¿Fomen­tar la con­vi­ven­cia o la rebe­lión?- Borro­ka Garaia

La con­vi­ven­cia es la vida en común. Pero ¿qué ocu­rre cuan­do lo común no es común?. Que enton­ces la hege­mo­nía bur­gue­sa aña­di­rá el tér­mino paz a con­vi­ven­cia como si fue­ra un bino­mio pese a que una bue­na con­vi­ven­cia nun­ca está basa­da en la paz sino en la jus­ti­cia y el repar­to igua­li­ta­rio de lo común que es lo que abre paso a una con­vi­ven­cia en paz. Es por ello que el gobierno vas­con­ga­do tie­ne una secre­ta­ría gene­ral para la paz y la con­vi­ven­cia y no para la jus­ti­cia y la con­vi­ven­cia. La jus­ti­cia va sepa­ra­da en otro depar­ta­men­to pero no se encar­ga de impul­sar la jus­ti­cia que es la base de toda con­vi­ven­cia sino las leyes espa­ño­las que hacen la gue­rra y no la paz.

Este es el enga­ño de manual bási­co de la cla­se bur­gue­sa. Que siem­pre ha bus­ca­do la paz y la con­vi­ven­cia en una situa­ción de injus­ti­cia. Pues todas sus leyes repre­si­vas, todas sus gue­rras y todos sus ejér­ci­tos y poli­cías no tie­nen como obje­ti­vo enquis­tar la vio­len­cia y el con­flic­to sino la paz de su hege­mo­nía y el cese de la con­flic­ti­vi­dad. La paz plá­ci­da del fran­quis­mo como decía Mayor Ore­ja o la paz de Aju­ria enea como diría Atutxa. O como nos pue­den decir hoy cual­quie­ra de los ges­to­res de un régi­men que sobre­vi­ve gra­cias a la vio­len­cia. Gobierno vas­co-espa­ñol incluido.

Sole­mos olvi­dar que si ha habi­do una “cla­se revo­lu­cio­na­ria” triun­fan­te, aun­que sea reac­cio­na­ria, esta ha sido la bur­gue­sa. La mis­ma que nos dice aho­ra que la vio­len­cia nun­ca está jus­ti­fi­ca­da y que no con­si­gue nada, es la mis­ma cla­se que con extre­ma­da ultra­vio­len­cia, san­gre y gui­llo­ti­nas con­si­guió aca­bar median­te revo­lu­cio­nes con el anti­guo régi­men y domi­na el mun­do hoy en día, tam­bién con vio­len­cia, inten­tan­do mono­po­li­zar­la y tomán­do­nos como lo sufi­cien­te­men­te idio­tas como para que ese “peque­ño deta­lle” se nos pue­da pasar de lar­go y esca­par. Tam­po­co tuvo escrú­pu­los en usar a las capas más bajas de la socie­dad para exten­der enér­gi­ca­men­te su vio­len­cia. En esa épo­ca no nos venían con cuen­tos de paz y con­vi­ven­cia. Cla­ro que una vez ins­tau­ra­dos en el poder esas capas segui­rían igual de jodi­das y enton­ces sí, liber­té, éga­li­té, fraternité.

Y en esto que mira tú por don­de que el con­se­jo de la juven­tud vas­con­ga­da, un órgano que creó el par­la­men­to vas­con­ga­do en 1986 y que des­de enton­ces no ha eje­cu­ta­do ni una sola raquí­ti­ca deci­sión que afec­te a la juven­tud por­que no tie­ne nin­gún poder y se pasan por el arco del triun­fo todo lo que diga la juven­tud vas­ca o par­tes de ella, en con­ve­nio con el pro­pio par­la­men­to vas­con­ga­do han lan­za­do la ini­cia­ti­va “La juven­tud ante la vio­len­cia: fomen­tar la convivencia!”

Paz y con­vi­ven­cia. ¿Qué pen­sa­mos sobre la vio­len­cia polí­ti­ca? ¿Qué tipos de vio­len­cia exis­ten y cómo pue­do iden­ti­fi­car­los? ¿Con qué pre­jui­cios con­vi­vi­mos y cómo nos afec­tan en nues­tras rela­cio­nes? ¿Cómo cons­trui­mos cada uno/​a de nosotros/​as el con­cep­to “enemi­go” y “ami­go”? ¿Cómo jus­ti­fi­ca­mos nues­tras con­tra­dic­cio­nes y las de los/​as demás? Y, sobre todo, ¿cómo pode­mos ges­tio­nar los des­en­cuen­tros y los con­flic­tos que se pro­du­cen? ¿Pode­mos dejar de coexis­tir para convivir?

Con el obje­ti­vo de ‑Crear un espa­cio para refle­xio­nar sobre el dis­cur­so que cada uno/​a hemos cons­trui­do al nacer, cre­cer y rela­cio­nar­nos en un entorno deter­mi­na­do, para enten­der así cómo han vivi­do este pro­ce­so otros/​as jóve­nes que pien­san y sien­ten dis­tin­to. – Cono­cer las herra­mien­tas para la reso­lu­ción no vio­len­ta de los con­flic­tos des­de la pers­pec­ti­va de los Dere­chos Humanos.

Así es. Tras déca­das de per­se­cu­ción vio­len­ta y cen­su­ra al que se sal­ga un milí­me­tro en cuan­to al dis­cur­so sobre “la vio­len­cia”. Aho­ra, a ins­tan­cias del gobierno vas­con­ga­do, un gobierno que usa la vio­len­cia polí­ti­ca y cuen­ta con un ejer­ci­to de poli­cías arma­dos depen­dien­te de otros ejér­ci­tos y poli­cías no menos arma­das lan­za la pre­gun­ta al aire para la cual algu­nas res­pues­tas han sido pues­tas bajo lla­ves y pena de cár­cel ade­más de ser per­se­gui­das por sus poli­cías. Cla­ro que dudo mucho que real­men­te se quie­ra deba­tir ni una piz­qui­ta sobre la vio­len­cia polí­ti­ca. No vaya a ser que sal­ga alguien hablan­do de las ver­da­des del bar­que­ro his­tó­ri­cas de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Sino mas bien de la paz y la con­vi­ven­cia a secas. Por­que des­de lue­go si se ana­li­za­ra la vio­len­cia no sería muy difí­cil lle­gar a la con­clu­sión de dón­de se pro­du­ce su sur­gi­mien­to his­tó­ri­co y de que no exis­te una vio­len­cia o unas vio­len­cias, sino dos com­par­ti­men­tos estan­cos entre sí entre opri­mi­do y opresor.

La vio­len­cia rela­cio­na­da con el esta­do no es sim­ple­men­te el GAL ni el BVE, tam­po­co las tor­tu­ras, ni las car­gas poli­cia­les, no lo es sim­ple­men­te la “gue­rra sucia” o las ile­ga­li­za­cio­nes, ni siquie­ra los encar­ce­la­mien­tos. La vio­len­cia de esta­do es fun­da­men­tal­men­te el apa­ra­to coer­ci­ti­vo que tie­ne capa­ci­dad para que la opre­sión se man­ten­ga. Lo otro sim­ple­men­te son medios, tác­ti­cas. Inclu­so des­car­ta­bles según el con­tex­to. Por eso jamás de los jama­ses nin­gu­na fuer­za del régi­men pon­drá en entre­di­cho al entra­ma­do coer­ci­ti­vo ni toma­rá por vio­len­cia en gra­do máxi­mo la nega­ción de dere­chos colec­ti­vos como el de la auto­de­ter­mi­na­ción. Nun­ca el PNV ni sus juven­tu­des dirán que la ertzain­tza pese a que su labor es uti­li­zar la vio­len­cia y por­tar armas des­apa­rez­ca. Tam­po­co dirá el PSOE ni sus juven­tu­des que las cár­ce­les encie­rran a seres huma­nos en jau­las y que deben des­apa­re­cer. Ni el PP dirá que el ejer­ci­to espa­ñol sobra. Es pre­ci­sa­men­te la acep­ta­ción de esas reali­da­des como natu­ra­les, la maqui­na­ria vio­len­ta de la que nun­ca pres­cin­di­rán. Sino el esta­do cae­ría. Y la influen­cia de todos ellos con él.

Los Dere­chos huma­nos son algo de lo que se habla mucho en rela­ción al con­flic­to polí­ti­co que vivi­mos en Eus­kal Herria. Una de las razo­nes es obvia. Los dere­chos huma­nos se han cer­ce­na­do gene­ra­ción tras gene­ra­ción de una mane­ra sis­te­má­ti­ca has­ta que la memo­ria se pier­de en la his­to­ria. Esa mis­ma his­to­ria no deja géne­ro de duda ante cua­les fue­ron los pun­tos de infle­xión en el que los dere­chos huma­nos empe­za­ron a vio­lar­se sis­te­má­ti­ca­men­te y de mane­ra orga­ni­za­da. La con­quis­ta arma­da extran­je­ra del terri­to­rio vas­co jun­to a la entra­da del capi­ta­lis­mo son esos dos pun­tos his­tó­ri­cos. Nadie que hable de dere­chos huma­nos sin par­tir de esa base está sien­do honesto.

La inter­pre­ta­ción bur­gue­sa de los dere­chos huma­nos supo­ne res­pe­to a los dere­chos huma­nos (e inclu­so a cosas y obje­tos) asen­ta­dos sobre pri­vi­le­gios pre­via­men­te obte­ni­dos median­te la vul­ne­ra­ción de esos mis­mos dere­chos. Bási­ca­men­te y en esen­cia, supo­ne el res­pe­to a los supues­tos dere­chos del Esta­do y su cla­se domi­nan­te. Por eso piden paz y con­vi­ven­cia abs­trac­ta en una con­ci­lia­ción de cla­ses mien­tras los jóve­nes de la cla­se bur­gue­sa son edu­ca­dos para ser los futu­ros patro­nes de la juven­tud obre­ra o man­dar a la poli­cía sobre ellos.

Y es que la vio­len­cia con­tra Eus­kal Herria como se comen­ta­ba en otro artícu­lo es inhe­ren­te al sis­te­ma polí­ti­co espa­ñol, y no res­pon­de sim­ple­men­te a una de sus fases de desa­rro­llo. Lo cual acor­ta las posi­bi­li­da­des de acción y eli­mi­na mis­ti­fi­ca­cio­nes de nues­tro pro­pio dis­cur­so. Sólo la fuer­za pro­pia y la capa­ci­dad polí­ti­ca de aca­bar con el mar­co polí­ti­co de la tran­si­ción espa­ño­la pue­de parar la vio­len­cia; den­tro de este mar­co polí­ti­co, con sumi­sión o sin ella, esta­mos con­de­na­dos al sufri­mien­to y la agre­sión. No es algo que se pue­da arre­glar con cam­pa­ñas por la paz y la con­vi­ven­cia entre los jóve­nes y no jóve­nes vascos.

La agre­si­vi­dad con­tra la juven­tud no es un eco del pasa­do, sino una nece­si­dad de futu­ro para el esta­do espa­ñol y la bur­gue­sía vas­ca. Ellos lo tie­nen cla­ro, pero noso­tros no nos atre­ve­mos a ser cons­cien­tes de ello. Mien­tras no ten­ga­mos fuer­za para aca­bar con ese mar­co jurí­di­co, eco­nó­mi­co y polí­ti­co que es, no ten­dre­mos posi­bi­li­dad de parar la vio­len­cia que lo man­tie­ne y cons­ti­tu­ye per­ma­nen­te­men­te por mucho que diga lokarri.

Pen­sar:

1‑Que la vio­len­cia que el esta­do ejer­ce con­tra Eus­kal Herria es corre­la­ti­va a su nivel de debilidad.
2‑Que la vio­len­cia que el esta­do ejer­ce con­tra Eus­kal Herria, den­tro del nue­vo ciclo his­tó­ri­co, nos refuer­za a nivel polí­ti­co e ideológico.
3‑Que la vio­len­cia que el esta­do ejer­ce en Eus­kal Herria tie­ne una lógi­ca de desa­rro­llo inhe­ren­te que le lle­va a su des­apa­ri­ción antes o des­pués, sin que haga fal­ta intervenirla.

Pen­sar todo ello es la sen­da de Ausch­witz que nun­ca debe­ría­mos reco­rrer. Por cues­tión de mera super­vi­ven­cia polí­ti­ca, se impo­ne ana­li­zar minu­cio­sa­men­te este fon­do polí­ti­co, por­que sólo median­te con­cep­tos crí­ti­ca­men­te cons­ti­tui­dos pode­mos desa­rro­llar cri­te­rios de inter­ven­ción polí­ti­ca efectivos.

Ni un solo tér­mino, sea demo­cra­cia, vio­len­cia, igual­dad, dere­chos huma­nos, paz… tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do para una cla­se social que para otra, ni para el opri­mi­do y el opre­sor debi­do a la irre­con­cia­bi­li­dad de intere­ses y a la esen­cia mis­ma del esta­do. Por eso ante la inca­pa­ci­dad de levan­tar un dis­cur­so pro­pio, es el esta­do y el capi­tal el que arre­ba­ta los sig­ni­fi­ca­dos y los uni­fi­ca sobre un sopor­te de injus­ti­cia para que se cons­tru­yan des­de ahí.

Es obvio que el esta­do y la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la, que el par­la­men­to vas­con­ga­do, pre­fie­ra tener a la juven­tud vas­ca dis­cu­tien­do de paz y con­vi­ven­cia entre ellos mis­mos. Cuan­do los pro­ble­mas de la mayo­ría de la juven­tud no es ella mis­ma. No vaya a ser que dis­cu­tan de otras cosas o hablen de éti­ca revo­lu­cio­na­ria y lle­guen a la con­clu­sión de que el pro­pio gobierno vas­con­ga­do tie­ne que caer por ser esa ins­ti­tu­ción par­te de la opre­sión que sufren los jóve­nes vas­cos don­de seis de cada diez per­so­nas afec­ta­das por la pobre­za es joven. Que ni siquie­ra podrán vivir en con­vi­ven­cia por­que esta­rán obli­ga­dos a emi­grar de la explo­ta­ción que pro­mue­ven los que ponen escu­dos en sus textos.

En unos momen­tos y cir­cuns­tan­cias don­de la juven­tud vas­ca es ata­ca­da por todos los fren­tes, que Eus­kal Herria está enve­je­cien­do pro­du­cién­do­se un pro­ce­so de mino­ri­za­ción juve­nil muy pro­nun­cia­do, que se están rien­do a su cara, que está hun­di­da en la pre­ca­rie­dad, paro y mise­ria, que sufre repre­sión por todas par­tes, que no tie­ne abso­lu­ta­men­te nin­gún con­trol sobre su vida, sus estu­dios, sus rela­cio­nes o su tra­ba­jo.. ten­go meri­dia­na­men­te cla­ro quién es el que quie­re que con­vi­van en armo­nía con la injus­ti­cia en vez de lle­var a cabo una rebe­lión. En pri­mer lugar con­tra el poder adul­to que les somete.

Al fin y al cabo muy lejos está de la ver­da­de­ra paz y con­vi­ven­cia entrar de lleno en la pers­pec­ti­va ideo­ló­gi­ca de la cla­se explo­ta­do­ra y los esta­dos, don­de el rela­to del opre­sor en su raíz nave­ga en aguas tran­qui­las. Espe­ro ver los glo­rio­sos días en los que la juven­tud vas­ca se rebe­le y arre­ba­te todas las cosas que le han roba­do. Una por una. Por­que si no es ella de avan­za­di­lla, dudo mucho que el res­to del pue­blo vas­co poda­mos cum­plir el deber his­tó­ri­co de libe­rar­nos nacio­nal y social­men­te. Por eso tra­ta­rán de mil mane­ras vio­len­tas y no vio­len­tas de que no digan bas­ta. Eso lle­van hacien­do toda la vida. Eso quie­re la secre­ta­ría de paz y con­vi­ven­cia del gobierno vas­con­ga­do. Nece­si­ta­mos des­per­tar pues el camino hacía la paz y con­vi­ven­cia es aca­bar con los pri­vi­le­gios. Tan­to los de los esta­dos sobre Eus­kal Herria como los de la cla­se bur­gue­sa sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra y espe­cial­men­te sobre la juven­tud macha­ca­da has­ta por el pro­pio gobierno vascongado.

gv

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *