El Partido Comunista de Grecia (KKE) ante las elecciones griegas

Tra­ba­ja­do­res, emplea­dos, tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, des­em­plea­dos, cam­pe­si­nos, jubi­la­dos, jóve­nes y muje­res de fami­lias popu­la­res,

En las elec­cio­nes gene­ra­les os lla­ma­mos a apo­yar y for­ta­le­cer deci­si­va­men­te al KKE.

Pen­sad en que el día des­pués de las elec­cio­nes, el nue­vo gobierno, la Unión Euro­pea y los memo­ran­dos per­ma­nen­tes, las vie­jas y nue­vas medi­das anti­po­pu­la­res que se exi­gen por el capi­tal para lograr ser más com­pe­ti­ti­vo en el mer­ca­do capi­ta­lis­ta mun­dial, segui­rán exis­tien­do y tor­tu­ra­rán al pue­blo.

Segui­rán exis­tien­do las leyes anti­la­bo­ra­les que fue­ron vota­das por todos los gobier­nos y las cua­les no se van a supri­mir.

Segui­rá exis­tien­do la deu­da inso­por­ta­ble que es reco­no­ci­da por la ND, el PASOK, SYRIZA y los demás par­ti­dos de la Unión Euro­pea, que piden al pue­blo pagar­la aun­que ni la han crea­do, ni deben nada.

Segui­rán exis­tien­do las con­tra­dic­cio­nes y las dispu­tas en la zona euro sobre la ges­tión del défi­cit y de la deu­da, que han crea­do los capi­ta­lis­tas y se pagan con el fin de aumen­tar las ganan­cias capi­ta­lis­tas, según la fuer­za del más pode­ro­so, siem­pre a expen­sas de los intere­ses popu­la­res.

Por enci­ma de todo, segui­rá exis­tien­do el capi­tal, los mono­po­lios nacio­na­les y extran­je­ros que tie­nen el con­trol de la eco­no­mía, el ver­da­de­ro poder, y exi­gi­rán tam­bién aún más pri­vi­le­gios en la fase de la recu­pe­ra­ción, siem­pre a expen­sas del pue­blo. Para inver­tir exi­gen que la fuer­za de tra­ba­jo sea aún más bara­ta y sub­yu­ga­da. El des­em­pleo per­ma­ne­ce­rá, inclu­so si se lle­van a cabo algu­nas inver­sio­nes.

Segui­rá exis­tien­do el poder del capi­tal, del esta­do que sir­ve fir­me­men­te los intere­ses de los mono­po­lios a expen­sas del pue­blo y deli­mi­ta el papel de cada gobierno.

Inde­pen­dien­te­men­te del cur­so de las nego­cia­cio­nes con la Troi­ka y la tran­si­ción a una nue­va fase de super­vi­sión, los mono­po­lios están exi­gien­do nue­vas medi­das anti­po­pu­la­res, tal como el pleno des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma de segu­ri­dad social, nue­vos recor­tes en los sala­rios y en los ingre­sos del pue­blo, las pri­va­ti­za­cio­nes, la res­tric­ción de la acti­vi­dad sin­di­cal. Por eso, tan­to en perío­do de cri­sis como en perío­do de recu­pe­ra­ción, el pue­blo no se ali­via­rá sin lucha, sin que entre en con­flic­to con los intere­ses del capi­tal.

Por eso, el día des­pués de las elec­cio­nes, el pue­blo tra­ba­ja­dor nece­si­ta un KKE fuer­te en el par­la­men­to, en todas par­tes, una fuer­za de resis­ten­cia y con­tra­ata­que obre­ro y popu­lar.

Es la garan­tía segu­ra fren­te a la inse­gu­ri­dad y la incer­ti­dum­bre en que la cla­se obre­ra y el pue­blo se pue­den apo­yar.

Un KKE fuer­te para alla­nar el camino para la úni­ca solu­ción favo­ra­ble al pue­blo, la can­ce­la­ción uni­la­te­ral y ple­na de la deu­da, la reti­ra­da de la Unión Euro­pea y la OTAN, la socia­li­za­ción de los mono­po­lios, para la pros­pe­ri­dad del pue­blo, con la cla­se obre­ra en el poder, para la pers­pec­ti­va socia­lis­ta. El pue­blo nece­si­ta su pro­pio gobierno, el gobierno del poder obre­ro y popu­lar y en ello el KKE desem­pe­ña­rá un papel prin­ci­pal. Para que se con­vier­tan en reali­dad los idea­les y los valo­res del pue­blo por una socie­dad sin la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre.

Un KKE fuer­te para que el pue­blo no se enga­ñe de nue­vo por el chan­ta­je y las ilu­sio­nes. Por­que el KKE esta­rá con­tra los gobier­nos de una u otra ver­sión de la ges­tión bur­gue­sa, que no sólo no garan­ti­zan la recu­pe­ra­ción de las enor­mes pér­di­das del pue­blo, sino ade­más sir­ven el mis­mo camino que con­du­ce a mayo­res ries­gos y tra­ta­rá de enga­ñar­le de nue­vo con miga­jas. El KKE juga­rá un papel prin­ci­pal den­tro y fue­ra del Par­la­men­to, para que exis­ta una opo­si­ción mili­tan­te que ejer­ce­rá una ver­da­de­ra pre­sión popu­lar. Esto no ha exis­ti­do has­ta aho­ra ya sea debi­do a vaci­la­cio­nes o a ilu­sio­nes.

Un KKE fuer­te por­que es la fuer­za que, sin retro­ce­sos y retrac­ta­cio­nes, desem­pe­ña un papel prin­ci­pal en la orga­ni­za­ción de la lucha del pue­blo por la abo­li­ción de todas las leyes rela­cio­na­das al memo­rán­dum y la recu­pe­ra­ción de las pér­di­das del pue­blo. Se esfuer­za de mane­ra con­se­cuen­te y desin­te­re­sa­da por la cau­sa jus­ta de los tra­ba­ja­do­res, de los emplea­dos, por los dere­chos los jóve­nes, de las muje­res, de los des­em­plea­dos, de los tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, de los cam­pe­si­nos pobres, para orga­ni­zar la soli­da­ri­dad del pue­blo.

Un KKE fuer­te por­que lucha con­tra la par­ti­ci­pa­ción de Gre­cia en las alian­zas y las gue­rras impe­ria­lis­tas, que están en cur­so o se están pre­pa­ran­do, para ser­vir los intere­ses de los gran­des gru­pos empre­sa­ria­les. Defien­de los dere­chos sobe­ra­nos del país con­tra la OTAN y la UE, con­tra los que enga­ñan y dicen que las orga­ni­za­cio­nes impe­ria­lis­tas pro­te­ge­rán los dere­chos sobe­ra­nos, la paz y la segu­ri­dad del pue­blo. Está luchan­do para la sali­da de Gre­cia de la OTAN, para que Gre­cia deje de apo­yar y par­ti­ci­par en inter­ven­cio­nes mili­ta­res a expen­sas de los pue­blos.

Un KKE fuer­te para que se reavi­ve el movi­mien­to obre­ro y popu­lar, para que se esta­blez­ca y se refuer­ce la alian­za popu­lar social con­tra los mono­po­lios y el capi­ta­lis­mo. Lucha por el ais­la­mien­to y la derro­ta de la ideo­lo­gía y la acti­vi­dad fas­cis­ta de Ama­ne­cer Dora­do.

Tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, des­em­plea­dos, jubi­la­dos,

De cara a la bata­lla elec­to­ral, el gobierno de coa­li­ción de ND-PASOK y fun­cio­na­rios de la Unión Euro­pea invier­ten de nue­vo en la pro­pa­gan­da alar­mis­ta y la extor­sión, para atra­par el pue­blo y lograr su con­sen­ti­mien­to para la con­ti­nua­ción de esta polí­ti­ca anti­po­pu­lar. Están invo­can­do la esta­bi­li­dad y la nece­si­dad supues­ta­men­te de que no se pon­gan en peli­gro los sacri­fi­cios del pue­blo grie­go. Los dile­mas de inti­mi­da­ción no se diri­gen prin­ci­pal­men­te a la dispu­ta bipar­ti­dis­ta con SYRIZA. El gobierno sabe muy bien que SYRIZA no cues­tio­na la UE ni el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. La extor­sión y los dile­mas se diri­gen sobre todo al pue­blo y tie­nen como obje­ti­vo ase­gu­rar la sumi­sión del pue­blo al camino anti­po­pu­lar y los tor­men­tos que trae.

El gobierno está min­tien­do cuan­do afir­ma que las nue­vas medi­das anti­po­pu­la­res se pue­den pre­ve­nir si hay esta­bi­li­dad polí­ti­ca y se apa­ci­guan los acree­do­res. Por­que las medi­das vie­jas y nue­vas no son sola­men­te una deman­da de los acree­do­res. Son direc­tri­ces de la Unión Euro­pea des­de hace años, par­te inte­gral de la estra­te­gia del gran capi­tal en Gre­cia y en Euro­pa, para que la fuer­za labo­ral se vuel­va aún más bara­ta. En todos los paí­ses de la UE y de la zona euro se lle­van a cabo tales refor­mas anti­po­pu­la­res tan­to con gobier­nos de la dere­cha (p.ej. en Ale­ma­nia) como social­de­mó­cra­tas (p.ej. en Fran­cia, en Ita­lia).

Por eso, el gobierno y otros cen­tros del esta­blish­ment bur­gués (la Fede­ra­ción Helé­ni­ca de Empre­sas, medios de comu­ni­ca­ción etc.) están hablan­do cons­tan­te­men­te de la “nece­si­dad de con­ti­nuar con las refor­mas, inclu­so por volun­tad pro­pia”. SYRIZA está ocul­tan­do esta reali­dad del pue­blo. Las refor­mas que pro­po­ne están en la lógi­ca de la Unión Euro­pea y de los empre­sa­rios.

SYRIZA no es una solu­ción alter­na­ti­va a favor del pue­blo. En su misión de ganar las elec­cio­nes, ha com­ple­ta­do rápi­da­men­te su pro­ce­so de trans­for­ma­ción en un par­ti­do de la ges­tión bur­gue­sa anti­obre­ra. Ocul­ta las cau­sas de la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta y exo­ne­ra la cara de explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo, el poder del capi­tal.

La direc­ción de SYRIZA no sólo ofre­ce garan­tías a los acree­do­res, a la Unión Euro­pea, a los “mer­ca­dos” de que no va a actuar de mane­ra uni­la­te­ral, sino que ade­más los lla­ma a con­fiar y apo­yar un gobierno de SYRIZA por­que pue­de ser­vir mejor a sus intere­ses (por ejem­plo reunién­do­se con fon­dos de inver­sión en la City de Lon­dres). Ade­más, inclu­so a nivel de con­sig­nas, ha aban­do­na­do las decla­ra­cio­nes acer­ca de la “anu­la­ción” y la “abo­li­ción” del memo­rán­dum y sobre todo de las leyes rela­cio­na­das a él para la recu­pe­ra­ción de las pér­di­das del pue­blo, el res­ta­ble­ci­mien­to del 13º y 14º sala­rio, de la 13ª y 14ª pen­sión para los jubi­la­dos, la abo­li­ción de los duros impues­tos. No cues­tio­na los meca­nis­mos de vigi­lan­cia de la UE, los pre­su­pues­tos equi­li­bra­dos, los semes­tres euro­peos, es decir “los memo­ran­dos per­ma­nen­tes” a expen­sas de los pue­blos. En este mar­co, está pro­mo­vien­do sus alian­zas con anti­guos diri­gen­tes, minis­tros y dipu­tados del PASOK, de la Izquier­da Demo­crá­ti­ca etc. que han apo­ya­do los memo­ran­dos y las medi­das anti­po­pu­la­res.

Al mis­mo tiem­po, SYRIZA está uti­li­zan­do la fal­sa retó­ri­ca “radi­cal” de fuer­zas opor­tu­nis­tas en su inte­rior, sobre todo de la lla­ma­da “Pla­ta­for­ma de Izquier­da”, tra­tan­do de atra­par a la gen­te de izquier­da, a los tra­ba­ja­do­res jóve­nes que están preo­cu­pa­dos y tie­nen una posi­ción polí­ti­ca mili­tan­te. Se repi­te la tác­ti­ca cono­ci­da de la social­de­mo­cra­cia, del PASOK ante­rior­men­te, que pre­sen­ta una ten­den­cia “izquier­da” que supues­ta­men­te está ejer­cien­do pre­sión a la direc­ción, mien­tras que en reali­dad le ofre­ce una coar­ta­da de izquier­das. En el mis­mo sen­ti­do, las alian­zas elec­to­ra­les for­ma­das por ANTARSYA están des­orien­tan­do al pue­blo ya que tie­nen algu­nos obje­ti­vos de lucha, como es “la sali­da del euro”, sin rup­tu­ra con el mar­co actual de con­trol de la eco­no­mía por el poder del capi­tal.

SYRIZA, sobre todo en los últi­mos dos años, ha demos­tra­do ser útil para el capi­tal con el fin de soca­var el movi­mien­to obre­ro y popu­lar. No sólo no ha uti­li­za­do su alto por­cen­ta­je elec­to­ral para el for­ta­le­ci­mien­to de la movi­li­za­ción del pue­blo, sino al con­tra­rio fomen­tó la idea de la “espe­ra”, la idea de enco­men­dar su futu­ro a los demás, res­trin­gien­do la inter­ven­ción popu­lar mera­men­te en la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes y en la deci­sión de qué gobierno imple­men­ta­rá la polí­ti­ca anti­po­pu­lar. Esto tam­bién demues­tra que no está dis­pues­to a cho­car con los intere­ses capi­ta­lis­tas en Gre­cia y en Euro­pa. La vida ha demos­tra­do que el aumen­to de por­cen­ta­je elec­to­ral de SYRIZA será a expen­sas de la lucha obre­ra y popu­lar.

Tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, des­em­plea­dos, jubi­la­dos,

En el últi­mo perío­do, se ha vis­to aún más cla­ro que la dispu­ta entre el gobierno y SYRIZA se enfo­ca a los “mer­ca­dos”, es decir al capi­tal, sobre quién de los dos gana­rá su “favor”. Están tra­tan­do de asu­mir el papel del nego­cia­dor más capaz para los intere­ses del capi­tal y no para los intere­ses del pue­blo. Ambos están hablan­do de “con­sen­so nacio­nal” que sig­ni­fi­ca la paz social y de cla­ses, la sumi­sión del pue­blo a los intere­ses del capi­tal.

Sus dife­ren­cias tie­nen que ver con la fór­mu­la de ges­tión del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Ambos embe­lle­cen su con­te­ni­do anti­po­pu­lar y cla­sis­ta. SYRIZA está pidien­do la rela­ja­ción de la dis­ci­pli­na fis­cal estric­ta, unien­do fuer­zas con Fran­cia e Ita­lia que están toman­do medi­das con­ti­nua­men­te a expen­sas de sus pue­blos, para ejer­cer una mayor pre­sión sobre Ale­ma­nia.

Sin embar­go, al mis­mo tiem­po, el gobierno y SYRIZA están ocul­tan­do que, ni el ajus­te de la deu­da, ni la rela­ja­ción de la dis­ci­pli­na fis­cal, lle­va­rán al ali­vio del pue­blo sino al aumen­to del apo­yo esta­tal de los gru­pos empre­sa­ria­les nacio­na­les y de las inver­sio­nes. La reduc­ción de la deu­da, ya sea por la pro­pues­ta de la ND o la pro­pues­ta de SYRIZA, se pro­du­ci­rá a tra­vés de un acuer­do con los socios y esta­rá acom­pa­ña­da por nue­vos com­pro­mi­sos anti­po­pu­la­res, tal como ocu­rrió con el “recor­te” del PSI en 2012, y en otros paí­ses tam­bién.

Sin embar­go, nin­gún cam­bio en la fór­mu­la de ges­tión pue­de impe­dir el esta­lli­do de la cri­sis ni recon­du­cir el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta en favor del pue­blo. Esto lo ha demos­tra­do el ejem­plo de EE.UU. y de Japón.

El gobierno de coa­li­ción de ND-PASOK y SYRIZA, a pesar de sus dife­ren­cias, enga­ñan al pue­blo pro­me­tién­do­le lo mis­mo: que si la eco­no­mía capi­ta­lis­ta se for­ta­le­ce, el pue­blo se bene­fi­cia­rá. Esto es men­ti­ra. Cual­quier for­ma de recu­pe­ra­ción capi­ta­lis­ta se basa­rá en las rui­nas de los dere­chos obre­ros y popu­la­res, no dará tra­ba­jo decen­te para los millo­nes de des­em­plea­dos. Las lla­ma­das ven­ta­jas “com­pa­ra­ti­vas” para la recons­truc­ción de la eco­no­mía del país, que están invo­can­do el gobierno y SYRIZA, tie­nen que ver con las capa­ci­da­des de las gran­des empre­sas de lograr aún mayor ren­ta­bi­li­dad.

La recu­pe­ra­ción, inclu­so si se logra, será débil y ten­drá lugar en medio un perío­do de rece­sión en algu­nos pai­ses capi­ta­lis­tas fuer­tes y de sobre­en­deu­da­mien­to en esta­dos, que pre­sa­gian un nue­vo ciclo de cri­sis más pro­fun­da. Por eso, el capi­tal insis­te en un “con­sen­so nacio­nal”, que no es recha­za­do ni por ND-PASOK, ni por SYRIZA, atra­pan­do al pue­blo en el mar­co de los intere­ses del capi­tal. Su dispu­ta tie­ne que ver con quién se pon­drá por delan­te.

De la nue­va fies­ta del capi­tal sola­men­te habrá miga­jas para el pue­blo. El gobierno y SYRIZA com­pi­ten entre sí y pro­me­ten dar miga­jas para la “pobre­za extre­ma” que deri­va­rán de la hemo­rra­gia de los demás tra­ba­ja­do­res y se des­va­ne­ce­rán el día siguien­te debi­do a las medi­das anti­po­pu­la­res. Ambos pro­mue­ven la polí­ti­ca de la Unión Euro­pea y del capi­tal con medi­das del tipo “reco­ger dine­ro de los pobres para apo­yar a los indi­gen­tes” que no le cues­tan nada al capi­tal. Sir­ven al obje­ti­vo del capi­tal de que la base de los sala­rios y de las pen­sio­nes debe ser el mise­ra­ble ingre­so míni­mo garan­ti­za­do.

La ND repar­te el “divi­den­do social” y SYRIZA pro­me­te come­do­res y recu­pe­ra­ción de la 13ª pen­sión sólo para los jubi­la­dos más nece­si­ta­dos. Inclu­so la pro­pues­ta de SYRIZA de res­tau­rar el suel­do míni­mo es una fra­se vacía por­que no afec­ta a miles de tra­ba­ja­do­res, sobre todo los jóve­nes que tra­ba­jan con rela­cio­nes labo­ra­les fle­xi­bles y ni siquie­ra reci­ben este sala­rio míni­mo redu­ci­do. En esen­cia, está fomen­tan­do la pro­pa­gan­da reac­cio­na­ria cono­ci­da sobre tra­ba­ja­do­res pri­vi­le­gia­dos y no pri­vi­le­gia­dos. que abre el camino para un ata­que con­tra la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res con mayo­res sala­rios. Ade­más, en muchos paí­ses de la Unión Euro­pea el aumen­to del sala­rio infe­rior por sepa­ra­do, sin la recu­pe­ra­ción de los con­ve­nios colec­ti­vos, ha sido uti­li­za­do para la dis­mi­nu­ción del sala­rio medio.

No debe­mos con­for­mar­nos con miga­jas. El cri­te­rio de la pos­tu­ra y de la lucha del pue­blo deben ser sus pro­pias nece­si­da­des y las de sus hijos. El cri­te­rio debe ser ade­más el gran poten­cial de desa­rro­llo que ofre­cen la tec­no­lo­gía, la cien­cia, el poten­cial de desa­rro­llo del país, para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des del pue­blo, si todo esto se pone al ser­vi­cio del pue­blo.

Tra­ba­ja­do­res, jóve­nes, des­em­plea­dos, jubi­la­dos,

Nos diri­gi­mos a voso­tros enten­dien­do su deseo de librar­se de los memo­ran­dos, de las polí­ti­cas injus­tas y de los gobier­nos anti­po­pu­la­res. Sen­ti­mos su ansie­dad para el futu­ro, para sus hijos, para vivir días mejo­res.

Con­fia­mos en el pue­blo y su poder. El pue­blo tie­ne la fuer­za y la res­pon­sa­bi­li­dad de no ser espec­ta­dor pasi­vo, de no ser enga­ña­do por los ata­ques anti­po­pu­la­res que lle­van a cabo los gobier­nos de la Unión Euro­pea y del capi­tal. El pue­blo pue­de sacar con­clu­sio­nes y no per­mi­tir que se repi­ta el sis­te­ma bipar­ti­dis­ta anti­po­pu­lar del pasa­do.

El KKE debe ser fuer­te en todas par­tes, por­que es el úni­co ver­da­de­ro opo­nen­te de los mono­po­lios y su poder, de la UE de los memo­ran­dos per­ma­nen­tes, de los gobier­nos anti­po­pu­la­res. Habrá un gobierno des­pués de las elec­cio­nes. De hecho, hay varios par­ti­dos y for­ma­cio­nes dis­pues­tos a con­tri­buir a ello. Para el pue­blo lo que es impor­tan­te es que el KKE sea fuer­te, para que el pue­blo tam­bién sea fuer­te.

Sabéis que el KKE es una fuer­za esta­ble e inque­bran­ta­ble con­tra todos los ata­ques anti­obre­ros y anti­po­pu­la­res. Sabéis qué ha hecho el KKE duran­te 96 años y que ha sido la úni­ca fuer­za de la opo­si­ción obre­ra y popu­lar den­tro y fue­ra del par­la­men­to en los últi­mos 3 años, a par­tir de las elec­cio­nes de 2012. En todas par­tes se nota la con­tri­bu­ción y el impac­to de la lucha de los comu­nis­tas. Sin embar­go, han vis­to ade­más que la reduc­ción de la influen­cia elec­to­ral del KKE ha teni­do un impac­to nega­ti­vo en la diná­mi­ca y el carác­ter de masas del movi­mien­to obre­ro y popu­lar. Sin embar­go, como sabéis el KKE no se dio por ven­ci­do. Ha apo­ya­do a los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, a los cam­pe­si­nos, a los tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, a los jubi­la­dos, a los alum­nos y los estu­dian­tes para el dere­cho a la salud, a la segu­ri­dad social, a la pen­sión, a la edu­ca­ción, a la pro­tec­ción del ingre­so y de la vivien­da, de las ins­ta­la­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res autó­no­mos y los cam­pe­si­nos ante prés­ta­mos usu­ra­rios e impues­tos inso­por­ta­bles. El KKE nun­ca ha men­ti­do al pue­blo.

Nos diri­gi­mos sobre todo a voso­tros que pen­sáis jus­ti­fi­ca­da­men­te que la situa­ción no pue­de seguir así, que “ellos tie­nen que irse”. Hay que recha­zar al gobierno actual al recha­zar la estra­te­gia de la Unión Euro­pea y del capi­tal, y no ele­gir otro gobierno que imple­men­ta­rá la mis­ma estra­te­gia con algu­nas dife­ren­cias insig­ni­fi­can­tes para el pue­blo. Cada una y cada uno debe pen­sar que: en los años ante­rio­res se alter­na­ron gobier­nos de un solo par­ti­do y gobier­nos de coa­li­ción, extor­sio­nan­do el voto del pue­blo, fomen­tan­do el mie­do de lo “peor” e ilu­sio­nes sobre el mal “menor”. Pero ¿qué ha cam­bia­do para el pue­blo? Mien­tras el país sigue estan­do atra­pa­do en las cade­nas de la Unión Euro­pea y en el camino de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta que ha que­da­do anti­cua­do y obso­le­to, la tram­pa del “mal menor” lle­va­rá a otros gobier­nos anti­po­pu­la­res. El pue­blo debe libe­rar­se de los gobier­nos anti­po­pu­la­res y de su polí­ti­ca, y tomar por si mis­mo el poder. La situa­ción actual en Gre­cia y a nivel inter­na­cio­nal no per­mi­te per­der más tiem­po.

Nos diri­gi­mos a voso­tros que os sen­tís radi­ca­les, de izquier­da, pro­gre­sis­tas, que tenéis expe­rien­cia y memo­ria, que habéis toma­do par­te en las luchas y que hoy pien­san votar por SYRIZA, con un peso en el cora­zón y poca espe­ran­za, por la lógi­ca del “mal menor”. Hoy día, podéis ver más cla­ra­men­te que la direc­ción de SYRIZA da cre­den­cia­les al capi­tal y a los orga­nis­mos impe­ria­lis­tas y cor­ta todo lazo con la his­to­ria del movi­mien­to popu­lar. Da la opor­tu­ni­dad a las fuer­zas más reac­cio­na­rias a calum­niar las tra­di­cio­nes com­ba­ti­vas de nues­tro pue­blo. Rápi­da­men­te se está ocu­pan­do el lugar de la social­de­mo­cra­cia, adop­tan­do una ver­sión peor que antes por­que la situa­ción del capi­ta­lis­mo es peor y la situa­ción del movi­mien­to obre­ro es tam­bién peor.

Nos diri­gi­mos a voso­tros, que aun­que no estáis de acuer­do con el KKE en todo o que tenéis reser­vas en cuan­to a algu­nas posi­cio­nes, entien­den, sin embar­go, que el KKE es el apo­yo fir­me del pue­blo. Todo lo que ha gana­do el pue­blo lo ha gana­do sólo con luchas y con el KKE en la pri­me­ra línea. Cuan­do el movi­mien­to y el KKE se vie­ron debi­li­ta­dos, el pue­blo tam­bién sufrió pér­di­das.

Pen­sad qué fuer­za esta­rá maña­na al lado del pue­blo, en la pri­me­ra línea de la lucha por los sala­rios, el tra­ba­jo, sus dere­chos.

El KKE hace un lla­ma­mien­to a todos los jóve­nes preo­cu­pa­dos, los tra­ba­ja­do­res, los jubi­la­dos, a todas y todos los que no se con­for­man con la pobre­za y el derro­tis­mo, a unir fuer­zas con él.

Les invi­ta a votar y for­ta­le­cer el KKE en todas par­tes. Para que se for­ta­lez­ca el pue­blo, la resis­ten­cia y la lucha popu­lar, la alian­za popu­lar con­tra los mono­po­lios y el capi­ta­lis­mo, para abrir el camino en la pers­pec­ti­va del poder obre­ro y popu­lar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: