El terror en París: raíces profundas y lejanas

Ati­lio Borón

El aten­ta­do terro­ris­ta per­pe­tra­do en las ofi­ci­nas de 'Char­lie Heb­do' debe ser con­de­na­do sin ate­nuan­tes. Es un acto bru­tal, cri­mi­nal, que no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción algu­na. Es la expre­sión con­tem­po­rá­nea de un fana­tis­mo reli­gio­so que ‑des­de tiem­pos inme­mo­ria­les y en casi todas las reli­gio­nes cono­ci­das- ha pla­ga­do a la huma­ni­dad con muer­tes y sufri­mien­tos inde­ci­bles. La bar­ba­rie per­pe­tra­da en París con­ci­tó el repu­dio uni­ver­sal. Pero para­fra­sean­do a un enor­me inte­lec­tual judío del siglo XVII, Baruch Spi­no­za, ante tra­ge­dias como esta no bas­ta con llo­rar, es pre­ci­so com­pren­der. ¿Cómo dar cuen­ta de lo suce­di­do?

La res­pues­ta no pue­de ser sim­ple por­que son múl­ti­ples los fac­to­res que se amal­ga­ma­ron para pro­du­cir tan infa­me masa­cre. Des­car­te­mos de ante­mano la hipó­te­sis de que fue la obra de un coman­do de faná­ti­cos que, en un inex­pli­ca­ble rap­to de locu­ra reli­gio­sa, deci­dió apli­car un escar­mien­to ejem­plar a un sema­na­rio que se per­mi­tía cri­ti­car cier­tas mani­fes­ta­cio­nes del Islam y tam­bién de otras con­fe­sio­nes reli­gio­sas. Que son faná­ti­cos no cabe nin­gu­na duda. Cre­yen­tes ultra­or­to­do­xos abun­dan en muchas par­tes, sobre todo en Esta­dos Uni­dos e Israel. Pero, ¿cómo lle­ga­ron los de París al extre­mo de come­ter un acto tan exe­cra­ble y cobar­de como el que esta­mos comen­tan­do? Se impo­ne dis­tin­guir los ele­men­tos que actua­ron como pre­ci­pi­tan­tes o des­en­ca­de­nan­tes –por ejem­plo, las cari­ca­tu­ras publi­ca­das por el Char­lie Heb­do, blas­fe­mas para la fe del Islam- de las cau­sas estruc­tu­ra­les o de lar­ga dura­ción que se encuen­tran en la base de una con­duc­ta tan abe­rran­te. En otras pala­bras, es pre­ci­so ir más allá del acon­te­ci­mien­to, por dolo­ro­so que sea, y bucear en sus deter­mi­nan­tes más pro­fun­dos.

A par­tir de esta pre­mi­sa meto­do­ló­gi­ca hay un fac­tor que mere­ce espe­cial con­si­de­ra­ción. Nues­tra hipó­te­sis es que lo suce­di­do es un lúgu­bre sín­to­ma de lo que ha sido la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos en Medio Orien­te des­de fines de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Es el resul­ta­do para­do­jal –pero pre­vi­si­ble, para quie­nes están aten­tos al movi­mien­to dia­léc­ti­co de la his­to­ria- del apo­yo que la Casa Blan­ca le brin­dó al radi­ca­lis­mo islá­mi­co des­de el momen­to en que, pro­du­ci­da la inva­sión sovié­ti­ca a Afga­nis­tán en Diciem­bre de 1979, la CIA deter­mi­nó que la mejor mane­ra de repe­ler­la era com­bi­nar la gue­rra de gue­rri­llas libra­da por los mujai­di­nes con la estig­ma­ti­za­ción de la Unión Sovié­ti­ca por su ateís­mo, con­vir­tién­do­la así en una sacrí­le­ga excre­cen­cia que debía ser eli­mi­na­da de la faz de la tie­rra. En tér­mi­nos con­cre­tos esto se tra­du­jo en un apo­yo mili­tar, polí­ti­co y eco­nó­mi­co a los supues­tos “com­ba­tien­tes por la liber­tad” y en la exal­ta­ción del fun­da­men­ta­lis­mo isla­mis­ta del tali­bán que, entre otras cosas, veía la incor­po­ra­ción de las niñas a las escue­las afga­nas dis­pues­ta por el gobierno pro­so­vié­ti­co de Kabul como una into­le­ra­ble apos­ta­sía. Al Qae­da y Osa­ma bin Laden son hijos de esta polí­ti­ca. En esos acia­gos años de Reagan, That­cher y Juan Pablo II, la CIA era diri­gi­da por William Casey, un cató­li­co ultra­mon­tano, caba­lle­ro de la Orden de Mal­ta cuyo celo reli­gio­so y su vis­ce­ral anti­co­mu­nis­mo le hicie­ron creer que, apar­te de las armas, el fomen­to de la reli­gio­si­dad popu­lar en Afga­nis­tán sería lo que aca­ba­ría con el sacrí­le­go “impe­rio del mal” que des­de Mos­cú exten­día sus ten­tácu­los sobre el Asia Cen­tral. Y la polí­ti­ca segui­da por Washing­ton fue esa: poten­ciar el fer­vor isla­mis­ta, sin medir sus pre­de­ci­bles con­se­cuen­cias a mediano pla­zo.

Horro­ri­za­do por la mons­truo­si­dad del genio que se le esca­pó de la bote­lla y pro­du­jo los con­fu­sos aten­ta­dos del 11 de Sep­tiem­bre (con­fu­sos por­que las dudas acer­ca de la auto­ría del hecho son muchas más que las cer­ti­dum­bres) Washing­ton pro­cla­mó una nue­va doc­tri­na de segu­ri­dad nacio­nal: la “gue­rra infi­ni­ta” o la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, que con­vir­tió a las tres cuar­tas par­tes de la huma­ni­dad en una tene­bro­sa cons­pi­ra­ción de terro­ris­tas (o cóm­pli­ces de ellos) enlo­que­ci­dos por su afán de des­truir a Esta­dos Uni­dos y el “modo ame­ri­cano de vida” y esti­mu­ló el sur­gi­mien­to de una corrien­te mun­dial de la “isla­mo­fo­bia”. Tan vaga y laxa ha sido la defi­ni­ción ofi­cial del terro­ris­mo que en la prác­ti­ca este y el Islam pasa­ron a ser sinó­ni­mos, y el sayo le cabe a quien­quie­ra que sea un crí­ti­co del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Para cal­mar a la opi­nión públi­ca, ate­rro­ri­za­da ante los aten­ta­dos, los ase­so­res de la Casa Blan­ca recu­rrie­ron al vie­jo méto­do de bus­car un chi­vo expia­to­rio, alguien a quien cul­par, como a Lee Oswald, el inve­ro­sí­mil ase­sino de John F.
Ken­nedy. Geor­ge W. Bush lo encon­tró en la figu­ra de un anti­guo alia­do, Sad­dam Hus­sein, que había sido encum­bra­do a la jefa­tu­ra del esta­do en Irak para gue­rrear con­tra Irán lue­go del triun­fo de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca en 1979, pri­van­do a la Casa Blan­ca de uno de sus más valio­sos peo­nes regio­na­les.

Hus­sein, como Gadaf­fi años des­pués, pen­só que habien­do pres­ta­do sus ser­vi­cios al impe­rio ten­dría las manos libres para actuar a volun­tad en su entorno geo­grá­fi­co inme­dia­to. Se equi­vo­có al creer que Washing­ton lo recom­pen­sa­ría tole­ran­do la ane­xión de Kuwait a Irak, igno­ran­do que tal cosa era inacep­ta­ble en fun­ción de los pro­yec­tos esta­dou­ni­den­ses en la región. El cas­ti­go fue bru­tal: la pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo (Agos­to 1990-Febre­ro 1991), un blo­queo de más de diez años que ani­qui­ló a más de un millón de per­so­nas (la mayo­ría niños) y un país des­tro­za­do. Con­tan­do con la com­pli­ci­dad de la diri­gen­cia polí­ti­ca y la pren­sa “libre, obje­ti­va e inde­pen­dien­te” den­tro y fue­ra de Esta­dos Uni­dos la Casa Blan­ca mon­tó una patra­ña ridí­cu­la e increí­ble por la cual se acu­sa­ba a Hus­sein de poseer armas de des­truc­ción masi­va y de haber for­ja­do una alian­za con su archi­ene­mi­go, Osa­ma bin Laden, para ata­car a los Esta­dos Uni­dos. Ni tenía esas armas, cosa que era archi­sa­bi­da; ni podía aliar­se con un faná­ti­co suni­ta como el jefe de Al Qae­da, sien­do él un ecléc­ti­co en cues­tio­nes reli­gio­sas y jefe de un esta­do lai­co.

Imper­té­rri­to ante estas reali­da­des, en Mar­zo del 2003 Geor­ge W. Bush dio ini­cio a la cam­pa­ña mili­tar para escar­men­tar a Hus­sein: inva­de el país, des­tru­ye sus fabu­lo­sos teso­ros cul­tu­ra­les y lo poco que que­da­ba en pie lue­go de años de blo­queo, depo­ne a sus auto­ri­da­des, mon­ta un simu­la­cro de jui­cio don­de a Hus­sein lo sen­ten­cian a la pena capi­tal y mue­re en la hor­ca. Pero la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na, que dura ocho años, no logra esta­bi­li­zar eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca­men­te al país, aco­sa­da por la tenaz resis­ten­cia de los patrio­tas ira­quíes. Cuan­do las tro­pas de Esta­dos Uni­dos se reti­ran se com­prue­ba su humi­llan­te derro­ta: el gobierno que­da en manos de los chií­tas, alia­dos del enemi­go públi­co núme­ro uno de Washing­ton en la región, Irán, e irre­con­ci­lia­ble­men­te enfren­ta­dos con la otra prin­ci­pal rama del Islam, los suni­tas. A los efec­tos de disi­mu­lar el fra­ca­so de la gue­rra y debi­li­tar a una Bag­dad si no enemi­ga por lo menos inamis­to­sa ‑y, de paso, con­tro­lar el avis­pe­ro ira­quí- la Casa Blan­ca no tuvo mejor idea que repli­car la polí­ti­ca segui­da en Afga­nis­tán en los años ochen­tas: fomen­tar el fun­da­men­ta­lis­mo suni­ta y ati­zar la hogue­ra de los cli­va­jes reli­gio­sos y las gue­rras sec­ta­rias den­tro del tur­bu­len­to mun­do del Islam. Para ello con­tó con la acti­va cola­bo­ra­ción de las reac­cio­na­rias monar­quías del Gol­fo, y muy espe­cial­men­te de la tro­glo­di­ta teo­cra­cia de Ara­bia Sau­di­ta, enemi­ga mor­tal de los chií­tas y, por lo tan­to, de Irán, Siria y de los gober­nan­tes chií­tas de Irak.

Cla­ro está que el obje­ti­vo glo­bal de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se y, por exten­sión, de sus clien­tes euro­peos, no se limi­ta tan sólo a Irak o Siria. Es de más lar­go alien­to pues pro­cu­ra con­cre­tar el redi­se­ño del mapa de Medio Orien­te median­te la des­mem­bra­ción de los paí­ses arti­fi­cial­men­te crea­dos por las poten­cias triun­fan­tes lue­go de las dos gue­rras mun­dia­les. La bal­ca­ni­za­ción de la región deja­ría un archi­pié­la­go de sec­tas, mili­cias, tri­bus y cla­nes que, por su desunión y riva­li­da­des mutuas no podrían ofre­cer resis­ten­cia algu­na al prin­ci­pal desig­nio de “huma­ni­ta­rio” Occi­den­te: apo­de­rar­se de las rique­zas petro­le­ras de la región. El caso de Libia lue­go de la des­truc­ción del régi­men de Gadaf­fi lo prue­ba con elo­cuen­cia y anti­ci­pó la frag­men­ta­ción terri­to­rial en cur­so en Siria e Irak, para nom­brar los casos más impor­tan­tes. Ese es el ver­da­de­ro, casi úni­co, obje­ti­vo: des­mem­brar a los paí­ses y que­dar­se con el petró­leo de Medio Orien­te. ¿Pro­mo­ción de la demo­cra­cia, los dere­chos huma­nos, la liber­tad, la tole­ran­cia? Esos son cuen­tos de niños, o para con­su­mo de los espí­ri­tus neo­co­lo­ni­za­dos y de la pren­sa títe­re del impe­rio para disi­mu­lar lo incon­fe­sa­ble: el saqueo petro­le­ro.

El res­to es his­to­ria cono­ci­da: reclu­ta­dos, arma­dos y apo­ya­dos diplo­má­ti­ca y finan­cie­ra­men­te por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, a poco andar los fun­da­men­ta­lis­tas suni­tas exal­ta­dos como “com­ba­tien­tes por la liber­tad” y uti­li­za­dos como fuer­zas mer­ce­na­rias para des­es­ta­bi­li­zar a Siria hicie­ron lo que en su tiem­po Maquia­ve­lo pro­fe­ti­zó que harían todos los mer­ce­na­rios: inde­pen­di­zar­se de sus man­dan­tes, como antes lo hicie­ran Al Qae­da y bin Laden, y dar vida a un pro­yec­to pro­pio: el Esta­do Islá­mi­co. Lle­va­dos a Siria para mon­tar des­de afue­ra una infa­me “gue­rra civil” urdi­da des­de Washing­ton para pro­du­cir el anhe­la­do “cam­bio de régi­men” en ese país, los faná­ti­cos ter­mi­na­ron ocu­pan­do par­te del terri­to­rio sirio, se apro­pia­ron de un sec­tor de Irak, pusie­ron en fun­cio­na­mien­to los cam­pos petro­le­ros de esa zona y en con­ni­ven­cia con las mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor y los ban­cos occi­den­ta­les se dedi­can a ven­der el petró­leo roba­do a pre­cio vil y con­ver­tir­se en la gue­rri­lla más adi­ne­ra­da del pla­ne­ta, con ingre­sos esti­ma­dos de 2.000 millo­nes de dóla­res anua­les para finan­ciar sus crí­me­nes en cual­quier país del mun­do.

Para dar mues­tras de su fer­vor reli­gio­so las mili­cias jiha­dis­tas degüe­llan, deca­pi­tan y ase­si­nan infie­les a dies­tra y sinies­tra, no impor­ta si musul­ma­nes de otra sec­ta, cris­tia­nos, judíos o agnós­ti­cos, ára­bes o no, todo en abier­ta pro­fa­na­ción de los valo­res del Islam. Al haber avi­va­do las lla­mas del sec­ta­ris­mo reli­gio­so era cues­tión de tiem­po que la vio­len­cia desata­da por esa estú­pi­da y cri­mi­nal polí­ti­ca de Occi­den­te toca­ra las puer­tas de Euro­pa o Esta­dos Uni­dos. Aho­ra fue en París, pero ya antes Madrid y Lon­dres habían cose­cha­do de manos de los ardien­tes isla­mis­tas lo que sus pro­pios gober­nan­tes habían sem­bra­do ines­cru­pu­lo­sa­men­te.

De lo ante­rior se des­pren­de con cla­ri­dad cuál es la géne­sis ocul­ta de la tra­ge­dia del Char­lie Heb­do. Quie­nes fogo­nea­ron el radi­ca­lis­mo sec­ta­rio mal podrían aho­ra sor­pren­der­se y mucho menos pro­cla­mar su fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad por lo ocu­rri­do, como si el ase­si­na­to de los perio­dis­tas pari­si­nos no tuvie­ra rela­ción algu­na con sus polí­ti­cas. Sus pupi­los de anta­ño res­pon­den con las armas y los argu­men­tos que les fue­ron ines­cru­pu­lo­sa­men­te cedi­dos des­de los años de Reagan has­ta hoy. Más tar­de, los horro­res per­pe­tra­dos duran­te la ocu­pa­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Irak los endu­re­cie­ron e infla­ma­ron su celo reli­gio­so. Otro tan­to ocu­rrió con las diver­sas for­mas de “terro­ris­mo de esta­do” que las demo­cra­cias capi­ta­lis­tas prac­ti­ca­ron, o con­do­na­ron, en el mun­do ára­be: las tor­tu­ras, veja­cio­nes y humi­lla­cio­nes come­ti­das en Abu Ghraib, Guan­tá­na­mo y las cár­ce­les secre­tas de la CIA; las matan­zas con­su­ma­das en Libia y en Egip­to; el indis­cri­mi­na­do ase­si­na­to que a dia­rio come­ten los dro­nes esta­dou­ni­den­ses en Pakis­tán y Afga­nis­tán, en don­de sólo dos de cada cien víc­ti­mas alcan­za­das por sus misi­les son terro­ris­tas; el “ejem­pla­ri­za­dor” lin­cha­mien­to de Gadaf­fi (cuya noti­cia pro­vo­có la repug­nan­te car­ca­ja­da de Hillary Clin­ton); el inter­mi­na­ble geno­ci­dio al que son perió­di­ca­men­te some­ti­dos los pales­ti­nos por Israel, con la anuen­cia y la pro­tec­ción de Esta­dos Uni­dos y los gobier­nos euro­peos, crí­me­nes, todos estos, de lesa huma­ni­dad que sin embar­go no con­mue­ven la supues­ta con­cien­cia demo­crá­ti­ca y huma­nis­ta de Occi­den­te.

Repe­ti­mos: nada, abso­lu­ta­men­te nada, jus­ti­fi­ca el cri­men come­ti­do con­tra el sema­na­rio pari­sino. Pero como reco­men­da­ba Spi­no­za hay que com­pren­der las cau­sas que hicie­ron que los jiha­dis­tas deci­die­ran pagar­le a Occi­den­te con su mis­ma san­grien­ta mone­da. Nos pro­vo­ca náu­seas tener que narrar tan­ta inmo­ra­li­dad e hipo­cre­sía de par­te de los por­ta­vo­ces de gobier­nos supues­ta­men­te demo­crá­ti­cos que no son otra cosa que sór­di­das plu­to­cra­cias. Hubo quie­nes, en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, con­de­na­ron lo ocu­rri­do con los cole­gas de Char­lie Heb­do por ser, ade­más, un aten­ta­do a la liber­tad de expre­sión. Efec­ti­va­men­te, una masa­cre como esa lo es, y en gra­do sumo. Pero care­cen de auto­ri­dad moral quie­nes con­de­nan lo ocu­rri­do en París y nada dicen acer­ca de la abso­lu­ta fal­ta de liber­tad de expre­sión en Ara­bia Sau­di­ta, en don­de la pren­sa, la radio, la tele­vi­sión, la Inter­net y cual­quier medio de comu­ni­ca­ción está some­ti­do a una durí­si­ma cen­su­ra. Hipo­cre­sía des­ca­ra­da tam­bién de quie­nes aho­ra se ras­gan las ves­ti­du­ras pero no hicie­ron abso­lu­ta­men­te nada para dete­ner el geno­ci­dio per­pe­tra­do por Israel hace pocos meses en Gaza. Cla­ro, Israel es uno de los nues­tros dirán entre sí y, ade­más, dos mil pales­ti­nos, varios cen­te­na­res de ellos niños, no valen lo mis­mo que la vida de doce fran­ce­ses. La cara ocul­ta de la hipo­cre­sía es el más desen­fre­na­do racis­mo.

* Una ver­sión muy resu­mi­da de esta nota, escri­ta “en calien­te” ni bien ente­ra­do de los hechos, fue publi­ca­da en el día de hoy, 8 de Enero de 2015, por Página/​12.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: