Has­san­na Aalia- Gotzon Aran­bu­ru

Pri­me­ro ocu­pa­ción, lue­go aban­dono, y final­men­te cola­bo­ra­ción con el nue­vo ocu­pan­te. Este ha sido el papel juga­do por Espa­ña en el Saha­ra Occi­den­tal, terri­to­rio colo­nial del que salió en 1975 deján­do­lo en manos de Marrue­cos. La víc­ti­ma de la com­po­nen­da fue y sigue sien­do el pue­blo saha­raui, sojuz­ga­do por el rei­no alaui­ta, que sigue per­si­guien­do a los resis­ten­tes y cuen­ta de nue­vo, 40 años des­pués, con la ayu­da de Madrid. El caso de Has­san­na Aalia, refu­gia­do en Eus­kal Herria des­de 2011, es un cla­ro ejem­plo. NAIZ ha esta­do con él.

Su ros­tro, casi ado­les­cen­te, se ha hecho cono­ci­do en Eus­kal Herria estos últi­mos días. En las calles de Her­na­ni, por ejem­plo, se ven car­te­les de apo­yo en bares y tien­das. Muchos veci­nos se paran a salu­dar­le y dar­le áni­mos. El mar­tes, una con­cen­tra­ción de medio millar de per­so­nas le mos­tró su soli­da­ri­dad, tras un pleno muni­ci­pal con el mis­mo fin. Ha com­pa­re­ci­do en rue­das de pren­sa e inter­ve­ni­do en pro­gra­mas de radio y tele­vi­sión, siem­pre con el obje­to de dar a cono­cer la per­se­cu­ción que sufre. Y la que sufre su pue­blo.

Has­san­na Aalia nació en 1988 en Aaiun. En Eus­kal Herria, al hablar de Saha­ra, la ima­gen que pri­me­ro nos vie­ne a la men­te es la de los cam­pos de refu­gia­dos de Tin­duf, pues ya son muchos años de enviar ali­men­tos y artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad a ese pun­to del desier­to arge­lino, y tam­bién de aco­ger entre noso­tros en verano a los niños y niñas pro­ce­den­tes de los cam­pa­men­tos. Tin­duf es admi­nis­tra­do por el Fren­te Poli­sa­rio y aun­que las con­di­cio­nes de vida son extre­ma­da­men­te duras, se pue­de con­si­de­rar terri­to­rio libre. Sin embar­go, otra par­te del pue­blo saha­raui con­ti­núa habi­tan­do en terri­to­rio ocu­pa­do por Marrue­cos; Aaiun es la prin­ci­pal ciu­dad de este Saha­ra some­ti­do por la fuer­za.

Natu­ral­men­te, el gobierno de Rabat con­si­de­ra a Aaiun par­te inte­gran­te e inse­pa­ra­ble de su terri­to­rio, pre­ten­sión que ha apo­ya­do colo­ni­zan­do la región con miles de hom­bres y muje­res marro­quíes, pero los saha­rauis que la habi­tan no han olvi­da­do su iden­ti­dad nacio­nal ni han deja­do de pro­cla­mar su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y de con­si­guien­te sobe­ra­nía. El pun­to álgi­do de esta rei­vin­di­ca­ción, deja­da de lado por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, se dio en octu­bre de 2010, cuan­do 20.000 saha­rauis levan­ta­ron el cam­pa­men­to de resis­ten­cia de Gdeim Izik. Este acto de pro­tes­ta pací­fi­ca en Aaiun, que se con­si­de­ra el pun­to de par­ti­da de las «pri­ma­ve­ras ára­bes», aca­bó a san­gre y fue­go el 8 de noviem­bre de aquel año, cuan­do la Poli­cía marro­quí arra­só el cam­pa­men­to. Según la ver­sión ofi­cial, once poli­cías murie­ron duran­te la ope­ra­ción de des­alo­jo. Has­san­na Aalia, ado­les­cen­te enton­ces, fue uno de los acam­pa­dos y recuer­da aquel mes esca­so de pro­tes­ta como «la pri­me­ra vez de mi vida en que me sen­tí libre. Des­de la escue­la per­ci­bes que tu país está ocu­pa­do. Has­ta los maes­tros, marro­quíes, son par­te del sis­te­ma opre­sor».

No solo sin­tió liber­tad. Tam­bién supo lo que es el mie­do a ser dete­ni­do, pues la poli­cía lo bus­ca­ba. Per­ma­ne­ció dos meses escon­di­do pero final­men­te cayó en manos de sus per­se­gui­do­res. Un tri­bu­nal civil lo juz­gó y le impu­so cua­tro meses de cár­cel, que no tuvo que cum­plir. «Deci­dí salir de Aaiun y estu­diar fue­ra, pero solo por unos meses, por lo que me tras­la­dé pri­me­ro a Madrid y lue­go a Bil­bao, a don­de lle­gué en mar­zo de 2011. Lue­go vol­ví a casa un tiem­po y de nue­vo a Eus­kal Herria, en octu­bre del mis­mo año». Des­de enton­ces, Has­san­na, con una beca para for­ma­ción en Dere­chos Huma­nos, ofre­ció char­las y siguió rei­vin­di­can­do la inde­pen­den­cia de Saha­ra Occi­den­tal, en actos den­tro y fue­ra de Euro­pa. Una vida «nor­mal», que se vino aba­jo cuan­do supo que el Gobierno de Rabat había emi­ti­do una orden de bus­ca y cap­tu­ra con­tra él, para ser juz­ga­do de nue­vo en febre­ro de 2013, y esta vez por un tri­bu­nal mili­tar, que lo con­de­nó –en rebel­día– a cade­na per­pe­tua. Al cono­cer la sen­ten­cia, Aalia pidió asi­lo al Gobierno espa­ñol; el 19 de enero, dos años des­pués,ha sabi­do que su peti­ción ha sido dene­ga­da.

«Inte­rior sabe que corro peli­gro de ser tor­tu­ra­do»

«En la noti­fi­ca­ción de dene­ga­ción, el pro­pio Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol reco­no­ce que soy mili­tan­te en favor de los dere­chos huma­nos, miem­bro de aso­cia­cio­nes de apo­yo a las víc­ti­mas de la repre­sión marro­quí, que sufrí malos tra­tos a manos de la Poli­cía. Sabe que corro peli­gro de ser tor­tu­ra­do, inclu­so de ser vio­la­do en comi­sa­ría, como lo han sido cin­co com­pa­ñe­ros, pero todo eso no vale nada pues prio­ri­za que fui con­de­na­do en un jui­cio por un tri­bu­nal mili­tar, aun­que fue­ra sin mi pre­sen­cia y sin poder defen­der­me», se deses­pe­ra el joven saha­raui, que tie­ne quin­ce días para aban­do­nar el Esta­do espa­ñol. Has­san­na ha sido acti­vis­ta des­de los 17 años y ha sido dete­ni­do en múl­ti­ples oca­sio­nes por la Poli­cía marro­quí, «que me ha man­te­ni­do en ais­la­mien­to, me ha humi­lla­do, gol­pea­do… como a otros miles de jóve­nes que nos rebe­la­mos y lucha­mos por el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de nues­tro pue­blo».

Con­tra el reloj, dis­tin­tos agen­tes polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les se han acti­va­do en Eus­kal Herria para defen­der a Has­san­na. Tam­bién ONGs, orga­ni­za­cio­nes socia­les y ciu­da­da­nos de a pie, que han pues­to en mar­cha una cam­pa­ña de reco­gi­da de fir­mas para exi­gir el esta­tu­to de refu­gia­do polí­ti­co para el joven de Aaiun. CEAR (Comi­sión Espa­ño­la de Ayu­da al Refu­gia­do) se ha hecho car­go del aspec­to jurí­di­co del caso, ade­más de denun­ciar abier­ta­men­te la acti­tud del Gobierno espa­ñol ante la cues­tión. Javier Cani­vell, abo­ga­do de la CEAR-Eus­ka­di, no ha duda­do en afir­mar que Aalia cum­ple todos los requi­si­tos para dis­fru­tar del dere­cho de asi­lo y que, con su nega­ti­va, el Esta­do espa­ñol «incum­ple los com­pro­mi­sos fir­ma­dos a nivel inter­na­cio­nal en defen­sa de los dere­chos huma­nos». Este sába­do, una mani­fes­ta­ción reco­rre­rá las calles de Bil­bo en apo­yo de Has­san­na.

En el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, el Par­la­men­to de Gas­teiz ha pedi­do al Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol que revi­se la dene­ga­ción de asi­lo, al apro­bar por una­ni­mi­dad el Inter­gru­po del Saha­ra el tex­to pre­sen­ta­do de mane­ra urgen­te por EH Bil­du. En el mis­mo se indi­ca que de no con­ce­dér­se­le el asi­lo «su vida esta­ría en peli­gro, ya que debe­ría afron­tar en Marrue­cos una pena de cade­na per­pe­tua por su acti­vis­mo pací­fi­co en favor de los dere­chos del pue­blo saha­raui». El Par­la­men­to coin­ci­de con Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Human Rights Watch en que el pro­ce­so judi­di­cial con­tra Has­san­na y los demás con­de­na­dos «no cum­plía las garan­tías míni­mas para con­si­de­rar­lo un jui­cio jus­to, dado que en él media­ron acu­sa­cio­nes fal­sas y decla­ra­cio­nes bajo tor­tu­ra».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *