Vol­ve­rán- Borro­ka Garaia

Cuan­do lle­gó eso que deno­mi­na­ron “el fin de la his­to­ria”, lo que real­men­te que­rían decir era el fin de la izquier­da. La URSS se había ido ofi­cial­men­te al gare­te pese a que real­men­te mucho tiem­po antes lo hicie­ra, el aco­so y derri­bo a la Ale­ma­nia socia­lis­ta esce­ni­fi­ca­do en la caí­da del muro de Ber­lín, el cam­bio de cha­que­ta de la inmen­sa mayo­ría de par­ti­dos comu­nis­tas que se sabían de memo­ria manua­les sovié­ti­cos por la social­de­mo­cra­cia, uni­do a lo poco que que­da­ba de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria que pudo resis­tir que optó por auto­mo­mi­fi­car­se, no se dejó domar pero aban­do­nó la dia­léc­ti­ca y fue rema­ta­da sin com­pa­sión por el capi­tal. Se acabó.

¿Se aca­bó?. No del todo. En Amé­ri­ca exis­tían focos de resis­ten­cia que aguan­ta­ron el tirón. El movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio cubano y el colom­biano prin­ci­pal­men­te. A estos dos movi­mien­tos de medio siglo se le une tam­bién otro movi­mien­to de medio siglo en Euro­pa que tam­po­co pudo ser arro­lla­do. Creo que no hace fal­ta decir a los lec­to­res y lec­to­ras de este blog cuál es.

Tan­to Cuba como las FARC o el MLNV se con­vir­tie­ron en enemi­go a batir, prác­ti­ca­men­te enton­ces de los últi­mos reduc­tos “irre­cu­pe­ra­bles” e irre­duc­ti­bles en Amé­ri­ca y Euro­pa de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria. Las últi­mas pie­zas a cazar. Ais­la­mien­to, men­ti­ras y ata­ques era la rece­ta para tal labor.

Pero la rue­da del tiem­po gira y medio siglo de resis­ten­cia da para mucho. Cuba des­de la sole­dad y el blo­queo fue un faro que alum­bró nue­vas disi­den­cias de izquier­da que esta­rían por lle­gar en su con­ti­nen­te. Un con­ti­nen­te hoy en ebu­lli­ción. Ayer EEUU se rin­dió a la evi­den­cia de que no han podi­do con la resis­ten­cia cuba­na median­te la coerc­ción. Los héroes cuba­nos secues­tra­dos en las cár­ce­les yan­kees a los que algu­nos decían “que mori­rían allí” están camino de casa. No cabe duda de que el impe­rio lo segui­rá inten­tan­do de otras for­mas pero esa bata­lla ya la han per­di­do gra­cias a la per­ser­ve­ran­cia de un pue­blo, y esa per­se­ve­ran­cia derro­ta­rá defi­ni­ti­va­men­te el blo­queo si con­ti­nua con la mis­ma deter­mi­na­ción, el mis­mo nivel de aler­ta y defen­sa de su inde­pen­den­cia para avan­zar en el camino del socialismo.

Sin salir de Cuba tam­bién nos encon­tra­mos con la dele­ga­ción de paz de las FARC en las nego­cia­cio­nes de La Haba­na. La pro­pa­gan­da del impe­rio nos habla­ba de la derro­ta de la gue­rri­lla y de su ana­cro­nis­mo. Hoy el esta­do nar­co para­mi­li­tar colom­biano ya ha fir­ma­do varios acuer­dos polí­ti­cos con ella gra­cias a su resis­ten­cia his­tó­ri­ca y la deter­mi­na­ción por una paz con jus­ti­cia. Que se lle­gué has­ta el final del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to depen­de­rá de esa mis­ma deter­mi­na­ción jun­to al pue­blo tra­ba­ja­dor de Colombia.

Decía Fidel Cas­tro que los cin­co iban a vol­ver. “Vol­ve­rán” afir­mó con­tun­den­te­men­te en su día. Dicen que resis­tir no es ven­cer, y téc­ni­ca­men­te es cier­to. Sin embar­go la resis­ten­cia es con­di­men­to indis­pen­sa­ble e insus­ti­tui­ble para la victoria.

Nues­tros exi­lia­dos, pre­sos y pre­sas polí­ti­cas tam­bién vol­ve­rán. Libres en una Eus­kal Herria libre y está en nues­tras manos poner la con­fian­za, per­se­ve­ran­cia, deter­mi­na­ción y fir­me­za para que así sea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *