2014, El ate­rri­za­je de la “uto­pía”- Borro­ka Garaia

Cuan­do lle­gan estas fechas gene­ral­men­te se sue­len apro­ve­char para hacer balan­ces del año que está a pun­to de ter­mi­nar y con­tras­tar­lo con las espe­ran­zas que se tenían el año ante­rior en rela­ción al nue­vo que ya será vie­jo en bre­ves. Tam­bién se le sue­len aña­dir las pers­pec­ti­vas de cara al que comienza.

En lo que nos rodea, el 2014 era el año de la inde­pen­den­cia cata­la­na y esco­ce­sa. Un año don­de el ascen­so de la pro­tes­ta social en el esta­do espa­ñol iba a poner casi con­tra las cuer­das al sis­te­ma. Nin­gu­na de esas tres cosas ocu­rrió. Esco­cia para­dó­ji­ca­men­te deci­dió que por aho­ra no quie­re deci­dir su futu­ro. En Cata­lun­ya aun­que el esta­do espa­ñol no le deja deci­dir, CiU deci­dió que los cata­la­nes por sí solos tam­po­co debían hacer­lo y man­dó al tras­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de rup­tu­ra. Mien­tras, la pro­tes­ta social en el esta­do espa­ñol ha ido men­guan­do esca­lo­na­da­men­te en pro­por­ción direc­ta al ascen­so del elec­to­ra­lis­mo para mejo­rar el régi­men y que dure más, aban­do­nan­do el rup­tu­ris­mo. Rup­tu­ris­mo en manos ya de de raz­zias poli­cia­les “anti­te­rro­ris­tas” y nue­vas leyes de excepción.

En Eus­kal Herria como en cier­ta mane­ra ocu­rre tam­bién en otros sitios, cier­tas espe­ran­zas se han ido esfu­man­do. El nue­vo tiem­po que nun­ca lle­gó, tam­po­co ni siquie­ra pare­ce ser una nue­va fase aún, sino el ago­ta­mien­to por la vía rápi­da de inno­va­do­res para­dig­mas y nue­vas ver­da­des que no eran tales, ni tam­po­co tan inno­va­do­ras. Cada vez resul­ta más com­pli­ca­do sos­te­ner la exis­ten­cia de un pro­ce­so de paz, de un pro­ce­so demo­crá­ti­co, de un tiem­po de solu­cio­nes, de las creen­cias de vira­jes en el PNV o el PSOE, o de que el esta­do se vea influen­cia­do míni­ma­nen­te de lo que está pasan­do en Eus­kal Herria. Por­que más bien, el pro­ble­ma cen­tral sea que no está pasan­do abso­lu­ta­men­te nada aún en rela­ción a los ejes cen­tra­les del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social. Y el 2014 ha sido buen tes­ti­go de ello.

El año pasa­do por estas mis­mas fechas escri­bía que Eus­kal Herria ha deja­do de ser el mayor pro­ble­ma para el esta­do espa­ñol y nadie espe­ra que se le pue­da dar vuel­ta a la situa­ción a cor­to pla­zo. Eus­kal Herria seda­da, anes­te­sia­da, en vez de inten­si­fi­car el con­flic­to polí­ti­co por las vías que fue­ran o fue­sen, para gozo de la bur­gue­sía vas­ca y la oli­gar­quía espa­ño­la renie­ga del con­flic­to y se bus­ca la con­ci­lia­ción. En la carre­ra por la con­ci­lia­ción es don­de se han ido per­dien­do las opor­tu­ni­da­des para inten­si­fi­car una con­fron­ta­ción con­tra el capi­tal y el esta­do. Tam­bién aña­día que ante esta situa­ción de derro­ta nacio­nal y social hay dos opcio­nes con resul­ta­dos muy dife­ren­tes. Acep­tar que nos enca­mi­na­mos a un calle­jón sin sali­da como pue­blo y como cla­se de no pro­du­cir­se un cam­bio radi­cal o seguir ali­men­ta­do un triun­fa­lis­mo hipnótico

Seguía dicien­do que en cuan­to a los obje­ti­vos estra­té­gi­cos esta­ba­mos tocan­do fon­do y se aca­ba la mecha. La pared del calle­jón sin sali­da no está lejos. Que algu­nos lo vean o no lo vean es indi­fe­ren­te, el cho­que tar­de o tem­prano lle­ga­rá. Es muy difí­cil remar con­tra las leyes his­tó­ri­cas. Cla­ro que lle­ga­dos al final del camino del calle­jón sin sali­da pue­den dar­se dos resul­ta­dos, la derro­ta final sin palia­ti­vos y prác­ti­ca­men­te irre­ver­si­ble, que es la que se pro­du­ce cuan­do se inte­rio­ri­za que has gana­do pese a que hayas per­di­do o un cambio.

Creo que hoy lle­ga­dos ya al final del 2014 esa nece­si­dad de cam­bio de rum­bo está mucho más exten­di­da e inclu­so se han dado algu­nos pasos en esa dirección.

Fina­li­za­ba afir­man­do que en Eus­kal Herria pese a todo, sigue estan­do laten­te el ver­da­de­ro cora­zón rebel­de de esta vie­ja y podri­da euro­pa capi­ta­lis­ta y que al final ven­ce­re­mos por­que tene­mos todas las pie­zas para ello.

La pers­pec­ti­va de futu­ro para el nue­vo año y los siguien­tes será ver si somos capa­ces de colo­car esas pie­zas en su lugar y prio­ri­dad ade­cua­das y logra­mos abrir un nue­vo ciclo revo­lu­cio­na­rio enfi­la­do hacia la rup­tu­ra ya que hoy en día lo “utó­pi­co” es el cam­bio mode­ra­do y sosegado. 

new-year-2014-wallpapers

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *