­la de amor en mi opi­nión: cómo per­mi­tir­me el lujo de tu sen­ten­cia, que cosa más fea ten­dría que creer­me yo, para mal­de­cir­te a ti, sal­vo en derro­che de igno­ran­cia pro­vo­ca­da?.

Y, en medio el Vati­cano, a sacar taja­da… ho ho ho hoooooo! Papá Fran­cis­co, es el papi­to más lis­to de todi­ta la Roma que abar­ca impe­rios; mucho más que el ale­mán, píca­ro de ope­ra epis­co­pal el del actual sis­te­ma eco­nó­mi­co es injus­to, en ver­sión soli­da­ria; argen­ti­ni­co de parran­das juve­ni­les entre los mili­cos de Vide­la, tara­rean­do tan­go a lo baji­ni en los arra­ba­les “del mis­te­rio de la noche”, don­de des­apa­re­cían cien­tos de per­so­nas como una magia con arte en el cri­men, repar­tien­do hos­tias sagra­das a tuti­plé entre ostio­nes, pese al cri­men orga­ni­za­do dige­ri­das con tre­men­da faci­li­dad “por ser de la mar sala­da” ‑muy bue­nas para el silen­cio abso­lu­to ¡oiga!, pre­go­na la voz del impe­rio.

¿Qué bus­ca EEUU en Cuba?

Dine­ri­to fres­co y sonan­te-con­trol y asen­ta­mien­to eco­nó­mi­co, tri­bu­na mági­ca en cali­dad de vida estra­té­gi­ca para el rego­ci­jo del cri­men, lec­ción como cam­pa­na, ego a las puer­tas y bom­bar­deo ideo­ló­gi­co con­tra la som­bra del pasa­do: revo­lu­ción, vito­rea­da inter­na­cio­nal­men­te. El blo­queo como bar­co a la deri­va tie­ne que pasar a la his­to­ria… para con­ten­tar a los Mas Cano­sas de turno y para que otros se forren hacien­do nego­cios en la isla; los chi­nos han entra­do a saco (has­ta en la peque­ña y pobre Nica­ra­gua), van a cons­truir otro canal como hizo el grin­go años ah en Pana­má, y, el oli­gar­ca yan­qui está has­ta la coro­na de su cal­va de tan­to gobierno apro­ve­cha­te­gui, estan­do como está Cuba a tiro de pie­dra y sin poder entrar en la per­la del Cari­be!

¡Nego­cios a la vis­ta pues­ta en la isla del teso­ro para el grin­go!

Ven­ta de coches, gua­guas, tre­nes, avio­nes, armas, comi­da basu­ra, Mon­san­to lle­na­ría los mer­ca­dos y tien­das de todi­ta la isla; cons­truc­ción de las gran­des cade­nas ‑moder­nos hote­les casino inclui­do y cam­pos de golf para eje­cu­ti­vos, con lle­na­zo los fines de sema­na a sudar el calor­ci­to cari­be­ño en eslo­gan de amor ‘a la vida”; avio­nes y cru­ce­ros reple­tos, ros­tros páli­dos y can­gre­jos deja­rían Vara­de­ro colap­sa­do y has­ta lleno de mier­da; [email protected] en aumen­to de suel­do se con­ver­ti­rían en mar­que­ses de Villa­ver­de ante los ojos del otro lado del río has­ta nive­les inima­gi­na­bles. Flor mari­po­sa, pal­ma nacio­nal, toco­ro­ros, coli­brís, tor­tu­ga y coco­dri­lo entre otras espe­cies des­apa­re­ce­rían, sal­vo algu­nos focos como atrac­ción turís­ti­ca, can­gre­jo grin­go demo­le­dor lo devo­ra­rá en san­tia­mén de posi­bi­li­da­des rema­tan­do la orgía Mon­san­to. Las igua­nas hui­rán espan­ta­das a Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Y, ‘Che coge­ría de nue­vo la Pon­de­ro­sa’, camino de Argen­ti­na o mon­te Tur­quino. Fidel se reen­car­na­ría ¡como hay dios!, afir­ma­ti­vo en mi boca que vue­la en órde­nes del Fidel de Méxi­co. Sil­vio vol­ve­rá a can­tar sobre el Pla­ya Girón, se con­ver­ti­ría en Sil­vi­to, fusil con­tra fusil subirá en nota de amor y vuel­ta a alfa­be­ti­zar la isla, a asen­tar su raíz en la his­to­ria; todo está gra­ba­do en la memo­ria don­de la dig­ni­dad defi­ne Cuba, la que no se mate­ria­li­za en pues­tos de tra­ba­jo por gus­to sino por deman­da y valía con­tra man­ga ancha, sobre­suel­dos más que suel­dos y encon­tra­das a estra­per­lo; la mujer isle­ña empren­de­rá el can­to libre, sen­da de Pue­bla y Mar­tí. Lle­van el pue­blo en el alma, espí­ri­tu de jus­ti­cia e igual­dad.

¿Y los espiás de la CIA?

Lle­ga­rían a mana­das camu­fla­dos de yuma fli­ki, y, la blo­gue­ra mejor unta­da en $, la bien tra­ta­da por Washing­ton, la reci­bi­da por los salo­nes de la luju­rio­sa de las gue­rras Casa Blan­ca, ple­be­ya menos bella de lo que la CIA bom­bar­dea en cam­pa­ñas taba­co en mano, whisky y albor­noz; Yoa­ni Sán­chez alcan­za­ría el cie­lo de gus­to has­ta podría lle­gar a pre­si­den­ta, ofren­da al altar mayor!, orgas­mo múl­ti­ple en boga ‘polí­ti­ca reno­va­ble”: los “lis­tos” del lado finan­cie­ro, “los ton­tos” como burros de car­ga y ni rechis­tar! La apti­tud del negro des­ca­mao no es otra que la inva­sión eco­nó­mi­ca de la isla. Y, al tiem­po, con dine­ri­to fres­co cam­biar gobierno, ins­ti­tu­cio­nes, volun­ta­des, ideas aje­nas a su ideo­lo­gía y polí­ti­ca-eco­nó­mi­ca, lo que haga fal­ta, oiga, la demo­cra­cia es sagra­da!

Lo que expli­ca que Barack Oba­ma haya dado este paso…

Es la valien­te resis­ten­cia del pue­blo cubano duran­te más de cin­cuen­ta años ante una polí­ti­ca yan­qui de hos­ti­li­dad, terro­ris­mo y gue­rra eco­nó­mi­ca inclu­yen­do, no olvi­de­mos la inva­sión del Pla­ya Girón; ha sido el pue­blo más cons­cien­te y la luci­dez revo­lu­cio­na­ria de Fidel, quie­nes han hecho fren­te con dig­ni­dad las agre­sio­nes per­ma­nen­tes del país más vio­len­to y fas­cis­ta del mun­do. Igual­men­te la soli­da­ri­dad y amis­tad de carác­ter inter­na­cio­na­lis­ta, han hecho que Cuba nun­ca haya esta­do sola, nin­gún país, nun­ca, ha sido tan defen­di­do. PERO… cui­da­di­to con el lobo!

Ya lo dijo Fidel en un dis­cur­so en pla­za de la Revo­lu­ción:

“Aun cuan­do un día for­mal­men­te mejo­ra­ran las rela­cio­nes entre Cuba socia­lis­ta y el impe­rio, no por ello ceja­ría ese impe­rio en su idea de aplas­tar a la Revo­lu­ción Cuba­na, y no lo ocul­ta, lo expli­can sus teó­ri­cos, lo expli­can los defen­so­res de la filo­so­fía del impe­rio. Hay algu­nos que afir­man que es mejor rea­li­zar deter­mi­na­dos cam­bios en la polí­ti­ca hacia Cuba para pene­trar­la, para debi­li­tar­la, para des­truir­la, si es posi­ble, inclu­so, pací­fi­ca­men­te; y otros que pien­san que mien­tras más beli­ge­ran­cia le den a Cuba, más acti­va y efec­ti­va será Cuba en sus luchas en el esce­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na y del mun­do. De modo que algo debe ser esen­cia del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio cubano, algo debe estar total­men­te cla­ro en la con­cien­cia de nues­tro pue­blo, que ha teni­do el pri­vi­le­gio de ser el pri­me­ro en estos cami­nos, y es la con­cien­cia de que nun­ca podre­mos, mien­tras exis­ta el impe­rio, bajar la guar­dia, des­cui­dar la defen­sa. (…) No pode­mos igno­rar las reali­da­des, y no creo que pue­da per­do­nar­se jamás nues­tro pue­blo, ni podría dejar de pagar un altí­si­mo y fatal pre­cio, si algún día se olvi­da­ra de esta reali­dad. Y no es que sea­mos pesi­mis­tas, somos sim­ple­men­te rea­lis­tas; no es que este­mos con­tra la paz y la dis­ten­sión; no es que este­mos con­tra la coexis­ten­cia pací­fi­ca entre dis­tin­tos sis­te­mas polí­ti­cos y eco­nó­mi­co-socia­les, es que somos y tene­mos que ser sen­ci­lla­men­te rea­lis­tas, y el rea­lis­mo nos indi­ca que mien­tras exis­ta el impe­rio y mien­tras exis­ta un pue­blo digno en esta isla, un pue­blo revo­lu­cio­na­rio en esta isla, habrá peli­gros para nues­tra patria, a no ser que un día nos reba­je­mos tan­to o sea­mos tan indig­nos como para renun­ciar a nues­tra inde­pen­den­cia, a nues­tra liber­tad, a nues­tros más sagra­dos y her­mo­sos dere­chos.”

Nota inque­bran­ta­ble de amor y lucha

(Al pue­blo de Cuba, a su van­guar­dia más cons­cien­te)

El Pen­tá­gono fro­ta manos, en la Casa Blan­ca hay bai­le esta noche; el atlas dise­ña­do engor­da millas deca­pi­tan­do. Nue­vo triun­fo geo­grá­fi­co. El petró­leo rie­ga el FMI, sus fon­dos de inte­rés mul­ti­pli­can, la cari­dad se pre­go­na y el cri­men cobra vidas. OTAN se rie­ga entre tan­ques y caño­nes en bases mili­ta­res, del pla­ne­ta de los huma­nos es que esta­mos hablan­do.
Lan­zan gra­na­das entre bom­bas y misi­les, sus tro­pas silen­cian bocas muti­lan­do los idio­mas y la pala­bra tie­ne menos sen­ti­do que un dólar en sus manos. . . Y, una vez más y otra entre miles de millo­nes de veces, la mar­cha fúne­bre de Beetho­ven lan­gui­de­ce aco­rra­la­da por el aco­so; el siglo ave­ci­na un futu­ro gris en sus manos. Gallo negro sobre el espe­sor del rojo inten­so en los cam­pos de bata­lla de los pue­blos inva­di­dos; rue­da soli­da­ria por el piso de las casas muti­la­das, salió a visi­tar la tie­rra como espon­ja sobre huer­tos, lle­ga a noso­tros como alar­ma la esen­cia de lo que fue antes de que las tro­pas lle­ga­ran.

Una sola ban­de­ra e idio­ma así quie­ren ver­nos impo­nien­do, que men­te y ojos diez­ma­di­tos que­den en manos del car­ce­le­ro inva­sor de Guan­tá­na­mo, la boca de sus cuchi­llas está a la entra­da, la sie­rra del capi­ta­lis­mo es una mal­di­ción sobre los pue­blos en doble filo don­de quie­ren lle­var­nos a parar. Y, el ama­ne­cer está tar­dan­do en lle­gar para los her­ma­nos Pales­ti­nos e ira­qíes. Orien­te medio está some­ti­do. Cami­na len­ta la luz del día, da tum­bos entre revuel­tas tras nue­vas explo­sio­nes. El gran ojo de luz se bate entre la vida y la muer­te don­de el horror lo tie­ne inmer­so. La luz.

Nota alta a la que aspi­ra­ran para poder seguir vivien­do. Que el gri­to arras­tre hacia ellos oxí­geno de ale­gría, de vivir en su pro­pia tie­rra esta­mos hablan­do y, la lla­ma de su boca arde; sus cuer­pos ansían poder refres­car el alien­to sobre la odi­sea impla­ca­ble. Es su cul­tu­ra ade­más de su eco­no­mía, su civi­li­za­ción la que acri­bi­llan a tra­vés suyo; su con­di­ción la some­ti­da, su fue­ra de lugar impues­to y, el mun­do dejó de ser mun­do para tras­for­mar­se en infierno, ban­de­ra y patria.

Qué tu pien­sas…

Por­que pen­sar aun­que más no sea en silen­cio pue­des, demo­crá­ti­ca­men­te hablan­do si tu quie­res te lo digo -¿pien­sas o crees que se pue­de comer con el que está apun­tan­do a un her­mano?, y, el alien­to de los que a los pue­blos-cul­tu­ras desan­gran en sus manos. Capas socia­les dobla­das por la mal­di­ción, su aco­so: ‘La bes­tia’. No es pue­blo el mer­ce­na­rio que vive a su cos­ta mien­tras cien­tos de miles de fami­lias sufren la mar­gi­na­ción y des­em­pleo con­su­mién­do­se en la impo­ten­cia.

Hablo del rayo que no cesa alum­bran­do ver­da­des.

Todo está escri­to en la memo­ria, abra­mos la ven­ta­na que de paso al hili­to letra a letra pen­san­do. Los libros se acu­mu­lan a la som­bra pol­vo­rien­ta, focos de luz a la espe­ra de un des­en­la­ce, que las lar­gas len­guas de fue­go mani­fies­ten la ira y el cru­ce de los vien­tos empren­da el vue­lo defi­ni­ti­vo del sue­ño colec­ti­vo. No des­ma­yen en el inten­to de que­rer ser gen­te, sue­ño ascen­den­te famé­li­co.

PD.

-<El yan­qui he ahí el enemi­go>- Se escu­chó al uní­sono y, una voz del pue­blo que dijo fuer­te para que se oye­ra en la otra ori­lla:

¡Mi casa no se toca cara­jo, mi casa es Cuba, toda la isla!

No.
Cuba no nece­si­ta de EEUU más de lo que nece­si­ta­ría de cual­quier otro país. RESPETO. Los yan­quis sí nece­si­tan a Cuba, y al mun­do ente­ro en sus manos, sobre todo sus gar­gan­tas. Lucha­ré has­ta des­fa­lle­cer para que una vez y otra más las mon­ta­ñas que abra­zan Sie­rra Maes­tra mul­ti­pli­quen en rit­mo no de empre­sa pri­va­da de explo­ta­ción que ahu­yen­tan los avan­ces huma­nos de su his­to­ria ¡Sigan subien­do hacia sus mon­ta­ñas los can­tos de Feliu y Sil­vi­to! Car­los Pue­bla es sím­bo­lo de his­to­ria, que valles y colla­dos refuer­cen su raíz sobre las aguas, para que Cuba bella siga reto­zan­do en su his­to­ria dan­zas de amor y no de muer­te anun­cia­da.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *