La ONU con­fir­ma el apo­yo de Israel a los sala­fis­tas sirios

Duran­te la eta­pa que va de mar­zo a mayo de 2014, la Fuer­za de sepa­ra­ción y obser­va­ción de la ONU (UNDOF) com­pro­bó de pri­me­ra mano los con­tac­tos entre los fun­da­men­ta­lis­tas sirios y el ejér­ci­to israe­lí a tra­vés de la línea de alto el fue­go del Golán, espe­cial­men­te duran­te los vio­len­tos enfren­ta­mien­tos entre el ejér­ci­to sirio y los mer­ce­na­rios sirios.
Así lo sos­tie­ne en un infor­me publi­ca­do en inter­net (1) del que se hizo eco la agen­cia Al-Moni­tor el 14 del pre­sen­te mes de enero (2). La ONU seña­la que el ejér­ci­to israe­lí entre­gó dos cajas a los rebel­des en el lado sirio de los altos del Golán. Tam­bién obser­vó a los mer­ce­na­rios sirios tras­la­dan­do a 89 heri­dos por la línea de alto el fue­go en la zona ocu­pa­da por israel, don­de les entre­ga­ron a 19 per­so­nas que habían reci­bi­do tra­ta­mien­to médi­co, ade­más de dos muertos.
Las comu­ni­ca­cio­nes entre los sala­fis­tas sirios y el ejér­ci­to israe­lí se mul­ti­pli­ca­ron antes del esta­lli­do de los com­ba­tes en el fren­te sur en Daraa y Qunei­tra en sep­tiem­bre, según Moham­mad Qasim, miem­bro de la red de apo­yo a los sala­fis­tas en Qunei­tra, que uti­li­za un seu­dó­ni­mo por razo­nes de seguridad.
A tra­vés de Sky­pe Qasim reco­no­ce a Al-Moni­tor que «la bata­lla para cap­tu­rar Qunei­tra el 27 de sep­tiem­bre fue pre­ce­di­da por la coor­di­na­ción y la comu­ni­ca­ción entre Abu Dar­da, un diri­gen­te del Fren­te Al-Nus­ra, y el ejér­ci­to israe­lí para abrir camino al ata­que. Según un coman­dan­te sala­fis­ta que par­ti­ci­pó en aque­lla bata­lla, el ejér­ci­to israe­lí sumi­nis­tró a Abu Dar­da mapas de la zona de la fron­te­ra con la iden­ti­fi­ca­ción de las posi­cio­nes estra­té­gi­cas del ejér­ci­to sirio en la zona sur».
Según Qasim la bata­lla lan­za­da por los sala­fis­tas y diri­gi­do por la filial de Al-Qae­da, el Fren­te Al-Nus­ra, para con­tro­lar el paso de Qunei­tra, se lle­vó a cabo en coor­di­na­ción con el ejér­ci­to israe­lí, a tra­vés de Abu Dar­dá: «Duran­te los com­ba­tes los israe­líes bom­bar­dea­ron dura­men­te varias posi­cio­nes avan­za­das del régi­men [de Damas­co], derri­ba­ron un avión de com­ba­te que esta­ba tra­tan­do de evi­tar el avan­ce de los rebel­des y tuvo en el pun­to de mira a otros cin­co».
Los medios de comu­ni­ca­ción infor­ma­ron que el 23 de sep­tiem­bre, Israel derri­bó un avión mili­tar MiG-21 de la avia­ción siria en la mese­ta ocu­pa­da de los altos del Golán duran­te la inten­si­fi­ca­ción de los com­ba­tes entre los sala­fis­tas del Fren­te Al-Nus­ra y el ejér­ci­to sirio.
Antes de esta bata­lla, Israel pro­por­cio­nó dis­po­si­ti­vos de comu­ni­ca­ción y equi­pa­mien­to médi­co a los mer­ce­na­rios del Fren­te Al-Nus­ra, aña­de Qasim. Los dis­po­si­ti­vos mejo­ra­ron las comu­ni­ca­cio­nes entre los com­ba­tien­tes opues­tos al gobierno de Damas­co, mien­tras que la asis­ten­cia médi­ca ayu­dó a equi­par a los cua­tro nue­vos hos­pi­ta­les tem­po­ra­les en el sur y el oes­te de Siria.
Qasim ase­gu­ra que Israel había auto­ri­za­do el esta­ble­ci­mien­to de un peque­ño cam­pa­men­to de refu­gia­dos sirios en la fron­te­ra del Golán ocu­pa­do: «El cam­pa­men­to es el hogar de doce­nas de fami­lias sirias ‑como se ha con­fir­ma­do por los infor­mes de las Nacio­nes Uni­das- e Israel pro­por­cio­nó la asis­ten­cia huma­ni­ta­ria nece­sa­ria. A menu­do los com­ba­tien­tes rebel­des van a la zona israe­lí ‑algu­nos cru­zan la fron­te­ra de más de tres veces al día- para lle­gar a [ese campamento]».
Sobre el tras­la­do de los heri­dos a los altos ocu­pa­dos en el Golán, Qasim expli­ca que «cual­quier com­ba­tien­te o civil con lesio­nes gra­ves que no pue­den ser tra­ta­dos en nues­tros hos­pi­ta­les sobre el terreno, es tras­la­da­do de inme­dia­to a la par­te israe­lí de los altos ocu­pa­dos en el Golán y de ahí se le tras­la­da en una ambu­lan­cia civil, acom­pa­ña­da por una patru­lla del ejér­ci­to israe­lí para el hos­pi­tal a fin de que sea aten­di­do. Lue­go los rebel­des con­tac­tan con el ejér­ci­to israe­lí para tener noti­cias de los heri­dos».
El ejér­ci­to sirio en la región tam­bién ha toma­do nota del apo­yo de Israel a los rebel­des. Las fuer­zas del gene­ral Rami Al-Hasan están apos­ta­das en la entra­da de la ciu­dad de Madi­nat al-Baath en el dis­tri­to de Qunei­tra. Hay vehícu­los blin­da­dos, tan­ques y dece­nas de pues­tos de con­trol repar­ti­dos por toda la ciu­dad, cer­ca­na a las zonas con­tro­la­das por los salafistas.
Según el gene­ral Al-Hasan «los pri­me­ros resul­ta­dos de la coope­ra­ción entre el ejér­ci­to israe­lí y los rebel­des arma­dos tuvie­ron lugar en Qunei­tra, cuan­do toma­ron el con­trol de la fron­te­ra. En aquel momen­to Israel apo­yó a los hom­bres arma­dos con el pre­tex­to de su “repo­so”, obs­ta­cu­li­zan­do cual­quier inten­to por par­te de la avia­ción siria de inter­ve­nir y derri­ban­do a uno de ellos. Tam­bién ha pro­por­cio­na­do a los rebel­des el equi­po mili­tar nece­sa­rio para derri­bar las for­ti­fi­ca­cio­nes del ejér­ci­to sirio».
Al-Hasan ase­gu­ra que «Israel quie­re ejer­cer un con­trol sobre la tota­li­dad de los altos del Golán, y ha con­tri­bui­do de una mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a las pre­sio­nes sobre los obser­va­do­res de las Nacio­nes Uni­das para obli­gar­les a aban­do­nar la mayor par­te de sus posi­cio­nes».
El 4 de octu­bre, los sala­fis­tas del Fren­te Al-Nus­ra cap­tu­ra­ron Tal Al-Hara, en el noroes­te de Daraa, limí­tro­fe con Qunei­tra. Esta impor­tan­te vic­to­ria no habría sido posi­ble sin el apo­yo de israel, según Ghaz­wan Al-Hou­ra­ni, miem­bro del Fren­te Al-Nus­ra que uti­li­za un seu­dó­ni­mo y que ha sido tes­ti­go de la comu­ni­ca­cio­nes entre su orga­ni­za­ción y el Esta­do sionista.
«El apo­yo de israel en la bata­lla de Tal al-Hara estu­vo a un alto nivel, y el ejér­ci­to israe­lí fue el cere­bro de aque­lla bata­lla, en tér­mi­nos de los pla­nes, tác­ti­cas y segui­mien­to. Los dis­po­si­ti­vos de comu­ni­ca­ción pro­por­cio­na­ron ins­truc­cio­nes cla­ras en ára­be sobre lo que los com­ba­tien­tes debían hacer, minu­to a minu­to», dice Al-Hasan.
El cen­tro de comu­ni­ca­cio­nes del ejér­ci­to sirio en Tal al-Hara cap­tu­ró dece­nas de dis­po­si­ti­vos de segui­mien­to, de difu­sión y de inter­fe­ren­cia, así como equi­pos sofis­ti­ca­dos de rádar, dice Hou­ra­ni, quien aña­de que los docu­men­tos, mapas, dis­po­si­ti­vos móvi­les quye hay en el cen­tro fue­ron car­ga­dos en camio­nes y tras­la­da­dos a un des­tino des­co­no­ci­do por los mer­ce­na­rios del Fren­te Al-Nusra.
La esta­ción de reco­no­ci­mien­to aéreo de Tal al-Hara, el últi­mo cen­tro de reco­no­ci­mien­to del gobierno que ope­ra en el sur de Siria, fue bom­bar­dea­da por la avia­ción israe­lí el 5 de sep­tiem­bre, un mes antes de los sala­fis­tas se apo­de­ra­ran de ella el 7 de octu­bre. Para Al-Hasan no es nin­gu­na coincidencia.
«Lo que empu­ja a Israel a ata­car Tal Al-Hara y a que más tar­de los rebel­des tam­bién ata­quen, es que la esta­ción de rádar se puso en fun­cio­na­mien­to en 2012 y 2013 y de nue­vo a prin­ci­pios de 2014, con una tec­no­lo­gía nue­va para ampliar el alcan­ce de detec­ción de la esta­ción al sur de la Pales­ti­na ocu­pa­da, al nor­te de Ara­bia sau­dí y Chi­pre en el mar Medi­te­rrá­neo. Para ello el Minis­te­rio sirio de Defen­sa tra­ba­jó en cola­bo­ra­ción con su homó­lo­go ruso. Israel quie­re impe­dir que el ejér­ci­to sirio siga sus movi­mien­tos en el Golán ocu­pa­do y prohi­bir cual­quier inten­to de inter­cep­tar a sus avio­nes», dice Al-Hasan.
El gene­ral sirio decla­ra que Israel no sólo apo­ya a los sala­fis­tas con armas y logís­ti­ca y aten­dien­do a los heri­dos, sino que les entre­na en el Golán ocu­pa­do. «Hemos pre­sen­ta­do una que­ja sobre él [el cam­pa­men­to de entre­na­mien­to mili­tar] en la direc­ción de la FNUOS, y hemos ame­na­za­do con bom­bar­dear­lo. Pero los obser­va­do­res no nos han res­pon­di­do y el cam­pa­men­to sigue allí».
Qasim y Hou­ra­ni se mues­tran rea­cios a hablar de este tema tan deli­ca­do con Al-Moni­tor. Sus inte­rrup­cio­nes duran­te la con­ver­sa­ción, sus voces tré­mu­las y las pau­sas repen­ti­nas cada vez que alguien se acer­ca, ponen de relie­ve el peli­gro que corren al reve­lar estos deta­lles. Están en el mis­mo bar­co, como muchos miem­bros de la opo­si­ción que actúan con los gru­pos sala­fis­tas, pero con­si­de­ran cual­quier coope­ra­ción con Israel como una trai­ción a los obje­ti­vos de la «revo­lu­ción» que dicen defender.
«Esta coor­di­na­ción es un acto de trai­ción. Hay miles de per­so­nas que están muer­tas, y no han muer­to para que algu­nas doce­nas de per­so­nas cons­pi­ren con el enemi­go», dice Qasim, aña­dien­do: «Hemos comen­za­do la revo­lu­ción y la aca­ba­re­mos sin la ayu­da de nadie, espe­cial­men­te sin la de quie­nes [Israel] han mata­do y siguen matan­do, que expul­san y vuel­ven a expul­sar a miles de per­so­nas a dia­rio en Pales­ti­na, mien­tras ocu­pan una par­te de nues­tro país».

(1) http://​www​.un​.org/​e​n​/​g​a​/​s​e​a​r​c​h​/​v​i​e​w​_​d​o​c​.​a​s​p​?​s​y​m​b​o​l​=​S​/​2​0​1​4​/​401
(2) Are Israel, Jabhat al-Nus­ra coor­di­na­ting on attacks in Syria? The Pul­se of the Midd­le East, http://​www​.al​-moni​tor​.com/​p​u​l​s​e​/​o​r​i​g​i​n​a​l​s​/​2​0​1​5​/​0​1​/​s​y​r​i​a​-​o​p​p​o​s​i​t​i​o​n​-​d​a​r​a​a​-​i​s​r​a​e​l​-​c​o​m​m​u​n​i​c​a​t​i​o​n​-​n​u​s​r​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *